Archives mensuelles : mars 2019

Journée d’études: “L’Amérique latine et les guerres (XIXe-XXe siècles)”, 30 avril 2019

Journée d’études  

L’Amérique latine et les guerres

(XIXe-XXe siècles)

Présentation des ouvrages collectifs

Enrique Fernández Domingo (coord.), « L’Amérique latine et les deux Guerres mondiales », Revue Guerres mondiales et Conflits contemporains, 2018/2, n° 270.

Javier Pérez Siller y Agustín Grajaels Porras (coord.), México Francia: Memoria de una sensibilidad común, siglos XIX-XX. Vol. VI Historias, mitos y representaciones del 5 de mayo, México, BUAP-CEMCA-CNRS-EÓN, 2016.

Des historiens latino-américanistes dans les guerres européennes. La restructuration d’un champ disciplinaire

Véronique Hébrard (Université de Lille, EA 4074 Cecille)

Les deux guerres mondiales et la guerre civile espagnole ont un impact dans la génération de l’américanisme français née juste avant la Première guerre mondiale. François Chevalier (Alençon, 1914-Paris, 2012) est le premier historien français à s’être consacré exclusivement à l’Amérique Latine. Lors de ses études de géographie et histoire (1933-1936), il est marqué par l’enseignement du géographe Raoul Blanchard. François Chevalier est élève de l’École nationale des chartes à Paris entre 1936 et 1939. Parallèlement, il assiste aux séances du séminaire de l’histoire Marc Bloch qui le suggère le sujet de recherche de sa thèse.

De 1941 à 1945 il est pensionnaire à l’Ecole des hautes Etudes hispaniques, actuelle Casa de Velazquez, où il travaille sur l’histoire agraire mexicaine, en particulier aux Archives des Indes de Séville. À la suite de l’assassinat de Marc Bloch, c’est l’anthropologue, directeur du Musée de l’Homme, Paul Rivet, qui dès lors conseille Chevalier dans sa recherche. Entre 1946 et 1949, grâce au soutien de P. Rivet, F. Chevaler est pensionnaire à l’Institut français d’Amérique latine de Mexico (IFAL). En 1949, F. Chevalier soutient sa thèse La formation des grands domaines au Mexique (terre et société aux XVIe et XVIIe siècles). C’est également en 1949 qu’il épouse Josèphe Charvet. Elle est à l’origine de l’organisation des événements mondains qui structurent la sociabilité du couple (entre 1949 et 1962, plus de 6.000 personnes sont invités aux événements organisés par Josèphe Charvet). La même année il est nommé directeur de l’IFAL, institution qu’il va diriger jusqu’en 1962. Cette année F. Chevalier devient professeur des universités. Il va enseigner à la section de littérature espagnole de l’Université de Bordeaux entre 1962 et 1967, moment où il est nommé à la tête de la Casa de Velazquez jusqu’en 1979. En 1970, F. Chevalier occupe la première chaire d’histoire d’Amérique latine à la Sorbonne.

Lors des entretiens, nous avons souligné que la guerre est devenue une question centrale et structurante pour les trajectoires personnelles et professionnelles de F. Chevalier et de l’américanisme français des années 1930, moment de changement de paradigme pour les sciences sociales. La « galaxie Chevalier » se structure autour de Ernesto de la Torre, compagnon de voyage, Silvio Zavala et l’anthropologue Stresser Pean.

L’idée principale était de problématiser cette question :

  • Marc Bloch et Paul Rivet, implication dans la II Guerre mondiale, fondation des Annales
  • Morts de Marc Bloch et Jean Bertolman
  • Réfléchir sur les logiques de parcours
  • La guerre comme point de rupture personnelle et collective
  • Participation de son père au gouvernement de Vichy

F. Chevalier est mobilisé en 1939 au moment où il soutient son mémoire en uniforme militaire. Lors de la période de formation militaire, il fait cours aux recrues de sa caserne de Clermont-Ferrand. En 1940 il est démobilisé et il achète une bicyclette avec laquelle il rend visite à M. Bloch. Il est archiviste dans les Ardennes et en 1941, après la réouverture par Pétain de la Casa de Velazquez, s’installe dans l’Espagne franquiste. Les rencontres de 1941, dont beaucoup sont frappés directement par le conflit armé, vont lui conforter dans sa conception du métier d’historien. En mai 1941, F. Chevalier voyage au Maroc où échange à Rabat avec Robert Ricard. C’est à ce moment qu’il prend sa décision définitive à propos du sujet de sa thèse. Il revient ensuite en France où il va se réunir dans la clandestinité avec M. Bloch à plusieurs occasions. Il se déplace sur sa bicyclette jusqu’à la maison « Les fougères », où est caché M. Bloch, située dans la Creuse. C’est en 1942 qu’il verra pour la dernière fois son maître dont son fils, Etienne Bloch, lui transmettra l’information de la mort de son père. A la fin de la même année, F. Chevalier rentre en Espagne et, en juin 1945, commence sa relation épistolaire avec Silvio Zavala. Il devient le « protégé » de P. Rivet. Lors de sa direction de l’IFAL, les tensions entre F. Chevalier et l’ambassade française du Mexique sont tendues. Il est isolé et renvoyé à la figure de son père. Cette situation fait que F. Chevalier travaille davantage avec les exilés républicains espagnols. Il y a une reconfiguration du réseau, et de l’américanisme français, du fait de la guerre mondiale et la guerre d’Espagne. C’est le cas de Noel Salomon et Marcel Bataillon que vers 1950 font leur conversion à l’américanisme. Les causes de cette conversion se trouvent tant au niveau heuristique, difficulté d’accès aux sources, qu’idéologique, opposition à l’Espagne franquiste. En conclusion, la guerre est omniprésente dans le parcours personnel et professionnel de François Chevalier.

Véronique Hébrard (dir.), Sur les traces d’un mexicaniste français, constitution et analyse du fonds François Chevalier, Paris, Karthala, coll. Pollens, 2005, 328p. (premiers résultats de l’inventaire et des entretiens, 63 photos, bibliographie jusqu’en 1999, avec 4 ouvrages et 46 articles), https://journals.openedition.org/cal/8086


Véronique Hébrard, Javier Pérez Siler, Dalila Chine Lehmann

Dolor y heridas: los franceses de México en la Gran guerra

Javier Pérez Siller (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla)

Presentamos un trabajo que es el resultado de una investigación en proceso que tiene como objetivo conocer a los Poilus mexicains. Más de 1300 parieron a la guerra, de los cuales murieron más de 310 y otros tantos fueron heridos. El impacto fue inmenso en una comunidad que contaba con menos de 5000 miembros.


Album d’honneur de tous les Français résidant au Mexique partis pour la France, 1914-1919, http://www.mexicofrancia.org/sitio/ES/libros2.php?id=34

¿Por qué partieron? ¿Qué representación de la Patria tienen los franceses que partieron de México a la Primera guerra mundial?

El contexto de su partida se enmarca entre un conflicto mundial y la inseguridad e inquietud que creaba la revolución mexicana.

La reflexión se articula a partir de la interrogación sobre la metamorfosis de un hombre que se enfrenta a la muerte, la metamorfosis del emigrante que regresa a defender una patria que está “ausente”. El el paso de emigrante a poilu a través del bautismo de fuego tras el alistamiento y la preparación en los cuarteles donde tiene lugar el tránsito transformador. Otro punto es el “sufrimiento” familiar, la memoria de la guerra en los retornados tras el conflicto, la desconfianza de los “franceses” frente a los “americanos” en el seno del ejército francés.

Las iglesias, el servicio militar (presión del estado), las ceremonias cívicas, la prensa, las escuelas de la colonia francesa, forman parte de los mecanismos que estructuran un proceso de interiorización de los sentimientos que materializan una cultura de la guerra compartida por los poilus mexicains.

Número de franceses que partieron a la guerra y porcentaje con respecto a la colonia francesa de México

1914: 934, 82,4% (agosto: 531, 46,8%; septiembre: 347, 30,6%; octubre: 41, 4,1%; noviembre: 8; 0,7%; diciembre: 1, 0,1%)

1915: 137, 12,1%

1916: 49, 4,3%

1917: 9, 0,8%

1918: 5, 0,4%

Principales regiones de nacimiento de Poilus mexicains

Provence-Alpes-Côte d’Azur: 50%

Ile-de-France: 8%

Aquitaine: 8%

Otras regiones: 23%

México: 11%

Perfil de edad de los Poilus mexicains

20-28 años: 53%

29 a 34 años: 26%

35-41 años: 17%

41 a 48 años: 4%

Lugar de procedencia de los Poilus mexicains

Cidad de México: 617

Guadalajara: 105

Puebla: 54

Jalapa: 23

Morelia: 55

Veracruz: 13

Orizaba: 38

Saltillo: 9

Lugar de residencia de los insumisos identificados

Ciudad de México: 123

Veracruz: 33

Orizaba: 20

Jucaltepec-San Rafael: 84 (casi la totalidad de una comunidad formada a partir de un falasterio y que desarrollan un concepto de patria diferente)

Total de México: 385

Présentation du livre: Adriana Valobra y Mercedes Yusta (eds.), “Queridas camaradas. Historias iberoamericanas de mujeres comunistas”, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2017

Séance Séminaires HIMEPOL-ALHIM

Présentation de l’ouvrage

Adriana Valobra y Mercedes Yusta (eds.), Queridas camaradas. Historias iberoamericanas de mujeres comunistas, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2017

La profesora Mercedes Yusta abre la presentación explicando que el origen de este libro se encuentra en la celebración, en 2013, de un coloquio sobre género y antifascismo en la Universidad de La Plata. A lo largo de los intercambios y conversaciones que tuvieron lugar durante los días de trabajo, se impuso inmediatamente como una evidencia que el estudio de las organizaciones femeninas en el comunismo, y en particular en el comunismo iberoamericano -incluyendo a España y Portugal-, era en gran medida un vacío historiográfico.

A partir del estudio de varios casos individuales y nacionales, principalmente centrados en las décadas de los años 1930 y 1940, se pudo observar que había rasgos comunes a la movilización de las mujeres antifascistas y comunistas -las cuales no se superponen totalmente- en diferentes países. En particular, algo que llamó poderosamente nuestra atención fue la especificidad de un discurso antifascista dirigido a las mujeres, por tanto con un marcado sesgo de género; así como la manera exitosa en la que las mujeres antifascistas lograban articular organizaciones femeninas de masas cuya transversalidad no encuentra equivalente, según la opinión de la profesora de la Université de Paris 8, en las organizaciones antifascistas masculinas.

La cuestión era que ni la historiografía del comunismo, ni la del feminismo se habían interesado por estas movilizaciones femeninas, a pesar de que fueron movilizaciones de masas que lograron reunir a un número muy importante de mujeres y que debían ser interpretadas en el marco de la estructuración de un poderoso movimiento de mujeres y feminista durante el primer tercio del siglo XX. De hecho, se pudó comprobar en este primer encuentro tanto las trayectorias de mujeres y organizaciones que circulaban del feminismo al antifascismo en varios países, como también la circulación de discursos, en particular un discurso pacifista y maternalista que se había gestado en la matriz del pensamiento feminista para luego venir a irrigar los discursos de género del antifascismo femenino.

Nadia Tahir, Mercedes Yusta y Adriana Valobra en el Colegio de España

La escala transnacional también apareció, a partir de estos estudios, como la escala pertinente para comprender la forma en la que las mujeres antifascistas, principalmente las comunistas, a las que solía corresponder la iniciativa, constituían sus organizaciones a nivel nacional. Así, los dos grandes momentos de reorganización de las mujeres comunistas, que se producen de forma simultanea en diferentes países (en los periodos 1934-36 y 1946-47) corresponden a la creación de dos superestructuras transnacionales, el Comité de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo en 1934 (calificado por historiadoras como Mary Nash de “Frente Popular” en femenino) y la Federación Democrática Internacional de Mujeres en 1945. La creación de estas organizaciones da a las mujeres el impulso necesario para crear sus organizaciones a nivel nacional, algo que resulta especialmente visible en 1945: la FDIM llama explícitamente a la creación de organizaciones nacionales de mujeres en todos los países para afiliarse a la Federación, y miles de mujeres europeas y americanas (millones si creemos las cifras avanzadas por la organización) respondieron al llamamiento.

Al mismo tiempo, esta insistencia en lo transnacional no debía conducir a considerar mecánicamente que las mujeres se organizaron obedeciendo consignas de la Internacional Comunista, puesto que sobre el terreno las cosas siempre eran mas complicadas.

Para Mercedes Yusta es cierto que existió un interés por parte de la Comintern para organizar a las mujeres a nivel internacional y que tanto la organización de los años 1930, Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, como la FDIM a partir de 1945 eran organizaciones marcadamente pro soviéticas, cuya agenda seguía en gran medida los intereses de la política interior del Kremlin. Mercedes Yusta indica que también es cierto que esto no basta para explicar las formas y modalidades de dicha organización, ni el entusiasmo con el que adhirieron a esta iniciativa mujeres que inicialmente no provenían del ámbito comunista. Y, en particular en el caso de la FDIM, era innegable que tenía una agenda feminista muy avanzada, como las propias feministas liberales se vieron obligadas a reconocer en un determinado momento.

En resumen, Mercedes Yusta insiste que resumir la amplitud y el dinamismo de dicha movilización femenina a una instrumentalización de las mujeres por parte de los comunistas es una explicación muy insatisfactoria, aunque esta instrumentalización pudiese existir en cierta medida -y de hecho es una de las grandes cuestiones que atraviesan el libro-.

Todo ello convenció a las autoras del interés de trabajar la cuestión de las organizaciones de mujeres comunistas en el ámbito iberoamericano, de manera que quedaran de manifiesto las lógicas transnacionales que se reflejaban en el ámbito nacional, así como las especificidades locales de cada organización. Sobre todo, el objetivo principal era poner de manifiesto que estas organizaciones comunistas formaban parte del movimiento de mujeres en cada país; que los lazos con el feminismo eran a menudo muy estrechos, aunque también pudieran ser ambiguos o conflictivos; y que dichas organizaciones, con sus especificidades locales, presentaban puntos comunes y estaban atravesadas por cuestiones transversales que nos parecía muy importante resaltar.

Seguidamente Merceds Yusta avanza algunas consideraciones sobre lo que puede significar escribir una historia de género de las organizaciones comunistas, sobre la influencia de los paradigmas de la guerra fría en nuestra visión del comunismo -que por supuesto también se reflejan en la historia de las mujeres comunistas-, y finalmente sobre la importancia del nivel transnacional, en particular resaltando algunos elementos de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) cuya importancia real ha sido ampliamente ignorada por la historiografía del comunismo. De hecho, el interés que suscita esta organización, que está injustamente ausente de la historia oficial del comunismo, ha sido uno de los motores principales del proyecto que finalmente se ha materializado en este libro.

Escribir una historia de género del comunismo, y en particular de las mujeres en el seno del movimiento comunista, presenta una dificultad doble: una ligada a la propia historia del comunismo, y otra a la lectura que desde los estudios de género y los estudios feministas se ha hecho de dicha historia. Por un lado, la cultura política comunista se podría denominar “ortodoxa”, si bien defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, no ha desarrollado un análisis específico acerca de las causas de la opresión femenina, que según un análisis marxista clásico sería una consecuencia más de la general opresión capitalista. La opresión de las mujeres en el ámbito privado, si es que suscitaba algún tipo de análisis, se asociaba al funcionamiento de la familia burguesa, siguiendo la línea interpretativa inaugurada por Engels en Los orígenes de la propiedad privada, la familia y el Estado (1884).

De esta forma, en teoría las mujeres no necesitaban una organización específica para luchar por su emancipación, puesto que ésta vendría asociada a la emancipación general del proletariado. Más bien, lo que se constató ya desde la creación de partidos comunistas nacionales en los años 1920 fue la necesidad de movilizar a las mujeres de la clase obrera en el seno de las organizaciones comunistas, y por este motivo sí se crearon organizaciones y secretariados femeninos, así como un órgano especifico en el seno de la Internacional Comunista, el secretariado femenino o  Zhetnodel, creado en 1919 por Aleksandra Kollontaï y que funcionó hasta 1930.

Sin embargo, las dificultades que se constatan en el estudio de los casos nacionales para que las mujeres pudiesen hacer oír sus reivindicaciones en el seno de las organizaciones comunistas dan cuenta del hecho de que para dichas organizaciones no existía realmente una “cuestión femenina” más allá de la necesaria lucha por la emancipación del proletariado. Son significativas en este sentido, por ejemplo, las dificultades de las que da cuenta Virginia González, dirigente sindicalista española y primera responsable del Secretariado Femenino del PCE en los años 1920, para llevar a cabo cualquier tipo de trabajo específicamente femenino.

Esta situación va a cambiar en los años 1930, con el ascenso al poder de organizaciones de tipo fascista en Europa, y más particularmente con la llegada al poder de Hitler en Alemania, que es el verdadero desencadenante de la formación de organizaciones de masas antifascistas a nivel primero europeo, y después mundial. La política de frentes fue un impulso crucial para la promoción de la actividad de las mujeres en el seno de los partidos comunistas, haciendo de ellas las impulsoras de grandes organizaciones femeninas antifascistas. Y este movimiento también llega a diferentes países latinoamericanos.

En este sentido, uno de los campos que para Mercedes Yusta todavía quedan por explorar, aunque diversos capítulos del libro han tratado de abordarlo, es la forma en la que influyen, en la creación de estas formaciones femeninas antifascistas de los años 1930, los lazos previos establecidos entre las mujeres de las formaciones de izquierdas y las organizaciones pacifistas y feministas “de la primera ola”. En muchos casos encontramos el tránsito de mujeres de unas formaciones hacia otras, así como confluencias de organizaciones en el seno de los movimientos de masas antifascistas. En el caso español, por ejemplo, una mujer tan central en la organización de las mujeres comunistas como Irene Falcón había tenido relaciones muy estrechas con círculos feministas a finales de los años veinte y principios de los treinta. Algo similar encontramos en otros casos nacionales, por ejemplo en Cuba (estudiado por Michelle Chase), a pesar de que la historiografía oficial de la Revolución ha borrado esos lazos y la tarea inicial realizada por organizaciones feministas y sufragistas para favorecer la organización de las mujeres trabajadoras y para dar pie a organizaciones que en 1960 confluirán en la creación de la Federación de Mujeres Cubanas.

Sin embargo, estas confluencias entre feminismo, antifascismo y comunismo, que nos parecen esenciales para entender como se construyen las movilizaciones femeninas de los años 1930 y 1940, son ampliamente ignoradas tanto por la historia del comunismo como por la del feminismo y, de manera mas general, por los estudios de género y feministas.

De forma general, las movilizaciones de mujeres comunistas han sido excluidas de la historia del feminismo, que a lo sumo les dedica unas pocas líneas condescendientes, caso por ejemplo del libro de Karen Offen, Feminismos europeos 1700-1950. Una historia política.

El problema que plantea Mercedes Yusta es que se plantea los movimientos de mujeres en el seno del comunismo están instrumentalizados por la Internacional Comunista, carecen de autonomía y de agencia, las mujeres actúan para favorecer unos intereses que no son los suyos como colectivo sino los del comunismo internacional. Esta visión de la movilización de las mujeres comunistas sería, según la historiadora Francisca de Haan, una consecuencia de la forma en que la guerra fría ha modelado la historiografía del comunismo, y por ende de las mujeres comunistas. Según lo que ella denomina “el paradigma de la guerra fría”, las organizaciones de mujeres comunistas, en particular las que se crean a partir de 1945, son vistas por la historiografía occidental como meros instrumentos de la política soviética; el interés que manifiestan por las cuestiones de igualdad de derechos entre hombres y mujeres, o su defensa de una agenda que se podría legítimamente considerar como feminista, no seria sino una pantalla de humo para ocultar sus verdaderos objetivos: los de defender los intereses de la Unión Soviética en Occidente. Esta visión se aplicaría en particular a la organización de mujeres más importante que se crea en el mundo después de 1945, es decir, la Federación Democrática Internacional de Mujeres.

La Federación Democrática Internacional de Mujeres es fundada en Paris, en 1945, por iniciativa principalmente de mujeres francesas y británicas – primera presidenta: Eugénie Cotton (normalienne, profesora de la EN de Sèvres, destacada científica y antigua resistente) – gran influencia en la organización de mujeres que habían estado en la Resistencia (como la secretaria, la francesa Marie-Claude Vaillant-Couturier) – presencia muy importante de mujeres comunistas (lo que hizo que desde el principio se viera a la organización como un instrumento del comunismo internacional). Sin embargo, los ejes de su actuación podrían definirse como antifascista y feminista. Tenía un objetivo doble, es decir, acabar con los restos del fascismo (y ahí se inserta el trabajo de denuncia de la dictadura franquista que llevaron a cabo de forma permanente) y defender los derechos de las mujeres como “madres, trabajadoras y ciudadanas”, en este orden

La cuestion del maternalismo lleva a la interrogación sobre la construcción de la maternidad como categoría política – la FDIM habla mucho de maternidad, la protección de los niños es un eje esencial de su actividad, pero siempre que habla de las madres lo hace como sujetos políticos y de derechos – por tanto hay una cierta paradoja entre una identidad femenina maternal que aparece como naturalizada (en particular cuando se habla de las mujeres como defensoras de la paz por naturaleza, en particular por su condición de madres reales o potenciales) y la alusión a esta condición maternal como fuente de legitimidad para actuar en el espacio publico y de derechos (algo que por otra parte es una herencia del llamado “feminismo de la diferencia” de principios del siglo XX).

La creación de esta Federación es un eje central del libro, puesto que su aparición marca una reorganización de las organizaciones de mujeres antifascistas y comunistas en todo el mundo. En muchos países de América Latina, en el exilio francés en el caso de España, se crean organizaciones nacionales de mujeres que adhieren a la Federación, que es en realidad una “organización paraguas” desde la que irradian discursos y consignas que luego son recogidos y amplificados por las organizaciones nacionales.

Si se tiene en cuenta el número de afiliadas que decía poseer, a su presencia como organismo consultivo en el Consejo Económico y Social de la ONU o a las numerosas iniciativas que ha impulsado (como la celebración del Año Internacional de la Mujer en 1975 o la adopción de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer, CEDAW) la FDIM aparece ser no solo la organización femenina mas importante creada en 1945, sino también una organización con una innegable agenda feminista.

Sin embargo, a pesar de la importancia de estos elementos la FDIM, Mercedes Yusta remarca que esta organización está ausente tanto de la historia del comunismo -probablemente por ser una organización de mujeres- como de la historia del feminismo -por ser una organización procomunista, o más precisamente, prosoviética-. Es en este sentido en el que actúa según De Haan el paradigma de la guerra fría, en particular, postulando que la FDIM es una organización ideológica-(cosa que por otra parte es cierta- y que ello hace que las mujeres que militan en ella no puedan ser consideradas como feministas.

Lo cierto es que las propias mujeres de la FDIM, con Dolores Ibarruri, que ocupaba una de las vicepresidencias, a la cabeza, rechazaban el calificativo de “feministas”, que como todas las organizaciones del Movimiento obrero asimilaban a una movilización de mujeres burguesas.

Contra esa visión historiográfica de la guerra fría, las historiadoras Francisca de Haan o Michelle Chase califican el feminismo de las mujeres de la FDIM de “feminismo de izquierdas” y “feminismo de justicia social”.

En el libro Queridas Camaradas, Francisca de Haan habla incluso de un feminismo “interseccional avant la lettre” de las mujeres de la FDIM. En efecto, para estas mujeres las discriminaciones contra las que luchaban eran a la vez de género, de clase y de raza.

Una cuestión importante es la centralidad de la FDIM para la organización de las mujeres iberoamericanas, y a la inversa: la importancia de las mujeres iberoamericanas en el seno de la organización – importancia de mujeres latinoamericanas que ocuparon vicepresidencias y secretarias, como Fanny Edelman, Margarita de Ponce (argentinas), la brasileña Branca Fialho o la uruguaya Julia Arévalo (también vicepresidentas)- y la Conferencia y Congreso Latinoamericanos de mujeres celebrados bajo los auspicios de la FDIM en 1954 y 1959

Es decir, que la influencia entre la FDIM y el espacio iberoamericano es doble: la FDIM tiene un efecto estructurante en las organizaciones de mujeres comunistas a nivel nacional, y las mujeres latinoamericanas y españolas tienen una presencia muy importante en los órganos directivos de la Federación.

La profesora de la Universidad Nacional de La Plata, Adriana Valobra, a través de varias “autopreguntas”, quiere explicar la génesis y la problemática que se encuentra en el origen de este trabajo.

La primera pregunta es ¿Por qué las mujeres? El objetivo principal es la visibilización de sujetos. Hoy en día sigue siendo un problema que las historias de los partidos comunistas ignoren la organización de las mujeres que sabemos fue clave en la organización del partido. Otro objetivo es aumentar la visibilidad de las historiadoras y los resultados de sus investigaciones así como los trabajos existentes. Además este trabajo quiere  impulsar nuevas investigaciones y desarrollar el diálogo entre investigadoras e investigadores.

La segunda cuestión que se plantea es ¿por qué Iberoamérica? La repuesta es la estrecha relación que existe históricamente entre España, Portugal y las que habían sido sus colonias. Ciertas coyunturas estrecharon esos vínculos, por ejemplo, la Guerra Civil española

El periodo elegido de estudio responde a los problemas en relación a la situación de cada país y su historia. Estos problemas están en relación con la conservación de documentación y al estado de investigación y discusión historiográficas.

El trabajo ha dado resultados y discusiones abiertas como es la política de frentes como potenciadora de la organización femenina lo que matiza la mirada condenatoria, el aumento de la militancia femenina de origen proletario y medio, la ampliación del  repertorio de demandas del Partido Comunista, en particular, donde hubo alianza con feministas (Unívoco/monolítico – polivalente/heterogéneo).

Para Adriana Valobra, la existencia de directivas centralizadas implicó la existencia de un repertorio común de demandas -la carestía, por ejemplo- o la relación con movimientos de mujeres y feministas. Sin embargo, también hubo modos propios como es el caso de las relaciones con movimientos de mujeres y movimientos feministas. Se produce un distinto nivel de confrontación interno con los grupos masculinos.

En conclusión, Adriana Valobra presenta una agenda de investigación nacida de este trabajo, es decir, avanzar sobre el conocimiento de otros casos nacionales, desarrollar el trabajo en artículos comparativos y cuestionar los puntos centrales de este aporte.

Las autoras

La profesora de la Université de Caen, Nadia Tahir, tras agradecer la invitación como “discutante” a participar de la presentación del libro, indica que al leer el libro de Mercedes Yusta y Adriana Valobra, destaca las muchísimas cosas que aprendió gracias a su lectura. Nadia Tahir quiere empezar con este primer comentario porque piensa que en algunos campos de la historiografía se reconoce cada vez más el valor de la “subjetividad” para el investigador en la construcción y el análisis de su objeto de estudio y le parece que en este libro es el caso.

Como investigadora, Nadia Tahir considera que es un trabajo de edición y de colaboración muy valioso. En su opinión, si bien los libros colectivos siempre tienen como objetivo hacer dialogar artículos en torno a un objeto de estudio, aportar un panorama amplio de análisis sobre éste; en el caso del libro Queridas camaradas, este ejercicio ha sido llevado más allá. Su lectura crítica la lleva a la conclusión que tras la introducción de las dos editoras que nos permite adentrarnos en la gestación del proyecto, el texto de Francisca de Haan constituye otra introducción específica al objeto de estudio centrándose en una organización: la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM). Las dos introducciones dan las pautas que permiten seguir un hilo conductor claro que va más allá del hecho de que el libro trate de mujeres militantes de organizaciones comunistas de España y de países iberoamericanos. Los dos textos subrayan la necesidad clara de utilizar perspectivas comparativas para entender movimientos, el feminista y el comunista, que si bien tienen sus características nacionales, teniendo en cuenta el marco político, económico y social, tienen muchos elementos en común. Y es lo que subraya la lectura crítica de Nadia Tahir, a lo largo de la lectura de los artículos, a medida que cambiamos de país, y es lo que Sandra McGee Deustch con su texto termina de cerrar en una conclusión que sintetiza las coincidencias: persecución de las organizaciones comunistas en todos los países y periodos breves de “legalidad”, presencia de figuras de mujeres relevantes que no siempre son el reflejo de una realidad en cuanto a los discursos y actos en pro de la luchas por los derechos de la mujer, voluntad de enmarcar a la mujer en el rol de “madre” y “militante en la lucha de clases”, dificultad de elegir o conjugar militancia política con militancia de género; pero que también subraya las singularidades de los casos nacionales.

Para la profesora de la Université de Caen, con estas introducciones y esta conclusión, las editoras y autoras hacen un verdadero esfuerzo de pedagogía para el lector que sabe poco o nada sobre la militancia de las mujeres en el comunismo en España e Iberoamérica. Pero este esfuerzo no se limita a los textos que enmarcan los artículos sobre casos nacionales, también existe en cada artículo. Siempre que nos adentramos en un país, en una época, en una realidad, que seguimos la militancia de unas mujeres, las autoras nos dan las pautas que nos permiten entender cuáles son las características propias. Teniendo en cuenta que la introducción da las pautas relativas al marco militante con la FDIM y que por otra parte el artículo que precede ya da un complemento para poder entender cómo se han ido construyendo las redes entre mujeres y entre comunistas a lo largo de los años y de los países, la lectura avanza con la sensación de que es casi una sola persona quien escribió el libro. Nadia Tahir dice “casi” ya que es muy consciente de que no es el caso, pero con esto quiere decir que nunca había leído un libro colectivo en el cual se había logrado tan bien congeniar los distintos artículos,

La profesora piensa que es un libro muy valioso para el trabajo de la investigadora, del investigador, cuando ésta o éste se enfrenta a dificultades muy concretas a la hora de abordar un objeto de estudio sobre el cual hay poco acceso al archivo o no hay archivo. En el libro, varias autoras señalan la dificultad de avanzar en una investigación sobre organizaciones que en su gran mayoría fueron perseguidas y cuyos archivos fueron muchas veces destruidos. Además teniendo en cuenta que “la mujer” o los “derechos de la mujer” no siempre eran percibidos como un eje central de la militancia de la organización, tampoco hay tanto material.

Sobre los, objeto(s) de estudio propiamente dichos, los trabajos que componen el libro son muy valiosos para una comprensión local y global de la militancia de las mujeres y de las organizaciones estudiadas en el libro. Uno de los aspectos que sin duda son muy interesantes, y evidentemente teniendo en cuenta que Nadia Tahir trabaja sobre organismos de derechos humanos y asociaciones de víctimas en la Argentina de los últimos 40 años en las cuales militaron y militan muchas mujeres, es el vínculo entre “beneficiencia”, “militancia política” y “militancia de derechos humanos”. Ha habido trabajos sobre el nacimiento, los orígenes, las inspiraciones que llevaron a la creación de un movimiento de derechos humanos en el mundo y después en algunos marcos nacionales más específicamente. Para explicar la conformación de organizaciones sociales en defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional o Médicos Sin Frontera, se remonta en general a organizaciones de beneficencia, en los cuales se implicaron mucho mujeres de la burguesía a finales del siglo XIX o principios del XX, organismos confesionales como la Cruz Roja o la Media Luna Roja, organismos políticos como el Socorro Rojo, a la creación de la ONU y la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Ahora bien, a veces cuesta establecer el vínculo entre organizaciones que si bien comparten acciones son muy distintas en sus estructuras y sus construcciones. Tras el leer el libro Queridas camaradas, Nadia Tahir tiene la sensación de que justamente el vínculo podría ser estas mujeres militantes que no siempre lograban congeniar militancia política con militancia de género, pero que no dejaron de intentarlo cada una a su manera. Todas aportan a la difícil construcción de un campo, la lucha por la defensa de los hombres y de las mujeres, durante periodos complejos y teniendo un esfera limitada. En varios artículos se puede ver cómo emergen los reclamos por los derechos de la mujer en general luchando por un espacio dentro de luchas más globales, percibidas como más importantes por los actores (hombres) de la época, y vemos cómo a pesar de numerosas dificultades logran mantenerse diría, para algunos reclamos hasta el día hoy : igualdad de salario, reclamo por la baja por maternidad (en una caso se habla de tres meses antes del parto y tres meses después), igualdad de posibilidades y derechos en el marco político y social.

Nadia Tahir y Mercedes Yusta

Otro elemento que menciona Nadia Tahir es la vitalidad de las mujeres mencionadas en este libro, hacho que se percibe sobre todo en la cantidad de publicaciones presentes en muchos países. Si bien no todas publicaban lo mismo, si bien algunas podían estar muy, demasiado, enmarcadas en el discurso político construyendo por el Partido calcando las pautas de la Unión Soviética, estas publicaciones (revistas, boletines, periódicos), fueron claramente un espacio fundamental para la construcción de sus reclamos a largo plazo.

Sobre el caso de Argentina, uno de los cuestionamientos que aparecen tras la lectura del libro, concierne el primer gobierno peronista (1946-1955) que tenía claramente un calado anticomunista y el comunismo estuvo muy perseguido. Sin embargo se menciona que tras el golpe de 1930, las mujeres de muchos bandos políticos se unieron baja una misma bandera para reclamar como “madre” y “ciudadanas”. Nadia Tahir se pregunta, si hay rastro de esto o si es una posibilidad que no se planteaba, si algunas militantes comunistas con el discurso peronista, quizás “pseudofeminista” sin querer hacer un anacronismo o pecar por ignorancia, no tuvieron la tentación de entrar en las filas peronistas.

Para la investigadora de la Université de Caen, el hecho de que hubiese figuras femeninas importantes del Partido Comunista o de otras organizaciones en un país, no significaba que los reclamos por los derechos de la mujer estuvieran en primera plana o se suplantaran a los reclamos por la lucha de clase. En el artículo de Mercedes Yusta con la figura conocida y más que reconocida de Dolores Ibárruri, la Pasionaria, esto es bastante evidente, pero es algo que se lee en otros artículos, entonces ¿esto es una característica perceptible sobre todo en organizaciones comunistas o es algo que sencillamente se construyó dentro de una cultura política global? Esta pregunta, aunque esté fuera del marco de las organizaciones comunistas, es pertinente ya que a lo largo del libro en momentos puntuales se mencionan lazos entre las comunistas y mujeres vinculadas a otros partidos políticos u organizaciones sociales a la hora de militar por cuestiones género. La idea es ampliar la perspectiva para saber si hay un marco “supranacional” que influye en la cultura política de los países a la hora de integrar a las mujeres en política.

Para finalizar, Nadia Tahir,  admite que cuando se le propuso participar a la presentación del libro, lo primero que pensó es si podría producir una lectura crítica interesante sin caer en una serie de tópicos en cuanto a la militancia de las mujeres en un partido político y en cuanto a la militancia feminista. Inmediatamente admite que pensó enseguida que tenía que deshacerse de todo lo que circula en la actualidad entorno a reclamos feministas o por los derechos de la mujer. Siendo el mes de marzo y con la circulación de las imágenes que se han visto el 8 de marzo en Argentina o España, por ejemplo,  sabía que iba a ser un reto complicado. Sin embargo, a medida que Nadia Tahir avanzaba en la lectura del libro, se dio cuenta de cuánto se necesita relacionar lo que figura en este libro con la actualidad.

En efecto, si bien muchas feministas/mujeres que militan y/o manifiestan en las calles en la actualidad son conscientes de que sus luchas se enmarcan dentro de un camino que empezaron a recorrer otras mujeres hace ya un tiempo, la cobertura mediática tiende a dejar de lado estos vínculos o a limitar la referencia al pasado a algunas figuras. En el caso francés, Nadia Tahir hace referencia a la figura de Simone Veil. Con este ejemplo, vemos cómo los discursos políticos, el de la presidencia, el gobierno y muchos partidos políticos mayoritarios, caen en esta facilidad: mencionar, reconocer y/o homenajear a algunas mujeres ilustres basta para decir que los derechos de la mujer forman parte de la agenda política. Esto también ocurrió en España o países iberoamericanos en el siglo pasado. Con esto Nadia Tahir no quiere decir que no hay que hablar, mencionar, reconocer u homenajear a figuras de mujeres ilustres, pero lo que demuestra el libro Queridas camaradas es que las luchas de las mujeres, las luchas feministas, en un partido político y en sociedades convulsas como las que se mencionan en este libro, son construcciones mucho más complejas que implican a un panel muy amplio y diverso de mujeres.