Séance séminaire ALHIM du 11 décembre 2017 : « Discursos y representaciones en disputa en torno a la problemática de los « niños desaparecidos » durante la transición y los primeros años de democracia en Argentina (1980-1997) », Fabricio Laino Sanchis (UBA-CONICET/UNSAM/UNDAV)

<p>Las Abuelas Chela Fontana, Raquel Radío de Marizcurrena, Clara Jurado y Eva Castillo Barrios marchan junto a las Madres de Plaza de Mayo.</p>

Las Abuelas Chela Fontana, Raquel Radío de Marizcurrena, Clara Jurado y Eva Castillo Barrios marchan junto a las Madres de Plaza de Mayo Fuente: Abuelas

https://www.abuelas.org.ar/abuelas/historia-9

https://www.youtube.com/channel/UCC17c43OTiI4-pbMcMB9YSA

Fabricio Laino Sanchis es diplomado en Historia por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se encuentra realizando el Doctorado en Historia en el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín con una beca doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).  Integra el Grupo de Estudios sobre Historia Reciente y Memorias Sociales del Instituto Gino Germani de la UBA y además se desempeña como docente de la materia « Historia Constitucional Argentina y Latinoamericana I » en la Universidad Nacional de Avellaneda.

Su investigación doctoral aborda  los cambios y continuidades en las prácticas y discursos en torno a la problemática de los niños y las niñas que fueron apropiados durante la última dictadura militar en Argentina, tomando en cuenta tanto a la organización Abuelas de Plaza de Mayo como a otros actores sociales y políticos.

http://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?id=45701&datos_academicos=yes

Discursos y representaciones en disputa en torno a la problemática de los « niños desaparecidos » durante la transición y los primeros años de democracia en Argentina (1980-1997)

Buenas tardes a todos y a todas, muchas gracias por estar hoy aquí. Quiero agradecerle especialmente a Enrique Fernández Domingo y todo el equipo de ALHIM por permitirme participar de este seminario. Quiero comenzar presentándome. Mi nombre es Fabricio Laino Sanchis, soy egresado de la carrera de Historia de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente estoy realizando el doctorado en Historia en la Universidad de San Martín, con un proyecto de investigación financiado con una beca del CONICET y  radicado en el Grupo de Estudios sobre Memoria Social e Historia Reciente del Instituto de Investigaciones Gino Germani (CONICET-UBA), que dirige el Dr. Emilio Crenzel.  Además, soy docente de Historia Argentina y Latinoamericana en la Universidad de Avellaneda.

Fabricio Laino Sanchis à l’Université Paris 8

En mi tesis doctoral, me propongo como objetivo indagar en la evolución histórica de la búsqueda de los/as niños/as que fueron apropiados/as por las fuerzas armadas durante la última dictadura militar argentina, es decir, entre 1976 y 1983 analizando el rol clave jugado por la asociación civil Abuelas de Plaza de Mayo y otros actores dentro del movimiento de derechos humanos así como las cambiantes respuestas que frente a esta problemática ofrecieron el Estado, la comunidad internacional, los medios de comunicación y la sociedad civil argentina.  El día de hoy, voy a presentar algunos avances de investigación vinculados a una cuestión puntual dentro de mi investigación: los cambios y continuidades en los discursos públicos sobre la cuestión de los “niños desaparecidos”, durante la dictadura y la transición a la democracia en Argentina.

Antes de introducirnos en el tema específico de la presentación, es menester realizar una breve caracterización de la última dictadura militar y del así llamado “movimiento de derechos humanos” en Argentina.

La historia política argentina  del siglo XX estuvo marcada por la inestabilidad y debilidad de los gobiernos  democráticos y por la fuerte presencia de las fuerzas armadas pretendiendo jugar un rol “arbitral”. Esto significó que entre 1930 y 1976 se consumaron seis golpes de estado que en cinco ocasiones derivaron en dictaduras militares de duración y grados de autoritarismo y represión variables.

La última dictadura militar tuvo lugar entre 1976 y 1983. En el marco de la Guerra Fría, casi todos los países de Sudamérica se encontraban bajo control militar. En estos años, las fuerzas armadas pusieron en práctica una serie de estrategias y dispositivos represivos  cuyo rasgo saliente fue el uso ilegal del aparato del Estado en la persecución y el aniquilamiento de las organizaciones políticas y las fuerzas sociales opositoras. Para ello, se creó una extensa red de centros clandestinos de detención, la mayoría de ellos ocultos dentro de dependencias oficiales de las fuerzas armadas y de seguridad, donde fueron secuestradas, torturadas y  desaparecidas miles de personas. (Calveiro, 1998; Duhalde, 1999 [1983]; Pittaluga, 2010).

El golpe de 1976 interrumpió el gobierno constitucional de la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón, quien había asumido en 1974 después del fallecimiento de Juan Domingo Perón. El gobierno de facto estaba formado por los comandantes de las tres armas: el Ejército, la Marina y la Aeronáutica. La dictadura se prolongó casi 8 años, hasta diciembre de 1983.

La Junta Militar se erigió como la máxima autoridad del Estado atribuyéndose la capacidad de fijar las directivas generales de gobierno y de reemplazar a todos los funcionarios y gobernantes electos. Estableció el estado de sitio, la censura y se prohibió toda actividad política. Recibió el respaldo claro de muchas empresas nacionales e internacionales interesadas en imponer un modelo de acumulación económico que beneficiara más sus finanzas (para eso, necesitaban sacarle poder a los sindicatos y a las organizaciones políticas que defendían los derechos de los y las trabajadores/as); al mismo tiempo recibió un fuerte apoyo de la cúpula de la Iglesia católica, entusiasmada por restaurar los principios de “la Nación católica”, así como el del gobierno estadounidense que impulsaba la resolución dictatorial de los conflictos políticos en toda América Latina (Crenzel, 2008). La mentada búsqueda del “orden” supuso instrumentar un feroz disciplinamiento con el objetivo de reorganizar a la sociedad en el plano político, económico, social y cultural, eliminando cualquier oposición a su proyecto. El método fue hacer desaparecer las fuentes de los conflictos.

De esta forma, los militares desplegaron un plan sistemático de desaparición de personas que eran secuestradas y recluidas en centros clandestinos de detención. Estos funcionaban escondidos en dependencias militares o policiales como así también en escuelas, tribunales, fábricas, etc. (CONADEP, 1984).

Este plan sistemático conllevaba además distintas etapas, que abarcaban el secuestro, la tortura, la violación, el robo de bebés. En gran parte de los casos, el circuito represivo concluía con el asesinato y la eliminación de los cadáveres y pruebas físicas del delito (CONADEP, 1984).

La “desaparición forzada” fue una de las características distintivas de la represión de la última dictadura militar.  A diferencia de otros regímenes autoritarios del cono sur, como por ejemplo el de Pinochet en Chile, donde la práctica habitual fue el asesinato de los perseguidos políticos, o de Uruguay, donde lo habitual fueron las prolongadas prisiones políticas, en Argentina la Junta Militar dispuso el asesinato clandestino y posterior ocultamiento de los cuerpos. Cuando los familiares reclamaban el paradero de estas personas, las autoridades militares negaban tener cualquier vinculación con su situación de desaparición:

Frente al desaparecido, en tanto esté como tal, es una incógnita el desaparecido. Si el hombre apareciera, bueno, tendrá un tratamiento X y si la aparición se convirtiera en certeza de su fallecimiento, tiene un tratamiento Z. Pero mientras sea desaparecido no puede tener ningún tratamiento especial, es una incógnita, es un desaparecido, no tiene entidad, no está… Ni muerto ni vivo, está desaparecido. (Gral. Jorge Rafael Videla, conferencia de prensa, 13 de diciembre de 1979.)

El funcionamiento de los centros clandestinos de detención se dio por fuera de todo marco legal: es decir que si bien la violencia era visible, el secuestro, la tortura, la violación, la apropiación de niños y el asesinato de aquellos/as que eran identificados como “los enemigos del régimen” operó de manera clandestina. Se violaron así las normas para el uso legítimo de la violencia, y el Estado, en lugar de garantizar la seguridad, se transformó en el principal agresor de la sociedad civil (Duhalde, 1984), por ese motivo el abogado Eduardo Luis Duhalde acuñó el concepto de “terrorismo de Estado”.

De esta manera, lo distintivo del terrorismo de Estado fue el uso de la violencia puesta al servicio de la eliminación de los adversarios políticos y de la desmovilización de toda la población a través de diversos mecanismos represivos. Se trató de una cruel pedagogía que tenía a toda la sociedad como destinataria de un único mensaje: el miedo, la parálisis y la ruptura del lazo social. Tanto las víctimas casuales como las personas liberadas generaban un efecto expansivo, diseminando el terror.

Uno de los rasgos más siniestros de esta represión clandestina fue la práctica del robo y la sustitución de la identidad de los hijos e hijas de los militantes secuestrados. Muchos de estos niños fueron secuestrados junto a sus padres. En muchos otros casos (más de 300), hubo mujeres que estaban embarazadas al momento de su secuestro, que dieron a luz en cautiverio y cuyos hijos luego fueron separados. En ambos casos, los destinos posibles para esos niños separados de sus padres fueron:

– Hogares de niños

– Entrega en adopción por parte de jueces a personas que desconocían el origen de esos niños

– Apropiación por personal militar directamente involucrado en el secuestro

– Entrega a allegados de las fuerzas armadas

Algunos niños secuestrados junto a sus padres fueron devueltos a sus familias biológicas. En cambio, los niños nacidos en cautiverio, salvo contadas excepciones, fueron apropiados por los agentes de la represión. En estos  casos, se cortaba todo vínculo entre la familia biológica y los niños apropiados.  La mayoría de los padres de estos niños se encuentran desaparecidos. Los niños crecieron desconociendo su filiación y su pasado familiar.  Según estimaciones de las organizaciones de derechos humanos, más de 500 niños y niñas fueron apropiados por las fuerzas de la represión durante la última dictadura (Villalta, 2012).

La denuncia a las violaciones a los derechos humanos y los crímenes cometidos por las fuerzas armadas comenzaron durante la propia dictadura militar, a pesar de la censura y de la persecución del gobierno hacia los denunciantes. En un principio estas denuncias fueron motorizadas por organismos de derechos humanos preexistentes, de matriz laica o confesional, de creación reciente y con vínculos con las redes trasnacionales de derechos humanos: Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Liga de los Derechos del Hombre, Servicio de Paz y Justicia (cuyo presidente, Adolfo Pérez Esquivel, fue galardonado con el Nobel de la Paz en 1980). Sin embargo, algo que distinguió la denuncia de estos crímenes fue la movilización de los propios familiares de las víctimas, como actores centrales de este movimiento, constituyendo organizaciones nucleadas alrededor del vínculo de parentesco, los llamados “organismos de afectados”. Así, primero surgió Familiares de ex detenidos-desaparecidos, en 1976; al año siguiente, en abril una agrupación más específica nucleó a las madres de los desaparecidos, que después se dio en llamar Madres de Plaza de Mayo; por último, como señalaré en mi exposición, un desprendimiento de estas madres, que buscaban también a sus nietos desaparecidos, formó en octubre de 1977 Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos, desde 1980 Abuelas de Plaza de Mayo.  Este aspecto, que investigadoras argentinas como Judith Fil y Elizabeth Jelin ha denominado “familiarismo”,  marcó las formas organizativas, el repertorio de acciones y las prácticas discursivas del movimiento de derechos humanos argentino, algo que presentaré en detalle a partir del caso de Abuelas de Plaza de Mayo.

Volvamos entonces sobre la problemática puntual de los niños apropiados. Desde 1977, la organización Abuelas de Plaza de Mayo se ha mantenido activa en búsqueda de estos niños. Hasta el momento, su iniciativa, así como la de otros organismos e individuos particulares, han permitido localizar y, en palabras de la organización, “restituir la verdadera identidad” a 125 personas. Restitución del nieto de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo desde 1989: enorme repercusión en todo el mundo. Los principales medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco de la noticia:

El País y El Mundo (España)

– BBC y The Guardian (Reino Unido)

La Reppublica (Italia)

– CNN (EEUU)

Sólo en Francia cubrieron ampliamente la noticia Le Figaro, LiberationRadio France International, Le Point, Europe 1, Sud Ouest, France TV, Paris Match, Le Parisien, Le Monde, entre muchos otros.

« Une Folle de Mai retrouve son petit-fils » a intitulé Le Parisien, le 8 août 2014

« Bébés volés en Argentine: le petit-fils d’Estela de Carlotto retrouvé », a dit RFI le 6 août 2014

 « Argentine: une grand-mère retrouve son petit-fils 36 ans après sa disparition » a titré Libération  le 6 août 2014

« Estela Carlotto retrouve son petit-fils 36 ans après sa disparition », Le Monde  le 6 août 2014

Por supuesto, en Argentina la noticia tuvo una repercusión enorme y se habló del tema durante semanas. En todos las publicaciones más o menos reconocidas, de todas las orientaciones ideológicas, casi sin excepción, se repite una tónica similar: alegría por el reencuentro de la abuela con su nieto; conmoción por la noticia; valoración de los más de 30 de lucha de Estela de Carlotto y de la asociación a la que representa; repudio al accionar represivo militar que asesinó a los padres de estos niños, los separó de sus familias y los entregó a militares o allegados, por lo que crecieron sin conocer su verdadero origen; valoración positiva de la “restitución” de su identidad, del conocimiento de la verdad, como una “liberación” de la mentira y un primer momento

Sin embargo, si nos remontamos a los tiempos de la dictadura y las posdictadura, la opinión pública se encontraba mucho más dividida en torno a esta cuestión. Numerosos testimonios de la época nos muestran diversas posturas que descreen de la veracidad de los hechos que denunciaban estos familiares; o bien consideran que, aun siendo cierto que había “niños desaparecidos”, la culpa no era de la represión (llamada “lucha antisubversiva”)  y, en todo caso, lo que reclamaban las abuelas (la restitución de los niños a sus familias biólogicas, las “legítimas”) era legalmente complejo, éticamente dudoso y, en todo caso, contraproducente para el bienestar y la integridad física y psicológica de los niños.

Por lo tanto, mi pregunta, mi problema de investigación, es cómo lograron a lo largo del tiempo construir ese consenso, ese considerable apoyo social  a su causa. Por su puesto, esto implica analizar y reconstruir críticamente la historia de la lucha por la localización y la lucha de los “niños desaparecidos”, las diferentes etapas que atravesó, los diferentes actores que estuvieron implicados, los escenarios que se presentaron y en los que se desarrolló esa lucha y los cambios en los discursos con los que la misma fue abordada.

En torno al discurso de la organización Abuelas de Plaza de Mayo

Volvamos específicamente sobre la cuestión que queremos desarrollar en esta presentación. ¿Cómo fue cambiando a lo largo del tiempo el discurso de la organización? ¿Cómo construyeron la legitimidad social de la que goza en el presente su discurso oficial en torno a la problemática de la apropiación de niños/as (que se traduce en un fuerte apoyo a su causa)?

Para responder a esta pregunta y a partir del trabajo exploratorio, podemos avanzar diferentes hipótesis que guían la investigación.

  • El discurso de Abuelas de Plaza de Mayo ha cambiado considerablemente a lo largo del tiempo, a causa de diversos factores.
  • Transformaciones en los marcos políticos de acción y en la relación con el Estado. (el paso de dictadura a democracia y los cambios en las políticas de memoria y derechos humanos de los distintos gobiernos democráticos)
  • Transformaciones de los « regímenes de memoria » sobre el pasado reciente. En palabras de Emilio Crenzel, “la propiedad distintiva de un régimen de memoria radica en que sus proposiciones organizan el debate público, se convierten en objeto privilegiado de las luchas por dotar de sentido el pasado, y moldean, incluso delimitan, las interpretaciones divergentes” (Crenzel, 2008). Para Crenzel, el régimen de memoria puede pensarse como una variante del concepto “régimen de verdad” de Michel Foucault , es decir como un conjunto de criterios que permiten diferenciar lo verdadero de lo falso (en este caso, en relación al sentido del pasado rememorado) en determinado momento histórico.
  • Modificaciones del propio sujeto de la búsqueda, los “nietos”, que pasaron de ser pequeños niños buscados por sus abuelas a adultos que podían “buscarse a sí mismos”.
  • Cambios producto de la disputa e interacción con los discursos de otros actores: disputa con aquellos actores que se oponían a su reclamo, e interacción con saberes científicos y profesionales que permitieron reconfigurarlo: el derecho internacional y del niño/a, la psicología, la pediatría y la genética.

2) A pesar de esos cambios, un elemento del discurso ha estado presente en todo momento: la configuración del “niño desaparecido” como “hipervíctima”. El reclamo de Abuelas por los « niños desaparecidos » representaban el punto cúlmine del paradigma de la « víctima inocente », que todos los organismos de derechos humanos argentinos enarbolaron para defender sus demandas de justicia reparatoria. Los « bebés robados » eran víctimas de una inocencia absoluta, insospechada e insospechable. Eran « híper-víctimas ». El repertorio de acción y las prácticas discursivas de Abuelas apuntaron a reforzar este carácter de « víctimas inocentes » para generar empatía y solidaridad con su reclamo (González Bombal, 2004).

Podemos identificar cuatro momentos en el desarrollo histórico del discurso de Abuelas de Plaza de Mayo, cada uno con sus características distintivas:

  • «Abuelas de Plaza de Mayo» durante la dictadura: censura interna y denuncias internacionales (1977-1982)
  • Disputas públicas por la cuestión de los “niños desaparecidos” en la transición a la democracia (1982-1987)
  • Retrocesos, avances y cambios de estrategia en los “años de impunidad” (1987-2003)
  • « Abuelas » y « nietos » como paradigma de la lucha por los derechos humanos: estatización de las memorias y consolidación del consenso social (2003-2015).

Por una cuestión de tiempo y porque es el periodo sobre el que más he avanzado en el estado actual de investigación, en esta presentación me concentraré en el análisis de los primeros dos periodos mencionados.

«Abuelas de Plaza de Mayo» durante la dictadura: censura interna y denuncias internacionales (1977-1982)

En Octubre de 1977 surgió la agrupación “Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos”. En un comienzo era una agrupación muy pequeña, conformada por doce integrantes de Madres de Plaza de Mayo. En los primeros años era apenas un “subcomité de Madres”.  En 1980 se cambian el nombre a Abuelas de Plaza de Mayo

Una primera pregunta que cabe plantearse es por qué se crea un organismo especial para buscar a los “nietos”, cuando existían otros organismos de derechos humanos, incluyendo la propa organización Madres de Plaza de Mayo.

Esta escisión de la organización de “Abuelas…” responde a varios factores.  En primer lugar, hubo fricciones relacionadas con la cuestión de la  especificidad del repertorio de acciones. Las integrantes originales de las Abuelas generalmente subrayan en sus testimonios que la especificidad de la búsqueda de los nietos requería un repertorio de acción y, en consecuencia, una organización completamente diferente. Por ejemplo, las Abuelas debieron enfrentarse al denominado “campo de la minoridad”, compuesto por agentes e instituciones específicas: hogares infantiles, jueces infantiles, hospitales pediátricos, etc.  (Villalta, 2012; Regueiro, 2013).

Pero estas fricciones también estaban vinculadas con las diferentes consideraciones que ambas (Madres y Abuelas) tenían sobre el destino de sus hijos y nietos. A medida que fue pasando el tiempo y hubo más testimonios de sobrevivientes de centros de detención clandestinos, muchos padres y activistas de derechos humanos se convencieron cada vez más de que los « desaparecidos » habían sido asesinados. Sin embargo, parecía que la situación de los niños desaparecidos no era la misma. Muchos indicios aseguraban que estaban vivos. Esta presunción se vio reforzada después del primer descubrimiento de dos « niños desaparecidos » en 1979 , que fueron encontrados viviendo con una familia adoptiva … ¡en Chile!

Hebe de Bonafini y las Madres de la Plaza de Mayo rechazaron estas afirmaciones sobre la muerte de sus hijos. De esta manera, su instrucción principal fue « aparición con vida » (« que parecen vivos »). Por el contrario, las Abuelas, sin asumirlo completamente en público, aceptaron gradualmente que la mayoría de los desaparecidos habían muerto y concentraron sus esfuerzos en encontrar a sus nietos, enarbolando el lema “Buscar a los nietos sin olvidar a los hijos”.

Por último, estas confrontaciones con la dirigencia de Madres que se agudizan tras el retorno a la democracia. Como ocurrió en general dentro del movimiento de derechos humanos, el fin del “enemigo común” que había representado la dictadura militar y los debates acerca de si colaborar o no con las propuestas de justicia reparatoria parcial propuestas por el presidente electo Raúl Alfonsín dividieron más aun a Madres y Abuelas. Las primeras rechazaron rotundamente la acción de la CONADEP y el Juicio a las Juntas. Las segundas, aun con reparos y críticas, colaboraron en ambas instancias, sobre todo con la CONADEP.

Entonces, como señalamos, en 1977 se crea este organismo, “Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos”, que en 1980 se transforma en “Abuelas de Plaza de Mayo” y entre 1981 y 1982 se consolida como una organización independiente. Durante estos años de dictadura militar, Abuelas despliega un extenso repertorio de acción, en Argentina y en el extranjero. Ante la falta de escucha y las negativas de las autoridades militares, se vuelcan activamente hacia el exterior, para crear lazos con organismos extranjeros e internacionales de derechos humanos. Esto genera su inserción en la red trasnacional de organismos de derechos humanos (Sikkink, 1996).

¿Cómo era el discurso de la asociación en estos primeros años? Ante todo, debemos señalar que había claramente una doble facete: la que podía exhibirse hacia el interior del país (en el marco de la censura y la represión militar), y la que podía mostrarse de cara a la arena pública internacional.

En el discurso público hacia el interior del país, el que podemos encontrar en las solicitadas de la organización en la prensa de la época, llama la atención que no había una atribución directa de responsabilidad por la desaparición de sus hijos o nietos, ni ninguna denuncia abierta a la dictadura ni a las fuerzas de la represión.  Del mismo modo,  se solía dirigir a la « buena voluntad » de la sociedad civil para colaborar a que se produjera el reencuentro entre las abuelas y sus nietos. En particular, se solían dirigir a quienes estaban criando a esos niños. Se suele apelar a su « conciencia » y a su « corazón ». Calificativos como « apropiadores », que se usarán más adelante, no aparecen todavía en esta época.

Por supuesto, se puede considerar que la censura y la persecución forzaron una moderación en el discurso público. Pero también, debe notarse que las Abuelas todavía no sabían exactamente qué les había sucedido a sus nietos. Tenían sospechas; sin embargo, las certezas se construyeron en los años siguientes gracias a los testimonios de los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención  y a las denuncias anónimas.

Por otro lado, el discurso de la época estaba cargado de metáforas y alusiones religiosas cristianas. Del mismo modo, hay una fuerte referencia al vínculo afectivo-familiar roto por la desaparición de los niños. Podemos atribuir estas características en parte al hecho de que la mayoría de los miembros de la organización tenían formación católica y que muchos eran muy practicantes. Pero más aun, el uso de figuras que remiten a la ideología de la domesticidad era una manera de luchar contra la dictadura utilizando su propio discurso « familiar » de raigambre integrista católica. Para la dictadura, la familia era la base y también una metáfora de la Nación; donde el estado (y las fuerzas armadas) representaban al padre que cuidaba a cada familia en particular, y las familias eran las células básicas  del órgano social. Las mujeres, en su condición esencial de madres y esposas, tenían que garantizar el cuidado y la educación de sus hijos en valores « occidentales y cristianos ». Por lo tanto, la referencia de las Abuelas a las  “familias destrozadas” por la desaparición, así como la referencia a su misión como madres-abuelas que buscan « todos los días » a sus hijos y sus nietos (“los buscaremos mientras respiremos »), era una forma de apropiarse de las nociones del discurso militar oficial para lograr sensibilizar a la población a la que ese discurso había logrado alcanzar y, a la vez, denunciar tácitamente su carácter ideológico, la hipocresía de un gobierno autoritario que dice defender a la familia al tiempo que las destruye a través de la desaparición forzada. Este es el aspecto discursivo del “familiarismo” de las organizaciones de derechos humanos que hemos mencionado al principio,  un “familiarismo” que tenía una fuerte impronta cristiana (Filc, 1997).

Otro aspecto del discurso de esta primera época fue la fuerte necesidad de probar, de demostrar ante la sociedad la veracidad de su reclamo. “Esto es una realidad” rezaban las publicaciones, buscando contrarrestar el discurso castrense que negaba la existencia de niños desaparecidos. Las solicitadas y afiches con fotos de los niños desaparecidos, así como las “carpetas con material probatorio” entregadas a funcionarios y personalidades son una constante en estos años.

Por último, como ya hemos señalado, otro aspecto del discurso, ya muy presente en estos primeros tiempos, es la insistencia sobre la inocencia absoluta de estas víctimas: los niños son « la creación más inocente y pura »

Disputas públicas por la cuestión de los “niños desaparecidos” en la transición a la democracia (1982-1987)

En 1981, la crisis económica que vivía la Argentina comenzó a socavar el poder del régimen militar. La derrota en la Guerra de Malvinas profundizó esta situación. Tras la renuncia del presidente de facto Galtieri, que había conducido a las fuerzas armadas a la derrota militar en Malvinas,  asumió la presidencia el Gral. Reynaldo Bignone. El régimen, fuertemente debilitado, inició un proceso de apertura política, buscando garantizar la impunidad para los integrantes de las fuerzas armadas que participaron en la represión. En este sentido, Bignone sancionó la denominada Ley de Auto-amnistía en 1983 (Palermo y Novaro, 2003; Canelo, 2006; O’Donnell y Schmitter, 2010 [1986]; Franco y Feld, 2015).

En este contexto de debilitamiento del poder militar, de relajamiento de la censura y de la represión, los organismos de derechos humanos tomaron impulso. Se vivió un proceso de recuperación del espacio público. El discurso se endureció, las acusaciones se volvieron más directas.

En octubre de 1983, Raúl Alfonsín, de la Unión Cívica Radical, ganó las elecciones presidenciales. Asumió el cargo el 10 de diciembre. Se profundizó entonces el proceso de liberalización política. Se produjo así un cambio en los marcos políticos de enunciación que habilitaron la circulación de nuevos discursos, o al menos de elementos que hasta entonces Abuelas de Plaza de Mayo no había expresado de forma explícita en la esfera pública argentina.

 Como hemos visto, ante las denuncias sobre la existencia de “niños desaparecidos”, los militares o bien habían negado su existencia o bien habían sostenido que estos niños habrían sido “abandonados” por sus padres, que los habían desatendido al plegarse a la “subversión”. Este relato se construía a partir de la reelaboración de una serie de categorías y figuras vinculadas a los “padres abandónicos”, que se habían consolidado dentro del “campo de la minoridad” durante el siglo XX y tenían fuerte arraigo en la sociedad argentina. Las características de los “padres abandónicos” (tradicionalmente pertenecientes a los sectores populares y los grupos marginales de la sociedad) fueron adscriptas a los padres “subversivos” (Villalta, 2012; Regueiro, 2014).

Frente a este discurso, Abuelas de Plaza de Mayo sostuvo, con mayor firmeza y de forma explícita tras el retorno de la democracia, que los niños desaparecidos no habían sido “abandonados” sino que habían sido secuestrados junto con sus padres por las fuerzas armadas y de seguridad. En última instancia, habían sido las fuerzas represivas las que los “abandonaron”. En la mayoría de los casos, empero, estos agentes de la represión se quedaron con los niños como un “botín de guerra”, anulando su identidad “de forma casi científica”.

La reapertura democrática también ofreció, por lo tanto, una nueva oportunidad política para confrontar con las representaciones castrenses e instalar en la opinión un relato distinto, una nueva verdad sobre el destino de los niños desaparecidos. Esta confrontación debe ser enmarcada en la disputa de sentidos sobre el traumático pasado reciente que caracterizó a la transición a la democracia. Como ha señalado Michael Pollak (2006) todo trabajo de encuadramiento de la memoria es también un trabajo de negociación y de lucha, en la medida en que en cada escenario histórico diferentes actores intentan presentar una narrativa del pasado (compuesta por recuerdos y olvidos) y luchan por imponerla frente a otras versiones antagónicas. En el caso argentino, los familiares de las víctimas de la represión y los organismos de derechos humanos debieron enfrentar las diferentes variantes de las narrativas castrenses, con mucha presencia en los medios de comunicación, que hablaban de una “guerra antisubversiva” o “guerra sucia” (Lvovich y Bisquert: 2008).

Sin embargo, más allá de las versiones castrenses, hubo otros discursos que circularon en este periodo y que, con otros tonos y argumentos, cuestionaron la acción de APM. En éstos, la discusión no pasaba por la veracidad de las denuncias de desaparición de niños, sino sobre el destino que debía dársele a los mismos en caso de que fueran hallados. En este caso, se aceptaba (total o parcialmente) la versión de Abuelas de Plaza de Mayo sobre la existencia de “niños desaparecidos” o “apropiados”, pero se rechazaba su reclamo de que ellos fueron localizados y devueltos a sus familias biológicas.

La transición a la democracia estuvo signada, como podemos observar, por las disputas de sentidos en torno al pasado reciente, en la que las interpretaciones y representaciones castrenses sobre la “guerra contra la subversión” tenían todavía mucha pregnancia, y el discurso oficial de los organismos de derechos humanos era cuestionado desde diferentes sectores. En este panorama, hubo dos hitos fundamentales que fungieron como piedras basales en la sanción de un nuevo “régimen de memoria” sobre el pasado reciente argentino: el informe final de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), de 1984 y el Juicio a las Juntas, de 1985  (Crenzel, 2008). Las investigaciones de la CONADEP, sintetizadas en el Nunca Más, construyeron una verdad socialmente aceptada sobre los crímenes cometidos durante la dictadura militar saliente. El “Juicio a las Juntas”, a su vez, cumplió un rol social fundamental en esta construcción simbólica al retomar esa verdad y transformarla en verdad jurídica. Ésta, al mismo tiempo, se convirtió en verdad política, al asociarse el “Juicio a las Juntas” con el momento fundacional de la nueva democracia (Vezzetti, 2002; Crenzel, 2008; Galante, 2014).

Esta nueva narrativa sobre el pasado, políticamente legitimada y judicialmente sancionada, legitimó en gran medida el discurso oficial de Abuelas de Plaza de Mayo y otorgó carácter de verdad pública a su narrativa sobre la “apropiación de niños”. Sin embargo, la disputa sobre qué debía hacerse con estos niños siguió abierta en los años siguientes. La organización todavía estaba lejos de alcanzar un consenso social alrededor de su causa.

 

Fabricio Laino Sanchis à l’Université Paris 8

BIBLIOGRAFÍA

Calveiro, P. (1998). Poder y desaparición: los campos de concentración en Argentina. Ediciones Colihue SRL

Canelo, P. (2006) “La descomposición del poder militar en la Argentina: las FFAA durante las presidencias de Galtieri, Bignone y Alfonsín (1981—1987), en Alfredo Pucciarelli, coord., Los años de Alfonsín: ¿el poder de la democracia o la democracia del poder?, Buenos Aires: Siglo XXI.

CONADEP, Nunca Más. Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, Buenos Aires, EUDEBA, 2006 (1984),

Crenzel, E. (2008) La historia política del Nunca más: la memoria de las desapariciones en la Argentina. Buenos Aires: Siglo XXI.

Duhalde, E. L. (1999) [1983]. El Estado terrorista argentino: quince años después, una mirada crítica. Eudeba.

Filc, J. (1997). Entre el parentesco y la política: familia y dictadura, 1976-1983. Buenos Aires: Biblos.

Franco, M. y Feld, C. (Dirs.) (2015) Democracia, hora cero: actores, políticas y debates en los inicios de la posdictadura, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Galante, D. (2014). El Juicio a las Juntas: cultura política y discursos sobre ciudadanía en la transición argentina (Tesis doctoral inédita, Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires).

González Bombal, I. (2004). « La figura de la desaparición en la refundación del Estado de Derecho”. En: Novaro, M. y Palermo, V. (Comps.) La historia reciente. Argentina en democracia. Buenos Aires: Edhasa.

Lvovich, D. y Bisquert, J., (2008), La cambiante memoria de la dictadura. Discursos públicos, movimientos sociales y legitimidad democrática. Buenos Aires: Biblioteca Nacional/Universidad Nacional de General Sarmiento.

Nosiglia, J. (1985). Botín de guerra. Buenos Aires: Tierra Fértil.

O’Donnell, G. y Schmitter, P. (2010 [1994]) Transiciones desde un gobierno autoritario. Buenos Aires: Prometeo.

Palermo. V. y Novaro, M (2003) La dictadura militar (1976-1983): del golpe de estado a la restauración democrática. Buenos Aires: Paidós.

Pittaluga, R. (2010). El pasado reciente argentino: Interrogaciones en torno a dos problemáticas. En: Bohoslavsky, E., Franco, M., Iglesias, M. y Lvovich, D. Problemas de historia reciente del cono sur. Buenos Aires: Prometeo/UNGS.

Pollak, M. (2006). Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situaciones límites. La Plata: Al Margen.

Regueiro, S. A., (2013), Apropiación de niños, familias y justicia. Argentina (1976-2012). Rosario: Prohistoria.

—————–  (2014), “De secuestros y localizaciones de niños y niñas “desaparecidos/as”: los albores del activismo de Abuelas de Plaza de Mayo” En Zona Franca, Rosario: CEIM-UNR

Sikkink, K. (1996), « The Emergence, Evolution, and Effectiveness of the Latin American Human Rights Network ». En E. Jelin y E. Hershberg (Eds.) Constructing Democracy: Human Rights, Citizenship, and Society in Latin America (pp. 59-84). Boulder: Westview Press.

Villalta, C. (2012), Entregas y secuestros. El rol del Estado en la apropiación de niños. Buenos Aires: Del Puerto.

Vezzetti, H. (2002). Pasado y presente: guerra, dictadura y sociedad en la Argentina. Buenos Aires: Siglo XXI

DOCUMENTOS

Bibliografía sobre los Desaparecidos en Argentina: http://www.desaparecidos.org/arg/doc/biblio2.html

Convención sobre los Derechos del Niño (1989) UNICEF: https://www.unicef.org/panama/spanish/convencion(3).pdf

INFORME « NUNCA MÁS » Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP): http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/investig/articulo/nuncamas/nmas0001.htm

530 horas: El archivo audiovisual del juicio a las juntas (1985): http://www.memoriaabierta.org.ar/juicioalasjuntas/

 


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.