Archives de catégorie : Billets

Curso de posgrado “Metodología de la historia oral” CONICET-Universidad Nacional Arturo Jauretche

https://www.conicet.gov.ar/oportunidades-y-becas/publicacion/1242/cursospostgrados/–/

https://www.unaj.edu.ar/curso-de-posgrado-metodologia-de-la-historia-oral/

Fecha límite de inscripción

27-05-2024

Tema/resumen

El curso introduce a la metodología de la historia oral tomando en cuenta las distintas problemáticas y perspectivas que surgen en una investigación.

Disciplina

Otras Ciencias Sociales

Modalidad

Virtual

Institución

UNAJ – UNIVERSIDAD NACIONAL ARTURO JAURETCHE

INSTITUTO DE ESTUDIOS INCIALES

Requisitos

Graduadas/os en carreras de al menos 4 años de duración y de instituciones superiores no universitarias.

Más información

El curso está organizado en seis unidades temáticas: historia y memoria, viejo debate, nuevas soluciones;  La historia oral: ¿una metodología imprecisa y subjetiva?; aplicaciones en terrenos sensibles con actores vulnerables; escribir la historia oral; restituciones académicas y vulgarización: límites analíticos y éticos.

Convocatoria coloquio internacional “Chile y los conflictos locales, regionales y globales (siglos XIX-XXI)”, 5 y 6 de junio de 2025

Convocatoria Coloquio internacional

Chile y los conflictos locales, regionales y globales (siglos XIX-XXI)

Université Paris 8/Université Paris-Nanterre/ Université de Córdoba (Esp)/ Université Lumière-Lyon 2

Fechas: 5-6 de junio de 2025

Lugar del evento: Université Paris 8/ Université Paris Nanterre

Fecha límite para recibir propuestas:  1° de noviembre de 2024

Selección de propuestas: diciembre 2024

Mail de los organizadores:

Juan Luis Carrellán Ruiz (Córdoba): juancarrellan@hotmail.com

Alvar De la Llosa (Lyon): alvar.delallosa@univ-lyon2.fr

Enrique Fernández Domingo (Paris 8): enrique.fernandez@yahoo.fr

Nathalie Jammet-Arias (Nanterre) : nathalie.jammetarias@yahoo.fr

De las guerras internacionales a las guerras civiles, de las luchas sociales a los enfrentamientos culturales, de las reivindicaciones de los pueblos indígenas a las protestas antiglobalización, de la economía capitalista a la defensa de la naturaleza, el conflicto es una forma universal de relación y, a su vez, un fenómeno histórico con características propias a una sociedad precisa[1]. Sin embargo, la pluralidad de modelos de conflicto dificulta la comprensión de sus límites y su captación como objeto de estudio.

Definido como una situación relacional estructurada en torno a la divergencia existente entre individuos o grupos de la sociedad o entre sociedades[2], como un encuentro entre elementos o sentimientos opuestos[3], el conflicto revela oposiciones, solidaridades y dinámicas de poder dentro de un sistema social situado en el espacio y en el tiempo[4].

El conflicto implica también incompatibilidad (de objetivos, intereses, sentimientos) y antagonismo más o menos visibles. Este puede adoptar muchas formas -abierto, cerrado, individual, colectivo, doméstico, violento, institucionalizado, etc.- y afectar al conjunto de las esferas de la vida social.

Su forma cambia según el periodo histórico en el que tiene lugar ya que los contornos, las ambiciones, los actores y los lugares no son los mismos según las épocas. Su naturaleza y estructura también cambian en función del contexto en el que se produce: tipo de régimen político, estructuras económicas, derechos políticos y sociales, internacional, nacional, local, etc.

El conflicto expresa una situación relacional estructurada entorno al antagonismo y su origen puede revelar la presencia simultánea de fuerzas opuestas, de desacuerdos (sobre valores, opiniones, posiciones, etc.), de la rivalidad de los actores que compiten por alcanzar el mismo objetivo o poseer el mismo objeto (persona, propiedad, estatus, territorio, etc.) o incluso la enemistad emocional (antipatía, hostilidad, odio, etc.) [5].

Así pues, el conflicto, que puede estar latente o ser manifiesto y abierto -como en el caso, por ejemplo, de una revolución, una guerra o una huelga-, aparece como un rasgo intrínseco de las relaciones humanas que puede adoptar diferentes formas y desempeñar un papel en la dinámica y la evolución tanto de los individuos como de los grupos sociales. Puede considerarse también como un punto de ruptura que contribuye a la transformación de la sociedad al poner en cuestión normas, prácticas, territorios y representaciones que el conflicto las sitúa en un proceso de negociación.

Es a partir de esta constatación que las teorías del conflicto consideran que la disensión y las relaciones conflictivas son constitutivas del orden social. Toda sociedad está formada por intereses antagónicos, divisiones y tensiones que no necesariamente desembocan en un conflicto abierto. Sin embargo, los distintos enfoques propuestos por las ciencias sociales consideran que el conflicto es una amenaza para el orden social y una disfunción que hay que ajustar o, por el contrario, que el conflicto es un elemento de regulación, un factor de integración[6] o incluso un elemento clave del cambio social y de la producción social[7].

El conflicto es, por lo tanto, una oposición estructural y estructurante que crea y recrea, redefine y reconfigura los espacios socio-políticos y los actores implicados en su resolución, que movilizan los medios de acción propios de su sociedad, su cultura y el objeto mismo de su disputa. Al mismo tiempo, el conflicto revela las tensiones internas de una sociedad y moviliza nuevas solidaridades.

El objetivo de este coloquio pluridisciplinario será considerar el conflicto en toda su complejidad (naturaleza, forma, intensidad, lugares, consecuencias, temporalidad, actores individuales o colectivos) y propone analizar las características de los implicados y los niveles de conflictividad en los diferentes conflictos que han atravesado la historia de Chile de los siglos XIX y XXI. A partir de las distintas líneas de investigación, el coloquio propone dar una nueva mirada al conflicto en la historia contemporánea de Chile, analizando la relación entre antagonismo, solidaridad y resolución, y dar una dimensión crítica a la noción de agentividad[8].

Niveles de análisis propuestos: internacional, nacional y local

– internacional:

Conflictos fronterizos de Chile

Chile frente a los conflictos armados regionales y mundiales

Conflictos originados por competencias económicas y comerciales

– nacional:

Conflictos políticos

Movimientos sociales y huelgas, rebelión, sedición, tensiones dentro del Estado

Reivindicaciones y luchas de los pueblos originarios y represión

Conflictos en torno a nuevos derechos (mujeres, LGBTQ+…)

Controversias historiográficas y memorias conflictivas

Controversias literarias y estéticas

– local:

Tensiones y conflictos entre regiones y ciudades

Conflictos en torno a grandes proyectos económicos y a la defensa de la naturaleza

_______________________________________________________________

Des guerres internationales aux guerres civiles, des luttes sociales aux confrontations culturelles, des manifestations altermondialistes aux revendications des peuples autochtones, de l’économie capitaliste à la défense de la nature, la pluralité des modèles du conflit rend difficile la compréhension de ses limites et de ses objets. Bien que le conflit soit une forme de relation universelle, il n’en est pas moins un phénomène historique.

Défini comme une situation relationnelle structurée autour d’une divergence entre individus ou groupes dans la société ou une confrontation entre sociétés, comme une rencontre d’éléments ou de sentiments contraires qui s’opposent, le conflit révèle les oppositions, les solidarités et les dynamiques de pouvoir au sein d’un système social situé dans l’espace et dans le temps.

Le conflit suppose aussi une incompatibilité (d’objectifs, d’intérêts, de sentiments) et un antagonisme plus ou moins déclaré. Il peut revêtir de multiples formes -ouvert, fermé, individuel, collectif, domestique, sauvage, institutionnalisé, etc.- et il n’épargne aucun domaine de la vie sociale puisqu’il peut se produire aussi bien dans la sphère politique, familiale, professionnelle, économique que culturelle.

Autrement dit, sa forme dominante évolue au gré des époques puisqu’il ne porte pas sur les mêmes objets, ne prend pas les mêmes contours, n’est pas porté par les mêmes acteurs et ne se déroule pas dans les mêmes endroits selon les périodes. Sa nature et sa structure changent également en fonction du cadre contextuel dans lequel il s’inscrit : type de régime politique, structure de l’économie et de la main d’œuvre, somme des droits politiques, économiques et sociaux octroyés, international, national, local, …

Situation relationnelle structurée autour d’un antagonisme, le conflit peut être dû à la présence simultanée de forces opposées, à un désaccord (sur des valeurs, des opinions, des positions…), à une rivalité lorsque des acteurs sont en compétition pour atteindre le même but ou posséder le même objet (personne, bien, statut, territoire…) ou à une inimitié affective (antipathie, hostilité, haine…).

Le conflit, qui peut être manifeste et ouvert dans le cas d’une révolution, d’une guerre ou encore d’une grève ou aussi à l’état latent, apparait donc comme une donnée inévitable et inéluctable des relations humaines pouvant revêtir des formes différentes et jouant un rôle dans la dynamique et l’évolution des individus et des collectivités. Il peut être envisagé comme un point de rupture, un bouleversement et participe à la transformation des sociétés par la remise en question des normes, pratiques, territoires et représentations, sans cesse renégociés.

Les théories du conflit considèrent ainsi que dissensions et rapports conflictuels sont constitutifs de l’ordre social. Toute société est faite d’intérêts antagonistes, de divisions et de tensions qui ne se soldent pas nécessairement par des luttes déclarées. Cependant, les différentes approches proposées par les sciences sociales voient dans les conflits une menace pour l’ordre social et un dysfonctionnement à réguler ou considèrent, à l’inverse, que le conflit est un élément de régulation, un facteur d’intégration ou même un élément clé du changement social et la production de la société.

Le conflit est donc une opposition structurelle et structurante qui crée et recrée, redéfinit et reconfigure les territoires et les acteurs impliqués dans sa résolution qui mobilisent les moyens d’action spécifiques à leur société, leur culture et à l’objet même de leur contentieux. Le conflit révèle en même temps les tensions internes à un système d’acteurs et mobilise de nouvelles solidarités.

L’objectif de ce colloque pluridisciplinaire sera de considérer le conflit dans toute sa complexité (nature, forme, intensité, lieux, conséquences, temporalité) et de propose d’analyser les caractéristiques des acteurs impliqués et les niveaux de conflictualité qui ont eu cours dans les différents conflits qui ont traversé l’histoire du Chili du XIX au XXI siècles. A partir de différents axes de recherche, le colloque propose de porter un nouveau regard sur le conflit dans l’histoire contemporaine du Chili à partir de l’analyse de l’articulation entre antagonisme, solidarités et résolution et une dimension critique para rapport à la notion d’agentivité.

Niveaux d’analyse proposés : international, national, local

– international :

Conflits frontaliers du Chili

Le Chili face aux conflits armés interantionaux

Confits liés à la concurrence économique et commerciale

– national :

Mouvements sociaux et grèves, rébellion, sédition, tensions au sein de l’État.

Revendications et luttes des peuples indigènes et répression.

Conflits autour de l’affirmation de nouveaux droits (femmes, LGBTQ+…).

Controverses historiographiques et mémoires conflictuelles

Controverses littéraires et esthétiques

– locales :

Tensions et conflits entre régions et villes.

Conflits relatifs à de grands projets, défense de la nature.

—————————————————————

[1] Mariano Salomone, “Leer el conflicto social. América Latina en tiempos de crisis civilizatoria”, Espacio Abierto, vol. 25, núm. 1, enero-marzo, 2016, pp. 5-22; David Díaz Arias, Javier Franzé, Ronny José Viales Hurtado, América Latina: Conceptos y Conflictos, Editorial Nuevas Perspectivas- Universidad Complutense, Universidad La República – Universidad de Costa Rica, 2011; Paul Almeida y Alexis Cordero (eds.), Movimientos sociales en América Latina: perspectivas, tendencias y casos. Buenos Aires: CLACSO, 2017; Daniel Camacho, “Movimientos sociales, algunas definiciones conceptuales”, Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, n° 37-38, 1987, pp. 7-21.

[2] James March, Herbert Simon, Organizations, New York, Wiley, 1958.

[3] Patrice Mann, « Conflit social », Dictionnaire de sociologie, Paris, Seuil, 1999, pp. 102-104.

[4]  Sidney Tarrow, Charles Tilly, Politique(s) du conflit. De la grève à la révolution, Les Presses de Sciences Po, coll. « Références », 2015.

[5] Marc Edmond et Dominique Picard. « Conflit et relation », Gestalt, vol. 46, no. 1, 2015, pp. 129-142.

[6] Georg Simmel, Le conflit, Paris, Circé, [1908], 1995.

[7] Alain Touraine, Production de la société, Paris, Seuil, 1973.

[8] Jacques Guilhaumou, « Autour du concept d’agentivité », Rives méditerranéennes, n° 41, 2012, pp. 25‑34.

La representación cinematográfica del Chile por Hernán Venegas Valdebenito

El cine es un espacio de creación, pero sobre todo de expresión. No se aprueba necesariamente por unanimidad, pero es necesario para garantizar una libertad de interpretación y de comprensión de diferentes temáticas sociales.

Hernán Venegas Valdebenito es Licenciado en Cine Documental y en Educación en Historia y Geografía por la Universidad de Santiago de Chile. Escribí su tesis La representación de lo popular: trabajadores y pobladores bajo el lente de las élites (Chile, 1960 – 1990).

 A través de su conferencia, va a dar un análisis del desarrollo del cine documental y social chileno, como en el resto de América Latina, a partir de los años 1950. A esta época, los recursos fueron limitados para producir películas. Las obras eran ligadas a universidades chilenas, pero intentaban reproducir el trabajo de Hollywood. En estas películas, se muestran campesinos, trabajadores y sobre todo pobladores, que representan ciudadanos marginalizados que no tienen vivienda propia y ocupan ilegalmente los espacios. Las personas marginadas forman parte de una élite con esta mirada desde fuera de cineastas jóvenes. Rafael Sánchez trata de esta temática en sus películas. El actor más conocido de esta época era el Patricio Guzmán.

El cine de los años 1950 era dominado en parte por el paternalismo industrial. Compañías industriales pidieron retratos de su esfera de influencia. El resultado era obras con una mirada edulcorada. Esta práctica se modificó entre los años 1960 y 1970. Aparece más el deseo de lo que quisieran que fuera, más que lo que en realidad es.

La dictatura chilena represento un vacío por el cine del país. Entre los años 1973 y 1983, la industria cinematográfica conocía una desaparición de una gran parte de ella. 1981 marco el año de una crisis del modelo neoliberal. Las contestaciones sociales y culturales fueron muy importantes con la creación de revistas y diarios de oposición y de cine. Podemos citar como ejemplo Teleanálisis, un noticiero que trataba de exhibir lo que estaba sucediendo durante esa crisis de la dictadura.

Los pobladores son los actores importantes de este cine chileno : son víctimas de la represión militar, viven en situaciones precarias, pero desarrollan resistencias frente al poder. La imagen cambia y pasa a la de una persona autónoma, capaz de movilización. Este cambio pasa por una oposición violenta con las armas y por una oposición democrática con compromisos.

Al final son los políticos quienes toman las riendas. “La elite funciona como elite, funciona excluyendo, no integrando”.

 

Paul Marguet

La complejidad de la memoria según Guadalupe Deza

La memoria es un tema esencial en varios países. En Argentina, los años 1990 representaron un giro con una despolitización de la sociedad y sobre todo de la juventud. Esta renovación democrática y política dio lugar entre 2003 y 2015 a una época de efervescencia sobre la cuestión de la memoria e institucionalización de las políticas de memoria. Entonces, este tema es actual da lugar a varios análisis.

Guadalupe Deza es una Doctora en Filosofía y profesora en la Universidad de Picardie Jules Verne. Realizó una tesis en 2019 sobre el tema Clínica y crítica, Deleuze y Argentina. Es también miembro del equipo de investigación para reuniones entre investigadores de América Latina y Europa. Difunde sus conocimientos en varias universidades, como en la de Paris-8 en la cual escribió su tesis. El tema de su conferencia era las memorias traumáticas y la elaboración del pasado, con un análisis especial en la noción de elaboración psíquica como condición de los procesos de subjetivación colectiva. La problemática asociada a esta conferencia seria : ¿subjetivación colectiva significa que la memoria del otro dentro de un mismo grupo, le asimilo ?

A través de esta conferencia, Guadalupe Deza explica que no se puede dar por sentado que el imaginario y las repeticiones de la memoria son verdaderas : se debe ponerlas en tela de juicio porque nuestras representaciones son socialmente extendidas. El tiempo tiene un papel clave en esta memoria.

Como lo hemos evocado, este tema de la memoria es un asunto en Argentina. Esta búsqueda de la memoria puede constituir falsos problemas. Hay todavía una confusión entre un fragmento del pasado y una verdad histórica. Se debe tratar la memoria como objeto aislado. En Argentina, la transición democrática represento la oportunidad de buscar por la verdad. Se tradujo con la creación de la CONADEP (comisión de verdad).

El año 2015 marco un cambio de signo político, la memoria empieza a ser puesta en duda. El negacionismo toma impulso y ocupa parte de la palabra pública. A través de sus obras, el filósofo Deleuze dice que la memoria puede abrir universos posibles, PERO no es preeminencia del hecho. Representa un falso problema buscar un problema a una repuesta que ya tenemos. No se debe olvidar que la memoria es en orden de la ficción, es formada gracias a un hecho histórico y va a construir con eso la identidad nacional. La memoria es necesariamente incompleta y diferente de la historia.

 

Paul Marguet

El papel del humor literario en la política chilena por Juan Orrego Puga

El arte está ligado a su tiempo, a un contexto histórico y cultural. Sin embargo, también puede ser indicativo de los tiempos y las cuestiones en juego, ya sean políticas, económicas o sociales. Chile es un ejemplo perfecto de ello.

Juan Orrego Puga, profesor en la Universidad de Santiago de Chile, da una conferencia sobre la construcción de la literatura chilena a través del desarrollo político del país. Así se plantea la cuestión ¿Como se construye el discurso sobre el humor a lo largo de la construcción de la república chilena?

El siglo XIX marca la construcción de la Republica después de las independencias. Pasa de un orden colonial a un orden moderno y liberal. Este giro es criticado por autores conservadores al siglo XX, sobre la manera con la cual estos nuevos ordenes políticos poscoloniales se insertan dentro de la política mundial. El liberalismo no resulta de una propuesta política sino económica con un autoritarismo político. Se resume con esta cita de Sarmiento “El liberalismo lo menos democrático posible”. Con eso se construye el discurso literario.

A esta época, se cuestiona como construir la lengua. Las visiones son diferentes entre el Romanticismo de Sarmiento y el Neoclasicismo de Andrés Bello. Volvemos a un conflicto entre conservadores y liberales. El romanticismo encarna este conservatismo con una visión no autónoma de la literatura y con fines políticas.

Se plantea también la cuestión del humor en la literatura, conocer el limite entre lo aceptado y los demasiado serio. El humor puede ser crítico, revelador de tensiones. Víctor Hugo practica el grotesco, que se opone a las formas institucionales del decoro.

Varios autores internacionales han viajado por Chile, sin implicarse en el orden chileno. Traen una nueva visión sobre la literatura y el teatro, y desarrollan un análisis del desarrollo político del país : En un primer tiempo, José Joaquín de Mora analiza la construcción del orden republicano. Pues, Sarmiento y Alberdi tratan del momento de la consolidación de un orden liberal. Por fin, Carmen Arriagada y Rubén Diario escriben sobre la crisis de ese orden. Para este último, el liberalismo es el modernismo en política, aspira a un orden político que permita esa libertad, un exceso de la lengua.

Durante esta conferencia, se planteó la cuestión de saber ¿cuál son las voces que se asemejan al rol del humor hoy en día que proponen estos autores? Juan Orrego Puga respondió que el humor es lugar más central que antes como descrédito de los órdenes políticos, no se puede reír de nada.

Paul Marguet

Memorias traumáticas y elaboración del pasado: la noción de elaboración psíquica como condición de los procesos de subjetivación colectiva 

En el 21 de marzo de 2024, en una aula de la Universidad de Paris 8, tuvo lugar una conferencia en torno al siguiente tema « Memorias traumáticas y elaboración del pasado: la noción de elaboración psíquica como condición de los procesos de subjetivación colectiva ». El tema principal es las representaciones de la memoria en Argentina si la elaboración psicoanalítica podría considerarse como una condición esencial para los procesos de subjetivación colectiva asociados a las memorias traumáticas. Propone una analice y una critica de las representaciones de la memoria, de los usos de la memoria en Argentina buscando entender la noción de la memoria, someter una critica de las representaciones y ponerlas en duda. Explora cómo se relacionan los “proceso de subjetivación colectiva” según Deleuze y Guattari, y la idea freudiana de “elaboración” psíquica.

La conferenciante que intervino sobre el tema fue Guadalupe Deza. Obtuvo su doctorado de filosofía francesa contemporánea à l’Universidad de Paris 8 y un doctorado de ciencias sociales y estudios culturales a l’Universidad de Buenos Aires. Tiene también un master de psicoanalice que obtuvo a la universidad de Montpellier 3 Paul Valéry. Es doctora del LLCP que es une laboratorio de estudios y de investigación sobre las lógicas contemporáneas de la filosofía. Guadalupe Deza nos presentó durante la conferencia su tesis. Son analyse a bien évidemment un estrecho vinculo con su historia y la historia de su familia.

 

La historia puede haber sido un traumatismo y aquí, un traumatismo de una violencia política en Argentina para dar une memoria a ese traumatismo la investigadora trae una análisis y soluciones para eso apoyándose en trabajos de la psicoanálisis y de filosofía. La primera parte de su argumentación es primero preguntase que es una representación? Y que es une memoria?

Primero puede haver una confusion entre memoria y historia, que es necesario desfigurar la memoria y tratarla como un objeto soberano. Halbwachs con los marcos sociales de la memoria permite entender el proceso de la construction de una memoria, lo que es en términos conceptuales. Segundo Deleuze, la memoria tiene une estatuto ontológico. La memoria debe poder ser considerada como performativa y capaz de abrir universos posibles. Fijar la memoria como la preeminencia del hecho historico. Sacar la representación y dar capacidades de expresarla por diferentes maneras y el trabajo de Deleuze permite eso. No hay construcción posible de un sujeto colectivo de enunciación sin una elaboración colectiva del sufrimiento común del pasado. Haciendo su investigación, notó que el problema de la construcción de una memoria de la dictadura argentina partía de procesos de subjetivación de la memoria colectiva y el rechazo definitivo de la violencia política como medio legítimo de solución de conflictos sociales.

Siendo así, algunas representaciones de la noción de memoria pueden ser « falsos problemas de la memoria » según Deleuze y incluyen la reducción de la memoria a una función de prevención, cuando en realidad es más rica y compleja. La memoria es más que recordar para no repetir pero la memoria produce realidad, subjetividad. Se reflexiona sobre la relación entre memoria y olvido, destacando su papel en la producción de subjetividad. Para recordar la memoria necesariamente va articular con formas de olvido que son positivas. El olvido forma parte de un pensamiento y permite la reflexión. El deber de memoria termina se transformando en una forma de hipermnesia, conservar todo, guardar todo porque hay implícito la idea se hay olvido… Para recordar la memoria necesariamente va articular con formas de olvido que son positivas. El olvido forma parte de pensamiento y permite la reflexión.

Entonces, añadiendo una lectura freudiana a su análisis, y en particular la concepción psicoanalítica del duelo, puede ayudar a comprender lo que falta en el proceso de subjetivación colectiva. La investigadora adiciono el concepto de « duelo ». En efecto, el duelo es un sentimiento que puede haber atravesado a gran parte de la población argentina que pudo haber tenido un familiar desaparecido, muerto o secuestrado por las fuerzas armadas. Esto llévala a la conclusion de que no es posible construir un sujeto colectivo de enunciación sin la elaboración colectiva del sufrimiento común del pasado porque las memorias traumáticas son el resultado de un vacío de … En sus trabajo encontró que la población debe gracias a un trabajo de elaboración psíquica poder integrar el dolor de la pierda de una generación, renunciar a una parte de ellos como dito por Jean Allouch.

Durante la cesión de cuestiones una persona hay dicho que el grande problema de la memoria es su instrumentalización. La investigadora hay respondido que para evitar eso es necesario una política educativa que se apropia el pasado, una política educativa que pone en primero plano las experiencias de la población que parte del individuo para transformar el colectivo.

 

 

Kely FREITAS M1 ETT

La representación de lo popular. Trabajadores y pobladores bajo el lente de las elites. Chile, 1960-1990

El 4 de abril de 2024 Hernán Venegas Valdebenito un profesor de estado en Historia y Geografía en la Universidad de Santiago de Chile y también un investigador ha venido a dar una conferencia en Paris 8 sobre el tema de « La representación de lo popular. Trabajadores y pobladores bajo el lente de las elites Chile, 1960-1990 ». Es licenciado en educación en historia y geografía en la Universidad de Santiago de Chile, licenciado también en Cine Documental a la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y es doctor en historia de la Universidad de Huelva. Su análisis era sobre la representación de las clases populares en el cine chileno, como son representadas a través de los años antes y durante la dictadura de Pinochet.

Su intervención comenzó por explicar que en los anos sesenta y setenta el cine chileno proponía documentales la mayoría de universitarios. En Chile, las escuelas de cine se interesaban en los documentales era un cine critico que miraba a la realidad con critica. Aparecen afrente de la camera campesinos, trabajadores y nuevos actores los pobladores. El intervenante nos dio una definición de que son los pobladores. Los pobladores son habitantes de una ciudad más marginados que sufren de la falta de viviendas, construyen sus habitaciones en lugares donde había espacio y así ocupaban ilegalmente el espacio. Hemos visto un extracto de un documental de Carlos Pino llamado Entre ponerle y no ponerle donde se sigue el testimonio de un ex alcohólico que pertenece a la classe trabajadora, es su relato sobre lo que provoca la audición en esta clase. El cine universitario chileno mira esa realidad que no aparece en el cine convencional, el cine es usado como una tribuna para discutir los problemas de la sociedad. Atrás de la camera son personas que no viven esta realidad. Hacen una mirada fuera de la mirada del campesino y del poblador, hacen parte de una elite y son el ojo de la elite. Aquí, la elite cultural. El investigador nos presentó diferentes momentos históricos y como la dictadura tuvo un impacto en la producción documental. Hasta los anos 1930-1940 el paternalismo industrial evitó la lucha social directa. La producción de documentales cinematográficos estaban en las manos de grandes grupos industriales que querían exercer su influencia. En los años 1960 hube una transformation social y política y el investigador explica que lo que mostraban en esta época era una clase popular de las élites, lo que querían que fuera.

Después del golpe militar el cine que mostró los pobladores y sus realidades sociales desaparece. Con la apertura de la frontera económica en 1975 parte de la producción de cine nacional estaba cerrada. Una crisis del sistema económico neoliberal apareció y así en 1982 hube una crisis sociale y culturale en Chile. Contestaciones sociales y culturales han desarrollado. La represión militar durante la dictadura fue intensa en los pobladores y apareció una revista de oposición que también produce documentales que miraban lo que estaba pasando, esa revista es Teleanálisis. Los periodistas que filmaban provenían de universidades, universidades donde la critica contra el gobierno era muy presente. El investigador nos mostró un extracto de un documental de Teleanálisis donde los pobladores eran elevados en la categoría de actores. El tema de la pobreza, de violaciones humanas irrumpe en estes actores los pobladores aparece una imagen que resalta la capacidad de movilización. La producción de Teleanálisis mira los pobladores, los atores están movilizados y la mirada sobre ellos con el tiempo va cambiando. Lo poblador se hizo un sujeto autónomo y central en la movilizaciones a personas subsumidos en una categoría social mas amplia retirando sus especialidades. Las élites con el tiempo cambiaran de posición, buscaran una vía política concertada y no mal una vía radical de oposición. La mirada sobre las clases populares cambió, ahora eran marginalizadas y mostradas como pasivas. De ahí, los políticos toman las riendas de la lucha social. Entonces, con su análisis entendemos que la élite tenia su propia interpretación de su entorno y concluyo diciendo que las elites funcionan excluyendo no integrando como visto previamente con los pobladores. 

 

 

 

Kely FREITAS M1 ETT

Relatos de Andrea Aldana sobre el conflicto armado y la violencia en la Colombia contemporánea

En esta última sesión del seminario organizado por Enrique Fernández Domingo en la Universidad París 8, recibimos a la cronista periodista Andrea Aldana para discutir el siguiente tema: “Conflicto armado y violencia en la Colombia contemporánea”. La conferencia se desarrolló a través de los cuestionamientos de un doctorando del laboratorio de estudios románicos de París 8. Esta conferencia nos pareció muy pertinente en cuanto al cuestionamiento del seminario que contempla todo tipo de relatos, sean científicos o no, ficciones o no, a la misma escala y sirviendo para alimentar las reflexiones.

A través de diferentes historias y reflexiones sobre sus crónicas, Andrea Aldana logró mostrarnos cómo construye sus crónicas publicadas en revistas internacionales y que sistemáticamente se vuelven virales en las redes. Aquí intentaremos restituir las reflexiones de esta última, teniendo en mente que estas nos muestran cómo la Sra. Aldana construye sus relatos y los efectos que propagan.

« Yo, soy un país »

La aproximación de Andrea Aldana es, en primer lugar, personal, algo que se nota directamente en sus crónicas con la permanencia del “Yo”. Al contarnos la historia de su padre, del cual fue privada desde su infancia y al enfatizar que todo el mundo en Colombia conoce de cerca o de lejos a un desaparecido, Andrea Aldana nos testimonia que su historia personal es, de hecho, la historia de todos aquellos que han perdido a un ser querido en el conflicto armado colombiano; de esta manera, su historia personal es la historia del país, lo que la llevó a decir “Yo, soy un país”.

« Del lado del poder o del otro, elegí mi lado »

Una segunda pregunta permitió a Andrea Aldana continuar sobre su percepción del periodismo y nos permite entender mejor porqué aborda los temas que aborda y sobre todo cómo los aborda. Sus motivaciones, en primer lugar personales como se mencionó anteriormente, también están alimentadas por una visión, para simplificar, dualista del periodismo con, por un lado, los medios tradicionales que ella ve como enamorados del poder y de la empresa y, por lo tanto, como actores propagandistas del Estado. Pero como ella afirma, toda acción encadena una reacción y el periodismo independiente del que forma parte se desarrolla proporcionalmente para proponer otros discursos, por lo tanto, otros relatos.

« Entender la guerra es entender a los que la hacen »

También debemos testimoniar aquí la manera en que Andrea Aldana forja sus relatos. Como mencionamos antes, esta última busca comprender su historia a través de la historia presente de su país, lo que la lleva a desenterrar las memorias de los actores de la violencia del conflicto armado al entrevistarse ferozmente con ellos, guerrilleros como narcotraficantes. Afirmado firmemente que la historia de Colombia no se entiende en los libros, muestra que es necesario humanizar la violencia para entenderla y que no se trata de entender al hombre deshumanizado que la perpetúa, sino de lo que lo empuja a tomar el fusil.

« ¿Cómo un país vota NO para la paz!? »

Así, en un país donde la conciencia colectiva ni siquiera parece comprender el conflicto en curso, Andrea Aldana se pone en búsqueda de las memorias de los diferentes actores del conflicto para retratar todos los colores de una realidad a menudo presentada por todos los lados como blanco o negro. A través de una anécdota personal de un profesor que no estaba de acuerdo con sus métodos – con esa posición periodística que va a ver a todos para proponer relatos alternativos cuando el periodismo habitualmente elige un “lado” que defiende – y que finalmente le da la razón cuando se encuentra con una de sus crónicas en línea. Le dijo que ahora entendía el papel de sus relatos alternativos en el proceso de paz y que permiten entender esa realidad lunar de un país que vota no a la paz.

Para finalizar este informe nos parece interesante hacer un estado de los debates que se sostuvieron al final de la conferencia. Las discusiones primero volvieron sobre la inutilidad de una historia de España y de las independencias en un tiempo presente donde lo que se debe entender son los paramilitares y los narcos. La charla luego giró en torno a la manera en que la Sra. Aldana construye sus crónicas. Tanto durante la entrevista donde nos recuerda el poder del silencio y la importancia de reanudar la conversación, pero también algunos trucos para no olvidar lo que se dijo durante la misma. Pero también sobre la estructura narrativa donde pone el periodismo narrativo al nivel de la literatura utilizando herramientas de la ficción – como el flashback o el flashforward – para narrar la realidad. Esta estructura narrativa asociada a un registro lingüístico popular permite una vitalidad y accesibilidad de los relatos que construye. Finalmente, la sesión se cerró con las palabras pertinentes del profesor de traductología, el Sr. García Barrera, quien nos hizo notar que cuando se pasa a un nivel de aprehensión de la realidad más abstracto, la historiografía, la literatura y las crónicas muestran de la misma manera los diferentes colores de la realidad y el juego de los relatos que se pone en marcha cuando se intenta entender la realidad.

Jules Waterlot, M1 ETT.

La construcción del orden liberal en el Chile del siglo XIX en el marco del humor.

El 11 de abril de 2024, el especialista en teoría literaria de América Latina Alejandro Fielbaum presentó una conferencia en el edificio B de la Universidad París 8, exponiendo algunos pasajes de su tesis recientemente defendida y realizada en contrato doctoral con la Universidad París 8, titulada « Un siglo no tan serio. Políticas del humor literario en Chile (1799 – 1887) ».

Los relatos históricos que rodean el caso de Chile del siglo XIX son habitualmente los relatos sobre el conflicto entre conservadores y liberales, en este conflicto siempre podemos seguir las influencias de España en los conservadores, ya sea en su posicionamiento respecto al liberalismo o en el campo literario como tal. Alejandro Fielbaum parte de la observación de que los liberales chilenos del siglo XIX son más conservadores de lo que parece y se basa en la hipótesis de que es una clase social dominante, en el sentido materialista del término, la que dirige el proceso de modernización. Afirma por ello que este proceso de modernización ha dado lugar a un liberalismo económico sin que se acompañe de igualdad de opiniones en la escena política. El objeto literario es entonces pertinente para él en el estudio de la construcción de un discurso literario liberal conservador que quiere preguntar sobre el imaginario que transmite. Preguntar al imaginario aparece entonces como plantear la cuestión del lenguaje, el imaginario liberal supone así un nuevo lenguaje trabajado y pensado explícitamente por sus contemporáneos para entender el sistema y las nuevas leyes.

Fielbaum recuerda que Victor Hugo decía que el romanticismo es la forma encarnada del liberalismo en el campo literario y permite construir el debate democrático dentro de la sociedad. Fielbaum nos recuerda que el humor tiene un lugar importante en el romanticismo, que este humor escrito muestra tensiones y los límites de lo decible. Fielbaum, admitiendo que el humor no es claro, no fácil de interpretar y que este último permite cuestionar la realidad gracias a un personaje que vamos a seguir y que entendemos, va a mostrar cómo se construyen los discursos sobre el humor en el marco de 3 períodos del nuevo orden liberal: la construcción de este orden, su consolidación y su entrada en crisis.

El primer autor a través del cual Fielbaum ve reflejarse la construcción del orden liberal es José Joaquín De Mora. Este último muestra una visión del teatro romántico al servicio de la patria, del orden liberal en lugar sin buscar excitar las pasiones ya que la ideología liberal ya tiene todo el soporte filosófico necesario para vehicularse dentro de la sociedad. Ello es del partido de una comedia que relaja las pasiones en lugar de una tragedia que crea imaginarios confusos pudiendo hacer efecto de catarsis y reabrir las heridas de la guerra civil. Así, De Mora coloca el humor como soporte al lenguaje de la razón liberal y en apoyo al orden a ridiculizar los comportamientos que se alejan de los ideales liberales. Fielbaum observa así en Mora un desplazamiento del alma al cuerpo en las imágenes que crea con el fin de hacerse vector de ideales tangibles, que se sienten en la carne sin intentar excitar demasiado los imaginarios.

Luego, Alejandro Fielbaum ilustra una fase de consolidación del orden liberal a través de Alberdi y en particular su obra “la moda”. Cuando Alberdi llega a Chile, retoma el tono satírico de sus primeros escritos atacando al romanticismo que juzga como una literatura del pasado incapaz de favorecer un desarrollo liberal tangible. Alberdi también ve el uso de la sátira como medio de liberar a la sociedad de las costumbres conservadoras que frenan el desarrollo de la ideología liberal en las costumbres y comportamientos. Así, Alberdi utiliza el humor al lado del orden y que rectifica este último colocándose como soporte al saber, como un vector de este último, para no repetir los errores del pasado y guiar el progreso de la ideología liberal en la sociedad chilena.

El tercer autor que nos presentó el señor Fielbaum y a través del cual muestra una entrada en crisis del orden liberal se llama Rubén Darío. Darío llega a Chile con el deseo de construir la literatura moderna de América Latina pero se enfrenta a la falta de espacio para la literatura dentro del orden liberal que percibe por lo tanto como autoritario y conservador. A diferencia de los dos autores anteriores, Darío considera un humor en medio de la literatura y del saber liberal, un humor que no está al servicio de este último pues la noción misma de liberalismo es ambigua, en movimiento y desplazando constantemente sus límites. Vemos así en Darío una aspiración a un orden político que permita la libertad y que no opone la razón a la imaginación ya que esta última permite construir otras formas de razón. Vemos así reflejado en este último autor el hecho de que, en 80 años, el gobierno chileno liberal no ha construido la libertad prometida.

Jules Waterlot, M1 ETT.

La larga historia de los debates sobre la restitución de los bienes andinos.

El 28 de marzo de 2024, en el marco del seminario « Tiempo y relatos en la América Latina contemporánea » organizado en Paris 8 por Enrique Fernández Domingo, nos encontramos con Kirsten Mahlke, profesora de historia cultural en la Universidad de Konstanz, quien vino a hablarnos sobre la larga historia de los debates sobre la restitución en las crónicas coloniales. Gracias a la recuperación de fuentes andino-centradas, pudo demostrar que los debates que emergieron desde los años 60 del siglo XX entre los museos occidentales y los países latinos que sufrieron la conquista española desde el siglo XVI son, de hecho, mucho más antiguos, y vemos que las primeras protestas sobre la propiedad de uno mismo, de la identidad, son contemporáneas a la conquista en proceso.

A través de diferentes actores y conceptos jurídicos, especialmente el dominium, los andinos pudieron aportar argumentos retóricamente viables para impugnar su opresión, la conquista de sus tierras y de sus cuerpos.

El primera cronista de quien nos habló la Sra. Mahlke fue Bartolomé de Las Casas. Este se convirtió en protector de los pueblos andinos y combatió la legitimidad de la conquista en términos legales, escribiendo « mi querido Rey, usted no tiene derecho a tomar América ». Así, Bartolomé de Las Casas sostiene que la conquista española no se justifica bajo el concepto de ‘bellum justum’ y aboga por la restitución del ‘dominium’ a los pueblos andinos. El dominium es un concepto romano que engloba la propiedad, correspondiendo tanto a bienes materiales como a tierras, pero también a la posesión de uno mismo, del cuerpo y, por lo tanto, de la autodeterminación política, así como de la fin de la esclavitud, y también de la dominación de las tribus andinas sobre sus propias bienes culturales materiales e intangibles que caen bajo esta definición. Además, los encomenderos españoles, que se estiman en un centenar en 1530, se unieron para pedir al rey que sus derechos de propiedad se extendieran de por vida y a sus herederos por sus esfuerzos. Querían pasar de un simple usufructo de tierras y esclavos a una verdadera propiedad. Frente a este encuentro, se opuso una alianza de líderes tribales andinos que intentaron re-comprar, con una suma considerable, las tierras en cuestión. Tras la respuesta negativa del rey, estos últimos confiaron la suma a un grupo que incluía a Las Casas, quienes llevaron a cabo un juicio contra el rey para intentar recuperar el dominium. A pesar de la derrota en el juicio, este último permaneció en la memoria colectiva del Perú hasta el siglo XVII como el primer intento de restitución de los bienes andinos. Así, la conquista española, más que alienar los bienes materiales de los pueblos andinos, al imponer su cultura y su religión e interrumpir el curso normal del desarrollo de las tribus andinas, produjo un epistemicidio, es decir, una erradicación de los conocimientos propios de estos pueblos.

La cuestión del conocimiento y de la traducción juega un papel particular respecto a nuestro segundo cronista. Garcilaso de la Vega Inca se burlaba de los españoles porque sus eruditos no podían traducir la palabra ‘wak’a’. Garcilaso explica que este término está en el centro de la cultura andina en general y que tiene muchas acepciones materiales e intangibles que podríamos resumir como ‘todo lo que se sale del curso natural de las cosas’. Así, los wak’a también designaban las tierras. Tras el juicio del dominium, en 1560 los Andinos, en un movimiento de manifestación contra la cristianización llamado ‘Taki Unquy’, manifestaron una visión espiritual de la propiedad que retóricamente contrarrestaba las justificaciones de los españoles para apropiarse de las tierras. Mientras que los españoles designaban las tierras de América Latina como tierras que no pertenecían a nadie, por lo tanto privatizables, los Andinos manifestaron una posición opuesta: eran ellos quienes pertenecían a los wak’a y no al revés. Esto significa que la concepción de los españoles, además de ser errónea, no les permitía apropiarse de los wak’a ya que son ellos quienes pertenecen a estas ideas, estos dioses, este tiempo, estas tierras.

El tercer cronista del que nos habló la señora Mahlke no se unió a estos movimientos de protesta y en cambio sirvió de intérprete a los colonos españoles. Sin embargo, la forma de Guaman Poma de Ayala es que aprovechó tanto una educación intelectual hispánica como indígena, ya que el epistemicidio no había llegado a su término. Guaman Poma escribió una letra de más de 1000 páginas dirigida al rey, pero parece que nunca fue leída antes de 1908. En esta carta, Guaman Poma intentó recuperar de nuevo el dominium andino, refutando la tesis de la atraso mental sobre la cual se basan las justificaciones españolas para la conquista, revelando sobre qué principios estaban fundadas las sociedades precolombinas: ‘el buen vivir’. Esta refutación pasa inicialmente por tres grandes argumentos. Demuestra el principio del conocimiento gracias a los conocimientos astronómicos de los andinos, muestra una visión propia de la propiedad donde las tierras estaban divididas en 3 partes y muestra una visión de la justicia basada en el buen vivir para todos, haciendo nota que aplican el mandamiento ‘ama a tu prójimo’ desde tiempos inmemorables. Finalmente, Guaman Poma ataca a los castellanos en el terreno del derecho internacional, que comenzaba a discutirse en España, mostrando que ya tenían leyes sobre los extranjeros y que estos últimos no tenían derecho ni a la propiedad ni a la justicia. También retoma las bases del derecho romano con el derecho natural, afirmando que ellos fueron los primeros en vivir allí y que por lo tanto esa tierra les pertenece, negando por consiguiente la existencia de los encomenderos. Guaman Poma refuta así todas las justificaciones jurídicas castellanas para la conquista y insiste en que estos últimos restituyan los bienes robados, reparen los crímenes y castiguen a los criminales.

Así, estas 3 crónicas muestran la prevalencia de la idea de restitución del dominium en todas sus dimensiones, apareciendo ya hace 4 siglos y testimoniando la existencia de discursos argumentados sobre la restitución de los bienes culturales andinos que ya eran ignorados y censurados en el siglo XVI.

Jules Waterlot, M1 ETT.

La representación de lo popular: trabajadores y pobladores bajo el lente de las élites (Chile, 1960 – 1990).

Hernán Venegas Vandebenito, Licenciado en historia y geografía y Magíster en historia por la Universidad Santiago de Chile, Doctor en historia por la Universidad de Huelva, y diplomado en cine por la Pontificia Universidad Católica de Chile, realizó una conferencia en un aula de París 8 el 4 de abril de 2024. Se trataba de una reflexión al rededor de la representación de las clases populares en el cine chileno, de 1960 a 1990, demostrando como siempre éstas eran vistas desde la perspectiva de las élites.

Empezó explicando como el cine chileno era principalmente documental, realizado en las universidades. Por lo tanto, no se contaba con muchos recursos, y se pretendía buscar representar aquello que no se representaba en el cine comercial chileno, que en su época buscaba imitar a Hollywood. Los personajes que interesaba al chile documental chileno eran los trabajadores, los campesinos y los pobladores. Hernán Venegas tomó un momento para profundizar sobre el término “pobladores”, y explicó que se trata de los habitantes de la ciudad más marginados: no tienen vivienda propia y tratan de resolver ese problema por sus propios medios, tomando espacios de terreno, construyendo en lugares que no son propios, realizando una ocupación ilegal de los espacios. A pesar de querer representar estas comunidades, los cineastas forman parte de una élite cultural, por lo que hay una mirada desde fuera de las personas marginadas e invisibilizadas. Es una mirada sesgada y que va cambiando conforme al tiempo y a las élites que miran.

Antes de la dictadura, durante los años cuarenta, el cine documental aparecía a modo de encargos de grandes empresas industriales con el fin de mostrar su esfera de influencia. En los años sesenta y setenta, el foco cambió, dándole un mayor protagonismo a los actores (campesinos y obreros), mostrando una mirada transformadora y positiva, que sin embargo buscaba encajar y adaptarse a un discurso de las élites progresistas. Hernán Venegas explica que lo que mostraban era lo que las élites querían que fuera la clase popular, y no lo que realmente era.

Durante la dictadura, el conferenciante explicó que hubo un vacío en el cine documental chileno, hasta principios de los años ochenta, cuando el sistema neoliberal implantado por la dictadura entró en crisis. Aparecieron formas de contestación no solo de tipo social sino también cultural. Hernan Venegas ilustró sus afirmaciones con un fragmento de un documental de Teleanálisis, el noticiero de una revista de oposición que buscaba mostrar lo sucedido durante ese momento de crisis. Los actores que interesan el cine documental chileno durante esta década son principalmente los pobladores, los cuales participan de movimientos sociales junto a estudiantes y mujeres, desplazando en el imaginario de las élites a los obreros organizados. Mientras que durante este tiempo se los ve como actores autónomos con capacidad de movilización, cuando las élites pasan de buscar la vía radical de oposición a buscar una vía concertada, de repente se empieza a mostrar a las clases populares como personas marginalizadas, precarizadas pero sobre todo pasivas, sin agencia. Los políticos son entonces quienes toman las riendas de la lucha social.


El exponente concluyó con la frase contundente frase “La élite funciona como élite, funciona excluyendo, no integrando”.

Valentina Ramirez, Máster MC2L – Español.

Andrea Aldana y el conflicto armado en Colombia

El 25 de abril de 2024, la periodista investigadora colombiana Andrea Aldana llegó a Paris 8 a relatar sus experiencias, sus motivaciones, a hablar de periodismo y sobre todo: de Colombia. Ella es una persona que conoce muy bien el conflicto armado colombiano y todos sus matices. Finalista del premio Nuevas Plumas, y recibidora del reconocimiento del jurado del premio Simón Bolivar con su crónica “Chocó no es tierra para débiles” en 2020, ha tenido que irse de su país natal tres veces, y actualmente se encuentra en España como exiliada política.

El director del laboratorio de estudios romanos de Paris 8, Juan Sebastián Ramirez Elizalde, un especialista de historia contemporánea de Colombia, la entrevistó durante su intervención, creando un hilo conductor interesante. Su primera pregunta fue “¿Hasta que punto la historia colombiana es también su historia personal?”, a lo cual la periodista respondió que el conflicto armado atraviesa toda la población: todos conocen a una persona que tiene un familiar, un amigo, un conocido o el conocido de un conocido al que asesinaron o desaparecieron. A ella la separaron de su padre cuando era niña, se lo llevaron los paramilitares. Y, en su búsqueda de comprender su propia historia, terminó entendiendo que esa historia no era solo suya, sino que era la historia de un país, la historia colectiva y conectada de una Colombia desplazada y violentada. Para ilustrar sus palabras, Andrea habló sobre el encuentro y la conversación que tuvo con el paramilitar desmovilizado Jorge Ivan Laverde, alias “El Iguano”.

Tras esta introducción, el moderador le preguntó sobre su trabajo como periodista: en un primer lugar, sobre de qué manera se puede recuperar un periodismo ético en Colombia, sabiendo que no todos los periodistas en el país son honestos. Andrea Aldana pone toda su fe en el periodismo independiente, pues es, en general, el que toma el lugar del desposeído, y no el de aquellos que están en el poder. En efecto, los grandes medios de comunicación los poseen los bancos, y son usados muchas veces para hacer propaganda política. Para ella, el periodismo debe ser un contra-poder. Subraya sin embargo la dificultad del periodismo independiente, pues es un periodismo mal pago y riesgoso.


Entonces, Juan Sebastián la interroga sobre cómo se equilibra una labor de tan pocos recursos como lo es el periodismo independiente y el deber lidiar con personajes tan peligrosos y atemorizantes en sus investigaciones. Ella explica que una de las cosas que la motivan es el poder contar la historia de su país a un país que lo necesita: comprender y explicar una historia enmarañada que ha fisurado a tantas familias. Cito sus palabras: “Cuando alguien te cuenta bien la historia, es posible entender el país por el que caminas”. Para ella Colombia es un país con una gran necesidad de reconciliación, y cree que el explicar la historia a la gente permite que se cometan menos fallos históricos, y que haya menos violencia.

Las crónicas de Andrea Aldana son relatos que permiten humanizar el conflicto. El moderador le preguntó sobre cómo consigue esto desde el periodismo. Ella explicó que para entender la guerra, primero hay que entender a los que la hacen: “Yo soy una buscadora de la condición humana”, afirmó. No obstante, también precisó que hay que comprender que hay personas completamente deshumanizadas. Ella puede entender como llegaron a ese punto de crueldad, pero no entender lo que hacen. Y así como hay personas que han perdido su humanidad, hay otras que buscan recuperarla. El periodismo le permite contar todas esas historias y sus matices.

Para concluir, habló sobre cómo el trabajo del periodista es “dar información veraz a la gente para que tome mejores decisiones”. En un territorio de “huérfanos envenenados por la guerra”, un país explotado del cual “su mayor condena es su riqueza”, es más importante que nunca el hacerle llegar estas historias a la población. Tras su intervención, la audiencia pudo hacerle algunas preguntas. Por un lado, pudo explicar el como las crónicas utilizan herramientas narrativas de la ficción, pero sin modificar la verdad del relato. También habló sobre la importancia de saber escuchar y callarse durante las entrevistas, así como de saber hacer cualquier pregunta para mantener a la fuente hablando: “No es que tenga una pregunta pa’ todo, es que tengo cualquier pregunta”.

Valentina Ramirez, Máster MC2L – Español.

La cuestión de la risa en la construcción de la república chilena.


Alejandro Fielbaum, sociólogo y licenciado en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Magíster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Chile, Doctor en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos por la Universidad París 8 Vincennes-Saint-Denis, realizó una conferencia en la universidad de París 8 donde habló sobre “El humor y República en tres momentos del siglo XIX chileno: De Mora, Alberdi y Rubén Darío. En efecto, Fielbaum se interesó por aquellos escritores extranjeros que pasaron por Chile en un momento dado y dejaron reflexiones sobre el tema del humor, en un contexto político particular: el paso del orden colonial al orden moderno-liberal tras la independencia.

Para poner en contexto, Alejandro Fielbaum explicó la relación compleja del bipartidismo liberal/conservador en la política de la época. El sistema chileno era liberal en lo económico, pero autoritario en lo político. Como tanto liberales y conservadores partían del mismo bloque social, las políticas del país eran similares ya sea que gobernasen los unos o los otros. Durante este siglo, la cuestión de la lengua también fue muy importante. Alejandro menciona el importante debate que hubo entre Andrés Bello, quien apoyaba el mantener la forma peninsular de la ortografía (y que llega a crear una gramática), y Sarmiento, quién cuestionaba esa idea por la cercanía con la península, defendiendo las formas populares del idioma. El enfrentamiento “conservadores contra liberales” aparecía de la misma manera en el enfrentamiento “neoclásicos contra románticos”.

Al llevar el tema a lo literario, el doctor introduce el tema del humor en la literatura, explicando que el humor escrito es toda forma de tomar distancia con cualquier pretensión de seriedad. Por lo tanto, el humor puede criticar una sociedad, mostrar sus tensiones y problemas, pero nunca proponer algo (puesto que esto supondría el ser tomado en serio). Entonces, plantea la pregunta: ¿Cómo se construye el discurso sobre el humor a lo largo de la construcción republicana chilena? La cual responderá en tres momentos: la construcción del orden republicano chileno. Luego, el momento de consolidación del orden liberal y, finalmente, la crisis de ese orden.

Durante la construcción del orden republicano, José Joaquín de Mora, un escritor español, llega invitado a Chile para establecer el Colegio de Santiago. Él ve un vínculo entre las sensaciones y la lengua: la lengua es la forma compartida que tenemos para explicar y abstraer las sensaciones. Además, desarrolla la idea de un carácter productivo de la imaginación, el cual sería progresista, pero también confuso.
Para lidiar con la verdad y dirigir adecuadamente la imaginación, de manera a controlar el cuerpo que se puede tornar violento al imaginar demasiado, el humor y la risa aparecen como una salida que viene después de la verdad (en la política) para aliviar el cuerpo. Parecido a lo que veían los antiguos griegos en la tragedia y la catarsis: para Mora, la tragedia puede ensalzar las pasiones, por lo tanto la comedia viene a tomar ese papel.

Luego, el conferencista explicó la visión y reflexión de Alberdi, autor argentino que llega a Chile y reflexiona sobre el tema de las costumbres. Sus textos son de un humor satírico hacia los jóvenes románticos, que ve como anticuados y conservadores. Su meta es ridiculizar esas costumbres para cambiarlas, poner la sátira del lado del gobierno, y construir sobre algo sólido costumbres modernas y liberales.

Finalmente, Alejandro Fielbaum describió al último autor: Rubén Darío, autor nicaragüense que llega a Chile muy joven, con un deseo de construir la literatura latinoamericana moderna. Nota muy rápido, sin embargo, que aunque Chile sea liberal en lo económico, la clase política sigue siendo muy conservadora, y no deja espacio para la literatura y el arte. Encuentra entonces la alternativa del humor, y la puesta en cuestión de las costumbres y del saber como tal. Plantea una reflexión literaria sobre la literatura que el llama “humorismo”, evidenciando la discordancia entre la literatura y el saber. Para él, la imaginación siempre abre la razón mas allá de sí misma. Rubén Darío aspira por un sistema moderno que permite la libertad de desplazar los límites en la literatura.

Tras esta explicación, se compartió un diálogo en el que Alejandro pudo explicar que, hoy en día, el humor ocupa un lugar aún más central como descrédito de los ordenes políticos. También habló sobre el lugar que ocupa hoy en día en la prensa y la literatura, y como a partir del siglo XX triunfaron las tiras cómicas y las viñetas en los diarios.

Valentina Ramirez, Máster MC2L Español.

Viajeros y miradas sobre Lima en el Perú posbélico: el caso de la periodista norteamericana Fannie B. Ward (1872-1952)

El 15 de febrero de 2024, en un aula de la Universidad de Paris 8, tuvo lugar una conferencia en torno al siguiente tema « Viajeros miradas sobre Lima en el Perú posbélico: el caso de la periodista norteamericana Fannie B.Wards (1843-1913) ». La idea principal de la conference era contextualizar el trabajo de Fannie B. Wards para entender mejor las consecuencias de sus escritos. Luz Ainaí Morales Pino se basó sobre crónicas que Fannie B. Wards escribió durante su viaje. La conferencia fue presentada por Luz Ainaí Morales Pino es doctora en Estudios Romances (por la Universidad de Miami), es especialista de estudo de la producción literaria y culta latinoamericana del siglo XIX e inicios del XX. Su disertación era sobre « Éticas y estéticas de la profanacion: redes y tensiones en la literature Peruana y venezolana de entre siglos (1880-1910) »  Luz Ainai Morales Pino es investigadora que estudió en la universidad de de Miami. Desde 2022 es asistente profesora de literatura latinoamericana en la universidad de Católica de Peru en Lima, enseña la literatura latinoamericana de los ciclos 19,20 y 21.

 

Fannie B. Ward era una periodista estadounidense. Nació en 1872 e morio en 1952. Ella viajó después de un divorcio en América Latina. Viajó a Perú poco después de la Guerra del Pacífico (conflicto que implicó Chile Bolivia y los Estados Unidos de America) aproximadamente 10 anos después. El país estaba en plena reconstrucción nacional después de esta guerra. Ella escribió crónicas para financiar sus viajes con su hija, escribió para diferentes periódicos. Tenia un estatus similar a lo de los freelance hoy, no dependía de un periódico en particular. En sus crónicas hablaba de un lugar (aquí Peru) con ojos imperiales, exóticos pero también comercial porque los consumidores de sus crónicas eran los norteamericanos, ella escribió para un publico norteamericano. Era Peru ilustrado por una norte americana. Sus textos eran textos costumbristas. El costumbrismo es el interese por la representación de los costumbres típicos de una región o país. Igual que otros autores, Fanny escribió sus textos para la mira norteamericana que no conoce Peru y que tiene sus estereotipos y estes estereotipos eran algo de vendedor para su trabajo. Ella escribía crónicas para que se leen e sobretodo para que se venden.

La periodista escribe también sobre los estoudienenses instalados en Peru. Formó parte de un sindicato de mujeres periodistas pero no estaba rodeada de periodistas peruanos. Sin embargo, menciona un periódico peruano llamado El Periodico ilustrado fundado por un hombre que para ella representa un « self-made-man ». Lo que demuestra que trae una perspectiva de una mujer estadounidense a todo lo que la rodea.

La dimension femenina aparece también aparece en sus escritos. Ward era una mujer soltera que viajaba sola con su hija. Algo que nos es convencional por la época. Durante su viaje, conoció a mujeres cuya feminidad difería de la suya , en Chili por ejemplo, ella describe las rabonas (también conocidas como cantineras) haciendo un juicio de valor. Las mujeres indígenas que describe tienen una feminidad opuesta a la suya, mujeres precarias que luchan por alimentar a sus hijos, realidades que difieren de la suya.

Por lo tanto, hemos podido conocer mejor los escritos de Fannie B. Ward gracias al estudio de Luz Ainaí Morales Pino que contextualiza y analiza sus escritos. La conferencia proporcionó una valiosa reflexión sobre el trabajo de Fannie B. Ward y su impacto en la percepción de Lima en el período posbélico. Al contextualizar sus escritos dentro de las dinámicas sociales, culturales y de género de la época, se enriqueció nuestra comprensión de la interacción entre viajeros, periodismo y construcción de identidades nacionales en el siglo XIX. En efecto, cuando leemos el relato de un viajero podemos sentir cierta confianza en el escritor, en este caso el periodista. Su relato, que normalmente se contenta con describir su entorno, se transforma aquí en el relato imperialista y moralizante de un occidental que acaba por divulgarse a través de su relato.

 

FREITAS Kely M1 ETT