Archives de catégorie : Séminaire de recherche

Séance Séminaire ALHIM, jeudi 16 Mai 2019 : “La Paz en el torbellino del progreso: transformaciones urbanas en la era del cambio en Bolivia”, Hugo José Suárez (Universidad Nacional Autónoma de México)

La Paz en el torbellino del progreso: transformaciones urbanas en la era del cambio en Bolivia

Hugo José Suárez (Universidad Nacional Autónoma de México)

A partir de una proposición de “Sociología intimista”, Hugo José Suarez define la ciudad de La Paz como el corazón de la vida del país y de la vida aymara. La película de “Chuquiago” de Antonio Eguino y guión de Oscar Soria (1977) https://www.youtube.com/watch?v=y_qsXAfc6vc  ,  documento parasociológico (sociología visual) que presenta unas “clases puras”, proposición teórica en la que se enmarca la película. Los encuentros entre los miembros de estas clases tienen lugar en los espacios públicos de la ciudad, sin embargo, son clases impenetrables y desconectadas. Los personajes muestran la vida cotidiana del individuo y su manera de ver el mundo. Se muestra una Sociedad fragmentada con imposibilidad de movilidad social, una especie de “fatalismo transversal”.

En 1977, año del estreno de “Chuquiago”, se aprueba el primer plan de desarrollo urbano integral de La Paz. En 2009, se estrena “Zona Sur” de Juan Carlos Valdivia https://www.youtube.com/watch?v=8oBH2fCBjiE cuya acción se desarrolla en uno de los barrios más ricos de la ciudad. Hugo José Suarez propone una “imaginación sociológica” desde la cual imaginamos el destino de los protagonistas de las dos películas. Se describe una poética marginal que habla de la irrupción del indio en la ciudad. Las dos películas muestran una ambivalencia, son un puente analítico con respecto a los personajes de las dos películas. La familia y la fiesta son las dos constantes y la columna vertebral de la sociabilidad de clase.

Hugo José Suarez à l’Université Paris 8

Hugo José SUAREZ , La Paz en el torbellino del progreso: transformaciones urbanas en la era del cambio en Bolivia, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones, Sociales, 2018 http://ru.iis.sociales.unam.mx/handle/IIS/5487

Hugo José SUAREZ (ed.), ¿Todo cambia?: reflexiones sobre el “proceso de cambio” en Bolivia,             Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Sociales. 2018, http://ru.iis.sociales.unam.mx/handle/IIS/5485

A partir del tema de la migración a La Paz y los cambios estructurales que conoce la ciudad entre los años 1970 y el siglo XXI la tesis analítica propuesta se centra en la experiencia del emigrante, lo rural frente a lo urbano, el puente entre dos culturas y clases sociales, la doble identidad compleja. La problemática se centra en la búsqueda del cambio y la continuidad en la sociedad boliviana, y su magnitud: mutación, cambio o crisis.

El problema del cambio como tensión:

  • Qué es lo que está cambiando: dimensiones del cambio
  • Qué no ha cambiado
  • Cambios para conservar

Consenso con respecto a un tipo de transformación: nuevo tipo de forma societal en juego, en formación.

  • Dimensiones
  • Rotación de élites gobernantes, incorporaciones en la alta burocracia de elementos de sectores populares antes ausentes
  • Baja burocracia que se reconforma y cambia de características
  • Dinamismo de los sectores económicos: reformulación del papel del estado, inyección de capacidad adquisitiva de la clase media consumista, ingreso de las economías emergentes de los sectores populares
  • Conformación de una nueva clase media: urbana y joven, pragmática y desideologizada (“horizonte de expectativa ligado a los estudios universitarios) y lógica de consumo urbano
  • Cambio simbólico estatal (narrativa del indio y de Evo Morales), transformación de las mentalidades.
  • Continuidades
  • Paradigma del desarrollo: idea de progreso ligada con 1952 (desarrollismo extractivista, explotación y dominio de la naturaleza
  • Equilibrio económico donde los grandes capitales no han sido afectados, como es el caso de las grandes familias, la Banca o las constructoras
  • Principio de medición de desarrollo (PIB) y del crecimiento sostenido
  • Aspiración de hegemonía del control total por parte del estado. Uso del aparato del estado para la reproducción del poder.
  • Cambiando para conservar
  • “Someter la sociedad al estado, y someter el estado al partido”. Intención de control de la sociedad a partir del aparato del estado. Reinvención del papel del parlamento donde se vota la decisión del partido incorporando el sindicato. Destrucción de ciertas formas comunitarias sometidas al partido
  • Construcción de las élites: liderazgos que aplanan colectividades, subordinación y sometimiento de las formas comunitarias de la política. Sometimiento de lo colectivo y acentuación de la democracia liberal. Estética de una nueva élite “Evo Pueblo”, película de Tonchy Antezana (2008) https://www.youtube.com/watch?v=dSuCii5c3lI
  • Paradigma del progreso en la ciudad de La Paz. Sentido de lo urbano iniciado en 1952, acelerado en los años 1970 y retomado en la época del gobierno de Evo Morales, sin resolver y olvidando las lógicas internas de la ciudad (David Harvey, Spaces of neoliberalization:  towards a theory of uneven geographical development, Franz Steiner Verlag, Wiesbaden, 2005).

“Latinoamérica: de categoría a oferta. El mercado como trasfondo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires”, Eva Natalia Fernández (Universidad Autónoma de Querétaro)

Séance Séminaire ALHIM

Latinoamérica: de categoría a oferta. El mercado como trasfondo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

Eva Natalia Fernández (Universidad Autónoma de Querétaro)


« ¿De quién es la demanda de identidad, propia o ajena? » Diana Wechsler, « ¿De qué hablamos cuando decimos arte latinoamericano? Exposiciones y perspectivas críticas contemporáneas », caiana,#1 / Septiembre 2012 :  http://caiana.caia.org.ar/resources/uploads/1-pdf/DianaWechsler.pdf

Lo “latinoamericano”

PRIMERA REFERENCIA : En el texto América Latina en sus ideas (México, UNESCO, Siglo XXI, 1986) coordinado por Leopoldo Zea se explica el debate entre la elección del término latinoamericanismo y panamericanismo.

SEGUNDA REFERENCIA : Materialización del proyecto latinoamericanista, 1948 CEPAL Comisión Económica para América Latina y el Caribe

TERCERA REFERENCIA : 1980, ALADI Asociación Latinoamericana de Integración

CUARTA REFERENCIA :  1991, MERCOSUR Mercado Común del Sur/1997 Bienal del Mercosur, la 12a Bienal será sobre arte, feminismo y emancipación. https://jaquealarte.com/entrevista-a-andrea-giunta-arte-y-emancipacion-en-la-12a-bienal-del-mercosur/

QUINTA REFERENCIA (ARTE) : Institucionalización de la categoría : El Centro Arkhé, en Colombia, el Instituto de Investigación para el Estudio de Arte Latinoamericano Patricia Phelps de Cisneros ubicado en Manhattan, el Centro Internacional para las Artes de las Américas (ICAA) y el Departamento de Arte Latinoamericano, ambos fundados en el Museo de Bellas Artes de Houston, y finalmente, la exposición Mujeres Radicales: Arte Latinoamericano: 1960-1985 presentada en el Brooklyn Museum de New York

Natalia Eva Fernández à l’Université Paris 8

La creación del centro Henry Ramson constituye un esfuerzo por hacer visible el trabajo de la región. Toda la información se encuentra contenida en seis ejes temáticos abarcando arte colombiano, artistas itinerantes, coleccionismo y mercado del arte, redes intelectuales entre Europa y América, imagen de la violencia y un archivo queer.

También, el Instituto de Investigación para el Estudio de Arte Latinoamericano Patricia Phelps, inaugurado en el 2016, es otro ejemplo más de legitimación de la apuesta latinoamericana en un espacio selecto,  estratégico e invaluable de la geografía museal contemporánea

Con 102 piezas iniciales y alrededor de 200 en total, la propuesta es abogar por el reconocimiento del lugar del arte latinoamericano en la región y en la historia del arte moderno y contemporáneo. Por ello, hay que destacar la importancia otorgada por el MOMA a documentar y coleccionar obra latinoamericana, la mirada curatorial y la adquisición de obra no son desiciones tomadas al azar, siempre hay un beneficio a corto o largo plazo. 

La cuestión de la identidad latina es crucial para entender el recorrido que presenta la colección. Las representaciones femeninas, latinoamericanas y experimentales juntas son articuladas por una búsqueda curatorial centrada en resaltar la diferencia y el vacío histórico -la presencia femenina- en la historia del arte y de las colecciones a nivel global. Es muy sugerente ser una artista latina nacida en Estados Unidos, es una clara apelación a un imaginario y a unas costumbres que persisten a pesar del país de nacimiento.

Nestor García Canclini se pregunta: « ¿Defender las identidades o globalizarnos? »

La identidad vinculada a Latinoamérica marca una ruta, una posibilidad de re-construcción dentro de la globalización

Gilberto Giménez, “La cultura como identidad y la identidad como cultura”

Las identidades se construyen a partir de la apropiación, por parte de los actores sociales, de determinados repertorios culturales considerados simultáneamente como diferenciadores (hacia afuera) y definidores de la propia unidad y especificidad (hacia adentro).

Benedict Anderson aborda la cuestión de la raíces culturales del nacionalismo : “Una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana. Es imaginada porque aún los miembros de la nación más pequeña no conocerán jamás a la mayoría de sus compatriotas, no los verán ni oirán siquiera hablar de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión”.

Desde el arte hay un intento por recuperar la identidad, es por ello que la identidad latinoamericana en el arte se piensa como un producto. Habría un mercado de esas identidades culturales.

Políticas de las Identidades (George Yúdice): “Como la cultura se ha convertido en un pretexto para el progreso sociopolítico y el crecimiento económico, la proliferación de discursos sobre cultura en foros ha modificado el concepto y lo que se hace en su nombre”.


Martin Sastre, Códex nuestro (que estás en España) MAC, Lima,(2017) : http://ata.org.pe/2017/07/26/codex-nuestro-que-estas-en-espana-accion-convocada-por-martin-sastre/

Freddy Mamani : “Me siento con mucha responsabilidad de llevar en alto a toda Bolivia y transmitir toda nuestra cultura, nuestra identidad hacia el mundo”, https://www.dezeen.com/2019/02/07/freddy-mamani-new-andean-architecture-bolivia/

Campo y Discursos curatoriales

Pierre Bourdieu construye la noción de campo a partir de relaciones. Estructura, tiempo y espacio y posiciones.  “Necesidad cultural” como la acción pedagógica de generar una necesidad sobre un producto y la capacidad de satisfacerla. Consumo simbólico.

Un campo de producción y de circulación de bienes simbólicos se define como el sistema de relaciones objetivas entre diferentes instancias caracterizadas por la función que cumplen en la división del trabajo de producción, reproducción y difusión de los bienes simbólicos.

Los campos artísticos tienen autonomía y el poder de producir e imponer normas de producción y criterios de evaluación de sus productos.

Criterios que definen ejercicios legítimos de determinadas prácticas culturales.

Formas de legitimación se apoyan en instituciones y los cuerpos de curadores de esos espacios.

Dos ejemplos de discurso curatorial : “Primitivism in 20th Century Art” (Nueva York, 1984), “Magiciens de la Terre” (París, 1989)

LOS CURADORES son los mediadores de una red institucional y profesional entre artistas y audiencias.

MÁS QUE LOS GALERISTAS O LOS CRÍTICOS SON LOS CURADORES QUIENES ESTABLECEN EL SENTIDO COMO EL STATUS DEL ARTE CONTEMPORÁNEO A TRAVÉS DE ADQUISICIONES, EXHIBICIONES Y ARTÍCULOS INTERPRETATIVOS.

Habría un mercado de símbolos culturales orientados al consumo apoyadas por las prácticas curatoriales.

Análisis crítico del discurso

Curada por la historiadora Andrea Giunta y el curador y director artístico Agustín Pérez Rubio.

170 obras

8 núcleos temáticos:  En el principio; Mapas, geopolítica y poder; Ciudad, modernidad y abstracción; Ciudad letrada, ciudad violenta, ciudad imaginada; Trabajo, multitud y resistencia; Campo y periferia; Cuerpos, afectos y emancipación y América indígena, América negra

Identidad/Mujeres/Género

El MALBA a partir de la dirección de Agustín Pérez Rubio inicia un camino con determinadas políticas públicas y culturales. El curador tiene la posición política dentro de ese campo para legitimar ciertas ideas al interior de una institución y hacerlas efectivas. Una de ellas es la de reivindicación de artistas latinoamericanas que no encontraron eco a sus propuestas artísticas o que, de alguna manera, no fueron reconocidas por el circuito del arte es sus contextos de producción. El vacío o la ausencia de algunos temas en la exposición -como la religión o la familia- , así como una argumentación histórica más precisa, queda latente y hace falta para trazar un paralelismo entre el imaginario latinoamericano crudo y la forma sutil e idealista trazada en la colección

Para concluir, si hay un mercado de las identidades culturales -como lo afirma Maricarmen Ramírez- y sí el arte latinoamericano a lo largo de su historiografía ha estado impulsado por los vecinos del norte, pero también existe un mercado ávido de ese tipo de representación de la identidad. Se quiere enfatizar que ese tipo de representación se produce dentro de un campo -como dice Bourdieu- y se resignifica -si sumamos la idea de campo moderno- como un patrón que es replicado en la cultura y puesto en circulación como un producto de compra y venta, como sugiere Néstor García Canclini. Se ha descrito la presencia de un mercado que ofrece y demanda esa suerte de patrimonio cultural resumido en la idea de identidad. La trayectoria de la categoría latinoamericano, justamente, cobra vigencia por su carácter regionalista en el arte y tiene incidencia en la suscripción de algunos artistas en las listas de proyección internacional. Se intentó destacar que los curadores son los que suben o bajan a un artista, los que deciden, los que tienen el poder y mueven los hilos en el mundo del arte, ellos se ubican en un campo que ha creado un tipo de público. Las tendencias de derechos humanos, la lucha por la igualdad de género, el feminismo, los movimientos de gays y de lesbianas, los movimientos medioambientalistas, de personas de color, pensadas como productos de una fábrica de representaciones, además de un carácter ético y político que habría que revisar y sostener, comporta una condición de recurso, forma parte de un gran mercado. Y la complejidad de las sociedades contemporáneas demanda nuevas miradas. La búsqueda en la colección Verboamerica fue una apuesta a revisar un archivo que fuera coincidente con la manera en la que la institución museística y su grupo curatorial creaba identidad, latinoamericana y nacional. El criterio utilizado para cumplir con esa impronta decimonónica se justifica a partir de la incorporación de otro tipo de obra -mujeres, negros, indígenas- que también habla, según el discurso institucional, de identidad y de nación. Es el registro de una obra marginada en la que se pone el énfasis en el carácter plural de su sentido y procedencia. Es un relato excesivamente posmoderno para la realidad latinoamericana.

Présentation du livre: Adriana Valobra y Mercedes Yusta (eds.), “Queridas camaradas. Historias iberoamericanas de mujeres comunistas”, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2017

Séance Séminaires HIMEPOL-ALHIM

Présentation de l’ouvrage

Adriana Valobra y Mercedes Yusta (eds.), Queridas camaradas. Historias iberoamericanas de mujeres comunistas, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2017

La profesora Mercedes Yusta abre la presentación explicando que el origen de este libro se encuentra en la celebración, en 2013, de un coloquio sobre género y antifascismo en la Universidad de La Plata. A lo largo de los intercambios y conversaciones que tuvieron lugar durante los días de trabajo, se impuso inmediatamente como una evidencia que el estudio de las organizaciones femeninas en el comunismo, y en particular en el comunismo iberoamericano -incluyendo a España y Portugal-, era en gran medida un vacío historiográfico.

A partir del estudio de varios casos individuales y nacionales, principalmente centrados en las décadas de los años 1930 y 1940, se pudo observar que había rasgos comunes a la movilización de las mujeres antifascistas y comunistas -las cuales no se superponen totalmente- en diferentes países. En particular, algo que llamó poderosamente nuestra atención fue la especificidad de un discurso antifascista dirigido a las mujeres, por tanto con un marcado sesgo de género; así como la manera exitosa en la que las mujeres antifascistas lograban articular organizaciones femeninas de masas cuya transversalidad no encuentra equivalente, según la opinión de la profesora de la Université de Paris 8, en las organizaciones antifascistas masculinas.

La cuestión era que ni la historiografía del comunismo, ni la del feminismo se habían interesado por estas movilizaciones femeninas, a pesar de que fueron movilizaciones de masas que lograron reunir a un número muy importante de mujeres y que debían ser interpretadas en el marco de la estructuración de un poderoso movimiento de mujeres y feminista durante el primer tercio del siglo XX. De hecho, se pudó comprobar en este primer encuentro tanto las trayectorias de mujeres y organizaciones que circulaban del feminismo al antifascismo en varios países, como también la circulación de discursos, en particular un discurso pacifista y maternalista que se había gestado en la matriz del pensamiento feminista para luego venir a irrigar los discursos de género del antifascismo femenino.

Nadia Tahir, Mercedes Yusta y Adriana Valobra en el Colegio de España

La escala transnacional también apareció, a partir de estos estudios, como la escala pertinente para comprender la forma en la que las mujeres antifascistas, principalmente las comunistas, a las que solía corresponder la iniciativa, constituían sus organizaciones a nivel nacional. Así, los dos grandes momentos de reorganización de las mujeres comunistas, que se producen de forma simultanea en diferentes países (en los periodos 1934-36 y 1946-47) corresponden a la creación de dos superestructuras transnacionales, el Comité de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo en 1934 (calificado por historiadoras como Mary Nash de “Frente Popular” en femenino) y la Federación Democrática Internacional de Mujeres en 1945. La creación de estas organizaciones da a las mujeres el impulso necesario para crear sus organizaciones a nivel nacional, algo que resulta especialmente visible en 1945: la FDIM llama explícitamente a la creación de organizaciones nacionales de mujeres en todos los países para afiliarse a la Federación, y miles de mujeres europeas y americanas (millones si creemos las cifras avanzadas por la organización) respondieron al llamamiento.

Al mismo tiempo, esta insistencia en lo transnacional no debía conducir a considerar mecánicamente que las mujeres se organizaron obedeciendo consignas de la Internacional Comunista, puesto que sobre el terreno las cosas siempre eran mas complicadas.

Para Mercedes Yusta es cierto que existió un interés por parte de la Comintern para organizar a las mujeres a nivel internacional y que tanto la organización de los años 1930, Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, como la FDIM a partir de 1945 eran organizaciones marcadamente pro soviéticas, cuya agenda seguía en gran medida los intereses de la política interior del Kremlin. Mercedes Yusta indica que también es cierto que esto no basta para explicar las formas y modalidades de dicha organización, ni el entusiasmo con el que adhirieron a esta iniciativa mujeres que inicialmente no provenían del ámbito comunista. Y, en particular en el caso de la FDIM, era innegable que tenía una agenda feminista muy avanzada, como las propias feministas liberales se vieron obligadas a reconocer en un determinado momento.

En resumen, Mercedes Yusta insiste que resumir la amplitud y el dinamismo de dicha movilización femenina a una instrumentalización de las mujeres por parte de los comunistas es una explicación muy insatisfactoria, aunque esta instrumentalización pudiese existir en cierta medida -y de hecho es una de las grandes cuestiones que atraviesan el libro-.

Todo ello convenció a las autoras del interés de trabajar la cuestión de las organizaciones de mujeres comunistas en el ámbito iberoamericano, de manera que quedaran de manifiesto las lógicas transnacionales que se reflejaban en el ámbito nacional, así como las especificidades locales de cada organización. Sobre todo, el objetivo principal era poner de manifiesto que estas organizaciones comunistas formaban parte del movimiento de mujeres en cada país; que los lazos con el feminismo eran a menudo muy estrechos, aunque también pudieran ser ambiguos o conflictivos; y que dichas organizaciones, con sus especificidades locales, presentaban puntos comunes y estaban atravesadas por cuestiones transversales que nos parecía muy importante resaltar.

Seguidamente Merceds Yusta avanza algunas consideraciones sobre lo que puede significar escribir una historia de género de las organizaciones comunistas, sobre la influencia de los paradigmas de la guerra fría en nuestra visión del comunismo -que por supuesto también se reflejan en la historia de las mujeres comunistas-, y finalmente sobre la importancia del nivel transnacional, en particular resaltando algunos elementos de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) cuya importancia real ha sido ampliamente ignorada por la historiografía del comunismo. De hecho, el interés que suscita esta organización, que está injustamente ausente de la historia oficial del comunismo, ha sido uno de los motores principales del proyecto que finalmente se ha materializado en este libro.

Escribir una historia de género del comunismo, y en particular de las mujeres en el seno del movimiento comunista, presenta una dificultad doble: una ligada a la propia historia del comunismo, y otra a la lectura que desde los estudios de género y los estudios feministas se ha hecho de dicha historia. Por un lado, la cultura política comunista se podría denominar “ortodoxa”, si bien defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, no ha desarrollado un análisis específico acerca de las causas de la opresión femenina, que según un análisis marxista clásico sería una consecuencia más de la general opresión capitalista. La opresión de las mujeres en el ámbito privado, si es que suscitaba algún tipo de análisis, se asociaba al funcionamiento de la familia burguesa, siguiendo la línea interpretativa inaugurada por Engels en Los orígenes de la propiedad privada, la familia y el Estado (1884).

De esta forma, en teoría las mujeres no necesitaban una organización específica para luchar por su emancipación, puesto que ésta vendría asociada a la emancipación general del proletariado. Más bien, lo que se constató ya desde la creación de partidos comunistas nacionales en los años 1920 fue la necesidad de movilizar a las mujeres de la clase obrera en el seno de las organizaciones comunistas, y por este motivo sí se crearon organizaciones y secretariados femeninos, así como un órgano especifico en el seno de la Internacional Comunista, el secretariado femenino o  Zhetnodel, creado en 1919 por Aleksandra Kollontaï y que funcionó hasta 1930.

Sin embargo, las dificultades que se constatan en el estudio de los casos nacionales para que las mujeres pudiesen hacer oír sus reivindicaciones en el seno de las organizaciones comunistas dan cuenta del hecho de que para dichas organizaciones no existía realmente una “cuestión femenina” más allá de la necesaria lucha por la emancipación del proletariado. Son significativas en este sentido, por ejemplo, las dificultades de las que da cuenta Virginia González, dirigente sindicalista española y primera responsable del Secretariado Femenino del PCE en los años 1920, para llevar a cabo cualquier tipo de trabajo específicamente femenino.

Esta situación va a cambiar en los años 1930, con el ascenso al poder de organizaciones de tipo fascista en Europa, y más particularmente con la llegada al poder de Hitler en Alemania, que es el verdadero desencadenante de la formación de organizaciones de masas antifascistas a nivel primero europeo, y después mundial. La política de frentes fue un impulso crucial para la promoción de la actividad de las mujeres en el seno de los partidos comunistas, haciendo de ellas las impulsoras de grandes organizaciones femeninas antifascistas. Y este movimiento también llega a diferentes países latinoamericanos.

En este sentido, uno de los campos que para Mercedes Yusta todavía quedan por explorar, aunque diversos capítulos del libro han tratado de abordarlo, es la forma en la que influyen, en la creación de estas formaciones femeninas antifascistas de los años 1930, los lazos previos establecidos entre las mujeres de las formaciones de izquierdas y las organizaciones pacifistas y feministas “de la primera ola”. En muchos casos encontramos el tránsito de mujeres de unas formaciones hacia otras, así como confluencias de organizaciones en el seno de los movimientos de masas antifascistas. En el caso español, por ejemplo, una mujer tan central en la organización de las mujeres comunistas como Irene Falcón había tenido relaciones muy estrechas con círculos feministas a finales de los años veinte y principios de los treinta. Algo similar encontramos en otros casos nacionales, por ejemplo en Cuba (estudiado por Michelle Chase), a pesar de que la historiografía oficial de la Revolución ha borrado esos lazos y la tarea inicial realizada por organizaciones feministas y sufragistas para favorecer la organización de las mujeres trabajadoras y para dar pie a organizaciones que en 1960 confluirán en la creación de la Federación de Mujeres Cubanas.

Sin embargo, estas confluencias entre feminismo, antifascismo y comunismo, que nos parecen esenciales para entender como se construyen las movilizaciones femeninas de los años 1930 y 1940, son ampliamente ignoradas tanto por la historia del comunismo como por la del feminismo y, de manera mas general, por los estudios de género y feministas.

De forma general, las movilizaciones de mujeres comunistas han sido excluidas de la historia del feminismo, que a lo sumo les dedica unas pocas líneas condescendientes, caso por ejemplo del libro de Karen Offen, Feminismos europeos 1700-1950. Una historia política.

El problema que plantea Mercedes Yusta es que se plantea los movimientos de mujeres en el seno del comunismo están instrumentalizados por la Internacional Comunista, carecen de autonomía y de agencia, las mujeres actúan para favorecer unos intereses que no son los suyos como colectivo sino los del comunismo internacional. Esta visión de la movilización de las mujeres comunistas sería, según la historiadora Francisca de Haan, una consecuencia de la forma en que la guerra fría ha modelado la historiografía del comunismo, y por ende de las mujeres comunistas. Según lo que ella denomina “el paradigma de la guerra fría”, las organizaciones de mujeres comunistas, en particular las que se crean a partir de 1945, son vistas por la historiografía occidental como meros instrumentos de la política soviética; el interés que manifiestan por las cuestiones de igualdad de derechos entre hombres y mujeres, o su defensa de una agenda que se podría legítimamente considerar como feminista, no seria sino una pantalla de humo para ocultar sus verdaderos objetivos: los de defender los intereses de la Unión Soviética en Occidente. Esta visión se aplicaría en particular a la organización de mujeres más importante que se crea en el mundo después de 1945, es decir, la Federación Democrática Internacional de Mujeres.

La Federación Democrática Internacional de Mujeres es fundada en Paris, en 1945, por iniciativa principalmente de mujeres francesas y británicas – primera presidenta: Eugénie Cotton (normalienne, profesora de la EN de Sèvres, destacada científica y antigua resistente) – gran influencia en la organización de mujeres que habían estado en la Resistencia (como la secretaria, la francesa Marie-Claude Vaillant-Couturier) – presencia muy importante de mujeres comunistas (lo que hizo que desde el principio se viera a la organización como un instrumento del comunismo internacional). Sin embargo, los ejes de su actuación podrían definirse como antifascista y feminista. Tenía un objetivo doble, es decir, acabar con los restos del fascismo (y ahí se inserta el trabajo de denuncia de la dictadura franquista que llevaron a cabo de forma permanente) y defender los derechos de las mujeres como “madres, trabajadoras y ciudadanas”, en este orden

La cuestion del maternalismo lleva a la interrogación sobre la construcción de la maternidad como categoría política – la FDIM habla mucho de maternidad, la protección de los niños es un eje esencial de su actividad, pero siempre que habla de las madres lo hace como sujetos políticos y de derechos – por tanto hay una cierta paradoja entre una identidad femenina maternal que aparece como naturalizada (en particular cuando se habla de las mujeres como defensoras de la paz por naturaleza, en particular por su condición de madres reales o potenciales) y la alusión a esta condición maternal como fuente de legitimidad para actuar en el espacio publico y de derechos (algo que por otra parte es una herencia del llamado “feminismo de la diferencia” de principios del siglo XX).

La creación de esta Federación es un eje central del libro, puesto que su aparición marca una reorganización de las organizaciones de mujeres antifascistas y comunistas en todo el mundo. En muchos países de América Latina, en el exilio francés en el caso de España, se crean organizaciones nacionales de mujeres que adhieren a la Federación, que es en realidad una “organización paraguas” desde la que irradian discursos y consignas que luego son recogidos y amplificados por las organizaciones nacionales.

Si se tiene en cuenta el número de afiliadas que decía poseer, a su presencia como organismo consultivo en el Consejo Económico y Social de la ONU o a las numerosas iniciativas que ha impulsado (como la celebración del Año Internacional de la Mujer en 1975 o la adopción de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer, CEDAW) la FDIM aparece ser no solo la organización femenina mas importante creada en 1945, sino también una organización con una innegable agenda feminista.

Sin embargo, a pesar de la importancia de estos elementos la FDIM, Mercedes Yusta remarca que esta organización está ausente tanto de la historia del comunismo -probablemente por ser una organización de mujeres- como de la historia del feminismo -por ser una organización procomunista, o más precisamente, prosoviética-. Es en este sentido en el que actúa según De Haan el paradigma de la guerra fría, en particular, postulando que la FDIM es una organización ideológica-(cosa que por otra parte es cierta- y que ello hace que las mujeres que militan en ella no puedan ser consideradas como feministas.

Lo cierto es que las propias mujeres de la FDIM, con Dolores Ibarruri, que ocupaba una de las vicepresidencias, a la cabeza, rechazaban el calificativo de “feministas”, que como todas las organizaciones del Movimiento obrero asimilaban a una movilización de mujeres burguesas.

Contra esa visión historiográfica de la guerra fría, las historiadoras Francisca de Haan o Michelle Chase califican el feminismo de las mujeres de la FDIM de “feminismo de izquierdas” y “feminismo de justicia social”.

En el libro Queridas Camaradas, Francisca de Haan habla incluso de un feminismo “interseccional avant la lettre” de las mujeres de la FDIM. En efecto, para estas mujeres las discriminaciones contra las que luchaban eran a la vez de género, de clase y de raza.

Una cuestión importante es la centralidad de la FDIM para la organización de las mujeres iberoamericanas, y a la inversa: la importancia de las mujeres iberoamericanas en el seno de la organización – importancia de mujeres latinoamericanas que ocuparon vicepresidencias y secretarias, como Fanny Edelman, Margarita de Ponce (argentinas), la brasileña Branca Fialho o la uruguaya Julia Arévalo (también vicepresidentas)- y la Conferencia y Congreso Latinoamericanos de mujeres celebrados bajo los auspicios de la FDIM en 1954 y 1959

Es decir, que la influencia entre la FDIM y el espacio iberoamericano es doble: la FDIM tiene un efecto estructurante en las organizaciones de mujeres comunistas a nivel nacional, y las mujeres latinoamericanas y españolas tienen una presencia muy importante en los órganos directivos de la Federación.

La profesora de la Universidad Nacional de La Plata, Adriana Valobra, a través de varias “autopreguntas”, quiere explicar la génesis y la problemática que se encuentra en el origen de este trabajo.

La primera pregunta es ¿Por qué las mujeres? El objetivo principal es la visibilización de sujetos. Hoy en día sigue siendo un problema que las historias de los partidos comunistas ignoren la organización de las mujeres que sabemos fue clave en la organización del partido. Otro objetivo es aumentar la visibilidad de las historiadoras y los resultados de sus investigaciones así como los trabajos existentes. Además este trabajo quiere  impulsar nuevas investigaciones y desarrollar el diálogo entre investigadoras e investigadores.

La segunda cuestión que se plantea es ¿por qué Iberoamérica? La repuesta es la estrecha relación que existe históricamente entre España, Portugal y las que habían sido sus colonias. Ciertas coyunturas estrecharon esos vínculos, por ejemplo, la Guerra Civil española

El periodo elegido de estudio responde a los problemas en relación a la situación de cada país y su historia. Estos problemas están en relación con la conservación de documentación y al estado de investigación y discusión historiográficas.

El trabajo ha dado resultados y discusiones abiertas como es la política de frentes como potenciadora de la organización femenina lo que matiza la mirada condenatoria, el aumento de la militancia femenina de origen proletario y medio, la ampliación del  repertorio de demandas del Partido Comunista, en particular, donde hubo alianza con feministas (Unívoco/monolítico – polivalente/heterogéneo).

Para Adriana Valobra, la existencia de directivas centralizadas implicó la existencia de un repertorio común de demandas -la carestía, por ejemplo- o la relación con movimientos de mujeres y feministas. Sin embargo, también hubo modos propios como es el caso de las relaciones con movimientos de mujeres y movimientos feministas. Se produce un distinto nivel de confrontación interno con los grupos masculinos.

En conclusión, Adriana Valobra presenta una agenda de investigación nacida de este trabajo, es decir, avanzar sobre el conocimiento de otros casos nacionales, desarrollar el trabajo en artículos comparativos y cuestionar los puntos centrales de este aporte.

Las autoras

La profesora de la Université de Caen, Nadia Tahir, tras agradecer la invitación como “discutante” a participar de la presentación del libro, indica que al leer el libro de Mercedes Yusta y Adriana Valobra, destaca las muchísimas cosas que aprendió gracias a su lectura. Nadia Tahir quiere empezar con este primer comentario porque piensa que en algunos campos de la historiografía se reconoce cada vez más el valor de la “subjetividad” para el investigador en la construcción y el análisis de su objeto de estudio y le parece que en este libro es el caso.

Como investigadora, Nadia Tahir considera que es un trabajo de edición y de colaboración muy valioso. En su opinión, si bien los libros colectivos siempre tienen como objetivo hacer dialogar artículos en torno a un objeto de estudio, aportar un panorama amplio de análisis sobre éste; en el caso del libro Queridas camaradas, este ejercicio ha sido llevado más allá. Su lectura crítica la lleva a la conclusión que tras la introducción de las dos editoras que nos permite adentrarnos en la gestación del proyecto, el texto de Francisca de Haan constituye otra introducción específica al objeto de estudio centrándose en una organización: la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM). Las dos introducciones dan las pautas que permiten seguir un hilo conductor claro que va más allá del hecho de que el libro trate de mujeres militantes de organizaciones comunistas de España y de países iberoamericanos. Los dos textos subrayan la necesidad clara de utilizar perspectivas comparativas para entender movimientos, el feminista y el comunista, que si bien tienen sus características nacionales, teniendo en cuenta el marco político, económico y social, tienen muchos elementos en común. Y es lo que subraya la lectura crítica de Nadia Tahir, a lo largo de la lectura de los artículos, a medida que cambiamos de país, y es lo que Sandra McGee Deustch con su texto termina de cerrar en una conclusión que sintetiza las coincidencias: persecución de las organizaciones comunistas en todos los países y periodos breves de “legalidad”, presencia de figuras de mujeres relevantes que no siempre son el reflejo de una realidad en cuanto a los discursos y actos en pro de la luchas por los derechos de la mujer, voluntad de enmarcar a la mujer en el rol de “madre” y “militante en la lucha de clases”, dificultad de elegir o conjugar militancia política con militancia de género; pero que también subraya las singularidades de los casos nacionales.

Para la profesora de la Université de Caen, con estas introducciones y esta conclusión, las editoras y autoras hacen un verdadero esfuerzo de pedagogía para el lector que sabe poco o nada sobre la militancia de las mujeres en el comunismo en España e Iberoamérica. Pero este esfuerzo no se limita a los textos que enmarcan los artículos sobre casos nacionales, también existe en cada artículo. Siempre que nos adentramos en un país, en una época, en una realidad, que seguimos la militancia de unas mujeres, las autoras nos dan las pautas que nos permiten entender cuáles son las características propias. Teniendo en cuenta que la introducción da las pautas relativas al marco militante con la FDIM y que por otra parte el artículo que precede ya da un complemento para poder entender cómo se han ido construyendo las redes entre mujeres y entre comunistas a lo largo de los años y de los países, la lectura avanza con la sensación de que es casi una sola persona quien escribió el libro. Nadia Tahir dice “casi” ya que es muy consciente de que no es el caso, pero con esto quiere decir que nunca había leído un libro colectivo en el cual se había logrado tan bien congeniar los distintos artículos,

La profesora piensa que es un libro muy valioso para el trabajo de la investigadora, del investigador, cuando ésta o éste se enfrenta a dificultades muy concretas a la hora de abordar un objeto de estudio sobre el cual hay poco acceso al archivo o no hay archivo. En el libro, varias autoras señalan la dificultad de avanzar en una investigación sobre organizaciones que en su gran mayoría fueron perseguidas y cuyos archivos fueron muchas veces destruidos. Además teniendo en cuenta que “la mujer” o los “derechos de la mujer” no siempre eran percibidos como un eje central de la militancia de la organización, tampoco hay tanto material.

Sobre los, objeto(s) de estudio propiamente dichos, los trabajos que componen el libro son muy valiosos para una comprensión local y global de la militancia de las mujeres y de las organizaciones estudiadas en el libro. Uno de los aspectos que sin duda son muy interesantes, y evidentemente teniendo en cuenta que Nadia Tahir trabaja sobre organismos de derechos humanos y asociaciones de víctimas en la Argentina de los últimos 40 años en las cuales militaron y militan muchas mujeres, es el vínculo entre “beneficiencia”, “militancia política” y “militancia de derechos humanos”. Ha habido trabajos sobre el nacimiento, los orígenes, las inspiraciones que llevaron a la creación de un movimiento de derechos humanos en el mundo y después en algunos marcos nacionales más específicamente. Para explicar la conformación de organizaciones sociales en defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional o Médicos Sin Frontera, se remonta en general a organizaciones de beneficencia, en los cuales se implicaron mucho mujeres de la burguesía a finales del siglo XIX o principios del XX, organismos confesionales como la Cruz Roja o la Media Luna Roja, organismos políticos como el Socorro Rojo, a la creación de la ONU y la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Ahora bien, a veces cuesta establecer el vínculo entre organizaciones que si bien comparten acciones son muy distintas en sus estructuras y sus construcciones. Tras el leer el libro Queridas camaradas, Nadia Tahir tiene la sensación de que justamente el vínculo podría ser estas mujeres militantes que no siempre lograban congeniar militancia política con militancia de género, pero que no dejaron de intentarlo cada una a su manera. Todas aportan a la difícil construcción de un campo, la lucha por la defensa de los hombres y de las mujeres, durante periodos complejos y teniendo un esfera limitada. En varios artículos se puede ver cómo emergen los reclamos por los derechos de la mujer en general luchando por un espacio dentro de luchas más globales, percibidas como más importantes por los actores (hombres) de la época, y vemos cómo a pesar de numerosas dificultades logran mantenerse diría, para algunos reclamos hasta el día hoy : igualdad de salario, reclamo por la baja por maternidad (en una caso se habla de tres meses antes del parto y tres meses después), igualdad de posibilidades y derechos en el marco político y social.

Nadia Tahir y Mercedes Yusta

Otro elemento que menciona Nadia Tahir es la vitalidad de las mujeres mencionadas en este libro, hacho que se percibe sobre todo en la cantidad de publicaciones presentes en muchos países. Si bien no todas publicaban lo mismo, si bien algunas podían estar muy, demasiado, enmarcadas en el discurso político construyendo por el Partido calcando las pautas de la Unión Soviética, estas publicaciones (revistas, boletines, periódicos), fueron claramente un espacio fundamental para la construcción de sus reclamos a largo plazo.

Sobre el caso de Argentina, uno de los cuestionamientos que aparecen tras la lectura del libro, concierne el primer gobierno peronista (1946-1955) que tenía claramente un calado anticomunista y el comunismo estuvo muy perseguido. Sin embargo se menciona que tras el golpe de 1930, las mujeres de muchos bandos políticos se unieron baja una misma bandera para reclamar como “madre” y “ciudadanas”. Nadia Tahir se pregunta, si hay rastro de esto o si es una posibilidad que no se planteaba, si algunas militantes comunistas con el discurso peronista, quizás “pseudofeminista” sin querer hacer un anacronismo o pecar por ignorancia, no tuvieron la tentación de entrar en las filas peronistas.

Para la investigadora de la Université de Caen, el hecho de que hubiese figuras femeninas importantes del Partido Comunista o de otras organizaciones en un país, no significaba que los reclamos por los derechos de la mujer estuvieran en primera plana o se suplantaran a los reclamos por la lucha de clase. En el artículo de Mercedes Yusta con la figura conocida y más que reconocida de Dolores Ibárruri, la Pasionaria, esto es bastante evidente, pero es algo que se lee en otros artículos, entonces ¿esto es una característica perceptible sobre todo en organizaciones comunistas o es algo que sencillamente se construyó dentro de una cultura política global? Esta pregunta, aunque esté fuera del marco de las organizaciones comunistas, es pertinente ya que a lo largo del libro en momentos puntuales se mencionan lazos entre las comunistas y mujeres vinculadas a otros partidos políticos u organizaciones sociales a la hora de militar por cuestiones género. La idea es ampliar la perspectiva para saber si hay un marco “supranacional” que influye en la cultura política de los países a la hora de integrar a las mujeres en política.

Para finalizar, Nadia Tahir,  admite que cuando se le propuso participar a la presentación del libro, lo primero que pensó es si podría producir una lectura crítica interesante sin caer en una serie de tópicos en cuanto a la militancia de las mujeres en un partido político y en cuanto a la militancia feminista. Inmediatamente admite que pensó enseguida que tenía que deshacerse de todo lo que circula en la actualidad entorno a reclamos feministas o por los derechos de la mujer. Siendo el mes de marzo y con la circulación de las imágenes que se han visto el 8 de marzo en Argentina o España, por ejemplo,  sabía que iba a ser un reto complicado. Sin embargo, a medida que Nadia Tahir avanzaba en la lectura del libro, se dio cuenta de cuánto se necesita relacionar lo que figura en este libro con la actualidad.

En efecto, si bien muchas feministas/mujeres que militan y/o manifiestan en las calles en la actualidad son conscientes de que sus luchas se enmarcan dentro de un camino que empezaron a recorrer otras mujeres hace ya un tiempo, la cobertura mediática tiende a dejar de lado estos vínculos o a limitar la referencia al pasado a algunas figuras. En el caso francés, Nadia Tahir hace referencia a la figura de Simone Veil. Con este ejemplo, vemos cómo los discursos políticos, el de la presidencia, el gobierno y muchos partidos políticos mayoritarios, caen en esta facilidad: mencionar, reconocer y/o homenajear a algunas mujeres ilustres basta para decir que los derechos de la mujer forman parte de la agenda política. Esto también ocurrió en España o países iberoamericanos en el siglo pasado. Con esto Nadia Tahir no quiere decir que no hay que hablar, mencionar, reconocer u homenajear a figuras de mujeres ilustres, pero lo que demuestra el libro Queridas camaradas es que las luchas de las mujeres, las luchas feministas, en un partido político y en sociedades convulsas como las que se mencionan en este libro, son construcciones mucho más complejas que implican a un panel muy amplio y diverso de mujeres.

Séance Séminaire ALHIM: “Evolución histórica de la imagen de las religiones africanas en la sociedad cubana: Siglos XIX-XX”, Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)

Séminaire ALHIM

Evolución histórica de la imagen de las religiones africanas en la sociedad cubana: Siglos XIX-XX

Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)

Vicente Romero y Armando Perryman

El tema que voy a tratar tiene que ver con ideas que en los últimos años me vienen dando vueltas. Partiré reflexionando sobre cuestiones conceptuales como la Nación o Nacionalidad. Ambos son conceptos que están en constante movimiento, y no acabados ni consolidados. Sin embargo en Cuba tenemos tendencia a verlos como algo ya resuelto, acabado.

Walterio Carbonell, en su ensayo Cómo surgió la Cultura cubana (1961), https://www.revista.ecaminos.cu/article/como-surgio-la-cultura-nacional/ establece un paralelo con los procesos correspondientes en Francia y otros países europeos: En Cuba, hace cinco siglos unos se consideraban españoles y no cubanos. En ese entonces y hasta las independencias, la contradicción social era entre hacendado [cubano como propietario en la Isla] y esclavos [cubanos producto de un desenraizamiento].

http://www.afrocubaweb.com/walteriocarbonell.htm

I

El tema a tratar hoy está relacionado con los estereotipos y prejuicios hacia las religiones afrocubanas durante los siglos XIX y XX. Muchas veces el reflejo de una imagen provoca un prejuicio: una actitud negativa con respecto a algo. Es una relación entre algo cognitivo (idea) con el sentimiento (afectivo) y las conductas (discriminación) correspondientes. Esto en una dialéctica persistente, pues a pesar de haber desaparecido el hecho, las conductas, lo afectivo y las ideas se siguen manteniendo en forma de reminiscencias. Algunos ejemplos.

Al negro se le achaca de falta de inteligencia, de perspectiva, de higiene; de ser bestia sexual, seductoras naturales, instintivos, mejor dotados sexualmente que los blancos. Esto último en particular, es explotado por la pornografía. Todo esto, que persiste incluso de modo inconsciente, tiene una matriz racista, venga del otro o del negro mismo. En su poema “Negra fuló” el brasileño Jorge de Lima grafica, muy a propósito, algunos de los razgos que serían “innatos”, que se encarnarían en esta “raza”. Para mí,  en este poema está latente la historia de la esclavitud, que podemos decir es aún de fresca data.

Veamos lo que sucedía en Cuba en el siglo XIX. Durante ese siglo se produjo el pico de la industria azucarera y el incremento de la explotación de los esclavos en la Isla. En ese entonces, los hombres blancos casados con mujeres blancas comúnmente tenían como amantes a negras y mulatas, porque legalmente no podían casarse con éstas. [Dicho impedimento había sido establecido por la por la Iglesia]. Estos impedimentos a su vez derivaban en limitaciones de hecho para el placer sexual de las mujeres blancas, a quienes “una negra” terminaba robándole a su hombre blanco. Ciertamente, las religiones africanas [afrocubanas] no imponían a las negras ninguna limitación.

Veamos lo que sucedía en Cuba en el siglo XIX. Durante ese siglo se produjo el pico de la industria azucarera y el incremento de la explotación de los esclavos en la Isla.La Revolución de Haití paradógicamente transformó a Cuba, produciéndose en ésta un incremento de la explotación esclavista y de la trata de esclavos.  Entre 1520-1762 ingresaron a la Isla 64,000 esclavos. A partir de 1779 fue decretada la libre inserción de esclavos. Desde entonces y hasta 1841 fueron internados 568,000 esclavos. Producto de esas circunstancias, en 1873 había más de un millón de esclavos en Cuba.

El miedo al negro devino el fantasma de los hacendados en Cuba. Era constante su  preocupación por lo que podía resultar desde el plano social, por la entrada de tantos negros a Cuba. Francisco de Arango y Parreño [quien vió la Revolución de Haití como el momento propicio para transformación de Cuba en favor de la industria azucarera], dueño del ingenio azucarero Las Ninfas, se refirió al negro como “un peligro” para el futuro de Cuba. En un momento, la población negra había superado a la blanca. José Antonio Saco manifestó la necesidad del blanqueamiento de la población de la Isla.

Armando Perryman en la Université Paris 8

II

En el siglo XIX los blancos ostentaban el poder físico, intelectual y simbólico. Estaban  convencidos de la supremacía de lo blanco, y a partír de esta convicción imponían, lo que Martí denominó, la línea de raza.

$A los negros, lo que les queda es “estirar” la línea de raza , para hacer frente a los que les denigran y dando así respuesta a la pregunta despectiva: “¿Porqué estás aquí si no te corresponde?”. Las religiones africanas no eran aceptadas en la sociedad : si la ropa molesta, la religión aún más.

En Cecilia Valdés ([1839] 1882), https://www.ecured.cu/Cecilia_Vald%C3%A9s_(libro) la gran novela del siglo XIX, el personaje principal será quien intentará pasar esa línea. Otros negros buscaron su propio espacio [pero propiciando un espacio abierto].

[Durante la época de las guerras de independencia] los blancos ostentaban el poder físico, intelectual y simbólico. Como decíamos en un inicio, en la colonia [española] la contradicción fundamental era hacendado-esclavo, no hacendado-metrópoli.

Cecilia Valdés, en la gran novela del siglo XIX, [el personaje principal] será quien pasará la línea. Como les apretaron con una línea de raza, los negros buscaron su propio espacio [pero propiciando un espacio abierto].

Los juegos Abacuá eran hermandades entre hombres. El primero de ellos se creó en Regla, en el borde este de la Bahía de La Habana, hacia 1830. Fue fundado por negros de Guinea. En estas hermandades  los juegos eran a su vez pruebas de valentía, honestidad, …. Desde las hermandades Abacuá sin embargo se produjo la apertura para instaurar “un juego de blancos”.

La Iglesia en Cuba tuvo una característica diferente a las del resto de América Latina. El Patronato -el poder civil- tenía ingerencia sobre ella. Por esta razón los negros tuvieron dificultades para tener un espacio dentro de la institución eclesiástica, y las religiones africanas tuvieron todas las dificultades que tuvieron los africanos. En esas circunstancias, y – no me gusta llamarles culto sincrético – los africanos tuvieron que disfrazar a sus dioses para poder mantener sus religiones. Un solo caso baste como ejemplo: San Lázaro es Babalú Ayé.

En el período colonial, en las plantaciones, los negros iban a bailar al batey. Esto era visto como “cosa de negros”. La exclusión de los negros por la institución eclesiástica se mantuvo también luego de la Independencia cubana. Durante 450 años no se formó ningún sacerdote negro, ni mulato. Para entrar como sacerdote existía la exigencia de la “pureza de raza”. En 1942 solamente será ordenado el primer sacerdote negro en Cuba.

III

Las religiones negras siguieron siendo consideradas cosas de negros hasta los años 80 del siglo XX.

Sin embargo es interesante constatar la impliciacón de los negros en las guerras de independencia. En cuanto Carlos Manuel de Céspedes dio la libertad a sus esclavos, estos inmediatamente participaron en la guerra de independencia. En el siglo XX se incorporaron a la república portando un sentimiento de igualdad. Pero para los blancos esto había que pararlo. Los altos cargos en el ejército y las instituciones republicanas son ocupados por los blancos, muy pocos por los negros.

Debido a esta situación, en 1912 se produjo el levantamiento de los negros y mulatos [en el Oriente], levantamiento conducido por el Partido de los Independientes de Color. El presidente cubano de entonces ordenó la represión.

Tres años antes, en 1909 habían arrestado a varios “brujos” cuando celebraban una reunión secreta para curar a una mujer enferma. Entonces, la población [blanca] estaba alarmada, [entre otras razones] por la profanación de tumbas por “negros brujos” que robaban huesos humanos para sus “casuelas”. Se trató de información falsa, tal como lo demostró la investigación. En 1904, una joven blanca fue encontrada muerta en su casa. Algunos vecinos dijeron “Vimos a un negro, dando vueltas por ahí…”. Apresaron a Tin Tan. A pesar de que fue probado que él no estaba ahí en el momento de su muerte, lo acusaron de violación. Tin Tan murió ahorcado en su celda. 

Algunos ritos africanos sin embargo tienen su correspondencia con lo que simbólicamente se mantiene de los ritos ancestralmente paganos. En tal sentido, los practicantes de estos ritos encuentran una cierta correspondencia con algunos aspectos del ritual católico, por ejemplo, con el ritual que hace referencia a la sangre como energía.

IV

Todo esto, esta polaridad y exclusión total del negro] cambia a partir de los años 1930. Para este cambio, desde el terreno de las investigaciones contribuyeron Fernando Ortiz, Lydia Cabrera y Natalia Bolívar -los tres de clase media blanca.

Pero este cambio, como vimos, lo habían preparado los propios negros desde un siglo atrás, con su espíritu de apertura al blanco. Ahora no podemos decir que las religiones afrocubanas sean religiones de negros, hoy los practicantes tinene cualquier color de piel. Y un ejemplo de esto  puede ser la creación de un juego Abacuá de blancos en el siglo XIX, aunque los abacuás no son propiamente organizacions religiosas.

Notas tomadas por Vicente Romero

Séance Séminaire ALHIM: “Notas sobre el nacimiento de la democracia directa moderna en dos textos de V. Considerant y M. Rittinghausen”, Diego Gallardo López (Universidad Diego Portales de Santiago de Chile)

Vicente Romero y Diego Gallardo López en la Université Paris 8

Notas sobre el nacimiento de la democracia directa moderna en dos textos de V. Considerant y M. Rittinghausen

Diego Gallardo López, estudiante de Magíster en Pensamiento Contemporáneo de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile

La presente comunicación comporta un seguimiento del trabajo de investigación realizado en mi tesis de licenciatura en filosofía (dirigida por los profesores Álvaro García San Martín y Alejandro Madrid Zan en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, en Santiago de Chile). Estará, por tanto, centrada en este aspecto y no en su acogida y evolución en Chile, conforme a los trabajos de investigación de este último mes durante mi estadía en París.

La teoría del contrato social de Rousseau, mediante la constitución de la “nación” como un cuerpo abstracto del “pueblo” apuntaba a superar el estado de naturaleza de la sociedad. Al hacerlo, intentaba substituir las dos clases realmente existentes en la sociedad, disolver la dialectica de fuerzas en pugna, dialéctica que era afirmada como un esquema alternativo, por ejemplo, desde Proudhon y el anarquismo. Lo era pues, según este último, la propiedad y la ausencia de propiedad transformaba el orden social en un campo de batalla políticamente reorganizado desde la Revolución Francesa de 1789.

I. El campo del socialismo francés nacería constituido por dos ideas antagónicas:

– La basada en la propiedad, que postulaba que la diferencia entre las clases se resolvía políticamente mediante la igualdad y la figura de la libertad ciudadana, haciendo posible la “fraternidad” entre las clases. Saint-Simon, Fourier, Leroux, Blanc y Considerant figurarían entre los representantes de esta idea.

– La basada en la fáctica igualdad económico-social que, recogiendo la experiencia de lo que podemos llamar el “pueblo histórico”, postulaba que sólo la igualdad en la posesión de bienes permitirá la libertad y la abolición de relaciones de servidumbre. Con la comunidad de bienes (o la propiedad individual universal de los medios que permiten la subsistencia de cada quien) sería posible, a su vez, la fraternidad. Babeuf, Maréchal, Blanqui, Cabet, Lamennais y Proudhon, con todas sus diferencias, figurarían como los heterogéneos representantes de esta idea.

Hacia 1850, desde la corriente basada en la propiedad, y para hacer frente a las teorías contragubernamentales anarquistas y antipropietarias comunistas, emergerían las teorías de la democracia directa moderna, formuladas por Moritz Rittinghausen (La legislación directa por el pueblo o la verdadera democracia) y Victor Considerant (La solución o el Gobierno directo del Pueblo universal).

II. Para los primeros socialistas, 1789 fue una revoluciòn inacabada. Ésta habría llevado a cabo la supresión meramente política del feudalismo, conquistando la igualdad civil o ciudadana, pero con esto la revolución “no hizo más que la mitad de su obra” (Proudhon), puesto que en el terreno económico-social se habría mantenido la diferencia de clases y sus luchas. La idea jurídico-política de pueblo de los distintos contractualismos intentaba negar la realidad de los opuestos, negar al “pueblo histórico” que no constituía, en efecto, toda la sociedad, sino su parte más grande y numerosa.

III. Para los pensadores del “pueblo histórico” se imponía la tarea de proseguir la Revolución aboliendo la propiedad mediante una nueva revolución, esta vez de carácter social. Esto constituiría “la democracia pura, la igualdad sin mancha” (Babeuf).

Considerant, en su Manifiesto político y social de la democracia pacífica (1843), consideraba que el principio revolucionario antipropietario era expresión de una concepción “retrógrada” de la democracia, todavía atada a los principios feudales de la guerra y la violencia. La alternativa a esta concepción democrática “retrógrada” sería, para Considerant, la “democracia pacífica”, “progresiva”, “verdadera”, que, salvando el derecho de propiedad y el principio gubernamental, tomará la forma, después de las revoluciones europeas de 1848, de una democracia directa. Este camino no revolucionario para completar la revolución de 1789 se basaría en el principio de asociación industrial voluntaria desarrollado largamente por Fourier, y cuyo foco estaba en la suspensión de las luchas de clases mediante la armonización de los tres elementos productivos: el Capital, el Trabajo y el Talento. En correspondencia con estas ideas se hallaban varios textos de Leroux y Blanc.

IV ¿Cuál fue el recorrido de la democracia moderna que condujo a la democracia directa?

La primera fue fruto del abandono total del mundo feudal. El socialismo se planteó proseguir con el abandono total del régimen feudal democratizando el nuevo orden. Para algunos, el mecanismo de desactivación de la falsa representación fue la autonomìa (Proudhon y Lamennais).

En ese contexto, al finalizar el año de 1850, Rittinghausen y Considerant darán nacimiento al discurso de democracia directa para dar continuidad a la hipótesis de la democracia pacífica; para brindar una solución a la condición de servidumbre política del ciudadano moderno (la representación); para salvar al derecho de propiedad; como una defensa implícita del principio de gobierno cuando el pueblo ha devenido “ingobernable” (Considerant) y se ha puesto “fuera de la ley” (Marx); pero también contra el sistema de representación como un “cuerpo particular extraño”, mediante un sistema político directo, mediante la representación y el gobierno directo del pueblo, a través de un programa muy preciso, que en resumidas cuentas consiste en asambleas locales para decidir sobre las leyes de interés particular y nacional, asambleas organizadas por presidentes seccionales, realizándose votaciones y luego un cómputo total de lo votado y decidido en los nivels locales, regionales y nacionales hasta llegar a la escala de un Ministerio de Estado, estableciendo a la vez como un principio la revocabilidad del electo y de los funcionarios del dicho ministerio.

V. La dificultad para ejecutar un programa de democracia directa manteniendo la propiedad fue puesto en evidencia por los pensadores del “pueblo histórico”. Para éstos, las teorías de la democracia directa nacerían como un dispositivo de reorganización del mundo para juntar armónicamente a clases antagònicas mediante la noción abstracta de “ciudadanía” en la “asamblea local”. Esta pretensión fue criticada, entre otros, por Proudhon en La idea general de Revolución en el siglo XIX (1851), proponiendo como alternativa la anarquía y la abolición de la propiedad y del gobierno.

VI. La necesidad de estudiar este tema emergió debido a la importancia acordada por muchas corrientes políticas contestatarias en América Latina a la Asamblea Constituyente como una alternativa política que, sin acudir a la violencia revolucionaria, pudiese hacer frente al neoliberalismo (mas no al capitalismo).

Notas tomadas por Vicente Romero

31.01 – 03.02.2019

Séance Séminaire ALHIM: Entre la patria refundacional y la patria en construcción. Los museos del Bicentenario en Argentina y México, Camila Perochena (Universidad Nacional de Rosario-Universidad de Buenos Aires)

Vendredi 30 novembre 2018

Entre la patria refundacional y la patria en construcción. Los museos del Bicentenario en Argentina y México

Camila Perochena (Universidad Nacional de Rosario-Universidad de Buenos Aires)

Camila Perochena presentó en el marco del seminario ALHIM su trabajo de tesis en curso y que trata sobre los usos políticos del pasado y las batallas por la historia en el caso del Museo del Bicentenario de Argentina y la exposición “México 200 años. La patria en construcción” de  México.


Camila Perochena à Paris 8

Sus ejes de cuestionamiento son los siguientes:

  • Formas de posicionamiento frente a otros partidos políticos, sindicales, medios decomunicación, crimen organizado, …
  • Conflicto o consensos políticos
  • Formas de articulación del pasado, el presente y el futuro.

Las fuentes utilizadas se estructuran a partir de:

  • Discursos presidenciales
  • Museos
  • Monumentos
  • Rituales y celebraciones
  • Entrevistas

Es una proposición de trabajo a partir de una comparación “por contraste”:

Similitudes:

  • gobiernos que marcan una continuidad respecto de la vocación refundacional de lospresidentes anteriores, es decir, Néstor Kirchner y Vicente Fox
  • gobiernos que celebran los bicentenarios

Diferencias:

  • populismo y “giro a la izquierda para el caso argentino
  • “panismo”liberal-conservador para el caso mexicano

Clave política: conflicto e identidades políticas

Cristina Fernández de Kirchner: la política como radicalización

Tras el conflicto con la Campora en 2008 tiene lugar un giro populista del gobierno, una radicalización política y una polarización del espacio políticofrente al sector agroexportador, los medios de comunicación, el poder judicial y los sindicalistas. Se apela al uso del pasado a partir de los antagonismos del presente. La identidad política del gobierno se basa en la continuidad y la refundación del peronismo. Tensión presente en el discurso y la recuperación del pasado. Hay un intento deliberado de reescribir el pasado que sematerializa como un campo de batalla política donde rastrear los conflictos del presente. Propuesta de “elaboración de un nuevos relato”, “escritura de unanueva historia, la verdadera y no la falsificada” en el marco de una batalla cultural. Cristina Fernández de Kirchner usó la historia en un 55% de sus 1.500 discursos oficiales.

Felipe Calderón: la política como reconciliación

Moderación en relación con el proyecto de Vicente Fox. Propuesta de una política reconciliadora, de alianza y diálogo con la oposición. Se considera al PRI como un pilar de la gobernabilidad del país. El enemigo es el crimen organizado. La tensión se materializa entre la tradición conservadora y católica y la línea liberal del PAN. Se evita abrir la batalla del pasado. No se propone una revisión de la “historia oficial”. Felipe Calderón usó la historia en un 25% de sus 2.500 discursos oficiales.

Museos

Son impulsados por el poder ejecutivo dentro de una “inflación patrimonial”creada por los Bicentenarios. Los museos exhiben lo que se busca recordar, celebrar, olvidar y denostar a través de las representaciones, los recursos estéticos, los actores vinculados a los guiones museísticos y los discursospresidenciales.

Museo del Bicentenario

Es inaugurado el 24 de mayo de 2011 en la antigua aduana de Buenos Aires,un edificio de 1855. Hay una involucración personal de Cristina Fernández de Kirchner en su creación. Los ejes museográficos se articulan alrededor de un guion histórico que va de 1810 a 2010 con 14 salas donde se exponen videos y objetos,y un guion artístico formado por cuadros realizados por pintores argentinos yel mural “Ejercicio plástico” de David Alfar Siqueiros.

Las cuatro primeras salas están dedicadas al siglo XIX mostrando unafiliación con el federalismo. La sala 1 (1810-1829) está dedicada a laRevolución de independencia. Se recuperar como los “nuestros” las figuras deMariano Moreno, Manuel Belgrano, José de San Martín, Miguel de Güemes y Manuel Dorrego, mientras los “otros”, mostrados de una manera negativa, son Bernardino Rivadavia y Juan Lavalle. La sala 2 (1829-1831) presenta la figura de Rosas positivamente, es decir, un personaje que garantizó la libertad frente al caos y el desorden. Las salas 3 (1861-1890) y 4 (1890-1912) presentan negativamentea los presidentes liberales que se enfrentan a los gauchos federales delinterior así como a los gobiernos oligárquicos del cambio de siglo. Se opone el Centenario, festejo excluyente y antidemocrático, al Bicentenario, incluyente y democrático.

El siglo XX se reparte en 10 salas. En la primera (1916-1930) se reivindicala figura de Yrigoyen al mismo tiempo que se muestra el papel jugado por laprensa en el golpe de 1930 haciendo eco a la disputa del kirchnerismo contralos grandes grupos de comunicación. La segunda sala (1930-1945), la “décadainfame”, presenta el golpe de 1943 como algo “necesario” separándolo con respecto al resto de los golpes de estado de la historia contemporánea argentina. En la tercera sala (1945-1955) predomina la figura de Eva Perón bajo un discurso positivo del Peronismo. En las salas siguientes (1968-1973 y 1973-1976) hay un cambio en la concepción de la periodización ya que se pasa de una cronología política a una cronología social. Presentación de la violencia revolucionaria como una reacción defensiva. La sala siguiente (1976-1983) asocia la dictadura con los medios de comunicación, más precisamente con el Grupo Clarín. Las últimas tres salas (1983-1989, 1989-2002 y 2001-2010) conducen alvisitante hasta la “recuperación política, económica y social” de la Argentina materializada en la “patria del Bicentenario”, lo que constituye “el mayor ciclo de desarrollo en 200 años de historia nacional.

Exposición “México 200 años. La patria en construcción”

El 5 de septiembre de 2010 se inaugura la Galería del Palacio Nacional, edificio restaurado para la ocasión, y una exposición. Se lleva a cabo una simbiosis entre “galería-museo-monumento”. La exposición, pensada desde el ejecutivo, va a tener una duración de once meses y contiene 541 obras históricas yartísticas. El guion artístico es estructurado a partir de los murales de Diego Rivera mientras que el guion histórico se articula alrededor de seis salas con una cronología que va desde 1760 (pensar los antecedentes de la independencia)y 2010. La exposición tiene poca información escrita, se busca “generaremociones” y dar una “versión oficial sancionada” donde los procesos abordadosno tuvieran que presentarse con calificativos, interpretaciones o conclusiones definitivas respecto a sus consecuencias. Es un proceso acumulativo, sin interrupciones abruptas, construido por el conjunto de los mexicanos.

La exposición comienza con la sala de las banderas para seguir con unasegunda sala (1760-1810) donde se presenta el papel de los jesuitas como antecedentesde la independencia retomando una interpretación “consensual” existente en el siglo XIX. La tercera sala (1810-1821) es la más importante y la más grande. Hay una reivindicación de la figura de Morelos para no entrar en la problemáticaentre el relato liberal y el conservador, es decir, en la disputa entre la reivindicación de Hidalgo e Iturbide. Hay un paralelismo claro con el presente y con la figura de Felipe Calderón en el seno de su partido. La cuarta sala (1821-1910) propone una renovación historiográfica de la guerra entre México y los EEUU. Laquinta sala (1910-1940) elimina la palabra revolución (“Otro llamado a lasarmas”). Obregón y Calles son “olvidados” en el panteón revolucionario y la cuestiónreligiosa brilla por su ausencia. Toda la atención es llevada sobre Madero paraproponer un discurso más civilista. La sexta sala (1940-2010) presenta undiseño gráfico diferente. No se exhibe nada sobre la política y los presidentes del país. El PAN no ocupa un lugar refundacional sino que forma parte de un continuum con la historia mexicana del siglo XX.

Conclusiones

Similitudes:

  • ambos casos muestran la función pedagógica del museo
  • recuperación de la figura del estado como vigilante de la construcción del discurso museístico

Diferencias:

  • museo permanente versus exposición temporal
  • uso del pasado polarizador versus integrador
  • idea del tiempo: diferente articulación del pasado, presente y futuro
  • “200 años de fracaso” versus “200 años deser orgullosamente mexicano”
  • “memoria como imperativo moral” versus “el olvido para poder convivir”

Séance Séminaire ALHIM: Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo, Mercredi 28 Novembre 2018

Séminaire ALHIM

Mercredi 28 Novembre 2018

Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo

Charla con Guillermo Amarilla Molfino, nieto restituido, y Alicia Lo Giúdice, psicóloga responsable del área terapéutica de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.
Moderadora: Nadia Tahir (Université de Caen)
Horaire : 12h00-14h00
Lieu : Université Paris 8, Bâtiment B1, salle B 211
Logo

Contact : enrique .fernandez@yahoo.fr

Nadia Tahir : la última dictadura militar argentina (1976-1983) provocó la desaparición forzada de miles de persona. Un primer balance oficial apunta auna cifra estimada entre 12.000 y 15.000 personas detenidas desaparecidas. Sin embargo, las asociaciones de DDHH consideran que las desapariciones forzadas puedes alcanzar la cifra de 30.000 personas. La dictadura creo un entramado represivo clandestino que ha dificultado enormemente la búsqueda de información, de verdad y de justicia. Una particularidad y singularidad de la dictadura argentina fue el robo de niños, niños secuestrados durante la detención de los padres (al menos 304 niños nacidos en cautiverio)  que eran entregados a familias de militares ypolicías así como a familias de círculos próximos a estos.  La Madres de la Plaza de Mayo, creada en abril de 1977, y las Abuelas de la Plaza de Mayo, fundada en octubre del mismo año fueron los pilares del proceso de búsqueda de los desaparecidos así como de los niños robados. Las Abuelas consiguieron instalar en la plaza pública la denuncia de la dictadura. Otros de sus logros han sido su trabajo incansable de memoria, de verdad y de justicia. Hoy en día 128 niños han sido encontrados, aunque se estima que alrededor de 500 niños fueron secuestrados. Las Abuelas han conseguido armar las herramientas necesarias que sirven para reconocer los derechos de estos niños tanto en Argentina como en otros países.

Guillermo Amarilla Molfino : mi caso se resolvió hace nueve años. Primero de todo quiero hacer una breve contextualización. Yo nací en 1980 en el Campo de Mayo, un espacio de unas 4.000 hectáreas en donde había tres centros clandestinos de detención (en Argentina se considera que habían unos 600) por donde pasaron unas 5.000 personas y sólo sobrevivieron unas 60. Los testimonios son ausentes, así como los archivos, lo que nos dificulta encontrar la información de los, más o menos, 30 bebés nacidos en este lugar.

Yo nací en cautividad. En el Campo de Mayo había un hospital militar endonde se diseñó un área de “maternidad” para las madres detenidas. Es una delas herramientas del sistema creado para realizar la apropiación de los bebés. Las familias de las FFAA, los médicos, las parteras, las monjas,…, son participantes y herramientas conscientes de este sistema. Gracias a los conocimientos y las fuentes existentes, hoy en día existen 19 causas judiciales con respecto a Campo de Mayo.


Alicia Lo Giúdice, 
Guillermo Amarilla Molfino et Nadia Tahir

La separación de la madre tenía lugar en el momento del nacimiento. Una vez separadas de sus hijos, las madres eran enviadas a los vuelos de la muerte. Tras la entrega del bebé hay una falsificación de la identidad personal y biológica del bebé. Se considera que hubo unos 300 nacimientos en Campo deMayo. En este lugar se situaba el Batallón 601 de inteligencia. Este batallón participó en el secuestro de mi abuela en Perú, su posterior traslado y asesinato en España. Gracias a la desclasificación, en 2005, de los archivossecretos de inteligencia del periodo dictatorial, pude conocer el nombre de miapropiador, que formaba parte del servicio de inteligencia, y acceder a la parte desconocida del relato que me contó durante mi infancia. Mi vida con ellos estuvo llena de preguntas.

Había muchos indicios como la edad avanzada de mi apropiadora (50 años en1980), la ausencias de fotografías del periodo del embarazo, la partida denacimiento donde yo figuraba nacido en el Campo de Mayo y no en el hospital,sus silencios ante mis preguntas. Las Abuelas abrieron la posibilidad de que nosotros mismos, gracias a su difusión y sus campañas, tomáramos el camino parasaber “dónde preguntar”, para buscar la respuesta a “quiénes somos”. La CONADI (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) me recibió, escuchó y tomó encuenta mis dudas. Gracias al Banco de Datos Genéticos se pidió, en 2007, una prueba genética. El primer resultado fue negativo ya que en el momento del secuestro de mis padres nadie sabía del embarazo de mi madre, lo que hace que no había muestras de sangre de ningún miembro de mi familia.

En 2009, el testimonio de uno de los sobrevivientes del Campo de Mayo confirma el embarazo de mi madre y todos los datos conducen a mi persona. La toma de sangre que demuestra mi filiación biológica con mifamilia se produce el 2 de noviembre de 2011.  Mi caso no es un caso particular, no es una historia individual sino que forma parte de un plan sistemático de robo de bebés. No soy un caso aislado. Recuperada la verdad, comienza la reconstrucción de nuestra identidad en base a la verdad. Las Abuelas nos devuelven la verdad y el principio de nuestra reconstrucción de la identidad. He cambiado mi nombrede Martín a Guillermo, pero después de un largo proceso.

Alicia Lo Giúdice : es una búsqueda de dos generaciones, un proceso de búsqueda que se realizaen la clandestinidad. Al principio se recibían denuncias  de personas que creían que podía haber niñosrobados ya que se daban cuenta que vecinos o conocidos tenían niños sin ningunarazón verdaderamente creíble. Se recibieron 19.000 denuncias que debieron sertratadas sin la tecnología actual. En 2000-2002, el único aporte financiero dadpor la Unión Europea a las Abuelas sirvió para consolidar la información y los datos recopilados. En 1992 hay una formalización de la CONADI y de la posibilidad de demandar el análisis de sangre. En 2007 la asociación logracrear el Banco Nacional de Datos Genéticos y a su vez reconocer el “Índicea buela/edad”, es decir, el mapa genético en ausencia de una generación. La justicia lo toma definitivamente como una prueba válida.

Con el tiempo se va conociendo la gran amplitud del sistema de apropiación creado por la dictadura cívico-militar. Hay 400 casos certificados de nacimientos en clandestinidad. En algunos casos no hay “joven” ya que hubo mujeres en cintaasesinadas con el niño en el vientre, casos que han sido demostrados por el equipo argentino de antropología forense.

La Abuelas necesitaban, paralelamente, llevar las denuncias al nivel internacional así como ampliar los “saberes” para poder actuar con pertinencia. Así se crean muchos equipos (jurídico, administrativo, de acercamiento, de difusión…). Es una manera de aproximar la gente que denuncia a la gente que se acerca.

Un ejemplo son las partidas de nacimiento que indicaban “parto de domicilio”. El trabajo deinvestigación mostraba la repetición de partidas que llevaban esta indicación con los bebés robados. Al no haber figuras legales para los padres y los niños desaparecidos, la justicia apelaba a la figura jurídica de la adopción. Las Abuelas luchan y consiguen separar la apropiación de la adopción calificando la primera, desde el 2010, como un crimen de lesa humanidad en el marco de una práctica genocida. A la justicia le costó mucho hacer la diferencia entre adopción. En 2012 se sentencia jurídicamente la existencia de un plan sistemático. Estos cambios implican el derecho de crecer en el marco de sufamilia, el derecho a la identidad -que es integrado en la reforma constitucional de 1994-, a la restitución.

Las Abuelas intentan conservar el relato de la familia (“traición de la “palabra”) gracias a la constitución de un archivo biográfico de las familias de los bebés robados: entrevistas al grupo familiar vivo, compañeros de colegio y de militancia. Este archivo es entregado a los nietos restituidos.

El equipo deseguimiento se forma en los años 1982. Se intenta articular la ayuda social y psicoterapéutica para los nietos restituidos. Se actuó en las primerasrestituciones judiciales intentando atenuar el efecto que la apropiación provoca sobre un cuerpo viviente.  Es e lcaso de Paula, una nieta que vivía en Brasil y fue restituida judicialmentegracias al índice de “abuelidad”. La restitución se realizó un año más tarde delo que se debió ya que el juez “cajoneó” el caso. Tras la apelación a laCámara, la que juzgó la junta, se decide realizar la restitución. En ese momento la niña tiene 8 años. En el momento de la entrega, la abuela le hace el relato de su vida y le enseña fotos. Es el momento en que la niña pasa delafirmativo, al interrogativo. Cuando escucha el nombre de Cayo, el nombre de supadre, se pone a llorar y se queda dormida. Al despertar acepta partir con sufamilia. Es en ese momento que comienza el proceso de reconstrucción de laidentidad.

En 1984 yo trabajaba en la Facultad de psicología de la Universidad de Buenos Aires. Una de mis alumnas era sobrina de una de las nietas restituidas. En octubre de 1985 recibo la demanda de una afectada para empezar a hacer un trabajo terapéutico. Fue un impacto importante para mí. Hay que decir que en el trabajopsicoanalítico, el saber está del lado del paciente, cómo cada uno puede situarciertas cuestiones.

En 2000 acepto el proyecto para armar el centro del área psicoterapéutica donde se reciben las demandas de tratamiento. Es unespacio ofertado, no es obligatorio para los nietos restituidos. Hay diferencias entre tratamientos largos y consultas precisas. El tiempo delinconsciente no es el tiempo cronológico. Hay un enfrentamiento doble: ocultación de la verdad y de la familia.

Université Paris 8

Séminaire ALHIM Amérique Latine Histoire et Mémoire (novembre 2018-mai 2019)

Séminaire ALHIM
Amérique Latine Histoire et Mémoire

Affiche seminaie alhim 2018-2019-1Télécharger

Mercredi 28 Novembre 2018
12h00-14h00
Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo
Charla con Guillermo Amarilla Molfino, nieto restituido, y Alicia Lo Giúdice, psicóloga responsable del área terapéutica de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo
Vendredi 30 novembre 2018
10h00-12h00
Entre la patria refundacional y la patria en construcción. Los museos del Bicentenario en Argentina y México
Camila Perochena (Universidad Nacional de Rosario-Universidad de Buenos Aires)
Jeudi 31 Janvier 2019
15h00-17h00
Comunidades y democracias en el pensamiento chileno de mediados del siglo XIX: fuentes, conexiones, singularidades
Diego Gallardo López (Universidad Diego Portales de Santiago de Chile)
Vendredi 15 Février 2019
15h00-17h00
Evolución histórica de la imagen de las religiones africanas en la sociedad cubana: Siglos XIX-XX
Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)
Vendredi 22 Mars 2019
14h30-17h00
Présentation du livre Mercedes Yusta y Adriana Valobra, Queridas camaradas. Historias iberoamericanas de mujeres comunistas, Buenos Aires, Miño & Davila, 2017
Jeudi 11 Avril 2019
9h00-11h00
Latinoamérica: de categoría a oferta. El mercado como trasfondo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Eva Natalia Fernández (Universidad Autónoma de Querétaro)
Jeudi 16 Mai 2019
15h00-17h00
La Paz en el torbellino del progreso: transformaciones urbanas en la era del cambio en Bolivia
Hugo José Suárez (Universidad Nacional Autónoma de México)
Vendredi 24 Mai 2019
15h00-18h00
Débat autour de la projection du film documentaire Cubanas, Mujeres en Revolución de Maria Torrellas (2018)
Jupiter Ossaba y Natalia Molinaro (Université Paris 8)
Vendredi  7 Juin 2019
15h00-17h00
Disparition  forcée au Pérou pendant le conflit armé 1980/2000, Ayacucho et la Selva centrale
Francky Wanner (Université Paris 8)

Co-organisation du séminaire Mémoire et Histoire en Amérique latine et Espagne. Du contemporain au Temps présent, http://www.ihtp.cnrs.fr

Contact : enrique.fernandez@yahoo.fr; viromeroes@yahoo.es

Les salles seront indiquées ultérieurement


Séminaire “Mémoire et Histoire en Amérique Latine, Espagne et Portugal. Du contemporain au Temps Present”

2018-2019

SÉMINAIRE « MÉMOIRE ET HISTOIRE EN AMÉRIQUE LATINE, ESPAGNE ET PORTUGAL.

DU CONTEMPORAIN AU TEMPS PRESENT »

SÉMINAIRE IHTP (CNRS)- UNIVERSITÉ PARIS 8/EHESS

Le séminaire est organisé par :

Jordi CANAL, MCF à l’EHESS

Enrique FERNANDEZ, professeur à l’Université Paris 8

Frédérique LANGUE, directrice de recherche au CNRS (IHTP)

Laura REALI, MCF à l’Université Paris-Diderot

Pascale THIBAUDEAU, professeure à l’Université Paris 8

Contacts : canal@ehess.fr;  enrique.fernandez@yahoo.fr;  frederique.langue@cnrs.fr; realiml@hotmail.com: pthib@wanadoo.fr

Le séminaire a lieu le 2e mercredi du mois de 17 h à 19 h (EHESS, salle A04_47, 54 bd Raspail 75006 Paris), du 14 novembre 2018 au 22 mai 2019 (le 4e mercredi du mois pour cette dernière séance). La journée d’études doctorants – jeunes chercheurs aura lieu en juin.

La tension entre mémoires(s) et histoire(s), que certains d’entre nous ont abordée aussi bien dans leurs travaux qu’au cours de précédents séminaires, ne peut être dissocié de récents usages publics et politiques du passé. La mémoire, marqueur des sociétés démocratiques, est devenue un terme galvaudé. Reconsidérant les principaux concepts à l’œuvre afin d’appréhender le contemporain ainsi qu’un temps présent hanté par un passé tragique, épistémologiquement dépendant d’un témoignage érigé par ailleurs en exigence morale et sociale, ce séminaire à plusieurs voix s’intéressera à l’écriture de ce passé proche. Nous aborderons les modalités d’instrumentalisation du passé, de la reconfiguration des mythes fondateurs, ainsi que les « politiques publiques de l’histoire » qui tendent à s’imposer en faisant intervenir des acteurs et des médiations autres que l’historien professionnel (Espagne, Equateur, Venezuela, Mexique). Le contexte de ce retour du passé est par ailleurs et très fréquemment celui de violences extrêmes, en d’autres termes de paroxysmes. La quête d’identités collectives procèderait en ce sens d’un traumatisme fondateur.

Dépassant les frontières, le séminaire requalifiera par conséquent la notion d’échelle, particulièrement pertinente dans des mondes ibériques en proie au retour d’un passé tragique (guerres civiles, dictatures) et à la mémoire d’événements suscitant des divisions au sein même de sociétés contemporaines portées par une exigence de justice et de réparation (Espagne, pays du Cône sud) et, dans tous les cas, de reconstruction de la démocratie (individus, sociétés, nations, organismes supranationaux). Il reconsidérera l’influence sur cette écriture de l’histoire des mouvements d’idées et pratiques politiques telles que l’historiographie spécialisée les a revisités en liaison avec des problématiques actuelles (nationalismes, populismes, révolutions). Il se penchera également sur certaines sources que les humanités numériques ont rendu accessibles y compris dans le domaine de l’histoire visuelle, alors même que d’autres archives de ce présent non révolu, pour des raisons politiques/idéologiques, se ferment aux historiens. Enfin, il s’attachera au rôle et au statut des sensibilités et aux émotions dans cette histoire culturelle et politique du contemporain. Nous nous intéresserons plus particulièrement aux régimes émotionnels qui se mettent en place parallèlement aux régimes d’historicité, dans la prise en compte de ce récit par définition inachevé, marqué du sceau de l’incertitude et non exempt d’une subjectivité désormais partagée.

Le PROGRAMME sera prochainement disponible et régulièrement actualisé à ce lien et annoncé sur les réseaux sociaux de l’IHTP: https://enseignements-2018.ehess.fr/2018/ue/2074// ; http://www.ihtp.cnrs.fr/content/memoire-et-histoire-en-amerique-latine-et-espagne-du-contemporain-au-temps-present  

Mercredi 13 juin 2018, Journée d’études jeunes chercheurs : “Mémoire et Histoire en Amérique latine et Espagne. Du Contemporain au Temps présent (IHTP)”

See the source image

Affiche Journée d’études jeunes doctorants

Journée d’études jeunes chercheurs

Séminaire « Mémoire et histoire en Amérique Latine et en Espagne : du contemporain au temps présent »
(IHTP-CNRS, EHESS, Université Paris 8 Laboratoire d’Etudes Romanes)

Organisé par Flavio Foresi et Jessica Torres Quiroga
Mercredi 13 juin 2018
Heure : 14h00-18h00
Lieu : Colegio de España, 7E Bd. Jourdan, Cité Internationale Universitaire de Paris
PROGRAMME
Première partie
14h00– 16h00
 Uruguay : transition politique et amnistie (1980-1989)
Magdalena SCHELOTTO [Docteur en Sciences Humaines – Université Carlos III, ATER – Université Paris Descartes]
Réécrire l’histoire, réimaginer l’avenir : le passé indigène au Mexique aux années 1970
Myriam HERNANDEZ REINA [Université Paris 1 – IHTP]
1974-1976 : trois années fondamentales pour comprendre la vision française de la dictature argentine. Etat des recherches
Sylvain CHEVAUCHE’ [Université Paris 8 – IHTP]
La Cumbia villera como herramienta de lucha
Júpiter OSSABA [Université Paris 8 – Laboratoire d’études romanes]
Deuxième partie
16h30 – 18h00
‘El 5 de abril no se mató a la democracia, se la salvó’. Genre et mémoire salvatrice après l’auto-coup d’État de Fujimori
Tania ROMERO BARRIOS [Université Paris 8 – Laboratoire d’études romanes]
Du virtuel au réel : un musée de la mémoire en construction en Colombia Maria JUNCA [Université Paris 8 – Master Médias Cultures 2 Langues)]
“Si continuas violento, nada consigues” : une histoire culturelle de la violence en Colombie à travers la caricature politique (1958 – 1960)
Santiago GIRALDO [Université Paris 3 – IHEAL-CREDA]

Contact : jessica-torres@hotmail.frforesiflavio@gmail.com

Jeudi 17 mai 2018, Séance Séminaire ALHIM : “La política exterior argentina en el marco de los festejos del bicentenario de la Revolución de Mayo (2010) y de la Independencia (2016) : marchas y contramarchas del cambio de gobierno”, Melisa Deciancio (FLACSO)

Séance Seminaire 17 mai 2018 affiche

La política exterior argentina en el marco de los festejos del bicentenario de la Revolución de Mayo (2010) y de la Independencia (2016) : marchas y contramarchas del cambio de gobierno

Melisa Deciancio (FLACSO, Argentina)

Projet ECO-Sud Mincyt

https://flacso-ar.academia.edu/MeliDeciancio

Dos bicentenarios, dos celebraciones patrióticas, el 25 de mayo de 2010 y 9 de julio de 1916, espaciadas entre seis años en los cuales se produce un cambio de gobierno y de partido político  en el poder, con un interés de marcar fuertes diferencias con el gobierno anterior.

Las dos celebraciones son escenarios ideales para mostrar señales hacia el exterior y viceversa con una influencia del concierto internacional en el estilo de los festejos. Las celebraciones son un escenario que muestra toda una serie de representaciones simbólicas de estrategias de inserción en el contexto internacional.

La comunicación se aborda desde una proposición poco trabajada en los estudios sobre los bicentenarios, es decir, desde un enfoque a partir de de las relaciones exteriores. Los contexto son distintos en ambas celebraciones : en 2010 estamos en un contexto de « batalla cultural » donde el objetivo es la representación del « ser » argentino en relación con el exterior y los vículos con los Estados Unidos, el FMI, el Banco Mundial, …, siendo el resultado de un cambio cultural comenzado en 2003, mientras que en 2016 estamos en un contexto totalmente diferente

Celebración del 25 de mayo de 2010 : Bicentenario de la Revolución de Mayo

La celebración se estructura alrededor de ceremonias políticas, religiosas, culturales, políticas que nos muestran una manera de ver cómo se está concibiendo la política y el ejercicio del poder. En cuanto a la política exterior, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, sigue una línea continuista con respecto al gobierno de Néstor Kirchner : política autonomista con la idea de ampliar los márgenes de maniobra de Argentina en el concierto mundial. Es una toma de distancia con respecto a la política menemista apoyándose en una política interna desarrollista desde los vínculos regionales y la relación con los nuevos actores internacionales (Rusia y China). Hay un acercamiento a los países latinoamericanos (Venezuela, Brasil, Ecuador, …) y se proponen nuevos mecanismos de integración regional (CECAC, Unasur, fortalecimiento del Mercosur). En cuanto a la deuda externa, se paga al FMI, se negocia con los acreedores y se demandan a los fondos buitres en los tribunales de Nueva York. Sin embargo, la negociación con Barak Obama es infructuosa y las relaciones con los EEUU son tensas. Paralelamente hay una reproducción a nivel internacional de la política relacionada con los DDHH a nivel interno.

La puesta en escena de los festejos del 25 de mayo estará influida por esta toma de posiciones en la política exterior y por la idea de un latino-americanismo basado en la revalorización de los pueblos originarios, de los migrantes de los países limítrofes, de la constitución de un nuevo panteón latinoamericano (Salón de los Patriotas latinoamericanos en la Casa Rosada). Esta posición discursiva hace que no se pueda pensar el Bicentenario por fuera de la región y sin proponer una reconstrucción del relato sobre la historia argentina. Se quiere recuperar el lugar de la Argentina en el seno de América latina. Los festejos se realizan en la Avenida 9 de mayo, con presencia de representaciones de las regiones argentinas y los países latinoamericanos, con un contenido pensado desde lo “regional” y una idea de “construcción de relato”.

Estas proposiciones se enfrentan a una serie de problemas como es el caso del desfile militar, al cual no, asiste la presidenta, o la celebración del Te Deum (celebrado en la Catedral de Luján, hecho que rompe con la tradición de su celebración en la Catedral metropolitana de Buenos Aires, a causa de las diferencias entre la jerarquía eclesiástica y el gobierno.

 

Melisa Deciancio à l’Université de Paris8

Celebración del 9 de julio de 2016: Bicentenario de la declaración de Independencia

Bajo el gobierno de Mauricio Macri se produce un cambio con respecto a la política exterior argentina. Se vuelve a favorecer la alianza con los EEUU y Europa, se retoma la confianza en los mercados internacionales y se abandona la idea de la identidad construida desde el Sur. Se pone en marcha una nueva liberalización económica a la que sigue una puesta en cuestión del Mercosur. Se favorecen las alianzas de libre comercio y se rompe con la política exterior autonomista y regional del gobierno anterior. La llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense obliga al gobierno argentino a reposicionarse con respecto a la estrategia de inserción en el contexto internacional. Argentina recibe visitas de gobernantes occidentales, de Israel, acelerando, en paralelo, las negociaciones para la firma de nuevos acuerdos de libre comercio con la Unión Europea. América latina se deja de lado tanto por la política interna como por el cambio político general que tiene lugar en la región. En los festejos del 9 de julio se retoma la idea “aristocrática” de la élite porteña “blanca y europea”. Son festejos sesgados y limitados a determinados sectores que intentan desmarcase del “despilfarro” del Bicentenario de 2010. Se realiza un festejo en Tucumán, lugar de la declaración de independencia en 1816. Se vehicula la idea de una crisis heredada. Tiene lugar un Te Deum en Tucumán, sin la presencia del papa que envió un mensaje diciendo que “no se puede pensar el bicentenario (de 2016) sin la región”. Hay un desfile popular en Buenos Aires, un desfile militar mucho más importante que el que tuvo lugar en 2010, permitiendo desfilar a militares golpistas y que apoyaron la dictadura militar, con la presencia de Mauricio Macri.

Estos festejos presentan un cambio de paradigma a través del lugar en donde se celebraron: el Campo de Polo y la avenida del Libertador, es decir, en el barrio de la élite porteña. No hubo presencia de gobernantes latinoamericanos, sin embargo, el único “leader” internacional presente en los festejos fue el rey de España. Los festejos se articularon más desde la comunicación que desde la idea de construcción de relato.

Melisa Deciancio à l’Université de Paris8 

Contact : francoise.martinez02@univ-paris8.fr

Séance Séminaire ALHIM : “Castas e indígenas en la Constitución de Cádiz (1812)”, Gloria Zarza Rondón (Université Paris 8). 30 mars 2018

Castas mars 2018

Séance séminaire ALHIM

Castas e indígenas en la Constitución de Cádiz (1812)

Gloria Zarza Rondón (Université Paris 8)

Entre 1810 y 1812 se realiza la elaboración del texto de la Constitución española de 1812 : http://www.cervantesvirtual.com/portales/constitucion_1812/obra-visor/constitucion-politica-de-la-monarquia-espanola-promulgada-en-cadiz-a-19-de-marzo-de-1812-precedida-de-un-discurso-preliminar-leido-en-las-cortes-al-presentar-la-comision-de-constitucion-el-proyecto-de-ella–0/html/

Se produce una transformación sustancial, pero no radical, del sistema imperial de la monarquía hispánica. Hay una desintegración del poder real que tiene como consecuencia la aparición de múltiples propuestas que proponen un nuevo orden sociopolítico. Son nuevas maneras de entender la soberanía y la nación. El ideario liberal constituye el grueso normativo de las proposiciones socio-políticas, y es el que se refleja en la legislación de las Cortes de Cádiz.

http://www.cervantesvirtual.com/portales/constitucion_1812/

El historiador Joaquín Varela Suanzes (La Constitución de Cádiz y el Liberalismo español del Siglo XIX, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Alicante 2005 http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmc959v6 ) considera que las Cortes de Cádiz es el primer parlamento moderno de las Españas, en el que, por primera vez, españoles de ambos hemisferios se reunen para hablar de la estructura política imperial.

Realmente ese cuestionamiento no era a la reunión de españoles de ambos hemisferios, eso fue un hecho (otro asunto es el número de diputados peninsulares y americanos); más bien la cita de Varela Suanzes pone de relieve el alcance de dicho acontecimiento, y lo que supuso a posteriori para el constitucionalismo de las nuevas repúblicas. Lo de matizar la interpretación estaba referido precisamente a esa trascendencia de la Constitución de Cádiz, que sin dejar de ser un evento trascendental e indiscutible, tuvo sus grandes limitaciones, y una de ellas precisamente fue la extensión de la ciudadanía a todos los actores de la sociedad de la época.

Cita de Varela Suanzes : Conviene no perder de vista, y muchas veces se pierde, que el Congreso doceañista significó el primer parlamento modero de las Españas. De la peninsular y de la ultramarina. Y este alcance que trasciende su sentido bihemisférico y geográfico, representa un dato y un símbolo histórico y cultural de primera magnitud, que incrementa sobremanera la dimensión de estas Cortes y la importancia de su estudio.

Gloria Zarza Rondón (Université Paris 8)

El contexto histórico está marcado por el sitio de Cádiz (5/2/1810-24/8/1812). El 24 de septiembre de 1810 se lleva a cabo la inauguración de las sesiones de Cortes en la Real Isla de León (San Fernando). Entre septiembre y octubre del mismo año, hay un rebrote de fiebre amarilla lo que provoca el traslado de las sesiones a la ciudad de Cádiz. La apertura de las sesiones, en las cuales no hay ninguna representación popular, tiene lugar el 8 de diciembre de 1810 en el oratorio gaditano de San Felipe Neri. Durante los debates se aborda la cuestión de la aplicación del concepto de ciudadanía a los indígenas y a las castas.

La delimitación de dicho debate quedó estipulada por el texto del artículo uno:

CAPÍTULO I: De la Nación Española

Art. 1. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.

La Constitución considera al ciudadano como miembro de la comunidad política nacional. Es una concepción político-social nueva y radicalmente distinta con respecto a la sociedad colonial. De las corporaciones desiguales se pasa a una concepción social de individuos iguales por naturaleza frente a la ley, lo que lleva en sí un cambio social implícito y en plena contradicción con la condición legal del indígena. Esta condición emana directamente del derecho indiano que los considera como vasallos libres de la Corona, rústicos e incapaces de comprender el sistema legal. El indígena es definido como « incapaz relativo » necesitado de un representante para actuar en la vida política colonial. Los diputados de ambos hemisferios están fuertemente influenciados culturalmente por esta tradición indigenista imperial.

Uno de los principales problemas políticos que influye los debates de las Cortes gaditanas es la cuestión del peso representativo de la población americana. Es un punto de enfrentamiento entre los diputados americanos y los peninsulares, intentando estos últimos, evitar un desequilibrio representativo en favor de los primeros. En este caso, la inclusión de los indígenas y las castas como población representable es un hecho de importancia política mayor.

Entre noviembre y diciembre de 1810, once títulos son propuestos en favor de las aspiraciones de la sociedad criolla, como es el caso de la inclusión de los indígenas en la otorgación de derechos. Dionisio Inca Yupanqui, diputado peruano, apoya otorgar a los indígenas derechos y mejoras de su situación social.

Sin embargo, la prudencia es la línea de actuación en cuanto a la aplicación de la ciudadanía a los indígenas y la continuidad de la política tradicional de « protección » que se daba al indio en las leyes de Indias : http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/analisis-de-la-recopilacion-de-las-leyes-de-indias-de-1680-estudios-sobre-las-fuentes-de-conocimiento-del-derecho-indiano-parte-primera/html/

El debate sobre el estatuto jurídico de los indios se centra en su representabilidad y elegibilidad, pero apartados del concurso electoral a causa de su considerada « incapacidad natural », como es el caso, el 23 de enero de 1811, de la alocución del diputado por Sevilla, José Pablo Valiente. Su conclusión es que el indio es « naturalmente estúpido » y « legalmente menor », sin derecho a voto ya que puede ser fácilmente manipulado por los propios criollos. A ello se añade el argumento de la falta de integración del indio a la sociedad colonial. La defensa del derecho a voto del indio durante los debates se basa en la tradición « delascasista » y el esplendor pasado de las civilizaciones precolombinas.

Todos los diputados están de acuerdo en el principio de integrar al indígena en la vida económica y política de la nación, pero a través de una « desindianización » gracias a la instrucción. Se asientan las bases de una sociedad moderna basada en la ciudadanía y el derecho a la propiedad privada (Hilda Sabato (Coordinadora), Ciudadanía política y formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina, México, El Colegio de México, Fideicomiso de Historia de las Américas y Fondo de Cultura Económica, 1999).

La cuestión de las castas es abordada de una manera menos sistemática y sin matices. Los diputados criollos demandan la inclusión de las castas en la población representable. La palabra « castas » se emplea en el sentido de « castas pardas », con aporte de sangre africana, sin incluir la población mestiza y por lo tanto en sentido distinto al dado por von Humboldt.

Por parte de varios diputados americanos -pero no de todos estos-, hay una clara voluntad de integrar y reabilitar a las castas como muestra la intervención del diputado por Quito, José María Lequerica que desea la inclusión de toda la población de América en la base representable, incluyendo las castas pardas. Desde el principio la mayoría peninsular decide que no tienen derecho a ser representadas en las Cortes. Se muestra un rechazo a las propuestas de Lequerica. Los diputados americanos votan un texto favorable a América con respecto a la mayor representación de la población en las Cortes.

En diciembre de 1810, una memoria de los diputados de América y Filipinas considera los habitantes de las colonias como « libres, iguales en derechos y prerrogativas a los habitantes de esta Península ». Lequerica insiste en el principio de igualdad natural de todos los hombres, y de una elemental justicia social. Ramón Power, diputado por Puerto Rico, se apoya en una definición de las castas pardas, en oposición a la de naturales, que las excluye de la ciudadanía ya que no son ni naturales, ni originarios de los dominios europeos o ultramarinos.

Desde el primer momento, al considerarlas como castas raciales, éstas perdieron la posibilidad de acceder a los derechos de ciudadano. Según el artículo 18, todas las castas de origen africano tienen la ciudadanía española, sin embargo, el artículo 22 matiza su acceso a los derechos de ciudadanía. Finalmente, los artículos 28 y 29 las excluyen de la base de la población representable, lo que limita a su vez la presencia de diputados americanos en las Cortes.

Aquí el tenor de dichos artículos:

CAPÍTULO IV: De los ciudadanos españoles

Art. 18. Son ciudadanos aquellos españoles que por ambas líneas traen su origen de los dominios españoles de ambos hemisferios y están avecindados en cualquier pueblo de los mismos dominios. (…)

Art. 22. A los españoles que por cualquier línea son habidos y reputados por originarios del Africa, les queda abierta la puerta de la virtud y del merecimiento para ser ciudadanos: en su consecuencia las Cortes concederán carta de ciudadano a los que hicieren servicios calificados a la Patria, o a los que se distingan por su talento, aplicación y conducta, con la condición de que sean hijos de legítimo matrimonio de padres ingenuos; de que estén casados con mujer ingenua, y avecindados en los dominios de las Españas, y de que ejerzan alguna profesión, oficio o industria útil con un capital propio.

TÍTULO III: De las Cortes

CAPÍTULO I: Del modo de formarse las Cortes (…)

Art. 28. La base para la representación nacional es la misma en ambos hemisferios.

Art. 29. Esta base es la población compuesta de los naturales que por ambas líneas sean originarios de los dominios españoles, y de aquellos que hayan obtenido en las Cortes carta de ciudadano, como también de los comprendidos en el artículo 21.

En teoría, se otorga a los originarios de África la igualdad ante la ley. Sin embargo, se les excluye a nivel electoral así como en el acceso a los puestos de representación política. En tela de fondo aparece el miedo de los hechos revolucionarios ocurridos en Haití (1791-1804) y la posibilidad de acceso al poder político de los mulatos. A este miedo se añade la oposición de la sociedad blanca y su defensa del orden social establecido.

Séance séminaire ALHIM : “Aproximación histórica sobre el problema negro en Cuba y los debates actuales acerca de la discriminación racial”, Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga). 23 mars 2018

affiche Séance 23 mars 2018

Séance séminaire ALHIM

 Aproximación histórica sobre el problema negro en Cuba y los debates actuales acerca de la discriminación racial

Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)

Hay en Cuba un debate que ha ido creciendo desde la década de 1990. Es un debate que forma parte importante del mundo académico cubano. Esta conferencia quiere aportar mis ideas a la discusión.

En primer lugar, el racismo y la discriminación racial forman parte de un sistema existente, y que, desgraciadamente, sigue desarrollándose. No es que sea pesimista, soy un optimista informado.

Para comenzar nos podemos plantear la siguiente pregunta, ¿es lo mismo el racismo que la discriminación? Son dos conceptos que nombran dos cosas diferentes. El racismo lo defino como un sistema de ideas, un sistema de puntos de vista sobre la relación individual entre nuestra visión de nosotros con respecto a los otros. La discriminación la considero como un acto, el resultado de la materialización del sistema de ideas. Discrimina el que puede, no el que quiere, se discrimina desde una posición de poder. Así pues, la discriminación racial es un tipo de discriminación que está presente en nuestra cotidianidad cubana, como en otras muchas alrededor del mundo.

Partimos de la idea que las razas no existen. En el caso cubano, los datos de las investigaciones genéticas con respecto a la población del país han dado los resultados siguientes: 73,8% de la población cubana con genes europeos, 16,8% con genes africanos y 9,4% con genes nativos. Con respecto a la población blanca, 91% con genes europeos y 5,4% con genes africanos. Sin embargo, encontramos casos en que un individuo que se considera blanco tiene 50% de genes africanos. En cuanto a la población negra, 45% con genes europeos y 49,6% con genes africanos. Hay casos con 85% de genes europeos.

El debate se centra en la cuestión del “color de la piel”. En Cuba, el fenómeno se aborda de otra manera con respecto, por ejemplo, a los Estados Unidos. Primero, nuestra historia, en este sentido, es completamente diferente. En Cuba, en el siglo XIX, hubo dos guerras de independencia (1868-1878/1895-1898) con un hecho importante: el líder principal de la rebelión era un hacendado cubano que emancipo a sus esclavos y los considera como “ciudadanos libres” desde el principio de la rebelión. Y este hecho se reprodujo en otros muchos casos, lo que hizo que la participación de las clases más populares fuera básica en la forja de la nación cubana, donde la idea de raza no está presente como tendencia general. En 1869, la Constitución de Guáimaro (http://mjp.univ-perp.fr/constit/cu1869.htm) considera todos los hombres iguales. El profesor Fernando Martínez Heredia escribe: “los esclavos entraron en la guerra como negros de Cuba, y salieron como cubanos negros”.

CONSTITUCION DE 1869-GUÁIMARO

Armando Perryman y Vicente Romero (Université Paris 8)

Las figuras más importantes de la tendencia más radical durante la guerra de independencia fueron José Martí, blanco, y el mulato Antonio Maceo. El escritor José Lezama Lima dice de Martí que “es un misterio que nos acompaña”. Martí es para los cubanos el símbolo de la unidad y de los valores de la nación. Fue el pensador que se impone durante la guerra dentro de un contexto racista. En Nuestra América, Martí escribe:

“No hay odio de razas, porque no hay razas. Los pensadores canijos, los pensadores de lámparas, enhebran y recalientan las razas de librería, que el viajero justo y el observador cordial buscan en vano en la justicia de la Naturaleza, donde resalta en el amor victorioso y el apetito turbulento, la identidad universal del hombre. El alma emana, igual y eterna, de los cuerpos diversos en forma y en color. Peca contra la Humanidad el que fomente y propague la oposición y el odio de las razas.”

Pero la esencia del problema se encuentra en las palabras de Maceo: “Nada pedir como negro, todo como cubano. “

El problema actual se centra en la reivindicación de la memoria de la esclavitud. Fernando Ortiz escribe : “el absolutismo colonial falto de libertades y con un sistema oprsor, necesitaba del racismo como base ideológica del sistema : prejuicios de una fatalidad congénita puesta a la vista por la anatomía.” Este proceso comienza en el siglo XVIII y se desarrolla en paralelo con el sistema capitalista, dando como resultado una esclavitud que tiene “color”, y éste es el color negro. Entre los siglos XVII y XVIII, no existe un sistema de plantaciones generalizado en Cuba. Hay esclavos en pequeñas haciendas, en el servicio doméstico, en la ganadería. Tras la revolución haitiana de finales del siglo XVIII, Cuba pasa a ser primer productor de azúcar mundial desarrollando de manera intensiva el sistema de plantaciones y de entrada de esclavos en el país (alrededor de 600.000 personas). Todo ello provoca cambios en la sociedad cubana, contradictorios, ya que hay una necesidad de mano de obra esclava al mismo tiempo que un miedo feroz al negro. A esto se suma el desarrollo de una clase negra y mulata libre que crece socialmente a lo largo del final del siglo XVIII.

En 1844, la élite esclavista se inventa -no existe ninguna prueba documental- la “conspiración de la escalera” http://www.encaribe.org/es/article/conspiracion-de-la-escalera/1675 . Se acusa a la mayoría de los negros y mulatos libres del “conato” de revuelta. Las consecuencias fue una oleada represiva muy dura. En 1895 y 1896 mueren, respectivamente, Martí y Maceo y la corriente revolucionaria radical cede a las fuerzas más reaccionarias que participan también dell ado de los revolucionarios. En 1898, los Estados Unidos entran en guerra y tras la derrota de España se quedan en Cuba. A principios del siglo XX se crea una república manejada por los estadounidenses (“Enmienda Platt” http://www.encaribe.org/es/article/enmienda-platt/1682 / Constitución del 21 de febrero de 1901 : http://www.cervantesvirtual.com/portales/constituciones_hispanoamericanas/obra-visor/constitucion-del-21-de-febrero-1901/html/ ). Bajo el control de los Estados Unidos, la situación del negro cubano queda fuera de los deseos de Martí y Maceo. Así, por ejemplo, en 1917, en Cuba, de los 1349 abogados sólo 4 son negros, y de los 1343 médicos, sólo 9 eran negros. En 1912 se produce la rebelión de los antiguos oficiales y combatientes de la guerra de independencia que termina con una represión y una gran masacre. http://www.arnac.cu/index.php/noticias/muestra-documental-mayo-de-1912-fuentes-para-su-memoria/1236.html

En 1959, el Che se encuentra en Santa Clara asistiendo a la fiesta de la ciudad. En el parque había una soga que dividía el espacio. De una lado los blancos se paseaban en el interior del parque y del otro los negros andaban por el exterior. El Che rompió la soga y dijo : “no hemos hecho una revolución para esto”. Este hecho marca la recuperación de la filosofía radical de finales del siglo XIX.

Sin embargo se ha cometido un error. Se pensaba que con crear las condiciones institucionales, el problema se resolvería solo. Sin embargo, hoy constatamos que no es cierto. La revolución abrió a todas las personas las mismas oportunidades sin diferencia de color, sin embargo la posición socio-económica de partida no es la misma para todos y ésta no se cambió. Cuando la revolución tenía los medios suficientes, la diferencia no era tan evidente, sin embargo, tras la caída del bloque comunista estas diferencias socio-económicas se muestran más claramente. Se recrudecen las diferencias y, por tanto, las contradicciones.

Armando Perryman à l’Université Paris 8

Andrée-Anne KEKEH-DIKA: ¿Pero cuáles son las soluciones ?

Armando PERRYMAN: En el mundo académico, es uno de los temas principales del debate actual con el objetivo de buscar soluciones y dar respuestas. Hay mucha gente reflexionando y, al mismo tiempo, mucha gente que pide soluciones. Hay ideas, ver la historia con otro enfoque huyendo del eurocentrismo, de la visión machista y blanca. Hay que reformar los programas de estudio y hablar de la participación de los negros de una manera estructural, y no factual, en la historia. Pero la solución está en el conjunto de la sociedad. Hay un cambio de generación en el poder actualmente. Es un momento de crisis y no se puede fraccionar la unidad, como ocurre con ciertos intelectuales negros cubanos influenciados por las corrientes estadounidenses de estudios afroamericanos, trabajos importantes pero que son válidos para el contexto estadounidense pero no para el cubano. En Cuba, a nivel práctico, nadie es capaz de tener explícitamente un comportamiento de discriminación, ya que hay mucho rechazo a este tipo de comportamientos. Sin embargo, hay muchas actitudes disimuladas y veladas. Les voy a contar una anécdota. Un taxista tomó una estudiante negra en su taxi. Esta cambió de dirección de llegada un vez el auto estaba en marcha. El taxista profirió insultos racistas y la obligó a abandonar su taxi. La estudiante tomó la matrícula del auto y presentó una denuncia. La policía llevó al taxista al puesto de policía donde la estudiante fue convocada. El taxista fue obligado a pagar una multa y a pedir disculpas públicas. Este caso provocó un debate en la sociedad cubana: ¿tengo formas de denunciar un acto de discriminación ? El fiscal general de la República dijo en ese momento: “no hay que crear leyes, éstas existen, lo que hay que hacer es denunciar los actos de discriminación.”

Gloria ZARZA: en un viaje organizado, en 2009, a Santa Clara y Trinidad viví una experiencia personal. Es cierto que son ciudades muy determinadas, con una historia propia muy ligada a la economía azucarera. La estación de autobuses de Santa Clara estaba rodeada por una cuerda y una chica negra estaba tras ella. Le pregunté el por qué estaba allí y me dijo que no podía entrar. En Santa Clara, nuestros dos guías eran blancos y todos los jardineros eran negros. Me llamó mucho la atención y pensé en las palabras del Che evocadas en su conferencia.

Armando PERRYMAN: hay restaurantes privados que dicen que se reservan el derecho de admisión. Es surrealista, ¿cuál es este derecho? que los sábados por la noche “negros sospechosos” no pueden entrar. Estos propietarios son racistas que tienen una cuota de poder que pueden transformarla en discriminación. ¿Y quién critica esto? los tipos que trabajan en los propios restaurantes, que son negros.

Un estudiante: ¿Por qué los procesos de toma de conciencia de la negritud parecen haber aparecido mucho más tarde que en otras partes del mundo?

Armando PERRYMAN: El 90% de tu pregunta no puedo contestarla., porque no lo sé. Puedo decirte que en el momento de la construcción del discurso de la negritud. En los años 20-30 en Cuba hay un gran movimiento intelectual y político de toma de conciencia de la situación de los negros, un movimiento intelectual de blancos y negros, que afecta a toda la sociedad. Sin embargo, algunas sociedades negras, como “Atenas”, eran clasistas y discriminatorios y no consideraban las proposiciones del jamaicano Marcus Garvey, como la del retorno a África: “Nosotros somos cubanos y tus proposiciones no nos incumben.” Hay más influencia de la negritud propuesta por Aimé Césaire durante los años 1930-1950. El crítico literario Roberto Zurbano escribe que “en Cuba la revolución no ha comenzado todavía para los negros”. Yo lo leí y me indigné. El ideario político cubano ha sobrepasado esa idea. Nicolás Guillén, en 1930, pensaba que era un error que hubiera negros representando negros, que sería un retorno al siglo XIX. Guillén era opuesto al término afrocubano, porque en el término cubano está ya lo negro.

Présentation du livre “José Martí, 1853-1895. Les fondements de la démocratie en Amérique Latine” de Paul Estrade (Université Paris 8). 23 février 2018

affiche

Vendredi 23 février 2018

Séance séminaire ALHIM
Présentation du livre José Martí 1853-1895. Les fondements de la démocratie en Amérique latine

Bibliographie Paul Estrade

Vicente Romero et Paul Estrade à l’Université Paris 8

Vicente ROMERO (Université Paris 8)

C’est un honneur pour moi, au nom d’ALHIM, accueillir Paul Estrade, à l’Université de Paris 8. Nous le faisons pour l’écouter nous présenter son José Martí. Sur le personnage de son œuvre et sur ce travail, nous reviendrons après lui avoir donné la parole. Avant de le faire, je dois dire quelques mots sur Paul Estrade, collègue et chercheur.

Peut-être pour certains d’entre nous il est assez connu, mais permettez-moi de dire quelques mots sur lui pour les autres ici présents.

Paul est l’un des collègues fondateurs de notre Université, quand -pour naître- elle a dû s’installer, dans des baraquements désaffectés de l’armée je crois, au milieu du Bois de Vincennes. Plus exactement, Paul a été l’un des collègues conviées par Louis Urrutia et Raymond Marcus pour participer à donner vie à la formation « Modalités des études hispaniques et latino-américaines ». Paul a été donc l’un des collègues qui a creusé le sillon de l’enseignement de l’histoire de l’Amérique latine au sein du département d’espagnol de notre université.  Au début des années 1970, il a eu l’occasion de participer à l’enseignement des cours d’Histoire contemporaine de l’Amérique latine au département d’histoire de notre université, comme assistant de Leslie Manigat, historien d’origine haïtienne.

En tant que chercheur, en parallèle à la publication de nombre d’articles sur l’histoire de Cuba et des Antilles hispaniques, sous les encouragements du regretté Noël Salomon, il s’est consacré à faire sa thèse sur José Marti, son œuvre et son action. Elle l’a fait presque en parallèle à celle de Jean Lamore qui s’est centré sur le sens de la pensée de MartI sur « notre Amérique ». En 1984 Pau Estrada a pu défendre la sienne à l’université de Toulouse, sous la direction de Joseph Pérez. C’est la deuxième édition française de sa thèse en un seul volume et en format livre que nous présentons cette après-midi.

Mais le travail de chercheur de Paul Estrade ne s’est pas arrêté là. Je ne m’occuperai pas de ses nombreux volumes concernant du moins un lieu mais une longue croisée de l’histoire de France mais de donner seulement un exemple de ce qu’il a fait, pour que le travail sur une partie de l’Amérique latine soit fait en équipe. Ainsi, à Paris 8, il a pu voir le jour et exister, sous sa direction, l’Equipe de recherche Histoire des Antilles Hispaniques (1984-1997), c’est-à-dire le temps qu’il a été professeur en exercice ; mais il a continué a animer la revue de cette équipe, les Cahiers d’histoire des Antilles hispaniques (HIH) (21 volumes, 1986-2003).

Plus significatif encore. Comme fruit d’un travail d’équipe de plusieurs décennies avec un collège cubain (déjà décédé, malheureusement) et Félix Ojeda Reyes (portoricain), cette année sera celui de l’aboutissement de l’édition en espagnol des Obras Completas de Ramón Emeterio Betances, en quinze volumes. Ce n’est pas tout : ces jours il fait les dernières corrections pour publier, en espagnol, la bibliographie chronologique de l’œuvre du Prócer portoricain.

Avec ces mots, je laisse la parole à notre collègue Paul Estrade.

Paul Estrade. Bibliothèque universitaire Paris 8

Paul ESTRADE (Université Paris 8)

J’ai été le premier nommé au département d’études hispaniques et latinoaméricaines de Paris 8 (alors Vincennes), le 1er janvier 1969, pour enseigner la Révolution cubaine, « sans réunion du CNU ni quoi que ce soit ».  Avant de devenir hispaniste j’ai eu une formation d’historien.  Après avoir soutenu ma thèse, en 1984 j’ai participé à la création d’une équipe interuniversitaire de recherche sur les Antilles hispaniques, les « parents pauvres » des études sur l’Amérique Latine. Nous voulions élargir notre regard sur l’Amérique latine. En même temps, notre recherche était, et elle l’est toujours, un travail de citoyen et d’historien. « Martí permettait cet élargissement ». Je fais toujours partie du Groupe de Recherche Interdisciplinaire sur les Antilles Hispaniques et l’Amérique Latine -GRIAHAL, dont le siège se trouve à l’Université de Versailles.

En 1992, j’ai refusé de participer aux commémorations du V Centenaire de la « découverte de l’Amérique ». Mon refus était idéologique et intellectuel, contre le massacre de la conquête, mais aussi contre les concepts « Hispano-Amérique/Ibéro-Amérique ». Je soutien l’usage du concept Amérique Latine, un concept politique à son origine, dont sa validité est toujours d’actualité : « je parle comme ils parlent d’eux ».

Dans mon travail intellectuel, je cherche aussi un équilibre entre l’histoire de l’Amérique latine et l’histoire de mon « pueblo », Soudeilles, un village corrézien. C’est ainsi que j’ai fait et j’ai coordonné, entre autres, plusieurs publications sur la résistance dans le Limousin.

Mais parlons de Martí. Son ouvre est immense. Ses œuvres complètes seront réunies dans 45 volumes. Les écrits de Martí sont toujours actuels. Toujours omniprésent à Cuba, son ouvre sort du contexte cubain et des limites de son siècle. Martí s’inscrit au XIXe siècle, mais il est un homme du XXe siècle et encore du XXIe siècle.

Sans le triomphe de la révolution cubaine et mon soutien au régime cubain depuis 1960, je crois que je ne me serais pas intéressé à Martí. A partir de ce moment, il m’était nécessaire de m’intéresser à Martí pour comprendre les origines de la révolution cubaine. J’ai entamé, alors, une véritable démarche d’historien.

Cuba, entre 1963 et 1973, a fait un effort énorme d’éducation populaire. Ils ont tiré à 30.000 exemplaires une édition de 28 volumes des œuvres complètes de Martí. Sans cette édition, je n’aurai pas pu faire ma recherche sur Martí.

Parallèlement, le gouvernement cubain envoyait des intellectuels de très haut niveau à Paris (ambassade, UNESCO, …) : Juan Marinello, Alejo Carpentier, Julio de Olivera. J’ai eu la chance de pouvoir partager avec eux mes réflexions sur Martí, Cuba et la vie en général.

J’ai commencé mon doctorat d’état sous la direction de Noël Salomon. Les exigences de mon directeur et du doctorat d’état impliquaient l’étude de Martí à partir de son ouvre et de faire quelque chose de durable. Mon directeur me demandait de faire un travail qui serait une référence, un travail « durable », un « petit monument ». En 1971, Noël Salomon a attribué à Jean Lamore la recherche sur la genèse et le sens de l’idée de « nuestra América », et à moi l’étude des idées économiques, sociales et politiques dans l’ouvre de Martí. La recherche portait sur la signification du projet et de l’action révolutionnaire de Martí.

Je voulais saisir la pensée de Martí dans son évolution (contexte et dates) et dans son action : « Hacer es la mejor manera de decir ». Après multiples lectures, consultation de nombreuses archives, j’ai articulé mon interprétation de la pensée de Martí comme une conception nouvelle de la démocratie, c’est-à-dire l’étude de la pensée de Martí sur la démocratie pour l’Amérique Latin entendue comme le complément de l’œuvre de Tocqueville. Cette problématique, à l’époque, fait partie d’un axe très peu abordé dans les études sur Martí.

Conception et pratique de la démocratie dans la pensée « martinienne »

  • la démocratie n’a encore jamais existé au sens étymologique du concept. Elle est partout « formelle, fallacieuse, incomplète et hémiplégique ».
  • la démocratie ne s’impose pas, elle est une création continue en se traduisant dans des formes concrètes. Il n’y aura jamais de démocratie universelle. C’est un processus ni linière, ni irréversible. La démocratie est un combat continu.
  • la démocratie va au-delà du politique, elle a des formes économiques et sociales ; elle signifie le contrôle par le peuple pour parvenir à la conquête de la démocratie (la moitié de ma thèse).
  • les démarches proposées s’appliquent à Cuba mais elles sont valables pour l’ensemble de l’Amérique latine.

Contexte de production

Le concept de démocratie est mis en cause dans divers lieux de la planète tout au long de la période 1960-1980 : V république, réflexion sur le rôle de la société civile en 1968, premiers gouvernements de Mitterrand en France ; clanisme, autocratie en Afrique post-coloniale ; dictatures militaires en Amérique latine ; démocraties populaires en Europe de l’Est : institutionnalisation de lé révolution (constitution 1976) à Cuba.

En 1980 a lieu à La Havane une réflexion collective sur la pensée de Martí dans le cadre du colloque international José Martí : démocrate révolutionnaire. J’y ai presenté un travail comparatif entre Martí, Betances et Rizal (« Martí, Betances y Rizal : los lineamientos y prácticas de la revolución democrática anticolonial », Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana n° 3, 1980, pp. 150-177). Martí ne rentrait pas dans la catégorie « démocrate révolutionnaire » dans laquelle nous pouvons classer Blanqui, Kossuth ou Sun Yat-sen. Marti, est démocrate et révolutionnaire.

La première édition française de ma thèse en format livre sort en 1987. Le contexte politico-économique des années 1989-1991 empêche son édition en espagnol à Cuba : bien qu’envisagée, le gouvernement cubain n’a pas les moyens pour l’éditer et en Europe l’intérêt par Martí n’est plus le même. La maison d’édition 12 calles et la Casa Velázquez, avec le soutien de la Casa de las Américas, publient en 2000 l’édition en espagnol. Une nouvelle édition en deux volumes sort à La Havane en 2017. La maison d’édition Les Indes Savantes, la même année, publie la deuxième édition en français de mon livre préfacée par Sandra Hernández, une de mes étudiantes, avec en particulier une mise à jour bibliographique. Ces dernières éditions répondent à une véritable demande en France (UNESCO- prix José Martí, CAPES, AGREGATION) mais aussi à la permanence de Martí à Cuba, à la permanence de ses enseignements, à son actualité dans la science politique de la pensée, le PRC comme parti de la démocratie directe (il n’a jamais accepté d’être nommé président mais délégué ; les femmes constituaient le 20% des membres), à l’universalité de son discours, à son refus des modèles, à sa critique de la colonisation, à sa démarche antiraciste, à la place que Martí accorde à l’éthique, à sa défense du « penser par soi-même », de sa plaidoirie par la pensée libre et contradictoire, de sa conception du « front de libération national » et de l’unité latinoaméricaine.

Comment peut-on publier 40 ans après un ouvrage sans changements importants ?

Mon travail n’est ni complet, ni parfait, ni définitif. Ce qui reste de valable est la perspective du travail :

-comme méthodologie : la confrontation systématique de l’action et des écrits de Martí qui s’éclairent simultanément,

-comme proposition : faire de l’histoire globale et de penser historique des choses (Pierre Vilar). Dans ce sens, au sein de mon département et de l’Université de Paris 8, tandis que certains se sont alignés dans le structuralisme, je l’ai fait dans le marxisme.

-comme forme de travail des sources : aller aux archives pour consulter une multiplicité de sources primaires sur Martí ; aller « non pas à pêcher » mais à la recherche de l précision et les informations nouvelles concernant Martí et ses contemporains. Ainsi, aux Archives de La Havane, j’ai pu consulter une centaine de lettres de Martí au trésorier du parti.

Les limites du livre se trouvent dans l’absence des dimensions culturelle, philosophique et éducative de la pensée et de la praxis de Martí, dimensions qui auraient dû faire partie de l’étude de l’idée martinienne de démocratie.

La pensée de Martí est toujours innovante, actuelle, dérangeante ; elle est un « puissant antidote contre le prêt-à-penser libéral ».

Débat

Vicente Romero: Paul Estrade c’est un laboureur de l’histoire. Le livre qui nous présente aujourd’hui, est un dictionnaire thématique, conceptuel et contextuel de la pensée et l’action de José Martí, une introduction à cette expression du « libéralisme social ». Une pensée et une action différente à celle, libéral conservatrice, de Tocqueville. Mais, au fond, l’œuvre de Paul Estrade, dépasse largement l’étude d’un héros : elle est une étude du contexte socio-historique, des réseaux qui ont donnée comme résultat la pensée en action de Martí. Voici deux questions :

Très tôt, Martí montre une certaine distance vis-à-vis de l’expression « Amérique latine » (« Nada es tan autocrático como la raza latina, y nada es tan justo como la democracia puesta en acción », écrivait-il en 1876). En 1894, dans une lettre à Ramón Mayorga Rivas, il emploie l’expression « indo-amérique ». Vous résumez la pensée de Martí sur les Indiens avec cette phrase poignante : « Ils sont le passé et l’avenir de l’Amérique, pas le présent » (p. 202). Quelle est donc le sens qui pouvait comporter chez Martí l’expression « notre Amérique » ?

Ma deuxième question. Vous considérez Martí comme « plus proche de l’Afro-américanisme d’Angéla Davis que du Panafricanisme de Garvay ». Je partage votre appréciation. Je comprends bien les difficultés de Martí, un Cubain consacré à l’indépendance de son pays, et par conséquent, soucieux des risques centrifuges des forces sociales internes concernées par ce combat. Toutefois, sachant l’importance fondamentale d’Haïti dans le processus des indépendances dans l’Amérique latine et les Caraïbes, avez-vous une explication des raisons pour lesquelles Martí ne mentionne pas Toussaint-Louverture parmi les Héros des indépendances latino-américaines, à la même hauteur qu’il a accordé a Bolívar et Juarez, par exemple ?

Paul Estrade: Martí a employé l’expression « Amérique latine », pas souvent mais il l’a fait jusqu’en 1884. Après, il hésite. L’expression « notre Amérique », il l’emploi dès 1877, et de façon intense à partir de 1889. Il faut prendre en compte deux facteurs qui jouent pour cette évolution : l’ambigüité du concept latine : la Mère-Patrie ne peut pas être l’Espagne, la Mère-Patrie serait, désormais la France. Au contraire, parler de « notre » Amérique signifie une appropriation par opposition [à la domination étrangère] ; il se place en forme affective, dans le domaine du sentiment, [et à partir de ce niveau émergent] des idées.

Concernant Haïti, Martí est beaucoup moins novateur que Betances, car ce dernier considère Louverture et Pétion comme fondateurs de la pensée antillaise. Il faut comprendre l’évolution [vitale et intellectuelle] de Martí. Lors de sa rupture avec l’Espagne, sa pensée devient « créole cubaine ». Il va découvrir très tardivement Haïti, lors de son séjour dans cette Ile : à ce moment, dans son Journal, nous ne trouvons aucune phrase négative par rapport à ce pays, à ce peuple. Ses phrases son plutôt laudatives.

De façon plus large, il convient de rappeler la réponse qu’il donnera à la question suivante. S’il avait une fille, comment aurait réagi si elle épousait un noir. La lettre de réponse de Martí, découverte après l’édition de son œuvre, donne des faits de société pour comprendre ce libre choix, entre autres, que le travail réuni les gens.

Natalia Molinaro: Si Martí était vivant aujourd’hui, qu’aurait-il pensée de la CELAC et de l’UNASUR ?

Paul Estrade:  Sans doute qu’il les aurait considérés comme bien, mais que l’Amérique latine n’est pas encore mure. Les Etats feront ce que les peuples auront décidé, disait-il. Dans ce sens, Martí a toujours mis l’accent sur la pensée de l’unité plus que sur le fait de l’union : ce dernier est seulement possible comme réalisation du premier. Bolívar avait tenté de mettre en place une union quand l’espace n’était pas encore muri par la pensée. Martí estimait aussi que pour bien assoir les indépendances, il fallait que celle-ci soit la cause commune des opprimés contre les oppresseurs.

Perla Petrich: Concernant les courant existantes entre les collègues à Paris 8, il s’agissait de courants idéologiques ou de méthodologie ? le marxisme était une idéologie ou une méthodologie ?

Paul Estrade: Je parle des méthodologies employées par les collègues. Par exemple, [et pour faire simple] pour l’explication d’un texte : tu sorts tout de ce qui est dit dans le texte (le structuralisme) ; tu comprends le texte en le contextualisant (le marxisme). De mon point de vu et au niveau méthodologique, on ne peut pas sortir tout d’un texte, on a besoin de penser concrètement les choses. Bien sûr, comme tu le sais, Perla, il y avait des collègues et des cours dans lesquels ils combinaient de façon pratique ces deux méthodologies.

Un intervenant : Quelle sens prend Martí dans la Cuba d’aujourd’hui ?

Paul Estrade:  On ne peut pas étudier Martí et le sortir du contexte historique dans lequel l’étude est faite. Dès son vivant, a commençé le culte de Martí : en 1891 il avait été qualifié déjà comme l’Apóstol. L’avancé dans la connaissance de sa pensée et de son action a changé après sa mort, dominée par la bourgeoisie libérale (Estrada Palma et la Constitution de 1901), qui aboutit par exemple à la séparation de l’Eglise de l’Etat après moins d’une demi-journée de débats, mais qui à la fois est favorable aux « liens privilégiées » avec les Etats-Unis. Ce dernier pas étant en nette contradiction avec Martí. Ce distancement de fait, se confirme si l’on prend en compte que les premières éditions des œuvres de Martí est résultat non pas de la volonté de l’Etat cubain mais de l’un de ses disciples.

Ce sera à la Génération du centenaire de la naissance de Martí de marquer un tournant par rapport à l’œuvre et l’action de Martí. Ainsi, en 1953, Fidel Castro, membre de cette génération, dira que Martí a été « l’auteur intellectuel » de l’attaque à la caserne de Moncada. Cette même année, sous le patronage de l’UNESCO est publié une œuvre avec des textes de Martí. Après la Révolution, la masse découvre Martí.

D’un autre côté, il y a eu aussi des actions comme Radio Martí ou le projet de publier le journal Patrie, avec le même nom du journal de Martí. Mais, ça n’a jamais été possible que l’émigration exprime et représente la pensée de Martí. Mais tous font de l’hagiographie de Martí. En 1995, exceptionnellement, il a eu un essai de « tuer » Martí, avec une thèse sur « los siete errores de Martí ». Cette attaque est venue d’une partie de l’émigration, pour saper la Révolution cubaine, mais ça n’a pas marché.

Dans mon discours de New York, conformément à un texte que j’avais écrit en 1993, j’ai dit que Martí est le pilier de la Révolution cubaine ; un sentiment, une force morale. Pour cette raison son statue ne sera jamais déboulonnée.

Présentation du livre « NO ». Pablo Larraín de Michèle Arrué (Université Paris 8), 25 janvier 2018

affiche séance

Séance commune séminaire ALHIM et l’Axe Transferts textuels et migrations esthétiques

Présentation du livre « NO ». Pablo Larraín de Michèle Arrué (Université Paris 8)

 

Enrique Fernández Domingo (Université Paris 8) : Cadre historique et questions épistémologiques

« NO de Pablo Larraín est un film complexe qui joue constamment sur les apparences. »

« NO est un film qui porte sur une grande victoire : le plébiscite organisé en 1988 par le pouvoir en place. Le film s’inscrit dans un cadre histoire qui n’en est pas moins centrale dans le film. NO est bien un film sur le plébiscite de 1988 et la victoire des opposants au dictateur. »

« Un film beaucoup moins lumineux qui porte sur le Chili actuel et ouvre un espace de réflexion sur la période de la post-dictature. L’accueil enthousiaste à l’étranger contraste avec l’accueil beaucoup plus mitigé que lui a réservé le Chili, où il a suscité jusqu’à ce jour de nombreuses polémiques. »

A l’aune de ces affirmations, le livre de Michèle Arrué nous a fait réfléchir à partir de deux questions : le cadre historique dans lequel se situe le film de Larraín et la question épistémologique entre l’écriture de l’histoire et l’œuvre de fiction.

Pourquoi un plébiscite ?

Comme dans les cas des autres coups d’état en Amérique latine à la même période, l’expérience chilienne est conduite par des armées cohérentes sur un plan idéologique appuyé sur l’antimarxisme et la doctrine de la sécurité nationale. Ces armées sont déterminées à rétablir la domination sociale.

Le putsch du 11 septembre 1973, un coup d’état fait par l’armée en tant qu’institution, contre le président Salvador Allende, est préparé et dirigé par des officiers des trois branches de l’armée et des carabineros :

  • le général Augusto Pinochet, nommé par le président Allende à la fin du mois d’août de cette même année, pour l’armée de terre ;
  • l’amiral José T. Merino Castro, autodésigné le jour du coup d’État, pour la marine ;
  • Gustavo Leigh Guzmán, nommé par le président Allende en août 1973, pour l’armée de l’air ;
  • César Mendoza Durán, autodésigné, pour les carabineros.

Les commandants institutionnels dirigent le pronunciamiento et le nouveau gouvernement. Cependant, le régime militaire institutionnel s’est incarné progressivement dans la figure du général Augusto Pinochet, à tel point que la formulation « régime de Pinochet » est devenue courante. A partir de juin 1974, lorsque le général Pinochet dévient le chef du pouvoir exécutif, la nature du régime militaire est désormais indivisible du général de l’armée de terre.

La dictature doit faire face à la mise en question du régime à l’extérieur (condamnation en décembre 1977 par l’Assemblée générale des Nations unies, par 95 voix contre 14 et 12 abstentions, du « régime militaire pour ses abus en matière de droit de l’homme »). Augusto Pinochet prônait dans son discours à faire « face à l’agression internationale lancée contre le gouvernement de notre patrie, prendre la défense de la dignité du Chili, et réaffirme » la légitimité du gouvernement de la République à diriger souverainement le processus d’institutionnalisation du pays ». Le régime militaire s’appuie sur un mouvement social de soutien au régime, incarné par Pinochet. Le résultat est, en 1978, l’organisation d’un plébiscite de soutien au régime, c’est-à-dire de légitimation du pouvoir d’Augusto Pinochet.

Parallèlement, le régime connait une lutte de pouvoir interne entre les militaires : le général Gustavo Leigh Guzmán et son haut commandement des Forces aériennes chiliennes s’opposent au plébiscite, jugeant que cette pratique relève des « régimes personnalistes qui prétendent concentrer le pouvoir par le biais de mesures peu orthodoxes.

Le plébiscite a lieu sans registres électoraux, l’armée étant juge et partie dans le déroulement du processus.  Selon les chiffres officiels, le « oui » l’emporte avec 75 % des voix.  Même si personne ne croit en ce chiffre, Augusto Pinochet obtient une reconnaissance officielle de son leadership.

Cette centralisation du pouvoir atteint un nouveau degré avec la Constitution de 1980 (approuvé lors du plébiscite le 11 septembre 1980 et entrée en vigueur, dans un régime transitoire, le 11 mars 1981 pour se terminer à la fin du mandat présidentiel de Pinochet soit le 11 mars 1989, et, totalement, le 11 mars 1990) qui le désigne Pinochet président pour les huit années suivantes et comme candidat unique pour le plébiscite de 1988. La Constitution de 1980, notamment sur la question des sources du pouvoir, institutionalise d’organismes non soumis au vote populaire. De plus, l’armée reçoit un rôle constitutionnel, comme tutrice du futur système institutionnel. Les Chiliens sont contraints de voter « oui » ou « non », les options présentées : comme un dilemme entre la patrie et l’anti-patrie.

Le référendum chilien du 5 octobre 1988 fut organisé dans le cadre de l’application des dispositions transitoires (articles 27 à 29) de la constitution chilienne de 1980 pour décider de la prolongation au pouvoir jusqu’en 1997 du dictateur. Le 5 octobre 1988, le référendum a comme résultat suivant : 54% de « No », 43% de « Sí ». Deux ans plus tard, Patricio Aylwin devient le premier président démocratiquement élu pour la première fois depuis l’élection de Salvador Allende en 1971.

Comme explique Véronica Valdivia Ortiz de Zárate :

« Le leadership de Pinochet, malgré tout, aurait été compromis sans la démonstration de soutiens évidents dans la société, fruits de la nature insurrectionnelle du coup d’État. La décision de transformer le mouvement d’opposition à l’Unité populaire en appui au régime a contribué à la création du pinochétisme. Cela a été possible dans ce contexte, car ceux qui ont pris les rênes des organes d’État sont des anticommunistes convaincus, qui offrent au régime un embryon de projet devant être mené, selon eux, par le général Pinochet en personne. Les cours de formation destinés à la base sociale du régime sont ainsi la prolongation de la politique économique, sociale et institutionnelle mise en œuvre par le gouvernement. Ils cherchent à toucher de vastes pans de la société. Cette activité sociale en direction des couches populaires, par ailleurs, permet au régime d’accéder à ce monde frappé par la répression, mais qui en reçoit des bénéfices sans que cela ne modifie en rien les causes de sa marginalité. Ces bénéfices ont cependant un impact plus fort dans ce contexte social d’extrême pauvreté et de chômage. Une partie de ces couches sociales devient assurément pinochétiste. Cela explique que le pinochétisme parvienne à réunir des personnes de toutes les classes sociales (supérieure, moyenne et inférieure). Ces stratégies politiques permettent de comprendre pourquoi, lors du plébiscite de 1988, le général Pinochet réussit tout de même à obtenir 43 % des votes. »[1]

Cette masse électorale captive, pour qui le général Pinochet était tout (projet de société, pouvoir… ou aide sociale) est devenue le socle idéologique et social des héritiers politiques du régime. Ceux-ci ont construit un récit qui défend le modèle économique et politique instauré par les militaires. Ce récit légitime, en même temps, le coup d’état de 1973. Dans l’actualité, dans la société chilienne, existe un pinochétisme idéologique qui, par sa nature même, continue à être très présent dans la société chilienne.

Cadre épistémologique : Histoire-Mémoire-Fiction

Les débats qui se déroulent dans l’espace public chilien depuis la fin de la dictature ont été marqués par ce que Cristina Moyano a défini comme les « batailles pour la mémoire ». Nous pouvons citer les faits les plus marquants de ces batailles :

  • le Parc pour la paix « Villa Grimaldi » est inauguré le 22 mars 1997 comme lieu de mémoire et espace de réflexion et de connaissance sur la période de la dictature militaire.
  • 1998, arrestation de Pinochet à Londres.
  • comme réponse à son arrestation, Augusto Pinochet écrit la lettre Carta a los chilenos dans laquelle il se présente comme un « innocent » protagoniste de l’histoire récente du Chili.
  • le 25 janvier 1999, plusieurs historiens chiliens redigent le Manifiesto de historiadores, publié le 2 février de la même année, dans le journal La Segunda.
  • le 12 février 1999, dans le même journal, l’historien pinochetiste Gonzalo Vial, membre de la Comisión Rettig, répond aux auteurs du Manifiesto. Vial remet en question la valeur historiographique des travaux sur la période dictatoriale faits par les signataires du texte.
  • le 16 décembre 2004, publication du manifeste Contra los que torturan en nombre de la Patria, abordant la détention de Pinochet et les limites de l’Informe Valech.
  • 2007, un troisième manifeste intitulé La dictadura militar y el juicio de la historia est publié sur internet.
  • 2010, inauguration du musée de la Mémoire et les Droits de l’homme.

Sous la coexistence de deux mémoires confrontées, ces exemples nous montrent la rupture du « pacte de silence » et la mise en cause du consensus issu de la transition chilienne de chercher la « vérité et la réconciliation » à la place de la « vérité et la justice ».

Le film « No » permet d’identifier un certain nombre d’acteurs du politique ainsi que leurs discours. Le sens d’un tel discours s’incarne aussi dans la représentation des circonstances historiques évoquées, la construction des personnages et leurs péripéties. Ces derniers sont les opposants et les partisans d’une dictature latino-américaine dans la dernière phase de la Guerre Froide.

Le film « NO » a un parti pris. Celui de la liberté d’expression, celui du refus de cautionner une dictature. De manière juste, le film participe à la « bataille des mémoires » au Chili. Cependant, le film reçoit des critiques tant des défenseurs de l’héritage du Pinochet que ceux qui luttent pour la mémoire des victimes de la dictature : la mobilisation politique, l’expérience politique de l’échec des manifestations de 1983 et 1984 pour repenser les alliances et la stratégie d’opposition, l’opposions au sein de la dictature contre le pouvoir de Pinochet.

Parallèlement, le cinéaste joue aussi avec les frontières de la mémoire, l’écriture de l’histoire et l’œuvre de fiction. En suivant les propositions de Michèle Arrué, tout au long du film, Larraín se livre, avec l’ensemble du matériel filmique, à un jeu auquel il convie le spectateur pour l’égarer et le confondre. Le cinéaste entretient ainsi une confusion sur la nature des images et des médias qui les produisent, les temporalités et les espaces dans lesquels elles s’inscrivent. Larraín rend aussi poreuses les frontières qui séparent œuvre filmique et publicité, fiction et documentaire.

« NO » est une fiction basée « à 80% sur des faits réels », a indiqué Alfredo Castro, l’acteur, qui campe le rôle d’un chef d’entreprise pinochetiste, lors de l’avant-première, dans la faculté d’économie de l’Université du Chili, à Santiago. L’organisation du référendum telle qu’elle est présentée dans « No » est conforme à la réalité, il y a là une stricte conformité documentaire au regard de l’Histoire.

Cependant, la démarche de Pablo Larrain n’est pas une démarche historique ou mémorielle comme pourrait le suggérer les premiers mots du film :

En 1973, les Forces Armées chiliennes organisèrent un coup d’Etat contre le gouvernement de Salvador Allende. Le Général Pinochet pris le contrôle du pays. Après 15 ans de dictature, Pinochet dû faire face aux pressions internationales afin de légitimer son régime. En 1988, le gouvernement appela à un référendum. Le peuple aurait à se prononcer sur le maintien ou non du gouvernement pour huit années supplémentaires. La campagne durerait vingt-sept jours à raison de quinze minutes d’antenne pour l’option « oui » et quinze minutes d’antenne pour l’option « non ».

Ce préambule induisait d’une part le choix soit documentaire, soit fictionnel pour traiter du processus politique qui conduisit à la campagne pour le référendum. « No » mélange fiction et documentaire, accordant à la campagne publicitaire pour le No un poids historique et providentiel dans le délogement du dictateur du pouvoir. Le film inclue des cameos (Patricio Alwyn et Isabel Parra) et propose une autre identité, d’exilé politique, au réel publiciste qu’était Eugenio García.

Dans le « réalisme » de Larraín, le niveau d’explication est pratiquement absent, tandis que l’écriture de l’histoire propose une entreprise de compréhension-explication dans laquelle l’histoire doit expliciter, valider et démontrer ses énoncés. La différence se trouve dans la capacité cognitive entre les deux démarches. La fiction de Larraín a une relation incomplète avec ce qu’on considéré véridique, soit il représente la réalité, soit il propose des parties incomplètes de connaissance dans le film. A différence du film, l’histoire active la fiction avec le but de produire de la connaissance. L’histoire a un régime cognitif propre et différent à celui du film de Larraín.

Pascale Thibaudeau (Université Paris 8) : Instabilité de l’énonciation et effets de brouillage dans « No »

« NO », qui se situe à une période clé de l’histoire du Chili, n’est pas un film isolé dans la filmographie de Larrain qui a pris plusieurs fois pour objet la dictature et ses séquelles : peux-tu contextualiser ce film dans l’ensemble de la production ?

Du point de vue de l’objet filmique, on a un film construit chronologiquement avec une progression dramatique et un suspense croissant. Comment, alors que le spectateur connaît, dès le début du film, l’issue du scrutin, est construit ce suspense ? A partir de quels éléments le cinéaste parvient-il à maintenir le spectateur en haleine ?

On a donc un film qui, dans sa structure et les moyens mis en œuvre pour capter l’attention du spectateur, adopte un certain nombre de règles et de conventions propres au cinéma grand public. Pourtant, souvent, le spectateur perd ses repères avec le brouillage des temporalités : dans la fusion des images d’archives et des images reconstituées, passé et présent arrivent à se confondre. Comment est obtenu ce lissage esthétique entre les images de 1988 et celles de 2012 ? Quelle est la fonction de cette fusion temporelle ? Comment l’interpréter ?

En même temps, parallèlement à cette homogénéité esthétique qui vise à confondre deux époques, la présence des caméos et de deux apparences distinctes d’une même personne dans des plans successifs et alternés, souligne au contraire que le temps a passé (enregistrement de la chanson par les sœurs Parra, tournage d’un spot au Teatro Huemul). On a donc à la fois une homogénéité visuelle et une hétérogénéité temporelle qui créent une forme de temporalité paradoxale. Peux-tu nous en donner quelques exemples ?

Un autre type de fusion opérée par le film : l’imitation formelle et rhétorique du discours publicitaire par le discours politique. Certaines critiques ont voulu y voir une façon de dire que le cinéaste avait voulu montrer que le référendum avait été gagné par l’opposition grâce à la forme des clips et non par le contenu et le travail de l’opposition. Mais est ce que le propos de Larrain n’est pas plutôt de critiquer le « système publicitaire » (et donc capitaliste) comme hégémonique et capable de tout engloutir, récupérer et affaiblir ?

Michèle Arrué (Université Paris 8) : réponses et réflexions

Les questions posées par mon collègue historien Enrique Fernández, Pascale Thibaudeau et Vicente Romero sont pour moi l’occasion d’aborder la question du statut de l’œuvre artistique filmique quand cette dernière se croise à l’Histoire, et de façon plus particulière les dispositifs et la grammaire filmiques que le cinéaste Pablo Larraín met en place dans son œuvre de fiction No qui se situe à une période charnière de l’histoire récente du Chili.
A aucun moment Pablo Larraín méconnait, ignore, ou minore la dimension collective du processus qui précède le mois de septembre 1988 et le plébiscite du 5 octobre 1988. C’est que le sujet de son film est autre.

Larraín est un cinéaste et cet artiste tout particulièrement sensible aux images va être interpellé par le matériel visuel d’époque constitué par les images de la campagne télévisée : aussi bien celles des opposants au régime de Pinochet (« franja del No ») que celles de ceux qui le soutiennent (« franja del Sí »). Larraín va également s’intéresser aux images de la propagande officielle qui sont montrées tous les jours à la télévision pendant dix sept ans sous le contrôle absolu du régime, de même que les publicités de l’époque issues du nouveau langage visuel qui accompagne la naissance du nouvel ordre économique libéral.

Pablo Larraín nous livre ainsi un film qui porte sur le pouvoir des images – un pouvoir d’illusion -, sur les signes iconographiques, tout en réfléchissant aux rapports qui les lient avec les supports et les sources qui les produisent. Le film de Pablo Larraín travaille sur la conception de ces images, leur réalisation mais également leur réception selon le public et les époques. Pas une image insérée qui ne soit – rappelons-le – des images d’archives et qui ne soit accompagnée d’une réflexion sur leur réception ; la réception des différents camps en présence, mais également la réception du spectateur que nous sommes.

Précisons qu’une décision technique capitale pour son film que prend Pablo Larrain, et ce pour répondre à la question posée par Pascale Thibaudeau, est de filmer l’ensemble de son film avec des caméras de l’époque, des caméras de vidéo analogique ikégami. Cela lui permet d’intégrer de façon « naturelle » tous les documents d’époque au récit cadre – production fictionnelle – sans que les frontières entre genre (documentaire, publicité, fiction) ne soient marquées.

Ce procédé permet également de rendre les frontières spatiales poreuses et, associé au recours à de nombreux caméos – personnages présents dans les documents de 1988 et revenant bien souvent jouer leur propre rôle dans la fiction que tourne Larraín en 2011-, Larraín élabore un film sous jacent qui porte également sur la période du tournage (2011-2012). Le film de Larraín rend compte non seulement de la fin de la dictature mais aussi du Chili contemporain post dictatorial vingt trois ans après le plébiscite de 1988, en posant la question implicite du leg du pinochétisme dans le régime qui lui succède.

Pour répondre à Pascale Thibaudeau, nous voyons que Larraín n’a pas rompu comme on pourrait le croire avec sa façon d’aborder l’histoire. Dans ses deux films précédents qui eux aussi se situent totalement ou en partie pendant la dictature (Tony Manero, 2008 ; Post-Mortem, 2010), l’histoire apparaissait à l’insu du personnage principal, en second plan ou bien souvent hors champ. Elle était suggérée et ces films exigeaient un spectateur actif. Il en va de même pour décrypter No, film bien plus complexe qu’il n’apparait de prime abord.

Ajoutons que la visée de Larraín n’est pas d’ordre pédagogique. Il ne cherche pas à délivrer de message et c’est la force de son film, un film qui n’est à mon sens ni « flou » ni « ambivalent », même si son personnage principal l’est. Larraín offre au spectateur qu’il veut actif, non pas des réponses mais des questions, « un espace de réflexion » pour reprendre ses termes.

Enfin, je rappellerai que le film de Pablo Larraín est avant tout une œuvre d’art, une œuvre de fiction. Il ne s’agit à aucun moment pour Larraín d’écrire un reportage historique, genre dont on est en droit d’attendre une certaine exhaustivité et une adéquation, une « conformité » avec ce qui a eu lieu. Il convient de distinguer le reportage qui a une fonction informative du documentaire, œuvre d’art dotée d’un projet esthétique. On ne peut par conséquent reprocher à Pablo Larraín d’être « lacunaire » ou « parcellaire ». Larraín ne fait pas œuvre d’historien. On l’a vu, il nous livre une réflexion sur les images et les signes (et c’est du reste le duel que se livrent ces images qui est le moteur narratif du film). En art, le réel représenté est toujours une construction ; l’art n’illustre pas le réel, n’en ai pas le miroir tendu dans lequel il se reflèterait. La question de la « véridicité » en art ne se pose jamais, mais plutôt celle de son caractère vraisemblable. Ce qui n’empêche pas Larraín d’interroger dans des modalités artistiques l’histoire du Chili, le sens de ce qui a eu lieu, mais au travers des images produites à cette époque. Ce questionnement ne passe pas nécessairement par le « réalisme » qui en tout état de cause, en art, ne se confond jamais avec le réel.

___________________________________________________________________________

[1] Valdivia Ortiz de Zárate Verónica, « Construction du pouvoir et régime militaire sous Augusto Pinochet », Vingtième Siècle. Revue d’histoire, 2010/1 (n° 105), p. 93-107. DOI : 10.3917/ving.105.0093. URL : https://www.cairn.info/revue-vingtieme-siecle-revue-d-histoire-2010-1-page-93.htm