Archives du mot-clé Chile

APPEL A COMMUNICATIONS : « Le Chili dans le monde: transferts de discours, pratiques, personnes, relations diplomatiques et réseaux de sociabilité (XIX-XXI siècles) »

Afficher l'image d'origineColoquio Internacional

Chile en el mundo: circulación de discursos, prácticas, personas, relaciones diplomáticas y redes de sociabilidad (siglos XIX-XXI)

Fecha: 11 y 12 de julio de 2017

Lugar: Universidad de Santiago de Chile

Organizadores: Universidad de Santiago de Chile, Universidad de la Frontera, Université Paris 8-Saint-Denis, Université Lumière-Lyon 2, Université Paris Nanterre

 Contacto : etat.nation.chili@gmail.com

CHILE 4

El coloquio celebrado en junio de 2011, Construction de l’État-Nation et résistances au Chili: de l’Indépendance au Front populaire, tuvo como tema el estudio de la estructuración del Estado-nación en Chile y de las resistencias que tuvo que enfrentar. En enero de 2013 se prosiguió la investigación cambiando de enfoque con el coloquio Construction de l’État-Nation et développement économique et social au Chili (1811-1976) que supuso una continuación de esta reflexión y líneas de investigación, privilegiando el estudio sobre las relaciones económicas y financieras internas y externas que acompañaron la formación del Estado-nación chileno. En diciembre 2015, el tercer coloquio Pouvoirs, identités, résistances dans les arts visuels chiliens du XIXe au XXIe siècle puso en perspectiva la Historia contemporánea y las Artes visuales chilenas entre el periodo de la independencia del país y el tiempo presente.

Este año, Chile celebrará el cruce de los Andes por San Martín y O’Higgins, y para completar los coloquios regulares que ya organizamos nos parece oportuno abrir las fronteras de Chile e interrogarnos sobre sus relaciones con el mundo exterior.

Recogiendo el marco cronológico de nuestro anterior coloquio, desde su independencia Chile se abre a un mundo en continua transformación donde se desarrollan múltiples relaciones transnacionales en diversas actividades humanas. Con respecto al caso chileno, este tipo de relaciones estructuran un desarrollo espacial y temporal de lazos y solidaridades entre actores al servicio del Estado y actores no estatales. En estos intercambios se cruzan e interactúan múltiples individuos de diferentes medios y sectores que activan diferentes estrategias e interpretan un papel tan significativo como los Estados en las circulaciones culturales, técnicas, políticas, diplomáticas, comerciales y financieras y, por lo tanto, en las dinámicas de cambio.

Un ejemplo paradigmático es el caso de las migraciones. Estas participaron activamente en la circulación de las ideas, representaciones, prácticas, mercancías y personas. El estudio de la circulación de científicos europeos en Chile en el siglo XIX y XX -quienes desempeñaron un papel de primer orden en el desarrollo de carreras universitarias, técnicas de construcción, realización de obras, entre otras-, la presencia de intelectuales y políticos extranjeros en Chile, la circulación e intercambio de modelos políticos por vías académicas, militantes o diplomáticas a lo largo del siglo XIX como en los momentos de renovación de las prácticas gubernamentales (gobiernos de Aguirre Cerda, Frei, Allende, o después del Golpe, o sea, interés por la experiencia ajena) o los numerosos casos de cooperación científica y militar en el siglo XX y XXI son muestras de los campos de reflexión que deseamos desarrollar en este coloquio. De la misma manera, convendría analizar las migraciones de personas que en el siglo XIX encontraron refugio en Chile, en particular argentinos que huían de la dictadura de Rosas, y el fenómeno de los exilios políticos chilenos de la historia reciente, también de la migración económica después de 1973, o la llegada de profesionales y/o empresarios españoles tras la crisis europea de 2008 en adelante.

La circulación (transfert)[1] es por definición un proceso dinámico y de mutación incesante que se desarrolla por el recorrido de discursos, prácticas, mercancías, obras y personas[2] distinguiéndose de la simple movilidad ya que los cambios se producen a causa de los propios desplazamientos[3]. La movilidad en sí misma transforma e impone las fronteras o las regulaciones de los flujos a merced de líneas de fuerza, de modas o de tradiciones en las cuales los vectores privilegiados son los “transmisores culturales”[4].

Según Robert O. Keohane y Joseph S. Nye estas relaciones son contactos, coaliciones e interacciones que desarrollan a través de las fronteras estatales y que no son controladas por los órganos centrales de política exterior de los gobiernos, es decir, las relaciones, directas o indirectas, personales o no, que traspasan las fronteras de los Estados-nación e implican al menos un actor no institucional[5].

A partir del concepto de circulación (transfert), proponemos reflexionar sobre la idea de transnacionalidad estudiando cómo se han constituido y producido los diferentes procesos de interacción entre actores y su resultado, no una característica o un atributo prexistente a estas relaciones. La reflexión nos llevará a analizar la estructuración de movimientos sociales o la acción de actores institucionales[6] o no -por ejemplo, una red transnacional de expertos y de científicos-[7] y las consecuencias resultantes como es el caso de la constitución de nuevas identidades (profesionales, artísticas, diplomáticas, políticas, religiosas, de género, empresariales,…) o el desarrollo de redes y estrategias transnacionales[8].

Ejes de estudio

  • Relaciones diplomáticas
  • Redes y sociabilidad transnacional (culturales, profesionales, políticas, empresariales…)
  • Circulación de discursos y prácticas
  • Actores institucionales
  • Actores no institucionales

Calendario

  • 15 de abril de 2017: recepción de las propuestas
  • 21 de abril de 2017: respuesta a las propuestas
  • 1 de junio de 2017: programa definitivo del coloquio

Convocan:

Juan Luis CARRELLÁN RUIZ, Universidad de la Frontera

Alvar DE LA LLOSA, Université Lumière-Lyon 2

Enrique FERNÁNDEZ DOMINGO, Université Paris 8-Saint-Denis

Nathalie JAMMET-ARIAS, Université Paris Nanterre

Hernán VENEGAS VALDEBENITO, Universidad de Santiago de Chile

[1] Desde los años 1980 la noción de “transfert culturel” se utiliza normalmente en la historia de las relaciones internacionales. Pierre Milza, “Culture et relations internationales”, Relations Internationales, n° 24, hiver 1980, pp. 361-379; Hugo R. Suppo, Mônica Leite Lessa, “O estudo da dimensão cultural nas Relações Internacionais: contribuções teóricas e metodológicas” in Mônica Leite Lessa, William da Silva Gonçalves (org.), História das Relações internacionais. Teoria e processos, Rio de Janeiro, Editora da Universidade do Estado do Rio de Janeiro, 2007, pp. 223-250. Philippe Poirrier, L’enjeux de l’histoire culturelle, Paris, Seuil, 2004. Rojek, Chris & Urry, John (eds.), Touring cultures: Transformation of travel and theory, London, New York, Routledge, 1997.

[2] Michael Werner, Bénédicte Zimmermann, “Penser l’histoire croisée: entre empirie et réflexivité”, Annales HSS, 1, 2003, pp. 7-36.

[3] Claude Markovits, Jacques Pouchepadass, Sanjay Subrahmanyam, Circulations and Society. Mobile People and Itinerant Culture in South Asia, 1750-1950, Delhi, Permanent Black, 2003.

[4] Louise Bénat Tachot, Serge Gruzinski, Passeurs culturels. Mécanismes de métissage, Paris, Éd. de la msh/Marne- la-Vallée, pumlv2001.

[5] Robert O. Keohane, Joseph S. Nye (comp.), Transnational Relations and World Politics, Cambridge, Harvard University Press, 1971, pp. XII-XVI.

[6] Robert Franck, Pour une histoire des Relations internationales, Paris, PUF, 2012.

[7] Bérengère Marques-Pereira, Petra Meier, David Paternotte (ed.), Au-delà et en deçà de l’Etat. Le genre entre dynamiques transnationales et multi-niveaux, Louvain-la-Neuve, Academia Bruylant, 201, p. 17.

[8] Los individuos, unidos por lazos personales y de amistad, interactúan como “amigos” en el seno de asociaciones seguras y reconocidas que solicitan ideas para investigar, para desarrollar estrategias y medidas de política pública. La importancia de estas relaciones personales e informales subraya la permeabilidad de las esferas política, académica y profesional y su influencia conjunta en los procesos políticos.

Les Cahiers ALHIM (Amérique latine Histoire et Mémoire) n° 32

 

1re de couverture du numéro 32

Les Cahiers Alhim (Amérique latine Histoire et Mémoire), de l’Université de Paris 8,  viennent de publier :

« Partis, mouvements et organisations patronales: les droites dans le Cône Sud latino-américain (1950-2016) », n° 32, 2016 sous la direction de Pablo Rubio Apiolaza (Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Doctor en Historia Contemporánea, Universidad Autónoma de Madrid/Pontificia Universidad Católica de Chile)

https://alhim.revues.org/?lang=fr 

Journée d’études « El relato de viaje en/entre Europa e Hispano-América »

JOURNEE D’ETUDES

El relato de viaje en/entre Europa e Hispano-América

Afficher l'image d'origineAfficher l'image d'origine

Mardi 11 octobre 2016

Mail de mèches, Maison de Langues, Salle L1 – 107

Université Paris Est–Créteil

el-relato-de-viaje-affiche
9h00 Accueil des participants
9h30 Ouverture de la journée d’étude par Anne-Lise Humain-Lamoure, Doyenne de l’UFR de Lettres, Langues et Sciences Humaines, UPEC, et Sylvie Le Moel, co-directrice du laboratoire IMAGER (EA 3958)
10h00 Atelier 1/Présidence : Laura Gentilezza (Université Paris Est-Créteil)
Viajes textuales, viajes míticos, viajes imaginarios en Ficciones de Borges                                                                                                                   Graciela Villanueva (Université Paris Est-Créteil)
El paisaje como construcción cultural: la mirada de los viajeros europeos sobre el Titicaca (siglo XIX)                                                           Enrique Fernández Domingo (Université Paris 8/LER-ALHIM)
García Márquez y el río Magdalena: relatos de un mismo viaje     Iván Jiménez (Université Paris Est-Créteil / ESPE)
12h30 Pause Déjeuner
14h30 Atelier 2/Présidence : Benoît Coquil (Université Paris Est-Créteil)
¿Adónde va René Saavedra con su skate por las calles de Santiago? (Pablo Larraín, No, 2012). Algunas perspectivas del relato de viaje en el cine contemporáneo                                                                                     Sergio Delgado (Université Paris Est-Créteil)
Conquista, espacio y viaje: la emergencia de los relatos corporales (Siglo XVI)                                                                                                                      Loreley El Jaber (Universidad de Buenos Aires/CONICET)
El viaje de Rodolfo Walsh a « La isla de los resucitados » 1966. La crónica periodística entre la noticia, la literatura y la alegoría etnográfica                                                                                                           Cristina Iglesia (Universidad de Buenos Aires)

Vicente Romero (Université Paris 8-ALHIM) : « Sixto Rojas, decorador y militante obrero pampino (1883-1941) »

Afficher l'image d'origine

Sixto Rojas, decorador y militante obrero pampino (1883-1941)

Vicente Romero (Université Paris 8-ALHIM)

Sixto A. Rojas Acosta[1] nació en Caleta Buena, en1883, al terminar la anexión chilena de Tarapacá y Antofagasta y al poco tiempo de iniciado el auge de la producción salitrera. Falleció en 1941 en la Pampa de Tarapacá, en la oficina Santiago Humberstone, una de las últimas que subsistió en el período de la crisis definitiva de la industria salitrera[2].

I.

La mayor parte de su vida transcurrió en la región salitrera pampina, siendo un paréntesis importante los varios meses que como refugiado obrero vivió en Perú, en 1908. En efecto, entre 1907 y 1910 por lo menos, participó en los avatares e ideales del movimiento proletario. A mediados de 1907, era secretario y miembro del Directorio Ejecutivo del Centro de Estudios Sociales “La Redención”[3], organización obrera promovida por el libertario comunista Luis Olea, de larga experiencia organizativa y política. La Redención fue la única organización no gremial que tuvo representantes en el Comité Central Unido Pampa e Iquique, que dirigió desde el 18 la huelga pampina obrera de diciembre de 1907. La tarde del 21 de diciembre, Sixto Rojas se encontraba en la segunda planta de la Escuela Domingo de Santa María, junto con los miembros del Comité Central.

Luego de la masacre, estuvo entre los sobrevivientes que participaron del gran éxodo inmediato de los trabajadores de Tarapacá provocado por la matanza. A inicios de enero de 1908 llegó al Callao en el vapor Mapocho, junto con 78 compañeros de viaje, dos de los cuales  principales dirigentes de la huelga, José Brigg y Ladislao Córdova[4]. En Lima, Sixto Rojas participó activamente en los círculos ácratas junto con otros refugiados obreros, entre los cuales José Brigg y Luis Olea, que llegó también a los pocos días. Durante su permanencia colaboró con varios artículos en los periódicos El Hambriento (que publicó su crónica de la huelga de Iquique hasta el amanecer del 21 de diciembre) y El Oprimido.

Sin duda estimulado por Olea y Brigg, desde su llegada a Lima participó también en el proceso de unificación de grupos obreros, siendo designado Secretario del Exterior del Centro de Estudios Sociales 1ro de Mayo, centro nacido el 18 de febrero, de la fusión del Centro Socialista 1ro de Mayo y el Grupo Humanidad. El Oprimido[5] devino su vocero. Desposó en “unión libre” a Luisa Chacón[6]. Desde junio, y junto con Brigg y Olea, se incorporaron al Grupo El Hambriento, para iniciar el cuarto año de existencia del periódico de este nombre, “periódico anti-político, defensor de las ideas libertarias”.

II.

Al retornar a Iquique, colaboró con dos artículos pra la reaparición del diario 1ro de Mayo con ocasión del primer aniversario de la masacre y, con tres, en El Pueblo Obrero; entre estos últimos, el texto del discurso que pronunciara en la plaza Condell, durante la conmemoración obrera del primer aniversario de la tragedia obrera.

El homenaje pampino fue conducido por un Comité organizador de la Romería, conformado por Ignacio Mora (presidente, dirigente anarquista marítimo que retornaba de Nueva York y estuvo de paso por Lima en junio), y Sixto Rojas (secretario), además de Nicanor Rodríguez (tesorero, barretero en la Oficina Peña Chica; fue secretario del Comité Central de Huelga en diciembre), los tres retornados del exilio[7].

El Pueblo Obrero[8], de Iquique, también publicó una litografía de Sixto Rojas con ocasión del primer aniversario de la masacre del proletariado pampino del 21 de diciembre. Esta litografía fue anunciada como una “alegoría especial”, “en papel fino y litografiada”, en los números correspondientes al 10 y al 15 de diciembre de dicho año, indicando el costo de 20 centavos el ejemplar[9]. El del 21 de diciembre corregía: el periódico costará “20 centavos”, pues iba “acompañado de una “alegoría al 21 de diciembre”[10].

Los historiadores que laboran sobre movimiento y prensa obreros pampinos de inicios del siglo XX afirman que El Pueblo Obrero fue un periódico afín a una de las corrientes del partido demócrata. A poco más de un mes de creado (20 de octubre de 1906) y aún cuando editado en la ciudad de Iquique, se identificó primero como “Interdiario Pampino” y en el número del 9 de enero de 1909 como “Diario de los Trabajadores de Tarapacá”. La crítica a “La obra de los políticos”, presente en sus inicios (ver su No. 10, del 20 de octubre de 1906), no es ciega pues defenderá la candidatura a diputado del tipógrafo y líder obrero demócrata Luis Emilio Recabarren (No. 27 de octubre de 1906). A lo largo de 1907 brindará sus páginas a Recabarren –refugiado en Buenos Aires, quien proponía transformar Partido Demócrata, con el puñado de “proletarios” miembros del y junto con los “demócratas estudiosos” que adhieran, en “Partido Demócrata Socialista Chileno” dotándolo de una identidad proletaria, de un programa socialista, siguiendo el modelo de los ya existentes en Europa[11]. Manteniéndose aún en los usos de esta parte de los periódicos de la clase obrera  durante la oligárquica “república parlamentaria” en Chile[12], los conductores de este periódico renuevan esta orientación pero con otro discurso al año de la masacre. En efecto, después del 21 de diciembre de 1907 los directores de El Pueblo Obrero sienten la necesidad para los trabajadores de Tarapacá de una opción política más definidamente propia, estimulando una neta diferenciación en el seno del partido demócrata entre “demócratas” y “demócratas-liberales” (el senador Luis Balmaceda, representante de Tarapacá y a su vez ganadero, era de esta tendencia). Aquí la argumentación de fondo de dicho periódico, al conmemorar el año de la matanza:

 “Desde esa fecha, como no ha tenido sanción el crimen que se perpetrara, el pueblo se ha unificado, […] para arrancar de los dirigentes los poderes con que el pueblo los honrara. […] es por esto que el pueblo unido de Tarapacá protesta de sucesivas representaciones y se aparta para representarse a sí mismo, con representantes propios, salidos de sus filas y que han sabido compartir con todos unidos y resignados en la ventura y la desgracia”[13].

Tomando en cuenta la tendencia parlamentaria de El Pueblo Obrero, parece sorprendente la  convergencia entre un obrero artista ácrata y este periódico demócrata liberal. Sin embargo parece también evidente que el homenaje a los mártires pesó en ambos más que los puntos de vista ideológicos y políticos diferentes entre corrientes ligadas al movimiento obrero. El Pueblo Obrero cesará de existir en 1910.

Tenemos la impresión que la litografía de Sixto Rojas formó parte de una serie militante y declaradamente revolucionaria. Por el común estilo, por lo menos otras dos, publicadas en El Hambriento, de Lima, en los números correspondientes al 1ro de mayo de 1908 y a junio de 1909[14], habrían sido de su autoría.

III.

Sobre la militancia obrera de Sixto Rojas posterior a 1908 tenemos indicios de su perseverante entrega:

  • en 1925, durante el movimiento del proletariado pampino que tomó el control de 124 oficinas, se armó esta vez de dinamitas para defenderse e instalar Soviets[15], pero que culminaría con la masacre de los obreros en La Coruña. Con esta represión se cerrará en Chile el ciclo del Estado oligárquico parlamentario al presidencialista y el movimiento obrero ingresará en un repliegue transitorio.
  • en 1929, como consecuencia de la crisis de 1929 y al sentirse sus efectos en la región salitrera chilena, participó en la organización del Congreso Social Obrero de Tarapacá, que agrupó y representó a 35 sindicatos industriales y profesionales existentes en la región, de los cuales 25 estaban en La Pampa. Entonces Sixto Rojas fue electo presidente de dicho Congreso, auspiciando la creación de una Oficina de Defensa Jurídica de los trabajadores[16].

IV.

No conocemos ninguna obra artística ni artículo comprometidos con el movimiento obrero posteriores a 1909[17]. Los archivos de clubs sociales, de prensa, de la Iglesia, de la policía y de las salitreras en Tarapacá y Santiago deben guardar algunas informaciones. Queda, sí, como testimonio del lazo filial al mundo pampino, su permanencia en la Pampa hasta su último día.

Su cuerpo reposó hasta 2007 en el Cementerio de Pozo Almonte; para ser luego instalado en el Mausoleo Víctimas de la matanza de la Escuela Domingo de Santa María, construido por Municipalidad de Iquique en el cementerio No 1, réplica del que fuera edificado por las organizaciones obreras en 1911, en el ahora desaparecido Cementerio No 2. Según relata Tito Pavelic, en el momento de la exhumación de Sixto Rojas del Cementerio de Pozo Almonte,  en el bolsillo del saco que portaba, encontraron un papel plegado, testimonio de las dificultades materiales en sus últimos años: era la relación de las personas que colaboraron para el sepelio de una de sus hijas[18]. El pintor y profesor Waldo Valenzuela recogió el siguiente testimonio su amigo Raimundo Rojas, hijo de Sixto Rojas, sobre cómo afrontaban a veces las dificultades del día a día: “cuando llegaba la hora del almuerzo y faltaba dinero para comer, el papá pintaba rápidamente sobre madera o lo que fuera un gallo y él salía a venderlo”[19]. Como la de decenas de miles de personas  y de pueblos en Tarapacá y Antofagasta, el ciclo del salitre signó toda la vida de Sixto Rojas.

De su labor artística en general, al parecer no se han realizado estudios. Lo más mencionado son sus decoraciones de espacios públicos y privados del norte salitrero, para algunos de los cuales también hizo cuadros con pinturas al óleo. Laboró para los teatros municipales de Pisagua e Iquique, el teatro Imperio en Antofagasta; el Casino Español de Iquique; la Municipalidad de Antofagasta -actualmente Casa de la Cultura; la Casa comercial Jiménez y Compañía de Antofagasta. Según Waldo Valenzuela, Sixto Rojas habría adaptado el Art déco con sentido ornamental y una singular forma de recortar las figuras. Los trabajos de decoración se realizaban entonces con tierra de colores aglutinada por clara de huevo, técnica conocida como pintura al temple, nos dice Valenzuela. También hizo labores, que las suponemos en las décadas de 1920-1930, para instituciones o lugares de fe católica, como algunas imágenes en la Catedral de Iquique  y la estatua de la Virgen de Lourdes, de la gruta de Cavancha[20]. Más que la academia y la moda, y tal vez acompañando al líder ácrata Luis Olea, pintor y decorador afincado en la Pampa entre 1904 y la huelga de diciembre de 1907, habría sido la demanda creada por el auge del ciclo del salitre la que permitió a Sixto Rojas desarrollar su experiencia en la adaptación del arte ornamental y decorativo a los gustos y ambientes arquitectónicos de sus clientes[21] y para los espacios de arte europeo-criollo destinados a los obreros y el mundo pampino de las oficinas y pueblos salitreros.

Aquí dos indicadores de la forma en que Sixto Rojas ejercía su oficio para sustentar sus necesidades y la de su familia. El primero, es un cartel publicitario: “Sixto Rojas. Decoraciones y Rótulos. Decorado de Todas Clases y Toda Clase de Trabajos. Pintura Artística & Industrial”. Una mujer que mira la flama de la antorcha portada por ella misma ocupa la parte central, rodeada por cinco genios/ ángeles cultivando de las artes y oficios. La meta eterna de la libertad gracias a la ilustración (la flama) y el trabajo creativo (las artes y oficios)[22]. El segundo, el anuncio “Al señor Sixto Rojas”, aparecido tres meses antes de la gran Huelga en El Pueblo Obrero de Iquique en el que el diario le pedía dar “cuenta del letrero que se le mandó confeccionar, habiéndolo dado a cuenta 5 pesos”[23].

Notas

[1] Para este artículo hemos consultado varios periódicos en la sala correspondiente y en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Chile (Santiago). Para redactar este esbozo no pudimos obtener la biografía Sixto Rojas, un protagonista olvidado, redactada por su nieto, Héctor Sorich Rojas, y publicada por la Municipalidad de Iquique, hacia septiembre de 2007. Agradecemos a) el apoyo en Iquique de Guillermo A. Ross-Murrays, director del Museo Regional de Tarapacá; Carlos Graña funcionario de la Municipalidad de Iquique, Tito Pavelic, promotor del Taller Audiovisual Flora Sanhueza y de la biblioteca del Centro de Investigación de la Realidad del Norte –CREAR; b) al archivo FOPEP (Federación Obrera de Panaderos Estrella del Perú), por haber puesto a disposición en la Red diversos periódicos anarquistas peruanos de inicios del siglo XX. http://archivofopep.webcindario.com/

[2] Ver “Sixto Rojas Acosta” en Bases Beca Artística Sixto Rojas A. –Ilustre Municipalidad de Iquique, 2011:4, http://www.municipioiquique.cl/wp-content/uploads/2011/02/Bases_Beca_Sixto_Rojas_2011.pdf ; Carlos Graña, “Sixto Rojas Acosta”; en La Estrella de Iquique, Lunes 25 de diciembre de 2006, http://www.estrellaiquique.cl/prontus4_nots/site/artic/20061224/pags/20061224174139.html  [Consultados el 30.08.2015].

[3] Información publicada Primero de Mayo, Iquique, Año I, No 3, 7 de agosto 1907. Este periódico fue el vocero de “La Redención”.

[4] Presidente, de padre estadounidense, mecánico reconocido que laboró en la Oficinas Huara y Santa Ana. Ladislao Córdova, de la oficina San Pablo, pro-secretario. Referencias en Eduardo Devés, Los que van a morir te saludan. Historia de una masacre. Escuela Santa María, Iquique. 1907, [Santiago], Documentas, 1989: 214; Vera y Riquelme, Los Mártires de Tarapacá. 21 de Diciembre de 1907, [1908], Iquique, Campvs-El Jote Errante, 2007: 42; Bravo Élizondo, Santa María de Iquique 1907, Documentos para su historia, Santiago, del Litoral, 1993: 87-89; Sergio González Miranda, “Una mirada regional a las relaciones entre Perú y Chile. Tres momentos de solidaridad en Tarapacá (1872-1907), en Joaquín Fernandois, Daniel Parodi, Antonio Zapata y Sergio González, Generación de Diálogo Chile-Perú Perú-Chile, tomo II, Aspectos históricos, Lima, IDEI- Konrad Adenauer Stiftung –IEI, 2011: 54-56.

[5] Ver “Unificación”, en El Oprimido, Lima, Año I, No 6, febrero 1908 y “Fusión”, en Los Parias, Lima, Año V, No 41, mayo 1908.

[6] Ver anuncio “Unión Libre”, en El Hambriento, Lima, Año IV, No 39, 30 Junio de 1908.

[7] Ver especialmente El Pueblo Obrero, Iquique, Año III, N0 316, 19 diciembre 1908 y El Hambriento, Lima, Año IV, No 39, 30 Junio de 1908. En El Pueblo Obrero, el tesorero figura como “Nicanor González”, pero sin duda debe de tratarse de Nicanor Rodríguez, barretero en la Oficina Peña Chica y Secretario del Comité Central de huelga en diciembre; había estado en Tacna en febrero 1908. Ver Devés, Ibíd., 1989: 215-216.

[8] El Pueblo Obrero (Iquique, 18.09.1906-29.10.1910) nació en septiembre de 1906, como periódico bisemanal. Hemos sondeado algunos números, buscando iconografía, desde el Nro. 10, del 20 de octubre de 1906 hasta el Nro. 639, del 18 de septiembre de 1910, en el que rinde homenaje a sus fundadores (Rudecindo Segundo Muñoz en unión de Julio R[…], Manuel Hernández, Buenaventura García, A. Araya), con tres fotograbados. Curiosamente no figura entre los  fundadores el nombre del director,  Olegario Álvarez R. (Ver Osvaldo Arias Escobedo, La prensa obrera en Chile. 1900-1930 , Chillán, Universidad de Chile-Chillán, 1970: 28).

[9] Un año antes, La inflación de los precios de los productos en las bodegas de las salitreras en la Pampa había sido una de las principales causas de la huelga: la segunda exigencia era que el pago de los jornales sea a razón de cambio fijo a 18 dinares por peso. Según Sixto Rojas, el salario diario de un trabajador en las calicheras de la Pampa era de dos pesos diarios y un jornalero entre 2.50 y 3 pesos (Ver “Relación verídica…” en El Hambriento, Lima, Año IV, diciembre 1908. Entonces, en la Oficina salitrera San Lorenzo, un mecánico de la máquina (del ferrocarril) ganaba “tres pesos sesenta al día” pero “el cambio había bajado de 18 a 7 peniques”. Los panes de a 2 centavos y medio, se vendían a 10 centavos. (Ver Devés, Ibíd., 1989: 45-46 y 50).

[10] Como punto de comparación, en Iquique, cuatro años más tarde, El Despertar de los Trabajadores (1912-1924), el periódico dirigido por Luis Emilio Recabarren, costaba 10 centavos.

[11] Ver los textos de estos artículos publicados en abril, mayo e inicios de octubre de 1907 en: http://www.luisemiliorecabarren.cl/?q=node/2067 [Consultados el 26.08.2015].

[12] A la vez que se autodenomina “Diario de los Trabajadores de Tarapacá”, promueve a los “Candidatos de El Pueblo Obrero proclamados [en] asamblea democrática de Tarapacá” (9 enero 1909). Pedro Segundo Araya, que resultó electo diputado, de tendencia moderada en 1911, fue presentado como “diputado obrero” por haber sido electo por el partido demócrata por la provincia de Tarapacá, nos dice Sergio Grez Toso (Historia del Comunismo en Chile. La era de Recabarren (1912-1924),  Santiago, LOM, 2011: 29).

[13] Ibíd., Año III, 21 diciembre 1908, No. 17.

[14] Este periódico ácrata limeño anunció en noviembre de 1908 un número especial para el siguiente mes en conmemoración de la masacre contra los obreros salitreros. Será “en papel satinado y acompañada de algunas ilustraciones que se relacionen con los hechos luctuosos de la hecatombe de Iquique. También están en nuestro poder algunas colaboraciones de compañeros sobrevivientes.” El número de diciembre salió con las colaboraciones anunciadas y con los tres rostros, en forma de medallones, de Olea, Rojas y Brigg, pero no conocemos si fueron publicados en tiraje aparte las ilustraciones anunciadas. Tal vez en ellas habrían algunas de Sixto Rojas.

[15] Alejandro Soto Cárdenas, Influencia británica en el Salitre. Origen, naturaleza y decadencia, Santiago, Universidad de Santiago, 1998: 299.

[16] Ver a) sobre la participación de Sixto Rojas en los movimientos obreros salitreros de 1925 y 1930, la tesis de licenciatura en antropología social de Jorge A. Canales Urriola, “El otro fantasma de la pampa: la ideología del Estado frente al movimiento obrero salitrero de Tarapacá, entre 1930 y 1960”, Iquique-Santiago, Universidad de Chile, abril 2004: 58-59; 136-137; 255-257; b) sobre el movimiento obrero de 1925 y las relaciones entre sindicalismo, comunismo y anarquismo, Rolando Álvarez Vallejos, “La Matanza de La Coruña. Chile, 1925”, Contribuciones Científicas y Tecnológicas, No 116, Santiago, USACH, 1997: 77–108 pp.; http://www.luisemiliorecabarren.cl/files/recursos/Matanza_en_La_Coruna.pdf; [consultado el 17.02.2016].

[17] El último artículo firmado por Sixto Rojas del que hemos obtenido referencia es “En Guardia”, publicado en La Protesta, de Santiago, en junio de 1909. En el mismo impulsaba la acción directa y la fundación en Santiago de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios. Referido por Sergio Grez Toso en Los anarquistas y el movimiento obrero: la alborada de “La Idea” en Chile, 1893-1915, 2007: 227 nota 417.

[18] Testimonio oral recogido por el autor de este artículo en Iquique, la noche del lunes 27 de julio del presente año en el stand de su Taller Audiovisual Flora Sanhueza.

[19] Testimonio del hijo transmitido a su amigo el pintor Waldo Valenzuela, citado por Rodrigo Ramos Badaños, “Sixto Rojas, el pintor que sobrevivió en la masacre de la Escuela Santa María”, El Mercurio de Antofagasta, 16/12/2007. http://www.mercurioantofagasta.cl/prontus4_noticias/site/artic/20071216/pags/20071216000528.html [consultado el 31/09/2015].

[20] Ver referencias de la nota 2.

[21] A inicios de marzo de 1908, RITMOS, Revista semanal Ilustrada de Artes y Letras (Iquique), poco conocida y de corta vida, publicó el mordaz artículo “¿De arte?”, firmado por un Adriano YZ. La irónica pluma tubo como blanco al autor de tres cuadros al óleo que, sobre Don Quijote, decoraban los muros de sala de de billar del Casino Español de Iquique. Pudieron ser obras de Sixto Rojas u otro pintor de entonces el motivo de la crítica “culta” de Adriano YZ. Para lograr una visión de conjunto, aportamos con un elemento más. En las páginas de RITMOS, revista “de Artes y Letras”, no encontramos ni una línea sobre la huelga o la matanza de diciembre.

[22] Cartel reproducido en el folleto “Escuela Santa María de Iquique. 21Dic. 1907-21 Dic. 2007” Municipalidad de Iquique. Material elaborado por la Dirección de Relaciones Públicas. Investigación, Carlos Graña. Diseño y diagramación, IMI, sin fecha: 7.

[23] Año II, No 123, 18 de setiembre de 1907. Este anuncio podemos comprenderlo eventualmente como producto de las disputas existentes entre los promotores de la prensa obrera en Tarapacá. El Pueblo Obrero era editado por miembros del Partido Demócrata pero que promovían la transformación de este con ideas socialistas. Al frente, el ácrata Luis Olea encabezó una campaña durante cinco meses, hasta los primeros días de la huelga de diciembre, para fundar un periódico cooperativo alternativo distinto al de los democrático-socialistas. Al respecto, ver Devés, Ibíd., 1989: 130.  Hemos visto que Sixto Rojas era cercano a la corriente promovida por Olea; por lo tanto el anuncio comentado puede comprenderse como fruto de los roces entre estas dos corrientes ideológicas en Tarapacá.

E-mail: vicente.romero@univ-paris8.fr

1/04/2016

Journée d’études: « Continuités et permanences dans les processus de transformation de l’espace urbain en Amérique Latine (XIXe-XXIe siècle) »

JOURNEE D’ETUDES

Continuités et permanences dans les processus de transformation de l’espace urbain en Amérique Latine (XIXe-XXIe siècle)

Affiche journée d'études 27 11 2015 (2) (557x800)

Affiche journée d’études 27 11 2015

flyers journée d’études 27 11 2015

Présentation

Cette journée d’études a été pensée à partir du changement méthodologique proposé par le « tournant spatial » et plus largement par l’analyse de la ville en tant qu’objet et sujet complexe d’étude. Cette proposition nous a conduits à prêter attention à la dimension spatiale dans l’étude du passé et à tisser en conséquence des rapports avec des collègues travaillant sur les villes latino-américaines.

Les réflexions ont porté sur les processus de transformation de certaines villes latino-américaines à partir d’une conception de la ville en tant que forme de connaissance entre les discours et les pratiques, entre les représentations et les répercussions visibles sur l’espace et vice-versa.

L’objectif principal de la journée a été la constitution d’une proposition épistémologique à partir des éléments précédents (urbanisme, géographie physique et littéraire, planification urbaine, …) dans une dimension temporale structuralement déterminante.

Dans ce sens, la ville comme objet d’étude des sciences sociales s’inscrit nécessairement dans le temps et toute étude sur l’espace doit analyser les temporalités qui constituent la ville. Dans le même temps, nous avons été obligés d’inscrire cette journée dans une variable contextuelle, c’est-à-dire le regard sur la ville d’une certaine société dans un moment donné. Toute ville se pense par connivence ou différence avec les autres villes, y compris les villes principales et à prétention homogénéisant. La comparaison a pour vertu de relativiser ce qui, au sein d’un seul espace national, paraît aller de soi.

La journée a essayé de rendre compte que les sciences sociales sont en plein « âge de métissages », fait qui invite à porter plus loin encore notre regard (R. Chartier, Le Jeu de la règle, Bordeaux, PUB, 2001). Notre démarche a aussi voulu décontextualiser les grilles de lecture et d’analyse propre à chaque espace national vise à élaborer un questionnaire transversal qui puisse rendre compréhensible les convergences, les continuités, les permanences et les transferts que nous avons souligné dans nos échanges. Enfin, notre but final est de stimuler la discussion, la recherche et les contacts entre les universitaires et les intellectuels qui ont comme objet et sujet d’étude les villes latino-américaines.

Communications
Les mutations de l’espace urbain havanais au XXe siècle
Emmanuel Vincenot (Université Paris-Est-Marne-la Vallée)

Pendant la première moitié du XXe siècle la ville connait un boom démographique et une nouvelle mise en espace. En 1899 La Havane est une « ville basse » avec de maisons à trois étages maximum, une ville étalée et compacte avec peu de végétation, une ville sale. La domination américaine impose une politique hygiéniste qui se matérialise dans la mise en place de l’inspection de salubrité de maisons, d’un système d’évacuation d’ordures, de nettoyage et d’égouts moderne ainsi que l’électrification de la partie centrale de la ville. Cette désinfection générale de la ville mélange la réalité avec l’imaginaire, les pratiques avec les discours de pouvoir autour du développement des échanges, du système de voirie et des flux de transports, marchandises et personnes.

En 1899 les murailles n’existent plus et le développement de l’économie du sucre et du port commercial a une forte influence sur l’étalement de la ville vers l’ouest et le sud-ouest, autour des grandes voies de communication. Cet étalement s’accompagne d’une ségrégation spatiale par identité nationale et critère socio-économique. Les Péninsulaires habitent La Havane vielle et les « Criollos » s’installent en dehors du quartier historique. La bourgeoise créole, formée entre 1860 et 1899 environ, habite le quartier Velasco. Dans cette division socio-économique, la bourgeoisie havanaise habite près de la « côte » tandis que les classes populaires sont « loin de la côte » dans le sud et sud-ouest de la ville. Le sud de La Havane vielle est structuré autour des chemins de fer, de l’Arsenal, du quartier industriel, les abattoirs et les quartiers marginalisés.

Entre 1910 et 1920 La Havane connaît un boom du secteur de la construction lié à un boom économique : nouveaux hôtels, multiplication d’installations touristiques sur la côte, urbanisation de la côte, construction du Malecón. La ville se tourne vers l’océan et elle se met en scène sur le Malecón en produisant un renversement des tropismes spatiales, un nouveau regard sur la ville et la ville sur elle-même.

La Havane s’étale dans un chaos urbanistique pendant les années 1920-1940. L’expansion urbaine est gérée par les promoteurs individuels sans l’existence d’un plan général. C’est le début de la verticalisation du cœur de La Havane vielle. Le passé colonial laisse sa place à la modernité américaine. Les nouveaux quartiers résidentiels de la très haute bourgeoisie poussent en même temps que le développement de la société de loisir. Parallèlement des nouveaux quartiers industriels apparaissent au sud de la ville. Entre 1930 et 1940 la côté est dévient aussi une zone industrielle.

Sous la présidence de Machado mène une politique de grands travaux d’urbanisme qui « cubanise » la ville en fixant la physionomie actuelle de La Havane. L’architecte français Nicolas Forestier désigne la côte et les lignes principales des travaux urbains qui doivent convertir La Havane en une ville de prestige.  La crise de 1929 va provoquer la multiplication de bidons-ville et l’image d’une ville duale avec une « côte riche » et un « intérieur de misère ». Cette répartition de l’espace  continue à structurer la ville actuelle.

FullSizeRender
La fundación de núcleos urbanos en la Araucanía de fines del siglo XIX
Arauco  Chihuailaf (Université Paris 8)

Los relatos de viaje y los informes militares muestran que los nucleos urbanos en la Araucanía de finales del siglo XIX  son fuertes/pueblos, más que ciudades, que estructuran  la transformación del espacio fronterizo y juegan un papel como herramienta de control del espacio en un marco de conflictos y confrontaciones. Son el prolegómeno de una sociedad naciente que se enmarca cronológicamente durante el último tercio del siglo XIX y la conquista final del territorio Mapuche. La llegada de colonos europeos marca el avance “pacífico”, paralelo al militar, en este territorio.

Los fuertes se convierten gradualmente en pueblos emergentes en formas precisas de organización del espacio urbano. En 1866 se aprueba el Proyecto de ley de fundación de fuertes en territorio Mapuche y hasta 1883 se erigen 16 en donde se sitúan los cuerpos cívicos de frontera y el ejército de conquista. La ubicación de estos fuertes sigue las inmediaciones de los ríos Bío-Bío, Malleco, Maule y Cautín y su consolidación se realiza mediante la función de conquista del territorio. El informe de Letelier de 1877 indica que los fuertes/pueblos son fundados en espacios dominados por una vegetación dominante, exuberante o pantanosa. La protesta Mapuche por la construcción de fuertes en su tierra fue la excusa de Savedra para lanzar una lucha “contra la delincuencia” legitimada por un discurso de “orden y progreso”.

A finales del siglo XIX, ¿qué eran estos fuertes/pueblos emergentes? A partir de artículos del periódico de El Ferrocarril y el testimonio de viajeros extranjeros vamos a abordar el caso de Angol, Traiguén y Temuco. Estas fuentes describen el paso de fuertes/pueblos a ciudades mostrando el desarrollo de los poblados alrededor de la erección de casas comerciales, hospitales, cuarteles, hoteles, escuelas, plazas, almacenes, telégrafos, alumbrado eléctrico,…

Tras su refundación en 1862, Angol adquiere el título de ciudad el 25 de septiembre de 1871. En ese mismo año Angol tiene una población de 4.500 habitantes. Traiguén, fundada en 1878, tiene entre 7.000 y 8.000 habitantes once años más tarde tras la llegada de colonos europeos y autoridades. En 1881 se funda el fuerte de Temuco que llegó más tarde a ser capital de la Frontera. En 1895 cuenta con 7.700 almas y hasta 1891 era la estación final de la línea férrea.

La transformación en ciudades se estructuran a partir de nuevas formas de vida y convivencia alrededor del “tiempo de los civiles”. Espacios de contacto articuladores de la vida regional. El cambio de siglo se acompaña del desarrollo de la infraestructura caminera, vial y ferroviaria.

En 1883, tras el control de Villarrica, se abre una nueva etapa para Chile basada en el “poder moral y civilizado de la República” según prona Domingo Santa María. Al mismo tiempo se desarrollan otras formas de relación representadas en los pueblos y en las ciudades con una difícil adaptación de los Mapuche que son cada vez más excluidos del proceso urbano. Estas ciudades de frontera se presentan como la “civilización en el mundo salvaje”, pero ¿qué tipo de civilización aportó este proceso de urbanización?

Cultura fronteriza, fronteras movedizas: conceptos que deben incluir elementos de análisis a partir de las tradiciones, las formas urbanas y administrativas, la idea del tiempo, de aglomeración, de sociabilidad, de la misma noción de lo urbano frente a la noción de Ciudad.

IMG_1698 (2)
Experiencias de intervención patronal en espacios urbanos. Balance y notas para una investigación. Chile, 1915-1960
Hernán Venegas Valdebenito (Universidad de Santiago de Chile)

El proyecto de investigación se centra en las fábricas en Santiago ye en la industria minera del carbón en el sur de Chile (Lota, Coronel) -donde se concentra una gran población de trabajadores (20.000-25.000 trabajadores) – y sus mecanismos disciplinarios. Las experiencias fabriles son estudiadas como control de los espacios de sociabilidad y la intervención en el espacio urbano se aborda a través de la creación de espacios controlados por las empresas. Las empresas industriales se presentan como una verdadera familia en torno a la fábrica desarrollando un discurso de poder que se refleja en prácticas como son tanto el control de los espacios de trabajo como los de no-trabajo y la repartición de los roles en el seno de este espacio.

En Santiago, los sectores industriales que colonizan la ciudad entran en competición por el espacio y su control social. Entre 1910 y 1920 existe una necesidad de crear más complejos fabriles, las industrias se diversifican, transforman el espacio urbano y reenmarcan la distribución espacial de la ciudad. La instalación de fábricas y de sus barrios se acompaña de un crecimiento sostenido y rápido. A partir de los años 1920 los niveles de conflicto social son altos consecuentes con una mayor politización de los trabajadores. La respuesta a este nivel alto de conflicto es la utilización de los mecanismos clásicos de vigilancia y represión. Sin embargo, a partir de 1925, aparecen mecanismos nuevos relacionados con el control intensivo. Entre 1925 y 1930 se estructuran, a través de la Sociedad de Fomento Fabril, los departamentos de bienestar social, asistencia social, escuelas, creación de “poblaciones” o “ciudades” obreras. Se propone una transformación de la relación empresario-trabajador en la negociación y toma de decisiones, que se estructura a partir de una perspectiva a largo plazo con el objetivo de mejorar las relaciones en el mundo fabril. En los años 1940 se desarrolla un apoyo estatal paralelamente a la necesidad creciente de una fuerza de trabajo especializada que debe ser formada.

En el norte de Chile se crean 4.000 viviendas segregadas, cerradas y regidas por las empresas. En Santiago los barrios obreros son articulados por las propias empresas. Entre 1920 y 1950 las “poblaciones obreras” se estructuran alrededor de la escuela, la salubridad, los dispensarios, los hospitales y los departamentos de bienestar de regulación interna. Los objetivos son una proximidad física del lugar de trabajo y la adecuación moral y de las prácticas cotidianas diseñadas por las propias empresas a través de sus discursos de poder y de los modelos creados por las propias empresas. Ello no impide que existan resistencias a través de la resignificación de los espacios por los trabajadores.

La Sociedad Fca. Cemento “El Melón”, fundada en 1906, conserva el monopolio del sector cementero. Durante el periodo de 1930 a 1960 en la fábrica ubicada en La Calera, en el Chile central, los trabajadores son móviles y tienen mucha autonomía. La empresa necesita un trabajador estable, especializado, socializado con las prácticas del trabajo industrial y que considere que la posibilidad de vivir en una población de la empresa y habitar en una de las casas de estas poblaciones es un premio a su trabajo y fidelidad hacia la empresa. Entre 1939 y 1943 la empresa crea dos poblaciones acogiendo unos 2.000-2.500 trabajadores (alrededor de 4.000 personas si contamos los miembros de las familias de los trabajadores alojados). Las poblaciones son presentadas como un “modelo”: higienismo moral y ambiental, control del consumo, de los roles familiares…

En estas poblaciones, los espacios familiares son entendidos como una reproducción del espacio laboral dentro de un espacio urbano cerrado o aislado con el objetivo de evitar la “contaminación exterior”. Además, varios miembros de la familia trabajan en la fábrica adyacente. La Iglesia de la población marca el símbolo de la educación moral a través de los colegios Maristas implantados en la población. Estos centros son escuelas industriales que enseñan el oficio ligado con la actividad de la empresa. Hay una moralización del espacio y del tiempo público y privado del trabajador.

IMG_1700 (2)

Paraná, rosa de otoño: la ciudad vista y vivida, por Amaro Villanueva y Juan L. Ortiz, a  través del imaginario del exilio
Sergio Delgado  (Université Paris-Est Créteil)

El trabajo de reflexión tiene como objeto y sujeto de estudio la ciudad de Paraná y la construción de su espacio urbano desde el imaginario cultural. Para comenzar la exposición nos planteamos la siguiente pregunta :

¿Por qué la prelidección por las grandes ciudades ?

Tres ejes articulan la respuesta :

– Función de los centros urbanos en la ocupación del territorio
– Lugares de producción económica : polos de atracción de emigrantes externos e internos
– Gran valor simbólico : imaginario cultural de la Nación

Paraná es una ciudad de interior que se presenta como un caso opuesto al de la gran ciudad a partir de matices, similitudes y diferencias que van de lo general a lo particular a partir de los tres ejes presentados. Paraná, que nunca fue fundada, se sitúa al margen del programa colonial (situación geográfica, poblaciones indígenas hostiles) y tuvo un surgimiento espontáneo a diferencia de Gualeguay, Concepción del Uruguay o Gualeguaychu, fundadas a finales del siglo XVIII. En 1813 Paraná toma la categoría de villa y en 1822 es capital de la provincia para convertirse años después en capital de la Confederación argentina entre 1854 y 1861. Durante el siglo XIX fue centro de un proceso colonial de agricultura (300 colonias muchas de ellas judías) de la provincia siendo también un centro socio-político importante, un lugar de encuentro de culturas. Durante la primera mitad del siglo XX muchos artístas y escritores, como es el caso de J. L. Ortiz, Amaro Villanueva o J. J. Saer, se instalan en Paraná generando con sus obras un imaginario cultural muy potente y que influye en la construcción del espacio urbano de la ciudad.

J. L. Ortiz y A. Villanueva se instalan en Paraná provenientes de Gualeguay. Ambos escritores son comunistas militantes sociales. En Paraná encuentran un “exilio interno” que se acompaña de toda la carga imaginaria del exilio. Este hecho les hace mirar la ciudad con la potencia de este peso simbólico, construir la ciudad a través del lenguaje. En Paraná, Rosa de Otoño, de A. Villanueva, con la naturaleza la ciudad cambia a lo largo del otoño. Recorrido de la ciudad mira tanto el espacio como el tiempo natural y político. Transformación del paisaje de la ciudad. Mira la ciudad de Paraná como un cronista extranjero enviado desde la otra orilla del río que publica sus crónicas en Santa Fe. Es una mirada de corresponsal, de un visitante que descubre la ciudad que cambia su mirada en cada visita como por ejemplo en su “Descripción del nacimiento de una isla.

J. L. Ortiz se traslada a Paraná en 1942 perdiendo su paisaje natal deslizándose hacia una cierta nostalgia ligada a esta ausencia. Su mirada se dirige a partir de este momento hacia la ciudad de Paraná. Esta mirada se construye a partir del exilio, del desplazamiento. En sus poemas “El Gualeguay” y “Las Colinas” el poeta habla a través de la mirada.

Ambos escritores se encuentran y dialogan escrituralmente en el Diario de Paraná y el Diario El Litoral de Santa Fe sobre la polémica Isla Gurupí. Mirada, paisaje, construcción del paisaje, poética, articulan un “sentimiento de la mirada” que aborda la construcción del espacio urbano y del imaginario de la ciudad. Es en 1991 que J. J. Saer publica el corolario de este debate en su libro El río sin orillas.

El paisaje de Paraná es reelaborado a través de la narración. Pero este hecho nos lleva a preguntarnos si  la imaginación y la realidad pueden ser abordardas como dimensiones distintas en la construcción del espacio urbano. Pensamos que la construcción de sistemas imaginarios es una construcción del patrimonio que no se puede remover.

IMG_1705 (2)
La construction d’une image de la nation: transformation et mise en scène de l’espace urbain pour  le Centenaire et le Bicentenaire de la Révolution de Mai à Buenos Aires (1910-2010). Continuités et permanences
Natalia Molinaro (Université Paris 8)

Perspective diachronique et comparative de l’appropriation et réappropriation de l’espace urbain. Construction de la capitale argentine en 1910 et sa réappropriation en 2010 vu comme un processus de construction d’un espace symbolique de la ville éphémère. La ville moderne de la fin du XIXe siècle et du début du XXe siècle est vécue comme « une expérience de l’expansion » (Bernardo Secchi)   et de reconfiguration de l’espace urbain autour des idées de progrès, hygiène et salubrité. C’est un mouvement vers l’intérieur et vers l’avant qu’impose une nouvelle cartographie sociale et morale.

L’Avenue de Mai de Buenos Aires, inaugurée le 9 juillet 1894 (anniversaire de la déclaration de l’indépendance) est la première avenue du pays. Celle-ci est le reflet des aspirations des élites de la Nation, la « carte de visite » du pays. C’est un hommage à la Révolution de mai, un point de rassemblement pour la commémoration de cet événement, un élément principal du « théâtre mundi » de la ville scénographique.

En 1910, le défile militaire du 25 mai, ainsi que les manifestations patriotiques plus importants du Centenaire ont lieu dans le cadre de l’Avenue de Mai Dans ce cadre urbain, l’habitant de Buenos Aires dévient acteur en étant spectateur en même temps. Le but de l’investissement commémoratif de l’espace urbain essaye de désactiver le conflit entre centre et périphérie. L’édification de la ville éphémère du Centenaire se fait autour de la machinerie de la lumière et de l’artifice. La « Nation édifiée » est diffusée en parallèle à travers les cartes postales qui doivent montrer une Nation achevée, qui doivent mettre en scène la modernité du pays.

En 2010, le Bicentenaire propose une réappropriation à partir de la transformation de la ville dans un contexte de crise identitaire et politique. L’Avenue 9 juillet et la place de Mai sont les épicentres des célébrations, du défile du 25 mai et de la « Promenade du Bicentenaire ». Pourquoi ce choix spatial ? Il y a un éloignement de l’emplacement original lié à un révisionnisme historiographique qu’évoque la révolution comme élitiste. La lutte politique entre la municipalité et le gouvernement de la Nation débouchent sur deux célébrations parallèles.

Pourtant, il existe certaine continuités et des points communs entre 1910 et 2010 :

  • Revalorisation de lieux de mémoire et certains mouvements pour la repatrimonialisation comme c’est le cas du Cabildo (symbole du mythe original de la Nation crée par Bartolomé Mitre)
  • Machinerie de lumière et artifice. Expression d’une volonté de marquer la ville d’une nouvelle empreinte politique
  • Transformation éphémère en accord avec les aspirations politiques du pouvoir en place.

Buenos Aires se présente dans les deux commémorations comme une part essentiel du rituel du pouvoir surtout dans la représentation de la Nation, un point de rassemblement, un espace de représentation, enfin, un  territoire du moi et du nous

Conclusions

Les villes n’ont pas de sens stable, universel et figé. Elles sont investies de significations plurielles et mobiles, construites dans la négociation entre une proposition et une réception, dans la rencontre entre les formes et les motifs qui leur donnent leur structure et les compétences ou les attentes de leurs habitants qui s’en emparent. Inversement, les villes s’inscrivent dans les formes et le vécu de leurs habitants par rapport à elles-mêmes, dans un rapport aux structures fondamentales qui, dans une temporalité donnée, façonnent la distribution du pouvoir, l’organisation de la société urbaine, ses représentations, etc.

Pour comprendre une ville et raconter son histoire, il faut en étudier plusieurs, il faut par conséquent sortir de sa période, ne plus tenir compte des unités de temps et de lieu pour échapper à l’optique des sources et d’expliciter le non-événementiel. Alors, le débat n’a pas été mis sur les concepts, sur la façon de parler, mais sur la matière historique, sur les choses dont on parle. Cependant, les concepts ont pris tout leur poids grâce aux échanges délibérés qu’ils entretiennent avec la réalité.

Revista Historia n° 48

Historia (Santiago)NUMERO 48 vol. I

enero-junio 2015

http://revistahistoria.uc.cl/en/numero/48_1/

Instituto de Historia Pontificia Universidad Católica de Chile

Fundada en 1961, Historia está destinada a un público especializado en historia de Chile y temas afines, en particular, e historia de América, en general. Historia se publica dos veces al año.

Indice

– Bastias Saavedra, Manuel, “Intervención del Estado y derechos sociales. Transformaciones en el pensamiento jurídico chIleno en la era de la cuestIón socIal, 1880-1925”
– Couyoumdjian, Juan Pablo, “Importando modernidad: la evolución del pensamiento económico en Chile en el siglo XIX”
– Donoso Rojas, Carlos y Huidobro, Maria Gabriela, “La patria en escena: el teatro chileno en la Guerra del Pacífico”
Dussaillant Christie, Jaqueline, “Turnos, títulos e “intrusos”: los Dolores de cabeza de los boticarios (Santiago, 1846-1943)”
– Fernández Domingo, Enrique, “Estudio sobre la génesis y la realización de una estructura urbana: la construcción de la red de alcantarillado de Santiago de Chile (1887-1910)”
– Hidalgo Hermosilla, German y Vila Muga, Waldo, “Calles –que fueron– Caminos. Intensificación de la trama de Calles al sur de la Alameda en Santiago de Chile Hasta fines del siglo XIX”
– Murillo, Juan David, “De lo natural y lo nacional. Representaciones de la naturaleza explotable en la exposición internacional de Chile de 1875”
– Cabrera, Maria Josefina y Errázuriz Tagle, Javiera, “Historia, Mujeres y género en Chile: la irrupción de las autoras femeninas en las revistas académicas. Los casos de revista Historia y Cuadernos de Historia”
– Sagredo Baeza, Rafael, “The end of “The” Chilean History in the Nineteenth-Century »

El pasado en construcción. Revisionismos históricos en la historiografía contemporánea

Portada de la publicación

 

 

Forcadell, Carlos; Peiró, Ignacio; Yusta, Mercedes (eds.), El pasado en construcción. Revisionismos históricos en la historiografía contemporánea, IFC, Zaragoza, 2015

El “revisionismo histórico”, entendido como el cuestionamiento de los consensos disciplinares básicos construidos por la historiografía europea a partir de 1945, es un fenómeno global que hace posible una problematización transnacional más comprensiva de las diferentes experiencias y perspectivas nacionales. Este es un libro dedicado a estudiar en perspectiva comparada la historia reciente de los revisionismos históricos en la historiografía contemporánea, en el que quince autores de distintos países presentan una selección de discusiones sostenidas desde mediados del pasado siglo. El objetivo de esta publicación consiste en convertir “los revisionismos” en un objeto historiográfico que, al igual que se ha venido haciendo con los usos públicos y políticos de la historia, con las políticas de la historia o con el resurgir de la memoria, contribuya a facilitar nuestros marcos de comprensión del mundo para definir los saberes y métodos profesionalmente exigibles, así para la investigación y la escritura del pasado, como para la función y el sentido del conocimiento del pasado en el espacio público. El resultado ha sido un volumen ciertamente misceláneo, pero que pretende reflejar las características compartidas de temas y problemas centrales de las historiografías europeas también presentes, más recientemente, entre los historiadores españoles. Creemos, en último término, que el conjunto de materiales aquí reunidos pueden servir para la “autocomprensión” del historiador y la autocrítica sobre su responsabilidad profesional.  

ÍNDICE

Carlos Forcadell, Ignacio Peiró y Mercedes Yusta, “Epifanías y retornos: Revisionismos históricos en el presente de la historiografía contemporánea”, pp. 11-26.

I. CONCEPTOS

Aviezer Tucker, “Revisión historiográfica y revisionismo. Divergencias en la consideración de la evidencia”, pp. 29-46

Christine Bard, “Historiografía y memoria del feminismo: las tentaciones revisionistas”, pp. 47-66

Pedro Ruiz Torres, “La controversia de los historiadores sobre la memoria histórica en España”, pp. 67-106

Massimo Mastrogregori, “La experiencia política de Marc Bloch”, pp. 107-124

II. EL REVISIONISMO HISTÓRICO EN LA HISTORIOGRAFÍA INTERNACIONAL

Brigitte Bailer-Galanda, “El ‘revisionismo’ en Alemania y Austria: la evolución de una doctrina”, pp. 127-154

Michael Kopeček, “En busca de una memoria nacional. La política de la historia, la nostalgia y la historiografía del comunismo en la República Checa y en la Europa central y oriental”, pp. 155-180

Gilles Vergnon, “Revisar la historia de un objeto inexistente: el debate sobre el antifascismo en la década de 1990 en Francia”, pp. 181-192

Olivier Forlin, “La recepción de la obra de Zeev Sternhell sobre el ‘fascismo francés’: entre el debate historiográfico y el revisionismo político”, pp. 193- 206

Xavier Tabet, “Resistencia y revisionismo en Italia: las ‘revelaciones’ de Giampaolo Pansa”, pp. 207-230

Antonio Bechelloni, “Roberto Vivarelli y Claudio Pavone: dos aproximaciones divergentes a los orígenes y la caída del fascismo”, pp. 231-248

Sérgio Campos Matos, “¿Cómo vivir con la pérdida? Historiografía, conciencia histórica y política en Portugal dentro del contexto peninsular”, pp. 249- 274

Enrique Fernández Domingo, “El ‘neorrevisionismo’ argentino y la ‘batalla por la memoria’ chilena: dos ejemplos del uso político de la historia en América Latina”, pp. 275-300.

III. EL REVISIONISMO HISTÓRICO EN LA HISTORIOGRAFÍA ESPAÑOLA

Ricardo Robledo, “El giro ideológico en la historia contemporánea española: ‘Tanto o más culpables fueron las izquierdas’”, pp. 303-338

Alejandro Quiroga, “La trampa de la equidistancia. Sobre historiografía neoconservadora en España”, pp. 339-362

Miquel À. Marín Gelabert, “Revisionismo de Estado y primera hora cero en España, 1936-1943”, pp. 363-406.

Índice de autores, pp. 407-412.

Séance Séminaire ALHIM du 20 février 2015

IMG_5776

Conférence

20 février 2015

De las aulas al control del Estado: el caso del movimiento estudiantil gremialista de la Universidad Católica de Chile, 1965-1980

Pablo Rubio Apiolaza (Universidad Andrés Bello, Chili)

Séance commune aux séminaires ALHIM et CRIIA (Université Paris Ouest-Nanterre)

En la conferencia que se realizó en los locales de la Université de Nanterre, el profesor Pablo Rubio Apiolaza (CV Pablo Rubio), invitado por los grupos de investigación ALHIM y GRECUN, presentó su tema de estudio a partir de una perspectiva del tiempo presente con el objetivo de comprender, a través de una proyección histórica en el tiempo de los principales actores político-culturales, el Chile actual. Su trabajo de investigación busca entender las causas de los quiebres democráticos del Chile de 1973 así como el desarrollo de un discurso autoritario renovador de la matriz idéologico-cultural chilena.

La conferencia del profesor Rubio se centró en el surgimiento de un grupo de raíz estudiantil que adquiere una relevancia a nivel nacional y en el proceso de su transformación en un partido político, la Unión Demócrata Independiente (UDI). El profesor Rubio presenta el recorrido histórico de sus bases ideológicas y miembros y su control del aparato estatal a partir de 1973.

Estas propuestas se estructuran a partir de los “contextos” de Chile: el gobierno de la Democracia Cristiana (1965-1970), el gobierno de la Unidad Popular (1970-1973), el inicio de la Dictadura militar, la instauración del proyecto autoritario y la transformación radical de la matriz y la sociedad de Chile que desemboca en una nueva Constitución política, es decir, en una Dictadura constitucional (1973-1980).

¿Cómo se comporta el movimiento gremialista en estos tres contextos?

Entre 1965-1970, en un periodo marcado por las reformas agraria y universitaria y la crisis de la derecha tradicional, surge la figura de Jaime Guzmán Errazuriz. Paralelamente, en el medio universitario,  se produce la estructuración del movimiento gremialista. Como hito importante se cita la oposición de las escuelas de Derecho y de Economía a la ocupación de la Universidad Católica en 1967. En marzo del mismo año se funda el Movimiento gremialista con el objetivo de oponerse a la reforma universitaria y a la “politización” de la universidad. Es así que el Movimiento gremialista se presenta paulatinamente como una alternativa a la derecha tradicional acogiendo en su seno la emergencia de una nueva generación de dirigentes estudiantiles.

Durante el periodo de 1970-1973, el Movimiento gremialista  se enfrenta al gobierno de la Unidad Popular movilizando los sectores anti-Allende de clases media y alta. La “Oposición cívica” a Salvador Allende se relaciona con las FFAA y los “Chicago Boys”. En este “contexto” tiene lugar una expansión de las bases de apoyo y de la influencia del Movimiento gremialista.

Entre 1973 y 1980, Jaime Guzmán Errazuriz, principal asesor civil del gobierno militar e ideólogo del régimen, es el elaborador de la línea política de la Dictadura. Durante estos años se produce una consolidación del Movimiento gremialista a través del apoyo y la asesoría al gobierno militar, la toma del poder municipal gracias a la utilización y expansión de las redes de apoyo y de clientelismo locales así como la cooptación de diversos espacios de poder. En 1983 el Movimiento gremialista se transforma en partido político, la UDI, con una clara aspiración de poder y con el objetivo de conservar la “obra” de la dictadura.

Las conclusiones del profesor Rubio conducen a presentar el Movimiento gremialista como la encarnación del proceso de renovación de la derecha política chilena que se presenta a partir de este momento como una derecha “popular”. Este proceso dio también como resultado el surgimiento de una nueva generación de dirigentes que cambiaron la matriz ideológica de sus discursos con respecto a los diferentes “contextos” chilenos.

 

 

 

 

Séminaire Amérique Latine Histoire et Mémoire (février-mai 2015)

securedownload

Séminaire Amérique Latine Histoire et Mémoire

(février-mai 2015)

Vendredi 20 février 2015, 14h30

Séance commune aux séminaires ALHIM et CRIIA (Université Paris Ouest-Nanterre)

De las aulas al control del Estado: el caso del movimiento estudiantil gremialista de la Universidad Católica de Chile, 1965-1980

Pablo Rubio Apiolaza (Universidad Andrés Bello, Chili)

Lieu: Bât. B, Salle des thèses, Université Paris Ouest-Nanterre

Jeudi 26 mars 2015, 15h 30

La revuelta urbana de abril 1851 en Santiago de Chile: singularidad y ecos del 48 parisino

Vicente Romero (Université Paris 8)

Espacio urbano y la modernización del alumbrado público en la ciudad de Puebla entre 1888 y 1910

Edna Hernández (Université Paris Est-Marne la Vallée)

Lieu: Salle 227 Bât D, Université Paris 8

Jeudi 16 avril 2015, 15h 30

El proceso de paz en Colombia y las nuevas puestas en escena del poder político

Liliana Buitrago (Université Paris 8)

La Cumbia Villera à Buenos Aires de 1997 à nos jours: étude culturelle et sociopolitique d’un mouvement musical marginal en Argentine

Júpiter Ossaba (Université Paris 8)

Lieu: Salle 328 Bât D, Université Paris 8

Jeudi 21 mai 2015, 15h 30

Conclusions, réflexions et nouvelles propositions de recherche

Lieu: Salle 328 Bât D, Université Paris 8

Enrique Fernández Domingo, « El nacimiento de la cultura política de la nación en el Río de la Plata y Chile (1808-1818) », Zaragoza, Institución Fernando El Católico, 2011

Enrique Fernandez Domingo - El nacimiento de la cultura politica de la nacion en el Rio de la Plata y Chile (1808-1818).

Enrique Fernández Domingo,  El nacimiento de la cultura política de la nación en el Río de la Plata y Chile (1808-1818), Zaragoza, Institución Fernando El Católico, 2011

La presente publicación analiza la formación de los mecanismos políticos que tienen como objetivo la creación, entre los miembros de las heterogéneas poblaciones rioplatense y chilena, de una identificación con respecto a la cultura política de la nación que se está estructurando desde las elites revolucionarias durante el período de las guerras de independencia. La cultura política de la nación es estudiada así a través de la encarnación del sujeto político soberano, plasmado éste en un discurso político e histórico que debe ser transmitido, difundido y representado de manera simbólica y simplificada al conjunto de la población, proponiendo al mismo tiempo un sistema político que debe conducir a un futuro mejor. Esta cultura política se estructura en torno a un sistema de creencias empíricas, símbolos, expresiones y valores que definen la situación en la cual la acción política toma asiento. El libro se extiende cronológicamente entre la crisis de soberanía provocada en la América hispana por la recepción e interpretación política de las noticias de los sucesos que ocurren en la Península a partir de 1808 y las declaraciones de independencia de las Provincias Unidas en 1816 y la de Chile en 1818, que cierran institucionalmente la crisis abierta diez años antes.