Archives de catégorie : Billets

APPEL A CONTRIBUTION : Les Cahiers ALHIM, n° 41, premier semestre 2021

Résultat de recherche d'images pour "alhim"

Appel à contribution

Territoires féministes en Amérique latine : voix périphériques 

Date limite de réponse à l’appel : 30 septembre 2020

Les Cahiers ALHIM (Amérique Latine Histoire et Mémoire), de l’Université de Paris 8, Vincennes Saint-Denis, consacrent un de leurs prochains dossiers (numéro 41 / 1-2021) à l’étude des « Territoires féministes en Amérique latine : : voix périphériques »

Ce dossier s’inscrit dans une série thématique sur différents aspects des sociétés, de la culture et de l’Histoire de l’Amérique Latine dont les titres sont accessibles à l’adresse suivante, sous leur version électronique : http://alhim.revues.org/

Contenu

Ce numéro a l’ambition d’offrir un éclairage critique sur la participation des femmes, dans la construction des nations, des imaginaires, dans les domaines politique, économique et social. Il propose une réflexion sur les femmes anonymes, perçues injustement dans des rôles « secondaires » dans cette entreprise émancipatrice qui, selon une dimension géopolitique a tendance à favoriser la centralisation de la pensée dans une opposition entre le centre et la périphérie, les capitales et les régions. Cette perspective part donc de l’idée d’une discrimination dans les rapports de pouvoir géopolitiques fondés sur l’invisibilité des régions et des États.

Dans ce cadre, nous proposons d’analyser l’émancipation féminine à partir d’expériences locales, qui se fonde sur l’idée de discrimination, d’inégalité, appelée aussi « valence différentielle des sexes » où le féminin est systématiquement dévalorisé dans le domaine du politique, de l’économique et du symbolique. (Héritier, 1996 : 205)

Mais ce schéma n’est pas immuable, en effet, déconstruire cette tradition passe par des actions, individuelles et collectives, des événements locaux, autant de marqueurs qui balisent des changements inéluctables, portés par des femmes dont l’histoire a oublié le nom comme le souligne M. Perrot (1998) dans son analyse « Les Femmes ou les silences de l’Histoire », d’autant plus quand l’histoire est portée par un masculin universel.

Cette démarche compte des publications et des centres de recherche qu’il convient de citer, entre autres, Histoire des Femmes (Duby, Perrot: 1990), la Historia de las Mujeres en España y América Latina (Morant et al. : 2005), la Historia de las Mujeres en México (Galeana:2015), le projet Mujeres Peruanas (en ligne) et les travaux de recherche du Centro de Estudios de La Mujer en la Historia de América Latina (CEMHAL), à Lima, dirigé par Sara Beatriz Guardia.

Malgré ces apports indéniables au champ historique, il convient de s’interroger sur la construction de ces mémoires, que ce numéro cherche à élargir en enrichissant ainsi la mémoire historique du féminisme. Au-delà du récit national au féminin, ce volume examine d’autres parcours, de femmes ou de groupes de femmes qui, sans occuper une place centrale, ont contribué au changement social, à la modernité dont le féminisme est un acteur majeur.

Les contributions visent donc à appréhender des territoires souvent délaissés dans l’histoire de l’émancipation des femmes en Amérique latine, en décentralisant le point de vue et en valorisant ainsi des voix de femmes restées « hors du temps, hors événement » (Perrot, 1998 :1) : les femmes dans leurs ateliers, leurs couvents, leurs usines, leurs écoles, leur campagne, les femmes aux chevets des corps et des âmes, travaillent à changer leur destinée, à rompre une domination qu’elles fissurent par leurs actions et leur prise de parole en investissant peu à peu l’espace public, dans tous les domaines (politique, économique, social, artistique) comme sujet politique, comme travailleuse. Elles contribuent ainsi à rompre un universalisme masculin à partir du genre (défini comme une construction sociale et culturelle de la différence des sexes) et participent ainsi à ce « grand mouvement de rééquilibrage » entre les sexes, (Héritier, 2002 : 207).

Referencias

Benedict Anderson. Imagined Communities. Reflections on the Origin and Spread of Nationalism,1983.

Georges Duby et Michelle Perrot, Histoire des femmes, 5 vol., Paris, Plon, 1991.

Patricia Galeana, Historia de las Mujeres en México, Mexico, Instituo Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones en México (INEHRM), 2015.

Françoise Héritier, « La domination masculine a la vie dure », Ouest-France, 24/12/2002.

Françoise Héritier, Masculin/Féminin La pensée de la différence, Paris, Ed. Odile Jacob, 1996.

isabel Morant, (Dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina”, Madrid, Ed. Cátedra, 4 vol., 2005.

Michelle Perrot, Les femmes ou le silence de l’Histoire, Paris, Flammarion, 1998.

michèle Riot-Sarcey, Histoire du féminisme, Paris, Ed. La Découverte 2002.

Langues utilisées : anglais, espagnol, français, portugais.

Un résumé de 500 mots environ sera à nous adresser avant le 30 septembre 2020, par mail à: nathalie.ludec@univ-rennes2.fr et à cristina.castellano@academicos.udg.mx

Merci de mentionner vos coordonnées professionnelles et de joindre un CV succinct (liste de vos publications).

Les articles définitifs (30 000 signes au maximum) seront à remettre avant le 10 janvier 2021.

NORMES DE PUBLICATION : http://alhim.revues.org/2861

Après acceptation de la proposition, l’article sera soumis au comité de lecture, qui décidera de sa publication sans avoir à justifier de sa décision. Les auteurs s’engagent à réserver à la revue Les Cahiers ALHIM l’exclusivité de l’article et à autoriser sa publication en ligne et en format papier. En cas de plagiat, les auteurs seront tenus pour seuls responsables. . Dans le respect des droits d’auteur, l’intégration de photos ou de photogrammes doit s’accompagner de la demande autorisation à l’ayant droit.

Contacts : Cristina Castellano, Université de Guadalajara, Campus de Tonalá (cristina.castellano@academicos.udg.mx) & Nathalie Ludec, Université Rennes 2 (nathalie.ludec@univ-rennes2.fr)

CALENDRIER
  • 30 septembre 2020 : réception des propositions
  • 10 octobre 2020 : acceptation des propositions
  • 10 janvier 2021 : réception des articles selon les normes de publication transmises / Évaluation et correction des articles
  • 30 février 2021 : réception définitive des articles pour publication

Séminaire ALHIM Amérique Latine Histoire et Mémoire (2019-2020)

Séminaire ALHIM

Amérique Latine Histoire et Mémoire

(2019-2020)

Séminaire ALHIM affiche 

Présentation livres

8 novembre 2019
Collectif Historias Desobedientes. Carolina Bartalini, Verónica Estay Stange (éd.), Escritos desobedientes. Historias de hijas, hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia, Ed. Marea, Buenos Aires, 2018
Discutantes : Natalia Molinaro (Université Paris 8) Myrna Insúa (Université Paris-Est-Créteil) En présence de Verónica Estay Stange, co-éditrice et co-auteure, membre du Collectif Historias Desobedientes
Horaire : 16h00-18h00
Lieu : Colegio de España

Séminaire ALHIM-IBERHIS-GRECUN

Diana Burgos-Vigna (Université Cergy-Pontoise), Quito et Valparaíso: de quel patrimoine parle-t-on? Construction des récits légitimes dans deux villes inscrites au Patrimoine de l’Humanité (Séance annulée)
28 février 2020
Rebeca Villalobos (Universidad Nacional Autónoma de México), Héroes nacionales y héroes regionales. La configuración simbólica del espacio y la acción políticos 
Horaire : 10h00-12h00
Lieu : Institut d’Etudes Ibériques, salle 23
12 juin 2020
Journée d’études : Incarner la Nation : pouvoir et imaginaires dans les fêtes et les carnavals d’Amérique Latine
Organisatrice : Fanny Chagnollaud (Université Paris 8), Laura Flety (Anthropologue, chercheuse associée au CREM-LESC)
Horaire : 10h00-18h00  
Lieu : Maison de la Recherche, Université Paris 8

Séminaire ALHIM-GRECUN

23 Octubre 2019
 Millaray Painemal Morales (Historienne mapuche), Las mujeres Mapuche y sus luchas y resistencias ante la criminalización y el despojo en el Chile actual
Présentation : Michèle Arrué (Université Paris 8)
Horaire : 14h30-17h00
Lieu : Bâtiment Max Weber, salle de séminaire 2, Université Paris-Nanterre
16 novembre 2019
José Del Pozo Artigas (UQAM/Université du Québec), Dictionnaire sur la dictature au Chili : enjeux et intérêt 
Horaire : 10h00-12h30
Lieu : Bâtiment Max Weber, salle de séminaire 1, Université Paris-Nanterre

Séminaire ALHIM (Amérique coloniale)

30 janvier 2020
Paco Rubio (Universidad Pablo de Olavide, Sevilla), Taller de Historia. El testimonio de las crónicas como herramienta para la praxis histórica: el caso de los Andes
Horaire : 9h30-11h30
Lieu : salle C206, Université Paris 8
Romina Zamora (Instituto Superior de Estudios Sociales/CONICET, Argentina), El sinuoso camino del constitucionalismo americano. A propósito de una experiencia constitucional provincial en 1820 (Séance annulée)

Séminaire ALHIM (axe indoamericains)

10 juin 2020
La labor de ALHIM y el pensamiento del Colectivo Ch’ixi (Bolivia)
Discutant-e-s : Natalia Molinaro (Université Paris 8) Vicente Romero (Université Paris 8)
Horaire : 15h00-17h00
Lieu : salle B106, Université Paris 8
Manuel Burga Díaz (Université Nationale Majeure de San Marcos,  directeur  Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusiòn Social–LUM, Lima, Pérou), L’Utopie andine et les peuples de l’Amazonie péruvienne (annulée)

Contact: enrique.fernandez@yahoo.fr; viromeroes@yahoo.es

« Tercer Coloquio en el País del Sauce: Orillas », Resistencia-Corriente, 5 y 6 de septiembre de 2019

« Tercer Coloquio en el País del Sauce: Orillas », Resistencia-Corrientes, 5 y 6 de septiembre de 2019

Résultat de recherche d'images pour "Tercer Coloquio en el País del Sauce: Orillas", Resistencia-Corriente, 5 y 6 de septiembre de 2019"

programa_País del Sauce

Considerando distintas perspectivas de las ciencias humanas (historia, geografía, estudios literarios, sociología, historia del arte, teoría del paisaje, etc.), queremos estimular el análisis de la percepción de las orillas/rivages. Pensamos que esta percepción, en principio sensible. debe ser comprendida a través del análisis de prácticas concretas, inscritas en el tiempo y el espacio, estudiando además los discursos o representaciones nacidos a partir de una experiencia; pero pensamos también –y sobre todo– que esta percepción debe poner en evidencia la negación o al menos la dificultad para que justamente ciertas “orillas/rivages” sean posibles o visibles.

El “giro lingüístico” ha promovido una profunda reflexión en el campo de las ciencias humanas sobre las categorías que venían definiendo cada disciplina: el lenguaje (G. Gadamer), las estructuras temporales (R. Koselleck), los tropos historiográficos y las variedades de la conciencia histórica (H. White), los discursos (J. G. A. Pocock), la memoria y el olvido (P. Ricoeur), la textualidad (R. Barthes o G. Genette), la litterarité (R. Jakobson), los regímenes de historicidad (F. Hartog). Gracias a estos estudios, los “especialistas” de las ciencias humanas han tomado conciencia de la importancia que el lenguaje, situado este último en la encrucijada entre la experiencia cotidiana y su representación, posee como categoría imprescindible para cualquier aproximación a las prácticas sociales. Con respecto a nuestro objeto de estudio, es decir el problema de precisar el término “orillas/rivages”, las proposiciones de autores como Melvin Richter, Kari Palonen o Elías Palti, entre otros, que confrontan la Begriffsgeschichte de Reinhart Koselleck [2], nos ayudan a interrogarnos sobre la utilización, los significados, las traducciones y las razones de sus declinaciones dentro de un proceso histórico de “desnaturalización”.

Toda orilla/rivage es una línea que, en una apropiación sensorial e intelectual, organiza la mirada produciendo un equilibrio inestable entre la fascinación y el miedo, entre la  seguridad y la amenaza. Toda orilla linda con el abismo, decía el poeta Juan L. Ortiz. Es también límite, borde, costa, linde, confín, contorno, arista [1]. Divide y une el mar del continente, el río de la tierra, el desierto de la selva, la llanura de la montaña. Pero divide y une también entidades no necesariamente materiales, más bien simbólicas, sociales o imaginarias. Y no es una noción que se defina habitualmente en sí misma sino por los campos que delimita o que la producen en su unión o confrontación.

Considerando propuestas epistemológicas distintas, como el estudio historiográfico de las sensibilidades de Alain Corbin en Le Territoire du vide. L’Occident et le désir du rivage, como el paisaje organizado por esos topos culturales emblemáticos que son el bosque, el agua y la roca según el desarrollo de Simon Schama en Le paysage et la mémoire, o como el conflicto entre lengua y territorio planteado por George Steiner en Extraterritorialité. Essai sur la littérature et la révolution du langage, para dar algunos ejemplos paradigmáticos, invitamos entonces a reflexionar sobre la importancia de las “orillas/rivages”, esas líneas generalmente tan poco consideradas que es necesario definir –entre la necesidad y la inconstancia, la visibilidad y la sombra–, en su firmeza pero también en su fragilidad: es el límite que separa las lenguas en el multilingüismo o la traducción (¿dónde comienza la lengua materna y termina la extranjera?), que conforma estéticas contrapuestas, que define las prácticas sociales en conflicto, el diálogo entre culturas, el encuentro o el choque de mentalidades, la tensión entre memoria y olvido. En definitiva, en las “orillas” puede pensarse la forma básica donde nace toda identidad y toda diferencia.

——————————————————————————————————————–

[1] La Begriffsgeschichte de Reinhart Koselleck constituye un hito fundador: los conceptos no tienen propiamente historia, sino que más bien son ellos mismos historia. En la medida en que articulan las experiencias de una sociedad y las cambiantes expectativas de sus miembros, los conceptos son a la vez indicadores y factores del cambio: contienen y encauzan el devenir histórico de dicha sociedad.

[2] Presentamos algunos términos, en una lista abierta, que podría completarse, pero al mismo tiempo llamamos la atención sobre la dificultad de otros como “frontera” (muy desgastado últimamente en su utilización geo-política, marcando un afuera y un adentro, una pertenencia)) o “margen” (muy cargado de connotaciones sociales e incluso morales, determinando una inclusión de una exclusión). En todo caso, cualquier término que se considere debe ser puesto en cuestión.

Jueves 5/Resistencia
10 a 10:30 hs Apertura  Salon de actos Facultad de Humanidades
Lucía Caminada Rossetti (UNNE), Sergio Delgado (Université Paris Est, Créteil-Val de Marne, París 12), Autoridades Universidad Nacional del Nordeste
10:30 a 11:30 hs Conferencia : Leonardo Senkman (Universidad Hebrea de Jerusalén) Orillas de adentro y afuera: borderlanders, lenguas transfronterizas, interculturalidad
Presenta Alexis Chausovsky (UNER)
11:30 a 13 hs
Laura V. Aguirre, Víctor Emmanuel Galeano, Teresita de Jesús Guanes García (UNNE), Orillas, límites y fluencia en el territorio poético de Alfredo Veiravé
Coordina Alejandra Mabel Liñán
14:30 A 16 hs  Mesa redonda: Las orillas de Manauta
Alfonsina Kohan (UADER), En las orillas de… la obra de Juan José Manauta
Evangelina Franzot (UNER), Las tierras blancas y la construcción de un estilo literario
Alexis Chausovsky (UNER), De orillas, niños y perros
Coordina Bruno Ragazzi (UNNE)
17 A 18 hs CECUAL CENTRO CULTURAL ALTERNATIVO
Nidia Piñeiro (UNNE), Gente del agua. Una aproximación a la cultura ribereña desde la perspectiva de los pescadores del Río Paraná
Fabían Yausáz (Instituto San José I-27), El desmadre del agua en Madariaga
Coordina Laura Aguirre (UNNE)
18 a 18:30 hs Narradoras orales independientes  
Laura Chávez, Teresa Artieda y Teresa Alarcón
19 a 20 hs Mesa de escritores  
Silvio Mattoni, Martín Kohan, Franco Rivero, Fabián Yausáz
Coordina Franco Rivero
20.30 a 22 hs Fogon de los arrieros
Presenta Lucía Caminada (UNNE)
Martín Kohan (UBA), Riachuelo
Mempo Giardinelli, Padre Rio
Mesa en torno a Juan L Ortiz.
Sergio Delgado (Université Paris Est, Créteil-Val de Marne), Las orillas de la obra de Juan L Ortiz
Silvio Mattoni (UNC/IDH CONICET), Una fábula en ruta: casi una novela de Juan L. Ortiz
Viernes 6/Corrientes
10:30 hs Museo Bonpland
Myrna Insúa (Université Paris Est, Créteil-Val de Marne, París 12), Bordes de lo Humano/inhumano, el desaparecido/aparecido: Testimoniar desde el abismo de la Esma
Coordina Enrique Fernández Domingo (Université Paris 8 Saint Denis)
11 a 11:30 hs Presentación EUDENE
Graciela Barrios Camponuovo, Carlos Quiñonez
11:30 a 13 hs
Lucía Caminada Rossetti (UNNE), Literatura impenetrable sobre el Chaco: paisajes y pasajes hostiles
Santiago Venturini (UNL), Las voces nuevas de Francia y el canto de los cinco continentes: sobre las traducciones de Juan L. Ortiz
Coordina Silvio Mattoni (UNC/IDH CONICET)
14:30 a 16 hs Conferencia: Enrique Fernández Domingo (Université Paris 8 Saint-Denis), Mirada, orillas e historicidad en Voyage sur l’Amazone de Charles-Marie de la Condamine
María Laura Salinas (UNNE/IIGHI-CONICET), Abipones y Mocobíes en las orillas. Percepciones de los jesuitas expulsos sobre las misiones del Chaco. Siglo XVIII
Coordina Mónica Szurmuk (UBA/CONICET)
16 a 17 hs  Presentación El País del Sauce
Sergio Delgado (Université Paris Est, Créteil-Val de Marne, París 12), María Elena Lothringer (UNER), Santiago Venturini (UNL)
17.30 a 19 hs Homenaje a Claudia Rosa
19 a 20 hs Conferencia Mónica Szurmuk (UBA/CONICET), Archivos hospitalarios: la escritura de Alberto Gerchunoff y Josep Sabah
Coordina Leonardo Senkman (Universidad Hebrea de Jerusalén)
20 hs Espectáculo de cierre

 

Séminaire « Mémoire et Histoire en Amérique latine, Espagne et Portugal. Du contemporain au temps présent », 2019-2020

2019-2020
SÉMINAIRE « MÉMOIRE ET HISTOIRE EN AMÉRIQUE LATINE, ESPAGNE ET PORTUGAL.
DU CONTEMPORAIN AU TEMPS PRESENT »

SÉMINAIRE IHTP (CNRS)- UNIVERSITÉ PARIS 8-EHESS

Le séminaire est organisé par :

Jordi CANAL, MCF à l’EHESS
Enrique FERNANDEZ DOMINGO, professeur à l’Université Paris 8
Frédérique LANGUE, directrice de recherche au CNRS (IHTP)
Laura REALI, MCF à l’Université Paris-Diderot
Pascale THIBAUDEAU, professeure à l’Université Paris 8

Contacts :
canal@ehess.fr
enrique.fernandez@yahoo.fr
frederique.langue@cnrs.fr
realiml@hotmail.com
pthib@wanadoo.fr


Le séminaire a lieu le 2e mercredi du mois de 17 h à 19 h EHESS (salle A04_47, 54 bd Raspail 75006 Paris) du 13 novembre 2019 au 10 juin 2020. La journée d’études doctorants – jeunes chercheurs aura lieu en juin.

La tension entre mémoires(s) et histoire(s), que certains d’entre nous ont abordée aussi bien dans leurs travaux qu’au cours de précédents séminaires, ne peut être dissocié de récents usages publics et politiques du passé. La mémoire, marqueur des sociétés démocratiques, est devenue un terme galvaudé. Reconsidérant les principaux concepts à l’œuvre afin d’appréhender le contemporain ainsi qu’un temps présent hanté par un passé tragique, épistémologiquement dépendant d’un témoignage érigé par ailleurs en exigence morale et sociale, ce séminaire à plusieurs voix s’intéressera à l’écriture de ce passé proche. Nous aborderons les modalités d’instrumentalisation du passé, de la reconfiguration des mythes fondateurs, ainsi que les « politiques publiques de l’histoire » qui tendent à s’imposer en faisant intervenir des acteurs et des médiations autres que l’historien professionnel (Espagne, Equateur, Venezuela, Mexique). Le contexte de ce retour du passé est par ailleurs et très fréquemment celui de violences extrêmes, en d’autres termes de paroxysmes. La quête d’identités collectives procèderait en ce sens d’un traumatisme fondateur.

Dépassant les frontières, le séminaire requalifiera par conséquent la notion d’échelle, particulièrement pertinente dans des mondes ibériques en proie au retour d’un passé tragique (guerres civiles, dictatures) et à la mémoire d’événements suscitant des divisions au sein même de sociétés contemporaines portées par une exigence de justice et de réparation (Espagne, pays du Cône sud) et, dans tous les cas, de reconstruction de la démocratie (individus, sociétés, nations, organismes supranationaux). Il reconsidérera l’influence sur cette écriture de l’histoire des mouvements d’idées et pratiques politiques telles que l’historiographie spécialisée les a revisités en liaison avec des problématiques actuelles (nationalismes, populismes, révolutions). Il se penchera également sur certaines sources que les humanités numériques ont rendu accessibles y compris dans le domaine de l’histoire visuelle, alors même que d’autres archives de ce présent non révolu, pour des raisons politiques/idéologiques, se ferment aux historiens. Enfin, il s’attachera au rôle et au statut des sensibilités et aux émotions dans cette histoire culturelle et politique du contemporain. Nous nous intéresserons plus particulièrement aux régimes émotionnels qui se mettent en place parallèlement aux régimes d’historicité, dans la prise en compte de ce récit par définition inachevé, marqué du sceau de l’incertitude et non exempt d’une subjectivité désormais partagée.

PROGRAMME 

13 novembre 2019

Jesús Alonso Carballes (Université de Bordeaux Montaigne), Jordi Guixé Coromines et Ricard Conesa Sánchez (Universidad de Barcelona), « Diez años de leyes y políticas de memoria (2007-2017) »

4 décembre 2019

Paula Vásquez (CNRS-CRESPPA), « Les gauches vénézuéliennes au temps du chavisme : entre l’oubli de la tradition démocratique et la justification de la violence »

8 janvier 2020

Mercedes Yusta (Université Paris 8), « Communistes vs. féministes? La Fédération Démocratique Internationale des Femmes au début de la Guerre froide (1945-1950) »

12 février 2020

Federico Tarragoni (Université Paris-Diderot), « Le populisme réalisé. Amérique latine, XX-XXI siècles »

11 mars 2020

Stéphane Boisard (Université Toulouse Jean Jaurés), « Engagement intellectuel et stratégies politiques chez Mario Vargas Llosa : histoire et mémoire à travers la relecture des penseurs du néobéralisme »

22 avril 2020

Romain Robinet (Université d’Angers), « Le Parti révolutionnaire institutionnel au Mexique : un objet historique non identifié (années 1950-1960)? »

13 mai 2020

Julie Lavielle (Institut des Sciences sociales du Politique – ISP), « Les violentologues colombiens: entre mémoire historique, mémoires communes et histoire »

27 mai 2020

Hernán Venegas Valdebenito (USACH, Chili), « Refugio, exilio e inmigración. El cine documental chileno frente a un nuevo y viejo dilema »

10 juin 2020

Journée d’études doctorants jeunes chercheurs

APPEL A COMMUNICATION Colloque International « La fabrique du patrimoine immatériel en Europe et en Amérique », Université de Bretagne Occidentale (Brest), 15-17 mai 2019

University of Western Brittany - Wikipedia

APPEL A COMMUNICATION
Colloque International « La fabrique du patrimoine immatériel en Europe et en Amérique »
Université de Bretagne Occidentale (Brest), 15-17 mai 2019

Le texte de la Convention pour la sauvegarde du patrimoine culturel immatériel approuvé en 2003 par l’UNESCO définit celui-ci comme « les pratiques, représentations, expressions, connaissances et savoirfaire – ainsi que les instruments, objets, artefacts et espaces culturels qui leur sont associés – que les communautés, les groupes et, le cas échéant, les individus reconnaissent comme faisant partie de leur patrimoine culturel. Ce patrimoine culturel immatériel, transmis de génération en génération, est recréé en permanence par les communautés et groupes en fonction de leur milieu, de leur interaction avec la nature et de leur histoire, et leur procure un sentiment d’identité et de continuité, contribuant ainsi à promouvoir le respect de la diversité culturelle et la créativité humaine ». Ce même texte précise que ce patrimoine culturel immatériel « se manifeste notamment dans les domaines suivants : (a) les traditions et expressions orales, y compris la langue comme vecteur du patrimoine culturel immatériel ; (b) les arts du spectacle ; (c) les pratiques sociales, rituels et événements festifs ; (d) les connaissances et pratiques concernant la nature et l’univers ; (e) les savoir-faire liés à l’artisanat traditionnel ». Sans chercher à questionner ni la pertinence de cette définition ni les frontières parfois diffuses entre patrimoine matériel et immatériel, ce colloque a pour objectif de réfléchir aux processus de construction de ce patrimoine immatériel, à ses tenants et aboutissants, aux acteurs impliqués, aux buts poursuivis ainsi qu’aux risques et dangers liés à cette forme de patrimonialisation. Force est de constater que nous assistons depuis quelques années à une « mise en mémoire » de pratiques culturelles de plus en plus courante dont le but est la sauvegarde mais aussi une plus grande visibilité sociale dans des contextes (modernisation, urbanisation, globalisation, etc.) où celles-ci sont menacées ou du moins perçues comme étant en danger. Cette inflation mémorielle et patrimoniale à laquelle nous assistons serait en quelque sorte le résultat d’un combat pour préserver ces pratiques culturelles. Ce colloque cherche à inscrire l’analyse du patrimoine immatériel dans un continuum qui intègre les processus de construction identitaire, la volonté de « mise en mémoire » de certaines pratiques et éléments culturels avec lesquels un groupe s’identifie en tant que groupe (ce qui implique la sélection de certains éléments et la mise à l’écart d’autres), puis le recours à la patrimonialisation de cet « héritage culturel » considéré comme une richesse commune à préserver ainsi qu’un élément central de l’identité. D’entre tous les acteurs concernés par des processus de patrimonialisation, le colloque propose un recentrage sur trois groupes, à savoir : les populations immigrées (voire émigrées), les populations autochtones (amérindiens répartis sur tout le continent) et les habitants de régions où les revendications identitaires sont particulièrement fortes (Québec, Bretagne, Pays Basque, etc.). Le choix de ces trois groupes nous permettra de réaliser une mise en perspective sur les processus et les mécanismes adoptés au sein de chaque groupe, afin de dégager des particularités ou des points de rencontre. Il s’agira de comprendre la place que ces pratiques « patrimonialisatrices » occupent dans la construction de l’identité mais aussi dans leur besoin de reconnaissance et/ou légitimité en tant que collectif. La patrimonialisation du tango né des populations immigrantes installées à Buenos Aires, de la capoeira issue des populations afro-brésiliennes, de la Pirekua des communautés autochtones de l’état mexicain de Michoacán pour le continent américain, et du fest-noz breton, des polyphonies corses (cantù in paghjhella) où du flamenco andalou pour le continent européen sont autant d’exemples de l’importance que ces différents groupes octroient aux processus de patrimonialisation. Dans cette perspective qui allie les notions d’identité, mémoire et patrimoine, un premier angle d’approche privilégié est celui de la « fabrique » du patrimoine immatériel, c’est-à-dire, l’analyse des processus à partir desquels certains collectifs sélectionnent ou font émerger des objets, des savoirs ou savoir-faire et/ou pratiques culturelles dans un but de patrimonialisation ou d’institutionnalisation : quels sont les critères retenus ? Quel est le moment choisi pour cette demande ? Quels sont les acteurs impliqués? Quels sont les formes choisies pour cette patrimonialisation (musée, demande de reconnaissance auprès d’organismes publiques nationaux et/ou supranationaux, expériences informelles hors circuits UNESCO, etc.) ? Le colloque s’intéressera aussi bien aux initiatives conçues et menées par les populations qu’à celles envisagées et déployées par les instances publiques (régionales, nationales, ou supra voire transnationales), comme c’est par exemple le cas des différents musées des migrations ou ceux concernant les populations autochtones. Quelle est le but de cette transformation du patrimoine d’un groupe minoritaire en patrimoine « national » puis patrimoine de l’humanité ? Quels sont les usages publics de ces pratiques « patrimonialisées » ? Comment cette « mise en patrimoine » est perçue par les groupes concernés ? Un dernier angle d’approche privilégié sera l’analyse du rôle de la notion de danger dans les processus de patrimonialisation et ses conséquences. Quelles sont les stratégies déployées pour faire face à la très forte vulnérabilité de ces cultures immatérielles, orales pour la plupart d’entre elles ? Quelles sont les actions mises en place par l’ensemble des acteurs concernés pour les « protéger » des « dangers » liés à la globalisation, l’urbanisation, le tourisme, les transformations de la vie contemporaine, la technologie, etc.? Comment se positionnent-ils quand le patrimoine immatériel devient une simple attraction touristique ou un produit commercial? Est-il possible de faire en sorte que ce même patrimoine garde son dynamisme et sa capacité à évoluer et éviter de le « fossiliser » ou de le considérer comme un élément exotique du passé ? D’un point de vue méthodologique, l’approche proposée par le colloque sera avant tout pluri et interdisciplinaire ; tous les points de vue seront les bienvenus, qu’ils aient trait avec l’histoire, la sociologie, l’anthropologie, la géographie, l’urbanisme, l’architecture, l’histoire de l’art, les sciences de la nature et de l’environnement, le droit, la narratologie, etc. Les analyses pourront adopter une perspective diachronique aussi bien que synchronique et également miser sur la comparaison entre plusieurs processus de patrimonialisation.

Les propositions (en anglais, en français, en portugais ou en espagnol) devront comporter le nom et le prénom, le titre, un résumé de la communication d’environ 300-500 mots et une brève notice biographique. Elles devront être envoyées avant le 15 décembre 2018. Elles seront à adresser conjointement aux organisatrices du colloque :

Edna Hernández González: Edna.Hernandez@univ-brest.fr

María José Fernández Vicente: fernandezv@univ-brest.fr

La réponse du comité scientifique sera envoyée aux intervenant.e.s avant le 15 janvier 2019.

Comité scientifique: Catherine Conan (Université de Bretagne Occidentale), Eliane Elmaleh (Le Mans Université), María José Fernández Vicente (Université de Bretagne Occidentale), Edna Hernández González (Université de Bretagne Occidentale), Marcelo Carlos Huernos (Universidad Nacional de Buenos Aires), Daniel Le Couédic (Université de Bretagne Occidentale), Anne Le Guellec (Université de Bretagne Occidentale), María Estela Mansur (Universidad Nacional de Tierra del Fuego), Guy Mercier (Université Laval), Marie-Christine Michaud (Université Bretagne Sud), Silvia Nemer (Fundação Casa de Rui Barbosa), Jimena Obregon (Université de Rennes 2), Miguel Olmos Aguilera (Colegio de la Frontera Norte), Marie Laure Poulot (Université de Cergy Pontoise), Sylvie Pédron-Colombani (Université Paris Nanterre), Lionel Prigent (Université de Bretagne Occidentale), Aurelio Sánchez Suárez (Universidad de Yucatan), Jean-Marc Serme (Université de Bretagne Occidentale), Sheri Shuck-Hall (Christopher Newport University).

CONVOCATORIA
Coloquio internacional « La fábrica del patrimonio inmaterial en Europa y América »
Universidad de Bretaña Occidental (Brest), 15-17 de mayo 2019

El texto de la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial aprobado en 2003 por la UNESCO definía este patrimonio como « los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas – junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes – que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana ». Este mismo texto precisa que este patrimonio cultural inmaterial « se manifiesta en particular en los ámbitos siguientes: (a) tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; (b) artes del espectáculo; (c) usos sociales, rituales y actos festivos; (d) conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; (e) técnicas artesanales tradicionales ». Dejando de lado las cuestiones relativas a la pertinencia o no de esta definición o a las fronteras a menudo difusas entre patrimonio material e inmaterial, este coloquio tiene como objetivo reflexionar sobre los procesos de construcción de este patrimonio inmaterial, sus pormenores, los agentes en él implicados, los objetivos perseguidos, así como los riesgos y peligros derivados de esta forma de patrimonialización. Resulta evidente que desde hace unos años asistimos a una corriente cada vez importante de memorialización de las prácticas culturales cuyo objetivo es su salvaguardia, pero también una mayor visibilidad social en contextos (modernización, urbanización, globalización, etc.) en los que estas se ven amenazadas o al menos se perciben en situación de peligro. Esta inflación memorial y patrimonial a la que asistimos vendría a ser el resultado de un combate destinado a preservar estas prácticas culturales. Este coloquio trata de inscribir el análisis del patrimonio inmaterial en un continuum que integra los procesos de construcción identitaria, la voluntad de grabar en la memoria aquellas prácticas y elementos culturales con los que un grupo se identifica en tanto que grupo (lo cual implica seleccionar determinados elementos y descartar otros), así como el recurso a la patrimonialización de esta « herencia cultural » que se considera tanto una riqueza común que hay que preservar como un elemento central de la identidad. Del conjunto de agentes implicados en los procesos de patrimonialización, el coloquio propone centrarse en tres grupos, a saber: las poblaciones inmigradas (así como los emigrantes), las poblaciones autóctonas (los amerindios repartidos por todo el continente) y los habitantes de regiones caracterizadas por sus marcadas reivindicaciones identitarias (Quebec, Bretaña, País Vasco, etc.). La elección de estos tres grupos nos permitirá focalizarnos en los procesos y mecanismos adoptados por todos y cada uno de ellos con el fin de extraer las especificidades y las convergencias. Se tratará con ello de entender el lugar que estas prácticas de patrimonialización ocupan en la construcción de la identidad, pero también en su necesidad de reconocimiento y/o legitimada como grupo. La patrimonialización del tango, cuyo origen se encuentra en las poblaciones inmigrantes instaladas en Buenos Aires, de la capoeira nacida de las poblaciones afrobrasileñas, de la pirekua propia de las comunidades autóctonas del estado mexicano de Michoacán etc. para el continente americano; del fest-noz bretón, de las polifonías corsas (cantù in paghjhella) o del flamenco andaluz por citar algunos casos vinculados al continente europeo, son algunos de los ejemplos de la importancia que estos diferentes grupos otorgan al proceso de patrimonialización. Desde esta perspectiva que alía las nociones de identidad, memoria y patrimonio, uno de los enfoques que se privilegiarán será el de la « fábrica » del patrimonio inmaterial, esto es, el análisis de los procesos a partir de los cuales algunos grupos seleccionan o sacan a la luz objetos, saber o saber-hacer y/o prácticas culturales con fines de patrimonialización o institucionalización: ¿qué criterios se tienen en cuenta? ¿Qué momento se elije para llevar a cabo la demanda? ¿Cuáles son los agentes implicados? ¿Cuáles son las formas de patrimonialización elegidas (museo, demanda de reconocimiento ante organismo públicos nacionales o supranacionales, experiencias informales exteriores a los circuitos de la UNESCO, etc.)? El coloquio se interesará tanto por las iniciativas concebidas e impulsadas por las poblaciones como por aquellas ideadas y emprendidas por los poderes públicos (regionales, nacionales, o supra e incluso transnacionales) como es el caso de los diferentes museos de las migraciones o aquellos relativos a las poblaciones autóctonas. ¿Qué objetivos se persiguen con la transformación del patrimonio de un grupo minoritario en patrimonio « nacional » e incluso patrimonio de la humanidad? ¿Cuáles son los usos públicos de estas prácticas « patrimonializadas » ? ¿Cómo perciben este proceso los grupos concernidos? Un último enfoque que se privilegiará será el análisis del papel de la noción de peligro en los procesos de patrimonialización y sus consecuencias. ¿Cuáles son las estrategias utilizadas para hacer frente a la importante vulnerabilidad de estas culturas inmateriales, orales en su mayor parte? ¿Cuáles son las acciones puestas en marcha por el conjunto de agentes implicados para « protegerlas » de los « peligros » vinculados a la globalización, la urbanización, el turismo, las transformaciones de la vida contemporánea, la tecnología, etc.? ¿Qué actitud toman estos cuando el patrimonio inmaterial se convierte en una mera atracción turística o un producto comercial? ¿Es posible conseguir que ese mismo patrimonio mantenga su dinamismo y su capacidad para evolucionar evitando así « fosilización » o el hecho de ser considerado como un elemento exótico del pasado? Desde un punto de vista metodológico, el enfoque propuesto por el coloquio será ante todo pluri e interdisciplinar; se aceptarán todos los puntos de vista, tanto los que se apoyen en la disciplina histórica como en la sociología, la antropología, la geografía, el urbanismo, la arquitectura, la historia del arte, las ciencias naturales y el medio ambiente, el derecho, la narratología, etc. Los análisis podrán adoptar una perspectiva tanto diacrónica como sincrónica y podrán también abordar la comparación entre varios procesos de patrimonialización.

Las propuestas (en inglés, francés, portugués o español) incluirán : nombre y apellidos del autor, título, resumen de 300-500 palabras y un currículo abreviado.

Los resúmenes deberán ser enviados, antes del 15 de diciembre 2018, a las organizadoras del coloquio :

Edna Hernández González: Edna.Hernandez@univ-brest.fr

María José Fernández Vicente: fernandezv@univ-brest.fr

La respuesta del comité científico se enviará a los participantes antes del 15 de enero de 2019.

Comité científico:Catherine Conan (Université de Bretagne Occidentale), Eliane Elmaleh (Le Mans Université), María José Fernández Vicente (Université de Bretagne Occidentale), Edna Hernández González (Université de Bretagne Occidentale), Marcelo Carlos Huernos (Universidad Nacional de Buenos Aires), Daniel Le Couédic (Université de Bretagne Occidentale), Anne Le Guellec (Université de Bretagne Occidentale), María Estela Mansur (Universidad Nacional de Tierra del Fuego), Guy Mercier (Université Laval), Marie-Christine Michaud (Université Bretagne Sud), Silvia Nemer (Fundação Casa de Rui Barbosa), Jimena Obregon (Université de Rennes 2), Miguel Olmos Aguilera (Colegio de la Frontera Norte), Marie Laure Poulot (Université de Cergy Pontoise), Sylvie Pédron-Colombani (Université Paris Nanterre), Lionel Prigent (Université de Bretagne Occidentale), Aurelio Sánchez Suárez (Universidad de Yucatan), Jean-Marc Serme (Université de Bretagne Occidentale), Sheri Shuck-Hall (Christopher Newport University).

« Sobre la educación » y « Cuba durante la crisis el COVID-19 ». Artículos de Felipe de J. Pérez Cruz y María Isabel Bardina Torres

Cuba: Un Primero de Mayo en tiempos de Covid-19.  A veinte años del concepto fidelista de Revolución

Felipe de J. Pérez Cruz

La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) llamó el 24 de abril a conmemorar el 1ro. de Mayo, en el escenario nuestros hogares, convertidos en bastiones de la batalla contra la pandemia del COVID-19. La convocatoria se realizó bajo la advocación de los ciento cincuenta años del nacimiento de Vladimir Ilich Lenin, genial, conductor de la Gran Revolución de Octubre. Este año por demás arribanos a los veinte años de la formulación por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, del concepto de Revolución, que nuestro líder realizara en el acto por el 1ro de mayo del año 2000.

El trabajo de elaboración por Fidel de la categoría Revolución, se puede encontrar desde sus primeros documentos y discursos políticos. Es un resultado precisamente de su praxis martiana y leninista. Tuvo su primera concreción teórico-movilizadora en “La Historia me absolverá”, alegato frente a sus acusadores por los actos de rebelión del 26 de julio de 1953. El documento reescrito desde la cárcel, se convirtió en el programa de la Revolución Cubana, y acompañó y direccionó la estrategia revolucionaria durante la Guerra de Liberación (1955-1958) y en el primer lustro del tránsito socialista, luego de la victoria del 1ro. de enero de 1959. El concepto que el Comandante nos legó en el 2000, por su plenitud teórica e impronta para la acción, resultó ser su más esencial testamento político filosófico:

“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo” (1).

Pienso que bajo la impronta leninista que acercó la convocatoria del 1ro de Mayo, resulta un buen ejercicio retomar el concepto fidelista, para pensar sobre lo que hoy ocurre en nuestro país. Hace 103 años, en los avatares de febrero-marzo de 1917, Lenin alertaba de la necesidad que tienen los partidos revolucionarios de reaccionar con rapidez, y habituarse a la nueva situación “cuando la historia da un viraje brusco” (2), so pena de quedar rezagados, y vencidos por los propios acontecimientos.

Mayo en batalla contra la COVID-19

La convocatoria que libró la CTC, como documento en la historia (3), nos brinda una información primaria de la situación laboral: Resaltó la labor de los médicos médicas, enfermeros y enfermeras, y de de todo el personal de la salud, héroes de primera línea en el heroísmo cotidiano,  que nos regalamos y multiplicamos los cubanos y cubanas, para vencer al virus que intenta robarnos la vida y la alegría.

El documento de la CTC permite abrir el conjunto social que hoy participa en la batalla contra el COVID-19 en el país. Entre quienes honran la conmemoración, merecen reconocimiento especial, los científicos y trabajadores del complejo tecnológico-productivo del polo de la biotecnología, la producción de vacunas y otros medicamentos.  Los obreros que continúan dando vitalidad a la economía y a los programas de desarrollo, los que laboran en la zafra azucarera, la producción agropecuaria y de alimentos, transportistas, portuarios, constructores –de viviendas-. los fabricantes de productos de aseo, de generación de energía y comunicaciones, así como los trabajadores del comercio y la gastronomía, juntos a los obreros de comunales que garantizan la higiene en nuestras comunidades (4). También resulta encomiable la contribución del sector no estatal, de los campesinos, cooperativistas y trabajadores por cuenta propia y productores privados, que complementan la oferta de producciones y servicios. Los trabajadores sociales junto a las organizaciones revolucionarias de los barrios, hacen realidad la voluntad de que ningún cubano o cubana quede desprotegido.

El 1ro. de Mayo llegó en medio de un movimiento artístico y comunicacional, que ha hecho del aporte creativo, la sensibilidad, la belleza y la información oportuna y veraz, un valioso baluarte de resistencia cultural, disfrute estético y compromiso político. Se subraya la dedicación de maestros, profesores y metodólogos del Ministerio de Educación, en alianza con la televisión y la familia cubana, hacen posible una oferta pedagógica en casa, para nuestros niños, niñas y adolescentes.

La próxima generación laboral, acompaña a las actuales generaciones, en las tareas de  pesquisaje de la enfermedad, el apoyo en las residencias universitarias convertidas en centros de atención a pobladores en vigilancia epidemiológica, en los proyectos de investigación-producción, el desarrollo de aplicaciones y la labor en redes.  Ya hay varios contingentes de jóvenes movilizados a las tareas de la agricultura y la producción de alimentos.

Los combatientes de la Policía Nacional Revolucionaría y de otras líneas de trabajo del Ministerio del Interior, de las fuerzas de prevención y tropas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los profesionales de la Fiscalía y los Tribunales, garantizan que la voluntad y los derechos de las mayorías, no sean puestos en riesgo, y que la propiedad del pueblo y la personal sea protegida. Soldados, sargentos y jóvenes oficiales, con sus experimentados cuadros de mando, dan la batalla contra el virus, sin descuidar la preparación para la defensa.

Las consignas propuestas

El movimiento sindical para el 1ro. de Mayo solicitó a la familia trabajadora, la mayor disciplina y auto responsabilidad social. Se trata de una segura deferencia del mundo del trabajo, con esa institución base de la socialidad socialista, que es la familia.  Fue también un llamado a su inmensa membrecía, que protegida por la Revolución trabaja en casa en tiempos de COVID-19, y recibe los beneficios de la política laboral del socialismo

A la propuesta del movimiento obrero, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, en expresión del histórico apoyo del Estado socialista a la conmemoración de los trabajadores, sumó su mensaje de compromiso patriótico. Sugirió el presidente cubano que el día 1ro, a las ocho de la mañana, en todos los hogares, se cantara al unísono el Himno Nacional. La propuesta de “Díaz-Canel adelantó una consigna precisa: “Que los trabajadores levantan y sostienen la Patria, a pesar de bloqueos, guerras y amenazas” (5).

Cada consigna debe dimanar siempre del conjunto de peculiaridades de una determinada situación política” (6), precisaba Lenin, y la propuesta del Presidente coloca en la más exacta perspectiva política, sobre la que se debe movilizar el pensamiento y la acción.

Enfrentar la COVID-19 ha situado en una nueva perspectiva la certeza de Fidel, cuando nos precisó que Revolución: “es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional”;

La clase obrera cubana, los trabajadores, campesinos, estudiantes, intelectuales, los productores y los empresarios privados de la reproducción socialista, resisten el embate de clase del imperio estadounidense, de sus aliados y lacayos externos e internos, de las fuerzas capitalistas a escala universal, con su cultura, filosofía y accionar depredatorio, ideología egoísta y cosificadora. Enfrentan a los nuevos sujetos capitalistas que se han reconfigurado a escala social nacional, a los elementos desclasados y corruptos, la delincuencia, la burocracia paralizadora, la gerencia inepta, viciada y/o corrompida, y la polarización contrarrevolucionaria de estos sujetos.

Las poderosas fuerzas externas que enfrentamos.

En el mundo se redobla la condena contra el bloqueo, con toda su criminalidad, en momentos en que Donald J. Trump, el fascista que está en la Casa Blanca, cada día más aislado, persiste en el afán de provocar y agredir.

Las afectaciones del bloqueo al sector de la salud entre abril de 2018 y marzo de 2019, provocaron pérdidas por más de 104 millones de dólares. Ahora mismo, nos impiden la compra en Estados Unidos o a sus filiales en otros países, de ventiladores e demás insumos para el enfrentar la epidemia. Esta política se realiza a pesar de que, según la letra del Reglamento de Control de Activos de Cuba, de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), se nos pueden otorgar licencias generales para transacciones y reexportación desde un tercer país, de medicamentos y dispositivos sanitarios, e incluso realizar inversiones en hospitales de la Isla. Pero el gobierno del señor Trump no otorga las licencias. Ni siquiera donaciones de terceros, pueden trasladarse hasta Cuba en transportes estadounidenses.

El bloqueo comercial, financiero y tecnológico es una política de genocidio. Actúa contra toda la nación enrareciendo la vida y el funcionamiento del país, más allá de la afectación propiamente económica. Se siente hoy el golpe brutal del bloqueo contra la Educación Superior, sin posibilidad de hacer llegar por red, la atención docente a los estudiantes universitarios.

La lucha contra la COVID-19, ratifica que la colaboración internacional de la cual Cuba es un indiscutible actor mundial, es el vehículo por excelencia, para promover la solución de problemas y amenazas globales. Y precisamente hacia este escenario se ha recrudecido también el ataque del imperio. A la campaña contra la presencia de los médicos y el personal de salud cubana en el mundo, se añade en tiempos de pandemia, el afán de minimizar el aporte de los medicamentos cubanos, en especial el interferón recombinante, el ALFA 2B utilizado ya en 45 países.

El Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) informaron que Cuba estaba excluida de la “ayuda” para  controlar la propagación de la epidemia, que iba a otorgar el imperio a un grupo de países. A la par estas agencias federales, no cejan en promover y organizar operaciones de subversión, y ataque político.

El bloque acrecentado, y la labor de subversión no agotan la criminalidad imperial. Han aumentado los peligros de una agresión armada.

El presidente Trump, carente de experiencia política y militar, parece darles a los generales del Departamento de Defensa, una relevante participación en sus decisiones.  En el 2019, les aprobó el mayor presupuesto de gastos militares, ascendente a 732 mil millones de dólares, lo que incrementó en un 5,3 % el fondo asignado en el año 2018.

La actuación internacional del Pentágono, evidencia un reemplazo real del Departamento de Estado en su papel en la política exterior del imperio (7). Hoy los altos mandos militares ejercen la función de procónsules, con la encomienda de llevar adelante la antigua diplomacia de las cañoneras, tal como se constata en nuestra región, con las coordinaciones realizadas por altos mandos estadounidenses en Brasil y Colombia, con el propósito de agredir a la república venezolana.

Falta de creatividad y rebosante de grosera prepotencia, con total desprecio por el derecho internacional, la actual administración estadounidense, repiten el esquema previo a la invasión de Panamá en diciembre de 1989. Mienten y acusan al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela de vinculación con el narcotráfico, y juzgan como reo en un tribunal estadounidense al presidente Nicolás Maduro Moro y le han puesto precio a su captura. En tanto el Gobierno cubano es tan cercano al venezolano, la lógica canalla afirma que “de seguro” debe conocer y apoyar el ilícito, y también le acusan como cómplice.

La garantía de nuestra defensa está en la capacidad que hemos desarrollado para resistir y vencer una invasión imperialista, y pasa también por fortalecer el frente regional y mundial antimperialista, con el propósito de parar la agresión contra Venezuela, y frenar las acciones imperiales en el Medio Oriente y en otros escenarios internacionales.

Los retos cubanos no solo están en el marco de diferendo histórico de la nación, con quienes desde hace 200 años intentan someternos. En tiempos de COVID-19 no han cedido las pandemias de la depredación del medio ambiente, la miseria y el hambre, que reducen la vida y asesinan a millones de seres humanos. Se sabe que una vez se logre controlar el virus, la desaceleración y crisis económica, el desempleo y la miseria, castigaran con particular fuerza a los pueblos de Sur subdesarrollado.  Cuba no va a estar exenta de esta situación, aunque lo que hoy adelantamos, nos da la seguridad de que estaremos en mejores condiciones para hacer frente a la adversidad.

Las poderosas fuerzas internas que enfrentamos

Del 2000 a la fecha, hemos avanzado. Con Fidel en vida, creamos las condiciones de programa, continuidad y relevo que hoy, puestas a prueba, nos ratifican las certidumbres que tenemos. La estrategia de victoria construida en el VI (2011) y VII (2016) Congreso del Partido Comunista de Cuba, y la validez estratégica y práctico transformadora de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, se percibe ahora más que nunca, en toda su certeza:

Hay que producir el alimento de los cubanos dentro de Cuba y garantizar soberanía alimentaria, liberar de trabas las fuerzas productivas internas, la iniciativa personal y colectiva, dar la batalla por la calidad y la competitividad, continuar desarrollando los sectores económicos de punta y a la par, disminuir gastos por importaciones, diversificar y crear nuevos renglones exportables,  y avanzar en el cambio en la matriz energética. En el tema monetario, cada vez que nos acercamos a poner fin al lastre de la doble moneda, las circunstancias adversas se concitan. La empresa socialista es la columna vertebral del sistema productivo cubano, pero no logramos hacer que se generalice su existir eficiente. En el orden social, la continuidad de la política de atención a las familias, jubilados y sectores más vulnerables precisa de mayores recursos, y el país sufre de limitaciones.

La batalla político-ideológica, precisa de perfeccionar el programa de objetivos que se aprobó en la Conferencia Nacional de Partido (2012), con el propósito de fortalecer el sistema político, la solidaridad y el hacer socialista y anticapitalista. Están en  curso las batallas políticas contra el burocratismo y la burocracia; la negligencia, el acomodamiento y aburguesamiento de los cuadros, el rebrote de la ideología y la filosofía individualista y consumista; la necesidad de fortalecer la moralidad martiana y fidelista, y el valor del trabajo; la búsqueda del mejor equilibrio entre centralización y descentralización; la modernización y adecuación del sistema de organizaciones revolucionarias, su dinamización y ampliación;  la renovación de la relación dirigentes dirigidos frente al relevo generacional en la dirección del Partido y el Estado; y el fortalecimiento del poder popular, la democratización y el Estado de derecho socialista. Estos frentes de lucha política e ideológico cultural, han ocupado el hacer del movimiento revolucionario en la última década. El proceso masivo de consulta y aprobación, y la proclamación el 24 de febrero  del 2019, de la nueva constitución socialista, marca un hito.

Los avances sostenidos determinan la cualidad del tiempo histórico transcurrido, pero ello no significa que los ritmos de los acontecimientos sean idénticos, ni que dejen de existir asuntos que no han adelantado, insuficiencias y errores que persisten, y peor, que se metamorfosean en las cambiantes relaciones, para mantener su existencia patógena, casi siempre inmoral y contrarrevolucionaria. A estas circunstancias sumó lo excepcional y complejo de la llegada y lucha contra la pandemia.

Ninguno de los problemas fundamentales que tenemos, se pueden resolver en los 45-50 días, que han transcurrido, para la colocación del país en el escenario de la batalla contra el nuevo corona virus. Quienes dudan, y se oponen  desde izquierdas y derechas, los que tienen objeciones dentro de la propia Revolución, tienen para su vocación crítica un nuevo entramado de complejidades.

Lo  que sí dicen los hechos, con su probatoria objetiva, es que nadie se ha amilanado, y que la tozudez en la esperanza, que caracteriza a los comunistas y al pueblo patriota, a la inmensa mayoría de los cubanos y cubanas, se mantiene.

El contradictorio social

En tiempos difíciles,  los problemas acumulados pesan, y Cuba no es una excepción. Pero lo que prevalece hoy por hoy,  adelanta y vence. La gestión económica, social y política  está centrada en defensa de la vida del pueblo, praxis que ineludiblemente incluye, solventar no poco de lo que hasta ahora a escala de eficiencia productiva, gubernamental y social no hemos podido solucionar.

Que cooperativas y empresas socialistas en el agro y la industria alimentaria, encuentren el camino de la productividad y la eficiencia resulta una buena noticia. Que no pocos centrales rompan los ciclos de improductividad, que siga la pelea por producir, ahorrar y sustituir importaciones, aún en estas circunstancias de peligro para la vida de quienes están a pie del surco y la fábrica, son banderas genuinas para un 1ro de Mayo.  A su vez transcurren nuevos procesos que ya marcan tendencia, que merecen la reflexión propositiva y su promoción para la educación revolucionaria.

En estos días de heroísmo cotidiano, asistimos a un relanzamiento de la alianza obrero-campesina, con la recuperación de su esencia revolucionaria: No se murió en la Sierra y en la clandestinidad, ni en Girón, Bolivia, Angola, para que los campesinos redimidos, se convirtieran en propietarios adinerados, en tiempos en que los trabajadores resistían el peso de las dificultades del derrumbe soviético, y la redoblada agresión imperialista. Ni se otorgaron tierras en usufructo ya avanzado el período especial, para que nacieran nuevos ricos. El agro da hoy una respuesta protectora, que sostiene la resistencia: La de los que pelean contra el virus en las instituciones de salud, y la que llega a las familias.  Y la prensa y televisión están  dando testimonio, de cuanto trabajo honrado y solidaridad, anida en nuestros campos, en el corazón del campesinado y los cooperativistas agropecuarios.  Y en un 1ro. de Mayo socialista esta debe ser una bandera.,

Que numerosos campesinos, cooperativistas y empresarios privados -que  eufemísticamente seguimos llamando trabajadores por cuenta propia- del sector productivo y de servicios, estén comprometidos con nuestro proyecto humanista, y hoy emulen en iniciativas para apoyar gratuitamente, con productos y bienes  la lucha contra el COVID-19, resulta un hecho de significación: Dice que lo que sembraron Fidel y la generación histórica, está ahí presente, resistiendo y ganándole la partida al mercado, la acumulación burguesa y el individualismo.

En presencia del mercado y de las diferencias entre cubanos que acceden a productos-mercancías, que otros no pueden pagar,  la labor que se realiza para la protección de las familias y personas más vulnerables, constituye uno de esos acontecimientos maravillosos de la Revolución Cubana, que por cotidianos, muchas veces no valoramos en su trascendencia. En medio de esta epidemia, cientos de ancianos reciben en sus casas cada día, el almuerzo y la comida, alimentación que incluye no menos de cuatro productos, y en ellos siempre un aporte proteico en pollo, carne o pescado. Y el costo de cada envío es de 1:00 CUP.  Sin embargo, hasta ahora no existía una conciencia colectiva que asumiera que políticas como esta peligran, sino resolvemos males mayores

La televisión mostró el operativo policial, en un centro de elaboración de alimentos para ancianos en la Habana Vieja, donde se robaban los alimentos, para venderlos a los especuladores. Y por ahí si va, lo que tiene que acompañar  la política social,  la política económica y la política-política revolucionaria.

La emergencia de la lucha contra la epidemia, en su gravedad, ha adelantado  en el combate contra el llamado mercado negro, el robo,  la malversación, y la indisciplina económica. El cambio comienza a verse en el descubrimiento de los ilícitos, la eficacia de los operativos y la consecuente penalización. El Estado gana eficiencia, pero lo cualitativamente decisivo, lo que puede indicar el inicio del fin de la permisibilidad, está en la participación popular, en la vigilancia y la intransigencia frente a corruptos, ladrones, malversadores, acaparadores, revendedores y demás delincuentes.

Desde el primer momento, en estos días de epidemia, se explicó por el Partido y las autoridades, que ni un millón de policías serían capaces de dar disciplina y respuesta frente a la ilegalidad y la corrupción, si el pueblo no cuida y exige, y lo importante es que ese mensaje llegó a las masas. Y la población en la calle está muy exigente contra lo mal hecho.

La batalla que ahora reverdece contra el delito económico, es expresión en su desenvolvimiento, y más en esencia, de la concatenación dialéctica de la lucha de clases en la Cuba de hoy. La malversación y el robo de los recursos del Estado, el acaparamiento, la reventa de sobreprecio y la explotación de la necesidad popular, son excresencias, que no solo afectan la vida y economía del país y la familiar, a la par corroen los valores socialistas, alejan la esperanza, y oscurecen el día a día de la resistencia frente a la criminalidad del bloqueo. Si no vencemos estos males, nos vencen. Si no les derrotamos, le damos el espacio al imperio: Que precisamente trabaja para acrecentar las dificultades materiales y las necesidades no resueltas, sembrar el desasosiego y la rendición.

Un hecho social total

La pandemia que trascurre no es sólo una crisis sanitaria. Es –como afirma Ignacio Ramonet – lo que las ciencias sociales califican de “hecho social total”, en el sentido de que convulsiona el conjunto de las relaciones sociales, y conmociona a la totalidad de los actores, de las instituciones y de los valores (8).  La compleja situación que atraviesa la sociedad global, va  hacer que muchas personas reflexionen sobre el mundo que viven, y su lugar y responsabilidad. En Cuba, ya lo percibimos.

La extrema peligrosidad humana que encierra la pandemia, en las circunstancias de la agudeza de la lucha de clases en la sociedad cubana, y en su complejo entorno,  ha multiplicado la idiosincrasia rebelde y valerosa de los cubanos y cubanas, y crece la trascendencia del factor socio moral. La siembra de humanismo martiano y socialista, ha sido decisiva:   “defender valores humanistas en los que se cree al precio de cualquier sacrificio”, definió Fidel. Y hemos visto y sentido en estos días, la modestia, el desinterés, altruismo, la solidaridad y heroísmo; que existe y crece en el pueblo cubano, en sus profesionales y trabajadores, en los jóvenes.

Nuevos rostros, comparten con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, y sus compañeros de la generación histórica, la responsabilidad de encabezar la Revolución, de luchar con audacia, inteligencia y realismo… por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que –se comprende, son– la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo. Y una situación tan difícil como la que vivimos, su gestión responsable y certera,  ha ratificado la confianza y apoyo popular en el nuevo liderazgo de continuidad.

El pueblo martiano, el de los agradecidos, se siente protagonista, apoya y participa de la batalla contra el COVID-19. El sujeto social revolucionario cubano  siente que está en plena lucha de clases. Lo están los cubanos y cubanas que arrebatan  vidas a la enfermedad, los obreros, trabajadores y jóvenes, activos en la vitalidad productiva, en los servicios y la vigilancia epidemiológica.  Así lo expresan los jóvenes soldados, sargentos y las generaciones de oficiales, que en estos días han sido entrevistados, en plena preparación combativa. El curso de los acontecimientos, deja la huella además, de cómo muchos cubanos perciben ahora, con más madures y compromiso, las urgencia e importancias que se alinean para los próximos combates.

Nos sorprenderemos con lo que está incubándose en los hogares, en las familias que en estos días de convivencia protectora, se auto premian con los cariños y las historias de abuelos y padres combatientes, en las batallas de la zafra y la guerra, de la paz y la dignidad. Aflora en estos días la familia mambisa que heredamos, la que se creció en el período especial.  Hemos puesto en acción una familia y sociedad educadora, patriótica, cualificada, cultural y tecnológicamente, que posee un nivel escolar promedio  de 11-12 grados, con un graduado universitario cada once cubanos. Ciudadanos informados, ya muchísimos conectados desde sus casas, que escuchan y ven lo que ocurre en el mundo y en Cuba, y sacan sus propias conclusiones.

El pensar sobre lo que hoy ocurre en nuestro país alrededor del 1ro de Mayo, nos acerca a un balance primario, que nos permite vislumbrar desde las actuales cursos de acción, retos y problemáticas abiertas, lo que realmente crece desde la profundidad del tejido social, cultural y político cubano. Acredito que se anuncia una nueva forja histórica, en nuestro ya medio milenio de resistencias, luchas y emancipaciones.

Notas:

1) Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado en la Tribuna Abierta de la Juventud, los Estudiantes y los Trabajadores por el Día Internacional de los Trabajadores, en la Plaza de la Revolución, el 1ro de Mayo del 2000, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f010500e.html.

2) Vladimir Ilich Lenin: “Sobre la propaganda”. En: http://revolucionbolchevique.blogspot.com/2009/07/ proposito-de-las-consignas-lenin.html

3) Convocatoria por la celebración del Primero de Mayo, La Habana, 30 mar (AIN) http://www.acn.cu/sociedad/8362-convocatoria-por-la-celebracion-del-primero-de-mayo

4) Thalía Fuentes Puebla: Lanzan convocatoria al Primero de Mayo: Celebrar la fecha con entusiasmo desde los hogares, Cuba debate, 22 abril 2020, http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/04/22/lanzan-convocatoria-al-primero-de-mayo-celebrar-la-fecha-con-entusiasmo-desde-los-hogares/#.XqqcqLgSjRs.

5) Miguel Díaz-Canel Bermúdez: La casa será la Plaza, afirma Díaz-Canel. Trabajadores. La Habana, Publicado el 24 abril, 2020, http://www.trabajadores.cu/20200424/la-casa-sera-la-plaza-afirma-diaz-canel/

6) Vladimir Ilich Lenin: Ob. Cit.

7) Arthur González: Quién sostiene a Donald Trump en el poder, Cubainformaciñón tv, 30/04/2020, https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200430/85927/85927-quien-sostiene-a-donald-trump-en-el-poder

8) Ignacio Ramonet: Especial de Ignacio Ramonet: Ante lo desconocido… La pandemia y el sistema-mundo. Cubadebate, 24.4.2020, http://www.cubadebate.cu/especiales/2020/04/25/especial-de-ignacio-ramonet-ante-lo-desconocido-la-pandemia-y-el-sistema-mundo/#.Xqn7obgSjRs

Cartas de abril para una amiga estadounidense

Felipe de J. Pérez Cruz

Susan, gracias por tus deseos e interés (1). En Cuba todo marcha dentro de la excepcional circunstancia que vivimos. Este pequeño inmenso país, está acostumbrado a crecerse frente a las adversidades, las acechanzas y los retos. Tu cariño Susan,  de conocer “cómo estamos”, que de seguro es la de otros entrañables amigos,  me compromete

Como ya te conté, con la universidad cerrada, trabajo en casa, adelanto las labores de planificación y  la redacción de los materiales del Proyecto que coordino. Salgo poco, en cumplimiento de las medidas de aislamiento social. Por las mañanas, a las once,  escucho la conferencia que ofrece el Ministerio de Salud Pública, conducida por un sabio y carismático director de epidemiología. Luego en la tarde, el Programa de la Mesa Redonda, nos está regalando una estupenda panorámica. Leo y me mantengo al tanto de lo que ocurre por la prensa, la televisión y las redes sociales. Intercambio con amigos y colegas que no dejamos de comunicarnos. Pero nada sustituye el seguir el pulso de la vida en mi  barrio habanero: Lo siento a diario en sus muchas bellezas y bondades, y en sus imperfecciones perfectibles, me llega a la puerta de la casa, lo veo y escucho transcurrir desde mis ventanas, converso con los vecinos…

Contarte lo que por acá ocurre, me resulta una tarea linda, que asumo como encargo de responsabilidad  y solidaridad.  Esta última semana, trataré de enviarte, todos los días, alguna faceta de esta Cuba que tanto amamos. Espero por favor, recibir tus comentarios, y los temas que más te interesen, para entre los dos,  avanzar nuestro intercambio.

Carta primera: La estadística del socialismo cubano

Frente al caos que vives en Nueva York, lo primero que en Cuba se siente y se ve, es la organización y ocupación gubernamental para que la gente sobreviva, para que los enfermos se salven:

Transcurre la fase o etapa de la epidemia que se conoce como de transmisión local, que se tipifica cuando ocurren eventos de contagio, limitados a conglomerados pequeños en barrios y consejos, donde la investigación de los epidemiólogos no encuentra una fuente externa de contaminación.

La atención tecnológica a la pandemia es rigurosa. Los números exactos los brinda el Ministerio de Salud Pública todos los días en esa conferencia de mañana que te mencioné. Ya transcurrido más de un mes de iniciada la pandemia en Cuba estamos cerca de los 1900 enfermos de COVID-19. El sistema cubano tiene varios niveles de cuidado. No solo se atienden a los enfermos confirmados: 1) Unas 5500 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud, por diversas razones de riesgo. 2) Alrededor de 3 500 pacientes se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínico epidemiológica, por razones de sospechas, la mayoría con síntomas asociados  al COVID-19. 3) Hay más de 32 mil personas a las que se les han realizado los exámenes diagnósticos. Desafortunadamente 49 enfermos habían fallecido hasta el día 24 de abril

Todo en salud como conoces es gratuito, con la mayor calidad de los recursos, con la profesionalidad y el amor infinitos de nuestros médicos y médicas, enfermeras y enfermeros, y el numeroso personal de aseguramiento científico-tecnológico y de servicios, que garantiza el funcionamiento de los hospitales, policlínicos y los grupos de salud hasta el nivel barrial. Este personal multiplicado con cientos de jóvenes estudiantes de medicina y de otras carreras universitarias –más de 37 mil-, que actualizan el pesquisaje y la atención de la población casa por casa diariamente: visita que lleva a los hogares además, la valentía, alegría, belleza y confianza de nuestra juventud. Todos los profesionales, trabajadores, estudiantes y activistas, que laboran contra la enfermedad, lo hacen voluntariamente.

Merecen felicitación también los trabajadores de comercio y servicio, bodegueros, panaderos, carniceros, vendedores de  productos del agro y demás proveedores estatales y privados. El tamalero que pasa frente a la puerta de mi casa cada día, ahora muy protegido con nasabuco y guantes, y siempre haciendo gala de higiene y cortesía, es la mejor imagen que tengo de esos cubanos y cubanas que no se amilanan.

Sin dudas los médicos, enfermeros y el personal, que todos los días atienden a los sospechosos y enfermos, resultan ser, en el ejército de héroes y heroínas anónimos que trabajan contra la enfermedad, los más admirados. Estos combatientes por la vida, que junto con la responsabilidad de sus pacientes, cumplen rigurosos protocolos de bioseguridad que los auto protegen, han asumido una rotación que ya es en sí motivo de respeto: 1) Durante quince-catorce días –llegan  veintiuno en el caso de varios servicios- los que están en los centros con los sospechosos y en los centros de enfermos, permanecen junto a estas personas, aislados con sus pacientes, 2) transcurrida ese período, rotan con otro equipo que los sustituye, y se someten a aislamiento y vigilancia, como posibles sospechosos, pasados catorce días, que coinciden con el ciclo de manifestación del virus, una vez seguros de que no son enfermos y por tanto portadores, 3) van a compartir con sus familias por similar período de tiempo, para estar listos a repetir de nuevo el ciclo!!

Los eventos de transmisión local –39 con fecha 24 de abril-, se están tratando con cuarentenas muy organizadas, y con todos los recursos de salud y atención a la población afectada. El país se prepara para el momento de detección de la mayor infestación, que se prevé será en las próximas tres semanas, pues se están multiplicando los pesquisajes masivos, sobre todo en búsqueda de los enfermos asintomáticos –que en Cuba están en un 40% de los enfermos detectados en las últimas semanas-, y son los que más trasmiten el virus, porque ni ellos mismos se dan cuenta. El país se prepara para la etapa endémica, cuando se espera que  la enfermedad se manifieste a nivel comunitario, en casi todo el territorio.

En previsión del aumento de casos, se disponen de los recursos y medicamentos necesarios, para poder tratar a los pacientes en el escenario más crítico que pueda darse. Se ha incrementado el número de camas de hospitalización y en terapia intensiva, a la vez suman nuevos laboratorios para procesar más muestras de detección de la enfermedad, y se sigue preparando al personal de la salud, sobre todo a los intensivistas, para un mayor respaldo de especialistas

En Cuba, el número de enfermos que llega a grave o crítico es la mitad, en comparación con los indicadores a nivel internacional. Tenemos un bajo índice de letalidad vista en la estadística regional y mundial,  pero los enfermos que hemos perdido duelen mucho, y esa es la gran insatisfacción del sistema de salud-ciencia, que no descansa en la búsqueda de las mejores curas para salvar a cada paciente en peligro. La estadística del socialismo cubano define que para cada familia afectada, su familiar hospitalizado hace el 100%.

Ya casi el 30% de los enfermos han retornado a sus casas curados, y cada día serán más los que logren sus altas médicas.

Querida amiga,  cuídate,

Cariños

  • Susan Metz es neoyorkina, orgullosa ciudadana de Brooklyn, maestra jubilada, cooperativista ecológica, de extensa actividad solidaria con Cuba, fundadora en nuestro país del Teatro Playback.

Carta segunda: La apuesta a la ciencia

Susan, la apuesta a la inteligencia y el conocimiento en Cuba, es un asunto de máxima prioridad, y en estos días tal decisión  resulta decisiva.

En el sector de la salud, Cuba que cuenta con 95 000 médicos y 84 000 enfermeras. El país dispone de un médico por cada 9 habitantes. La profesionalidad y resultados de esta inteligencia se constatan en los indicadores del país. Dos de estos indicadores resumen: Una tasa de mortalidad infantil de 4,9 por mil nacidos vivos, y la esperanza de vida de 78.45 años, índices ambos de un país desarrollado, superiores a los del imperio del Norte, a pesar del bloqueo que nos ha impuesto durante seis décadas.

Tremendo lo que ocurre en nuestros centros científicos, del polo dedicado la biotecnología, la búsqueda de vacunas y nuevos medicamentos. Yo que me creía medianamente bien informado en los temas de ciencia, me he quedado asombrado. El interferón recombinante, el ALFA 2B,  molécula que marca el desarrollo de la biotecnología cubana, ha ratificado su potencialidad en el tratamiento de los enfermos de COVID-19. Y hoy esta maravilla de la ciencia cubana, es acompañada por otros 24 productos desarrollados y hechos en el país, que están protocolizados para la lucha contra la pandemia,  y se trabaja en  varios más, incluidas vacunas genéricas para fortalecer el sistema inmunológico innato (que cambian el enfoque de la respuesta epidemiológica existente) y específicamente vacunas contra este virus.

En la coordinación para lucha contra el COVID-19 se ha incorporado diversas  disciplinas. La Psicología, la informática, la modelación matemática… El acompañamiento psicológico para sobrellevar el distanciamiento social,  para atender a los sujetos de varias generaciones que conviven en la familia y ahora comparten el mismo espacio durante muchas horas diarias, la prevención de patologías, son campos que atienden los psicólogos, en charlas por la radio, la  televisión y en atenciones personalizadas por teléfono. La Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), un pesquisador virtual, de conjunto con los ministerios de Salud Pública y de Comunicaciones. Se realiza el diseño de un diagnosticador serológico, para medir la presencia de anticuerpos, utilizando el Sistema Ultra Micro Analítico (SUMA), que posibilitaría masificar la pesquisa, y la búsqueda de casos positivos en la población,  y permitirá disponer de métodos de diagnóstico propios con una mayor validez. El trabajo de modelaje matemático ha permitido contar con un importante instrumento para la toma de decisiones y el análisis diario, a partir del pronóstico que se ha hecho del comportamiento de la enfermedad. La integración de las ciencias demuestra su fortaleza,

La ciencia cubana garantiza soberanía y abre caminos, no solo para estar mejor preparados para enfrentar la pandemia a partir de recursos y tecnologías propias, sino que está forjando una base sólida, para enfrentar en el futuro eventos de este tipo y similares con más eficiencia.

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, su previsión como creador del sistema de ciencia, del frente de la biotecnología, en medio de los años más complejos del período especial, de la industria farmacéutica y el complejo de ciencia, docencia y producción de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), ha estado una y otra vez en memoria e inobjetable  presencia.

Si nos llena de satisfacciones un sistema de ciencia-producción a favor de la vida, también se significa, el esfuerzo por dar continuidad a la formación escolar de las nuevas generaciones. Resultóa encomiable la labor del Ministerio de Educación, en alianza con la televisión y la gran familia educadora cubana, para brindar una respuesta educativa a los niños, niñas y adolescentes en sus casas, ante la imposibilidad de dar continuidad al curso escolar.

José Martí, en la Edad de Oro, revista que como conoces fue escrita en 1889, para los niños y niñas de América, nos insistió al narrar sobre Meñique, que el “saber vale más que la fuerza”. Y en esta batalla por la vida, la máxima martiana nos guía.

Cuídate, cariños.

Carta tercera: El prodigio de multiplicar los panes

Susan, en estos tiempos de pandemia el contraste desde Cuba, con lo que ocurre en los Estados Unidos y en el mundo del capital merece comentarse, y no solo en el área propiamente de salud y ciencia.

Vivimos en un país de plena seguridad laboral, pensado para el bien de los trabajadores. Unas 20 medidas en materia laboral, salarial y de seguridad social, se han tomado por el Gobierno ante la situación que vive el país.  Todos los trabajadores que están en ingreso domiciliario por la epidemia, reciben el 100% de sus salarios. Más de medio millón están a salario completo con trabajo a distancia y teletrabajo en casa. Los interruptos al 100% del salario el primer mes y al 60% los meses subsiguientes, recolocándose ya más del 42% de estos en la producción y los servicios vacantes, para que contribuyan a la economía y a la vez no se afecten salarialmente. Las madres con niños en edad escolar, con similar trato salarial especial, para que puedan atender a sus nenes en casa. No se han olvidado los dueños de negocios privados, inmediatamente se les congelaron los impuestos, y sus trabajadores y ellos mismos si lo necesitan, pueden solicitar la protección de la seguridad social.

La situación de la economía familiar sigue siendo difícil, pero el prodigio de la multiplicación de los panes que cuenta la Biblia, ocurre en Cuba todos los días.

El tema alimentario se está sobrellevando con el apoyo del gobierno y la labor destacada de campesinos, cooperativistas y trabajadores de las industrias procesadoras. La columna vertebral de la alimentación popular, son los productos que se subvencionan de la canasta familiar normada (por la libreta): Arroz, frijoles, grasa, viandas (papa y plátano sobre todo), huevos, pollo (carne de res para niños, ancianos y quienes tienen dietas aseguradas por razones de salud) azúcar, sal, café, a los precios baratísimos que subvenciona el Estado. En las ventas directas a la población del sector privado y cooperativo los precios no han subido, hay una prohibición especial para que ello no ocurra.

Se han incorporado a la libreta, para evitar colas (filas) y acaparamientos en los centros comerciales de venta liberada en CUC, los productos de aseo, y otros como el pollo, que se vendían en estas tiendas. Claro que el tema del dinero afecta a unas personas sobre otras, pero es una forma de que llegue a más ciudadanos. Por ejemplo el pollo normado por la libreta para mi familia, que llega puntualmente todos los meses, más una cuota extra que se acaba de dar en estos días, nos cuesta 5.00 CUP, y este otro pollo que ahora se adiciona procedente del comercio en CUC, la misma cantidad cuesta 70.00 CUP, que ya sabes es la moneda que se equipara por unidad a unos 1.20 dólares. Las  familias más vulnerables no pueden pagar el precio de ese alimento adicional, pero hay muchas más, que sin esa decisión de reparto  por libreta, no lo compraríamos nunca, porque no podemos hacer esas grandes colas, ni queríamos arriesgarnos de salud para ir a las aglomeraciones que se producían.

Casi cinco mil trabajadores sociales han seguido en labor, en función de atender los núcleos familiares más vulnerables. Para el  martes 14 de abril, habían sido visitadas en sus casas el 91% de las familias acogidas a la seguridad social, que no son solo las de bajos ingresos, sino también aquellas que tienen mujeres embarazadas, personas con discapacidad, desajustes intrafamiliares y conductas de riesgo social. A su vez, el 90% de los adultos mayores, han recibido visitas de los trabajadores sociales. La decisión de apoyo se hace efectiva en cuidados personalizados, estipendios y dietas alimenticias. Se mantiene incrementado,  el servicio diario de comedores barriales para  ancianos y casos sociales, y en estos momentos, en numerosas localidades, voluntarios y voluntarias de la Federación de Mujeres Cubanas y los Comités de Defensa de la Revolución, les llevan hasta la puerta de la casa los alimentos ya elaborados.

Ni que contarte que se mantiene lo que conoces: con la leche asegurada para TODOS los niños y niñas menores de 7 años, para dietas y ancianos… Un pan de 80 gramos a 0.5 CUP todos los días por la libreta -–llueva o truene-, para los más de 11 millones de pobladores. Panes y dulces los puedes comprar al costo de 1.00 CUP, quizás los productos de panadería más baratos que se vendan en el mundo!

La prensa mercenaria se regodea en las dificultades y carencias que tenemos, insiste en mentir sobre el poder adquisitivo de los salarios en Cuba, tratando de equiparar  y confundir con la relación  de 24-25 CUP por CUC-dólar de las casas de cambio… Pero nunca publicitan cuantos ceros después del punto de centavo de dólar, cuesta en la Isla esa leche para niños y ancianos o el pan que se subvenciona para las mayorías.

Aquí se asumen las políticas de cobertura total de salud, protección laboral, alimentación popular y seguridad social, como lo normal: “Lo que nos toca y corresponde”!. Sé que no pocos de mis compatriotas, en estos días repiensan el privilegio de vivir en Cuba.

Mi agradecimiento  y orgullo por los médicos, la ciencia y los científicos, por los miles de protagonistas  anónimos de esta batalla por la vida, los comparto con lo que hacen y logran los hombres y mujeres que lideran nuestro Gobierno. Estos cubanos y cubanas laboran sin descanso, con la responsabilidad y el peso del país  sobre sus hombros. Dan vitalidad a una economía cercada, agredida, sin flujos de financiamiento externos -para Cuba no hay Fondo Monetario Internacional (FMI), ni Banco Mundial (BM) o Interamericano (BID), que nos otorgue crédito alguno-, que paga las cuentas de ahora mismo, una a una, con dinero “constante y sonante”, dinero que para colmo es perseguido y criminalizado y recursos que adquirimos encarecidos, por la persecución del bloqueo.  La batalla logística y organizativa que lideran nuestros gobernantes, acompaña el heroísmo cotidiano. Tenemos la dirección del relevo y la continuidad fidelista que nos merecemos por historia, y por presente.

Querida amiga, sigue cuidándote. Aquí nos cuidan, nos cuidamos y seguimos adelante,

Cariños

Carta cuarta: De la mayoría y la minoría

Querida amiga Susan, ayer me pasé el día en la Universidad, además del trabajo y estudio en casa, los profesores y estudiantes  universitarios que no participamos directamente en las tareas de apoyo a la salud pública, nos turnamos en guardias, para proteger y mantener la vitalidad de los bienes colectivos. Hoy en la mañana me tocó a la puerta una joven del barrio, activista de salud, que me dio la primera dosis de Prevengovir, un nuevo medicamento homeopático  preventivo, con el que se protegerá  a toda la población, aunque no esté enferma.

La población ha ganado mucho en la percepción del peligro, la inmensa mayoría está en casa, los que salen al trabajo o a comprar alimentos, lo hacen con todas las medidas de protección. En los centros de trabajo y establecimientos comerciales hay estrictos protocoles de desinfección.

La información, se amplia y recrea dando a conocer lo que ocurre y se multiplica en la profundidad del tejido social. Se comparte videos de cómo se preparan los deportistas clasificados para la olimpiada pospuesta, qué hacen y qué nos recomiendan las figuras  más representativas del arte, la cultura y la ciencia, junto a lo que piensa y produce la inteligencia y sensibilidad colectiva de una nación que resiste, se cuida y distancia físicamente, pero encuentra mil maneras e iniciativas hermosas para abrazarse. Es el video arte de los profesionales que regalan sus conciertos, y los vídeos-testimonio de los niños peloteros y artistas, los dibujos, cartas y las competencias de humanidades desabordados en cariños. En los barrios esa filosofía de la resistencia, ahora revestida de responsabilidad, no pierde el optimismo, y te la encuentras en los amigos que te comunican, en carteles y banderas que se están colocando en puertas y ventanas, en los vecinos que “sueltan”  un aviso o un comentario de casa a casa.

Muy lindo el apoyo popular a todas las medidas, a las 9:00 pm todas las noches, el pueblo agradecido  desde sus puertas y balcones aplaude a médicos y demás héroes cotidianos de esta batalla

Vivir y sentir esta Cuba de emociones resulta indescriptible.

Pero en la hora actual, el enfrentamiento a la enfermedad no solo lo deciden las mayorías conscientes de su deber. Hay un esfuerzo notable para exigir disciplina social a quienes no cumplen y hacen peligrar la salud de sus personas, familiares y  colectivos.

La realidad de la pervivencia en zonas de la sociedad, de la incultura de la irresponsabilidad y el egoísmo, nos reta en estos momentos. Hay ciudadanos y ciudadanas que en estos tiempos difíciles, no entienden su auto responsabilidad social, y propagan la enfermedad al incumplir las normas de aislamiento establecidas: hacen fiestas, se reúnen en grupos, consumen bebidas alcohólicas en la vía pública, ocultan datos de síntomas de la enfermedad, burlan medidas sanitarias, incluso, individuos que sabiéndose sospechosos de la enfermedad, deciden irse de un hospital donde estaban en observación epidemiológica. Además se combate a los que intentan lucrar, malversar  y robar al pueblo.

Contra esa minoría de infractores se está actuando con mucha energía por parte de la policía, la fiscalía y los tribunales, dentro del Estado de derecho que nos hemos otorgado. Nuestra policía y las unidades de protección y tropas de las FAR, que están apoyando el cumplimiento de la legalidad, la  responsabilidad ciudadana y la paz social, jóvenes en su inmensa mayoría, en contacto múltiple con la población, completan el contingente de héroes en la lucha contra el COVID-19. Gozan del apoyo, la simpatía y la colaboración de la ciudadanía.

Desde el primer momento se explicó por las autoridades, que ni un millón de policías serían capaces de dar disciplina, si el pueblo no cuida y exige, y lo importante es que ese mensaje llegó a las masas. Y la población en la calle está muy exigente contra lo mal hecho, ni siquiera puedes ir a comprar el pan,  a una cuadra de tu casa sin nasabuco (sin tapaboca), porque en el camino hay diez vecinos que te recriminan y exigen que te lo pongas. Los casos de operativos policiales contra acaparadores, revendedores, especuladores y corruptos, se informan y dan a conocer con vídeo por la televisión, y en todos, el punto inicial ha sido la denuncia de la población, que no acepta que se les maltrate y despoje.

La necesidad de educar  y  adecuar  conductas, en el ejercicio de auto responsabilidad, presenta otros retos. De más urgente atención, es  el incremento de la demanda eléctrica en el sector residencial, provocado por las altas temperaturas y la presencia de mayor cantidad de personas en las viviendas. Esta situación ha ocasionado el colapso de algunas subestaciones en los horarios pico –de 11:00am a 1:00pm y de 6:00 a 8:00pm- cuando es mayor la demanda,  con la consecuente falta de fluido eléctrico. El trabajo para solucionar averías e interrupciones ha sido intenso. En el sector estatal productivo se han tomado medidas de reacomodo de las cargas de consumo y  ahorro. Pero se precisa el incremento de una conciencia de ahorro en las casas, y el desplazamiento de  tareas hogareñas con equipos eléctricos, hacia las horas de menor consumo

Susan el tesoro político moral que nos legó José Martí, una y otra vez nos da pistas imprescindibles.  A su visión profundamente humana nada le fue ajeno. Te comparto, lo que escribió en Patria, el 14 de abril de 1894: “A su pueblo se ha de ajustar todo partido público, y no es la política más, o no ha de ser, que el arte de guiar, con sacrificio propio los factores diversos u opuestos de un país… Hay que deponer mucho, que atar mucho, que sacrificar mucho, que apearse de la fantasía, que echar pie a tierra con la patria revuelta, alzando por el cuello a los pecadores… hay que sacar de lo profundo las virtudes…”.

Querida amiga, sigue con todas las precauciones que has tomado,

Cariños

Carta quinta: La información

Susan, nuestra prensa realiza todos los días una labor preciosa.

La información veraz y oportuna cumple una misión fundamental: Da confianza y seguridad; como sabes en este país para el que quiera hacerlo, le será siempre muy difícil esconder algo,  pues hay mil canales de información pueblo a pueblo que lo desmentirían, y  la exactitud de lo que dicen las autoridades y los medios, es comprobada enseguida por miles de personas. Ese saberse seguro y bien informado es un privilegio más, que suma la Revolución.

La información sobre los logros de la ciencia,  explicada a la población por  los propios científicos, que sin proponérselo han hecho gala de compromiso y modestia,  ha calado muy intensamente en la confianza ciudadana, y a la vez, produce un legítimo orgullo por la obra de la Revolución.

La seriedad e importancia de la información que se realiza en la conferencia de las once de la mañana por el Ministerio de Salud Pública, y los paneles del programa Mesa Redonda al final de la tarde, mantienen las más altas audiencias, aunque en esos horarios existen otras ofertas de programas musicales, dramáticos, películas y series. Te cuento que uno de mis vecinos  ha decido mantenerse conectado permanentemente con la programación de la radio y los “paquetes” de televisión de Miami, y por la estrecha colindancia  -no porque hayan decidido molestarme-, a mi casa llega lo que se hace y dice en tan pésima oferta… pero estas personas día a día, cambian su  canal gusano a la hora exacta de no se perderse la conferencia de las once, ni la Mesa Redonda.

Por su prestigio y calidad, nuestra información sobre el COVID-19 se sigue hoy por las agencias de prensa y las televisoras internacionales.  Telesur hace un pase directo en la mañana, y como muchas otras redacciones, incorporan la información cubana en varios de sus noticieros y programas sobre la pandemia.

Nuestra información  modela la responsabilidad y modestia que caracteriza la labor de enfrentamiento a la COVID-19 que realiza el país. Hay datos cubanos que ni se mencionan, porque lo que hacemos no lo utilizamos ni siquiera, para evidenciar las mentiras que se venden contra Cuba.

Frente a los conflictos que desde hace semanas existen en la población penal mundial, por el hacinamiento, y  la deficiente atención contra la enfermedad que los castiga, nuestra verdad se mantuvo reservada. Recién el día 23, ante una pregunta en la conferencia diaria que realiza el Ministerio de Salud Pública, se informó que en ningún establecimiento penitenciario cubano hemos tenido eventos vinculados a la pandemia, incluso que no existen en estas instalaciones ni sospechosos ni enfermos. En esas instalaciones se han implementado los protocolos de seguridad para evitar el contagio, y hay un seguimiento sistemático de la salud de los funcionarios, trabajadores y penados. Todos los reclusos en Cuba han sido tratados con Prevengovir, el nuevo medicamento homeopático  preventivo.

Cada día en los partes médicos que se ofrecen, conocemos de los esfuerzos para sanar, que se comparten en las instalaciones médicas cubanas, entre ellas los hospitales militares. Me permito, a riesgo de molestar la humildad de los jefes y combatientes de los servicios médicos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), comentarte que desde el primer momento de enfrentamiento a la pandemia, todos los hospitales  militares del país, se colocaron a disposición de la atención a la población afectada. No he conocido que algo parecido haya ocurrido en ningún país del mundo el capital.

No he encontrado noticias sobre algún  hospital de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN),  que se haya puesto a disposición de la lucha contra la pandemia. Un estudio reciente, realizado por Carlota García Encina, investigadora principal, del español Real Instituto Elcano, permite llegar a la conclusión de que el pacto militarista, hasta ahora solo se ha preocupado por proteger sus fuerzas vivas, ha hecho muy poco, y sobre todo está muy lejos de tener una percepción geoestratégica sobre peligro que encierra la pandemia.

Susan, aún en la abismal diferencia de naturalezas, entre unas fuerzas armadas populares y revolucionarias como las cubanas, y los ejércitos imperiales, la insensibilidad que predomina es bochornosa. Y para no variar, el imperio de Norteamérica se lleva las palmas de la desvergüenza

Me indignó la desatención y manipulación del gobierno de Trump hacia los neoyorkinos. Primero con los servicios médicos colapsados y la falta de apoyo federal, y después a inicios de mes,  la operación propagandística que organizaron con el USNS Comfort: Los grades despliegues noticiosos y las fotos del majestuoso buque-hospital de la Marina de Guerra, entrando en las aguas de Nueva York, con sus “mil camas disponibles”, seguidos de la politiquería, el  titubeo y la restricción del señor Presidente y la cúpula militar, para autorizar  que la totalidad de los recursos médicos del navío, se pusiera realmente a disposición de los centenares de enfermos de COVID-19  , y de las autoridades de salud de la ciudad. “El gran buque hospital en Nueva York: mucho ruido, pocos pacientes”, fue el titular de un periódico nada de izquierda como el madrileño El País.

El señor Emperador, venía del feo conflicto con el comandante del portaviones estadounidense USS Theodore Roosevelt, Brett Crozier, removido del cargo, después que denunciara en una carta la despreocupación de la Marina,  frente a un brote de COVID-19  a bordo de la nave, con 5 mil tripulantes. La evacuación tardía en el USS Theodore Roosevelt, de un marino muerto y otros 585 infestados –el propio ex comandante Crozier lo está-, dan la medida de la indolencia oficial, hasta dentro de sus propias fuerzas armadas. Se explica por qué en los Estados Unidos  hoy por hoy, está el epicentro de la pandemia.

Querida amiga, coincido con tu preocupación sobre el tema medio ambiental en tiempos de COVID-19. Mañana te comentaré, cuídate.

Cariños

Carta sexta: Una especie que está en riesgo de desaparecer

Susan, coincido con tu preocupación por este mundo tan herido por la depredación capitalista, tan necesitado de amor y protección, de colaboración y amistad.

Sentí un dolor profundo –también una ira inmensa-, al ver cómo era devorada por el  fuego parte de la Amazonia, ante la indiferencia del Presidente-capitán Jair  Bolsonaro, en incendios provocados por la irresponsabilidad y los intereses expoliadores. Esa maravilla natural de verdes y azules, de olores a monte virgen, de pureza en aguas y oxigeno, donde pervive buena parte de la biodiversidad del planeta, habitada por descendientes directos de nuestros primeros descubridores, cuando la conocí me llenó los sentidos y la conciencia de su protección para toda mi vida. Esos sentimientos me envuelven,   multiplicados, en estas semanas.

Brasil, seguido por Perú, Chile y Ecuador, tiene hoy las mayores poblaciones de enfermos y muertos en la región por la COVID-19, y en medio tal infortunio de pueblos, están en peligro amigos y camaradas entrañables, sus familias,  realizaciones, proyectos e ilusiones,  compartidas.

Al fascista Bolsonaro, heredero directo del golpe de Estado de la derecha parlamentaria contra la Presidenta Dilma Rousseff, no le interesan los cientos de muertos que acumula el COVID-19 en su país, ni la vergüenza de llevar la delantera, en las estadísticas regionales de la enfermedad-epidemia. Émulo desembozado del Emperador Donald J. Trump, cumplió servil la orden de amo: Decenas de municipios brasileños, quedaron desprotegidos en salud, al secundar la campaña anticubana orquestada por la administración imperial, contra la colaboración médica internacional de nuestro país. Razón de sinrazón y bochorno, la salida de los médicos cubanos de Brasil la comparte el lacayo brasileño, con los golpistas que desgobiernan  Bolivia, y con el ecuatoriano Lenin Moreno, el Presidente traidor al proyecto emancipador que le había otorgado su confianza.

A  3400 metros sobre el nivel del mar, en el Cumbemayo de Cajamarca, “pegado al cielo”,  mis camaradas del Perú me regalaron la inmensidad hermosa de los Andes, y las huellas tangibles de la asombrosa ingeniería preincaica; hoy me escriben desde Lima, Trujillo, Chiclayo, compartiendo sus tensiones, frente a una enfermedad mortal, que se añade a la endémica pobreza provocada por sucesivos gobiernos corruptos.

Desde Ecuador, me impactaron los vídeos que proyectaron las redes y televisoras, con  sus ciudadanos muriendo en las calles de Guayaquil, ciudad bella, joya marina del Guayas, cuya parte “popular” –esa donde vimos caer los cuerpos enfermos-, es tan parecida en su arquitectura al Cerro y Centro Habana. A su gente la  disfruté por habanera, inteligente, alegre, linda, y criollísima…. Y verla ahora con tanto sufrimiento…

La “democracia” de carabineros represores, de presidente Sebastián Piñera en Chile, se muestra incapaz de detener la pandemia. El narco-Estado colombiano, encabezado por un ser anodino de nombre Iván Duque, en vez de tomar medidas efectivas contra la COVID-19, cuan cipayo del imperio del Norte redobla los tambores de la guerra, en la preparada agresión militar contra Venezuela, mientras, permite que se violen los acuerdos de paz, y crezcan junto con los muertos por la epidemia, los asesinatos de ex guerrilleros y activistas sociales a manos del terrorismo paramilitar.

Me duele Nuestra América, y cuanto sufren los pueblos de esta región.  Beijing, Paris, Londres, Berlín, Roma, Tokio, Sídney, Calcuta, Luanda… los sures y los nortes se han desbordado de enfermos, en 182 países, con una cifra que crece, de dos millones y medio de personas infestadas,  cercanos ya de los 200 mil fallecidos,… Se trata de un cuadro-mundo de catástrofe que resulta imposible soslayar. Que nos intenta robar la alegría de vivir, y evidencia el riesgo a que se expone la humanidad dividida por intereses egoístas.

En estas semanas el capital se ha organizado  y protege a los ricos frente al peligro: Cada vez más, los enfermos y muertos por COVID-19 fijan las líneas de la pobreza. Controlada la pandemia en China, la mayoría de los muertos coinciden con  indígenas, mestizos, y negros, mujeres y ancianos desprotegidos, refugiados, indigentes, homeless -sin techos- y desempleados. Esta realidad añadirá más odio, más racismo, más exclusión, más violencia.

Te copio por su actualidad, las palabras de Fidel en la llamada Cumbre de la Tierra, en el Río de Janeiro de 1992: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”, predijo el Comandante: “Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo”. Este mensaje cobra cada día mayor trascendencia.

Como sabes, la declaración del Comandante hizo mención a una vocación de internacionalismo y colaboración solidaria que la Revolución consolidó  Los esfuerzos a favor del pueblo cubano, los compartimos con la patria-humanidad: Según datos de José Luis Rodríguez, destacado académico cubano, ex ministro de Economía-, a partir del envió de una brigada médica para ayudar a las víctimas del terremoto que azotó Chile en 1960, hasta el pasado año 2019, más de 600 000 médicos y especialistas de la salud, han colaborado en 160 naciones, mayormente de forma gratuita. De esa cifra en  2020 permanecen  trabajando 37 472 especialistas en 67 países. Los resultados de toda esta colaboración se expresan en la realización de más de 1 940 millones de consultas médicas y más de 14 millones 119 operaciones quirúrgicas, que han salvado la vida a millones de personas.

A la labor asistencial,  se añade el aporte en la formación del personal médico por parte de especialistas cubanos. Entre 1976 y el 2005 Cuba fundó diez escuelas de medicina, especialmente en África. Más la creación en La Habana de la Escuela Latinoamericana de Medicina en 1999, que ha graduado –junto a otras universidades- 36 962 médicos de 149 países. Desde el  2012 se desarrolla el Programa de Formación de Médicos venezolanos que está entre los proyectos de mayor envergadura.

En estos momentos más de 1200 médicos y especialistas, en hasta ahora 21 brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, se han sumado a la batalla contra la COVID-19, en una veintena países. Cuba intercambia información y comparte experiencias con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OMS) y la comunidad científica y médica internacional. Recibimos también la solidaridad material de la República Popular China, la Federación Rusa, Vietnam, la OPS, de agencias de la Organización  de la Naciones Unidos (ONU), y organizaciones, asociaciones y personas amigas de la más diversa geografía…

Susan, estoy convencido de que las circunstancias de COVID-19, van a compulsar una toma de conciencia mundial, un renacer y fortalecimiento de los movimientos de resistencia y lucha, y sobre los pesares, vamos a intensificar la pelea antimperialista por el planeta, la calidad de la vida y la felicidad de sus habitantes.

Con las excepciones de servilismo e incompetencia que conocemos, en el Caribe, Centro y Suramérica, los gobiernos y las fuerzas de la razón trabajan contra la pandemia. Y esta situación de excepción, tristeza y renovada esperanza enseña. Cuando los pueblos lloran a sus muertos, la injusticia siempre tiembla.

Destaca la resistencia heroica frente al imperio, del gobierno, ejército patriota y pueblo de la República Bolivariana de Venezuela. Los nicaragüenses, también bajo asedio del mismo enemigo, dan su pelea. Nuevos gobiernos a favor de las mayorías, en Argentina y México abren la esperanza. No es casual que coincidan, en una la labor muy seria para defender a sus pueblos de la COVID-19.

Hay que pensar en el mañana inmediato, y en sus futuros horizontes. Ustedes en los Estados Unidos, tienen a vista parar los planes criminales del  inquilino fascista de la Casa Blanca,  impedir que tenga otros cuatro años para desgobernar y abusar.

A la par, sin renunciar a nuestro activismo, ni dejar de hacer, adelantemos el fin de la pandemia, con la protección a nuestro entorno, con los vecinos, los compañeros, con las familias y nuestras personas.

Cuidémonos, que hay mucho por hacer

Cariños

Carta séptima: Sobre las realidades del imperio

Susan, comparto tu lucha contra el sistema del capital, y en su inmediatez, la ocupación de tus energías para impedir la continuidad en la presidencia de los Estados Unidos, del fascista Donald J. Trump, y de las fuerzas ultraconservadoras, racistas y criminales que hoy rigen los destinos del imperio.

Dentro de las fronteras de la Unión coexisten varios Estados Unidos, y yo he disfrutado de lo mejor: Hay por allá tanta gente buena y decente –incluso personas de ideas conservadoras, honestas-, con un acumulado impresionante en ciencia, tecnología, arte y cultura material… Pero aprendí con José Martí que la miopía sobre los Estados Unidos siempre será cobardía, y el callar, complicidad: El individualismo feroz, la ideología de la supremacía imperial, las múltiples discriminaciones, las excrecencias y virulencias sociales del capital, siempre están presentes, afean y mediatizan.

Tengo por el pueblo estadounidense un sentimiento de estima y a la vez de pena profunda. Cuanto de útil, cómodo y agradable, enlodado por la irracionalidad consumista, por la fatuidad del modo de vida burgués. Cuanta polaridad irracional entre macro riqueza y pobreza extrema, entre personas de bien, y seres egoístas, y peor, mayorías enajenadas, que viven como pollos en granja, comiendo el pienso que le dan, sin pensar el costo en explotación y muertes, que tienen esas barriguitas satisfecha que les llena el imperio, para llevarlos en cualquier momento al matadero, y sacrificarlos en guerras injustas.

La irresponsabilidad ignorante que le escuchamos a Trump, el pasado 25, en su rueda de prensa diaria en la Casa Blanca, en la que sugería para acabar con el nuevo corona virus, inyectar “desinfectante” en los pacientes “casi como una limpieza”, dijo; fue asumida de inmediato por más de un centenar de personas, que fueron reportadas en los hospitales con los síntomas propios de la intoxicación y el envenenamiento. Es lo uno para la otro. Con razón José Martí y Federico Engels, coincidieron en subrayar la dialéctica imprescindible entre libertad y cultura.

Recuerdo en estos momentos, a los jóvenes alegres, inteligentes –tan parecidos a los nuestros-, que he tenido en mis clases de Historia de América, en San Thomas, y de Pedagogía Comparada en Pennsylvania, Texas, El Paso, en Nueva York; de los maestros  y obreros de los sindicatos en Pittsburg y Chicago, de los hogares que me han acogido… Quiero mucho a mis compañeros y colegas estadounidenses, a ti y a tantos otros –no pocos compatriotas de la emigración-, que me han dado solidaridad, amistad, conocimientos, cariño. Soy un hombre agradecido, siempre  en deuda para hacer más, a favor de nuestra fraternidad y colaboración mutua.

Lo mejor para tu pueblo: Nada que los afecte. Sobre todo para los más necesitados, los latinos y negros discriminados. También para los nacidos en Cuba y sus descendientes… Pero ojalá este mal, esta invasión letal que les ha llegado y se multiplica por la incapacidad irresponsable del gobierno federal, con desempleo en masa, inseguridad,  pobreza económica, emergencia médica, catástrofe pública, psíquica y física, les permita a muchos repensar su lugar en el país y en el mundo.  Ojalá te permita a ti, y a los que nunca se han cansado de pelear contra el capital dentro de la mayor ciudadela del sistema mundial imperialista, avanzar en su labor pedagógica, en sus combates por un país mejor. Sabes que los admiro por esa constancia.

Cierto que las elecciones que se disputan en los Estados Unidos son importantes, y no solo para los estadounidenses. Sin embargo, para quienes estamos sujetos a los ataques y crímenes perennes del Gobierno imperialista, lo inmediato no está en las elecciones, sino en parar ahora mismo, al canalla que está en la Casa Blanca, frenar su hacer perverso y grosero contra la OMS, detener el genocidio de todos los días contra Venezuela, Irán, Siria, Cuba, las nuevas hostilidades contra Nicaragua…  hacerlo retroceder  en sus planes de bloqueo, guerra y asesinato contra nuestras naciones,

No veo que se haya podido articular aún dentro de los Estados Unidos, una oposición,  que en la oportunidad de los debates y la propaganda electorera, logre desenmascarar la política tramposa del Presidente-candidato, llevar y explicar a las masas  estadounidenses, la estrecha relación que hay entre la política exterior y la interior, entre los miles que hoy mueren en las calles y hospitales de Nueva York y otras ciudades, y los que lo harán si se consuman los planes de invasión contra Venezuela. Que haga ver cuantos menos fallecerían hoy por el virus, si en vez de hostilidad, arrogancia cruel, acusaciones y mentiras, el gobierno imperial estimulara la cooperación con China y la  OMS, si en vez de ahogarnos con el bloqueo, pudieran disponer en sus hospitales de los veinticinco fármacos que hoy Cuba produce y salvan vidas dentro y fuera de nuestras fronteras. Y tal oposición ni siquiera tiene que ser “de izquierda”, y si de racionalidad, de sensatez, de compromiso honesto con la nación estadounidense…

Como ya lo hizo en el pasado inmediato, cuando el atentado a las Torres Gemelas en septiembre del 2011, o al  ser  asolada Nueva Orleans por huracán Katrina en agosto del 2005, se que el Gobierno Revolucionario en expresión exacta del pensar  de nuestro pueblo, estaría en disposición de cooperar en estos momentos con los Estados Unidos. Precisamente el  Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, fue creado  a iniciativa de Fidel con el propósito inicial de brindar colaboración a la población de Nueva Orleans. El gobierno del país del Norte capitaneado entonces por George W. Bush, no aceptó el ofrecimiento de la colaboración cubana. Pero la brigada cumplió hasta 2019, misiones en 22 diferentes países y en el 2014-15 jugó un importante papel en el control del Ebola en África.

Henry Reeve (1850-1876) fue un joven nacido en 1850 tu querido Brooklyn, que peleó primero contra los esclavistas sureños, y murió en 1876 en combate por la independencia de Cuba. Pienso que debemos trabajar para que en el Museo de Brooklyn, junto a las joyas de la cultura estadounidense y universal que allí se atesoran, este la huella de  Henry Reeve. Te propongo trabajar para lógralo.

Para seguir en la lucha, contra los planes criminales de Trump, y hacer mucho más por la amistad y la colaboración de nuestros pueblos, debemos derrotar al COVID-19. Cuidémonos.

Cariños

Carta octava: A Martí nos debemos

Susan, abril es un mes de historia para Cuba. Hace 59 años, el 16 de abril de 1961, en vísperas de la invasión organizada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz declaró el carácter socialista de la Revolución. El 19 de abril, en 62 horas de combate fue derrotada la invasión.

Sabes que antes y después de abril de 1961 no hemos tenido paz. La CIA ha estado constante organizando el terrorismo, el espionaje y la subversión, el Pentágono actuando en la exploración del territorio, y en la preparación de posibles alternativas de golpes militares y nuevas invasiones. El Proyecto de los Archivos de Seguridad Nacional, de la Universidad Estatal George Washington, acumula en documentos oficiales desclasificados, no menos de cuarenta años de guerra encubierta contra Cuba. Ahí están los documentos, en el tercer piso del edificio que ocupa la Biblioteca.

El imperio que acusa ahora a China infundadamente, de crear el SARS-CoV-2 como un producto propio, no ha titubeado para generar en sus laboratorios de muerte, todo tipo de enfermedades con fines de guerra biológica y bacteriológica. Los cubanos y cubanas hemos sufrido esta modalidad asesina, y tenemos las evidencias de los ataques de que hemos sido víctimas.

En 1984 se le celebró juicio en  Estados Unidos a un mercenario de la CIA de origen cubano, cabecilla de la organización terrorista Omega-7, quien confesó haber ingresado en nuestro territorio “gérmenes”, como parte de la guerra biológica que el gobierno estadounidense ejecuta contra Cuba. Confirmó el criminal que en lo específico, la enfermedad del dengue hemorrágico, que ocasionó 158 muertes durante 1981, la mayoría de niños y niñas, fue introducida por orden del gobierno de Washington a través de grupos terroristas. Por esta confesión ante el Tribunal Federal de la ciudad de Nueva York, (En la página 2189, 1984. Del Expediente No. 2 FBINY 185-1009) el terrorista  Eduar­do Arocena Pérez nunca fue instruido.

Y recordemos que por entonces, el gobierno del imperio nos negó la posibilidad de adquirir de compañías estadounidenses el abate, producto químico para eliminar el mosquito Aedes aegypti, agente transmisor de la enfermedad,

No nos sorprende que similar actuación la mantengan hasta hoy, al impedir  la compra en Estados Unidos o a sus filiales en otros países,  de ventiladores e demás insumos para el enfrentamiento a la epidemia. Esta política se realiza a pesar de que, según la letra del  Reglamento de Control de Activos de Cuba, de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), se nos pueden otorgar  licencias generales para transacciones y reexportación de un tercer país de medicamentos y dispositivos sanitarios, e incluso realizar inversiones en hospitales de la isla. Pero el gobierno del señor Trump no otorga las licencias.

El Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) informaron que Cuba estaba excluida al paquete económico de 508 millones de dólares destinado a ayudar a controlar la propagación de la epidemia en 106 naciones. NI siquiera permiten que en medios de transporte estadounidenses, puedan llegar a Cuba las donaciones de materiales sanitarios que personas generosas nos han realizado. Las afectaciones del bloqueo al sector de la salud entre abril de 2018 y marzo de 2019, provocaron pérdidas por más de 104 millones de dólares.

El bloqueo comercial, financiero y tecnológico es una política de genocidio. Actúa contra toda la nación enrareciendo la vida y el funcionamiento del país, más allá de la afectación propiamente económica. Se siente hoy el golpe brutal del  bloqueo contra la Educación superior, sin posibilidad de hacer llegar por red, la atención docente a los estudiantes universitarios.

La solución de masificar la informatización de la sociedad, a través de  salas en los centros escolares y en los joven clubs de computación en los barrios, nos ha permitido paliar el boicot del Gobierno estadounidense a la entrada masiva de medios, la conectividad y ampliación del acceso a internet en el país, pero esta solución colectiva ahora nos la impide la necesidad de hacer efectivo el distanciamiento social. Ante la emergencia de cerrar las universidades, dedicamos horas a planificar y organizar la labor de continuidad de las carreras desde los hogares de nuestros profesores y estudiantes… iniciamos la experiencia  en la última semana de marzo, en la primera de abril… pero no podíamos llegar a todos y todas… No hay dudas de que continuaremos el curso en cuanto las condiciones lo permitan, con la misma responsabilidad académica, con mucho más compromiso, con nuevas experiencias sobre lo que debemos y podemos hacer mejor, porque no siempre, bien lo sabemos, el bloqueo es el único responsable.

La política martiana de ciencia, paz y colaboración internacional, la realizamos en Cuba con plena conciencia de los retos y peligros que nos acechan. En la Edad de Oro, Martí junto con su precisión de que el “saber” valía  más que “la fuerza”,  alertó sobre la necesidad de prepararse para la defensa: “”porque siempre hay gente bestial en el mundo, y porque la fuerza da salud, y porque se ha de estar pronto a pelear, para cuando un pueblo ladrón quiera venir a robarnos nuestro pueblo“.

Y  para que ningún bandido se equivoque,  por estos días la televisión cubana ha dado cuenta, de cómo aún en estas circunstancias tan complejas, nuestras Fuerzas Armadas continúan su preparación. Ha marcado la novedad en las noticias, la juventud de los protagonistas: soldados, sargentos y jóvenes oficiales, que no habían nacido o eran muy pequeños, en los momentos en que se forjaron nuestro actuales generales invictos, cuando 380 mil voluntarios, hombres y mujeres del pueblo trabajador, participaron como combatientes internacionalistas en las batallas que a finales del pasado siglo, garantizaron la independencia de Angola, y otras naciones africanas,  derrotaron  la poderosa maquinaria de guerra del apartheid  y  decidieron la victoria popular en la actual Sudáfrica democrática.

Susan, el 15 de abril de 1961, durante el ataque que realizaron los aviones de la CIA al aeropuerto militar de la capital, uno de los jóvenes milicianos asesinados por la metralla made in USA, escribió antes de morir, con su sangre, el nombre de Fidel.  Horas después, en la vecindad del campamento bombardeado, desde la ex fortaleza militar de la dictadura, convertida en Ciudad Escolar Libertad –donde hoy radica mi Universidad-, aún bajo el impacto del bombardeo, con los olores del incendio y la pólvora pegándose a sus cuerpos, partió en ómnibus, a cumplir la misión cultural y emancipadora de alfabetizar, un primer contingente de jóvenes habaneros, ni ellos, ni sus padres y madres se dejaron intimidar por la crueldad del imperio, ni por la sabida inminencia de una invasión… Del culto martiano y de esa memoria venimos, y pienso que la honramos.

Sigue cuidándote, y dando pelea por un futuro mejor.

Cariños

https://www.cubainformacion.tv/opinion/20200425/85840/85840-cartas-de-abril-para-una-amiga-estadounidense

—————————————————————————————————————-

La enseñanza de la filosofía en la formación profesional pedagógica. propuestas desde la clase

Felipe de J. Pérez Cruz

La Filosofía es una disciplina que se imparte tanto en la carrera profesoral de la especialidad, como en el conjunto de las carreras que se estudian en la Universidad. Es nuestro objetivo en la presente ponencia compartir las experiencias que hemos sistematizado sobre el proceso de enseñanza aprendizaje de la disciplina.  Nos interesó estudiar ese proceso en estudiantes de las carreras de Biología y Química en tanto consideramos que la expectativa de partida de estos jóvenes debía ser de menor rango que en la  especialidad, razón de más para incentivar la preparación y maestría pedagógica del docente.

Explicar el objeto de estudio y las funciones de la Filosofía revelando su importancia para la labor del profesor y la profesora, y en tanto lograr que los egresados dominen la naturaleza del conocimiento filosófico y lo apliquen en su práctica pedagógica, resultan objetivos decisivos si de proyectar una formación integral se trata.  Esta concepción se ha ratificado en los debates en curso sobre cómo actualizar el modelo general del profesional de la educación (MES, 2018).

La Filosofía parece y es, asunto de sabia intelección, pero a diferencia del enfoque academicista con sus lenguajes cáusticos,  defendemos la trascendentalidad de lo cotidiano, el saber filosófico que nace del pueblo culto, del que los filósofos y maestros de filosofía, los cientistas sociales y la intelectualidad toda, somos parte y fundamento. En tales consideraciones se basa también la apreciación que tenemos sobre el desarrollo de la enseñanza de la Filosofía. Nuestro taller debe ser el salón de clases, y no hay el mejor espacio de intelección para las praxis en construcción que el colectivo de la disciplina. En tales criterios trabajamos. Para esta presentación contamos con el aporte de nuestros colegas de la UCPEJV y en particular con los materiales docentes y las sugerencias del profesor José Manuel Martínez Herrera coordinador de nuestro grupo de trabajo.

Pertinencia de la observación participante  

Los objetivos de la disciplina filosófica en la universidad cubana poseen una inobjetable precisión en el contexto de la sociedad que tenemos y en la perspectiva de la que aspiramos construir, visto el modelo de ciudadano y profesional que precisa un país que se ha propuesto actualizar su modelo de socialismo, para hacerlo más socialista, eficiente, próspero y sostenible, frente a los colosales retos que impone la globalización neoliberal a los pueblos y la arreciada guerra económica y política criminal del imperio estadounidense contra la nación cubana.

Resulta  imprescindible desarrollar en nuestros egresados la  capacidad para explicar la esencia de la concepción científica del mundo a partir de la teoría dialéctico-materialista, y en esta perspectiva  dotarlos de las herramientas teóricas, pedagógicas y didácticas para un ejercicio cada vez más profundo de ciencia y conciencia.  Educar con una sólida perspectiva científica, con énfasis en la formación de valores humanistas, en el compromiso con la continuidad de la transformación revolucionaria del hombre y la mujer cubanos y sus circunstancias,  dando con ello nuestro peculiar aporte de presente y futuro posible a lo propiamente caribeño, latinoamericano y universal.  En este camino se valida el propósito de estudiar críticamente las principales teorías filosóficas y probar la dureza científico propositiva de la propuesta  marxista, entendida sus bases fundacionales clásicas en Carlos Marx, Federico Engels y Vladimir Ilich Lenin.

El aporte de lo propiamente nacional en su conexión regional y universal sin dudas se ha revelado como uno de los ejes de despliegue del pensamiento filosófico marxista en la contemporaneidad y ello tiene en Cuba su particularidad en cuanto a la  temprana articulación del socialismo científico con la tradición nacional revolucionaria, en lo específico con el pensamiento del Héroe Nacional José Martí Pérez (Miranda, 2005; Massón, 2015). Esa tradición que se configuró desde la segunda década del pasado siglo XX, alcanzó su más abarcadora proyección en la acción y el pensamiento de Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución, fundador del Estado socialista y del actual Partido Comunista de Cuba (Pérez y Torres, 2017). Modelar la actuación profesional interdisciplinaria de los profesionales de la educación, de manera que les permita enfocar los problemas de su práctica pedagógica y de la realidad social, sobre la base del conocimiento de los fundamentos éticos, ideológicos y teórico-metodológicos del marxismo que el Comandante en Jefe Fidel Castro articuló en su praxis creativa, es hoy uno de los retos más significativos de la enseñanza de la Filosofía. No nos referimos solo a lo propiamente teórico-filosófico, sino al conocimiento del saber hacer, a cómo aprender y aplicar la práctica pedagógica martiana y fidelista del convencimiento, la persuasión y el compromiso.

En la labor del colectivo, en su trabajo metodológico y en el intercambio fluido con los docentes pudimos constatar cómo en los últimos lustros se han acumulado importantes experiencias sobre la enseñanza de la Filosofía, pero en general ha faltado la sistematización colectiva, la generalización y publicación de tal hacer. Esta situación no es privativa de la UCPEJV. En el sistema de formación filosófica en la universidad cubana no abundan los estudios publicados sobre Didáctica de la enseñanza de la Filosofía, y los tratados que en el país han enfocado la Didáctica de la Ciencias Sociales priorizaron la enseñanza de la Historia (Mañalich y otros , 2005; Lolo y otros, 2012). Las tesis de maestría y doctorado acorde a una tendencia-país subrayaron las estrategias metodológicas, pero no la perspectiva dialógica y la construcción del consenso desde el debate. En tal propósito se subraya el aporte de la tesis de la Dra. María Concepción Gonzalez Basanta (Gonzalez Basanta, 2008).dedicada al  desarrollo del pensamiento lógico, y en ello va también el homenaje a esta brillante colega, recién fallecida en plenitud de su labor profesional

Frente a la necesidad que precisamos realizamos en el primer semestre del curso 2018-2019 una observación participante sobre nuestra propia práctica pedagógica, a la que incorporamos la observación referencial del hacer de otros dos profesores con lo que coincidimos en tiempo y programa en la misma carrera, y las opiniones del colectivo más amplio de  la disciplina.  A continuación exponemos el resumen de propuestas.

Propuesta 1: Condición y no finalidad

Consideramos que el perfeccionamiento de la formación filosófica debe enfrentar al menos, tres problemáticas centrales, que por demás son de vieja data.   Se trata de las tres capacidades que, en opinión de Demócrito aporta la Filosofía: la capacidad de pensar, hablar y obrar bien (García, 1975, p 237). Esta necesidad pedagógica en mi criterio se manifiesta en el proceso pedagógico de la construcción del conocimiento científico, la naturaleza del enfoque metodológico, y el protagonismo histórico-concreto del profesor y el estudiante. A estos estos tres ámbitos nos referiremos.

Nos concentramos desde la primera clase de Filosofía en la explicación sobre la condición de ciencia de nuestra disciplina. Fundamentar el carácter científico de la Filosofía resulta un ejercicio docente necesario e importante. Esta es una fortaleza gnoseológica de la formación filosófica marxista que se realiza en las universidades cubanas. Sin embargo la certeza de la cientificidad de la Filosofía no resuelve por sí sola el problema principal de cómo fundir la teoría filosófica con la vida, con los escenarios masivos y cotidianos de la sociedad.

En la enseñanza de la Filosofía no hemos fijado con suficiente claridad que la cientificidad de la disciplina es condición y no finalidad. Que la necesidad de desarrollar una filosofía, lo es realmente y solo en  la perspectiva de la formación y la acción humana en la dirección del progreso y la emancipación social y personal, con un horizonte de realizaciones  históricas que permitirán al hombre y la mujer trascender su prehistoria y realizarse en una sociedad superior de llegada que fue categorizada por Carlos Marx como sociedad comunista.

El aprendizaje de la Filosofía para la formación y acción, debe transcurrir como proceso eminentemente axiológico, y en tanto primero que lo “racional”, la enseñanza como ciencia pedagógica, parte de lo praxiológico valorativo, de lo ideológico, de lo ético, del mundo de las sensibilidades, lo que permite incentivar, mover y desarrollar la aprehensión del conocimiento científico.

Desde nuestra experiencia como profesores resulta decisivo el razonamiento valeriano – de Félix Varela y Morales (1788-1853)- que establece la dialéctica entre ciencia y conciencia: De la Filosofía lo primero que nos debe interesar en la escuela es su contenido ético. Es precisamente la ciencia que coloca en su centro el problema del hombre y la mujer, que define qué es la justicia, la honradez, la igualdad y la solidaridad, como condiciones de existencia de la dignificación del ser humano.

Además de moralidad, ciencia y ética, y como parte inseparable de estas, el protagonismo histórico-concreto del profesor y el estudiante, debe incorporar la pedagogía de la ternura, de la inteligencia emocional, la riqueza espiritual  y el patrimonio simbólico de  cada pueblo. “En la actualidad –definía Martha Martínez Llantada, es imprescindible  propiciar cambios conceptuales, procedimentales y actitudinales en el trabajo docente educativo, la importancia del clima del aula y los aspectos motivacionales son de vital importancia y la necesidad de un enfoque científico en su tratamiento se vuelve tarea de primer orden, si de verdad se quiere propiciar el desarrollo y enfrentar la educación a la altura de las exigencias del tercer milenio” (Martínez, 2009, p 11-12).

Propuesta 2: Cómo enseñar el marxismo

No comenzamos nuestra explicación por el  carácter científico  de la Filosofía marxista, este es a nuestro juicio su corolario. El marxismo en primer lugar es una filosofía de profundo contenido ético, al colocar en el centro de su pensar y hacer, los principios de la justicia, la honradez, la igualdad y la solidaridad, como condiciones de existencia de la dignificación, lo que se expresa de manera radical en la crítica  a la depredación de la naturaleza y el medioambiente, a la explotación y dominación de unos hombres sobre otros, a la inmoralidad de los hombres que se convierten en lobos de otros hombres, a la indignidad de la explotación de la mujer en la pareja, la familia y la sociedad, a la maldad del racismo y de todas las discriminaciones, a la manipulación de sentimientos, en particular  del sentimiento religioso de los pueblos.

En segundo lugar, por ser una ética del humanismo, posee un contenido estético, en tanto lo mejor del ser humano resulta una y otra vez, en explosión de sensibilidades que se afirman desde lo bueno en lo bello.

En tercer lugar, por ser una hermosa propuesta de significación, organización y realización de la vida social que se propone adelantar un reino de armonía y comunión con la naturaleza, de felicidad para todos y todas, resulta una propuesta que por más utópica que parezca, merece luchar por ella, merece dedicarle la vida.

En cuarto lugar, esta teoría justa, hermosa, que reclama todo nuestro entusiasmo y dedicación: es realizable. Resulta una posibilidad de presente y futuro posible, porque se sustenta en un sólido basamento científico, con demostrada capacidad para interpretar el mundo, intervenirlo y pronosticarlo.

Lo más trascendental de esta teoría es, que a diferencia de las propuestas existentes, lo científico en el marxismo, no solo se valoriza “en la ciencia”, sino que existe para realizarse y preciarse en la práctica revolucionaria, lo que nos coloca en el punto de partida de lo ideológico y ético, y en consecuencia confirma la validez del camino del conocimiento  pedagógico que proponemos. La comunicación desde la moralidad, la ética y la necesidad y belleza de la lucha revolucionaria, resulta mucho más rápida y convincente, por estar más cerca de las praxis de vida.

La expresión del enfoque didáctico que refiero estuvo una y otra vez, en la lógica pedagógica del  Comandante Fidel: Felicito a todos los que luchan, a los que no desisten jamás ante las dificultades; a los que creen en las capacidades humanas para crear, sembrar y cultivar valores e ideas; a los que apuestan por la humanidad; ¡a todos los que comparten la hermosa convicción de que un mundo mejor es posible!”  (Castro, 2004)

Propuesta 3: El problema del hombre

La Filosofía en tanto una forma peculiar y específica de conocer el mundo, es también una forma de ser y estar en, ante y para el mundo. Y no se puede soslayar que la enseñanza de la Filosofía está inmersa  en la cotidianidad problémica de sujetos concretos, y debe partir de considerar la prioridad que tienen para sus interlocutores aspectos que van más allá del ámbito epistemológico y se ubican en el nivel ontológico, ético y axiológico. Resulta entonces central abordar el problema del hombre en tanto problemática filosófica. La socialización del ser humano y su proceso de individuación son resultado de una transformación única: la de su humanización, o sea, de su progresiva emergencia desde orden biológico. La raíz misma de la cultura, lo colectivo social es el núcleo inicial, fundador, real y concreto de la humanidad.  Ello implica situar a los estudiantes frente a las preguntas básicas que determinan la individuación-socialización de los sujetos: ¿Quién soy, de dónde vengo, a dónde voy, que es lo justo, que es lo digno, qué es lo bello?

La clase de Filosofía debe colocar al ser y a las formas del ser como sujetos prioritario de su interlocución de conocimiento. La individuación de la reflexión y su personificación en los propios estudiantes y en el profesor se constituye en un proceder metodológico. Los valores que articulan y en particular las valoraciones que los estudiante puedan efectuar acerca de la naturaleza, la sociedad y de sí mismos, proporcionan un valioso material intelectivo para acercar el programa de la disciplina a la realidad existencial y al pensamiento de estos, y organizar un curso más atractivo y útil.

Sin dudas la disquisición sobre la gnoseología y la ontología, sobre la doctrina del conocimiento y la doctrina de la existencia, revelan su trascendencia en cuanto al ejercicio intelectivo. Argumentar la solución dialéctico materialista del problema fundamental de la filosofía teniendo en cuenta lo que aporta a la concepción de la unidad material del mundo, y en tanto al desarrollo del pensamiento científico resulta un nudo fundamental  e irrenunciable para la formación filosófica de nuestros estudiantes, futuros docentes. Pero enfrascados en la contraposición idealismo vs materialismo, no siempre damos la centralidad que merece al problema principal del hombre y la mujer concretos en sus circunstancias.

En Cuba, luego del derrumbe de la Unión de Repúblicas socialistas Soviéticas (URSS) y el campo socialista europeo, en medio de la más severa crisis económica, volvieron a la escena los santos y las vírgenes nunca abandonadas, sumergidas en los hogares de miles de creyentes que fueron compulsados al materialismo, bajo la impronta de los mimetismos acríticos que realizamos alrededor del llamado ateísmo científico. En la práctica de resistencia de los cubanos y cubanas en tan difíciles años, lo decisivo fue la actitud y la vergüenza, el trabajo honrado y la voluntad de defender los logros fundamentales de la sociedad socialista, el sobrevivir con soberanía, independencia y dignidad, y buscar nuevas alternativas de realización y bienestar personal, familiar y colectivo. Hoy caminamos unidos “materialistas” e “idealistas”, “creyentes” y “no creyentes” –y continuamos haciéndolo- sin desgastarnos en debates confesionales y cosmovisivos. Y la escuela debe aprender de este ejercicio de igualdad y tolerancia. En tal construcción democrática la Filosofía tiene el deber de aportar sus espacios para vernos y reconocernos, para alejar las confrontaciones estériles, y crear unidad, identidad, patria, sin por ello realizar renuncias vergonzantes.

En nuestro intercambio con el mundo, en el estudio incluso de las teologías más avanzadas, en la teología de la liberación, y en muchas otras propuestas, se reconoce la fortaleza del enfoque marxista para la construcción científica, aunque en última instancia se asuma la existencia de una voluntad supra terrenal. Este es un punto de confluencia y unidad que nos permite en la práctica lograr que un profesor de Química o de Biología, con creencias religiosas, pueda impartir un programa de base materialista y dialéctica y no lo haga por disciplina, sino convencido de la fortaleza de esta concepción.

Esta voluntad de llevar a la cotidianidad, al escenario nacional, local y personal la reflexión filosófica es criticada por nuestros adversarios a cuenta de una pretendida  “ideologización” y “politización” de la pretendida « majestad” de la Filosofía. Quienes así piensan no tienen en cuenta que el tipo de nexo multidimensional del hombre y la mujer con el mundo, su actividad práctico-transformadora desde una perspectiva ideológica, conforma y condiciona en última instancia tanto la actividad cognoscitiva como la valorativa.

La intelección filosófica sobre el problema del hombre que se  ha de proponer en nuestras aulas no se agota en la relación ser social-conciencia social. La relación activa del hombre con el mundo circundante constituye una relación compleja y multifacética. En tal relación cabría diferenciar la actividad práctico-material, la actividad teórico-cognoscitiva y la actividad ideológico-valorativa. Estas tres direcciones de la actividad subjetiva se hallan en un creciente proceso de interpenetración y de interdependencia.

La interrogación filosófica relacionada con la representación que  nos hacemos de la naturaleza humana, nos compulsa a una reflexión sobre el modelo de sociedad justa que nos proponemos. Incluye incentivar al estudiante con el planeamiento del desafío democrático crucial del socialismo: Para la desenajenación continua del hombre, la mujer y sus circunstancias, el desafío está en lograr el establecimiento y crecimiento constante de condiciones más dignificadoras, más igualitarias y menos injustas a escala social.  Y este propósito nos sitúa frente a una intelección de profundo contenido humanista  sobre la cuestión de las dimensiones de la libertad y la igualdad.  Se trata de un desafío que incentiva discernir la esencialidad humanista de nuestra idea de país y sociedad, frente al individualismo y la cosificación  que sustenta el programa neoliberal del capital transnacional. Permite por demás al profesor, indagar con sus alumnos sobre el contenido de las desigualdades y prejuicios persistentes: los de género, sexo,  racialidad, étnia, incluidas las de creencias religiosas, filosóficas o políticas.

Propuesta 4: El modo de exposición

No se ha entendido suficientemente que el proceso de la construcción científica del conocimiento, da prioridad al factor racional, a la lógica de la investigación, mientras la socialización –la enseñanza y el aprendizaje- del conocimiento científico, el discurso de la ciencia, discurre por un camino inverso.  Carlos Marx  insistía en cómo “el modo de exposición debe distinguirse en lo formal, del modo de investigación… La investigación–aseguraba Marx- debe apropiarse pormenorizadamente de su objeto, analizar sus  distintas formas de desarrollo y rastrear su nexo interno. Tan sólo después de consumada esta labor, puede exponerse adecuadamente el movimiento real. Si esto se logra y se llega a reflejar idealmente la vida de ese objeto, es posible que al  observador  le  parezca  estar  ante  una construcción  apriorística” (Marx, 1968, p 21).

El ejercicio de la palabra resulta fundamental. La no existencia de palabras vivas y vigorosas para expresar las realidades fundamentales, hace que esas realidades se rebajen en su significado, incuso que nos vuelvan invisibles. El pensamiento y la vida dependen del lenguaje mucho más de lo que a primera vista suponemos. La fuerza viva de la palabra no solamente transmite, sino que incluso engendra y preserva en interacción dinámica, lo que pensamos y sentimos. Sin la palabra, nuestra percepción de la realidad es confusa o ni siquiera llega a ocurrir. El filósofo por demás, debe dar mucha atención a la especificidad semántica distintiva de cada palabra, a su contenido epistemológico, con relación a sus « sinónimos » en el lenguaje común. Un pensamiento epistemológicamente fuerte, y preciso, puede ser a su vez sabroso, plenamente adecuado a la intención de apertura a la totalidad y, sobre todo, lleno de sabiduría. Esta combinación, enamora a los interlocutores, y los hace disfrutar y aprender del conocimiento y la ciencia filosófica.

La manera de decir – enseñaba José Martí– realza el valor de lo que se dice:- tanto, que algunas veces suple a este. Una lectura no sujeta, antes distrae la atención: la naturaleza humana y sobre todo, las naturalezas americanas necesitan de que lo que se presente a su razón tenga algún carácter imaginativo; gustan de una locución vivaz y accidentada; han menester que cierta forma brillante envuelva lo que es en su esencia árido y grave. No es que las inteligencias americanas rechacen la profundidad, es que necesitan ir por un camino brillante hacia ella”[1].

La enseñanza de la Filosofía –el mundo de la didáctica en general-, tiene que atender además la psicología y la idiosincrasia propia de cada pueblo, y en Cuba su ser caribeño y latinoamericano. La lógica y el lenguaje de la exposición europea, eslava, germana o anglosajona, no puede ser la nuestra. Buena parte de la incomunicación con los manuales soviéticos de marxismo, su símil con “ladrillos”, respondió a esta realidad.

Propuesta 5: Enseñar el cómo hacer

Hay que enseñar el cómo hacer.  La formación filosófica del maestro y la maestra requiere de un significativo número de requisitos pedagógicos y didácticos, y de dotar al futuro profesional de un grupo de herramientas teóricas que le permitan realizar con éxito su labor, entendida esta como un ejercicio de constante autoestudio y reflexión, orientado a los fines de una educación para la emancipación y transformación revolucionaria.

Poseer claridad meridiana en relación a que el aprendizaje de la Filosofía, antes, durante y después del discurso de la ciencia, requiere capacidades y habilidades profesionales para su ejercicio.  Debemos enseñar  a realizar abstracciones, razonamientos válidos, valoraciones y deducciones correctas, para y en la Filosofía, lo que conlleva a entrenar con un acertado instrumental lógico dialéctico y didáctico.

Nuestros estudiantes no saben determinar con claridad que la ciencia real y objetiva comienza con la especulación filosófica (Rivero, 2010). Aquí debemos incorporar la habilidad de aprender a filosofar, recurso del que no disponen nuestros graduados, y que junto con la oratoria, constituyen habilidades profesionales  útiles para todos y todas, y que en lo que a la profesión docente se refiere, potencian la labor de los maestros y maestras.

El método del filosofar desde el humanismo ratifica los valores que deseamos formar, y el método de la polémica forja al combatiente revolucionario, intransigente en la defensa de los principios. Todo ello  educa en el respeto y la altura ética. La imputación ideológica o política, la agresión verbalizada en una clase, en un debate, enerva y fractura el diálogo filosófico, y una y otra vez, es hija de la incultura, de la endeblez teórica y de la falta de conocimiento sobre el punto de vista del otro y el propio. Este hacer del maestro-filósofo no nace, se educa.

Recomendamos cuidarse de los procedimientos de dogma, del juicio de autoridad, y la cita para “convencer”. Cuando nos comunicamos con quien no sabe, quien duda, o tiene otro punto de vista, desde la autoridad de la cientificidad y la superioridad no convencemos. Crear las condiciones para que nuestros interlocutores –sean estudiantes o público en general- accedan a escucharnos, obliga romper con las resistencias, el no saber y el estar de los sujetos de nuestra plática, y ello precisa de tiempo y condiciones para el aprendizaje. La comunicación desde la moralidad y la ética resulta mucho más rápida y convincente, por estar más cerca de las praxis de vida.  “Se busca hoy una filosofía clara, que concilie todas las fuerzas, que no tenga la soberbia de la infalibilidad”, afirmaba José Martí.

Un profesor debe cumplir el requisito martiano de ser “un guía honrado que enseña de buena fe lo que hay que ver, y explica su pro, lo mismo que el de sus enemigos, para que se le fortalezca el carácter de hombre al alumno…”[2].

Conclusiones

Un enfoque filosófico como el que proponemos  contribuye a sustentar  la justeza de los principios comunistas y tomarlos como aspiración y motivación para el actuar en tanto el ser humano debe ser el objetivo principal y sujeto protagónico de la construcción político social.  Para enriquecer continuamente  la dignidad de los ciudadanos y ciudadanas; la igualdad y libertad plenas, como portadores de la cultura e identidad nacional, caribeña, latinoamericana y universal. Este fue el criterio de salida del 85% de los estudiantes del curso de Filosofía en las dos carreras en que se trabajó. El 75% considera que lo aprendido tendrá una incidencia significativa en su preparación profesional.

Si formamos a nuestros alumnos en una Filosofía del humanismo y la dignificación humana, una teoría justa y hermosa, que reclame todo nuestro entusiasmo y dedicación; estamos promoviendo un modelo de actuación personal y profesional. Su práctica se evidencia como realizable, como  posibilidad de presente y futuro posible. Entonces el carácter científico se nos revela con mayor trascendencia porque sustenta la eticidad y la emoción del buen vivir, porque aporta la capacidad, los métodos y los instrumentos para interpretar el mundo, intervenirlo y pronosticarlo, y en consecuencia confirma la validez del camino del conocimiento  pedagógico que proponemos.

La formación del profesional en el campo de la Filosofía no se agota en las problemáticas tratadas. Existen otros aspectos del planteamiento pedagógico y didáctico, que sin dudas también deben ser objeto de atención, y precisan de debate en nuestros colectivos, de la discusión de las mejores prácticas y de la actualización con la literatura científica específica, que se ha producido.

El curso de Filosofía está pensado para enseñar cómo esta se incorpora a la evaluación del pasado, del pasado-reciente y de la coyuntura, a la develación de la complejidad de hoy “mismo”, y del sí “mismo”, del ser, el estar, el querer  y el tener.  Sin embargo, aún tenemos que perfeccionar nuestra proyección y enseñanza para dotar  a los estudiantes de las herramientas que le permitan aportar al diseñó y pronóstico de los futuros posibles. El desarrollo de esta cualidad profesional no puede ser el contenido de una temática específica, se precisa de un hacer metodológico sistemático que entrene el ir de la teoría a la práctica cotidiana, y de esta al futuro. Este ámbito no lo  trabajamos suficientemente y ello es un reto para la continuidad de nuestra propia práctica pedagógica.

Referencias

Castro Ruz, Fidel: “Discurso pronunciado por el Presidente de la República de Cuba Fidel Castro Ruz, en ocasión del aniversario 45 del triunfo de la Revolución Cubana, en el teatro « Carlos Marx », el 3 de enero de 2004”, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2004/esp/f030104e.html.García López, José: La religión griega, Ediciones AKAL, 1975

Gonzalez Basanta, María Concepción: Estrategia didáctica para la contribución  al desarrollo del pensamiento lógico en los PGISB. Tesis Doctoral. Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona, La Habana, 2008.

Lolo Valdés, Ondina y otros: Didáctica de las Ciencias Sociales, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2012.

Mañalich, R. y otros: Didáctica de las Humanidades. Selección de Textos, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2005.

Martí, José:  Obras Completas. Editorial Nacional de Cuba. La Habana, 1963, Tomo 12,

Martínez Llantada, Martha: “Vigencia de la Filosofía martiana de la educación ante las demandas del siglo XXI », Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona”, La Habana, 2009 (Centro de Documentación Pedagógica. Documento inédito).

Marx, Carlos: “Carta de Marx a S. Schott”, 3 de noviembre de 1877”. En: Karl Marx, Frederic Engels. Cartas sobre El capital. EDIMA, Barcelona, 1968.

Massón Sena, C (Comp.) (2015): Comunismo, socialismo y nacionalismo en Cuba (1920-1958); Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana.

Ministerio de Educación Superior (MES) (2018): Premisas fundamentales para el diseño de los planes de estudio “E”. Disponible en: https://www.mes.gob.cu/es/planes-de-estudio (citado 25 de abril de 2019).

Miranda, O (2005): Tradiciones nacionales revolucionarias, marxismo y leninismo en el pensamiento revolucionario cubano. Editorial Pueblo y Educación, La Habana.

Pérez cruz, F y M. I. Torres Díaz (2018): “El pensamiento de Fidel Castro sobre el trabajo político-ideológico”. En: Revolución y socialismo en el presente: reflexiones desde el pensamiento y la obra de Fidel Castro. Editorial La pupila Insomne, La Habana.

Rivero Villavicencio, Omelio: La enseñanza de la filosofía. Retos y desafíos, 17/03/2010, Universidad Virtual de Salud Cubana, http://www.uvirtual.sld.cu/author/rvomelio/la-ensenanza-de-la-filosofia-retos desafios/

Notas

[1] José Martí: “Clases orales”, Revista Universal México 18 de junio 1875. En: Obras Completas. Editorial Nacional de Cuba. La Habana, 1963, Tomo 6, p. 235.

[2] José Martí: Escenas norteamericanas. La Nación. B. Aires dic. 1885. En: Obras Completas. Editorial Nacional de Cuba. La Habana, 1963, Tomo 12, p. 348

Estudiar a Fidel: Balance para hacer

Felipe de J. Pérez Cruz

Nació el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (1926-2016), un 13 de agosto, en la finca Birán, perteneciente a la antigua provincia de Oriente, hoy en Holguín. El nuevo aniversario de tan feliz acontecimiento encuentra a Cuba en un trascendente momento de ruptura y negación dialéctica. Ya el Comandante no está con nosotros para brindarnos sus soluciones frente a los nuevos retos, esa ahora es una tarea de todos y todas. Avanza un nuevo modelo de socialismo –en el que sabemos trabajó Fidel-, que acertadamente subraya y realiza en la práctica la continuidad de principios y obra.

Fidel no quiso que lo recordáramos en tarjas y monumentos, ni que nombráramos en su honor instituciones, calles y plazas (1), una Ley de la República refrenda su voluntad (2). Fidel nos dejó explícita la tarea de pensarlo y actuarlo. En tal aprendizaje y praxis colectiva, debemos hallarnos en misión y medios, en precisión de lo que cada revolucionario cubano debe y puede hacer. En tal dirección me interesa compartir los criterios de tarea que me convocan en el orden personal y gremial.

La Revolución Cubana, insistió en señalar con sobrada razón el Comandante en Jefe, es obra de millones de patriotas, de la voluntad, audacia e inteligencia de un pueblo con una historia de más de ciento cincuenta años de lucha. A esta inobjetable verdad apelaba una y otra vez, el líder de la Revolución Cubana cuando de evaluar su papel en la historia se trataba. Y hasta muy recientemente, los historiadores y cientistas sociales cubanos, hemos estado subyugados tanto por el argumento de modestia de Fidel, tan objetivamente real, como la propia realidad subjetiva de sentir al Comandante de todos los cubanos patriotas, como algo tan nuestro y a la vez tan íntimo, que todo intento de “estudio” nos paralizaba, con el temor–como diría Julio Antonio Mella (1903-1929) en sus Glosas al Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1995)- de no hacer lo que su extraordinaria obra y la necesidad de la lucha imponen.

Hoy estamos más preparados para entendemos que la verdad del sujeto colectivo, coexiste con otra no por singular menos objetiva: El protagonismo personal de Fidel realmente es la más significativa peculiaridad de la Revolución Cubana. De fuerza telúrica le han catalogado con las certezas de la realidad y la poesía.

Estudiar a Fidel en su pensamiento y obra, develar y asumir lo grueso y lo fino del legado fidelista,  resulta un desafío que  abre para los cientistas contemporáneos y las generaciones revolucionarias presentes y futuras un apasionante campo de trabajo. Ahora quienes nos adentremos en el estudio de su figura y pensamiento, tenemos la responsabilidad de ser fieles a su voluntad de modestia, y cuidarnos más que nunca, de la equivocación de convertirlo en icono, en culto y teleología.

El campo para los estudios sobre Fidel

El campo para los estudios es inmenso: Con el pensamiento Martí por guía y estandarte, Fidel interpretó la necesidad histórica y el sentir profundo de las masas populares cubanas, luego de la derrota de un primer intento de revolución republicana en los años treinta del pasado siglo. En vísperas del centenario del nacimiento del Apóstol, emprendió su propio proyecto de lucha popular y antimperialista, frente a la conducción antinacional y corrupción de la política burguesa. La propia praxis revolucionaria en el vórtice de los acontecimientos, le permitirían a Fidel madurar como pensador revolucionario, diseñar y poner en ejecución un novedoso proyecto educativo cultural revolucionario, que forjó en su seno las fuerzas de clase que pusieron fin al capitalismo en Cuba.

En medio de la crisis del sistema demoliberal neocolonial que precipita el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 y la dictadura de Fulgencio Batista Zaldívar (1901-1973), Fidel inició la insurrección revolucionaria el 26 de julio de 1953. A cinco años, cinco meses y cinco días de aquella primera acción armada, alcanzó la rotunda victoria del 1 de enero de 1959. Fidel se convirtió por sus hechos y la voluntad popular en el líder de la Revolución Cubana.

Desarrolló Fidel las características del héroe popular. La valentía personal y la intrepidez lo caracterizaron y le convierten en una figura de leyenda. Contra Fidel, los gánsteres que de joven enfrentó en la Universidad de La Habana, los servicios criminales de la dictadura, y definitivamente la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y su Entente de terrorismo anticubano, radicada en el territorio estadounidense, planificaron no menos de 650 planes de asesinato, y un centenar de estos fracasaron durante su organización y ejecución (3).

Fidel definitivamente fue un gigante de la Historia: Líder de la insurrección, estratega de las victorias militares y políticas que derrotan a la dictadura y preservan la victoria ante los planes golpistas alentados por el Gobierno de los Estado Unidos,  forjador de la unidad ideológica y política, de la ética humanista del socialismo cubano, fundador del Estado Socialista y del nuevo Partido de todos los revolucionarios, educador por excelencia de la vanguardia y del pueblo, artífice de la Revolución Cultural y Educacional Cubana, impulsor de los medulares logros en la ciencia y la tecnología, la salud pública, el deporte y la seguridad social. Desde la segunda mitad del Siglo XX a la fecha, ha marcado la historia política de Cuba, América Latina, África y el mundo.

El Comandante libró con el pueblo patriota, una lucha constante de ribetes épicos,  contra el imperio estadounidense. Derrotó a los imperialistas en su política de agresión, bloqueo y terrorismo de Estado. Con la impronta fidelista la Revolución sobrevivió, supo dar felicidad y oportunidades a sus hijos e hijas, porque Fidel no dejó espacio a la complacencia, y halló fórmulas y caminos para reproducir, crecer y auto perfeccionar su propia obra. Ningún país en la época contemporánea ha sido sometido a un bloqueo genocida y a la agresión terrorista, de la magnitud del que vencemos día a día los cubanos, y Fidel es el genio y el símbolo de esa proeza.

Primero que los dirigentes de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), Fidel percibe el agotamiento de los mecanismos económicos y políticos del modelo soviético, y desarrolla en la Cuba de 1985-86, la revolución conceptual, profunda y abarcadora del proceso de rectificación de errores y tendencias negativas. Cuando la labor enemiga externa y la traición a la URSS de sus máximos líderes, aceleran la implosión del sistema soviético, su derrota y  desaparición, Fidel se convierte, en el más alto paladín de la resistencia y el optimismo histórico. Una vez más se situó a la vanguardia y condujo la nueva  epopeya de la resistencia en el período especial, con sus batallas de hechos, ideas y resultados. Por vivirlo no nos percatamos: Con Cuba, Fidel salvó la idea, la esperanza, la validez del proyecto socialista en este hemisferio.

Con el liderazgo de Fidel, el país alcanzó una dimensión internacional que hasta hoy asombra. Fundador de la diplomacia  revolucionaria, colocó los principios de dignidad, independencia, soberanía, antimperialismo, internacionalismo socialista y solidaridad de nuestro pueblo, como valores supremos en la conducción de las relaciones internacionales, en un mundo que se media por correlaciones de fuerzas militares y económicas. En su ejercicio de política exterior revolucionaria, asumió una posición de reconocido liderazgo, en defensa de los pueblos del llamado Tercer Mundo, contra las políticas colonialistas, neocolonialistas y de globalización neoliberal. Los cubanos y cubanas  con la convocatoria de Fidel, desarrollaron colosales campañas de internacionalismo, solidaridad y colaboración, sin antecedentes ni émulos en la historia universal.

El balance de conocimiento que nos debemos

En las Ciencias Sociales cubanas nos debemos un buen balance sobre lo que hemos hecho sobre Fidel. El conocer lo que tenemos y el saber lo que nos falta resulta imprescindible. En lo que ese balance se realiza, me permito compartir mis evaluaciones.

En vida de Fidel se avanzó notablemente en la biografía y la sistematización temática de sus discursos y documentos. Y comenzamos aún muy tímidamente a explicarnos a Fidel. Expresé entonces mi criterio sobre la importancia de hacer y publicar más biografías, en particular profundizar en la Guerra de Liberación, y en las etapas posteriores al triunfo de enero de 1959, hoy reitero esa necesidad. Luego del deceso de Fidel, hemos asistido a una enriquecedora profusión de testimonios, reacción esta que debe continuar estimulándose, y sobre todo preservar y archivar en todos los soportes posibles.

Las biografías, las compilaciones de discursos y escritos y los testimonios, constituyen importantes aportaciones, pero no agotan la expectativa y necesidad de conocimiento y rescate de la memoria colectiva sobre el Comandante en Jefe, más bien repotencian la avidez de saberes: Lo avanzado nos permite pasar de la constatación, al estudio de interpretación y creación, a la develación de las claves personológicas, ideológicas, filosóficas, históricas, educacionales y culturales, siempre éticas y políticas que hicieron posibles los aportes de Fidel.  Se precisa completar y proyectar los esfuerzos realizados, con estudios historiográficos, filosóficos, pedagógicos, multi y transdisciplinares de más amplio espectro.

La perspectiva martiana con la que Fidel se acercó al marxismo, le posibilitaron arribar al socialismo científico desde un fuerte sustrato axiológico, y le permitieron sustraerse de las vulgarizaciones economicistas y dogmatizantes que  predominaban en la teoría y la práctica del PCUS y de los partidos comunistas de la época. La teoría y la praxis fidelista en la consolidación del socialismo cubano, los debates que ello suscitó dentro y fuera del país, y lo que nos sugiere para nuestra contemporaneidad, resultan zonas casi inexploradas en los estudios sobre Fidel.  Esta tarea tiene antecedentes importantes en iniciativas como los Talleres  “Fidel  Castro Ruz: Pensamiento Sociopolítico” realizados en el Instituto de Filosofía (1995-1999),  pero la acción de inteligencia colectiva carece de respuestas de continuidad, profundidad y masividad.

Existe consenso en considerar que el socialismo en el siglo XXI, precisa de las fundacionales y de nuevas fuentes: Como lo hizo el leninismo en la época de Revolución de Octubre, el fidelismo -si así decidimos identificar al conjunto del legado de Fidel-, como síntesis histórica y expresión caribeña y latinoamericana del marxismo, posee una vigencia y trascendencia planetaria. Pensar al Comandante en su aporte a la prospectiva del socialismo cubano y americano resulta responder a un reto impostergable.

Aprecio que en el campo pedagógico crecen los estudios fidelistas, pero en otras ciencias no percibo similar dinamismo. Falta un programa nacional de ciencia que se dedique a estudiar al Comandante. No conozco cuántos proyectos asociados a los programas nacionales fijan su atención en la figura de Fidel, su pensamiento y obra. Tampoco poseo la cifra de cuántos proyectos institucionales, de cuántas tesis de doctorado, maestría y licenciatura dedicamos a Fidel. Que carezcamos a lo mínimo de un balance de lo hecho, es ya una debilidad de partida. Tampoco contamos con un inventario de lo que transcurre y su perspectiva.

No podemos continuar sin evaluar cuanto de positivo nos pueden aportar los estudios hechos en el exterior. En su precisión, tener bien definidas cuáles son las claves del ataque enemigo, y no me refiero a la bazofia que publican los mercenarios pagados por la mafia cubano americana y la más recalcitrante derecha mundial, sino a las elaboraciones que se producen por nuestros adversarios en el campo ideológico cultural, las que se pagan y maduran en los laboratorios de las agencias de la subversión, y están diseñadas para el consumo de la academia cubana e internacional, las que pretenden hacerse del espectro informativo y formativo dentro y fuera del país, con el engaño de pretendidas asepsias e imparcialidades “científicas”.

El movimiento de Cátedras de estudio que ha surgido a partir de la desaparición física de nuestro líder, posee potencialidades para asumir las tares de ciencia y conciencia que refiero. Se precisa resolver la espontaneidad que aún prevalece en las convocatorias, y trascender lo propiamente honorífico y conmemorativo, pero sin dudas estamos ante un alentador movimiento.

Lo objetivo y lo subjetivo

El libro de Ciencias Sociales es hoy un problema por resolver. A las editoriales llegan numerosos y buenos textos, que  no siempre logran su salida editorial. A su vez ocurre que hay libros terminados por las editoriales, que la industria no garantiza imprimir. En este panorama la publicación y promoción de lo que hacen nuestros cientistas sobre Fidel es mínima. Conozco de tesis muy sólidas defendidas en los últimos años que no han encontrado la posibilidad de su edición y promoción masiva. Hay iniciativas de edición en libros electrónicos, pero los costos del soporte digital, las limitaciones en redes y la política de comercialización, entre otros factores, se constituyen en barreras para la divulgación masiva.

Como nuestras editoriales, las revistas -sobre todo las certificadas-, están abarrotadas por la avalancha de excelentes artículos que produce la academia cubana, sobre los más diversos, interesantes y necesarios temas, y tal suficiencia no favorece la proyección y gestión editorial. Una rápida búsqueda sobre el tema de Fidel en los programas de los eventos nacionales e internacionales realizados en Cuba en el último quinquenio, convocados directamente por el Ministerio de Educación Superior (MES), el Ministerio de Educación (MINED), las universidades, el Instituto de Filosofía, el Instituto de Historia de Cuba, la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), la Academia de la Historia de Cuba (AHC), la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP) y otras instituciones y asociaciones de ciencia, permite listar unos 40 trabajos, de estos, en las revistas en red y en los catálogos disponibles, solo encontramos seis, a los que suman los que fueron compilados por Olga Fernández Ríos desde la SEAP, en el libro electrónico Revolución y socialismo en el presente: reflexiones desde el pensamiento y la obra de Fidel Castro (Editorial La Pupila Insomne, La Habana, 2017).

Las dificultades en el “patio” se reproducen a escala en cuanto a la difusión internacional. Ni soñar que las grandes editoriales y las revistas certificadas de las empresas e instituciones académicas financiadas por el capitalismo mundial, aporten sus páginas para publicar sobre Fidel. Las excepciones que hemos logrado confirman “la regla”.

Enfrentamos una colosal maquinaria de dominación y colonialidad de la información y el saber. Los motores de búsqueda en Internet expresan tecnológicamente esa dominación. En inglés y en sitios occidentales están siempre las primeras páginas de cualquier búsqueda. Fidel se conoce en ese idioma y lo primero que siempre se nos oferta es Wikipedia. Al  buscar en idioma español también lo primero  serán las traducciones tipo Wikipedia. A pesar de tanta discriminación, la red de redes es un espacio de pelea para el pensamiento y la información veraz de la Revolución.

En la batalla por nuestro derecho a informar y educar en Internet, mención especial merece nuestra enciclopedia ECURED, con excelentes artículos en los que se explican la vida y obra de Fidel (https://www.ecured.cu/Categoría:Fidel_Castro; https://www.ecured.cu/Fidel_Castro)  La puesta en línea del sitio Web Fidel. Soldado de las Ideas (http://www.fidelcastro.cu) ha representado un importante paso en la divulgación y defensa del  fidelismo. Resulta significativa la atención que presta a Fidel el periodismo y la blogosfera revolucionaria cubana, pero estos mundos digitales por su función y dinámica no pueden sustituir ni el hacer divulgativo ni las misiones del espacio propiamente académico, desafortunadamente esta demanda no ha sido cubierta. La presencia de los cientistas en Internet es pobre, y si de Fidel se trata resulta mínima.

Me congratula que la única bibliografía sería sobre Fidel a la que nos llevan los buscadores de Internet, sea la hecha por los camaradas de esa fortaleza de la ciencia y el pensamiento continental que es el argentino Centro de la Cooperación (https://www.centrocultural.coop/). Me apena que no hayamos sido capaces los cubanos de colocar en red una y diez  bibliografías.

Lo decisivo no tiene terceros

Una debilidad en nuestro actual movimiento de ideas y acciones, está en que hay valiosos compañeros que sienten y precisan las necesidades que tenemos de acometer respuestas para una y otras problemáticas, pero esperan que sean otros los que las atiendan y resuelvan. No son pocos los que miran hacia el Partido, el Estado, el Gobierno y sus responsabilidades ineludibles como sujetos colectivos en la dirección de la Revolución.  Soy de los que opina que las soluciones de “terceros”, comienzan con el compromiso y la labor personal que cada cual pueda emprender.  Y que las acciones de la dirección de la Revolución, siempre precisan para su éxito, de la participación, el compromiso y empuje del actor mayor, del que se constituye con la iniciativa y la cohesión de cientos de personalidades protagónicas.

Si de Fidel se trata, invito a incorporarnos a su estudio y promoción, en un hacer colectivo de pensamiento y reflexión. A su vez no puede continuar el hecho triste de que  quienes estudian a Fidel y tienen resultados de impacto, no encuentren cómo hacerlos llegar a las bibliotecas escolares,  a los centros de documentación, a los maestros y estudiantes, a los  cuadros, a nuestro pueblo que está ávido de saberes y reflexiones sobre su líder.

Desde el trabajo, nos compete además, contribuir a unir, organizar y compartir soluciones, educar y exigir en el respeto y atención que merece el estudio. Como en la mayoría de los frentes de la actividad revolucionaria, aquí se manifiesta la importancia de articular y repotenciar lo que realmente tenemos. Si la ingeniería y el soporte nos respalda, no hay razón para que la Biblioteca del sitio Web Fidel. Soldado de las Ideas, el 9 de agosto del 2019 solo contenga 393 materiales, y que en estos no estén sólidamente representados los resultados de los cientistas cubanos, ni las ponencias que defienden en eventos  realizados en Cuba y el exterior, incluso que no se hayan incluido artículos publicados en revistas y sitios que están en la red de redes.

No tardará el sistema de ciencia, los Polos, las universidades y las instituciones académicas, también en este campo, de marcarán un cambio cualitativo. El nudo editoriales-producción pasa por la situación complejísima que agudiza la agresión económica del imperio, y deberá resolverse en lo inmediato, en aquello de lo que no pueda culparse al bloqueo. Las publicaciones en red solo precisan de la gestión en y desde los equipos de edición y los órganos de validación científica. Sé de un regalo precioso en el que trabajan desde hace meses directivos, constructores, museólogos, documentadores e investigadores del legado fidelista… Esperemos las buenas noticias haciendo!

Para qué estudiar a Fidel

Resulta fundamental que comprendamos que la investigación y el estudio de la vida y obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, no puede ser un fin en sí mismo. El nuevo conocimiento se precisa para fortalecer la Historia, la memoria y el análisis táctico-estratégico, para que Fidel perviva y continúe acompañándonos con su sabiduría, para estar orgullosos y comprometidos, exhortándonos a pensar propositivamente, a luchar contra nuestros errores, a mantener incólumes los principios martianos y comunistas de justicia social, emancipación y dignificación humana, para crecer y vencer.

Notas
  1. Fidel fallece el 25 de noviembre de 2016
  2. El 27 de diciembre de 2016 fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular la Ley sobre el uso del nombre y la figura de Fidel Castro Ruz.
  3. Los servicios de la Seguridad del Estado cubanos contabilizaron hasta el 2007 un total de 638 intentos de asesinato contra Fidel.

La lucha ideológica en Cuba en el campo de la historia. La guerra que se nos hace

Felipe de J. Pérez Cruz

La guerra ideológico-cultural que se diseña y produce desde los Estados Unidos contra la  Revolución y la nación cubana, es organizada y coordinada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y en la misma participan otros servicios especiales del país del Norte, en estrecha colaboración con agencias federales como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), de diplomacia pública tipo National Endowment for Democracy (NED) y de propaganda en la Radio y TV Martí. Suman las entidades de la mafia cubano americana. A tan criminal Entente se unen los programas anticubanos existentes en varios  de los países  aliados de los Estados Unidos en la OTAN, los partidos e internacionales de derecha,  los gobiernos lacayos y las fuerzas reaccionarias en América Latina y el mundo.

Se trata de un mecanismo de subversión a escala internacional, que nació en las campañas de prensa y guerra psicológica orquestadas contra la naciente Revolución desde los primeros meses del triunfo de la Revolución en 1959[1].  Hoy los laboratorios de guerra psicológica de la CIA de los años sesenta, cuentan con un sofisticado arsenal de medios y procedimientos de agresión[2]. La doctrina militar del imperio ha evolucionado en diseños de las llamadas Guerras “de generación”, de Cuarta, Quinta, Sexta… y en tales engendros se ha incorporado con  sofisticados diseños la guerra cultural, la tarea de destruir la memoria histórica y las tradiciones de resistencia e identidad de los pueblos. El robo y destrucción del patrimonio histórico en las guerras de Irak y Libia, y en la agresión a Siria no dejan lugar a dudas. La vasta operación para cambiar la memoria de la Segunda Guerra Mundial en el mundo ex socialista europeo, con énfasis particular en maquillar a los fascistas y a sus mercenarios y denostar al Ejército Rojo, fue denunciada recientemente por el presidente ruso Vladimir Putin. Las referidas acciones confirman un nuevo énfasis histórico en los procedimientos de guerra cultural, subversión ideológico cultural y agresión imperialista.

Los sujetos de la subversión

La CIA y sus aliados concitan contra el pueblo cubano en sus operaciones de guerra cultural,  a sus ya establecidos personeros en el mundo académico estadounidense, se trata de los elementos que aupó y financió  cuando creó el núcleo duro anti socialista de la llamada Cubanología,  así como nuevas hornadas de cipayos reclutados en la más cercana contemporaneidad. Y aunque los desdeñan no deja de utilizar a la intelectualidad contrarrevolucionaria de viejo cuño mafioso.

En los últimos lustros el imperio ha logrado potenciar a un grupo de jóvenes historiadores que desertaron del proyecto revolucionario cubano, y los han recolocado en prestigiosas universidades estadounidenses, dotándolos de becas, cátedras, premios y facilidades editoriales. Estos individuos no solo defienden en sus obras la perspectiva anti socialista, sino que se les utiliza para vender la imagen del éxito en la academia estadounidense, influir y propiciar nuevos reclutamientos entre sus redes profesionales y de amistad en Cuba

Los “nuevos” sujetos del proyecto contrarrevolucionario, aparecen auto afiliados a un “amplio” espectro de denominaciones, desde “pensadores “liberales” de “izquierda” y “derecha”, socialcristianos, socialdemócratas, supuestos “marxistas” y ultraizquierdistas de los más disímiles ismos. Concita la perspicacia el que a pesar de “tanta diversidad”  los posicionamientos historiográficos generalmente son coincidentes, lo que permite sustentar la existencia de una agenda prefijada de líneas y temas. La mayoría se manifiestan en contra del bloqueo, abogan por las relaciones “pueblo a pueblo” y la plena apertura en los intercambios culturales y académicos, pues este es el carril de la política anticubana que mayores posibilidades brinda para el ataque ideológico cultural.

La actividad contrarrevolucionaria

Se intenta desprestigiar y desmontar el eje histórico identitario revolucionario, con la articulación de cuatro vías principales de ataque:

1)  Construyen un rechazo prejuicioso frente a errores de absolutización y los esquemas  empobrecedores que aún prevalecen en zonas del discurso histórico de la institucionalidad revolucionaria (tachado de ideologizante y politizado);

2) Intentan fractura del macro relato y la historicidad del movimiento nacional liberador, en contraste con enfoques pretendidamente más holísticos desde  la historia social, cultural y de la cultura, o lo propiamente fenomenológico que aporta la microhistoria;

3) Con la oferta de otra historia, han puesto en curso el desmontaje de la historia[3], que se caracteriza por silenciar lo nacional popular acumulado por la historiografía nacionalista y marxista, sobrevalorar errores y desencuentros, y recolocar el pensamiento y la actuación protagónica de los sujetos oligárquicos, conservadores y burgueses.

4) Con investigaciones y construcción de propuestas historiográfica “novedosas” sobre aspectos y zonas olvidadas o aún no estudiados por la academia revolucionaria.

En esta “historiografía” de la subversión, el Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895) es un “mito”, y la concepción del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (1926-2016) sobre la dialéctica de continuidad de cien años de lucha, es acusada de “teleologización” de la historia. En tales construcciones coincide la mirada amable hacia la Metrópoli  colonialista, el imperio estadounidense y sus amanuenses nativos, todo ello se complementa con un anticomunismo visceral. Los estudios y las tergiversaciones sobre la Revolución en el poder –a partir de 1959-, en tanto es la zona más desatendida de la historiografía revolucionaria, ocupan una alta prioridad en la actividad enemiga.

La propaganda grosera y simplona contra la Revolución, se mantiene. Existe en los medios de la mafia cubano americana una historiografía batistiana, en un vano intento maquillar la criminalidad del régimen derrocado por la Revolución y en su continuidad, negar la obra revolucionaria, y darle visos patrioteros a la criminalidad del terrorismo anticubano. Pero estas manifestaciones de la ideología oligárquica y conservadora, aunque las mantienen, se consideran “extremas” y “envejecidas”, por los actuales articuladores  de la subversión ideológico-cultural contra Cuba.

El accionar “público” de los viejos y nuevos sujetos de la academia pagada por la CIA, es complementa con la actividad anticubana secreta, multiplicada por los concursos de contrataciones a sujetos particulares e institucionales, y el sistema de financiamientos y donaciones encubiertas a una amplia red de ONGs, fundaciones, universidades, organizaciones académicas, noticiosas, publicistas y editoriales.

Los diseños de la actividad contrarrevolucionaria se  difunden y metamorfosean a través del gigantesco aparato de la propaganda política oficial imperialista, que se multiplica y amplia en su conexión con las empresas y fundaciones transnacionales, que dominan los medios de difusión masiva, Internet y las industrias culturales a nivel global. Así no solo enfrentamos las operaciones que diseñan las agencias de la subversión del gobierno de los Estados Unidos y de sus aliados, sino que las producciones  de los laboratorios de la subversión anticubana, nos llegan la mayoría de las veces, a través de “neutras y “respetables” autoridades de la ciencia, agencias, editoriales y revistas “certificadas”, antecedidas no pocas veces por premios y menciones en concursos muy bien publicitados. El ataque contrarrevolucionario en el campo de la historia por su hábil factura y virulencia, es una acción sumamente peligrosa.

Enfrentar y vencer

Dado que se trata eminentemente de una actividad de guerra, organizada por la CIA y sus aliados, las claves de este ataque no están en el propio movimiento científico, ni nacen de las contradicciones y expresiones de luchas ideológicas y cienciológicas, que caracterizan –y enriquecen- el movimiento de las ciencias sociales en Cuba. Aquí no enfrentamos a adversarios al interior de la vida y la producción académica, estén estos situados dentro o fuera del país. Se trata eminentemente de una actividad externa al movimiento de la ciencia y a la cultura. Una construcción profesional de equipos de expertos de –y/o contratados- por los agencias del imperio, como parte de la estrategia de subversión  política del país. Es una actividad diseñada, planificada y organizada, para ser enquistada en el seno del movimiento de ciencia, a través de operaciones y procedimientos encubiertos. Se piensa como acción ofensiva, como ataque.

Nos referimos por tanto a una lectura y agenda historiográfica, que se impone desde fuera de la academia, los institutos de investigación y el gremio de los cientistas, pero que precisa ser “asumida” desde “dentro” de la academia y la sociedad cubana. No se diseña para los mercenarios y contrarrevolucionarios del patio, sino para confundir y captar a los cientistas revolucionarios, para que se vea como pensamiento alternativo, lo asumamos y legitimemos.

Cuba, bien se sabe, posee organismos muy especializados y eficaces en el enfrentamiento de los planes de subversión política e ideológico cultural, pero en este como en todos los campos de la defensa de la Revolución, la capacidad operativa de los especialistas militares y civiles dedicados a la protección de la nación, se multiplica en certezas y logros, con la participación de la intelectualidad científica, artística y literaria y del pueblo instruido, culto y revolucionario que el socialismo ha forjado.

Un asunto primordial está en que la complejidad de la situación no nos puede llevar al auto bloqueo, ni a la paranoia de ver al “enemigo”, en cada cubano o cubana confundido, ya viva en la Isla o fuera de ella, en cada estadounidense, o persona que en el mundo defienda un criterio pro capitalista, en una y todas las opiniones que nos sean adversas. Tampoco tras cada institución, universidad o grupo de interés estadounidense o radicado en el extranjero, está un agente de la CIA, o un contratista de la NED o la USAID.  Hay en los Estados Unidos, en la academia, en las universidades, entre multitud de sus ciudadanos, mucho pueblo respetuoso y honesto.  Tenemos por demás en el país del Norte valientes camaradas que “en las entrañas del monstruo”,  levantan las banderas del antimperialismo y el socialismo, y trabajan por hacer de su país un lugar de paz, de amistad y colaboración. Estos hermanos han hecho de la causa cubana, de la lucha contra política criminal del boqueo, sabotaje, y subversión un hermoso objetivo de vida.

Debemos aprender a discernir en un mundo orgánicamente capitalista y hostil a la idea socialista, en medio de la colosal campaña anticomunista que ya acumula más de un siglo de siembra de estereotipos negativos e información manipulada; qué entender por lucha ideológica frente a la globalidad explotadora y enajenadora del capital, para dentro de esa madeja de ideas, propuestas e influencias siempre adversas, aprender a reconocer el accionar contrarrevolucionario, discernir las líneas principales del ataque enemigo, y actuar en consecuencia.

Hay más

Siempre que trato el tema de la guerra cultural, de la subversión ideológico-cultural y la agresión imperialista, me resulta importante precisar que nos referimos a uno de los espacios de la lucha ideológica y no al combate en su conjunto. La denuncia y el enfrentamiento de tal actividad precisa ser sistemática, y en tanto ocupar nuestra atención por su importancia y urgencia, por el peligro real que representa, pero al mismo tiempo debemos tener plena claridad de que la batalla de ideas, no se agota en el tema de la denuncia y defensa contra el ataque contrarrevolucionario, y que incluso no es el problema fundamental a resolver.  La pelea por mantener y desarrollar la hegemonía ideológico cultural socialista en el seno de nuestro pueblo es mucho más amplia, y tiene en la educación y formación ética, política e ideológica de las nuevas generaciones y de todos los ciudadanos y ciudadanas, un eje de renovada centralidad A esta problemática en el campo de la Historia, la enseñanza y los historiadores dedicaremos otras entregas.

NOTAS

[1] Ver: Tomás Diez Acosta: La guerra encubierta contra Cuba. Documentos desclasificados de la CIA, Editora Política, La Habana, 1997; Jacinto Valdés Dapena: La CIA contra Cuba. La actividad subversiva de la CIA y la contrarrevolución (1961-1968), La Habana, Editorial Capitán San Luis, 2002.

[2] Ver: Néstor García Iturbe: Subversión político ideológica. Madre in USA, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2012

[3]Ver:  René González Barrios: El desmontaje de la historia y cómo enfrentarlo, Cubadebate, 5 mayo 2014, http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/05/05/el-desmontaje-de-la-historia-y-como-enfrentarlo/

__________________________________________________________________________

LA CONCEPCIÓN DE FORMACIÓN: EJE DE LA PEDAGOGÍA MARTIANA

Dr.C. María Isabel Bardina Torres

La contemporaneidad del proyecto educativo cultural revolucionario propuesto por el Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895)[1] radica en que las definiciones y tareas que propuso mantienen plena vigencia. Sobre el objeto de la educación Martí precisó para todos los tiempos: “Instrucción no es lo mismo que educación: aquella se refiere al pensamiento, y esta principalmente a los sentimientos. Sin embargo, no hay buena educación sin instrucción. Las cualidades morales suben de precio cuando están realizadas por las cualidades inteligentes”[2], definía José Martí Pérez

Martí  definía que “la educación tiene un deber ineludible para con el hombre, – no cumplirlo es un crimen: conformarlo a su tiempo – sin desviarse de la grandiosa y final tendencia humana. Que el hombre viva en analogía con el universo y con su época”[3]. Para ello  el acto de educar no podía “…echarle al hombre el mundo encima, de modo que no le quede por donde asomar los ojos propios, sino dar al hombre las llaves del mundo, que son la independencia y el amor, y prepararle las fuerzas para que lo recorra por si, con el paso alegre de los hombres naturales y libres”[4].

En la perspectiva martiana hoy asumimos que la educación es el proceso y el resultado de formar en las niñas y los niños, en los jóvenes, las mujeres y hombres, en los pueblos, sus sentimientos, convicciones, voluntad, valores, vinculados a su instrucción,  capacitación[5], y desarrollo físico. En el actual debate pedagógico tanto en el escenario nacional como internacional se afirma la intelección sobre la categoría formación integral.

La formación de Martí

En los padres de la escuela cubana y en particular en Félix Varela y Morales (1788-1853) y en José de la Luz y Caballero (1800-1862)[6] encuentra tempranamente Martí los argumentos para fundamentar el pensamiento de la liberación como filosofía de y para la vida, inseparable de todas las ramas del conocimiento científico y humanista. Desde esta perspectiva asumió el método electivo para conocer, la pedagogía liberadora centrada en la integración de decir y hacer y consecuentemente la formación ética como eje transversal de la educación a lo largo de la vida y desde todos los espacios de convivencia.

Rafael María de Mendive y Daumy (1821-1886) maestro del joven Martí, fue alumno de Luz y Caballero, bajo esa impronta asimiló Martí la honestidad, comportamiento cívico y la motivación por la educación moral de la juventud. Admiró Martí en Luz, la necesidad de romper con el esquematismo y formalismo de la docencia escolástica y en contraparte introdujo el método explicativo, su interés por el otorgamiento a la pedagogía de un fundamento teórico y metodológico general de carácter científico y la concepción de la escuela como institución social idónea para la formación. A Mendive escribió el joven martí el 15 de enero de 1871: … si me siento con fuerzas para ser verdaderamente hombre, solo a Ud. lo debo y de Ud. y solo de Ud. es cuanto bueno y cariñoso tengo.[7]

El análisis de las influencias educativas en la vida de Martí, en las condiciones históricas de la época, nos permite identificar rasgos generales determinantes para una introducción certera a su biografía intelectual y pedagógica, así como las premisas para contextualización del empeño martiano en una formación integral de los estudiantes:

  1. La esencialidad identitaria y patriótica de la formación que recibe. La cubanía.
  2. El carácter general-integral, universal y holístico del conocimiento que adquiere.
  3. La integridad y estabilidad de los modelos de conducta ética de sus maestros: intransigentes, indoblegables, patriotas.
  4. La ternura, la solidaridad y el humanismo. Los sentidos del equilibrio, la ponderación, la ecuanimidad y la objetividad.
  5. La intención política del contenido de las lecciones de sus maestros, enfocadas a la liberación nacional y a la educación moral como garantía de felicidad para los pueblos.
  6. El sentido a la vida digna y austera conque fue acompañado cada contenido que recibió. La honestidad y la honradez como valores supremos.
  7. El autodidactismo y la disposición para estudiar, leer y aprender.
  8. Los métodos utilizados de explicación, debate, conversación argumentada, investigación como camino certero al conocimiento-libertad.
  9. La exigencia de lo estético en la personalidad, de la importancia de lo bello en la forma, en la conducta, en el ejercicio del magisterio, en la oralidad y la escritura.
  10. La atención diferenciada al talento en tanto se orientaba en el liderazgo para socializar los aprendizajes como deber de contribuir a la educación de los demás.
  11. La investigación, la ciencia y la tecnología en función del bienestar y la prosperidad de los hombres y el progreso social.
  12. La igualdad, la equidad y multiculturalidad vividas en un contexto hostil, transido de las injusticias del colonialismo, la esclavitud, el racismo y el sexismo.

Tal sistema de influencias educativas que signan la formación del intelecto de  Martí, con el complemento de su inteligencia, perspicacia, capacidad de análisis de los hechos y habilidades para la socialización; lo preparan para desarrollar las formas de pensamiento abarcadoras que lo caracterizan en tanto incluye desde una eticidad inmanente, lo económico, lo científico, lo social, lo humano; y sobre todo, el valor político de la educación para un gobierno inteligente, para un proyecto país de desarrollo sustentable, justicia, democracia social y dignificación humana. “En nuestros países –proclamará- ha de hacerse una revolución radical en la educación…”[8].

La formación martiana

La filosofía pedagógica martiana en su esencialidad y proyecciones se ocupa de la naturaleza misma de la formación del hombre como proyecto ético, cultural y político. El núcleo de esta filosofía está en la relación conocimiento integral-cultura de las emociones-libertad y emancipación. Por ello la filosofía pedagógica martiana tiene su más cosmovisiva apreciación en la máxima que precisa que “Ser culto es el único modo de ser libre.”[9]

La formación es para Martí el proceso civilizatorio que da sentido humanista a la educabilidad del ser humano. El hombre a formar que nos plantea Apóstol como objetivo de la formación, se dirige al logro de una integralidad  de la persona, lo que se expresa en cinco dimensiones esenciales:

  1. La dimensión ideológica (lo ético y lo político)
  2. La dimensión espiritual. La sensibilidad, la ternura
  3. La dimensión socio-afectiva. El compromiso con los demás.
  4. La dimensión cognoscitiva. El saber.
  5. La dimensión técnico-profesional. El saber hacer.
  6. La dimensión comunicativa. El saber expresarse.

La dimensión ideológica de la personalidad implicaba en primer lugar potenciar el despliegue de los más altos valores éticos característicos del ideal martiano de hombre y mujer, donde prevaleciera el humanismo, la solidaridad, la honestidad, la justeza, y la responsabilidad individual, social, ecológica y política. Los valores del decoro y la solidaridad humana tenían para el Héroe Nacional cubano una prioridad absoluta.

Los presupuestos del posicionamiento ético martiano se asumen a partir de su humanismo pedagógico, del amor a la profesión de maestro. Para ello parte de considerar que el modo de actuación de los educadores y educadoras –la profesionalidad-, debe estar regido por esencialidades definitivas: el bien, lo justo, lo bello, lo digno y en tal dimensión pueden reconstruir su universo de principios ético pedagógico. La responsabilidad, honestidad, la modestia, creatividad, el interés por la auto preparación y la superación, la exigencia en las tareas asignadas, el espíritu de revolucionario y de sacrificio, y la incondicionalidad con su misión cultural y patriótica[10].

La dimensión espiritual era para Martí el espacio privilegiado de  la ternura. El afecto por los niños y jóvenes, por los colegas, es una condición profesional que define al maestro. Se puede constatar en la obra educacional de Martí y en toda su producción literaria, el lugar central que otorgaba  al amor, entendido como sentimiento supremo a forjar por la familia, los maestros y la sociedad en su conjunto.

La dimensión socio-afectiva, en tanto compromiso con los demás sitúa en clave de práctica concreta la dimensión espiritual del maestro. El sentir, implicaba para el Héroe Nacional cubano que no solo la persona posea altos valores, conocimientos y sentimientos, sino que además sea capaz de aplicar y actuar en consecuencia con esos valores, a través de un sistema de hábitos, habilidades y capacidades que impacten y movilicen lo mejor del ser humano en su entorno, en sus alumnos y colegas. Para Martí la pedagogía del amor, de la ternura, se afirmaba como esencia contenido y forma fundamental de expresión del hacer de maestro.

La dimensión cognoscitiva, el saber, se refería a potenciar el desarrollo cognoscitivo del estudiante, utilizando métodos y medios que contribuyeran al desarrollo sensoperceptual, a la memoria lógica, al pensamiento lógico y creador, a la creatividad en su imaginación. El saber pedagógico actúa como mediador del resto de las dimensiones, e incorpora profundos sentimientos humanos, una fuerte  motivación profesional, elevados intereses intelectuales y en general profesionales. El saber fortalece la convivencia, el aprecio y respeto por los demás, por la naturaleza, la diversidad cultural y dignidad de la persona.

En el saber hacer, la práctica, es síntesis de una formación ideológica, científica, cultural, política, y económica, que permita preparar a cada hombre para vivir en familia, ciudadanía y universalidad, percibir la naturaleza, la realidad social, apreciar las obras de arte y transformar el medio natural y social que le rodea. De esta manera se convierte el hombre en un elemento activo y seguro en la creación de un desarrollo propio e interno que le permita una vida con mayor equilibrio y bienestar social en consonancia con el tiempo que vive. La combinación del estudio y el trabajo resulta en eje de esa relación imprescindible entre teoría y práctica.

En el saber hacer implica que todo pueda ser socializado a través de formas y métodos adecuados. Así asume el héroe Nacional cubano el papel de la ciencia y la tecnología. En tanto fue un constante propugnador de la enseñanza científica. Combatió la enseñanza “libresca” y el “verbalismo”. “Que la enseñanza científica vaya, como la savia en los árboles de la raíz  al tope de  la educación pública” escribirá en La América, de Nueva York; en septiembre de 1883. En la propia publicación, Martí definía que el elemento científico debía ser “como el hueso del sistema de educación”. Para ello asumía la necesidad de que “se trueque de escolástico en científico el espíritu de la educación”[11].

La asunción de los presupuestos científicos se expresaba por Martí en estrecha articulación con la formación de valores. Recomendaba “que los cursos de enseñanza pública sean preparados y graduados de manera que la enseñanza primaria hasta el final y titular, la educación pública vaya desenvolviendo, sin merma de los elementos espirituales, todos aquellos que se requieren para la aplicación inmediata de las fuerzas del hombre a las de la Naturaleza[12].

Martí da una importancia sustantiva a los recursos comunicacionales, al lenguaje en su sentido más amplio. Para e Apóstol la competencia comunicativa resulta vital en un profesional de la educación: “La manera de decir – enseñaba – realza el valor de lo que se dice”[13].

La formación integral

La formación integral la concibe Martí con carácter general-integral, universal y holístico, con un elevado sentido de la ética, en constante ejercicio praxiológico valorativo. Un lugar especial está en la relación dialéctica de fertilidad y desarrollo que debe existir entre la práctica y su intelección y sistematización teórica.

La formación integral desde la filosofía humanista martiana ha de entenderse no solo en tér­minos de conocimientos relacionados con la historia de la humanidad, el proceso de la cultura universal, regional y nacional, el conocer y saber hacer desde la ciencia y la tecnología de punta de la época, los conceptos y categorías que permitan la apreciación de las manifestaciones artístico-literarias, la actualización en el área socio-político y económica; sino también en el enjuiciamiento y la valoración crítica de la colonialidad del ser y el tener, que imponen los países occidentales. Por eso enfatiza en la esencialidad de asumir el legado cultural de cada pueblo, en su integración y aporte a lo universal.

En tanto la educación debe para preparar al hombre para la vida en sociedad, tiene en primer lugar que formar para el trabajo honrado y productivo. Los valores positivos reforzados y educados por el maestro se constituyen en base para la construcción del valor supremo a formar: el patriotismo. Para Martí la formación se concreta en la vocación patriótica y ciudadana, en la cual se integran los sistemas de conocimientos o saberes, de valores, de habilidades y el modo de actuación.

La formación integral del hombre cubano y latinoamericano es el fin de la educación martiana en su concepción más amplia. Las niñas y los niños, los adolescentes y jóvenes, y también los maestros y maestras constituyen los sujetos centrales de la formación[14]. El maestro es director por excelencia del proceso formativo, y  además debía  convertirse dentro y fuera de la escuela en agente de la transformación social.

Definitivamente la formación integral es para Martí un proceso educativo de liberación y desarrollo de autonomía y resultado emancipatorio, a lo largo de la vida. Es evidente que para José Martí, el patriotismo constituye la máxima expresión social de la formación integral que aspira y propone.

NOTAS

[1] Ver: Felipe de J. Pérez Cruz: « Raíces históricas del proyecto  educativo martiano », Revista de  Historia de la Educación Latinoamericana, Tunja, Colombia, Vol. 13 No. 17, julio – diciembre 2011,  pp. 199-236

[2] José Martí Pérez: Obras Completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, tomo 19, p.375

[3] Ibídem, tomo 8, p.430.

[4] Ibídem, tomo 6, p 89.

[5] Carlos Manuel Álvarez de Sayas. s/a. Pedagogía como ciencia. La Habana: Pueblo y Educación. p.13.

[6] Ver: Felipe de J. Pérez Cruz : “La educación y la pedagogía cubanas en el movimiento nacional liberador. Visión panorámica desde la Revolución en el Siglo XIX”, en: CLACSO. La Revolución en el bicentenario. Reflexiones sobre emancipación, clases y grupos subalternos. Colección Grupos de Trabajo, CLACSO Libros, Buenos Aires, 2010,  pp. 229-251.

[7]José Martí Pérez: Obras Completas. Ob. cit, t. 8, p. 40

[8] José Martí Pérez: Obras Completas. Ob. cit., .t 6, p 256

[9] José Martí Pérez: Obras Completas. Ob. cit., .t. 8, p. 289

[10] PIE MACLEAN, Norma Luisa. (2009) La importancia del ideario pedagógico de José Martí para el mejoramiento del modo de actuación profesional del profesor general integral en formación inicial, (inédito)

[11] José Martí Pérez: Obras Completas. Ob. cit, t. 8, p 314.

[12] Ibídem.

[13] José Martí Pérez: Obras Completas. Ob. cit, 6, p. 235.

[14] Nos referimos al proceso de escolarización general. Los adultos, incluidos los adultos mayores poseen diversa vías formales y no formales de escolarización. A ello suma la autoeducación continua.

__________________________________________________________________________

Fidel Castro Ruz: Filosofía de la Educación en el proyecto socialista cubano

Felipe de J. Pérez Cruz

“Es para gloria de los pedagogos cubanos, que yo llamo pedagogo al doctor  Castro, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Y lo  llamo así no para hacer una frase, ni un elogio sin profundidad. Le llamamos así porque el Colegio de Maestros estudió muy bien sus planteamientos educacionales, tenemos muy bien clasificados y hemos visto toda la idea matriz que mueve sus iniciativas educacionales”.

Raúl Ferrer: Sexto ciclo Universidad Popular, “Educación y Revolución”, La  Habana, abril 30, 1961, pág. 42.

El papel de la personalidad histórica de Fidel en la Revolución Educacional Cubana revela su constante ocupación e impulso político al sistema nacional de educación.  Quizás lo más extraordinario y poco conocido es que Fidel en este campo ha desarrollado una extraordinaria obra creativa desde el punto de vista teórico, en búsqueda constante de viejas y nuevas contradicciones, en el ejercicio  de la más incisiva crítica y autocrítica. Se trata del ejercicio de una praxis de construcción revolucionaria, sólidamente asumida, desarrollada y dialécticamente superada, sobre la que resulta sumamente interesante reflexionar.

Las Ciencias de la Educación en Cuba tienen frente a la obra de Fidel un importante campo de estudios y sistematizaciones, de urgencia en su realización si se trata de aportar al diseño y realización de las actuales políticas educacionales del socialismo cubano. La tarea a realizar resulta compleja en el orden filosófico, historiográfico y metodológico. Estamos ante un colosal universo de ideas y realizaciones en constante movimiento. En una evaluación de 1990 sobre lo alcanzado en la educación Fidel afirma: “Si comparamos las ideas que teníamos antes del triunfo de la Revolución con las que tenemos ahora, hay un abismo, porque se fueron desarrollando nuevas y nuevas ideas en este campo, que es lo que hoy constituye la suma de todas nuestras instituciones y programas educacionales[1].

Para quienes se encaminen a estudiar el ámbito educacional de Fidel Castro, puede serles de utilidad poseer una propuesta inicial de sistematización de sus principales ideas filosóficas en materia educacional y pedagógica, propósito que desarrollo en la presente ponencia[2].

La personalidad en la Historia

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 ejecutado por el dictador de Fulgencio Batista y Zaldívar (1901-1973) fracturó el curso neocolonial de la democracia burguesa en Cuba. A nivel hemisférico respondía a la estrategia hegemónica y anticomunista para la región latinoamericana y caribeña de la llamada Guerra Fría, impuesta a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por los Estados Unidos, como valladar al avance del socialismo y el movimiento de liberación nacional  tras el aporte decisivo de la URSS en la victoria contra la Alemania nazi y el eje fascista en la II Guerra Mundial.

En las circunstancias cubanas la dictadura pro imperialista (1952-1958), se constituyó en el último episodio del régimen capitalista en el país. La Guerra de Liberación fue el hecho cultural y pedagógico más trascendental de la vida de la nación cubana, al garantizar las condiciones para la definitiva desenajenación[3] del ser social nacional. La cohesión de las más amplias masas trabajadoras tras los postulados del Programa del Moncada, la participación de los  obreros, campesinos y sectores populares en el Ejército Rebelde, en las organizaciones y células revolucionarias, en el movimiento de resistencia cívica, en los sindicatos y en la gran huelga general de enero de 1959, constituyeron factores dinámicos del movimiento de reafirmación patriótica que se desato tras el triunfo revolucionario del 1 de enero  de 1959 y en sus jornadas sucesivas.

Con el pensamiento del Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895) por estandarte, el joven Fidel Castro Ruz (1926-2016) había iniciado  desde mediados del pasado siglo XX su propio proyecto de lucha popular y antimperialista frente a la conducción antinacional y corrupción de la política burguesa. La propia praxis revolucionaria en el vórtice de los acontecimientos, le permiten madurar como pensador revolucionario, diseñar y poner en ejecución un audaz proyecto educativo cultural revolucionario, que forjó en su seno las fuerzas populares que pusieron fin al capitalismo en Cuba.

Tras el golpe de Estado el movimiento de rechazo sufre por la crisis de la partidocracia reformista, la desunión y el anticomunismo prevaleciente entre las fuerzas anti dictatoriales, y el aislamiento y desacierto estratégico del Partido Comunista; en este escenario Fidel Castro Ruz supo colocarse en la vanguardia de la nueva etapa revolucionaria de la nación cubana, porque entendió la necesidad histórica y actuó en consecuencia para adelantar las soluciones. Circunstancias, movimiento social y líder coincidirían en el parto de la Revolución Cubana.

Formación histórico-filosófica

A nivel histórico-filosófico Fidel parte del interés de los revolucionarios cubanos de una y otra generación, de uno u otra filiación ideológica, de convertir la educación popular en vehículo de desenajenación, y en arma de lucha por la liberación nacional. Encuentra en el inconcluso proyecto educativo cultural revolucionario martiano[4] -parte sustantiva de la idea de nación y república del Apóstol-, las claves para plantearse la transformar la sociedad neocolonial, la escuela y la educación cubana a mediados del siglo XX.

Fidel estudia lo más progresivo del positivismo latinoamericano, en Enrique José Varona y José Ingenieros. El humanismo y el conocimiento serán los  puntos focales de partida de la concepción que Fidel Castro desarrolla del hombre en sus nexos dialécticos con la naturaleza, la sociedad y sus semejantes[5].

El marxismo ya con un camino recorrido en la cultura y la política  cubana, completa y dispara la perspectiva filosófica y política de Fidel. Por el camino que ya había transitado el joven comunista Julio Antonio Mella (1903-1929), fundador del socialismo martiano, marxista y leninista cubano, Fidel muy joven también, logra una enriquecedora síntesis dialéctica del legado martiano y la tradición democrática, popular y revolucionaria, y en búsqueda consecuente arriba a una fértil articulación dialéctica con la revolución del pensamiento que iniciaron Carlos Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) fundadores del marxismo, con los aportes trascendentes de Vladimir Ilich Lenin (1870-1924) y sus más genuinos seguidores en el movimiento revolucionario  comunista latinoamericano y mundial.

La concepción antropológica de  Martí precisamente si situó en un momento de tránsito que se aproxima y comparte la visión marxista de hombre, y esta confluencia constituye uno de los ejes de articulación que Fidel percibe y desarrolla. Así la antropología educativa en el pensamiento filosófico de Fidel parte de una concepción del hombre resumida en:

  • Amor infinito hacia los seres humanos, que se manifiesta en su entrega total a la causa justa de los humildes por la dignificación, la igualdad y la justicia social.
  • Confianza en la educabilidad del hombre y la mujer, en sus potencialidades para ser educado y educar.
  • Concepción de la educación y la cultura como medio de riqueza espiritual, realización y reproducción social de los individuos y la sociedad.
  • Ocupación constante por la elevación y crecimiento del hombre y la mujer mediante el trabajo honrado y la lucha revolucionaria[6].

Tampoco pasó inadvertida para Fidel la coincidencia de los conceptos martianos y marxistas de cultura y educación unidos a la acción práctica revolucionaria, por transformar la realidad, se vinculan estrechamente al progreso social, al desarrollo y a la emancipación  lo que caracterizan de modo sustancial la visión revolucionaria de ambas perspectivas.

La cosmovisión martiana con la que Fidel se acercó al marxismo, el énfasis en la eticidad y la moralidad que están presente en Martí y en toda la tradición del pensamiento revolucionario cubano, que él reivindica desde sus primeras acciones como líder del estudiantado universitario y de  la juventud cubana, le posibilitan arribar al socialismo científico desde un fuerte sustrato axiológico, y le permiten sustraerse de las vulgarizaciones economicistas y dogmatizantes del marxismo y el leninismo, que  predominaban en la teoría y la práctica de la URSS y de los partidos comunistas a mediados del siglo XX.

Fidel crece en el clima político de la Universidad de La Habana, donde para finales de la década del cuarenta del pasado siglo afloraban aún todas las contradicciones y excresencias que habían sucedido a la pérdida de la Revolución nacional liberadora en 1934.  Fidel en tal escenario se nutrió del pensamiento anti dogmático de Mella, y también de la agudeza revolucionaria de Antonio Guiteras Holmes (1906-1935), quienes le anteceden en pensar y pelear la Revolución socialista[7]. Fidel retoma de Mella y Guiteras la necesidad de la defensa de los principios revolucionarios en continuidad y ruptura creadora; claridad praxiológica y valorativa, que le ratifican la certeza martiana de buscar todo lo progresivo, sin asunciones miméticas, en crecimiento del tronco robusto del ser nacional, de su  historia y circunstancias particulares. Esta posición lo enfrentaría a la ortodoxia del llamado marxismo-leninismo de matriz soviético estalinista.

Lejos del anticomunismo y de los sectarismos que envenenaban la unidad de los y las patriotas de la época, el joven líder vio en los comunistas sus émulos y aliados potenciales en la batalla liberadora, y con todas las fuerzas y elementos sanos del país se propuso retomar el programa martiano y cambiar la historia. Más que entramparse en debates doctrinales, se ocupó en  tejer consensos, forjar unidad y hacer Revolución.

La Historia me absolverá

La concepción filosófica martiana y marxista del hombre y la mujer de la nueva época y los presupuestos de eticidad y moralidad revolucionaria que los sustentan tiene su primera y pública expresión en el movimiento revolucionario que organiza Fidel Castro Ruz, con el que se inició la insurrección revolucionaria el 26 de julio de 1953.  Martí es el ideólogo por excelencia del movimiento cuyas integrantes se autoafirman como Generación del Centenario en atención a que se constituyen y actúan en el año 100 del nacimiento del Héroe Nacional. Martí es públicamente declarado por Fidel autor intelectual del asalto a las fortalezas militares de la dictadura, y su pensamiento nutre la “La Historia me absolverá”[8], documento programático que a partir de 1955 –también asumido como Programa del Moncada-, uniría a todos los patriotas cubanos en el propósito de derrotar a la dictadura pro imperialista. Un estudio fino del texto, su organización temática y proyección confirma que ya el marxismo era guía y enfoque para la acción fidelista.

En su histórico alegato de La Historia me Absolverá, Fidel expuso los seis problemas básicos que debía resolver la Revolución de llegar al poder: salud, desempleo, vivienda, industrialización, tierra y educación.  Fidel parte de la crítica al negativo condicionamiento que el sistema neocolonial creaba para la educación[9]. Al respecto señalo la medida que se tomaría una vez logrado el objetivo de la liberación: « …un gobierno revolucionario procedería a la reforma integral de nuestra enseñanza, poniéndola a tono con las iniciativas anteriores, para preparar debidamente a las generaciones que están llamadas a vivir en una patria más feliz[10].

En La Historia me absolverá se aprecia a nivel histórico – como afirma un colectivo de autores del Proyecto Pedagogía del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP)-, el primer plan nacional para transformación de la educación, encaminado a lograr que la misma fuera activa, democrática y popular[11]. La pauta estratégica que Martí traza con su relación dialéctica entre cultura y libertad y el derrotero táctico sobre el derecho y el deber en relación con la educación de todos los ciudadanos, recorre y organiza esta primera propuesta programática fidelista

El programa fidelista, aún antes de la derrota definitiva de la dictadura, comenzó a hacerse efectivo en las zonas liberadas por el Ejército Rebelde. Tras el desembarco del Granma, en los tiempos en que la guerrilla estaba constantemente perseguida, los combatientes guiados por Fidel cargaban como preciada munición una notable biblioteca ambulante, y se organizaban en las horas de descanso, sesiones para auto prepararse y alfabetizar a los campesinos que se integraban a la tropa rebelde. A pesar de la gran movilidad de las guerrillas que operaban en las sierras y llanos orientales, durante la Guerra de Liberación[12], no desatiende la tarea de fundar escuelas rurales para los niños de las zonas donde operaban.

La tarea histórica

La Guerra de Liberación fue el hecho cultural y pedagógico más trascendental de la vida de la nación cubana, al garantizar la definitiva independencia a través de la participación de las masas populares en la resistencia cívica, y la lucha político militar. La cohesión de las amplias masas tras los postulados del Programa del Moncada, la participación de los  obreros, campesinos y sectores populares en el Ejército Rebelde, en las organizaciones y células revolucionarias, en el movimiento de resistencia cívica, en los sindicatos y en la gran huelga general de enero de 1959, constituyeron factores dinámicos del movimiento nacional de reafirmación patriótica que se desato tras el triunfo revolucionario del 1 de enero  de 1959 y en sus jornadas sucesivas.Como nunca antes en la historia patria, las fuerzas motrices del movimiento nacional liberador tuvieron la posibilidad de desplegarse ininterrumpidamente en la consecución de sus finalidades emancipadoras.

Fidel comprendió que la solución de la contradicción principal entre la nación y la dictadura pro imperialista de Batista, tras el triunfo del 1 de enero de 1959, planteaba nuevamente en el escenario cubano, la esencialidad de la solución del problema fundamental del país: el logro de su definitiva liberación nacional frente a los mecanismos de sujeción neocolonial y expoliación económica, impuestos por los Estados Unidos en más de medio siglo de relaciones de dependencia y dominación.

Para Fidel el reto cubano no solo comprendería la liberación propiamente dicha y su constante defensa, frente a un imperio obcecado y criminal, siempre beligerante, nunca resignado a la pérdida de sus privilegios expoliadores en la Mayor de las Antillas. Sino que su más trascendente escenario sería el de llevar adelante la construcción de un genuino proyecto de desarrollo humano, de despliegue de todas las potencialidades de los cubanos y cubanas, en la concreción de una nueva sociedad, con capacidad económica, política y cultural para auto sustentarse, resolver las crecientes necesidades espirituales y materiales de sus hijos, y aportar al contexto latinoamericano y universal los valores culturales, intelectuales y productivos de su pueblo. En esta dirección histórica la Revolución con el liderazgo de Fidel comienza a transitar desde sus primeros días de victoria, en tanto se trabajópor sentar las bases de una cultura democrática, popular y socialista.

El desarrollo del movimiento de masas que dio al traste con la dictadura pro imperialista, para dar paso a la solución de las tareas históricas de la liberación nacional y el tránsito socialista, tendría que llevar en su seno, necesariamente, como imprescindible elemento desenajenador, un movimiento educacional y una genuina Revolución en la Educación y la Cultura, con capacidad para rescatar y desarrollar la tradición ideológico cultural revolucionaria de la escuela cubana, y el pensamiento de las vanguardias políticas, científicas y artísticas. La importancia y la urgencia de desatar ese movimiento fueron asumidas por Fidel. No fue casual que el primer gran movimiento masivo de naturaleza político ideológica, que lidera tras el triunfo revolucionario de enero de 1959, fuera precisamente un movimiento educacional[13], cuya consigna central fue la sentencia martiana que define que “ser cultos, era la única manera de ser libre[14].

La casualidad tampoco explica por qué los dos primeros grandes temas que abre Fidel a debate nacional y coloca como objetivos prioritarios de la educación revolucionaria, desde el mismo enero de 1959, sean los de la lucha contra la discriminación racial y de género. Los ancestrales prejuicios contra los cubanos negros y mestizos, y la cultura sexista y machista heredada, fueron temas sometidos desde entonces a una severa y sistemática crítica. Para el líder revolucionario “el primer gran problema de la Revolución es cómo se combate y cómo se vence la influencia de las viejas ideas, de las viejas tradiciones, de los viejos prejuicios y como las ideas de la revolución van ganando terreno y convirtiéndose en cuestiones de conocimiento común y de clara comprensión para todo el pueblo »[15].

Continuidad y ruptura dialéctica

En Fidel, la continuidad con la Filosofía de la Educación martiana está en la centralidad del humanismo y de la eticidad que le es inmanente. La ruptura para la incorporación progresiva, se presenta en la asunción de la dialéctica materialista, y en el enfoque de clase. Fidel concibe a la educación, como una responsabilidad indelegable de la sociedad, de la familia, del Estado, y de cada ciudadano.

El método fidelista es la dialéctica materialista entendida como instrumento de y para la perfectibilidad humana, en unidad dialéctica con lo ontológico, lo gnoseológico, lo lógico, lo axiológico, lo antropológico y lo praxiológico. Su finalidad  es la de propiciar la superación de la enajenación mediante la fundamentación y promoción de la transformación revolucionaria de la realidad, a través del paradigma comunista de sociedad donde cada vez más se deberán corresponder la esencia y la existencia del hombre. Tal universo comenzó formarse en Fidel desde la cosmovisión martiana por su naturaleza social; su adecuación a los fines de la lucha revolucionaria y su contenido ético-formativo de una nueva socialidad, tras asumirse como marxista, retorna  a Martí una y otra vez, para encontrar las esencias particulares latinoamericanas y caribeñas, y la especificidad cubana.

Fidel incorpora a nivel conceptual, el presupuesto marxista de la superación de la enajenación. Martí precisa y fundamenta la transformación revolucionaria de hombre, la mujer y su realidad, Fidel medio siglo después de la caída en combate del Héroe Nacional, sabe que la república con todos y para el bien de todos, solo se alcanzará a través de un tipo de sociedad que se platee el fin de la explotación del hombre por el hombre, donde cada vez más se correspondan la esencia y la existencia de cada hombre y mujer, de sus familias y comunidades.

La idea de la lucha por la desenajenación en tanto motivación humanista y misión principal de la labor educativa, tiene en Fidel como elemento central el mundo moral de los individuos: “El sentimiento – sostiene Fidel en junio de 1960 – es una riqueza mayor que las otras riquezas de orden material…, sobre todo si son sentimientos…de puro amor a nobles propósitos, de puro amor a su patria”[16].

Desde la pedagogía del amor Fidel fijó tempranamente –en perfecta coincidencia con su hermano de la Revolución Ernesto “Che” Guevara de la Serna (1928​-1967)-la posición cubana sobre el hecho de que el socialismo no solo era un problema del desarrollo de las riquezas materiales, sino también – y muy esencialmente – un problema de desarrollo de la conciencia humana[17]. Así frente a las posiciones entonces predominantes en la dirección de la URSS y de otros países socialistas, el socialismo cubano se propuso “crear riqueza con conciencia”[18].Y en esta dirección resultará esencial el tema de los valores.

El líder cubano insiste en la necesidad de “conocer que los valores sí constituyen la verdadera calidad de la vida, la suprema calidad de vida, aun por encima de alimento, techo y ropa...[19].

La axiología educativa del martiano Fidel se despliega en tres dimensiones principales: En la eticidad del acto pedagógico, en el valor educativo del ejemplo y la educación en valores. Enfatiza  el líder de la Revolución en la formación de los valores revolucionarios, de los valores humanistas y solidarios, del valor del trabajo y de las tradiciones proletarias y de los valores ciudadanos[20].

José Martí le aportaría el método de masas que caracterizaría al movimiento educacional cubano: “Al venir a la tierra, todo hombre tiene el derecho a que se le eduque, y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás”[21]. Así se movería la sensibilidad de todos los y las patriotas, y se les convocaría para brindar su aporte personal a la obra educacional. “Andando, enseña a andar” exhortaba optimista[22], Martí y  para una Revolución que comenzabaesta máxima resultaba inspiradora.

En la concepción martiana de Fidel el papel del maestro resulta decisivo. Para Fidel lo esencial era « lograr que no quedara un solo niño sin maestro« . No importa si no tenían el edificio, las clases se podían dar en una casa, aun debajo de un árbol, porque « lo más importante de la escuela era el maestro”[23].

La democratización de la educación es entendida como amplitud y oportunidad del acceso, en las relaciones democráticas y horizontales que se establezcan, en el proceso, y el compromiso participativo de los sujetos sociales implicados: el maestro, los alumnos, la familia, la comunidad y todo el entretejido de la sociedad civil, económica y política.

Cuando aún los prejuicios anticomunistas enquistados en la psicología social colectiva hacían imposible hablar de socialismo marxista, el pensamiento revolucionario de José Martí fue suficiente para enrumbar la política educacional fidelista, y nutrir los postulados de la Reforma Integral de la Educación, promulgada 23 de diciembre de 1959.

La hegemonía ideológico-cultural

Cuando se estudia la dinámica histórica de la Revolución Cubana, puede constatarse como Fidel concedió a la educación un protagonismo especial en la lucha política, en particular en la lucha ideológica: “las ideas libraron sus batallas junto a los acontecimientos, definirá en 1975, al inaugurar el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba[24].  Y es que la educación como aparato de construcción de hegemonía en el seno de la sociedad civil[25], deviene en componente de la revolución de la ideología y la cultura[26].

Sin dudas la educación expresa la capacidad de dirección moral y cultural de la clase o el grupo dirigente que trabaja – lucha – por construir el imprescindible consenso ideológico espiritual para el logro de sus fines. Para alcanzar y mantener  esa constantemente peleada hegemonía la educación más que en discursos, debe sustentarse en hechos:

  • En el carácter de las tareas docentes, laborales y sociales que debe acometer el estudiante, en su conducta y modo de vida.
  • En los programas de realizaciones concretas que impulsa la revolución en cada momento.

El proyecto contra hegemónico debe poseer tareas concretas a ejecutar, vías de realización y mecanismos de evaluación crítica y perfeccionamiento.  Para ello Fidel  adelantó la definición y estructuración escolar de los fines de la educación.

Fidel ve la necesidad de estructura un sistema de influencias educativas que partan de la praxis de los niños y jóvenes en sus circunstancias, en el estudio y el trabajo, para llegar al reconocimiento y construcción de su propia historia, como resultante del conocimiento de las luchas pasadas, presentes y futuras. En tal criterio precisa que la educación de la nueva generación corresponde al más amplio espacio de sociedad y a su vez a los propios niños y jóvenes, a los que  otorga responsabilidad social y le da misiones específicas, complejas e importantes en las que tiene que crecer como ser humano, estudiar, trabajar y crear.

Reforzar la idea de la continuidad generacional en la obra revolucionaria,  la sensibilización afectivo-cognitiva de los niños y jóvenes con su pasado, presente y futuro ha sido una constante en el hacer pedagógico de Fidel. En el Acto de inauguración del Palacio de los Pioneros, 6 de enero de 1962 precisaba:“¡Para que los niños sean felices se ha luchado, para que los niños sean felices han tenido que dar su vida muchos patriotas, desde Martí, Maceo y todoslos que han muerto[27].El 20 de julio de 1975, inaugura el Campamento de Pioneros “José Martí” de Tarará, en La Habana, y señala: “Y cuando decimos José Martí, a su nombre están unidos todos los que lucharon en las distintas épocas por la libertad, por el bienestar y la felicidad de nuestro pueblo”[28].

El estudio de los hechos que jalonan la historia revolucionaria confirma que la práctica política entendida como práctica pedagógica, resulta decisiva en el hacer fidelista. Esa práctica para el cambio cualitativo en la conciencia de las masas, transita por una intensa relación en el que el educador por excelencia es el propio proceso revolucionario.

Para Fidel “toda revolución es un extraordinario proceso de educación. Por eso, Revolución y educación son una misma cosa”, anunciaba Fidel al intervenir el 9 de abril de 1961 en el ciclo de conferencias de la Universidad Popular “Educación y Revolución”[29]; luego haría realidad esta consideración en medio siglo de Revolución: Durante el despegue y organización de la educación en 1959-1969[30], en la Campaña Nacional de Alfabetización en los años 1960-1961[31], al desplegar la Revolución educacional a principios de la década del setenta, en el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas de 1985-1987, al frente de la resistencia nacional en los momentos más difíciles del período especial, al inicio de los años noventa y la denominada  Batalla de Ideas[32] ya iniciada la presente centuria.

El hecho de ser Fidel el líder del proceso revolucionario en su conjunto, favoreció la simultaneidad, interacción y multilateralidad del esfuerzo educacional con el conjunto de las acciones revolucionarias a escala social, con la planificación y desarrollo de los programas de transformaciones, y produjo resultados de impacto  trascendental.

La solidaridad internacionalista

La solidaridad y el internacionalismo son consustanciales con la historia de la nación cubana y con su  Revolución Socialista. Hay en Fidel una Pedagogía de la solidaridad internacionalista, que se expresó en su biografía personal desde los años en que viajó a Centro y Suramérica para organizar un congreso de estudiantes y juventudes antimperialistas. La máxima martiana de que “Patria es Humanidad”[33], alcanza en Fidel su máxima expresión de continuidad y desarrollo. Frente al individualismo y el pragmatismo de la sociedad burguesa, y su limitado nacionalismo, el movimiento de la solidaridad internacionalista  constituye una de las más sólidas fortalezas del socialismo cubano.

Fidel  incorporó una notable labor pedagógica a favor del medio ambiente. En 1992, durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro (Brasil), el líder de la Revolución Cubana fue contundente en su crítica a la irresponsabilidad del capitalismo frente a la vida en el planeta. Fidel criticó la destrucción de la naturaleza, el derroche de los recursos, la contaminación del planeta y denunció que el intercambio desigual y la deuda externa agredían la ecología y favorecía a la destrucción del medio ambiente. “Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta”[34],afirmó.

Fidel sostuvo la idea de que el mundo y la naturaleza podían salvarse. Propuso proteger la naturaleza y los recursos naturales a partir de un modelo de desarrollo sostenible.  Planteó pagar la deuda ecológica y no la deuda externa, y exhortó a trabajar para que desapareciera el hambre y no el hombre. “Es una apuesta por la inteligencia frente a la brutalidad y el salvajismo; una apuesta por la educación frente a los instintos; una apuesta a favor de la inteligencia humana”[35], aseveró.

La labor de Fidel como líder mundial en las conferencias de la ONU, en el Movimiento de Países No Alineadosn en las Cumbres de las Américas  y en otros foros multilaterales ha fortalecido la educacional medio ambiental a escala internacional, también la creación de una cultura de paz basada en la práctica de la tolerancia, la aceptación de las diferencias y la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos. La práctica y realizaciones de la Revolución Educacional en Cuba ha fortalecido el presupuesto de la educación inclusiva para todos y todas que preconiza la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)[36].

A partir del año 2000, en la Batalla de Ideas Fidel intensifica su crítica al modelo depredador del capitalismo transnacional y ratifica su criterio sobre el papel decisivo de la conciencia social.  Ahora en la urgencia de frenar la influencia hegemónica del proyecto neoliberal a escala nacional y mundial, y proyectar la cultura y la educación como plataformas de lucha revolucionaria a escala internacional.  En particular Fidel critica el avance de la cosificación de la vida social y del consumismo.   Frente a esos retos de la lucha ideológica Fidel recomienda que todos los revolucionarios y personas honestas del mundo comprendan la importancia de las herramientas de hegemonía ideológica que maneja el capitalismo transnacional, e insiste en como estas armas de enajenación de las conciencias, pueden llegar a convertir  los factores subjetivos “en instrumentos decisivos de la marcha de los acontecimientos históricos”. Precisamente por ello para el líder cubano “las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación…”[37]. En criterio de Fidella cultura de la emancipación debía salvar el mundo.

Preparar al hombre y la mujer para la vida

El combate por la hegemonía ideológico cultural asigna una función incluyente  al proceso educativo, parte del principio martiano de preparar al hombre desde, durante y para la vida, de hacerlo resumen del tiempo histórico que le ha correspondido vivir, de ser parte integrante, activa y transformadora de su sociedad[38]. Con el propósito de alcanzar este propósito Fidel desarrolló una pedagogía problémica del estudio y el trabajo. En criterio de Fidel “el trabajo no debe ser una actividad profesional,…no debe ser una medio de  vida, sino que el trabajo debe ser parte de la formación,…, de la educación del joven…  ha de ser el trabajo el gran pedagogo de la juventud...”[39].

La concepción de la combinación del estudio con el trabajo se abre a un amplio concepto de educación para la vida[40]. Continúa con un énfasis particular en la educación formal, en los hábitos de convivencia y cortesía. Junto a la importancia de desarrollar un espíritu de caballerosidad en el hombre, Fidel resaltaba la importancia de desarrollar un espíritu de urbanidad en todos los niños, varones y hembras, el saber comportarse correctamente en cada lugar.  En Fidel lo justicia social y la dignificación humana  poseía además una dimensión estética: “son realmente tan hermosos los hábitos de solidaridad y de respeto, que nuestra sociedad revolucionaria no debe jamás renunciar a ellos”[41], afirmaba.

La visión de formación integral de las nuevas generaciones se continúa con la incorporación de la educación física, el deporte y la educación artística. Estas áreas de la educación se conciben como parte sustantiva del propósito de lograr una mujer  y un hombre con una cultura general integral.

A iniciativa de Fidel Cuba a partir del curso 1964-1965 generalizó la educación física desde el primer grado de la enseñanza primaria[42].Para dar respuesta al trabajo artístico- cultural masivo de la sociedad Fidel impulsó la formación de Instructores de Artes a partir de abril de 1961. Tras los deteriores de la base material de estudios en el período especial, desarrolló a partir del 2000 un nuevo programa de formación de instructores de arte. En la actual concepción se aspira que la escuela llegue a convertirse en la institución cultural más importante de la comunidad, que los resultados de su labor se reflejan en el seno de la familia y su trabajo se proyecte más allá de la institución cultural y se vincule con el resto de las instituciones culturales y sociales de la comunidad.[43]

El 15 de enero de 1959 Fidel expresó: « El futuro de nuestro país tendrá que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento »[44]. Y tal afirmación se ha desarrollado como paradigma de la Revolución Cubana. La incorporación a los programas docentes de los conocimientos y tecnologías de avanzada, fue preocupación constante de Fidel[45]. Si hoy el país dispone de un pujante sistema de ciencia, tecnología e innovación, con capacidad de respuesta para hallar soluciones certeras a las disímiles problemáticas que plantea la producción y la ingeniería social socialista, ello se debe al aporte decisivo que ha tenido la estrategia educacional fidelista.

La praxis pedagógica

Para Fidel la Pedagogía “es la ciencia de inculcar el máximo de conocimientos; debe enseñar sobre todo, al individuo a pensar[46]. Precisamente esa fue la orientación pedagógica que explicó a los primeros maestros voluntarios e, agosto de 1960[47].

La Pedagogía, no está sometida únicamente a las variaciones de los procesos político – sociales y a los escenarios principales de la lucha de clases. Fidel siempre estuvo atento a cómo la educación también encuentra en las prácticas pedagógicas formas de permanencia y de cambio –de avance, de estancamientos y también de retrocesos-que no necesariamente  obedecen siempre al ritmo de los acontecimientos políticos. Fidel se preocupó por mantener siempre un intercambio propiamente pedagógico, con los maestros, con los pedagogos, con los estudiantes, padres y madres y pueblo en general.

Fidel fue un crítico tenaz de su propia obra, y abordó con los maestros, niños, niñas y jóvenes con plena transparencia las dificultades y problemáticas que se presentaban en el curso de los acontecimientos. Lejos de prácticas triunfalistas siempre buscó con suma transparencia dar la información precisa..

A la escuela como institución central del sistema educacional Fidel le prestó una sistemática atención. Reflexiona junto  a los asistentes a las diversas concentraciones y actos relacionados con la inauguración de escuelas, cómo es que él las concibe: Posee todo un ideario al respecto que va desde la concepción de los Círculos Infantiles hasta la Universidad[48].  Fue generador de nuevos tipos de escuela de carácter vocacional y politécnico, y se preocupó por las condiciones higiénicas y de organización. “La escuela no es, por supuesto el edificio, la escuela es una comunión entre el maestro y los niños de cada lugar”[49], sintetizaba.

La prioridad que da al tema escolar como gobernante, su concepto de la responsabilidad estatal y gubernamental con la escuela como institución, está en una perspectiva de corresponsabilidad social y familiar, por ello afirma: « La educación no se inicia en las escuelas; se inicia en el instante en que la criatura nace. Los primeros que deben ser esmeradamente educados son los propios padres… »[50].

Fidel continúa con la fertilidad de la visión martiana, la tradición de lo mejor de la pedagogía marxista. Comparte la consideración de la unidad de educación y la instrucción, de la enseñanza y el aprendizaje, de la combinación estudio-trabajo como articulaciones de y para la perfectibilidad humana. Su discurso y hacer confirma que la educación es un proceso esencialmente liberador, que tiene un carácter complejo y multilateral.

Fidel asume la consideración martiana que entiende el proceso pedagógico[51], como proceso de enseñanza aprendizaje -de organización de la actividad cognoscitiva y su realización efectiva en los sujetos del proceso-, y el proceso de educación – de formación objetiva de sentimientos, principios ideológicos, valores morales, políticos y culturales, actitudes y normas de conducta social. Fidel entiende también lo propiamente educacional como calidad y contenido de la Educación, y como fenómeno de socialización.

En la tradición pedagógica marxista Fidel asume el concepto formación como categoría de superior nivel de generalización teórica[52], y se pronuncia por lograr el resultado mejor, más multifacético e integral para todos y todas, en la consideración de que lo formativo no es un punto de llegada sino un proceso vital que nos acompaña con cualidad natural de trascendencia. En Fidel el propósito de la formación educacional fue desarrollándose en  la medida que avanzó la propia obra revolucionaria. Hoy se sintetiza en lograr profesionales, trabajadores y ciudadanos que sean portadores  de una cultura general integral. Para Fidel en tanto martiano y marxista, no hay formación sin praxis revolucionaria, y para tal resulta decisiva la lucha por ampliar los horizontes de la justicia social como base de la dignificación humana, de la dignidad nacional, laboral, personal.

A los maestros voluntarios les explica la importancia de desarrollar una pedagogía científica, y desterrar  todo lo dogmático, mecánico y escolástico heredado de la época neocolonial: “Las clases se pueden dar a veces hasta debajo de un árbol y, sinceramente, si a mí, por ejemplo, me pusieran otra vez, me dieran la oportunidad de ir a la escuela, me gustaría más las clases las clases en el campo que las clases en pupitre. A los muchachos les gusta caminar, les gusta pasear, les gusta investigar y ustedes deben despertar, o estimular todas esas inclinaciones”[53]. Tal enfoque y la exhortación a los maestros y maestras para que innoven acompañara la pedagogía fidelista, cuatro décadas después  en el año 2000, en el acto de graduación de las Escuelas Emergentes de Maestros de la Enseñanza Primaria, ratificará: “hay mucho que innovar en la educación”[54]

La enseñanza  además tiene que ser de calidad, entendida, como “…aquella en que los sujetos del proceso crean, recrean, producen y aportan de manera eficaz los conocimientos, valores y procesos que contribuyen a perfeccionar la sociedad en su conjunto en todas las dimensiones posibles[55].  Para Fidel la calidad en la educación requiere, en primer lugar, de la ejemplaridad y la profesionalidad del maestro y la maestra. Quienes asumen la dirección del proceso pedagógico deben expresar más que en el discurso, en su conducta las cualidades, los modelos de pensamiento y actuación que pretenden formar. Hombres y mujeres patriotas, comprometidos con su tiempo, con la obra revolucionaria, con espíritu de superación, trabajadores disciplinados, estudiosos, autodidactas, propensos a la investigación y la búsqueda constante de perfeccionamiento de su labor, de sus alumnos y de ellos mismos[56].

Fidel se pronunció por el despliegue de la inteligencia y las capacidades creativas y científicas de los sujetos de la educación[57].En el orden didáctico en tiempos de la Revolución Científico Técnica y de la Revolución infocomunicacional, Fidel expresó una pedagogía de la praxis socio-tecnológica, de la incorporación creativa de la tecnología de punta. En cuanto a los sujetos principales del proceso defendió en una perspectiva socialista la interacción democrática del profesor y los alumnos, y el empoderamiento en igualdad de ambos a nivel institucional. Impulsó, además, a construir y practicar una pedagogía internacional aplicada con éxito en más de 50 países.

Educador Social: Pedagogo de la Revolución:

Fidel, como líder de la Revolución, fundador del Estado socialista y del nuevo Partido de todos los revolucionarios cubanos, fue el educador por excelencia de la vanguardia y del pueblo. Las concepciones fidelistas hechas conciencia colectiva, devenidas en retos a la práctica y teoría pedagógica adelantaron los propios acontecimientos, sirvieron de modelo y acicate, de referencial de criticidad y pivote de desarrollo. Desde Fidel y con Fidel se pensó se hizo y se acertó en Revolución Educacional y teoría pedagógica, en Fidel se hallaban las inconformidades y los puntos de criticidad propositiva frente a los errores e insuficiencias de la obra revolucionaria. De ahí la certera concepción del profesor Rolando Buenavilla Recio sobre la condición de Fidel como educador social[58].

En plena dialéctica histórico concreta, puede afirmarse que las concepciones revolucionarias fidelistas han trascendido a las masas a partir de su labor educativa[59]. En  tal perspectiva Paulo Freire definió a Fidel –también a Ernesto Che Guevara y Amilcar Cabral- como pedagogo de la Revolución[60].

La filosofía fidelista de la educación puede ser entendida a partir de comprender la misma como una teoría universal y una praxis consecuente sobre los problemas de la cultura y la educabilidad de los niños y niñas, de los y las jóvenes, del  hombre, la mujer, de la sociedad sus diversos sujetos y de esta como totalidad, de la transformación revolucionaria de todos y todas en una perspectiva de lucha anticapitalista, antimperialista y socialista. En el orden político, Fidel defiende una Pedagogía para la Revolución y la emancipación de las conciencias y las circunstancias.

Para Fidel lo educacional existe en nexo íntimo y tránsito recíproco con los conceptos de cultura, ciencia, política y eticidad. Y tiene su concreción objetiva en la calidad de la vida espiritual y material que alcance, en la emancipación de las relaciones humanas, en la desenajenación de las circunstancias y de los sujetos colectivos e individuales. Por ello su filosofía de la educación como sistema teórico y escuela de pensamiento, se expresa en sus reflexiones acerca de las bases y significados de la educación, como vehículo de desenajenación y formación integral de los seres humanos, su modo de vida y filosofía moral

En tanto la ya subrayada centralidad de la ética, la Pedagogía de Fidel ha sido eminentemente una Pedagogía del ejemplo personal, del dialogo de principios desde los valores del humanismo, la justicia social y la dignificación de cada niño o niña, joven, hombre y mujer, de la búsqueda consciente de la perfectibilidad de la sociedad y de los individuos en Revolución. En su pensamiento pedagógico sobresale una infinita confianza en la niñez y la juventud, en el hombre y la mujer cubanos.

La filosofía martiana y marxista de la educación de Fidel Castro puede expresarse en un conjunto principios estrechamente interconectados:

El carácter social de la educación

El carácter liberador, desenajenador de la educación

El carácter axiológico de la educación

El carácter patriótico de la educación

El carácter popular de la educación

El carácter democrático de la educación

El carácter científico de la educación

El carácter socio tecnológico de la educación

El carácter estético de la educación

El carácter de dignificación personal de la educación

La educación como derecho y deber de todos los ciudadanos

La educación como tarea de masas

La unidad de la función instructiva y educativa en el acto docente

La combinación de la enseñanza teórica con la práctica

La combinación del estudio y el trabajo

La integración de la educación física

La integración de la educación artística

La integración de la educación sexual y de género

La integración de la educación formal

La integración de la educación medioambiental

La vinculación de la escuela con la comunidad

La educación laica

La coeducación

NOTAS

[1]Fidel Castro Ruz Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la clausura de « Pedagogía 90 », efectuada en el teatro « Karl Marx », el 9 de febrero de 1990. (A menos que se declare todas los discursos de Fidel que utilizaremos pueden consultarse en: Discursos e intervenciones del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz,Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/)

[2] En Cuba trascurre un debate sobre el objeto de la Filosofía de la Educación. Miguel Ángel Aldama del Pino ha sintetizado las disímiles posiciones  en dos: aquellos que  acentúan su carácter eminentemente filosófico y los que desde un  perspectiva más educativa lo consideran como una praxiología de la  educación. Ver: Miguel Ángel Aldama del Pino: La Filosofía de la Educación en el pensamiento de  Fidel Castro como base de  la política educacional cubana. Universidad de Matanzas ̈Camilo Cienfuegos”, Matanzas, s/a. El autor parte del criterio del Justo Chávez que define como objeto de la filosofía educacional el estudio y la reflexión sobre el valor de la educación y sus  posibilidades, límites y fines en dependencia de las exigencias sociales. Ver: Justo Chávez: Filosofía y educación en América Latina. En: revista Educación, La Habana, No.85, mayo-agosto 1995. Segunda época, p.15. Ver también: Odalys Barrabia Monier: Fidel Castro y su contribución a la orientación de la pedagogía cubana entre 1959-61. En: www.cubaeduca.cu/media/www.cubaeduca.cu/medias/pdf/4782.pdf; Ver: Yanet Padilla: Pensamiento filosófico-educativo de Fidel Castro Ruz. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2013.

[3] El autor asume la categoría enajenación como alienación, concepto más en uso en la literatura de Marx y sobre Marx

[4] Ver del autor: Raíces históricas del proyecto educativo martiano. Revista Historia de la Educación Latinoamericana, Boyacá, Colombia, Vol. 13, No. 17, julio-diciembre, 2011, p 199-236.

[5] Refiero solo lo que considero esencial. La formación de Fidel, según el mismo ha narrado fue espoleada por su voracidad como lector y un significativo espíritu de aprendizaje y superación personal.

[6]IdentAnt, p 27.

[7] Ver: Manifiesto del Moncada. En: http://www.fidelcastro.cu/es/documentos/manifiesto-del-moncada

[8] La Historia me absolverá fue el alegato de defensa de Fidel Castro en el  juicio del 16 de octubre de 1953, a puertas cerradas, después de realizarse los asalto a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo el 26 de julio de 1953. Este documento fue escrito por Fidelmientras guardaba prisión en la cárcel de Isla de Pinos, de donde fue sacado secretamente, publicada por activistas clandestinos y después distribuida en todo el país, a mediados de 1954.

[9] Fidel Castro Ruz: La Historia me absolverá, Editora Política, La Habana. 1975, p 23.

[10] Fidel Castro Ruz: La Historia me Absolverá. Edición Anotada. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1993, p 64.

[11] Josefina. López Hurtado, y otros: Fundamentos de la Educación”, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2000, p 121-122.

[12] Entre el 2 de diciembre1956 y el 31 de diciembre de1958.

[13] Ver del autor: Las coordenadas de la alfabetización, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2000, p 71.

[14] José Martí Pérez; Obras Completas, Editora Nacional de Cuba, la Habana, 1965, tomo 8, p.290.

[15] Fidel Castro Ruz: Discurso en la inauguración del seminternado de primaria “Juan Manuel Márquez, Ediciones COR, No. 5, La Habana, 1968.

[16]Fidel Castro Ruz, Fidel Castro, Obra Revolucionaria, La Habana, 1960, No. 10, p 10

[17] Fidel Castro: Discurso en el acto de fin de curso de la Escuela campesina Ana Betancourt, Ediciones OR, La Habana, No. 29, 1967, p 13.

[18] Este debate ideológico central, se precisa de manera muy definida en el Informe del Comité Central del PCC al primer Congreso, en 1975: “La conciencia comunista no es un producto automático de las transformaciones estructurales,  ella hay que forjarla día a día en la experiencia viva de la lucha de clases, en la educación política y en la información nacional e internacional”. 

[19] Ver: Discurso pronunciado por el Presidente de la República de Cuba, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 26 de mayo del 2003 en la Facultad de Derecho. Buenos Aires, Argentina. Documento.

[20] Ver: Nancy Chacón Arteaga  y otros: Dimensión Ética de la Educación cubana. Pueblo y Educación. La Habana, 2006.

[21]José Martí: Ob. cit., Tomo 21, p.289. 21

[22]José Martí: Ob. cit., Tomo 21 p. 351.

[23] Fidel Castro Ruz. “Discurso de clausura del Primer Congreso Nacional de Maestros Rurales”. Versión taquigráfica de las Oficinas del Primer Ministro. Centro de Documentación del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, La Habana.

[24] Fidel Castro Ruz: Informe del Comité Central al Primer Congreso del Partido, Editado por el Departamento de Orientación Revolucionaria, La Habana, 1975, p 34.

[25] Entendida esta como espacio donde se producen y difunden las ideologías.

[26] G. Neuner y otros, Pedagogía, Editorial de Libros para la Educación, La Habana, 1981, p 14

[27] Fidel Castro Ruz: Acto de inauguración del Palacio de los Pioneros, 6 de enero de 1962

[28] Fidel Castro Ruz: Inauguración  del Campamento de Pioneros “José Martí” de Tarará, en La Habana, 20 de julio de 1975

[29]Fidel Castro: Obra revolucionaria, No 30, La Habana, 1961, p 22

[30] En septiembre de 1959 fueron creadas 10 mil aulas en todo el país. Se convirtieron 69 cuarteles de la antigua tiranía en escuela. Los maestros para cubrir esa ampliación inicial del servicio se garantizó con los 10 mil maestros sin trabajo que existían en el país al triunfar la Revolución  y la convocatoria de 3 mil maestros voluntarios para ir a las zonas más apartadas del país.

[31] . La cifra de alfabetizados fue de 707 212 adultos. En Cuba el índice de analfabetismo quedaba reducido a 3,9 por ciento del total de  la población. Más de doscientos mil cubanos –cien mil jóvenes- ejercieron como maestros y propagandistas revolucionarios. La alfabetización fue llevada a más de 100 000 hogares campesinos, que se multiplicaron y vincularon con las familias de los alfabetizadores.

[32]Más de 200 programas, con el empleo de millones de dólares, se destinaron por el Estado cubano para los programas de la Batalla de Ideas. Se alcanzaron resultados realmente fabulosos en la mayoría de los programas de transformación económico-social, en la reparación y construcción de escuelas, policlínicos, salas de fisioterapia, salas de vídeo y computación, en la modernización y creación de infraestructura para las industrias culturales y en los medios masivos, en la capacitación y la universalización de la informatización, la educación artística y la educación superior. Cientos de jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo se incorporaron para la vida laboral y cultural. Las familias más vulnerables, los ancianos y discapacitados fueron sujetos de programas especiales.

[33] José Martí, Obras Completas, Editora Nacional de Cuba, la Habana, 1965,tomo 5, p 468

[34] En 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organizó en Kingston la VII Conferencia de Ministros de Educación y la VI Reunión del Comité Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. Esta conferencia adoptó los principios y presupuestos del informe de la UNESCO sobre educación para el siglo XXI, llevando a cabo una reflexión sobre los desafíos que se deberán enfrentar en función de las exigencias de «una educación para todos a lo largo de toda la vida» y la creación de una cultura de paz basada en la práctica de la tolerancia, la aceptación de las diferencias y la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos. Las conclusiones de esta reunión estuvieron en consonancia con principios fundamentales derivados de otras reuniones internacionales como la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad, 1994; Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing en 1995; la Cumbre Mundial Sobre Desarrollo Social en 1995.

[35] Idem Ant..

[36]Idem Ant..

[37]Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, p 39.

[38]Osmel Reyes Pacheco y otros: La oratoria de Fidel Castro en las Ciencias de la Educación, Revista IPLAC, La Habana, No. 5, septiembre-octubre del 2014.

[39] Fidel Castro Ruz: Fidel habla a la juventud, Selección: 1960-1998. Casa Editora Abril- Editora Política. La Habana, 1998, p 12

[40] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el teatro Chaplin, efectuado el 17 de septiembre de 1966.

[41] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto central conmemorativo del XV Aniversario de la Unión de Pioneros de Cuba y XIV Aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas, celebrado en el teatro « Lázaro Peña », el 3 de abril de 1976

[42] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto clausura del curso de Educación Física a los maestros de enseñanza primaria, en el Estadio Latinoamericano, La Habana, el 4 de septiembre de 1964.

[43] Ver: Paula M. Sánchez Ortega: La educación artística en Cuba; antecedentes y actualidad, Atenas, Matanzas, Vol. 4 Nro. 22 (2013)https://atenas.reduniv.edu.cu/index.php/atenas/article/view/51/75

[44] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, en el acto celebrado por la Sociedad Espeleológica de Cuba, en la Academia de Ciencias, el 15 de enero de 1960.

[45] La Universidad Cubana cuenta con 80 centros dedicados a tiempo completo a la investigación, generación y transferencia de tecnología de punta. Vinculados a estas y otras instituciones de investigación está el 69 por ciento de las y los profesores universitarios. En general todos los docentes de la educación superior, tienen contemplado en su fondo de tiempo el trabajo de investigación científica. En total más de 250 mil docentes del Ministerio de Educación (MINED) y el Ministerio de Educación Superior (MES), están incorporados desde sus aulas a la actividad científica.  El 42 por ciento de ellos la efectúa en forma extracurricular.

[46]Idem. Ant.

[47]Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto de graduación de los maestros voluntarios a su regreso de la Sierra Maestra, celebrado en el Teatro Auditorium, La Habana, el 29 de agosto de 1960

[48] Odalys Barrabia Monier: Fidel Castro y su contribución a la orientación de la pedagogía cubana entre 1959-61.

[49] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de maestros voluntarios en  el teatro Auditórium, La Habana, 29 de agosto de 1960

[50] Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, p, 26.

[51] Asumo lo pedagógico como sinónimo de  lo educacional. Sin embargo el alcance  epistemológico que le otorgamos  al término proceso pedagógico, nos permite considerar  además de lo propiamente docente educativo, otros  procesos educativos extra docentes o paradocentes. Ver: Orlado Valera: El debate teórico entorno a la Pedagogía, 1999.

[52] La formación como proceso pedagógico para el marxismo se asume como integral y liberadora (desenajenadora). Así se expresa el concepto de totalidad de Marx.

[53] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de maestros voluntarios en  el teatro Auditórium, La Habana, 29 de agosto de 1960

[54] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de las Escuelas Emergentes de Maestros de la Enseñanza Primaria. Granma, La Habana, 2002, p. 5

[55] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado en el acto de graduación del  Destacamento Pedagógico “Manuel Ascunce Domenech”, efectuado en  Ciudad Libertad, La Habana, el 7 de julio de 1981

[56] Fidel Castro Ruz: Ideología, conciencia y trabajo político 1959-1986, Editora política,  La Habana, 1987,  p.48.

[57] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el teatro Chaplin, efectuada el 17 de septiembre de 1966

[58] Rolando Buenavilla y otros: Concepción teórico metodológica para el estudio de Fidel Castro Ruz como educador social, Pedagogía 2017, Sello Editor Educación Cubana, La Habana, 2017.

[59] Olga Fernández: “Integridad y dialéctica del pensamiento de Fidel”, en La mujer en la Revolución y la Revolución en la mujer. Coloquio sobre el pensamiento y al obra de Fidel Editorial de la Mujer, La Habana, 1996, p 27.

[60] Paulo Freire, Esther Pérez y Fernando Martínez: Diálogos con Paulo Freire, Colección de Educación Popular, Editorial Caminos, La Habana 1997, p 20.

__________________________________________________________________________

Aportes de Fidel Castro Ruz a la formación de la niñez y la juventud cubana

Dra. María Isabel Bardina Torres (Universidad de Camagüey)

Bajo la dirección de Fidel, la Revolución Cubana alcanza fabulosas conquistas educacionales, el país se mantiene en constante Revolución Educacional, uno de cada tres cubanos estudia y más de 100 000 ciudadanos son graduados universitarios o intelectuales.  Hoy en Cuba hay dos graduados universitarios por cada graduado de sexto grado que había al triunfo de la Revolución. Se está desarrollando una sociedad donde los conocimientos, la informatización y la cultura, se extienden masivamente, y donde se trabaja por lograr el sueño de consolidar una sociedad del conocimiento y la cultura.

La obra educacional se construye además, enfrentando y venciendo la agresión de los gobiernos de la vecina potencia imperialista de los Estados Unidos. No es casual que la invasión mercenaria que el pueblo cubano derrotó en abril de 1961 coincidiera con el inicio de la Campaña Nacional de Alfabetización. Desde entonces las agresiones terroristas causaron la muerte a cientos de familias, la guerra bacteriológica asesinó a más de cien niños por dengue hemorrágico, y el bloqueo impone onerosas condiciones para la adquisición de materiales, útiles escolares y alimentos. Se precisa, cada vez de un mayor esfuerzo de superación, de rigor en el estudio y el trabajo, para responder a una exigencia creciente de calidad para el continuo despegue del humanismo socialista, y en tanto su defensa.

Dentro de la estrategia educacional del programa fidelista puede percibirse una dirección muy específica en el tema de la niñez y la juventud. Sobre este particular trataremos en la presente ponencia.

La Cuba de partida

En la república neocolonial la niñez y la juventud carecían de políticas educativas que les favoreciera. Para 1958, casi la mitad de la población en edad escolar estaba fuera del sistema de educación, con cerca de 600 mil niños sin escuela. El 53% de la población infantil rural y el 43 % urbano no tenían escuela ni maestro. La asistencia escolar era entre un 50 % y un 60 % en las poblaciones, y mucho menor en el campo, donde la deserción y el retraso escolar cronológico y pedagógico eran constantes[1].

Como resultado de la desatención y el robo de los presupuestos, a la huida de Batista, 500 000 alumnos de la enseñanza primaria estaban desfasados por su edad con el nivel que cursaban, y de ellos 200 000 eran mayores de 12 años de edad. La mayoría de las escuelas primarias estaban ubicadas en zonas urbanas y semi-urbanas, y en estas solo estaban mal habilitadas 170 000 aulas cuando se necesitaba el doble[2].  La enseñanza media abarcaba solo el 17% de la población de 15 a 19 años y era ofrecida únicamente en los grandes núcleos poblacionales[3]. Además de los censados, existían cientos de hijos de campesinos y trabajadores que nunca se habían registrado, por lo que la cifra de niños, niñas, más los jóvenes en edad escolar fuera de las aulas, obligados por la pobreza a trabajar o a vivir de la mendicidad, superaba el millón.

Los datos sobre analfabetismo del Censo realizado en 1953, eran superiores a los del Censo de 1943, y confirmaban los contrastes del desigual desarrollo del país. Mientras en las áreas urbanas solo el 11,6 por ciento de las personas eran iletrados, en el campo este índice llegaba al 41,7. En el territorio de las actuales provincias orientales, el 35,5 por ciento de los pobladores no sabían leer ni escribir.

La Revolución en el poder comienza a implementar el plan de medidas propuesto en La Historia me absolverá[4], – que también se conoce  como el Programa del Moncada-, que expresaba las demandas básicas del movimiento social progresista durante la república. En los análisis y propuestas de entonces, se puede constatar como la acción político- militar planificada por  Fidel Castro y sus camaradas más cercanos, se concebía, como disparador de un gran proyecto educativo – cultural revolucionario, de inspirado en el Héroe Nacional José Martí, debía iniciar el fin del neocolonialismo y el capitalismo en Cuba. La Historia me absolverá – como afirma un colectivo de autores del Proyecto Pedagogía del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), fue a nivel histórico « el primer plan de transformación de la educación, encaminado a lograr que la misma fuera activa, democrática y popular »[5].

Cobertura y democratización

Para dar respuesta a esta situación existente al triunfo de la Revolución, en septiembre de 1959, fueron creadas 10 mil aulas en todo el país. Se convirtieron en escuela 69 cuarteles de la antigua tiranía, se obtuvieron locales facilitados por los sindicatos y organizaciones locales y se comenzó a desarrollar un amplio plan de construcciones escolares, tanto de reparaciones como de edificación de nuevos centros docentes[6]. Los maestros para cubrir esa ampliación inicial del servicio, se garantizaron con los 10 mil maestros sin trabajo que existían en el país y con la convocatoria de 3 mil maestros voluntarios para las zonas más apartadas. A su vez se incrementan las acciones de alfabetización que los maestros y activistas del Ejército Rebelde realizaban desde antes del triunfo de la Revolución.

Cuando se tomó la decisión de que todos los niños tuvieran maestros y había que enviar maestros al campo y a las montañas, e incluso muchos de aquellos maestros que se habían graduado, no habían sido educados en la mentalidad de ir a prestar el servicio donde fuera necesario. Fue preciso convocar maestros voluntarios para ir a las montañas y convocar estudiantes de la enseñanza media para que se convirtieran en maestros y fueran a enseñar, muchas veces, sin recibir siquiera un cursillo pedagógico previo. Más de tres mil jóvenes se incorporaron como maestros voluntarios.

El Gobierno Revolucionario crearía en un año dos veces más planteles que los que se habían fundado a partir de 1902 durante la neocolonia.  La diferencia en cifra de maestros rurales que trabajaban en el curso escolar 1959-1960 con relación al curso anterior, sería de 4972. En el curso 1958-1959, 15 0000 niños se graduaron de sexto grado, en el primer curso desarrollado por el poder revolucionario lo hicieron 20 0000.  Por demás se amplió la actividad docente en la atención a los infantes, al desarrollar en primaria la doble sesión de clases, en lugar de una, como había sido hasta entonces.

La alfabetización, tarea de las juventudes

El anuncio público de la próxima campaña de alfabetización Fidel lo hace el día 30 de agosto de 1960 en la graduación del Primer Contingente de Maestros Voluntarios, allí dice: “El año que viene tenemos que establecernos una meta, liquidar el analfabetismo en nuestro país ¿cómo? Movilizando al pueblo, estableciendo ese compromiso al pueblo (…) el compromiso y el honor de aprender a leer y a escribir si es analfabeto. Y ¿quiénes van a enseñar? El pueblo (…) Movilizaremos a todos los estudiantes y movilizaremos a cuanto ciudadano sepa leer y escribir”

Solo el hecho de haber proclamado esta idea por vez primera en el seno de maestros recién graduados, es un detalle que demuestra reconocimiento, respeto, confianza del líder en la juventud educadora toda, lo que propicia satisfacción a necesidades de crecer, como declaró Lidia Bozhovich, satisfechas estas necesidades el sujeto no solo experimenta una satisfacción que propicia placer y sosiego durante la experiencia, sino también fuertes emociones positivas relacionadas con su contenido, que en niveles superiores resulta comprometimiento afectivo con el mismo, además se genera en ellos y en los demás, la necesidad de repetir o sentir este estado y la de encontrar nuevas formas para satisfacerlas

El primero de enero de 1961 se declaraba oficialmente el comienzo de la Campaña Nacional  de Alfabetización. En momentos en que en el país se inscribía como alfabetizadores más de 1000 jóvenes, e 3 de enero el gobierno de los Estados Unidos rompe relaciones con Cuba,  hecho que daría la medida de los peligros que se avecinan. Dos días después confirma que el curso terrorista arreciaba con el asesinato del joven maestro voluntario de 19 años Conrado Benítez García en el Escambray.  El de Conrado fue el primer crimen asestado contra el  “Año de la Educación”  y la naciente Campaña Nacional de Alfabetización[7] Con el crimen del joven maestro comunista y negro, perseguían atemorizar a los maestros y entorpecer el desarrollo de la Campaña, impidiendo que estos llegaran a todos los rincones del país. La acción terrorista se intensifica en la medida que avanzó el programa revolucionario, pero lejos de amedrentar a los jóvenes brigadistas y su familias, esta acción criminal, renovó el compromiso participativo.

Más de doscientos mil cubanos ejerciendo como maestros y propagandistas revolucionarios, la alfabetización llevada a más de 100 000 hogares campesinos, y el no menor número de familias que en las zonas urbanas seguían la actividad de sus hijos y familiares convertidos en maestros; constituían una fuerza de masas, un movimiento educacional en plena efervescencia, que a la altura de noviembre – diciembre de 1961, era imposible de ahogar con los métodos terroristas de los mercenarios que orientaba el Gobierno estadounidense. El 22 de diciembre de 1961 Cuba fue declarada Territorio Libre de Analfabetismo. La cifra de alfabetizados fue de 707 212 adultos. En Cuba el índice de analfabetismo quedaba reducido a 3,9 % del total de  la población.

Tras el impulso de la alfabetización

Después de la Campaña de Alfabetización, se desarrolló un masivo plan de becas, para los 100 000 jóvenes que habían participado como alfabetizadores. Se dieron becas a decenas de miles de muchachas campesinas –150 mil- en el plan Ana Betancourt. Estas jóvenes mientras complementaron sus conocimientos elementales, aprendían a realizar múltiples labores y manualidades[8].

A partir de esta primera experiencia con los maestros voluntarios y los alfabetizadores, Fidel fue el gran movilizador de los diversos contingentes de maestros y profesionales que van enriqueciendo el movimiento educacional. Una tras otra, el líder revolucionario realiza convocatorias para que miles de jóvenes se incorporen a las filas del magisterio. Esta práctica revolucionaria rescata la visión martiana del maestro, el prestigio de la labor profesoral a nivel de opinión pública y cultura política nacional. Maestro como expresión de solicitud expresa, realizada por el líder, daría a la profesión de educador un alto contenido histórico, solidario y ético, con el mandato de asumir un servicio patriótico. Para Fidel el “milagro de la educación” en la Revolución Cubana no habría sido posible sin el trabajo abnegado y heroico de nuestras maestras y maestros[9].

El esfuerzo de impulsar los institutos superiores pedagógicos y las escuelas de maestros, contó con la incorporación de cientos de jóvenes. Partió inicialmente del principio de que únicamente pasando trabajos físicos se prepara el alma para cumplir tareas difíciles, por eso se establecieron las primeras escuelas de este tipo en las montañas. Después –como afirmara Fidel con precisa evaluación autocrítica- “tomamos la decisión de hacerlas en todas las provincias y en las ciudades, comprendiendo que la formación del joven, la conciencia revolucionaria que se desarrolle, al joven lo hace capaz de cualquier tarea”[10].

A principios de los años setenta la enseñanza primaria llegó a tener un millón de niños matriculados de los que cien mil por año pasaban a la enseñanza media. A los retos que planteó para un país subdesarrollado y bloqueado esta explosión de matrícula, Fidel respondió con un novedoso programa: Nació la experiencia de la escuela en el campo, y entre 1972 y 1980 se construyeron más de 1500 nuevas escuelas secundarias en medio de los planes agrícolas. Allí los jóvenes harían realidad la idea martiana de la combinación del estudio y el trabajo.

Junto con el Plan la Escuela en el Campo surgió el destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech. Dentro de la concepción de estudio trabajo Fidel realizó un llamado patriótico para formar los cientos de nuevos maestros que requería este plan. Enarbolando el ejemplo de Manuel Ascunce Domenech, joven alfabetizador de 16 años, salvajemente asesinado por terroristas pagados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA)  en 1961, Fidel convocó a partir 1972  a contingentes de estudiantes de 10mo. Grado, que estudiarían magisterio en una sesión y en otra harían la labor de maestros.  El Destacamento no solo cubriría las plazas de maestros secundarios, sino que representaría en sí mismo una revolución en las concepciones de la formación pedagógica, y señalaría el momento de despegue de la actual academia de las ciencias de la educación que posee el país.

Para 1986 uno de cada siete niños, en la edad de uno a cinco años, asistía a los círculos infantiles, como ayuda a las madres trabajadoras que no tengan otra posibilidad para la atención de sus hijos en esas edades. Alrededor de 120 000 niños estaban, en el preescolar, es aproximadamente el 85% de los niños de esa edad. La matrícula de escuelas especiales era de 44 500 niños atendidos por 11 500 profesores de la enseñanza especial.  Aproximadamente, por cada cuatro niños que asisten a esos centros, existía un docente. El plan de alumnos seminternos era  de más de 400 000 plazas.

Ya en 1985 se habían graduado alrededor de 120 000 maestros primarios; 86 000  para escuelas secundarias; y 80 000 para institutos preuniversitarios. A ello se sumaban  alrededor de 18 000 profesores de educación física. Ese año de 1986 se graduaron en los institutos pedagógicos 11 300 maestros, entre estos,  por primera vez. 2 700 licenciados en enseñanza primaria[11].En el país existían 20 escuelas formadoras de maestros primarios, con una matrícula de  27 000 estudiantes. Para entonces los institutos pedagógicos eran 12 y daban servicio en todo el territorio nacional, extendiendo su labor a través de 70 sedes de esas instituciones, con una matrícula de 24 000 maestros[12]. Los planes de la Revolución para los próximos 16 años era de graduar  80 000 maestros primarios y 60 000 profesores de enseñanza media[13].

La marcha por la calidad

La obra revolucionaria dirigida por Fidel insistió en la calidad del funcionamiento del sistema educativo y sobre todo en sus resultados, más allá de aspectos cuantitativos, de cobertura y democratización.

En el Primer Congreso de Educación y Cultura, celebrado en La Habana en abril de 1971, se realizó el primer análisis integral -en sistema- de la educación del país y se discutió acerca de la formación del educando; el trabajador de la enseñanza y su papel en la educación; los objetivos y el contenido de la educación; métodos y medios de enseñanza; organización y administración escolar; influencia del medio social sobre la educación y los organismos populares de la educación[14]. Aquí se acuerdan las bases del perfeccionamiento continuo de la educación. A este fin se estableció la estrategia del perfeccionamiento, se creó el Instituto de Perfeccionamiento Educacional (IPE) y se perfeccionó la formación de la fuerza profesional.

Las escuelas formadoras de maestros transitaron a realizar sus matrículas de jóvenes con 6to. Grado a 9no. Grado y los institutos pedagógicos a partir de la experiencia y desarrollo alcanzado con el plan de formación del Destacamento Pedagógico, se transformaron en universidades que cubrieron toda la geografía del país.

Al inaugurar el curso 1976-1977 plantea: “en el futuro ya la eficiencia de nuestra enseñanza no se medirá solo por los datos del total de niños escolarizados, por los datos de retención escolar, por los datos de promociones; esos datos llegan a un límite, que no se puede superar. Es decir, ya no será una cuestión cuantitativa, sino cualitativa: la eficiencia de nuestra educación se medirá por su calidad, con maestros cada vez más preparados, con textos cada vez mejores y con un contenido superior[15].

Fidel a diferencia de los dirigentes de la URSS y de otros países socialistas europeos, se caracteriza por realizar evaluaciones racionales del estado de la educación en el país. Lejos de las visiones triunfalistas, si mantuvo en todo momento su optimismo histórico. En julio de 1984 declara: “Sabemos bien que estamos lejos todavía de poderles hablar de perfecciones. ¡No importa cuán grande sea la obra de la Revolución, no tenemos ningún derecho, ni nos sentiremos satisfechos de lo que hayamos hecho! La eterna inconformidad tiene que ser una de nuestras divisas, porque cuando alcanzamos algo, se sabe siempre que todavía puede alcanzarse mucho más (APLAUSOS). Y si se han hecho bien las cosas, se sabe que todavía pueden hacerse mucho mejor, y si se han hecho mal, con más razón hay que rectificar, perfeccionar, hacerlas bien y hacerlas mejor. Pero estamos muy conscientes de que nos encontramos enfrascados en la tarea de crear un mundo nuevo, que muchas cosas y más cosas podrán hacerse y mejor hechas, tenemos esa convicción, tenemos esa esperanza”[16].

La crítica revolucionaria de Fidel en el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas a partir de 1985-1986 hizo énfasis precisamente en el tema de la calidad de la educación sobre lo cuantitativo, esto último como tendencia negativa que había crecido con el denominado promocionismo. Se criticó como las listas de altas promociones escolares como objetivo central habían desvirtuado en no pocas instituciones la labor formativa, tanto lo propiamente educativa, como lo instructivo.

El 4 de septiembre de 1989, en el inicio del curso escolar 1989-90, Fidel precisa: Calidad es cuando un programa de estudio se perfecciona, se mejora, se hace más eficiente; existe por eso el plan de perfeccionamiento sistemático y continuo de la educación. Calidad es cuando nuestros profesores tienen más experiencia, dominan más la técnica de la enseñanza. Calidad son los medios audiovisuales. Calidad son las instalaciones[17].

Desafortunadamente la educación nacional, como toda la vida de la nación fue abruptamente agredida por la extrema situación económica que se precipitó sobre el país tras la desaparición de la URSS y el campo socialista europeo.

Las tareas masivas

Este concepto educativo fidelista se puso de manifiesto en la creación de las brigadas de maestros voluntarios « Frank País » y con las Brigadas Juveniles de Trabajo Revolucionario (BJTR).

Los « Cinco Picos », como popularmente se le conocería al tener entre sus tareas de formación el ascenso en cinco ocasiones del Pico Turquino se convertiría en una institución educadora de decenas de jóvenes desvinculados del estudio y desempleados que, convocados por la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), encuentran en los escenarios de las batallas del Ejército Rebelde, una escuela de formación ciudadana.

También afirma similar apertura el Plan de Estudios Ana Betancourt, para muchachas campesinas. Por este Plan, que alcanzó una matrícula de 150 000 alumnas, las jóvenes del agro recibían una beca en escuelas especiales donde se les alfabetizaba y preparaba intelectual y laboralmente.

Fidel –secundado por Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos y Raúl Castro- desempeñó un papel fundamental en el logro de la unidad de todo el movimiento juvenil cubano, en la fundación de la Unión de Pioneros de Cuba, organización patriótica de la niñez cubana en 1960, de la Unión de Jóvenes Rebeldes en 1961 y de la Unión de Jóvenes Comunistas en 1963. Dedicó una especial atención al desarrollo de la Federación de Estudiante Universitarios y al planteamiento de sus nuevas tareas dentro del proceso revolucionario.  Desde los primeros años de la Revolución se hizo frecuente su visita a los predios de la Universidad y el establecimiento de fluidos debates con los jóvenes en la Plaza Cadenas, lugar central del campus universitario habanero.  La movilización de 100 mil jóvenes como brigadistas para acudir a los más  intrincados parajes de la campiña cubana y asumir la hermosa tarea de alfabetizar a más de 900 mil campesinos, trabajadores y sus familias, se convirtió en el eje de las más trascendental movilización cultural, política e ideológica de la historia contemporánea de la nación.

En 1968 Fidel impulsó la Columna Juvenil del Centenario, organización heredera de la tradición de los Cinco Picos, que se consagró al desarrollo de agricultura cubana. Varios proyectos económicos de envergadura, fueron declarados “obras de choque de la juventud” y recibieron la entusiasta colaboración de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y del conjunto de las organizaciones juveniles y estudiantiles que movilizaron cientos de muchachos y muchachos que dieron su aporte formándose como constructores, obreros calificados y tecnólogos, mientras los estudiantes aportaron millones de horas de trabajo voluntario en la construcción y acondicionamiento.

Para la vida de miles de niños y niñas fue de gran impacto la labor de la Unión de Pioneros de Cuba, asociación vinculada a la UJC que tuvo el encargo de Fidel de construir y poner en funcionamiento diversas instalaciones educacionales, y docentes recreativas, en particular de palacios y de campamentos de pioneros exploradores.

Los Palacios de Pioneros estimulados por Fidel a partir 1962, tenían el fin de contribuir a la educación vocacional de los niños y adolescentes, despertando su amor por el trabajo y los trabajadores, y orientándolos hacia las carreras priorizadas.  Esta actividad se multiplica a partir de 1974, con la creación de los Palacios en cada provincia y municipio. La participación de los estudiantes funciona a través de un sistema de rotación por sus círculos de interés especializados. Una idea del impacto y la masificación de las actividades de los palacios la pueden dar los datos del Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara, en La Habana fundado en 1979. Para 1984  tenía una matrícula de más de 31 000 pioneros, que participan en 1 829 círculos de interés, en 207 especialidades.

Los campamentos de pioneros exploradores crecieron también en provincias y municipios con el objetivo de recrear a los niños y niñas en la vida campestre, el amor y cuidado del medio ambiente, y fortalecerlos psíquica y físicamente con el aprendizaje de las habilidades y los conocimientos del excursionismo. En tales actividades se rememoraba la historia guerrillera de más de cien años de lucha del pueblo cubano.

La profundización de la Revolución en la educación incluyó la democratización de la vida estudiantil, y el fortalecimiento del asociacionismo y protagonismo de los jóvenes en el mundo del estudio y el trabajo. Fidel brindó todo su apoyo y presencia a los congresos pioneriles, estudiantiles y juveniles, a la fundación de la Federación de la Enseñanza Media en 1973, y a la formación de las asociaciones y brigadas de jóvenes obreros, artistas, intelectuales y científicos.

Internacionalismo

Los años de Revolución Educacional también marcaron el de las grandes misiones internacionalistas de los maestros cubanos. Los educadores cubanos, jóvenes en su inmensa mayoría, participan como asesores y maestros en numerosas naciones africanas, enfrentando junto a sus alumnos las agresiones y crímenes de los mercenarios pagados por las potencias imperialistas y los ataques del ejército racista de la Sudáfrica del apartheid.

La concepción fidelista de internacionalismo no solo se hace patente con la participación voluntaria de miles de jóvenes y trabajadores cubanos como combatientes en la defensa de la independencia de Angola a partir de 1975. El aprendizaje durante la Campaña de Alfabetización y la consolidación en el pueblo de este tipo de motivaciones creó una base cualitativa y las condiciones necesarias para el movimiento alfabetizador internacionalista.

Ya en 1976 los pedagogos cubanos asesoran al Ministerio de Educación de la República Popular de Angola para la campaña de alfabetización que en breve se realizaría en el país. Y como refuerzo a esta tarea de liberación cultural también por iniciativa de Fidel se crea el Destacamento Pedagógico Internacionalista Ernesto Che Guevara con jóvenes de las universidades pedagógicas, convirtiéndose así en educadores en las humildes escuelas de la hermana nación. Esta colaboración internacionalista marchó a la par del contingente internacionalista militar que condujera a la liberación de Angola, Namibia, África del Sur y la liquidación del Apartheid. También acuden los maestros cubanos a Etiopia, donde a partir de 1978 asesoran la campaña de alfabetización en ese país.

Cuando en 1979 triunfa la Revolución Sandinista de Nicaragua, también acuden a la solicitud de este pueblo cientos de maestros primarios cubanos, los que dieron un importante aporte a la Cruzada Nacional de Alfabetización.

Si en los primeros años de la Revolución era difícil encontrar un maestro o una maestra para enviar a las montañas o a los campos de nuestro propio país, pasado la primera década del proceso, cuando los hermanos nicaragüenses solicitaron maestros y se envió la solicitud de maestros voluntarios para ir a Nicaragua, se ofrecieron 29 000; y cuando algunos de ellos fueron víctima de las atrocidades del terrorismo contrarrevolucionario en la guerra sucia impuesta por los Estados Unidos a aquel país, y murieron asesinados, entonces se ofrecieron 100 000 maestros cubanos para enseñar en Nicaragua.

La Organización Continental de Estudiantes (OCLAE) y otras organizaciones latinoamericanas e internacionales de estudiantes y jóvenes le contaron como entusiasta y seguro colaborador. Como Jefe del estado Cubano, el Comandante en Jefe presidió el Comité que organizó en Cuba el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en 1978.

El período especial

Tras la crisis del socialismo europeo y la desaparición de la Unión Soviética a finales de la década del ochenta, Fidel Castro nuevamente realiza una apreciable contribución histórica como líder y pedagogo de la Revolución a favor de las nuevas generaciones. En medio de una drástica reducción del nivel de vida y de alimentación del pueblo,  como consecuencia de la desaparición de la URSS, y con ella de la fuente de  comercio y reproducción de la economía nacional y el imperio del Norte, arreciaba sus ataques con la pretensión de adelantar lo que consideraban una segura muerte o claudicación de la Revolución Cubana. Fidel logró como educador colectivo articular junto a una certera y realista política para  resistir y salvar la Revolución,  la creación de un masivo movimiento de dignidad y patriotismo, capaz de hacer realidad la política revolucionaria sobre la base de una alta dosis de idealismo y sentido de la moralidad revolucionaria. Tal movimiento contó con el masivo apoyo de la niñez y la juventud.

Azotada la sociedad cubana por la más severa crisis económica de su historia, con el gobierno prácticamente el colapso económico, en Cuba no se cerró una sola escuela o institución educacional. Los colosales programas de aseguramiento técnico material, los insumos, los mantenimientos de las escuelas, sufrieron drásticas reducciones, pero ningún plan o proyecto educativo dejó de realizarse como consecuencia de la grave situación. En pleno período especial se implementaron varios programas que ya estaban suficientemente validados: quizás el más significativo fue el de atención a los menores antes de su escolarización primaria.

Luego de diez años de investigación científica, en pleno período especial, se aplicó en todo el territorio nacional a partir del curso 1992-1993 el programa social « Educa a tu hijo », cuyo objetivo es la preparación de la familia para lograr el desarrollo integral de los niños y niñas de cero a seis años. Es la propia familia la que realiza sistemáticamente las acciones educativas fundamentales con sus hijos. La extensión paulatina del programa ha posibilitado atender por vías institucionales como círculos infantiles y aulas preescolares y vías no formales, al 99,5 por ciento de los niños comprendidos en esas edades. Como resultado de este sistema de atención educativa a los niños desde su nacimiento, al llegar estos a la educación preescolar, poseen un adecuado nivel de desarrollo de las habilidades básicas que les posibilita enfrentarse con éxito al aprendizaje escolar.

Frente  a las adversidades Fidel mantuvo un activo diálogo con las nuevas generaciones. En la clausura del II Congreso de los Pioneros, efectuada en el Palacio de Convenciones, el 20 de julio de 1996 explicó: “Saben ustedes que hemos tenido que tomar medidas para enfrentar estas difíciles situaciones, hemos tenido que hacer aperturas, y haremos las que sean necesarias. Hemos tenido que hacer cosas que no nos agradan, algunas cuyas consecuencias ustedes han expresado aquí; pero es que resulta vital resistir, adoptar medidas inteligentes, prácticas. Sin embargo, el rumbo principal no se abandonó nunca, y nunca dejaremos de defender nuestras ideas, ni dejaremos de defender nuestro sistema. He insistido en eso, porque quiero que ustedes tengan conciencia de eso, aunque nosotros podamos ir mejorando progresivamente”[18].

La Batalla de Ideas

El brutal secuestro del niño Elián González sería el detonante el 5 de diciembre de 1999 de una nueva etapa en la lucha patriótica del pueblo cubano y en ella nuevamente jugó un rol trascendental la juventud. A los jóvenes acudió Fidel en el movimiento patriótico nacional que se desató como Batalla de Ideas para rescatar de las entrañas de la maquinaria contrarrevolucionaria radicada en Miami, al niño Elián, y devolverlo al seno de su familia en el territorio insular.

La plena conciencia de la necesidad de una nueva y profunda etapa de la Revolución Educacional se ratificó en Fidel en la Batalla de Ideas. La propia participación de los niños y adolescentes en las marchas y tribunas abiertas en demanda del regreso de Elián González, su conmovedora elocuencia, sus sentimientos de solidaridad y patriotismo, fruto del abnegado esfuerzo de los maestras y maestros en estrecha cooperación con los padres y madres, influyó mucho en el interés y la atención prestada a los problemas y dificultades provocados por el período especial, la escasez de libros, cuadernos de dibujo y material escolar, el deterioro de las instalaciones y el mobiliario escolar, la baja de la calidad de la alimentación escolar, las estrecheces económicas de los educadores, así como muchos otros problemas que de una u otra forma podían afectar la maravillosa preparación que nuestros niños, adolescentes y jóvenes, habían adquirido gracias a los programas educativos de la Revolución.

En la búsqueda de datos y en las reflexiones que tenían lugar en reuniones diarias en que participaban junto a cuadros del Partido, la Juventud y las organizaciones de masas, representantes y líderes de los pioneros y estudiantes del nivel medio y superior, Fidel fue sacando conclusiones y profundizando en el estudio de lagunas, problemas, dificultades y deficiencias existentes que, a pesar de los extraordinarios éxitos alcanzados, afectaban a nuestro sistema educacional y, con ello, los frutos que una sociedad como la cubana debía y podía alcanzar en todos los aspectos formativos de las nuevas generaciones. Factores objetivos y también subjetivos estaban presentes. Pero lo fundamental era la necesidad de superar viejos conceptos. Por otra parte las calamidades e insuficiencias generalizadas en todo el mundo no podían servirnos de consuelo.

Bajo la dirección de Fidel la Batalla de Ideas comprendió también la búsqueda de fórmulas para resolver problemas pendientes en las áreas de la educación y el trabajo cultural, así como en la promoción de nuevos programas integrales de amplio espectro sociocultural, económico y científico técnico, con especial énfasis en las nuevas generaciones y en la solución de las brechas de desigualdad existentes en diversos grupos y sectores populares.

“Lo que hasta hoy hicimos – evaluaba Fidel– partía de conceptos y métodos universalmente admitidos que nacieron en las sociedades elitistas de los países capitalistas más ricos y desarrollados. La Revolución sin duda alguna introdujo fórmulas propias, que se ajustaban al propósito de masificar la educación y hacerla llegar a todos los ciudadanos, de modo especial a niños y jóvenes. Hoy se trata de perfeccionar la obra realizada y partiendo de ideas y conceptos enteramente nuevos. Hoy buscamos lo que a nuestro juicio debe ser y será un sistema educacional que se corresponda cada vez más con la igualdad, la justicia plena, la autoestima y las necesidades morales y sociales de los ciudadanos en el modelo de sociedad que el pueblo de Cuba se ha propuesto crear”[19].

En las circunstancias de crisis se había producido un éxodo masivo de docentes hacia áreas económicas de mayor remuneración. Esta situación inicialmente fue muy aguda en la Ciudad de la Habana, que por ser el territorio de la capital tuvo un despegue prioritario de los nuevos sectores del turismo, las empresas mixtas y el trabajo por cuenta propia. Luego en la medida en que la reforma económica abrió otras alternativas en las provincias, el tema de la migración de docentes y de los acumulados de maestros faltantes afectó casi todo el país. Entonces Fidel propuso la creación del primer curso emergente de formación de maestros primarios[20].

En sucesivas convocatorias del Comandante durante la batalla de Ideas surgieron los programas para jóvenes desvinculados y bachilleres que no estudiaban ni trabajaban, para prepararlos además de maestros, como trabajadores sociales, enfermeros, enfermeras, tecnólogos de la salud e instructores de arte.

Se revitalizó el sistema de escuelas de arte y resurgió la formación masiva de instructores para la cultura cubana con la construcción de modernas escuelas. También se construyeron nuevas instituciones politécnicas para el desarrollo de los programas de la salud, y la informatización de la sociedad cubana. La inclusión de la computación desde las edades preescolares en nuestro país constituyó una experiencia novedosa y única por el carácter masivo que alcanza y los principios y concepciones científicas y pedagógicas que la fundamentaban.

Las universidades fueron reequipadas con tecnología educativa y de las especialidades, las universidades pedagógicas asumieron la formación de cientos de nuevos maestros y junto con toda la enseñanza superior del país profundizó su trabajo en búsqueda de una mayor calidad y eficiencia, y renovó toda su concepción curricular y formativa al desarrollar la idea fidelista de la masificación y universalización de las instituciones universitarias al llevarlas a cada municipio del país.

Las nuevas tareas internacionalistas

La Batalla de ideas también fue un escenario propicio para que Fidel impulsara una nueva etapa del internacionalismo y la solidaridad en el campo de la educación.  Decenas de educadores cubanos prestan su colaboración en países de América Latina, África y Oceanía. Los programas cubanos de alfabetización por radio primero y el desarrollo de la estrategia alfabetizadora “Yo sí puedo”, con el empleo de  cartillas, novedosas fórmulas didácticas, seminarios presenciales y un eficiente empleo de la tecnología educativa, han revolucionado las propuestas de alfabetización a escala internacional y demostrado su fiabilidad con palpables resultados  en la erradicación del analfabetismo en Venezuela y sustanciales avances a escala de los proyectos que se ejecutan en provincias y municipios de otros países. En este caso aumenta el interés y la solicitud de cooperación técnica y asesoramiento de Cuba. Y este incontenible movimiento podría contribuir a erradicar en breve tiempo la bochornosa e interminable cifra de 860 millones de analfabetos y miles de millones de semianalfabetos del llamado Tercer Mundo.

A la par que los profesores y profesoras cubanas realizan su aporte solidario en otras tierras, dentro de las fronteras nacionales se desarrolla una hermosa tarea internacionalista.  Más de 10 000 jóvenes sin recursos de América Latina, de los barrios pobres de los Estados Unidos, y otras naciones de África y Asia, se encuentran estudiando medicina, en la Mayor de las Antillas, y muchos más continúan arribando cada año.

La confianza de Fidel en el valor desenajenador de la educación le lleva a insistir en su defensa a escala planetaria en las difíciles circunstancias del auge del neoliberalismo, cuando en  el mundo occidental repercutía el derrumbe de la URSS convertido en pesimismo y renuncias a los ideales revolucionarios. El 9 de febrero de 1990 en la clausura del Congreso internacional de educadores de América Latina, el Caribe y otras partes del mundo, denuncia como la educación era lo primero que liquidaba el programa neoliberal impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), para a continuación aseverar en la tarea de “vanguardias de la liberación  de nuestros pueblos” que tenían los educadores y las educadoras. Y para ello Fidel ve la importancia de la unidad latinoamericanista, como vía para contrarrestar la ofensiva imperialista, ser “vanguardias en la integración de nuestros pueblos”[21]. Y precisamente al calor de esta exhortación nace en ese Congreso la Asociación de Educadores de América Latina y el Caribe (ADILAC).

Fidel en perspectiva

Cuba en  indicadores y las cifras y más allá de estos, es una nación donde no se ve un niño de edad escolar vagando o pidiendo limosnas por las calles. Es un país donde el ciento por ciento de los niños asiste a la escuela y se gradúa de sexto grado. Es el único país del hemisferio, incluyendo a los Estados Unidos, donde el ciento por ciento de los niños ingresa en séptimo grado; un país donde el 99,5% de los adolescentes se gradúa de noveno grado. Un país en que prácticamente el ciento por ciento de los niños menores de cinco años reciben los beneficios de un plan de educación a través del programa Educa a tu hijo. También es el único en el hemisferio, que desde que el niño nace, tiene posibilidad de crecer sano, saludable, tener un litro de leche diario, la alimentación necesaria, y, en cuanto al estudio, transitar desde el preescolar hasta graduarse de doctor en ciencias, de manera gratuita. Esta obra titánica en pro de la educación de todo el pueblo ha tenido a Fidel Castro por principal estratega y conductor.

Las certezas en la concepción de formación integral y multifacética de Fidel se sustenta en que los programas y procesos que diseña y/o impulsa para la niñez, la juventud y la escuela cubana, están interpretados por los sentimientos de amor al hombre y a la mujer, por la ética, el estudio y el trabajo honesto, por la visión patriótica y revolucionaria de Martí, concentrados en la formación integral de los individuos y las colectividades.

Hoy frente a los retos del período especial, que continúa y nos plantea nuevos retos, se perfecciona la educación. Fidel aún nos precisa el objetivo y la direccionalidad de este perfeccionamiento: “Que cada nueva generación esté más preparada para los grandes desafíos del futuro que esperan a nuestra Patria y a toda la humanidad, es el más profundo anhelo de todos los revolucionarios cubanos[22]. « …Poseemos sin embargo invencibles armas. La principal es la educación….Todo lo transformará y seremos pronto el pueblo más educado y culto del mundo. Ya nadie lo duda dentro y fuera de Cuba »[23]

NOTAS

[1]La niñez en Cuba, 30 años de Revolución, Editorial de Ciencias Sociales 1979,  p 10

[2] Cifras tomadas de: Ministerio de Educación (MINED). República de Cuba, 1962 (a) y (b); Ministerio del Trabajo, 1962

[3] En el curso escolar 1958-1959 lo que hoy sería la enseñanza preuniversitaria  contaba con 21 escuelas y una matrícula de 37 248 alumnos, Ver: Colectivo de Autores ICCP: Pedagogía, p. 11

[4]En la “Historia me absolverá”, que recoge el alegato de Fidel Castro Ruz (1926- ) ante el tribunal que lo juzgaba por los acontecimientos del 26 de julio de 1953. El alegato de autodefensa de Fidel se produjo 16 de octubre de 1953, en juicio a puertas cerradas, efectuado en Santiago de Cuba. La Historia me Absolverá fue escrita por el líder revolucionariomientras guardaba prisión en la cárcel de Isla de Pinos, de donde fuesacada de allí secretamente, publicada por activistas clandestinos ydespués distribuida en todo el país, a mediados de 1954.

[5]López  Hurtado, et al., p 121-122.

[6] Ídem ant.  p 12.

[7]Conrado Benítez García fue asesinado junto al miliciano Heleodoro Rodríguez Linares.

[8] Idem

[9] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en la clausura del II Congreso de los pioneros, efectuada en el Palacio de las Convenciones, el 20 de julio de 1996.Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1996/esp/f200796e.html)

[10]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, efectuada en el teatro « Karl Marx », el 4 de julio de 1985, La Habana, 04/07/1985

[11]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, efectuada en el teatro « Karl Marx », el 4 de julio de 1985

[12] Que llegarían a 86.

[13] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, Ob. cit.

[14] MINED: I Congreso Nacional de Educación y Cultura. Memorias, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1971

[15] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz en la inauguración de la Escuela Vocacional « General Máximo Gómez » y apertura del curso escolar 1976-1977, en Camagüey, el 1º de septiembre de 1976

[16] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto central con motivo del « Día de los niños », celebrado en el Palacio Central de Pioneros « Ernesto Guevara », el 15 de julio de 1984

[17] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro en el acto central con motivo del inicio del curso escolar 1989-90, efectuado en la escuela Solidaridad con Namibia, municipio La Lisa, el 4 de septiembre de 1989

[18]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la clausura del II Congreso de los Pioneros, efectuada en el Palacio de Convenciones, el 20 de julio de 1996.

[19]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado con motivo del cumpleaños de Elián González y el cuarto año del inicio de la batalla de ideas, efectuado en la escuela primaria « Marcelo Salado », de Cárdenas, Matanzas, el 5 de diciembre de 2003, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/index.html).

[20]Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto de graduación del primer curso emergente de formación de maestros primarios, efectuado en el teatro « Karl Marx », La Habana, 15/03/2001

[21]Fidel Castro: Fidel Castro: En la Trinchera de la Revolución, Editorial José Martí; La Habana, 1990, p 101

[22] Fidel Castro Ruz: Acto de inauguración del Curso de Formación Emergente de Profesores Integrales de Secundaria Básica. Teatro «Karl Marx», 9 de septiembre del 2002.

[23] Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, pp 16-17.

__________________________________________________________________________

Julio Antonio Mella: El tránsito martiano de la Reforma en Cuba

Felipe de J. Pérez Cruz

Felicito la iniciativa de conmemorar el centenario del movimiento de la reforma universitaria en América Latina y el Caribe, hecho que tuvo su eclosión a partir de la combatividad y lucidez de los estudiantes  y profesores de la Universidad de Córdova en la Argentina de 1918. Agradezco la invitación que cumplo en este artículo, de abordar el tránsito cubano del movimiento reformista.

Existe una nutrida y bien fundamentada bibliografía historiográfica sobre la Reforma en Cuba. No pretenderé por tanto revisitar la historia que ya ha sido bien contada. En tanto coordino un proyecto de investigación que tiene como objetivo la crítica y re conceptualización historiográfica y la introducción de nuevos enfoques en los sistemas de conocimiento de la Historia, me detendré solo en aquellos aspectos que tributan al mencionado propósito.

Parto de la consideración de que para entender la historia de la nación desde finales del siglo XIX, resulta fundamental considerar el impacto trascendental del pensamiento y la obra de José Martí Pérez (1853-1895). Frente a la desarticulación del proyecto unitario y liberador de Simón Bolívar, la conversión de las naciones americanas en repúblicas oligárquicas donde pervivía la colonia, y el evidente interés de dominación hemisférica de la potencia imperialista en que ha devenido la nación estadounidense, José Martí Pérez (1853-1895) diseñó para el movimiento independentista cubano de fines del siglo XIX un proyecto emancipador de carácter político cultural y revolucionario, que tenía por centro junto con el logro de la liberación nacional y la atención a los intereses de las masas populares, el desarrollo y la democratización del acceso a la educación, la ciencia y la tecnología. Este proyecto quedó inconcluso y se proyectará sobre las generaciones que le precedieron como deuda histórica y horizonte por alcanzar.

La Reforma en su tránsito cubano acredita esa trascendente presencia martiana.  Julio Antonio Mella (1903-1929) fue el más preciso articulador dialéctico de tan fértil impronta. Pienso que al público argentino, a los estudiantes y profesores de la hermana nación puede serles interesante conocer este recorrido particular del movimiento reformista.

Enrique José Varona

En 1898 los círculos gobernantes de los Estados Unidos vieron la oportunidad de concretar sus viejas aspiraciones de anexarse a Cuba. Intervienen en la guerra de liberación ya prácticamente pérdida por España, e impide la victoria del Ejército Libertador. Frente a la poderosa ofensiva de penetración ideológica y cultural diseñada y ejecutada por los ocupantes, un grupo de patriotas se dan a la tarea de hacerle frente desde dentro del propio Gobierno interventor. Así el filósofo y educador Enrique José Varona Pera (1849-1933)[1] en el cargo de Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, nuclea a quienes aparentan colaborar con los ocupantes, con el firme propósito de reafirmar los valores patrios.

Varona y sus colaboradores van a desatar un movimiento educacional de masas de amplia base popular y  patriótica, que tuvo su principal fortaleza en las calidades de la pedagogía nacional y en la inteligencia y sensibilidad patriótica de los maestros y la intelectualidad nacional. Es en este propósito que  Varona asume la reforma del bachillerato y de la enseñanza en la Universidad de la Habana[2]:

El movimiento patriótico educacional que lidera Varona dio una contribución importante a la derrota de los designios anexionistas[3], pero no pudo impedir el parto de una república neocolonial, oligárquica, racista y clerical, con una independencia coaptada por la Enmienda Platt y sometida a los designios del imperio del Norte.

La reforma planteada por el ilustre filósofo al iniciar el siglo XX, conocida como Plan Varona, tendría muy pocas posibilidades de desplegarse en una universidad republicana donde siguió predominando el elemento conservador. Inmersa en su medio social, -plantean Ramón de Armas y Eduardo Torres Cueva- la Universidad no podía escapar al proceso de neocolonización, ni al proceso de paulatina descomposición política de las administraciones republicanas[4]. Los principios y propuestas del Plan Varona[5] enriquecieron el truncado proyecto de martiano de nación.

El martiano Julio Antonio Mella

Nieto del General “del ímpetu”[6], como calificara José Martí al héroe Ramón Matías Mella, prócer de la independencia del pueblo dominicano, Julio Antonio Mella nació el 25 de marzo de 1903 en la ciudad de La Habana. La acción criminal del imperialismo y su lacayo de turno al frente de la neocolonia[7], sólo le permitió dedicar seis años a la lucha revolucionaria -de finales del 1922  a principios de 1929- y en ese tiempo alcanzó el más alto protagonismo de su generación y nos legó un pensamiento de notable riqueza. Desde el primer instante descolló como un extraordinario combatiente de estirpe martiana.

En el entorno cosmopolita y la vez patriótico que rodeó la formación precoz de Julio Antonio, se puede rastrear el misterio de su temprana vocación martiana, latinoamericana y antimperialista. La historia de intervenciones estadounidenses en Cuba y el Caribeconforman el escenario principal. No puede dejar de tenerse en cuenta que en los primeros 15 años de vida del joven, Cuba sufre continuas injerencias y una segunda ocupación militaramparada “legalmente” por la Enmienda Platt entre 1906 y 1909, a su vez la República Dominicana, la patria paterna, desde 1914 fue subordinada a un administrador de aduanas estadounidense al servicio del National City Bank.

El poeta mexicano Salvador Díaz Mirón,  constituye el vínculo imprescindible para entender la temprana y profunda lectura que hace el joven de la obra de Martí. Díaz Mirón fue amigo de Martí y le profesaba un gran cariño y admiración. El por entonces profesor de Historia y Literatura en la Academia Newton conducirá al joven al primer encuentro raigal con Martí y también con el México en Revolución.

En los apuntes del cuaderno de viaje que Julio Antonio escribe en 1919, cuando visita el país azteca, ya se puede constatarse la impronta martiana y antimperialista: “Ver unidas a las repúblicas hispanoamericanas para verlas fuertes, dominadoras y servidoras de la libertad, diosa. He aquí mi idea”[8], anota entonces.

La tarea de estudio e interpretación de la obra martiana que Mella acomete fue una necesaria y afortunada osadía. Además de la disidía oficial y la falta de documentación, el estudio y la interpretación de la obra martiana  no era de por sí labor fácil.  Consciente de los peligros internos y externos que asechaban al movimiento liberador cubano, Martí había actuado con sumo tacto político, sin publicitar abiertamente el proyecto que intentaba articular. Su muerte interrumpió su hacer, y luego los elementos proclives al pacto con el imperio y la oligarquía, actuaron para desconocerlo. Quien aspirara a develar el legado martiano debía hurgar en profundidad, buscar en los testimonios, en documentos y cartas, en decenas de artículos  de prensa, para develar el proyecto emancipador en toda su nitidez. Julio Antonio comienza y adelanta significativamente esta tarea[9].

Un nuevo conjunto histórico

Los ecos de la Revolución Mexicana desde 1910, el octubre victorioso de los bolcheviques a partir de 1917, la ola reformista en las universidades latinoamericanas a partir del estallido en la Universidad de Córdova en 1918, impactan en el escenario cubano cuando la recuperación europea de postguerra hace colapsar el modelo extensivo de la industria azucarera, y revela los males de la mono producción y de la dependencia económico comercial de los Estados Unidos, la  crisis económica que le sucede afecta a la clase burguesa nativa, asola a los empobrecidos sectores populares, y adelanta el primer episodio de la crisis de legitimidad del sistema neocolonial de dominación. La década del veinte asiste a la ruptura de todos los mitos sobre el vecino del Norte. Para nadie sería un secreto tras la triste experiencia de la crisis del 1920 al 1921, cuáles eran las consecuencias para el país -y para el destino de la inmensa mayoría de los cubanos- de la dependencia del capital norteamericano.

Los movimientos sociales y políticos democráticos que comienzan a gestarse, y la consecución de acontecimientos que protagonizan estos movimientos en 1923-1925, son demostrativos del cambio en la situación política en la Isla, de la formación del nuevo conjunto histórico y de la aparición de una nueva generación de luchadores.  Esta generación irrumpe en el escenario republicano en choque frontal con la corrupción y el entreguismo reinantes, en defensa la dignidad nacional frente al intervencionismo. El elemento ideológico será definitivo, y en primer lugar  se preocuparán por el rescate del legado ético y político de José Martí. Comprenden que representa el pilar de la nación, cuya sola invocación compulsa a la lucha contra las lacras de la falsa república y la injerencia extranjera.

El avance cualitativo de la clase obrera, el movimiento de la reforma y la Revolución Universitaria de 1923, la creación de la Confederación Nacional Obrera de Cuba y del primer Partido Comunista de Cuba en 1925, constituyen acontecimientos decisivos que en conjunto precisan el desarrollo cualitativo del proceso histórico cubano, y el despegue de las fuerzas nacional liberadoras tras las dos décadas que sucedieron a la frustración del proyecto martiano de república independiente y soberana. Julio Antonio Mella será la figura histórica descollante en ese proceso que la historiografía contemporánea ha coincidido en calificar de despertar de la conciencia nacional.

Julio Antonio Mella será la figura histórica descollante en el proceso que refiero, que la historiografía contemporánea coincide en calificar de despertar de la conciencia nacional. Líder indiscutido del movimiento de estudiantes y profesores que iniciaron la reforma universitaria en Cuba.

El antimperialismo

En los movimientos reformistas que se suceden en el ámbito universitario y sobre todo en el seno de los movimientos estudiantiles, aflorará el tema del rechazo arielista-nacionalista a lo anglosajón. El paso de la Reforma por México[10] a través del Congreso de los estudiantes latinoamericanos que con el auspicio de José Vasconcelos (1881-1959) se realizó en México entre septiembre y octubre de 1921, le daría al movimiento un contenido definitivamente antingerencista y antimperialista:

 “Destruir la explotación del hombre por el hombre y la organización actual de la propiedad –se lee en la declaración del Congreso-, evitando que el trabajo humano se considere como una mercancía, que la Universidad debe…intervenir en los conflictos obreros… contra el imperialismo y sus conquistas territoriales, condenar todas las dictaduras de América Latina…, así como condenar a los Estados Unidos de América, por sus intervenciones militares en América Latina y el mundo general”[11].

La primera acción de Mella al frente del movimiento estudiantil, en el despegue de noviembre de 1921[12], demuestra la identidad de la acción con la declaración del congreso estudiantil recién concluido en México. El joven que recién iniciaba su vida universitaria, está a la vanguardia de la muchachada que interrumpe la reunión del Claustro de profesores de la Universidad de La Habana, en la que se pretendía honrar con el título de Doctor Honoris Causa a los representantes de intervencionismo yanqui Enoch Crowder (1859-1932) y Leonardo Wood (1860-1927). Esta primera batalla se libra,  afirma el “Manifiesto de los Estudiantes de Derecho”, hecho público en la prensa de la época, para impedir vincular la Universidad al  “carro de triunfo del imperialismo yanqui de la postguerra”,  cuando Cuba “sin distinción alguna” está vejada a cada paso “como Santo Domingo y Haití”[13]. Tales acontecimientos, declararía después Mella, estaban “inspirados en los principios de Martí”[14]

Ingenieros

Con el diapasón ideológico de la reforma de 1918 le llega al joven Julio Antonio los últimos escritos del filósofo argentino José Ingenieros (1877-1925). La intuición del joven Mella disciplinada en el avanzado pensamiento político social del Maestro mayor, José Martí, llevaría a Mella a asumir el valor del mensaje ético social que enarbolaba el sociólogo argentino. Sarah Pascual recordará que su identificación con el pensador argentino – con quien se carteaba – era tal que, en sus discursos y arengas lo citaba de memoria en párrafos completos[15]. En el primer editorial de Alma Mater “Nuestro Credo”, la huella de Ingenieros está presente: “Somos optimistas, confiamos en la victoria, nuestra juventud y nuestros ideales nos incitan a luchar y a triunfar“[16].

El filósofo rioplatense ve en América Latina una sola nación, desde el río Bravo hasta el Magallanes. Se opone a la Doctrina Monroe y apremia, como contraparte a la decisión de tutelar y explotar del Norte, por la necesaria unidad latinoamericana: “una Federación de pueblos”[17]. De Ingenieros Julio Antonio también tendrá una crítica aguda de la sociedad capitalista y la validación ética de la  lucha de clases del proletariado. Con Ingenieros le llega la defensa entusiasta y consciente que hace el argentino de la Revolución de Octubre.

Coincide con Ingenieros Enrique José Varona  quien también en 1920 desaprueba el régimen del capital, para afirmar que “el ejemplo de Rusia constituía una enseñanza y un estímulo…”[18]. Julio Antonio se nutre de pensamiento de ambos filósofos porque precisamente le ratificaban la lucidez martiana sobre un entorno que ya el Apóstol no vivía.

Irrumpe la Reforma

En el Manifiesto Liminar[19],  el joven Julio Antonio hallaría una identidad casi textual con sus propias ideas. A  esta plataforma Mella le impregnará su propia dinámica de pensar y hacer martianos: En noviembre de 1922 funda la revista Alma Mater como instrumento movilizador de los jóvenes universitarios. Desde el primer número de Alma Mater declara el propósito que lo mueve. En el editorial “Nuestro Credo”, en noviembre de 1922 afirma laborar “por la unión de todos los estudiantes cubanos en una Federación”. Los objetivos de tal organización apuntan a “defender nuestros derechos, para progresar, para aprender cuando jóvenes las conveniencias de la hermandad, de la unión”, y todo con la finalidad declarada de “encontrar en el mañana la solución a nuestros problemas nacionales”[20].

A finales de 1922 en un ambiente caldeado por “todos aquellos ideales de reforma y progreso que están en la conciencia colectiva”[21], Mella utiliza la visita de José Arce (1881-1968), Rector de la Universidad de Buenos Aires para agitar las conciencias y exponer ante los estudiantes, profesores y la opinión pública, el contenido y las vías de la Reforma Universitaria. El 4 de diciembre de 1922 disertó el profesor argentino ante un auditorio suspicaz[22]. A mediados de diciembre los alumnos del quinto año de la Escuela de Medicina y Farmacia formularon graves acusaciones contra un profesor. Esta era la chispa esperada para desatar la agitación universitaria.

El 20 de diciembre del 1922 se constituye la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Habana (FEU)[23]. El primer Presidente de la FEU sería el estudiante de ingeniería y arquitectura Felicio (Felio) Marinello Vidaurreta, como secretario todos coincidirían en designar al estudiante del segundo curso de Derecho  Julio Antonio Mella.

El 11 de enero la FEU publica el manifiesto, que al decir de Raúl Roa García (), sería el documento programa de la reforma universitaria en Cuba. El documento se pronuncia por una reforma radical, la necesidad de ampliar las matrículas universitarias como centro de preparación intelectual y cívica, establecimiento de un sistema administrativo capaz de obtener un funcionamiento más eficaz, personalidad jurídica y autonomía en asuntos económicos y docentes, reglamentación efectiva del deber sagrado del maestro que les está encomendado por la nación, consagración definitiva de la participación estudiantil ante el claustro y del principio de que la Universidad es el conjunto de profesores y alumnos. Así mismo el manifiesto se pronuncia por una rápida y justa solución del conflicto con el profesor acusado en la Facultad de Medicina[24].

La asamblea del 12 de enero

La FEU convoca para el día 12 de enero de 1923una gran asamblea estudiantil. Y el rector Carlos de la Torre y Huerta (1858 -1950), invita a los jóvenes a que la misma se realice en el recinto universitario. En gesto simbólico les brinda para hacerla el Aula Magna, con ello frenaba la amenaza de huelga e intentaba tener el movimiento de protesta bajo su autoridad. De la Torre evaluó que su presencia impondría un grado de mesura en los pronunciamientos y acuerdos de los jóvenes.

Al intervenir en la asamblea Mella de manera expresa manifestó el placer y orgullo que para los universitarios representaba la presencia de Enrique José Varona en la reunión[25]. Precisamente “amparado con la presencia del ilustre filósofo”, declara que viene a pedir las reformas de la Universidad y a poner en descubierto “todas” las lacras que existían en la institución[26]. Ante la protesta De la Torre, en gesto inteligente Mella evitó un enfrentamiento directo, soslayó la mención que inquietaba al rector y le aseguró que no venía a “señalar hechos ni a citar nombres”; y continuó fijando lo más importante: la necesidad de realizar la reforma docente y moral de la centenaria institución[27].

Enrique José Varona honra el convite que se le ha hecho, y a pesar de la manifiesta oposición De la Torre propuso la constitución  de una comisión integrada por profesores y alumnos, para estudiar y dar solución a los problemas planteados. El prestigio y la autoridad que poseía Varona decidieron la votación, y la comisión que garantizaba la continuidad  institucional del proceso reformista quedó aprobada.

La Revolución Universitaria en marcha

De la Torre y las fuerzas conservadoras intentan hacer fracasar el movimiento en ciernes por la vía de la inacción: “nadie actúa, la abulia tropical sigue en pie”, narra uno de los jóvenes reformistas[28]. En esta situación los jóvenes liderados por Mella el día 15 de enero de 1923 decretan la huelga y durante 48 horas toman por primera vez la Universidad.

Tanto el Rector como el propio presidente de la república Alfredo Zayas Alfonso (1861-1934) se ven forzados a ceder ante el empuje de la FEU. Se acepta la constitución del Tribunal Depurador y de una Comisión Mixta de profesores y alumnos para redactar el Proyecto de Ley de Autonomía y pronunciarse por la solución de otras demandas pendientes. Se otorgar el reconocimiento de la personalidad jurídica de la Federación Estudiantil Universitarios.

El día 13 de marzo en protesta por las dilaciones y obstáculos creados por la rectoría, la FEU volvió a tomar el recinto escolar, proclamó la “Universidad Libre” y colocó a Julio Antonio como Rector interino. Actos tan osados no habían tenido precedentes en la historia universitaria cubana,  Por decreto del Presidente Zayas, es aprobada la Asamblea Universitaria el 17 de marzo, como nuevo órgano de poder en la Universidad, integrada a terceras partes, por profesores, alumnos y graduados.

Los esfuerzos unitarios

La lucha de los estudiantes reformistas también encuentra en Cuba el apoyo de la intelectualidad progresista de la época, del movimiento de maestros y pedagogos y los  trabajadores y sindicatos obreros. Lo peculiar cubano estará en el tipo de relaciones que se desarrolla con el movimiento obrero. La unidad entonces forjada rebasó la cooperación solidaria que prevaleció entre los movimientos reformistas y obreros en la región, y va a constituirse en uno de los más sólidos pilares del movimiento nacional liberador cubano.

Con su innata certidumbre el joven líder estudiantil se acercó a los máximos exponentes del movimiento obrero del momento, entre ellos a Alfredo López Rojas (1894-1926) y Carlos Baliño López (1848-1926), a quienes solicitó y de quienes recibió el respaldo de los obreros  para la huelga estudiantil de enero de 1923[29].

La cercanía de Mella con la clase obrera, con López y Baliño, lo vinculan con una nueva y definitoria “universidad”. Alfredo era el líder sindical que con  certera conducción política y sólidos principios ideológicos, guiaba la consolidación del naciente movimiento obrero cubano en una organización nacional. Carlos, veterano marxista, fundador junto a Martí del Partido Revolucionario Cubano en 1892, trabajaba sin descanso por la difusión del leninismo entre los círculos socialistas cubanos y era el articulador por excelencia de las primeras agrupaciones comunistas, que se inspiraban en la experiencia política de los bolcheviques. El eje López – Baliño sería definitivo en la formación del joven líder.

El Congreso

El día 14 de octubre de 1923  a las nueve de la noche, Mella dejó inaugurado el Congreso Nacional de Estudiantes que se extendería hasta el día 25, al día siguiente comenzaron los debates[30]. Al máximo evento del alumnado de la época se acreditaron  128 delegados en representación de 55 entidades estudiantiles.  La alta representatividad alcanzada fue de por sí, garantía del éxito. La presentación en el Congreso de 33 ponencias sobre diversos temas docentes y políticos dio la medida de la preparación previa y el nivel de trabajo proyectivo que se había alcanzado.

El liderazgo de Mella mostró al organizador de un combate político pensado y desplegado con notable pericia estratégica y táctica. Durante todo el Congreso tendrá que vencer la oposición ideológica y política de los presentantes de la derecha católica representada por los delegados de las asociaciones y colegios privados”[31].

La aprobación de la Declaración de Derechos y Deberes del Estudiante fue el primer tema de debate controversial. Esta Declaración contenía entre los derechos los postulados de la Reforma de autonomía, libertad de enseñanza, y asistencia libre a clases; a lo que se añadía como deberes el compromiso social y político participativo de los jóvenes. En días sucesivos se discutirán los temas del programa reformista, análisis que se abren a las lacras que también afectaban la cultura patria, la enseñanza secundaria y en general la instrucción pública en el país.

El Congreso que se dio así mismo el título de Primer Congreso Nacional Revolucionario de Estudiantes[32], tuvo el trascendental significado de postular junto a las reivindicaciones académicas, la solidaridad militante del estudiantado con el movimiento obrero cubano y dejar acordada la creación para los trabajadores de la Universidad Popular “José Martí” (UPJM). Solicitó poner fin al Tratado Permanente o Enmienda Platt, criticó al capitalismo y sustentó el principio fundamental de la lucha contra el imperialismo, principalmente el estadounidense.

El Congreso se pronunció contra el neocolonialismo y la dependencia, ratificó la posición latinoamericanista del estudiantado, levantó el proyecto unitario bolivariano y martiano, apoyó la Revolución de Octubre y denunció el cerco agresivo de los Estados capitalistas al país de los soviets.Coincido con la opinión de Raúl Roa de considerar el Congreso “la más alta y perdurable contribución del movimiento revolucionario de 1923 al proceso de reforma universitaria de América”[33].

Epílogo en lucha

El 3 de noviembre 1923 en cumplimiento de un acuerdo del Congreso de Estudiantes Mella funda la UPJM. Precisamente el pretexto detonador de la ofensiva reaccionaria contra el liderazgo de Mella y el inicio de la contra reforma sería el funcionamiento de la nueva institución docente en los predios de la Universidad. Varios directivos de la FEU acusaron a Mella por sus vínculos estrechos con el proletariado y los grupos marxistas, sumándose a la propaganda anticomunista. Esta situación se iría agudizando hasta desembocar en aguda crisis cuando acusan a Mella de ejercer la dictadura dentro de la FEU. La crisis amenaza seriamente dar al traste con el movimiento reformista y el 20 de diciembre de 1923, Julio Antonio presentó su renuncia[34]. Con la salida de Mella la dirección de FEU avanza la contrarreforma.

Mella multiplica su liderazgo político nacional. Participa como profesor de la Universidad Popular, está con los movimientos de los jóvenes intelectuales y veteranos de la independencia. Apoya al entonces naciente feminismo revolucionario, y cada vez más se convierte en una figura del movimiento sindical revolucionario. Colaborará con Alfredo López en la organización de los congresos que llevan a la fundación entre el 2 y el 7 de agosto de 1925 de la Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC).    El 27 de junio Julio Antonio funda  la Liga Antimperialista de Cuba. Los días 16 y 17 de agosto  estará con Carlos Baliño entre los fundadores y dirigentes del primer Partido Comunista de Cuba.

Con el arribo a la presidencia del país de Gerardo Machado y Morales en mayo de 1925, la contrarreforma se afirmará con la represión gubernamental. Sobre Mella se va a concentrar el cerco policial, se le detiene y lleva a los tribunales en marzo y septiembre. También en septiembre un Consejo Disciplinario en la Universidad lo sanciona con la expulsión temporal por un año y la pérdida de las asignaturas matriculadas. En noviembre le impiden intervenir en el recinto universitario, lo encarcelan acusado de terrorismo e intentan asesinar en la propia cárcel. En prisión inicia una huelga de hambre, que al prolongase durante 18 días lo coloca al borde de la muerte[35]. La huelga desata un masivo movimiento de protestas dentro y fuera del país que logra la fianza para el 23 de diciembre y salvarle la vida. Tres días después el presidente Machado declaró ilegal a la FEU.

Julio Antonio parte al exilio el 18 de enero de 1926. En la Universidad regresan los profesores cesados por corrupción como paso previo para revertir las victorias estudiantiles[36].La claudicación del Claustro Universitario llegará cuando el  11 de marzo le concede a Gerardo Machado el Doctorado Honoris Causa, título que se otorgaba por primera vez.

La Reforma  cubana

La depuración docente, aunque no se pudo completar y todos los profesores juzgados fueron absueltos por el gobierno de Machado, obligó a mejorar el comportamiento del profesorado universitario, que se acogieran a retiro los profesores que tenían mayores dificultades en su desempeño docente, y aumentara la actualización y preparación del claustro. El movimiento de ideas pedagógicas, científico-técnicas y artístico-literarias que se genera, también impactó en los institutos de segunda enseñanza, y en las Escuelas normales. A la caída de la dictadura machadista el 12 de agosto de 1933 fue aprobada de la Ley de Autonomía Universitaria, cuyo proyecto había sido redactado desde febrero de 1924.

La más importante plasmación de los acuerdos del Congreso fue la fundación de la Universidad Popular José Martí[37]. La dialéctica martiana y marxista de la cultura -y la educación-, como formación y crecimiento de la libertad humana, en el combate por la liberación nacional y el desarrollo, sería el nudo conceptual de la UPJM. La institución fue decisiva en la construcción de la unidad estratégica obrero estudiantil alcanzada en las luchas reformistas de los estudiantes universitarios cubanos.

La reforma se articuló de manera muy sólida al movimiento nacional liberador, y al conjunto de batallas de clase y país. Entendida en su trascendencia por los trabajadores y el pueblo, dotó al movimiento estudiantil de una impronta histórica –de asertividad, organización y prestigio- que fue decisiva en el protagonismo que asume la FEU y las organizaciones y movimientos de estudiantes y profesores en el proceso revolucionario que se desató en Cuba a principios de la década del treinta. En tanto llegó a  convertirse en uno de los legados más raigales que enriquecieron el patrimonio simbólico y programático del siglo XX cubano. Esta impronta aún se mantiene.

Como personalidad histórica Julio Antonio Mella  fue el máximo responsable del significativo alcance histórico que tuvo la Reforma cubana. Su tránsito  natural desde Martí al leninismo y al marxismo durante el proceso reformista, impactó en el acontecer del movimiento y lo dotó de una  singularidad trascendente y definitoria.

Mella inmerso en el movimiento reformista halló el camino  por el que transitarían los más preclaros revolucionarios cubanos en el siglo XX: De Martí a Marx y Lenin;  de Marx y Lenin, con más pasión aún, a Martí[38]. Esta peculiaridad de la historia intelectual cubana que se sustenta en la articulación dialéctica de las tradiciones y praxis nacional-liberadoras, marxistas y leninistas[39], no siempre ha sido suficientemente entendida por autores que se han acercado a la historia de las ideas –a la Reforma- y en particular a la historia del movimiento comunista[40].  Tal articulación  constituyó el mayor suceso espiritual de la Revolución Cubana, la más importante originalidad en la historia del socialismo cubano, sin cuyo conocimiento cabal no es posible entenderle de veras, y cuyas consecuencias distan mucho de haberse agotado. La Reforma fue fragua fecunda para ese peculiar parto histórico.

El 10 de Enero de 1962, treinta y tres años después del asesinato de Julio Antonio Mella y en justo homenaje a su memoria imperecedera, la Revolución victoriosa puso en vigor la Reforma Universitaria[41].Con todos los aprendizajes y experiencias del movimiento reformita latinoamericano y de la llamada Revolución Universitaria de 1923, Julio Antonio Mella en negación enriquecedora, dialéctica, adelantó en 1928 el concepto socialista de reforma universitaria[42].  En la concreción de esa universidad socialista hoy trabajamos en la Mayor de las Antillas.

Bibliografía

Armas, Ramón de, Cairo Ballester, Ana y Torres-Cuevas, Eduardo: Historia de la Universidad de La Habana, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2 t., 1984.

Cairo Ballester, Ana (Comp.): Mella: 100 años, Editorial Oriente, Santiago de Cuba-La Habana, 2003.

Contreras, Nelio: Julio Antonio Mella. El Joven Precursor, La Habana, Editora Política, 1987.

Delgado García, Gregorio: “La revolución universitaria de 1923: su repercusión en los estudios de la Escuela de Medicina”, La Habana, Oficina del Historiador del Ministerio de Salud Pública, Cuaderno de Historia, La Habana,  No. 83, 1998

Dossier Especial: A Cien Años de la  Reforma Universitaria de 1918: Integración y conocimiento,  N°5. Vol. 2. Año 2016, http://www.reformadel18.com.ar/project/a-cien-anos-de-la-reforma-universitaria-de-1918-lecturas-anuales-del-manifiesto-liminar-de-1918/

Dromundo, Baltazar: Crónica de la Autonomía Universitaria de México, México, Editorial JUS S. A., 1978.

González Carvajal, Ladislao: Mella y el movimiento estudiantil, La Habana Editorial de Ciencias Sociales, 1977.

Instituto de Historia del Movimiento Comunista y la Revolución Socialista de Cuba  (Comp.): Mella. Documentos y artículos, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1975

Le Roy Gálvez, Luis Felipe: La Universidad de La Habana en su Etapa Republicana: síntesis histórica. Revista de la. Biblioteca. Nacional, La Habana, Julio-septiembre, 1966, No.57 (3), p 89-104.

Martí Pérez, José: Obras Completas, 26 t,  Editora Nacional de Cuba, La Habana, 1963

Miranda Francisco, Olivia: Tradiciones nacionales revolucionarias, marxismo y leninismo en el pensamiento cubano, Ensayos., La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 2005.

Padrón, Pedro Luis: Julio Antonio Mella y el Movimiento Obrero. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1980

Pérez Cruz, Felipe de J.: Mella y la Revolución de Octubre, La Habana, Editorial Gente Nueva, 1980

___________________:Julio Antonio Mella y los fundamentos del marxismo en Cuba, La Habana, Contracorriente. Enero – febrero – marzo 1997, Año 3, número 7, p 27- 55.

___________________: “El movimiento patriótico contra la anexión”. En: La alfabetización en Cuba. Lectura histórica para pensar el presente, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2000, pp 30-37.

Roa García, Raúl: “La Revolución Universitaria”. En: Bufa subversiva, Cultural S.A., La Habana, 1935, pp 311-312.

Rodríguez, Carlos Rafael: “La Reforma Universitaria”, Cuba Socialista, La Habana, No. 6, 1

Rojas  Blaquier, Angelina: “El proceso nacional liberador cubano entre 1923 y 1940. Apuntes esenciales”, https://docplayer.es/13649622-El-proceso-nacional-liberador-cubano-entre-1923-y-1940-apuntes-esenciales-por-angelina-rojas-blaquier.html.

Varona, Enrique José: “El conflicto social es, en todo el mundo, idéntico; y ningún pueblo podrá sustraerse a él”. En: Nuestro Siglo, La Habana, Tomo I, No.2, 20 de mayo de 1920.

__________________:“Las reformas en la enseñanza superior”, 1900. En: Trabajos sobre educación y enseñanza, La Habana, Comisión Nacional Cubana de la UNESCO. 1961.

NOTAS

[1]José Martí había valorado con  justeza la valía intelectual de Varona  y como parte de su labor unitaria lo vinculará  estrechamente a los planes revolucionarios. A su solicitud  Varona asume en 1895 en Nueva York, la redacción del periódico Patria, órgano oficial del independentista Partido Revolucionario Cubano (PRC).

[2]La Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana, fue creada el 5 de enero de 1728. Ver: Armas, Ramón de, Cairo Ballester, Ana y Torres-Cuevas, Eduardo: Historia de la Universidad de La Habana, Editorial de Ciencias Sociales,  Tomo 1,La Habana, 1984.

[3]Ver del autor: “El movimiento patriótico contra la anexión”. En: La alfabetización en Cuba. Lectura histórica para pensar el presente, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2000, pp 30-37.

[4] Armas, Ramón de , Cairo Ballester, Ana y Torres-Cuevas, Eduardo: Tomo 2, Ob. cit., p 284

[5]Varona, Enrique José: “Las reformas en la enseñanza superior”, 1900. En: Trabajos sobre educación y enseñanza, Comisión Nacional Cubana de la UNESCO. La Habana, 1961, p 127.

[6]José Martí: “La Antillas y Baldorioty Castro”. En: Martí Pérez, José: Obras Completas, t. IV,  Editora Nacional de Cuba, La Habana, 1963, p  406

[7] Mella fue asesinado en Ciudad México, el 10 de enero de 1929, por pistoleros pagados por el orden del dictador Gerardo Machado Morales (1871-1939).

[8]Julio Antonio Mella: “Diario del primer viaje a México”. En: Cairo Ballester, Ana (Comp.): Mella: 100 años, Editorial Oriente, Santiago de Cuba-La Habana, 2003, p  15.

[9]Precisamente alrededor de 1919 comienza a romperse el desconocimiento de la obra de José Martí en el país, con la publicación de varios tomos con sus escritos.

[10] En México el movimiento de reforma universitaria propiamente dicho se desencadenó con la huelga estudiantil de 1929. Julio Antonio Mella matriculado como estudiante de derecho no sería ajeno a los conflictos y debates que se acumularon. En particular durante 1928 organizará a los jóvenes universitarios de la izquierda comunista y editará el periódico Tren Blindado. El asesinato. del joven líder en enero de 1929 deja inconclusa su labor en este proceso.

[11]Documento citado en: Dromundo, Baltazar: Crónica de la Autonomía Universitaria de México, Editorial JUS S. A., México, 1978, p. 20.

[12] Le Roy Gálvez, Luis Felipe: La Universidad de La Habana en su Etapa Republicana: síntesis histórica. Revista de la. Biblioteca. Nacional, La Habana, Julio-septiembre, 1966, No.57 (3), p 89-104.

[13] Julio Antonio Mella: “Manifiesto de los estudiantes de Derecho”, 16 de noviembre del 1921. En: Instituto de Historia del Movimiento Comunista y la Revolución Socialista de Cuba  (Comp.): Mella. Documentos y artículos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, p 20.

[14] Julio Antonio Mella: “Nuestro Credo”, Alma Mater, noviembre de 1922. En: Instituto… Ob. cit., p 26.

[15] El 4 de agosto de 1925 Ingenieros hace escala en La Habana de regreso a Argentina, Mella lo conocerá y le servirá de anfitrión.

[16]Julio Antonio Mella: “Nuestro Credo”. En: Instituto de Historia… Ob. cit., p 25.

[17]José Ingenieros: Ob. cit., tomo VI, p. 546

[18]Enrique José Varona: “El conflicto social es, en todo el mundo, idéntico; y ningún pueblo podrá sustraerse a él”. En: Nuestro Siglo, La Habana, Tomo I, No.2, 20 de mayo de 1920, p 21

[19]Los postulados del movimiento reformista en la Universidad de Córdova en 1918, quedaron públicamente expresados el 21 de junio de 1918 en el Manifiesto Liminar (Ver: “La juventud argentina de Córdova a los hombres libres de Sud América. Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdova  En: Dossier Especial: A Cien Años de la  Reforma Universitaria de 1918: Revista Integración y conocimiento,  N°5. Vol. 2. Año 2016,  pp 9-13, http://www.reformadel18.com.ar/project/a-cien-anos-de-la-reforma-universitaria-de-1918-lecturas-anuales-del-manifiesto-liminar-de-1918/

[20]Julio Antonio Mella: “Nuestro Credo”, noviembre de 1922. En: Instituto de Historia… Ob. cit., p 25-26.

[21]Ideen. ant.

[22]. Ese día se le otorgó al profesor visitante la dignidad de Rector Honoris Causa en el Aula Magna y pronunció entonces su conferencia “La evolución de las universidades argentinas”. Esta conferencia ha sido considerada en no pocos enfoques “como el hecho que desencadenó la revolución universitaria de 1923”, criterio que desconoce la situación que ya existía en la universidad habanera y sobre todo no repara en la acción política que en su seno ya desarrollaba Julio Antonio Mella y el grupo de estudiantes que se nuclea a su alrededor.

[23]-“La Federación de estudiantes Universitarios”. Nota de la redacción. Alma Mater, Época I, No.II, diciembre 1922.

[24] Roa García, Raúl: “La Revolución Universitaria”. En: Bufa subversiva, Cultural S.A., La Habana, 1935, pp 311-312.

[25]La invitación de la FEU a Varona era también un acto de reparación frente a las palabras de ataque que el propio De la Torre le realizara en su discurso de toma de posesión del rectorado. Ver: Carlos de la Torre y Huerta: “Discurso pronunciado por el Sr. Rector electo Dr. Carlos de la Torre y Huerta en el acto solemne de conferírsele la posesión de su alto cargo”, Universidad de la Habana;Memoria. Anuario correspondiente al curso académico de 1920 a 1921, Imprenta y Papelería Rambla, Bouza y Cía., La Habana, 1922, p 22.

[26]Julio Antonio Mella: “Discurso en la asamblea Magna de Estudiantes universitarios, 12 de enero de 1923”. En: Instituto de Historia… Ob. cit., p 41.

[27] Julio Antonio Mella: “Discurso en la asamblea Magna de Estudiantes universitarios, 12 de enero de 1923”, Ob. cit.

[28]Gustavo Adolfo Bock: « Quinto Curso de Medicina, 1923. Iniciadores de la Revolución Universitaria. Síntesis Histórica”. En: Fraternidad Médica, 1923. Bodas de Plata.1948, EUSA, La Habana, 1948, p 18.

[29]Rojas  Blaquier, Angelina: “El proceso nacional liberador cubano entre 1923 y 1940. Apuntes esenciales”, https://docplayer.es/13649622-El-proceso-nacional-liberador-cubano-entre-1923-y-1940-apuntes-esenciales-por-angelina-rojas-blaquier.html.

[30]El rector Adolfo de Aragón y los profesores Evelio Rodríguez Lendián y Juan M. Dihigo participaron de la sesión.

[31]Contrera,  Nelio: Julio Antonio Mella. El Joven Precursor, La Habana, Editora Política, 1987, p. 45.

[32] Ver: Acta de sesión del Primer Congreso Nacional de Estudiantes, noche del 23 de octubre. Documento. En: Instituto de Historia… Ob. cit., p 598.

[33] Raúl Roa: “La Revolución universitaria de 1923”. En: Retorno a la Alborada. Universidad de Las Villas. Santa Clara, 1964, p 254.

[34] Julio Antonio Mella: “Carta renuncia a la presidencia de la Federación de Estudiantes”, Juventud, enero-febrero de 1924. En: Instituto de Historia… Ob. cit., pp 84-85.

[35] El 22 de diciembre Mella sufre un colapso.

[36] El proceso de contra reforma en detalle ha sido estudiado por Ladislao González Carvajal, quien fuera además actor importante del movimiento estudiantil que en los años treinta  sucedió  a la etapa reformista Ver: González Carvajal, Ladislao: Mella y el movimiento estudiantil, La Habana Editorial de Ciencias Sociales, 1977.

[37] El presidente  Gerardo Machado Morales clausurará la Universidad en  1927 incorporándola como parte del llamado « proceso comunista ». Luego la intensificación de represión dictatorial hizo imposible la continuación de sus actividades. Ver del autor: Mella y la Revolución de Octubre, Editorial Gente Nueva, La Habana, 1980, p 107 y ss.

[38] Del autor: “Julio Antonio Mella y los fundamentos del marxismo en Cuba”, Contracorriente. La Habana, enero – febrero – marzo 1997, Año 3, número 7, p 27- 55.

[39] Ver: Olivia Miranda Francisco: tradiciones nacionales revolucionarias, marxismo y leninismo en el pensamiento cubano. Ensayos, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2005.

[40] Ver: Néstor Kohan: “Mella, reforma universitaria y revolución”. En Ana Cairo Ballester: Mella: 100 años, Ob. cit., pp 123-153.

[41]Ver: Rodríguez, Carlos Rafael: “La Reforma Universitaria”,  Cuba Socialista, La Habana, no. 6,, 1

[42]Julio Antonio Mella: “El concepto socialista de la reforma universitaria”, Tren Blindado, México, septiembre de 1928. En: Instituto de Historia… Ob. cit., p 456.

Entrevista a Julio Veulens Zequeira, un negro del período revolucionario cubano, junio 2018

Julio Veulens Zequeira, en Bahía (La Habana, Cuba), el domingo 17 de junio de 2018 (Foto: Enrique Fernández Domingo)

Entrevista a Julio Veulens Zequeira, un negro del período revolucionario cubano

Julio Veulens Zequeira, 81 años, nacido el 31 de julio en La Habana Vieja. Desde niño rechazó la discriminación racial de la cual eran víctimas los negros en la Cuba pre-revolucionaria. Antes de la Revolución fue antipolítico. Luego adhirió a ésta desde joven adulto, como millones de cubanos. Gracias a ella, y haciendo retroceder el racismo en la enseñanza superior, realizó estudios de economía en la universidad. Además de constructor de inmuebles sociales, a lo largo de su vida profesional trabajó en la Junta Central de Planificación Nacional (JUCEPLAN) hasta el año de su jubilación, en 1999. Como miembro de la delegación cubana, participó en varias negociaciones con los responsables soviéticos para establecer las bases de la cooperación e intercambio solidario entre los dos países. Lo hizo particularmente como encargado de la dirección del Departamento Metales, hasta el período final de la Unión Soviética. Es presidente, desde los años 1980, del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) del edificio donde vive con su esposa, uno de los construidos bajo su dirección, en Bahía (reparto Antonio Guiteras), La Habana (Cuba).

Entrevista

Estimado Julio, me ha llamado la atención algo que tú me dijiste, que antes de la revolución eras antipolítico. ¿Qué ocurría, por qué cambiaste y te identificaste tanto con la revolución?

Por influencia de un familiar, un tío por parte de madre que no trabajaba pero que era un agente político del régimen de Batista en el barrio Marianao, desconfiaba de todos los partidos políticos. De los comunistas tenía una idea completamente negativa: recibía la revista Selecciones de los Estados Unidos y ahí siempre había un artículo anticomunista, así se fue formando una ideología anticomunista.

Esto cambió en 1959. Casi inmediatamente me incorporé al proceso, conforme se iban promulgando leyes revolucionarias como la de los alquileres; creación de fuentes de trabajo; mejores salarios para todo el mundo; etc., medidas que iban favoreciendo a la sociedad.

Me dijiste que habías trabajado para la planificación económica nacional desde 1960 hasta 1999. ¿Cómo fue tu experiencia en ese campo?

Como para muchos cubanos, mi cambio fue rápido. En el periódico salió una nota para formar parte de una actividad económica, respondí a la nota y ahí me captaron, dentro de los 20 seleccionados. Así desde el año 1960 formaba parte de lo que será luego la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN).

Empecé a trabajar con un haitiano llamado François, a quien lo contrató el Che. Era un economista del mundo capitalista. François le propone al Che, jefe del Departamento de Industrialización, hacer un grupito con la finalidad de hacer trabajo de racionalización en la actividad económica (buscar la mayor eficiencia con el menor gasto). En ese grupito hacíamos prácticas con ese tema: íbamos a las fábricas y proponíamos cómo racionalizar para mejorar los resultados económicos, tarea hecha generalmente con ingenieros industriales. El grupo pertenecía a un departamento del Instituto Nacional de Reforma Agraria cuyo presidente era Carlos Rafael Rodríguez (economista).

Luego hubo problemas con François. Se disolvió el grupo y decidieron incorporarlo al reciente organismo creado por el gobierno, la JUCEPLAN. Miembros de esta Junta eran, entre otros, Fidel, el Che, Rodríguez y Regino Boti. El objetivo de la JUCEPLAN era hacer los planes económicos del país. En él me ubican en el Departamento de Industrias Alimenticias, desde donde se empiezan a dar los primeros pasos del plan de la economía del país -año 1962. Se elaboraron una serie de formularios de preguntas para las distintas empresas, para obtener informaciones con la finalidad de saber su capacidad productiva, la evolución de su producción en los últimos años, qué productos tenían, etc.

Me dieron la tarea de ir para la antigua provincia de Oriente y visitar todas las fábricas y llenar todos esos formularios. En ese tiempo ya existían empresas intervenidas: estaban los dueños, pero había un interventor (generalmente un miembro del Ejército Rebelde). Terminé mi trabajo en un mes. En las empresas no intervenidas no hubo problemas para obtener información, pero en las empresas intervenidas faltó información; hubo dificultad en la obtención de los datos, vale decir que los dueños ya estaban berreados.

Me hablaste de algunas experiencias que habías tenido en los inicios de la revolución frente al racismo. ¿Podrías contarme?

Cuando yo fui a Oriente (a Holguín) en el año 1960, en el parque principal, los blancos se concentraban en el centro y los negros tenían que caminar por fuera.

En 1961, por los conocimientos de construcción que tenía, en agrimensura, por ejemplo, en la Dirección de Azúcar que había en la JUCEPLAN, me preguntan si yo me atrevo a hacer un levantamiento en el Central Jaronú, con la finalidad de su electrificación. Acepté. Hubo que pedir permiso al Departamento de Industrias Alimenticias. Me pusieron un dibujante para que vaya conmigo al Central. Dificultades en hacer trabajo no hubo ninguna (nos dieron la casa del administrador). Ocurrieron hechos. Mi acompañante, Mario era blanco, yo soy negro. Nos dimos cuenta de que cada vez que llegábamos a algún lugar, la gente se iba y nos dejaban solos: en la sala de billar, en el local para ver la televisión, … A nosotros no nos importaba eso, pero la gente se iba. No le dimos mayor importancia, hasta el momento en que vamos al cine del Central. En el cine, las butacas la tenían divididas: dos tercios de las butacas para los blancos, un tercio para los negros, con un pasillo divisorio. En La Habana no existía eso. Mario y yo nos sentamos en la parte donde se sentaban los blancos: lo hicimos a propósito. Aquí me siento yo por que me da la gana, ¡no fue que nos equivocamos! Entonces la gente empezó a mirar y a mirar y a mirar hasta que Mario, que no tenía ni 20 años, formó tremendo escándalo: La Revolución no se había hecho para que siga eso. En aquel tiempo todavía habían “alzados”; nosotros estábamos armados.

Al otro día nos citaron a una reunión, entonces nos explicaron, que era una tradición. Nosotros dijimos que esa tradición se tenía que acabar, que no se había hecho la Revolución para mantenerla. Yo no sé si eso se acabó inmediatamente. Pero estoy seguro de que ahora eso ya no existe.

En la JUCEPLAN ¿existió algo parecido, o era diferente por el hecho de tener su cede en La Habana?

Siempre me mantuve en la JUCEPLAN, por 39 años, hasta mi jubilación, el año 1999. En mi organismo, aunque no existía una discriminación abierta, de hecho había discriminación. ¿Porqué? Por que la cantidad de negros en el organismo era ínfima: un 3 o 4%. Y negros dirigiendo, solo una mujer que fue directora, que era del grupo inicial de François. Yo incluso, estuve al frente de un departamento (de metales) pero nunca me nombraron oficialmente ni me pagaron como jefe de departamento.

Te puedo decir más, los altos dirigentes se han referido a eso, a ese tema. Ahora hay una orientación para que se dé las estadísticas de cómo está distribuida por grupo racial.

Muchas gracias, Julio, por haberme acordado esta breve pero intensa entrevista.

Entrevista realizada el 30 de junio de 2018 en su domicilio en Bahía.

Entrevistador: Vicente Romero. Historiador, departamento de español, Universidad de París 8.

El título y el subtítulo han sido añadidos por el entrevistador.

Jessica TORRES QUIROGA « Comment lire l’histoire. Notions d’herméneutique suivant les études de Paul Ricœur »

affiche_journee_doctorants_ler_13_oct._2017

« Comment lire l’histoire.  Notions d’herméneutique suivant les études de Paul Ricœur »

Jessica TORRES QUIROGA (Université Paris 8-LER-ALHIM)

Cette réflexion porte sur les propositions théoriques apportées par Paul Ricœur, en tant que l’une des références concernant l’approche de l’herméneutique dans le cadre de l’interprétation des textes historiques.  Pour cette raison, d’abord il est pertinent de se demander : Qu’est-ce que l’herméneutique ?  D’après les débats engagés par différents philosophes qui se sont penchés sur cette question, tels que Heidegger, Gadamer ou Dilthey, c’est Paul Ricœur qui est arrivé à concilier les différents points de vue en une seule explication, sur l’herméneutique et son rapport avec l’homme et l’histoire.

En effet, Ricœur considère l’herméneutique comme « la théorie des opérations de la compréhension, dans leur rapport avec l’interprétation des textes ».  Il ne s’aventure pas à la définir comme une science avec des connaissances scientifiques qui suit une méthode d’investigation logique.  Il préfère privilégier l’idée de théorie, car la spécificité de l’herméneutique est justement ce dialogue constant qu’elle doit établir entre les différents outils qu’elle fait marcher pendant l’exercice d’interprétation.

Pourquoi théorie, pour quoi cette subtilité ? Parce que selon Ricœur, l’herméneutique est une « pensée méditante », c’est-à-dire qu’elle a un rôle de médiatrice entre la pensée et la linguistique qui sont spécifiques au discours.  Ainsi elle ne devient pas prisonnière d’un seul aspect du sujet étudié.  Nous pouvons considérer qu’entre ces deux éléments s’établit un aussi dialogue au niveau du discours en tant qu’objet d’étude.  Ricoeur considère que contrairement aux objectives utilitaires de la science en tant que « pensée qui calcule », l’herméneutique soulève un questionnement sur l’être qui se développe à partir de l’analyses des expressions qui concernent les rapports humains.  Ici, le dialogue se trouve au niveau de la lecture, disons entre le lecteur et le texte.

Alors qu’elle est le rôle de l’herméneutique dans l’étude historiographique ? Elle cherche à comprendre l’intention du texte : en vue de quoi le texte a été écrit ? Pour cela, elle doit considérer les différentes « expressions signifiantes » du texte, car celles-ci participent au processus de signification d’autrui, la construction de la connaissance et la reconstruction de la réalité socio-culturelle.  Puis, par l’analyse des « expression signifiantes » c’est la philologie qui apporte le coté scientifique à l’herméneutique, c’est-à-dire par la recherche linguistique, grammaticale ou sémantique. Il s’agit cette fois d’un dialogue au niveau ontologique.

Alors, comment se passe c’est interprétation du monde ?  Elle se créée à partir d’une « intersubjectivé » entre le texte, l’auteur et le lecteurPersonne n’écrit pour rien, toute écriture vise un lecteur et la clé es là : l’échange o le dialogue qui surgit entre les diffèrent pôles qui représente chacun de ces éléments.  Cet échange se concrétise avec le texte, et c’est par la main de l’écrivain, qu’il renvoie à une description du monde que le lecteur peut interpréter de façon infinie selon ses propres projections.  Selon Ricœur, le texte n’appartient pas ni à son auteur ni à son lecteur et ainsi, il demande : « Que saurions-nous de l’amour et de la haine […] et, en général, de tout ce que nous appelons le soi, si cela n’avait été porté au langage et articulé par la littérature ? »

 C’est ici qui agit l’expérience herméneutique, car dans ce contexte qui se veut ouvert sur le plan de l’interprétations des textes, où le sujet peut s’interpréter lui-même et le monde à travers sa propre interprétation des textes, Ricœur considère que « le « monde » du texte peut faire éclater à son tour « le monde de l’auteur ».  Cette perspective montre qu’un même évènement peut être décrit « à l’infini », suivant l’intrigue choisie par l’historien et selon une structure qu’il considère qu’appartient à une sorte de doxa.  En effet, dans le récit historique, l’auteur construit son récit à partir des souvenir, des échanges et d’une bibliographie choisie par lui-même, et ceci donne au récit sa singularité, même si la véracité ne peut pas être vérifiée.

Nous pouvons considérer qu’à l’image de la fiction, ce récit propose un nouveau monde qui sera interprété par le lecteur, selon sa propre façon « d’être au monde ».  Ricœur expose qu’il s’agit d’un processus d’opposition qui se crée entre « l’appropriation du monde » proposé par le texte, et « la distanciation » que le lecteur impose par son propre regard.  Alors, c’est pour cette raison que la restitution de la mémoire par un historien est si importante, car elle peut être le fruit des interprétations personnelles adaptées à un contexte social qu’ainsi l’impose.   Un exemple serait l’écriture des manuels scolaires en Amérique Latine à la fin du XIXe siècle qui devait s’aligner à un discours politique établi, avec la création d’héros et mythes nationaux.

L’auteur développe ce qui Ricœur appelle une « mise en intrigue », c’est-à-dire qu’il rassemble de l’information afin de la ranger par sa spécificité dans un sorte de casier qui met en relation l’histoire racontée et les personnages.  Il l’appelle la « concordante et la discordance ».  De cette façon, ce qui apparait désordonné est justement agencé par l’auteur et le fait de « ranger » toute l’information récoltée va lui permettre de reconstruire un contexte de familiarité qui facilite la lecture.  C’est cette caractérisation ou classification de l’information qui participe à la compréhension des faits, en tant qu’attribut ou nécessité inhérente à la nature humaine.  L’historien place l’information dans une normalité ou dans une quotidienneté, dont le but est de la rendre compréhensible au lecteur contemporain.

De la sorte, l’herméneutique pourra développer les opérations de la compréhension et répondre à plusieurs questions : Pourquoi l’auteur a choisi ce titre ?  Quand a-t ’il écrit son récit ?  Quels ont été ses motivations ?  À quel lecteur dirige-t-il son récit ?  Donc, cette recherche permettra d’identifier les différentes postures, les différents faits historiques, le lien entre les sujets et ses protagonistes, le contexte de production du récit et le contexte de réception.  Effectivement, il s’agit d’un dialogue au niveau historiographique, car par la lecture des « vérités partielles », qui sont apportées par chaque auteur, nous pouvons reconnaître différents points de vue, et même si nous ne pouvons pas être à la place de l’auteur, cet exercice permet de comprendre et expliquer les différentes idéologies, convictions ou passions et faire la distinction entre un récit historique juste et un récit proche de la fiction.

Ricœur parle de « la tension » qui accompagne toujours l’historien, car même si celui-ci pratique une subjectivité « impliquée » par son souci de vérité, déjà le choix des sujets à analyser expriment une motivation personnelle, c’est-à-dire il établit son propre « jugement d’importance ».  Pour cette raison, l’un des enjeux du travail herméneutique consiste à déceler la part de « mienneté » d’un récit personnel. Même l’effacement de l’auteur fait partie des techniques rhétoriques qui servent à cacher « l’auteur impliqué », car par la « dissimulation » il développe une histoire qui parait « se raconter toute seule et qui laisse parler la vie ».

Effectivement, à travers l’articulation des techniques d’élocution ou grâce à un travail de communication qui a recours à une « stratégies de persuasion », l’auteur «cible » un lecteur spécifique.  Il s’agit, selon Ricœur, de la « force illocutoire » du discours qui convoie un message subjacent.  C’est-à-dire que l’auteur mets en place un choix d’énonciations qui comportent un message intentionnel, qui va au-delà du sens, et par lequel le lecteur est obligé de répondre par une « appropriation » ou « la distanciation » par rapport au texte, comme nous l’avons déjà révélé.  Autrement dit, c’est par la lecture et ses intrigues que le lecteur se transforme ou se construit et répond à la question : Qui suis-je ?

Bibliographie

Paul Ricœur, Cinq études herméneutiques, Genève, Editions Labor et Fides, 2013.

___________, Le conflit des interprétations, Paris, Editions du Seuil, 1969.

___________, De l’interprétation.  Essai sur Freud, Editions du Seuil, Paris, 1965.

___________, Du texte à l’action. Essais d’herméneutique II, Paris, Editions du Seuil, 1986.

François Dosse, Paul Ricœur et Michel de Certeau. L’Histoire : entre le dire et le faire, Editions de l’Herne, Paris, 2006.

Séminaire « Mémoire et Histoire en Amérique latine et Espagne. Du contemporain au Temps présent »

Oswaldo Guayasamín, La protesta

SÉMINAIRE « MÉMOIRE ET HISTOIRE EN AMÉRIQUE LATINE ET ESPAGNE. DU CONTEMPORAIN AU TEMPS PRÉSENT »

SÉMINAIRE IHTP (CNRS)- UNIVERSITÉ PARIS 8/EHESS

novembre 2017-mai 2018

Resultado de imagen de ihtp logo

La tension entre mémoires(s) et histoire(s), que certains d’entre nous ont abordée aussi bien dans leurs travaux qu’au cours de précédents séminaires, ne peut être dissocié de récents usages publics et politiques du passé. La mémoire, marqueur des sociétés démocratiques, est devenue un terme galvaudé. Reconsidérant les principaux concepts à l’œuvre afin d’appréhender le contemporain ainsi qu’un temps présent hanté par un passé tragique, épistémologiquement dépendant d’un témoignage érigé par ailleurs en exigence morale et sociale, ce séminaire à plusieurs voix s’intéressera à l’écriture de ce passé proche. Nous aborderons les modalités d’instrumentalisation du passé, de la reconfiguration des mythes fondateurs, ainsi que les « politiques publiques de l’histoire » qui tendent à s’imposer en faisant intervenir des acteurs et des médiations autres que l’historien professionnel (Espagne, Equateur, Venezuela, Mexique). Le contexte de ce retour du passé est par ailleurs et très fréquemment celui de violences extrêmes, en d’autres termes de paroxysmes. La quête d’identités collectives procèderait en ce sens d’un traumatisme fondateur.

Dépassant les frontières, le séminaire requalifiera par conséquent la notion d’échelle, particulièrement pertinente dans des mondes ibériques en proie au retour d’un passé tragique (guerres civiles, dictatures) et à la mémoire d’événements suscitant des divisions au sein même de sociétés contemporaines portées par une exigence de justice et de réparation (Espagne, pays du Cône sud) et, dans tous les cas, de reconstruction de la démocratie (individus, sociétés, nations, organismes supranationaux). Il reconsidérera l’influence sur cette écriture de l’histoire des mouvements d’idées et pratiques politiques telles que l’historiographie spécialisée les a revisités en liaison avec des problématiques actuelles (nationalismes, populismes, révolutions). Il se penchera également sur certaines sources que les humanités numériques ont rendu accessibles y compris dans le domaine de l’histoire visuelle, alors même que d’autres archives de ce présent non révolu, pour des raisons politiques/idéologiques, se ferment aux historiens. Enfin, il s’attachera au rôle et au statut des sensibilités et aux émotions dans cette histoire culturelle et politique du contemporain. Nous nous intéresserons plus particulièrement aux régimes émotionnels qui se mettent en place parallèlement aux régimes d’historicité, dans la prise en compte de ce récit par définition inachevé, marqué du sceau de l’incertitude et non exempt d’une subjectivité désormais partagée.

Le séminaire a lieu le 2e mercredi du mois de 17 h à 19 h (EHESS, salle A04_47, 54 bd Raspail 75006 Paris), du 8 novembre 2017 au 24 mai 2018 (le 4e mercredi du mois pour cette dernière séance).
Le PROGRAMME sera disponible sur le site de l’IHTP (http://www.ihtp.cnrs.fr) rubrique « Séminaires » et annoncé sur les réseaux sociaux de l’IHTP.
Séminaire organisé par : Jordi CANAL, MCF à l’EHESS; Enrique FERNANDEZ DOMINGO, professeur à l’Université Paris 8; Frédérique LANGUE, directrice de recherche au CNRS (IHTP); Laura REALI, MCF à l’Université Paris-Diderot; Pascale THIBAUDEAU, professeure à l’Université Paris 8

Contacts : canal@ehess.fr; enrique.fernandez@yahoo.fr; frederique.langue@cnrs.fr; realiml@hotmail.com; pthib@wanadoo.fr

Les Cahiers Alhim (Amérique latine Histoire et Mémoire) n° 33

1re de couverture du numéro 33

Les Cahiers Alhim  (Amérique latine Histoire et Mémoire), de l’Université de Paris 8,  viennent de publier 2017, sous la direction de Dalila Chine Lehmann (Université Paris Nanterre) et de Natalia Molinaro (Université de Paris 8) :

« La Nation en fête en Amérique latine (XIX-XXIe siècles) »

https://alhim.revues.org/5640

Dans ce numéro, les auteurs pensent la Nation en Amérique latine à partir de ses différentes célébrations.

_____________________________________________________________________

Publicación de Les Cahiers Alhim  (Amérique latine Histoire et mémoire) de la Universidad de Paris 8, bajo la dirección de Dalila Chine Lehmann (Université Paris Nanterre) et de Natalia Molinaro (Université de Paris 8) :

« Festejando la Nación en América latina (s. XIX-XXI) »

https://alhim.revues.org/5640

 En este número, los autores piensan la Nación en América latina desde sus distintas celebraciones.

 

Professeur invité: Felipe PEREZ CRUZ (Université de Sciences Pédagogiques « Enrique Jose Varona », La Havane)

entrada-univ-paris-8

Felipe PEREZ CRUZ (La Havane, 1955) est professeur à l’Université de Sciences Pédagogiques « Enrique Jose Varona » de La Havane. Il est titulaire d’un doctorat sur l’histoire de l’éducation à Cuba et l’Amérique latine et spécialiste en sciences de l’éducation spécialement dans le domaine de la pédagogie.

cv-et-liste-de-publications-de-felipe-perez-cruz

Invité du 18 octobre au 18 novembre 2016 par le département d’Etudes hispaniques et hispano-américaines de l’Université Paris 8 et le groupe de recherche ALHIM, notre collègue historien renouvelle un ancien lien d´amitié et de coopération scientifique entre notre université et ses homologues cubains.

Les deux dernières publications de notre collègue sont Los indomericanos en Cuba. Estudios abiertos al presente (2014) et Cuba en el movimiento independentiste nuestroamericano (2013).

http://www.filososia.cu/contemp/Felipe.htm

texto-fidel-patria-o-muerte-venceremos

PROGRAMME

Lundi 17 octobre 2016

L2 LLCER espagnol  Histoire et civilisations d’Amérique latine
La Revolución cubana: causas y proceso histórico

texto-afrocubania-y-afrodescendencia-tesis-para-debatir-equivocarnos-acertar-y-repensar

texto-cuba-utopias-realidades-y-posibilidades texto-aponte-primer-intelectual-organico-del-movimiento-revolucionario

texto-aponte-primer-intelectual-organico-del-movimiento-revolucionario

Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle A 093

Mardi 25 octobre 2016

Máster 2 MC2L
Culturas y medias aplicadas a Cuba
Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 310

Mercredi 26 octobre 2016

Master 1 Histoire-Master 2 MEEF
Corrientes en la historiografía latinoamericana contemporánea

texto-la-lucha-ideologica-en-cuba-el-campo-de-la-historia-aspectos-de-la-guerra-que-se-nos-hace

texto-joseph-chatoyer-primer-heroe-nacional-de-san-vicente-y-las-granadinas

Horaire: 12h00-13h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 307
¿Cómo se forman los profesores en Cuba?

texto-el-maestro-y-la-maestra-como-educadores-una-irrenunciable-mision-social

texto-el-dominio-del-conocimiento-un-asunto-educacional-de-maxima-prioridad-politica

texto-rebelion-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba

Horaire: 13h30-15h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 307

Vendredi 29 octobre 2016

L3 LLCER espagnol  Histoire des pays latino-américains
Análisis de casos en el Caribe
Horaire: 9h00-10h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 211
L3 LLCER espagnol  Analyse filmique Amérique latine
Fresa y Chocolate: Homosexualidad y ética humanista
Horaire: 12h00-13h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 310

Lundi 7 novembre 2016

Département d’études hispaniques et hispano-américaines

reunion-pedagogica

Felipe Pérez Cruz en el departamento de estudios hispánicos e hispanoamericanos

Sobre los métodos de enseñanza en las universidades cubanas

texto-paulo-freire-y-la-revolucion-cubana-reflexiones-para-las-urgencias-de-la-praxis

texto-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba-pensar-hablar-y-obrar-bien

texto-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba-desmitificar-los-mitos-del-dogma

Horaire: 15h00-18h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 313

Mardi 8 novembre 2016

Máster 2 MC2L
Medias et politique. Amérique Latine
Horaire: 13h30-15h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 305

 Jeudi 10 novembre 2016

Département des Sciences de l’éducation-EA 4384 : Centre interdisciplinaire de recherche, culture, éducation, formation et travail (CIRCEFT)
Master-Doctorat: Histoire des éducations
Séminaire L’enfant moderne 
El “niño de la revolución” y el sistema educativo cubano (traduction français)

texto-raices-historicas-del-proyecto texto-la-campana-de-alfabetizacion-en-cuba

texto-la-campana-de-alfabetizacion-en-cuba

Moderateur: Mathias Gardet
Discutant: Vicente Romero
Horaire: 15h00-18h00 Lieu: Université Paris 8

Mercredi 16 novembre 2016

L1 LLCER espagnol  Initiation à la culture hispanique
El Caribe antes de 1492 (panorama histórico-cultural)
Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 006

Vendredi 18 novembre 2016

Séminaire ALHIM

intercambio-paris-8

Felipe Pérez Cruz en el Seminario ALHIM

affiche-seance-seminaire-alhim-25-novembre-2016

affiche-conference-felipe-cruz-18-11-2016-seminaire-alhim

Los indoamericanos en Cuba, una crítica a la colonialidad del saber

Horaire: 15h30-17h00 Lieu: Université Paris 8 Salle D143

El profesor Pérez Cruz presentó en la sesión del 18 noviembre de nuestro seminario las tesis fundamentales que han estructurado los trabajos contenidos en el libro Los Indoamericanos en Cuba. Estudios abiertos al presente (2014). Estas tesis se presentan gracias al intercambio universitario multidisciplinario que se realiza en el seno del grupo de estudios de la UNHIC. Los criterios que han fundamentados las tesis de estudio son de carácter político-culturales surgidos de estos debates internos.

ViviLnk

El profesor Felipe Pérez Cruz en la Universidad de Paris 8

El sujeto de estudio es el rescate del universo aborigen en Cuba estudiado a partir de un instrumental conceptual marxista y martiano. Los puntos de partida son:

  • La persistencia de la colonialidad más allá de la dominación política y económica del colonialismo moderno y su variante neocolonial.
  • La matriz eurocéntrica como núcleo de la colonialidad del saber presente y persistente en las ciencias sociales cubanas.
  • El análisis de la producción de los años 1990 partiendo del concepto de la colonialidad del Poder, del Saber y del Ser.

El eje de la reflexión es la “racialidad”: existencia de un racismo estructural en el orden político, del saber y del conocimiento desde el mito de la modernidad y de la posmodernidad. Los referentes teóricos son una ruptura epistemológica basada en los trabajos de Pierre Bourdieu y la concepción gramsciana sobre la hegemonía, los retos de carácter ideológico-político y las demandas históricas y de cotidianidad.

La obra pone en cuestión las categorías “indocubano”, “prehispánico”, “precolombino”, “prehistórico” en favor de términos y conceptos como “indígena” y “aborigen”. Se propone repensar y reflexionar el mundo indígena en la historiografía actual a partir de la reinterpretación de los epistemes “descubrimiento” y “conquista” desde una perspectiva emancipadora.

texto-encuentro-de-civilizaciones

texto-felipe-perez-cruz-los-indoamericanos-actualicemos-el-tema

texto -la historia que nos quieren robar: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=99255

Contact: Vicente Romero/Felipe Pérez Cruz

E-mail: viromeroes@yahoo.es/Felipe@cubarte.cult.cu/felipepc6755@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Journée d’études « Former la nation. Historiographies, constructions mémorielles et pédagogies de masse en Europe méridionale et en Amérique Latine (XIXe-XXIe siècle) »

JOURNEE D’ETUDES

Former la nation. Historiographies, constructions mémorielles et pédagogies de masse en Europe méridionale et en Amérique Latine (XIXe-XXIe siècle)

Afficher l'image d'origine

Miguel Alandia, “La educación”, 1960, Monumento a la Revolución Nacional, La Paz

Affiche JE 13 mai 2016

Programme JE 13 mai 2016

Présentation

Natalia Molinaro (Université Paris 8)

Cette Journée, organisée en collaboration avec l’ERESCEC (Axe Histoire, Mémoire et Politique en Europe méridionale du LER, dirigé par Mercedes Yusta Rodrigo et Xavier Tabet), a envisagé les processus de construction nationale en Europe méridionale et en Amérique latine (XIXe-XXIe siècle) depuis un point de vue transatlantique et transversal. Elle proposait d’observer comment et dans quelle mesure les cadres discursifs de la nation, ainsi que les pratiques qui leur sont associées, ont pu circuler d’un côté à l’autre de l’Atlantique. Quels points communs, quelles différences, quels transferts entre ces deux espaces éloignés, mais dont l’histoire est étroitement liée ?

Nous avons proposé des échanges entre chercheurs à partir de comment et dans quelle mesure les cadres discursifs de la nation, ainsi que les pratiques pédagogiques qui leur sont associées, ont pu circuler d’un côté à l’autre de l’Atlantique : quels points communs, quels transferts, quelles différences entre ces deux espaces éloignés, mais dont l’histoire est étroitement liée ?  Dans un premier temps nous avons travaillé sur la construction mémorielle, notamment à la construction d’une mémoire officielle d’un passé traumatique resignifié et produisant de l’identité. Car « une nation, c’est une mémoire », comme l’affirmait Pierre Nora. Un second volet a été consacré à l’éventail de pratiques pédagogiques déployées par le pouvoir pour former la nation et donner corps à ses représentations, notamment à travers la performance. Cérémonies patriotiques, commémorations, mise en scène de l’histoire sont autant de procédés qui permettent de construire, reconstruire ou réaffirmer un sentiment d’appartenance nationale, en faisant appel à une mémoire commune. Quels mécanismes et procédés retrouve-t-on d’un côté à l’autre de l’Atlantique, en des espaces-temps certes différents, mais toujours marqués par l’enjeu mémoriel et l’impératif national ? En quoi ces pratiques sont-elles révélatrices d’influences et d’une circulation des idées ?

Dans la lignée de la perspective dite constructiviste ou « moderniste », nous avons considéré ce que nous appelons « la nation » comme le fruit d’un processus d’invention, entendu dans le sens de « création », comme le soulignait déjà Benedict Anderson. Nous nous sommes intéressés aux trois grandes étapes de ce processus historique d’invention et/ou de réinvention avec, d’abord, l’établissement de limites, à la fois conceptuelles – autrement dit imaginaires – et territoriales, pour la définition de cette nation. Les interventions de Brice Chamouleau (Maître de Conférence, Université Paris 8), Darío Lanfranca (Docteur en Etudes Italiennes, L.E.R., Université Paris 8) et Yves Léonard (Sciences Po. / L.E.R.) ont montré, entre autres, à quel point cette première étape est marquée par la dichotomie inclusion/exclusion, dont les frontières sont parfois floues ou poreuses.

Le second volet a été consacré à l’éventail de pratique pédagogiques déployées par le pouvoir pour former la nation et donner corps à ses représentations, notamment à travers la performance. Cérémonies patriotiques, commémorations, mise en scène de l’histoire sont autant de procédés permettant de construire, reconstruire ou réaffirmer un sentiment d’appartenance nationale et produire de l’identité. Les interventions de Laura Fournier (Maître de Conférence, Université Paris 8), Marie Salgues (Maître de Conférence, Université Paris 8) et Dalila Chine-Lehmann (Université Paris-Ouest Nanterre) ont abordé ces trois aspects. Dans l’Italie post-Unité, d’abord (Laura Fournier, « Usages du passé romain et du concept de race latine dans la construction nationale de l’Italie après l’Unité »). Puis dans l’Espagne du XIXème siècle (Marie Salgues, « La construction de la nation au XIXème siècle dans le théâtre patriotique : les invariants d’un processus de définition identitaire ») et enfin, dans le Mexique actuel (Dalila Chine-Lehmann, « Apprendre à aimer la patrie : cérémonies civiques et intériorisation du sentiment patriotique dans les écoles mexicaines »).

Cette journée s’est achevée avec l’intervention de Paola Díaz (I.M.M. / E.H.E.S.S.) concernant l’un des aspects les plus délicats et pourtant essentiel à la construction nationale : la question mémorielle et les politiques de la mémoire. Dans sa communication intitulée « La vérité officielle sur les crimes du passé comme médiation de l’unité nationale », Paola Díaz est revenue sur les politiques de vérité au Chili post-dictature (1990-2004). La projection du court-métrage de Nicolás Lasnibat, Treinta años (2006), en sélection officielle à la Mostra de Venise et prix du meilleur court-métrage aux Festivals de San Sebastián et de Santiago de Chile, est venu mettre un point final à cette journée, en présence du réalisateur. Son travail a été présenté par Michèle Arrué (Maître de Conférence, Université Paris 8).

Nacionalizar heterodoxias por eliminación: formas del homonacionalismo español

Brice Chamouleau (Université Paris 8)

Cette communication s’est proposée de s’interroger sur la manière dont l’interprétation des luttes sexuelles en Espagne est fortement médiatisée par des métarécits relevant d’un patriotisme constitutionnel espagnol post-franquiste. Les subjectivités abjectes du franquisme sont devenues les figures exemplaires et rédemptrices de l’ordre démocratique. En empruntant à Bartolomé Clavero l’idée que “[n]ación es categoría que presta vestimenta de legitimidad cultural y base social a la desnudez política del Estado”, il a été question de remarquer les procédures par lesquelles les luttes sexuelles sont reversées dans un récit national sur la démocratisation de l’Espagne qui naturalise une culture d’État pour décrire l’avènement de la citoyenneté démocratique après Franco. En particulier, la communication s’est intéressée aux luttes catalanes et barcelonaises, à leur territorialité politique, dont la dimension conflictuelle est effacée au profit d’une histoire qui raconte comment ces luttes ont d’abord eu vocation à s’intégrer à l’État espagnol, dont on donne pour acquises les coordonnées plurinationales, subordonnées à la “nation” espagnole, un des sujets postulés de la Constitution de 1978. À ce titre, l’histoire LGBT espagnole est parfaitement homonationaliste, nourrie d’un fort patriotisme constitutionnel. En oubliant l’ancrage territorial de ces luttes d’émancipation pendant la démocratisation de l’Espagne post-dictatoriale, il a été soutenu que l’historiographie LGBT espagnole, inscrite dans des récits trasnationaux sur les subjectivités queer et les démocraties sexuelles occidentales, reproduit une conception habermassienne de la citoyenneté “cosmopolite”, où l’individu est délié de ses ancrages territoriaux, et compris en des termes juridiques, fondu dans ces droits qui construisent le sujet LGBT “digne” de la démocratie espagnole. Pourtant, comprises de manière relationnelle avec la culture d’État en cours d’institutionalisation à la fin des années 1970 en Espagne et avec la place que l’État octroie à ces subjectivités homosexuelles, les communautés catalanes, basques également, constituent des sujets particulièrement intéressants pour autant qu’ils sont éliminés de l’histoire de la démocratie espagnole pour une série de variables consubstantielles: le genre, les sexualités, la classe, le territoire et, pour certains, la langue. La régulation des possibilités de leur énonciation dans l’Espagne post-franquiste n’invite alors pas tant à naturaliser à nouveau une “nation” catalane ou basque, mais à concevoir comment des communautés éthiques se composent historiquement dans des processus de différenciation contextuels et contingents. Pour les appréhender, il a été soutenu qu’un regard post-national, inspiré des débats ouverts par les études post-coloniales prenant les territoires européens pour objet, permet de défaire les subjectivités historiques des sujets institués au présent pour concevoir ou imaginer les mondes passés : les “modernités multiples” travaillent les territoires européens, et ici, l’avènement conflictuel de l’État postfranquiste et de sa communauté de référence. Lorsqu’elles émergent, ces subjectivités sexuelles catalanes contestent l’ordre moral qui supporte l’institutionnalisation de l’État postfranquiste : plutôt qu’au récit d’une inclusion démocratique, elles permettent d’inscrire la démocratisation de l’Espagne dans une perspective globale, dans une histoire des “citoyennetés post-coloniales”, organisées depuis les années 1970 non pas autour d’une inclusion multiculturelle mais d’une exclusion hors de contours sociologiques et moraux -ceux-là parfaitement contextuels- des communautés des pays du capitalisme mondialisé. Cette perspective permet de faire émerger de nouvelles descriptions des subjectivités du passé récent espagnol.

La célébration du sixième anniversaire des Vêpres siciliens de 1882 et le conflit entre l’idée d’autonomie et de nation dans la Sicile post-unitaire

Darío Lanfranca (Université Paris 8)

31 mars 1882, célébration du VI anniversaire des « Vespres », réinvention du « Vespro » vingt ans après l’unification italienne. Participation d’intellectuels et d’hommes politiques. Geovani Berga montre son non adhésion à l’anniversaire. Comme Berga, beaucoup d’intellectuels siciliens ne veulent pas y participer. Nation/Autonomie dans un conflit rhétorique face à l’Etat italien dominé par la droite historique italienne. Médiation et compromis historiques entre le pouvoir central et les pouvoirs locaux. Les « Vespre » sont très connues à l’époque de la célébration. Le récit des « Vespres » siciliennes reste entre le mythe et l’histoire. Le contexte international  est marqué par l’occupation française de la Tunisie en 1880.  Le Contexte national  montre un pouvoir central qui rencontre beaucoup de difficultés dans le maintien de l’ordre public en Sicile. La célébration du 31 mars 1882 est le reflète des tensions politiques entre le nouvel état et une culture politique autonomiste. A l’occasion, Giuseppe Garibaldi réalise son dernier voyage en Sicile. Sa présence et la continuité historique assumée avec le « Risorgimento » structurent une critique indirecte de la politique de Cavour et le gouvernement italien, la Destra historique. Pour les « notabili » siciliens, l’arrivée de la gauche au pouvoir, incarnée par Crispi, a été possible grâce aux bulletins siciliens. La commémoration propose une mémoire unifiée du « Vespro » et du « Risorgimento » avec le but de gagner le soutien politique des « notabili » siciliens. Les racines culturelles de la célébration se trouvent dans la frustration de la Constitution de 1812; la relecture du mythe proposée par Michelle Amari en 1842 (relecture du mythe des « Vespre » à partir d’un romantisme historique qui souligne l’origine populaire de la révolution. Cette origine est liée téléologiquement au peuple sicilien du XIXe siècle. L’usurpateur ancien est assimilé à l’usurpateur moderne. Michelle Amari, même s’il n’y participe pas, reçoit un hommage personnel pendant la célébration de 1882); la fondation en 1863 de la Società siciliana de istoira patria fondée en 1863 à Palerme (la plus part de ses membres participent à l’organisation de la commémoration de 1882); et, enfin, depuis les années 1860 le développement d’une idéologie autonomiste/régionaliste et des recherches historique autonomistes sous l’influence « national-autonomiste » (Isidoro Lamunia, « gloire nationale », Histoire municipale, histoire sicilienne, Giuseppe Pitré, Salomono Marino,…, Enquêtes parlamentaires, récupération de la mémoire nationale). En 1875, la municipalité de Palerme propose l’organisation de la célébration et crée un comité d’organisation. En 1882 il y a une importante publication de documents ainsi que d’un recueil de traditions populaires. Processus de légitimation des élites dirigeantes siciliennes à travers la réélaboration politique des mythes anciens et modernes et autour d’une politique de compromis des élites siciliennes avec l’Etat à partir d’un régionalisme conservateur. Construction d’une mémoire unitaire à partir de la mémoire régionale. Culture politique « pactiste » des élites siciliennes constituée au long de l’histoire. Le 31 mars 1882 marque la naissance de nouveaux rapports entre le nationalisme et l’Etat, la région de Sicile et l’Italie. C’est le début d’un processus qui débouchera sur le Statut d’administration régionale de 1947

L’empire et l’outremer dans la construction et l’affirmation de la nation au Portugal (XIXe-XXIe siècle)

Yves Léonard (Sciences Po./L.E.R.)

Le rapport à l’autre, le rapport à l’outre-mer. La quête d’un nouveau Brésil, construction d’un imaginaire national centré sur l’Empire d’outre-mer. Référence continuel à la grandeur et l’âge d’or.

Cadre chronologique XIXe-XXe siècle autour des deux traumatismes :

  • Guerres napoléoniennes et départ de la famille royale au Brésil
  • La chute de l’empire colonial (1974-1975)
  1. Deuxième moitié du XIXe siècle : la quête d’un nouveau Brésil dans la construction nationale

Crise de la conscience nationale après l’indépendance du Brésil. En 1820 le roi retourne au Portugal. Constitution d’un processus de fédération des élites portugaises autour d’une renaissance nationale qui débouche sur le développement de la connaissance et du contrôle des colonies africaines (1870-1880, premières explorations) et un discours de Régénération nationale. Proposition d’un récit national autour de l’héroïsation des « Navigateurs » de l’Age Moderne. Pendant le dernier quart du XIXe siècle se structure un discours commémoratif autour des figures de l’Infante Henrique O Navegador, Vasco de Gama et Camöes, qualifié comme poète national. Construction de l’imaginaire national, construction mémorielle, création d’une mythologie et d’un récit d’avenir parallèlement à la construction d’un empire en Afrique de l’Angola au Mozambique.

  • 1880, III Centenaire de la mort de Camöes
  • 1894, V Anniversaire de la naissance d’Henrique O Navegador
  • 1898, IV Centenaire du premier voyage aux Indes de Vasco de Gama

En 1890, la crise de l’ultimatum britannique est le détonateur d’une crise d’identité, de la conscience nationale, qui marque les élites portugaises : le Portugal ne peut être un grand pays sans une présence effective en Afrique. Cette crise est vécue comme un traumatisme face à la réalité internationale et l’impossibilité d’avoir un territoire continu d’est à ouest dans le continent africain. Cette crise s’amplifie avec la crise politique de la famille royale des Bragança et la monté d’un républicanisme qui reprend le discours outre-marin.

  • 1890, Campagne de « pacification » en Afrique sous le commandement de Mouzinho de Albuquerque
  • 1895, Bataille de Coolela, dans la mémoire collective elle représente un moment de gloire du récit national
  • 1ère Guerre mondiale, intervention du Portugal pour défendre ses colonies africaines à côté des Alliés.

       2. 1930-Etat nouveau Salazariste : nationalisme d’Empire autour de la « grandeur »

Le régime salaraziste intègre les revendications autour du rêve africain. Le nationalisme impérial comme clé de voûte du discours légitimateur du régime. La grandeur de la Nation fait partie de la propagande officielle : « Le Portugal n’est pas un petit pays ». Réinterprétation du mythe sebastianiste (Histoire du roi Sebastian, 1578) à partir d’une utilisation complexe à travers la figure du saveur, c’est-à-dire Salazar incarné dans la figure du sauveur du Portugal.

  • 1940, Commémoration des Centenaires, Exposition du Monde Portugais : mise en scène du récit national salazariste

    3. 1950-1960, « Le Portugal est un pays du Minho au Timor » : le Portugal, pays pluri-                      continental, disparaitrait avec la perte de l’empire colonial

Le début de la décolonisation oblige au pouvoir salazariste à chercher un nouveau discours légitimateur de la présence et la domination portugaises en Outre-mer. En 1950, on parle des provinces d’outre-mer comme un ensemble de provinces outre-marines toutes portugaises. Structuration d’un discours juridico-idéologique appelé « lusotropicalisme » : légitimation historique du Portugal grâce au métissage. Gilberto Freyre, sociologue brésilien, à la demande du régime salazariste, construit discursivement une mystique luso-chrétienne de la colonisation en s’appuyant sur un discours « scientifique » autour des travaux d’historiens, géographes, ethnologues, sociologues.

  • 1960, Commémoration du V anniversaire de la mort d’Henrique O Navegador et reconstruction à Lisbonne du Monument des Découvreurs-Navigateurs
  • 1961, début des guerres coloniales. Pour le pouvoir salazariste est l’« ultime croisade en défense de la civilisation occidental »

Usages du passé romain et du concept de race latine dans la construction nationale de l’Italie après l’Unité

Laura Fournier (Université Paris 8)

Le besoin d’histoire et de reconstruction historique est inhérent à tout moment de fondation. La fin du XIXe siècle en Italie est marquée par la volonté de poursuivre la construction de l’Etat libéral né en 1861 et par la nécessité toujours présente de «faire les Italiens», tandis qu’en même temps on assiste à la constitution de partis politiques «ouvriers» (radicaux, républicains et socialistes). La société italienne commence à entrer dans l’ère des masses propre au XXe siècle, et le problème de leur « nationalisation » (Mosse, 1975) par le biais d’une pédagogie nationale est un des premiers objectifs des hommes politiques et des intellectuels « organiques » (selon l’expression de Gramsci, c’est-à-dire des intellectuels constructeurs et organisateurs de culture). 25 ans après la conquête de Rome par les armées du roi d’Italie, la fête du 20 septembre 1895 représente un des grands moments de célébration de l’Unité italienne, et surtout un grand moment de construction du mythe de Rome pour l’Italie (Chabod, 1951 ; Treves, 1962 ; Caracciolo, 1996, MEFRIM 1997).

Communication Laura Fournier

La construction de la nation au XIXe siècle dans le théâtre patriotique: les invariants d’un processus de définition identitaire

Marie Salgues (Université Paris 8/CREC-Paris 3)

En partant du constat quelque peu étonnant que certains auteurs de pièces patriotiques, à l’heure d’exalter leur patrie, choisissent de recopier les pièces écrites par d’autres, pour louer d’autres patries, éventuellement une patrie ennemie, la communication cherche à dégager les invariants qui pourraient permettre une telle circulation. Cette recherche fait surgir un second paradoxe : le fait que ce théâtre, dont la date de naissance est très précisément fixée pour l’Espagne (mais aussi pour chacun de ses voisins européens), paraît très – trop – semblable à la production qui l’a précédé, ce qui porte atteinte au caractère radicalement nouveau du genre. Il apparaît en réalité que c’est le public qui assiste à la représentation qui fait de ces pièces un théâtre patriotique véritablement nouveau, en cela que ce public n’est plus, à l’instar du Peuple de l’État National, « la somme fortuite de tous les sujets d’un État » mais qu’il « ne fait qu’un avec la Nation » et qu’il se voit « comme une communauté politique » (Hagen Schulze). C’est par sa réception, et sa réception par la Nation, que le théâtre patriotique existe.

communication-marie-salgues

« Apprendre à aimer la patrie » : cérémonies civiques et intériorisation du sentiment patriotique dans les écoles mexicaines

Dalila Chine-Lehmann (Université Nanterre Paris-Ouest/CRIIA)

Cette communication portait sur le rôle joué par les cérémonies civiques dans l’intériorisation du sentiment patriotique au Mexique. Après avoir rappelé brièvement les grandes lignes de la fabrique du discours et de l’iconographie patriotique dans les manuels scolaires gratuits édités par le Ministère de l’éducation nationale depuis les années soixante, il s’agissait de démontrer que cet amour patriotique nécessitait un travail d’intériorisation qui pouvait se réaliser au moyen de différents apprentissages. Afin d’ancrer l’amour pour la patrie chez les écoliers, l’État mexicain met en œuvre certaines techniques de « revitalisation ». C’est ainsi que les leçons des manuels scolaires, qui constituent le volet théorique de cet apprentissage, sont complétées par les cérémonies civiques, qui ont lieu chaque lundi matin dans les écoles mexicaines et qui en constituent leur volet pratique. Celles-ci sont comme une mise en acte, comme une mise en musique des leçons de l’histoire. L’enfant apprend durant sa scolarité à chanter l’hymne national, à vénérer son drapeau ou encore à exalter son affection envers sa patrie. Ces cérémonies civiques sont l’opportunité d’examiner comment, à travers un rituel bien défini, l’État mexicain inculque un système de valeurs destiné à structurer moralement le groupe afin que ses futurs citoyens puissent se sentir appartenir à une communauté unie, « imaginée » mais surtout institutionnalisée. Les cérémonies civiques visent à s’assurer de la loyauté des futurs citoyens envers leur patrie. Ces derniers sont amenés par un travail de répétition hebdomadaire, par des gestes synchronisés, à partager les mêmes idéaux et les mêmes valeurs qu’impose l’État. Sachant que la loyauté envers la patrie doit faire l’objet d’un travail constant de construction et de répétition, craignant par ailleurs que la patrie « ne tombe dans l’oubli », les autorités éducatives ont synchronisé ce rituel avec l’enseignement patriotique théorique. Elles adoptent le modèle d’une « religion civique » en mettant en place des règles et en ordonnant le temps cérémoniel. Si chaque lundi, lors de ces cérémonies civiques, les enfants sont rassemblés sur le pourtour de la cour de l’école, c’est tout d’abord pour y commémorer une entité suprême et invisible. Les honneurs au drapeau ne sont rien d’autres que la manifestation visible de l’amour pour cette entité. Ils donnent à voir une dévotion institutionnelle pour la patrie, ils servent de relais à la mémoire collective et ils inscrivent le temps national dans le temps scolaire. Grâce aux cérémonies, l’école saisit une nouvelle opportunité de féconder les jeunes esprits de la graine patriotique. La répétition hebdomadaire des honneurs rendus au drapeau permet que cet amour « légal » soit perçu comme un amour « inné ». Les cérémonies sont fortement codifiées : elles règlent les rapports que doivent entretenir les différents participants ; elles inculquent un savoir-être et un savoir-faire, un savoir « faire corps » avec la patrie. La rigidité des rituels civiques et leur caractère répétitif parviennent ainsi à façonner des automatismes sentimentaux.

La vérité officielle sur les crimes du passé comme médiation de l’unité nationale. Les politiques de vérité au Chili post-dictature (1990-2004)

Paola Diaz (EHESS)

La communication propose l’analyse d’une situation de conflits publics autour des crimes  du passé (acteurs, situations, valeurs) dans une dynamique politique qui va de la négation des crimes à leur reconnaissance. Médiations symboliques proposées par les pouvoirs démocratiques: préfiguration des médiations symboliques à travers la revendication des associations de familles de disparus. Traduction des revendications des associations des familles des détenus disparus (vérité, justice, mémoire). Vérité pour la justice : préfiguration d’un autre type de vérité

1990 : le problème de la vérité est institutionnalisé. Statut de la vérité :

  • variation dans le régime d’expérience publique
  • vérité pour la réconciliation générale, pas individuelle : réconciliation nécessaire
  • vérité en tant qu’une Nation réconciliée plutôt qu’une justice pénale : « un Bien du Chili »
  • vérité dans le consensus comme réponse à un conflit public

1998 : forme accord ou négociation politique où les crimes ont été pris en charge par la justice

1999 : « Table ronde de dialogue sur les droits de l’homme » (Gouvernement Frei)

Victime                                                             Bourreau

Avocats des victimes                                 Représentant de l’Armée

Deux places au lieu de trois : juge, victime, accusé

2001 : publicité des comptes rendus de la table ronde

  • reconnaissance des faits par l’Armée même si les militaires n’avaient pas l’intention de reconnaitre les faits
  • reconnaissance des faits par l’Armée en indiquant les endroits où les disparus ont été jetés dans la mer
  • tort à la réalité et à la morale car il est impossible de connaitre le récit complet des disparus et de récupérer les corps

         Scénario typique des médiations symboliques

           Demandes de la droite chilienne et de l’Armée

       Gouvernement

      Associations de victimes

Contrôle de la situation de conflit/Tentative de réponse aux exigences de vérité des victimes/Politique de vérité non productive

2003, Variations du scénario général (Gouvernement Lagos) : « Pas de lendemain sans passé »

  • Commémoration du XXXe anniversaire du coup d’état du 11 septembre 1973
  • Enquête sur les crimes de torture

           Fin des procès  ——  Gouvernement —— Demandes des associations

DON CONTRE DON  ———— Médiation de réconciliation

Construction d’une mémoire officielle : nouveaux personnages publics

Forces Armées :

  • demande de mettre un point final aux procès entre 6 mois et 2 ans. Ils acceptent les jugements mais pas leur application.
  • demande de réconciliation nationale
  • menace d’intervention militaire/coup d’état

Torture :

  • nouvelle configuration, nouveaux problèmes, nouveaux visages, nouveaux protagonistes
  • récit des vivants

Discours officiel :

  • transposition de la douleur des torturés dans le corps de la Nation
  • incorporation des bourreaux dans l’unité des sentiments partagés dans un corps collectif
  • le corps collectif inclue les victimes et les bourreaux dans le récit national autour d’une douleur partagée

Vicente Romero (Université Paris 8-ALHIM) : « Sixto Rojas, decorador y militante obrero pampino (1883-1941) »

Afficher l'image d'origine

Sixto Rojas, decorador y militante obrero pampino (1883-1941)

Vicente Romero (Université Paris 8-ALHIM)

Sixto A. Rojas Acosta[1] nació en Caleta Buena, en1883, al terminar la anexión chilena de Tarapacá y Antofagasta y al poco tiempo de iniciado el auge de la producción salitrera. Falleció en 1941 en la Pampa de Tarapacá, en la oficina Santiago Humberstone, una de las últimas que subsistió en el período de la crisis definitiva de la industria salitrera[2].

I.

La mayor parte de su vida transcurrió en la región salitrera pampina, siendo un paréntesis importante los varios meses que como refugiado obrero vivió en Perú, en 1908. En efecto, entre 1907 y 1910 por lo menos, participó en los avatares e ideales del movimiento proletario. A mediados de 1907, era secretario y miembro del Directorio Ejecutivo del Centro de Estudios Sociales “La Redención”[3], organización obrera promovida por el libertario comunista Luis Olea, de larga experiencia organizativa y política. La Redención fue la única organización no gremial que tuvo representantes en el Comité Central Unido Pampa e Iquique, que dirigió desde el 18 la huelga pampina obrera de diciembre de 1907. La tarde del 21 de diciembre, Sixto Rojas se encontraba en la segunda planta de la Escuela Domingo de Santa María, junto con los miembros del Comité Central.

Luego de la masacre, estuvo entre los sobrevivientes que participaron del gran éxodo inmediato de los trabajadores de Tarapacá provocado por la matanza. A inicios de enero de 1908 llegó al Callao en el vapor Mapocho, junto con 78 compañeros de viaje, dos de los cuales  principales dirigentes de la huelga, José Brigg y Ladislao Córdova[4]. En Lima, Sixto Rojas participó activamente en los círculos ácratas junto con otros refugiados obreros, entre los cuales José Brigg y Luis Olea, que llegó también a los pocos días. Durante su permanencia colaboró con varios artículos en los periódicos El Hambriento (que publicó su crónica de la huelga de Iquique hasta el amanecer del 21 de diciembre) y El Oprimido.

Sin duda estimulado por Olea y Brigg, desde su llegada a Lima participó también en el proceso de unificación de grupos obreros, siendo designado Secretario del Exterior del Centro de Estudios Sociales 1ro de Mayo, centro nacido el 18 de febrero, de la fusión del Centro Socialista 1ro de Mayo y el Grupo Humanidad. El Oprimido[5] devino su vocero. Desposó en “unión libre” a Luisa Chacón[6]. Desde junio, y junto con Brigg y Olea, se incorporaron al Grupo El Hambriento, para iniciar el cuarto año de existencia del periódico de este nombre, “periódico anti-político, defensor de las ideas libertarias”.

II.

Al retornar a Iquique, colaboró con dos artículos pra la reaparición del diario 1ro de Mayo con ocasión del primer aniversario de la masacre y, con tres, en El Pueblo Obrero; entre estos últimos, el texto del discurso que pronunciara en la plaza Condell, durante la conmemoración obrera del primer aniversario de la tragedia obrera.

El homenaje pampino fue conducido por un Comité organizador de la Romería, conformado por Ignacio Mora (presidente, dirigente anarquista marítimo que retornaba de Nueva York y estuvo de paso por Lima en junio), y Sixto Rojas (secretario), además de Nicanor Rodríguez (tesorero, barretero en la Oficina Peña Chica; fue secretario del Comité Central de Huelga en diciembre), los tres retornados del exilio[7].

El Pueblo Obrero[8], de Iquique, también publicó una litografía de Sixto Rojas con ocasión del primer aniversario de la masacre del proletariado pampino del 21 de diciembre. Esta litografía fue anunciada como una “alegoría especial”, “en papel fino y litografiada”, en los números correspondientes al 10 y al 15 de diciembre de dicho año, indicando el costo de 20 centavos el ejemplar[9]. El del 21 de diciembre corregía: el periódico costará “20 centavos”, pues iba “acompañado de una “alegoría al 21 de diciembre”[10].

Los historiadores que laboran sobre movimiento y prensa obreros pampinos de inicios del siglo XX afirman que El Pueblo Obrero fue un periódico afín a una de las corrientes del partido demócrata. A poco más de un mes de creado (20 de octubre de 1906) y aún cuando editado en la ciudad de Iquique, se identificó primero como “Interdiario Pampino” y en el número del 9 de enero de 1909 como “Diario de los Trabajadores de Tarapacá”. La crítica a “La obra de los políticos”, presente en sus inicios (ver su No. 10, del 20 de octubre de 1906), no es ciega pues defenderá la candidatura a diputado del tipógrafo y líder obrero demócrata Luis Emilio Recabarren (No. 27 de octubre de 1906). A lo largo de 1907 brindará sus páginas a Recabarren –refugiado en Buenos Aires, quien proponía transformar Partido Demócrata, con el puñado de “proletarios” miembros del y junto con los “demócratas estudiosos” que adhieran, en “Partido Demócrata Socialista Chileno” dotándolo de una identidad proletaria, de un programa socialista, siguiendo el modelo de los ya existentes en Europa[11]. Manteniéndose aún en los usos de esta parte de los periódicos de la clase obrera  durante la oligárquica “república parlamentaria” en Chile[12], los conductores de este periódico renuevan esta orientación pero con otro discurso al año de la masacre. En efecto, después del 21 de diciembre de 1907 los directores de El Pueblo Obrero sienten la necesidad para los trabajadores de Tarapacá de una opción política más definidamente propia, estimulando una neta diferenciación en el seno del partido demócrata entre “demócratas” y “demócratas-liberales” (el senador Luis Balmaceda, representante de Tarapacá y a su vez ganadero, era de esta tendencia). Aquí la argumentación de fondo de dicho periódico, al conmemorar el año de la matanza:

 “Desde esa fecha, como no ha tenido sanción el crimen que se perpetrara, el pueblo se ha unificado, […] para arrancar de los dirigentes los poderes con que el pueblo los honrara. […] es por esto que el pueblo unido de Tarapacá protesta de sucesivas representaciones y se aparta para representarse a sí mismo, con representantes propios, salidos de sus filas y que han sabido compartir con todos unidos y resignados en la ventura y la desgracia”[13].

Tomando en cuenta la tendencia parlamentaria de El Pueblo Obrero, parece sorprendente la  convergencia entre un obrero artista ácrata y este periódico demócrata liberal. Sin embargo parece también evidente que el homenaje a los mártires pesó en ambos más que los puntos de vista ideológicos y políticos diferentes entre corrientes ligadas al movimiento obrero. El Pueblo Obrero cesará de existir en 1910.

Tenemos la impresión que la litografía de Sixto Rojas formó parte de una serie militante y declaradamente revolucionaria. Por el común estilo, por lo menos otras dos, publicadas en El Hambriento, de Lima, en los números correspondientes al 1ro de mayo de 1908 y a junio de 1909[14], habrían sido de su autoría.

III.

Sobre la militancia obrera de Sixto Rojas posterior a 1908 tenemos indicios de su perseverante entrega:

  • en 1925, durante el movimiento del proletariado pampino que tomó el control de 124 oficinas, se armó esta vez de dinamitas para defenderse e instalar Soviets[15], pero que culminaría con la masacre de los obreros en La Coruña. Con esta represión se cerrará en Chile el ciclo del Estado oligárquico parlamentario al presidencialista y el movimiento obrero ingresará en un repliegue transitorio.
  • en 1929, como consecuencia de la crisis de 1929 y al sentirse sus efectos en la región salitrera chilena, participó en la organización del Congreso Social Obrero de Tarapacá, que agrupó y representó a 35 sindicatos industriales y profesionales existentes en la región, de los cuales 25 estaban en La Pampa. Entonces Sixto Rojas fue electo presidente de dicho Congreso, auspiciando la creación de una Oficina de Defensa Jurídica de los trabajadores[16].

IV.

No conocemos ninguna obra artística ni artículo comprometidos con el movimiento obrero posteriores a 1909[17]. Los archivos de clubs sociales, de prensa, de la Iglesia, de la policía y de las salitreras en Tarapacá y Santiago deben guardar algunas informaciones. Queda, sí, como testimonio del lazo filial al mundo pampino, su permanencia en la Pampa hasta su último día.

Su cuerpo reposó hasta 2007 en el Cementerio de Pozo Almonte; para ser luego instalado en el Mausoleo Víctimas de la matanza de la Escuela Domingo de Santa María, construido por Municipalidad de Iquique en el cementerio No 1, réplica del que fuera edificado por las organizaciones obreras en 1911, en el ahora desaparecido Cementerio No 2. Según relata Tito Pavelic, en el momento de la exhumación de Sixto Rojas del Cementerio de Pozo Almonte,  en el bolsillo del saco que portaba, encontraron un papel plegado, testimonio de las dificultades materiales en sus últimos años: era la relación de las personas que colaboraron para el sepelio de una de sus hijas[18]. El pintor y profesor Waldo Valenzuela recogió el siguiente testimonio su amigo Raimundo Rojas, hijo de Sixto Rojas, sobre cómo afrontaban a veces las dificultades del día a día: “cuando llegaba la hora del almuerzo y faltaba dinero para comer, el papá pintaba rápidamente sobre madera o lo que fuera un gallo y él salía a venderlo”[19]. Como la de decenas de miles de personas  y de pueblos en Tarapacá y Antofagasta, el ciclo del salitre signó toda la vida de Sixto Rojas.

De su labor artística en general, al parecer no se han realizado estudios. Lo más mencionado son sus decoraciones de espacios públicos y privados del norte salitrero, para algunos de los cuales también hizo cuadros con pinturas al óleo. Laboró para los teatros municipales de Pisagua e Iquique, el teatro Imperio en Antofagasta; el Casino Español de Iquique; la Municipalidad de Antofagasta -actualmente Casa de la Cultura; la Casa comercial Jiménez y Compañía de Antofagasta. Según Waldo Valenzuela, Sixto Rojas habría adaptado el Art déco con sentido ornamental y una singular forma de recortar las figuras. Los trabajos de decoración se realizaban entonces con tierra de colores aglutinada por clara de huevo, técnica conocida como pintura al temple, nos dice Valenzuela. También hizo labores, que las suponemos en las décadas de 1920-1930, para instituciones o lugares de fe católica, como algunas imágenes en la Catedral de Iquique  y la estatua de la Virgen de Lourdes, de la gruta de Cavancha[20]. Más que la academia y la moda, y tal vez acompañando al líder ácrata Luis Olea, pintor y decorador afincado en la Pampa entre 1904 y la huelga de diciembre de 1907, habría sido la demanda creada por el auge del ciclo del salitre la que permitió a Sixto Rojas desarrollar su experiencia en la adaptación del arte ornamental y decorativo a los gustos y ambientes arquitectónicos de sus clientes[21] y para los espacios de arte europeo-criollo destinados a los obreros y el mundo pampino de las oficinas y pueblos salitreros.

Aquí dos indicadores de la forma en que Sixto Rojas ejercía su oficio para sustentar sus necesidades y la de su familia. El primero, es un cartel publicitario: “Sixto Rojas. Decoraciones y Rótulos. Decorado de Todas Clases y Toda Clase de Trabajos. Pintura Artística & Industrial”. Una mujer que mira la flama de la antorcha portada por ella misma ocupa la parte central, rodeada por cinco genios/ ángeles cultivando de las artes y oficios. La meta eterna de la libertad gracias a la ilustración (la flama) y el trabajo creativo (las artes y oficios)[22]. El segundo, el anuncio “Al señor Sixto Rojas”, aparecido tres meses antes de la gran Huelga en El Pueblo Obrero de Iquique en el que el diario le pedía dar “cuenta del letrero que se le mandó confeccionar, habiéndolo dado a cuenta 5 pesos”[23].

Notas

[1] Para este artículo hemos consultado varios periódicos en la sala correspondiente y en la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de Chile (Santiago). Para redactar este esbozo no pudimos obtener la biografía Sixto Rojas, un protagonista olvidado, redactada por su nieto, Héctor Sorich Rojas, y publicada por la Municipalidad de Iquique, hacia septiembre de 2007. Agradecemos a) el apoyo en Iquique de Guillermo A. Ross-Murrays, director del Museo Regional de Tarapacá; Carlos Graña funcionario de la Municipalidad de Iquique, Tito Pavelic, promotor del Taller Audiovisual Flora Sanhueza y de la biblioteca del Centro de Investigación de la Realidad del Norte –CREAR; b) al archivo FOPEP (Federación Obrera de Panaderos Estrella del Perú), por haber puesto a disposición en la Red diversos periódicos anarquistas peruanos de inicios del siglo XX. http://archivofopep.webcindario.com/

[2] Ver “Sixto Rojas Acosta” en Bases Beca Artística Sixto Rojas A. –Ilustre Municipalidad de Iquique, 2011:4, http://www.municipioiquique.cl/wp-content/uploads/2011/02/Bases_Beca_Sixto_Rojas_2011.pdf ; Carlos Graña, “Sixto Rojas Acosta”; en La Estrella de Iquique, Lunes 25 de diciembre de 2006, http://www.estrellaiquique.cl/prontus4_nots/site/artic/20061224/pags/20061224174139.html  [Consultados el 30.08.2015].

[3] Información publicada Primero de Mayo, Iquique, Año I, No 3, 7 de agosto 1907. Este periódico fue el vocero de “La Redención”.

[4] Presidente, de padre estadounidense, mecánico reconocido que laboró en la Oficinas Huara y Santa Ana. Ladislao Córdova, de la oficina San Pablo, pro-secretario. Referencias en Eduardo Devés, Los que van a morir te saludan. Historia de una masacre. Escuela Santa María, Iquique. 1907, [Santiago], Documentas, 1989: 214; Vera y Riquelme, Los Mártires de Tarapacá. 21 de Diciembre de 1907, [1908], Iquique, Campvs-El Jote Errante, 2007: 42; Bravo Élizondo, Santa María de Iquique 1907, Documentos para su historia, Santiago, del Litoral, 1993: 87-89; Sergio González Miranda, “Una mirada regional a las relaciones entre Perú y Chile. Tres momentos de solidaridad en Tarapacá (1872-1907), en Joaquín Fernandois, Daniel Parodi, Antonio Zapata y Sergio González, Generación de Diálogo Chile-Perú Perú-Chile, tomo II, Aspectos históricos, Lima, IDEI- Konrad Adenauer Stiftung –IEI, 2011: 54-56.

[5] Ver “Unificación”, en El Oprimido, Lima, Año I, No 6, febrero 1908 y “Fusión”, en Los Parias, Lima, Año V, No 41, mayo 1908.

[6] Ver anuncio “Unión Libre”, en El Hambriento, Lima, Año IV, No 39, 30 Junio de 1908.

[7] Ver especialmente El Pueblo Obrero, Iquique, Año III, N0 316, 19 diciembre 1908 y El Hambriento, Lima, Año IV, No 39, 30 Junio de 1908. En El Pueblo Obrero, el tesorero figura como “Nicanor González”, pero sin duda debe de tratarse de Nicanor Rodríguez, barretero en la Oficina Peña Chica y Secretario del Comité Central de huelga en diciembre; había estado en Tacna en febrero 1908. Ver Devés, Ibíd., 1989: 215-216.

[8] El Pueblo Obrero (Iquique, 18.09.1906-29.10.1910) nació en septiembre de 1906, como periódico bisemanal. Hemos sondeado algunos números, buscando iconografía, desde el Nro. 10, del 20 de octubre de 1906 hasta el Nro. 639, del 18 de septiembre de 1910, en el que rinde homenaje a sus fundadores (Rudecindo Segundo Muñoz en unión de Julio R[…], Manuel Hernández, Buenaventura García, A. Araya), con tres fotograbados. Curiosamente no figura entre los  fundadores el nombre del director,  Olegario Álvarez R. (Ver Osvaldo Arias Escobedo, La prensa obrera en Chile. 1900-1930 , Chillán, Universidad de Chile-Chillán, 1970: 28).

[9] Un año antes, La inflación de los precios de los productos en las bodegas de las salitreras en la Pampa había sido una de las principales causas de la huelga: la segunda exigencia era que el pago de los jornales sea a razón de cambio fijo a 18 dinares por peso. Según Sixto Rojas, el salario diario de un trabajador en las calicheras de la Pampa era de dos pesos diarios y un jornalero entre 2.50 y 3 pesos (Ver “Relación verídica…” en El Hambriento, Lima, Año IV, diciembre 1908. Entonces, en la Oficina salitrera San Lorenzo, un mecánico de la máquina (del ferrocarril) ganaba “tres pesos sesenta al día” pero “el cambio había bajado de 18 a 7 peniques”. Los panes de a 2 centavos y medio, se vendían a 10 centavos. (Ver Devés, Ibíd., 1989: 45-46 y 50).

[10] Como punto de comparación, en Iquique, cuatro años más tarde, El Despertar de los Trabajadores (1912-1924), el periódico dirigido por Luis Emilio Recabarren, costaba 10 centavos.

[11] Ver los textos de estos artículos publicados en abril, mayo e inicios de octubre de 1907 en: http://www.luisemiliorecabarren.cl/?q=node/2067 [Consultados el 26.08.2015].

[12] A la vez que se autodenomina “Diario de los Trabajadores de Tarapacá”, promueve a los “Candidatos de El Pueblo Obrero proclamados [en] asamblea democrática de Tarapacá” (9 enero 1909). Pedro Segundo Araya, que resultó electo diputado, de tendencia moderada en 1911, fue presentado como “diputado obrero” por haber sido electo por el partido demócrata por la provincia de Tarapacá, nos dice Sergio Grez Toso (Historia del Comunismo en Chile. La era de Recabarren (1912-1924),  Santiago, LOM, 2011: 29).

[13] Ibíd., Año III, 21 diciembre 1908, No. 17.

[14] Este periódico ácrata limeño anunció en noviembre de 1908 un número especial para el siguiente mes en conmemoración de la masacre contra los obreros salitreros. Será “en papel satinado y acompañada de algunas ilustraciones que se relacionen con los hechos luctuosos de la hecatombe de Iquique. También están en nuestro poder algunas colaboraciones de compañeros sobrevivientes.” El número de diciembre salió con las colaboraciones anunciadas y con los tres rostros, en forma de medallones, de Olea, Rojas y Brigg, pero no conocemos si fueron publicados en tiraje aparte las ilustraciones anunciadas. Tal vez en ellas habrían algunas de Sixto Rojas.

[15] Alejandro Soto Cárdenas, Influencia británica en el Salitre. Origen, naturaleza y decadencia, Santiago, Universidad de Santiago, 1998: 299.

[16] Ver a) sobre la participación de Sixto Rojas en los movimientos obreros salitreros de 1925 y 1930, la tesis de licenciatura en antropología social de Jorge A. Canales Urriola, “El otro fantasma de la pampa: la ideología del Estado frente al movimiento obrero salitrero de Tarapacá, entre 1930 y 1960”, Iquique-Santiago, Universidad de Chile, abril 2004: 58-59; 136-137; 255-257; b) sobre el movimiento obrero de 1925 y las relaciones entre sindicalismo, comunismo y anarquismo, Rolando Álvarez Vallejos, “La Matanza de La Coruña. Chile, 1925”, Contribuciones Científicas y Tecnológicas, No 116, Santiago, USACH, 1997: 77–108 pp.; http://www.luisemiliorecabarren.cl/files/recursos/Matanza_en_La_Coruna.pdf; [consultado el 17.02.2016].

[17] El último artículo firmado por Sixto Rojas del que hemos obtenido referencia es “En Guardia”, publicado en La Protesta, de Santiago, en junio de 1909. En el mismo impulsaba la acción directa y la fundación en Santiago de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios. Referido por Sergio Grez Toso en Los anarquistas y el movimiento obrero: la alborada de “La Idea” en Chile, 1893-1915, 2007: 227 nota 417.

[18] Testimonio oral recogido por el autor de este artículo en Iquique, la noche del lunes 27 de julio del presente año en el stand de su Taller Audiovisual Flora Sanhueza.

[19] Testimonio del hijo transmitido a su amigo el pintor Waldo Valenzuela, citado por Rodrigo Ramos Badaños, “Sixto Rojas, el pintor que sobrevivió en la masacre de la Escuela Santa María”, El Mercurio de Antofagasta, 16/12/2007. http://www.mercurioantofagasta.cl/prontus4_noticias/site/artic/20071216/pags/20071216000528.html [consultado el 31/09/2015].

[20] Ver referencias de la nota 2.

[21] A inicios de marzo de 1908, RITMOS, Revista semanal Ilustrada de Artes y Letras (Iquique), poco conocida y de corta vida, publicó el mordaz artículo “¿De arte?”, firmado por un Adriano YZ. La irónica pluma tubo como blanco al autor de tres cuadros al óleo que, sobre Don Quijote, decoraban los muros de sala de de billar del Casino Español de Iquique. Pudieron ser obras de Sixto Rojas u otro pintor de entonces el motivo de la crítica “culta” de Adriano YZ. Para lograr una visión de conjunto, aportamos con un elemento más. En las páginas de RITMOS, revista “de Artes y Letras”, no encontramos ni una línea sobre la huelga o la matanza de diciembre.

[22] Cartel reproducido en el folleto “Escuela Santa María de Iquique. 21Dic. 1907-21 Dic. 2007” Municipalidad de Iquique. Material elaborado por la Dirección de Relaciones Públicas. Investigación, Carlos Graña. Diseño y diagramación, IMI, sin fecha: 7.

[23] Año II, No 123, 18 de setiembre de 1907. Este anuncio podemos comprenderlo eventualmente como producto de las disputas existentes entre los promotores de la prensa obrera en Tarapacá. El Pueblo Obrero era editado por miembros del Partido Demócrata pero que promovían la transformación de este con ideas socialistas. Al frente, el ácrata Luis Olea encabezó una campaña durante cinco meses, hasta los primeros días de la huelga de diciembre, para fundar un periódico cooperativo alternativo distinto al de los democrático-socialistas. Al respecto, ver Devés, Ibíd., 1989: 130.  Hemos visto que Sixto Rojas era cercano a la corriente promovida por Olea; por lo tanto el anuncio comentado puede comprenderse como fruto de los roces entre estas dos corrientes ideológicas en Tarapacá.

E-mail: vicente.romero@univ-paris8.fr

1/04/2016

Publication : Formation, héritages et reconfigurations du péronisme en Argentine de 1943 à nos jours

Journnée Peronisme

Cette publication est le résultat de la  journée d’études franco-argentine Formation, héritages et reconfigurations du péronisme en Argentine de 1943 à nos jours organisée par l’ED Pratiques et théories du sens (Université Paris 8) en partenariat avec l’ED 122 (Université Paris 3) qui a eu lieu à l’Université Paris 8 le 14 avril 2015. L’ensemble des articles est le résultat de la recherche actuelle en France et en Argentine, après d’importants renouvellements historiographiques. Cette publication s’inscrit dans une perspective à la fois interdisciplinaire et comparatiste grâce aux contributions relevant des sciences humaines et sociales (histoire, science politique, philosophie, sociologie, géographie, etc.) et proposant des éclairages de types comparatistes sur les régimes dits    « néo-populistes » en Amérique latine.

Pour être tenu au courant de la suite des projets du groupe de travail, vous pouvez écrire aux organisatrices: irene.favier@gmail.com, luciaabe@yahoo.com.ar et hemeury.lucie@gmail.com

INTRODUCTION

Formation, héritages et reconfigurations du péronisme en Argentine de 1943 à nos jours

Irène Favier

Paris 8/IHEAL

e-mail : irene.favier@gmail.com

Texte complet : Introduction Irène Favier

 ARTICLES

Thèmes, cas et problèmes dans l’historiographie du premier péronisme

Mariana Garzón-Rogé

Instituto Ravignani-Universidad de Buenos Aires/Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

e-mail : mariana_garzonroge@yahoo.com.ar

Le texte révise quelques tendances générales de l’historiographie du premier péronisme et réfléchit autour d’elles. L’article mentionne les principaux thèmes et cas et propose un parcours des possibilités de normalisation, de synthèse et de comparaison. Sans offrir un panorama exhaustif, cette étude essaye d’orienter les lecteurs dans la très vaste bibliographie existante relative à ce phénomène historique qu’est le premier péronisme, spécialement celle produite ces dernières années.

Mots-clés : premier péronisme, Argentine, historiographie, bilan

Axes de recherche : histoire du péronisme, histoire des pratiques des péronistes, identifications et sens de l’expérience péroniste

Texte complet : Article Mariana Garzon Rogé-1

« Siempre he pensado en un pueblo de deportistas ». La politique sportive péroniste (1946-1955)

Lucie Hémeury

Université Paris 3-Sorbonne Nouvelle (IHEAL-CREDA)

Si la bibliographie consacrée au péronisme compte des milliers de titres, peu de chercheurs se sont intéressés à la question du sport et à la politique sportive menée par le gouvernement péroniste entre 1946 et 1955. Pourtant, cette période est restée dans les mémoires argentines comme un « âge d’or » du sport argentin, rendu possible grâce au soutien sans précédent de l’État. Cet article cherche à analyser les objectifs poursuivis par le régime péroniste à travers cette politique sportive et les moyens utilisés pour la mener à bien. La promotion de la pratique sportive à l’ensemble de la population s’intègre au processus de « démocratisation du bienêtre » à l’œuvre sous le péronisme et à l’ensemble des conquêtes sociales garanties aux travailleurs par Perón. Pour cela, le Conductor a recours aux institutions sportives existantes mais aussi à des créations péronistes originales afin d’assurer l’accès au sport aux jeunes et faire des athlètes de haut niveau des ambassadeurs de la Nueva Argentina à l’étranger. Mais cette intervention de l’État dans le sport pose aussi la question de l’instrumentalisation politique des sportifs et de l’embrigadement de la population par le biais du sport, qui fait toujours débat parmi les spécialistes.

Texte complet : Article Lucie Hémeury politique sportive péroniste

Mots-clés : histoire culturelle, péronisme, Argentine, sport, politique sportive

Thèmes de recherche : histoire politique et culturelle, histoire du premier péronisme, histoire du sport

Les espaces académiques de la philosophie: continuités et ruptures dans l’université (1943-1952)

 Lucía A. Belloro

CREDA, UMR 7227, IHEAL – Paris III, Sorbonne Nouvelle

Cet article vise à faire un état des lieux de l’impact du péronisme dans l’université sur le parcours de formation de Philosophie. Il s’agira dans ce travail de faire ressortir les continuités et les ruptures dans la Faculté de Philosophie et Lettres de l’Université de Buenos Aires entre la période immédiatement préalable à l’arrivée du gouvernement de Perón et le premier gouvernement péroniste.

Texte complet : BELLORO JED ALHIM revu

Mots-clés: Argentine, péronisme, université, philosophie

Entre ouvriers et intellectuels : l’expérience des premières années de l’ATEP, 1949-1955

Antonio Ramos Ramírez

Université Bretagne Sud, Lorient/Universidad Pablo de Olavide, Séville

En el contexto de creación e impulso de nuevas entidades sindicales, los docentes de Tucumán recibieron la atención del peronismo provincial a través de la creación de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), a fines de 1949. Esta organización agrupaba a los docentes de enseñanza pública primaria de pendientes del sistema educativo provincial y se convirtió, con el paso de los años, en una de las más importantes organizaciones de trabajadores en la provincia. En el presente trabajo se pretende arrojar luz sobre los primeros años de la agremiación, durante los cuales la actividad sindical quedó en un segundo plano en relación a las preocupaciones por conseguir la estabilidad institucional, al tiempo que se trataron de evitar los conflictos con el gobierno local. Sin embargo, las tensiones entre la dirigencia sindical y la base militante pusieron de manifiesto que la estructura presentaba, ya desde sus inicios, fracturas internas motivadas por las diferentes posturas que convivían en la organización.

Texte complet : Ramos_Article ATEP JED péronisme-1 Je remercie Dorothée Cochin, Moira Cristiá, Joël Delhom et Lucie Hémeury pour leurs lectures et commentaires sur la première version du texte.

Péronisme, libération et contre-hégémonie. Politiques culturelles néo-péronistes au début des années 1970

Moira Cristiá

ATER Université Paris 3 Sorbonne-Nouvelle/Post-doctorante associée CERMA/Mondes Américains

e-mail: moicristia@gmail.com

Après 18 ans de proscription, le retour du péronisme au pouvoir en mai 1973 entraîne aussi bien un enthousiasme assez généralisé qu’un élan de transformation des politiques menées jusque-là. La culture, et surtout la plus imbriquée dans les traditions locales, est mise en avant dans ce nouveau projet de pays mené par l’équipe idéologiquement hétérogène du gouvernement d’Hector Cámpora. Afin d’explorer le rapport entre culture et politique dans un climat international troublé, cette communication revisite certains des projets formulés et mis en place dans les domaines de la culture et de l’éducation en vue de la « libération ». De quelle manière les politiques culturelles mettent-elles en évidence une continuité ou une rupture par rapport au péronisme classique ? Comment le projet culturel lancé exprime-t-il une idéologie et une logique de pouvoir ? Nous abordons tout particulièrement divers aspects des politiques appliquées aux universités sous la nouvelle gestion. En tant qu’expression d’une affirmation de l’éducation comme voie vers la « libération », l’agenda institutionnel est établi en articulation avec les secteurs populaires, en donnant une nouvelle orientation à l’action culturelle. Cette démarche nous permettra de parvenir à certaines réflexions quant à la conception de la culture dans une nouvelle stratégie de pouvoir.

Texte complet : Article Moira Cristia

Mots-clés : Argentine, péronisme, politiques culturelles, contre-hégémonie, tiers-mondisme, libération

Axes de recherche : histoire et images, culture visuelle, histoire des sensibilités et représentations visuelles

Le refondationnalisme post-péroniste. Du mythe de la « table rase » à l’instauration d’une « sur-mémoire »

Morgan Donot

CREDA CNRS-UMR 7227/Paris 3-Sorbonne Nouvelle

e-mail : morgandonot@yahoo.fr

Nous avons ici choisi d’analyser la mise en scène de la thématique du passé dans les discours de Carlos Menem (1989-1995) et de Néstor Kirchner (2003-2007), en nous centrant, plus particulièrement, sur la révision du passé en lien avec la dictature militaire (1976-1983). Nous nous intéressons donc à la mémoire telle qu’elle a été récupérée par ces deux hommes politiques, aux événements sur lesquels ils ont choisi de mettre l’accent ou, au contraire, qu’ils ont délibérément mis de côté, dans leur volonté de rassembler tous les Argentins autour des mêmes valeurs. Pour mener à bien ce travail, dans un premier temps, nous portons attention à ce que l’on a appelé l’instauration du mythe de la « table rase » chez Carlos Memen. Puis, dans un second temps, nous analysons la manière dont Néstor Kirchner a installé une politique de « sur-mémoire » dans l’Argentine du début du XXIe siècle. Cela nous permet de mettre en exergue les deux voies qui ont été proposées à la société concernant le sens à octroyer au passé, au présent et au futur de l’Argentine.

Texte complet : Morgan Donot – ALHIM

Mots-clés : refondationnalisme, passé, mémoire, Carlos Menem, Néstor Kirchner

Axes de recherche : populisme et discours populiste, discours politique, leadership, mémoire et oubli, représentations, imaginaires

Les internes dans le péronisme (1988-2015) : vers un processus d’institutionnalisation ?

Dario Rodriguez 

Docteur associé au CERI/Sciences Po

e-mail : dario.rodriguez@sciencespo.fr

Malgré la crise de représentation partisane et la fragmentation profonde du système partisan, le péronisme demeure la principale force politique de l’Argentine. Cependant, cette place privilégiée ne doit pas occulter le processus de transformation qui a marqué ce parti politique pendant les dernières décennies. La transition à la démocratie et la mutation de la représentation ont déterminé spécifiquement ce processus. Dans ce cadre, l’établissement d’un nouveau modèle de sélection des candidats dans le péronisme se révèle comme une dimension d’analyse centrale. En effet, cette dimension a non seulement été cruciale du point de vue de la nomination des leaderships péronistes, mais elle a aussi mis en lumière la relation de cette force politique avec les normes et les procédures qui organisent la dynamique électorale en Argentine. Pour analyser ce processus, on se focalisera sur les conditions contextuelles dans lesquelles ce mécanisme a été établi et sur l’action des leaderships politiques pendant les différentes étapes : 1988-1989, 1991-2001, 2002-2015. L’analyse des effets institutionnels et symboliques de cette procédure, organisant le jeu politico-électoral dans chaque contexte, nous permettra d’aborder le processus de mutation du péronisme « comme parti politique » au cours de ces dernières décennies.

Texte complet : Les internes dans le péronisme. Dario Rodriguez (VF)

Mots-clés : Péronisme-Menem-Kirchner-Internes partisanes-Leadership politique

Thèmes de recherche : partis politiques et leadership, démocratie et représentation politique, Amérique latine en perspective comparée, ménémisme et kirchnérisme

Mémoires du péronisme dans les célébrations du Bicentenaire de la Révolution de Mai (Buenos Aires, 21-25 mai 2010)

Natalia Molinaro

Université Paris 8/LER-ALHIM

e-mail : Natalia.molinaro@univ-paris8.fr

 Cet article vise à identifier les référents mémoriels issus de la tradition péroniste, ainsi que les procédés ayant permis leur réactualisation, lors des célébrations officielles qui ont eu lieu à Buenos Aires pour le Bicentenaire de la Révolution de Mai entre le 21 et le 25 mai 2010. Comment l’héritage péroniste fut-il évoqué dans le cadre de cette fête de la souveraineté, alors que des figures comme Eva D. Perón et Juan D. Perón ne font pas nécessairement consensus ? L’un des objectifs de cette célébration était de refonder le système de représentations traditionnel et de raviver le sentiment d’appartenance citoyenne des Argentins, après la terrible crise qui avait frappé le pays entre 2001 et 2003. Pour ce faire, une refonte du système symbolique, mais aussi une réinvention de la tradition patriotique furent envisagées, et ce dès la ratification du premier décret visant à organiser les célébrations en 2005. Cet article montre que des éléments propres à la culture politique kirchneriste sont venus nourrir cette fête de la souveraineté, tout en mettant la lumière sur les réagencements de la mémoire péroniste proposés dans le cadre de ces célébrations pour produire du consensus. Après s’être intéressé aux symboles et aux recours employés pour leur réactualisation, il se concentre sur le rituel patriotique en lui-même, afin de dégager les principales étapes de l’officialisation d’une nouvelle culture nationale, qui est aussi politique.

Texte complet : MOLINARO Mémoires du péronisme dans les célébrations du Bicentenaire de la Révolution de Mai

Mots-clés : Argentine, Bicentenaire, mémoire, péronisme, rituels du pouvoir

Axes de recherche : Commémorations, mémoires, identité nationale, question indienne en Argentine

Une jeunesse sous Perón (et Evita)

Pierre Tripier

Sociologue retraité

e-mail : ptripier40@outlook.fr

Texte complet : TRIPIER jeunesse sous peron – ALHIM