Archives du mot-clé Cuba

Séminaire ALHIM Amérique Latine Histoire et Mémoire (novembre 2018-mai 2019)

Séminaire ALHIM
Amérique Latine Histoire et Mémoire

Affiche seminaie alhim 2018-2019-1Télécharger

Mercredi 28 Novembre 2018
12h00-14h00
Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo
Charla con Guillermo Amarilla Molfino, nieto restituido, y Alicia Lo Giúdice, psicóloga responsable del área terapéutica de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo
Vendredi 30 novembre 2018
10h00-12h00
Entre la patria refundacional y la patria en construcción. Los museos del Bicentenario en Argentina y México
Camila Perochena (Universidad Nacional de Rosario-Universidad de Buenos Aires)
Vendredi 31 Janvier 2019
15h00-17h00
Comunidades y democracias en el pensamiento chileno de mediados del siglo XIX: fuentes, conexiones, singularidades
Diego Gallardo López (Universidad Diego Portales de Santiago de Chile)
Vendredi 15 Février 2019
15h00-17h00
Estereotipos y prejuicios vinculados a las religiones de origen africano en Cuba
Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)
Jeudi 28 Mars 2019
9h00-11h00
Latinoamérica: de categoría a oferta. El mercado como trasfondo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
Eva Natalia Fernández (Universidad Autónoma de Querétaro)
Vendredi 12 Avril 2019
15h00-17h00
Débat autour de la projection du film documentaire Cubanas, Mujeres en Revolución de Maria Torrellas (2018)
Jeudi 2 Mai 2019
9h00-11h00
La Paz en el torbellino del progreso: transformaciones urbanas en la era del cambio en Bolivia
Hugo José Suárez (Universidad Nacional Autónoma de México)
Vendredi  10 mai 2019
15h00-17h00
Disparition  forcée au Pérou pendant le conflit armé 1980/2000, Ayacucho et la Selva centrale
Francky Wanner (Université Paris 8)
Co-organisation du séminaire Mémoire et Histoire en Amérique latine et Espagne. Du contemporain au Temps présent, http://www.ihtp.cnrs.fr

Contact : enrique.fernandez@yahoo.fr; viromeroes@yahoo.es

Les salles seront indiquées ultérieurement


« Sobre la educación en Cuba ». Artículos de Felipe de J. Pérez Cruz y María Isabel Bardina Torres

Fidel Castro Ruz: Filosofía de la Educación en el proyecto socialista cubano

Felipe de J. Pérez Cruz

“Es para gloria de los pedagogos cubanos, que yo llamo pedagogo al doctor  Castro, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. Y lo  llamo así no para hacer una frase, ni un elogio sin profundidad. Le llamamos así porque el Colegio de Maestros estudió muy bien sus planteamientos educacionales, tenemos muy bien clasificados y hemos visto toda la idea matriz que mueve sus iniciativas educacionales”.

Raúl Ferrer: Sexto ciclo Universidad Popular, “Educación y Revolución”, La  Habana, abril 30, 1961, pág. 42.

El papel de la personalidad histórica de Fidel en la Revolución Educacional Cubana revela su constante ocupación e impulso político al sistema nacional de educación.  Quizás lo más extraordinario y poco conocido es que Fidel en este campo ha desarrollado una extraordinaria obra creativa desde el punto de vista teórico, en búsqueda constante de viejas y nuevas contradicciones, en el ejercicio  de la más incisiva crítica y autocrítica. Se trata del ejercicio de una praxis de construcción revolucionaria, sólidamente asumida, desarrollada y dialécticamente superada, sobre la que resulta sumamente interesante reflexionar.

Las Ciencias de la Educación en Cuba tienen frente a la obra de Fidel un importante campo de estudios y sistematizaciones, de urgencia en su realización si se trata de aportar al diseño y realización de las actuales políticas educacionales del socialismo cubano. La tarea a realizar resulta compleja en el orden filosófico, historiográfico y metodológico. Estamos ante un colosal universo de ideas y realizaciones en constante movimiento. En una evaluación de 1990 sobre lo alcanzado en la educación Fidel afirma: “Si comparamos las ideas que teníamos antes del triunfo de la Revolución con las que tenemos ahora, hay un abismo, porque se fueron desarrollando nuevas y nuevas ideas en este campo, que es lo que hoy constituye la suma de todas nuestras instituciones y programas educacionales[1].

Para quienes se encaminen a estudiar el ámbito educacional de Fidel Castro, puede serles de utilidad poseer una propuesta inicial de sistematización de sus principales ideas filosóficas en materia educacional y pedagógica, propósito que desarrollo en la presente ponencia[2].

La personalidad en la Historia

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 ejecutado por el dictador de Fulgencio Batista y Zaldívar (1901-1973) fracturó el curso neocolonial de la democracia burguesa en Cuba. A nivel hemisférico respondía a la estrategia hegemónica y anticomunista para la región latinoamericana y caribeña de la llamada Guerra Fría, impuesta a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por los Estados Unidos, como valladar al avance del socialismo y el movimiento de liberación nacional  tras el aporte decisivo de la URSS en la victoria contra la Alemania nazi y el eje fascista en la II Guerra Mundial.

En las circunstancias cubanas la dictadura pro imperialista (1952-1958), se constituyó en el último episodio del régimen capitalista en el país. La Guerra de Liberación fue el hecho cultural y pedagógico más trascendental de la vida de la nación cubana, al garantizar las condiciones para la definitiva desenajenación[3] del ser social nacional. La cohesión de las más amplias masas trabajadoras tras los postulados del Programa del Moncada, la participación de los  obreros, campesinos y sectores populares en el Ejército Rebelde, en las organizaciones y células revolucionarias, en el movimiento de resistencia cívica, en los sindicatos y en la gran huelga general de enero de 1959, constituyeron factores dinámicos del movimiento de reafirmación patriótica que se desato tras el triunfo revolucionario del 1 de enero  de 1959 y en sus jornadas sucesivas.

Con el pensamiento del Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895) por estandarte, el joven Fidel Castro Ruz (1926-2016) había iniciado  desde mediados del pasado siglo XX su propio proyecto de lucha popular y antimperialista frente a la conducción antinacional y corrupción de la política burguesa. La propia praxis revolucionaria en el vórtice de los acontecimientos, le permiten madurar como pensador revolucionario, diseñar y poner en ejecución un audaz proyecto educativo cultural revolucionario, que forjó en su seno las fuerzas populares que pusieron fin al capitalismo en Cuba.

Tras el golpe de Estado el movimiento de rechazo sufre por la crisis de la partidocracia reformista, la desunión y el anticomunismo prevaleciente entre las fuerzas anti dictatoriales, y el aislamiento y desacierto estratégico del Partido Comunista; en este escenario Fidel Castro Ruz supo colocarse en la vanguardia de la nueva etapa revolucionaria de la nación cubana, porque entendió la necesidad histórica y actuó en consecuencia para adelantar las soluciones. Circunstancias, movimiento social y líder coincidirían en el parto de la Revolución Cubana.

Formación histórico-filosófica

A nivel histórico-filosófico Fidel parte del interés de los revolucionarios cubanos de una y otra generación, de uno u otra filiación ideológica, de convertir la educación popular en vehículo de desenajenación, y en arma de lucha por la liberación nacional. Encuentra en el inconcluso proyecto educativo cultural revolucionario martiano[4] -parte sustantiva de la idea de nación y república del Apóstol-, las claves para plantearse la transformar la sociedad neocolonial, la escuela y la educación cubana a mediados del siglo XX.

Fidel estudia lo más progresivo del positivismo latinoamericano, en Enrique José Varona y José Ingenieros. El humanismo y el conocimiento serán los  puntos focales de partida de la concepción que Fidel Castro desarrolla del hombre en sus nexos dialécticos con la naturaleza, la sociedad y sus semejantes[5].

El marxismo ya con un camino recorrido en la cultura y la política  cubana, completa y dispara la perspectiva filosófica y política de Fidel. Por el camino que ya había transitado el joven comunista Julio Antonio Mella (1903-1929), fundador del socialismo martiano, marxista y leninista cubano, Fidel muy joven también, logra una enriquecedora síntesis dialéctica del legado martiano y la tradición democrática, popular y revolucionaria, y en búsqueda consecuente arriba a una fértil articulación dialéctica con la revolución del pensamiento que iniciaron Carlos Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) fundadores del marxismo, con los aportes trascendentes de Vladimir Ilich Lenin (1870-1924) y sus más genuinos seguidores en el movimiento revolucionario  comunista latinoamericano y mundial.

La concepción antropológica de  Martí precisamente si situó en un momento de tránsito que se aproxima y comparte la visión marxista de hombre, y esta confluencia constituye uno de los ejes de articulación que Fidel percibe y desarrolla. Así la antropología educativa en el pensamiento filosófico de Fidel parte de una concepción del hombre resumida en:

  • Amor infinito hacia los seres humanos, que se manifiesta en su entrega total a la causa justa de los humildes por la dignificación, la igualdad y la justicia social.
  • Confianza en la educabilidad del hombre y la mujer, en sus potencialidades para ser educado y educar.
  • Concepción de la educación y la cultura como medio de riqueza espiritual, realización y reproducción social de los individuos y la sociedad.
  • Ocupación constante por la elevación y crecimiento del hombre y la mujer mediante el trabajo honrado y la lucha revolucionaria[6].

Tampoco pasó inadvertida para Fidel la coincidencia de los conceptos martianos y marxistas de cultura y educación unidos a la acción práctica revolucionaria, por transformar la realidad, se vinculan estrechamente al progreso social, al desarrollo y a la emancipación  lo que caracterizan de modo sustancial la visión revolucionaria de ambas perspectivas.

La cosmovisión martiana con la que Fidel se acercó al marxismo, el énfasis en la eticidad y la moralidad que están presente en Martí y en toda la tradición del pensamiento revolucionario cubano, que él reivindica desde sus primeras acciones como líder del estudiantado universitario y de  la juventud cubana, le posibilitan arribar al socialismo científico desde un fuerte sustrato axiológico, y le permiten sustraerse de las vulgarizaciones economicistas y dogmatizantes del marxismo y el leninismo, que  predominaban en la teoría y la práctica de la URSS y de los partidos comunistas a mediados del siglo XX.

Fidel crece en el clima político de la Universidad de La Habana, donde para finales de la década del cuarenta del pasado siglo afloraban aún todas las contradicciones y excresencias que habían sucedido a la pérdida de la Revolución nacional liberadora en 1934.  Fidel en tal escenario se nutrió del pensamiento anti dogmático de Mella, y también de la agudeza revolucionaria de Antonio Guiteras Holmes (1906-1935), quienes le anteceden en pensar y pelear la Revolución socialista[7]. Fidel retoma de Mella y Guiteras la necesidad de la defensa de los principios revolucionarios en continuidad y ruptura creadora; claridad praxiológica y valorativa, que le ratifican la certeza martiana de buscar todo lo progresivo, sin asunciones miméticas, en crecimiento del tronco robusto del ser nacional, de su  historia y circunstancias particulares. Esta posición lo enfrentaría a la ortodoxia del llamado marxismo-leninismo de matriz soviético estalinista.

Lejos del anticomunismo y de los sectarismos que envenenaban la unidad de los y las patriotas de la época, el joven líder vio en los comunistas sus émulos y aliados potenciales en la batalla liberadora, y con todas las fuerzas y elementos sanos del país se propuso retomar el programa martiano y cambiar la historia. Más que entramparse en debates doctrinales, se ocupó en  tejer consensos, forjar unidad y hacer Revolución.

La Historia me absolverá

La concepción filosófica martiana y marxista del hombre y la mujer de la nueva época y los presupuestos de eticidad y moralidad revolucionaria que los sustentan tiene su primera y pública expresión en el movimiento revolucionario que organiza Fidel Castro Ruz, con el que se inició la insurrección revolucionaria el 26 de julio de 1953.  Martí es el ideólogo por excelencia del movimiento cuyas integrantes se autoafirman como Generación del Centenario en atención a que se constituyen y actúan en el año 100 del nacimiento del Héroe Nacional. Martí es públicamente declarado por Fidel autor intelectual del asalto a las fortalezas militares de la dictadura, y su pensamiento nutre la “La Historia me absolverá”[8], documento programático que a partir de 1955 –también asumido como Programa del Moncada-, uniría a todos los patriotas cubanos en el propósito de derrotar a la dictadura pro imperialista. Un estudio fino del texto, su organización temática y proyección confirma que ya el marxismo era guía y enfoque para la acción fidelista.

En su histórico alegato de La Historia me Absolverá, Fidel expuso los seis problemas básicos que debía resolver la Revolución de llegar al poder: salud, desempleo, vivienda, industrialización, tierra y educación.  Fidel parte de la crítica al negativo condicionamiento que el sistema neocolonial creaba para la educación[9]. Al respecto señalo la medida que se tomaría una vez logrado el objetivo de la liberación: « …un gobierno revolucionario procedería a la reforma integral de nuestra enseñanza, poniéndola a tono con las iniciativas anteriores, para preparar debidamente a las generaciones que están llamadas a vivir en una patria más feliz[10].

En La Historia me absolverá se aprecia a nivel histórico – como afirma un colectivo de autores del Proyecto Pedagogía del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP)-, el primer plan nacional para transformación de la educación, encaminado a lograr que la misma fuera activa, democrática y popular[11]. La pauta estratégica que Martí traza con su relación dialéctica entre cultura y libertad y el derrotero táctico sobre el derecho y el deber en relación con la educación de todos los ciudadanos, recorre y organiza esta primera propuesta programática fidelista

El programa fidelista, aún antes de la derrota definitiva de la dictadura, comenzó a hacerse efectivo en las zonas liberadas por el Ejército Rebelde. Tras el desembarco del Granma, en los tiempos en que la guerrilla estaba constantemente perseguida, los combatientes guiados por Fidel cargaban como preciada munición una notable biblioteca ambulante, y se organizaban en las horas de descanso, sesiones para auto prepararse y alfabetizar a los campesinos que se integraban a la tropa rebelde. A pesar de la gran movilidad de las guerrillas que operaban en las sierras y llanos orientales, durante la Guerra de Liberación[12], no desatiende la tarea de fundar escuelas rurales para los niños de las zonas donde operaban.

La tarea histórica

La Guerra de Liberación fue el hecho cultural y pedagógico más trascendental de la vida de la nación cubana, al garantizar la definitiva independencia a través de la participación de las masas populares en la resistencia cívica, y la lucha político militar. La cohesión de las amplias masas tras los postulados del Programa del Moncada, la participación de los  obreros, campesinos y sectores populares en el Ejército Rebelde, en las organizaciones y células revolucionarias, en el movimiento de resistencia cívica, en los sindicatos y en la gran huelga general de enero de 1959, constituyeron factores dinámicos del movimiento nacional de reafirmación patriótica que se desato tras el triunfo revolucionario del 1 de enero  de 1959 y en sus jornadas sucesivas.Como nunca antes en la historia patria, las fuerzas motrices del movimiento nacional liberador tuvieron la posibilidad de desplegarse ininterrumpidamente en la consecución de sus finalidades emancipadoras.

Fidel comprendió que la solución de la contradicción principal entre la nación y la dictadura pro imperialista de Batista, tras el triunfo del 1 de enero de 1959, planteaba nuevamente en el escenario cubano, la esencialidad de la solución del problema fundamental del país: el logro de su definitiva liberación nacional frente a los mecanismos de sujeción neocolonial y expoliación económica, impuestos por los Estados Unidos en más de medio siglo de relaciones de dependencia y dominación.

Para Fidel el reto cubano no solo comprendería la liberación propiamente dicha y su constante defensa, frente a un imperio obcecado y criminal, siempre beligerante, nunca resignado a la pérdida de sus privilegios expoliadores en la Mayor de las Antillas. Sino que su más trascendente escenario sería el de llevar adelante la construcción de un genuino proyecto de desarrollo humano, de despliegue de todas las potencialidades de los cubanos y cubanas, en la concreción de una nueva sociedad, con capacidad económica, política y cultural para auto sustentarse, resolver las crecientes necesidades espirituales y materiales de sus hijos, y aportar al contexto latinoamericano y universal los valores culturales, intelectuales y productivos de su pueblo. En esta dirección histórica la Revolución con el liderazgo de Fidel comienza a transitar desde sus primeros días de victoria, en tanto se trabajópor sentar las bases de una cultura democrática, popular y socialista.

El desarrollo del movimiento de masas que dio al traste con la dictadura pro imperialista, para dar paso a la solución de las tareas históricas de la liberación nacional y el tránsito socialista, tendría que llevar en su seno, necesariamente, como imprescindible elemento desenajenador, un movimiento educacional y una genuina Revolución en la Educación y la Cultura, con capacidad para rescatar y desarrollar la tradición ideológico cultural revolucionaria de la escuela cubana, y el pensamiento de las vanguardias políticas, científicas y artísticas. La importancia y la urgencia de desatar ese movimiento fueron asumidas por Fidel. No fue casual que el primer gran movimiento masivo de naturaleza político ideológica, que lidera tras el triunfo revolucionario de enero de 1959, fuera precisamente un movimiento educacional[13], cuya consigna central fue la sentencia martiana que define que “ser cultos, era la única manera de ser libre[14].

La casualidad tampoco explica por qué los dos primeros grandes temas que abre Fidel a debate nacional y coloca como objetivos prioritarios de la educación revolucionaria, desde el mismo enero de 1959, sean los de la lucha contra la discriminación racial y de género. Los ancestrales prejuicios contra los cubanos negros y mestizos, y la cultura sexista y machista heredada, fueron temas sometidos desde entonces a una severa y sistemática crítica. Para el líder revolucionario “el primer gran problema de la Revolución es cómo se combate y cómo se vence la influencia de las viejas ideas, de las viejas tradiciones, de los viejos prejuicios y como las ideas de la revolución van ganando terreno y convirtiéndose en cuestiones de conocimiento común y de clara comprensión para todo el pueblo »[15].

Continuidad y ruptura dialéctica

En Fidel, la continuidad con la Filosofía de la Educación martiana está en la centralidad del humanismo y de la eticidad que le es inmanente. La ruptura para la incorporación progresiva, se presenta en la asunción de la dialéctica materialista, y en el enfoque de clase. Fidel concibe a la educación, como una responsabilidad indelegable de la sociedad, de la familia, del Estado, y de cada ciudadano.

El método fidelista es la dialéctica materialista entendida como instrumento de y para la perfectibilidad humana, en unidad dialéctica con lo ontológico, lo gnoseológico, lo lógico, lo axiológico, lo antropológico y lo praxiológico. Su finalidad  es la de propiciar la superación de la enajenación mediante la fundamentación y promoción de la transformación revolucionaria de la realidad, a través del paradigma comunista de sociedad donde cada vez más se deberán corresponder la esencia y la existencia del hombre. Tal universo comenzó formarse en Fidel desde la cosmovisión martiana por su naturaleza social; su adecuación a los fines de la lucha revolucionaria y su contenido ético-formativo de una nueva socialidad, tras asumirse como marxista, retorna  a Martí una y otra vez, para encontrar las esencias particulares latinoamericanas y caribeñas, y la especificidad cubana.

Fidel incorpora a nivel conceptual, el presupuesto marxista de la superación de la enajenación. Martí precisa y fundamenta la transformación revolucionaria de hombre, la mujer y su realidad, Fidel medio siglo después de la caída en combate del Héroe Nacional, sabe que la república con todos y para el bien de todos, solo se alcanzará a través de un tipo de sociedad que se platee el fin de la explotación del hombre por el hombre, donde cada vez más se correspondan la esencia y la existencia de cada hombre y mujer, de sus familias y comunidades.

La idea de la lucha por la desenajenación en tanto motivación humanista y misión principal de la labor educativa, tiene en Fidel como elemento central el mundo moral de los individuos: “El sentimiento – sostiene Fidel en junio de 1960 – es una riqueza mayor que las otras riquezas de orden material…, sobre todo si son sentimientos…de puro amor a nobles propósitos, de puro amor a su patria”[16].

Desde la pedagogía del amor Fidel fijó tempranamente –en perfecta coincidencia con su hermano de la Revolución Ernesto “Che” Guevara de la Serna (1928​-1967)-la posición cubana sobre el hecho de que el socialismo no solo era un problema del desarrollo de las riquezas materiales, sino también – y muy esencialmente – un problema de desarrollo de la conciencia humana[17]. Así frente a las posiciones entonces predominantes en la dirección de la URSS y de otros países socialistas, el socialismo cubano se propuso “crear riqueza con conciencia”[18].Y en esta dirección resultará esencial el tema de los valores.

El líder cubano insiste en la necesidad de “conocer que los valores sí constituyen la verdadera calidad de la vida, la suprema calidad de vida, aun por encima de alimento, techo y ropa...[19].

La axiología educativa del martiano Fidel se despliega en tres dimensiones principales: En la eticidad del acto pedagógico, en el valor educativo del ejemplo y la educación en valores. Enfatiza  el líder de la Revolución en la formación de los valores revolucionarios, de los valores humanistas y solidarios, del valor del trabajo y de las tradiciones proletarias y de los valores ciudadanos[20].

José Martí le aportaría el método de masas que caracterizaría al movimiento educacional cubano: “Al venir a la tierra, todo hombre tiene el derecho a que se le eduque, y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás”[21]. Así se movería la sensibilidad de todos los y las patriotas, y se les convocaría para brindar su aporte personal a la obra educacional. “Andando, enseña a andar” exhortaba optimista[22], Martí y  para una Revolución que comenzabaesta máxima resultaba inspiradora.

En la concepción martiana de Fidel el papel del maestro resulta decisivo. Para Fidel lo esencial era « lograr que no quedara un solo niño sin maestro« . No importa si no tenían el edificio, las clases se podían dar en una casa, aun debajo de un árbol, porque « lo más importante de la escuela era el maestro”[23].

La democratización de la educación es entendida como amplitud y oportunidad del acceso, en las relaciones democráticas y horizontales que se establezcan, en el proceso, y el compromiso participativo de los sujetos sociales implicados: el maestro, los alumnos, la familia, la comunidad y todo el entretejido de la sociedad civil, económica y política.

Cuando aún los prejuicios anticomunistas enquistados en la psicología social colectiva hacían imposible hablar de socialismo marxista, el pensamiento revolucionario de José Martí fue suficiente para enrumbar la política educacional fidelista, y nutrir los postulados de la Reforma Integral de la Educación, promulgada 23 de diciembre de 1959.

La hegemonía ideológico-cultural

Cuando se estudia la dinámica histórica de la Revolución Cubana, puede constatarse como Fidel concedió a la educación un protagonismo especial en la lucha política, en particular en la lucha ideológica: “las ideas libraron sus batallas junto a los acontecimientos, definirá en 1975, al inaugurar el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba[24].  Y es que la educación como aparato de construcción de hegemonía en el seno de la sociedad civil[25], deviene en componente de la revolución de la ideología y la cultura[26].

Sin dudas la educación expresa la capacidad de dirección moral y cultural de la clase o el grupo dirigente que trabaja – lucha – por construir el imprescindible consenso ideológico espiritual para el logro de sus fines. Para alcanzar y mantener  esa constantemente peleada hegemonía la educación más que en discursos, debe sustentarse en hechos:

  • En el carácter de las tareas docentes, laborales y sociales que debe acometer el estudiante, en su conducta y modo de vida.
  • En los programas de realizaciones concretas que impulsa la revolución en cada momento.

El proyecto contra hegemónico debe poseer tareas concretas a ejecutar, vías de realización y mecanismos de evaluación crítica y perfeccionamiento.  Para ello Fidel  adelantó la definición y estructuración escolar de los fines de la educación.

Fidel ve la necesidad de estructura un sistema de influencias educativas que partan de la praxis de los niños y jóvenes en sus circunstancias, en el estudio y el trabajo, para llegar al reconocimiento y construcción de su propia historia, como resultante del conocimiento de las luchas pasadas, presentes y futuras. En tal criterio precisa que la educación de la nueva generación corresponde al más amplio espacio de sociedad y a su vez a los propios niños y jóvenes, a los que  otorga responsabilidad social y le da misiones específicas, complejas e importantes en las que tiene que crecer como ser humano, estudiar, trabajar y crear.

Reforzar la idea de la continuidad generacional en la obra revolucionaria,  la sensibilización afectivo-cognitiva de los niños y jóvenes con su pasado, presente y futuro ha sido una constante en el hacer pedagógico de Fidel. En el Acto de inauguración del Palacio de los Pioneros, 6 de enero de 1962 precisaba:“¡Para que los niños sean felices se ha luchado, para que los niños sean felices han tenido que dar su vida muchos patriotas, desde Martí, Maceo y todoslos que han muerto[27].El 20 de julio de 1975, inaugura el Campamento de Pioneros “José Martí” de Tarará, en La Habana, y señala: “Y cuando decimos José Martí, a su nombre están unidos todos los que lucharon en las distintas épocas por la libertad, por el bienestar y la felicidad de nuestro pueblo”[28].

El estudio de los hechos que jalonan la historia revolucionaria confirma que la práctica política entendida como práctica pedagógica, resulta decisiva en el hacer fidelista. Esa práctica para el cambio cualitativo en la conciencia de las masas, transita por una intensa relación en el que el educador por excelencia es el propio proceso revolucionario.

Para Fidel “toda revolución es un extraordinario proceso de educación. Por eso, Revolución y educación son una misma cosa”, anunciaba Fidel al intervenir el 9 de abril de 1961 en el ciclo de conferencias de la Universidad Popular “Educación y Revolución”[29]; luego haría realidad esta consideración en medio siglo de Revolución: Durante el despegue y organización de la educación en 1959-1969[30], en la Campaña Nacional de Alfabetización en los años 1960-1961[31], al desplegar la Revolución educacional a principios de la década del setenta, en el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas de 1985-1987, al frente de la resistencia nacional en los momentos más difíciles del período especial, al inicio de los años noventa y la denominada  Batalla de Ideas[32] ya iniciada la presente centuria.

El hecho de ser Fidel el líder del proceso revolucionario en su conjunto, favoreció la simultaneidad, interacción y multilateralidad del esfuerzo educacional con el conjunto de las acciones revolucionarias a escala social, con la planificación y desarrollo de los programas de transformaciones, y produjo resultados de impacto  trascendental.

La solidaridad internacionalista

La solidaridad y el internacionalismo son consustanciales con la historia de la nación cubana y con su  Revolución Socialista. Hay en Fidel una Pedagogía de la solidaridad internacionalista, que se expresó en su biografía personal desde los años en que viajó a Centro y Suramérica para organizar un congreso de estudiantes y juventudes antimperialistas. La máxima martiana de que “Patria es Humanidad”[33], alcanza en Fidel su máxima expresión de continuidad y desarrollo. Frente al individualismo y el pragmatismo de la sociedad burguesa, y su limitado nacionalismo, el movimiento de la solidaridad internacionalista  constituye una de las más sólidas fortalezas del socialismo cubano.

Fidel  incorporó una notable labor pedagógica a favor del medio ambiente. En 1992, durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro (Brasil), el líder de la Revolución Cubana fue contundente en su crítica a la irresponsabilidad del capitalismo frente a la vida en el planeta. Fidel criticó la destrucción de la naturaleza, el derroche de los recursos, la contaminación del planeta y denunció que el intercambio desigual y la deuda externa agredían la ecología y favorecía a la destrucción del medio ambiente. “Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta”[34],afirmó.

Fidel sostuvo la idea de que el mundo y la naturaleza podían salvarse. Propuso proteger la naturaleza y los recursos naturales a partir de un modelo de desarrollo sostenible.  Planteó pagar la deuda ecológica y no la deuda externa, y exhortó a trabajar para que desapareciera el hambre y no el hombre. “Es una apuesta por la inteligencia frente a la brutalidad y el salvajismo; una apuesta por la educación frente a los instintos; una apuesta a favor de la inteligencia humana”[35], aseveró.

La labor de Fidel como líder mundial en las conferencias de la ONU, en el Movimiento de Países No Alineadosn en las Cumbres de las Américas  y en otros foros multilaterales ha fortalecido la educacional medio ambiental a escala internacional, también la creación de una cultura de paz basada en la práctica de la tolerancia, la aceptación de las diferencias y la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos. La práctica y realizaciones de la Revolución Educacional en Cuba ha fortalecido el presupuesto de la educación inclusiva para todos y todas que preconiza la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)[36].

A partir del año 2000, en la Batalla de Ideas Fidel intensifica su crítica al modelo depredador del capitalismo transnacional y ratifica su criterio sobre el papel decisivo de la conciencia social.  Ahora en la urgencia de frenar la influencia hegemónica del proyecto neoliberal a escala nacional y mundial, y proyectar la cultura y la educación como plataformas de lucha revolucionaria a escala internacional.  En particular Fidel critica el avance de la cosificación de la vida social y del consumismo.   Frente a esos retos de la lucha ideológica Fidel recomienda que todos los revolucionarios y personas honestas del mundo comprendan la importancia de las herramientas de hegemonía ideológica que maneja el capitalismo transnacional, e insiste en como estas armas de enajenación de las conciencias, pueden llegar a convertir  los factores subjetivos “en instrumentos decisivos de la marcha de los acontecimientos históricos”. Precisamente por ello para el líder cubano “las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación…”[37]. En criterio de Fidella cultura de la emancipación debía salvar el mundo.

Preparar al hombre y la mujer para la vida

El combate por la hegemonía ideológico cultural asigna una función incluyente  al proceso educativo, parte del principio martiano de preparar al hombre desde, durante y para la vida, de hacerlo resumen del tiempo histórico que le ha correspondido vivir, de ser parte integrante, activa y transformadora de su sociedad[38]. Con el propósito de alcanzar este propósito Fidel desarrolló una pedagogía problémica del estudio y el trabajo. En criterio de Fidel “el trabajo no debe ser una actividad profesional,…no debe ser una medio de  vida, sino que el trabajo debe ser parte de la formación,…, de la educación del joven…  ha de ser el trabajo el gran pedagogo de la juventud...”[39].

La concepción de la combinación del estudio con el trabajo se abre a un amplio concepto de educación para la vida[40]. Continúa con un énfasis particular en la educación formal, en los hábitos de convivencia y cortesía. Junto a la importancia de desarrollar un espíritu de caballerosidad en el hombre, Fidel resaltaba la importancia de desarrollar un espíritu de urbanidad en todos los niños, varones y hembras, el saber comportarse correctamente en cada lugar.  En Fidel lo justicia social y la dignificación humana  poseía además una dimensión estética: “son realmente tan hermosos los hábitos de solidaridad y de respeto, que nuestra sociedad revolucionaria no debe jamás renunciar a ellos”[41], afirmaba.

La visión de formación integral de las nuevas generaciones se continúa con la incorporación de la educación física, el deporte y la educación artística. Estas áreas de la educación se conciben como parte sustantiva del propósito de lograr una mujer  y un hombre con una cultura general integral.

A iniciativa de Fidel Cuba a partir del curso 1964-1965 generalizó la educación física desde el primer grado de la enseñanza primaria[42].Para dar respuesta al trabajo artístico- cultural masivo de la sociedad Fidel impulsó la formación de Instructores de Artes a partir de abril de 1961. Tras los deteriores de la base material de estudios en el período especial, desarrolló a partir del 2000 un nuevo programa de formación de instructores de arte. En la actual concepción se aspira que la escuela llegue a convertirse en la institución cultural más importante de la comunidad, que los resultados de su labor se reflejan en el seno de la familia y su trabajo se proyecte más allá de la institución cultural y se vincule con el resto de las instituciones culturales y sociales de la comunidad.[43]

El 15 de enero de 1959 Fidel expresó: « El futuro de nuestro país tendrá que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento »[44]. Y tal afirmación se ha desarrollado como paradigma de la Revolución Cubana. La incorporación a los programas docentes de los conocimientos y tecnologías de avanzada, fue preocupación constante de Fidel[45]. Si hoy el país dispone de un pujante sistema de ciencia, tecnología e innovación, con capacidad de respuesta para hallar soluciones certeras a las disímiles problemáticas que plantea la producción y la ingeniería social socialista, ello se debe al aporte decisivo que ha tenido la estrategia educacional fidelista.

La praxis pedagógica

Para Fidel la Pedagogía “es la ciencia de inculcar el máximo de conocimientos; debe enseñar sobre todo, al individuo a pensar[46]. Precisamente esa fue la orientación pedagógica que explicó a los primeros maestros voluntarios e, agosto de 1960[47].

La Pedagogía, no está sometida únicamente a las variaciones de los procesos político – sociales y a los escenarios principales de la lucha de clases. Fidel siempre estuvo atento a cómo la educación también encuentra en las prácticas pedagógicas formas de permanencia y de cambio –de avance, de estancamientos y también de retrocesos-que no necesariamente  obedecen siempre al ritmo de los acontecimientos políticos. Fidel se preocupó por mantener siempre un intercambio propiamente pedagógico, con los maestros, con los pedagogos, con los estudiantes, padres y madres y pueblo en general.

Fidel fue un crítico tenaz de su propia obra, y abordó con los maestros, niños, niñas y jóvenes con plena transparencia las dificultades y problemáticas que se presentaban en el curso de los acontecimientos. Lejos de prácticas triunfalistas siempre buscó con suma transparencia dar la información precisa..

A la escuela como institución central del sistema educacional Fidel le prestó una sistemática atención. Reflexiona junto  a los asistentes a las diversas concentraciones y actos relacionados con la inauguración de escuelas, cómo es que él las concibe: Posee todo un ideario al respecto que va desde la concepción de los Círculos Infantiles hasta la Universidad[48].  Fue generador de nuevos tipos de escuela de carácter vocacional y politécnico, y se preocupó por las condiciones higiénicas y de organización. “La escuela no es, por supuesto el edificio, la escuela es una comunión entre el maestro y los niños de cada lugar”[49], sintetizaba.

La prioridad que da al tema escolar como gobernante, su concepto de la responsabilidad estatal y gubernamental con la escuela como institución, está en una perspectiva de corresponsabilidad social y familiar, por ello afirma: « La educación no se inicia en las escuelas; se inicia en el instante en que la criatura nace. Los primeros que deben ser esmeradamente educados son los propios padres… »[50].

Fidel continúa con la fertilidad de la visión martiana, la tradición de lo mejor de la pedagogía marxista. Comparte la consideración de la unidad de educación y la instrucción, de la enseñanza y el aprendizaje, de la combinación estudio-trabajo como articulaciones de y para la perfectibilidad humana. Su discurso y hacer confirma que la educación es un proceso esencialmente liberador, que tiene un carácter complejo y multilateral.

Fidel asume la consideración martiana que entiende el proceso pedagógico[51], como proceso de enseñanza aprendizaje -de organización de la actividad cognoscitiva y su realización efectiva en los sujetos del proceso-, y el proceso de educación – de formación objetiva de sentimientos, principios ideológicos, valores morales, políticos y culturales, actitudes y normas de conducta social. Fidel entiende también lo propiamente educacional como calidad y contenido de la Educación, y como fenómeno de socialización.

En la tradición pedagógica marxista Fidel asume el concepto formación como categoría de superior nivel de generalización teórica[52], y se pronuncia por lograr el resultado mejor, más multifacético e integral para todos y todas, en la consideración de que lo formativo no es un punto de llegada sino un proceso vital que nos acompaña con cualidad natural de trascendencia. En Fidel el propósito de la formación educacional fue desarrollándose en  la medida que avanzó la propia obra revolucionaria. Hoy se sintetiza en lograr profesionales, trabajadores y ciudadanos que sean portadores  de una cultura general integral. Para Fidel en tanto martiano y marxista, no hay formación sin praxis revolucionaria, y para tal resulta decisiva la lucha por ampliar los horizontes de la justicia social como base de la dignificación humana, de la dignidad nacional, laboral, personal.

A los maestros voluntarios les explica la importancia de desarrollar una pedagogía científica, y desterrar  todo lo dogmático, mecánico y escolástico heredado de la época neocolonial: “Las clases se pueden dar a veces hasta debajo de un árbol y, sinceramente, si a mí, por ejemplo, me pusieran otra vez, me dieran la oportunidad de ir a la escuela, me gustaría más las clases las clases en el campo que las clases en pupitre. A los muchachos les gusta caminar, les gusta pasear, les gusta investigar y ustedes deben despertar, o estimular todas esas inclinaciones”[53]. Tal enfoque y la exhortación a los maestros y maestras para que innoven acompañara la pedagogía fidelista, cuatro décadas después  en el año 2000, en el acto de graduación de las Escuelas Emergentes de Maestros de la Enseñanza Primaria, ratificará: “hay mucho que innovar en la educación”[54]

La enseñanza  además tiene que ser de calidad, entendida, como “…aquella en que los sujetos del proceso crean, recrean, producen y aportan de manera eficaz los conocimientos, valores y procesos que contribuyen a perfeccionar la sociedad en su conjunto en todas las dimensiones posibles[55].  Para Fidel la calidad en la educación requiere, en primer lugar, de la ejemplaridad y la profesionalidad del maestro y la maestra. Quienes asumen la dirección del proceso pedagógico deben expresar más que en el discurso, en su conducta las cualidades, los modelos de pensamiento y actuación que pretenden formar. Hombres y mujeres patriotas, comprometidos con su tiempo, con la obra revolucionaria, con espíritu de superación, trabajadores disciplinados, estudiosos, autodidactas, propensos a la investigación y la búsqueda constante de perfeccionamiento de su labor, de sus alumnos y de ellos mismos[56].

Fidel se pronunció por el despliegue de la inteligencia y las capacidades creativas y científicas de los sujetos de la educación[57].En el orden didáctico en tiempos de la Revolución Científico Técnica y de la Revolución infocomunicacional, Fidel expresó una pedagogía de la praxis socio-tecnológica, de la incorporación creativa de la tecnología de punta. En cuanto a los sujetos principales del proceso defendió en una perspectiva socialista la interacción democrática del profesor y los alumnos, y el empoderamiento en igualdad de ambos a nivel institucional. Impulsó, además, a construir y practicar una pedagogía internacional aplicada con éxito en más de 50 países.

Educador Social: Pedagogo de la Revolución:

Fidel, como líder de la Revolución, fundador del Estado socialista y del nuevo Partido de todos los revolucionarios cubanos, fue el educador por excelencia de la vanguardia y del pueblo. Las concepciones fidelistas hechas conciencia colectiva, devenidas en retos a la práctica y teoría pedagógica adelantaron los propios acontecimientos, sirvieron de modelo y acicate, de referencial de criticidad y pivote de desarrollo. Desde Fidel y con Fidel se pensó se hizo y se acertó en Revolución Educacional y teoría pedagógica, en Fidel se hallaban las inconformidades y los puntos de criticidad propositiva frente a los errores e insuficiencias de la obra revolucionaria. De ahí la certera concepción del profesor Rolando Buenavilla Recio sobre la condición de Fidel como educador social[58].

En plena dialéctica histórico concreta, puede afirmarse que las concepciones revolucionarias fidelistas han trascendido a las masas a partir de su labor educativa[59]. En  tal perspectiva Paulo Freire definió a Fidel –también a Ernesto Che Guevara y Amilcar Cabral- como pedagogo de la Revolución[60].

La filosofía fidelista de la educación puede ser entendida a partir de comprender la misma como una teoría universal y una praxis consecuente sobre los problemas de la cultura y la educabilidad de los niños y niñas, de los y las jóvenes, del  hombre, la mujer, de la sociedad sus diversos sujetos y de esta como totalidad, de la transformación revolucionaria de todos y todas en una perspectiva de lucha anticapitalista, antimperialista y socialista. En el orden político, Fidel defiende una Pedagogía para la Revolución y la emancipación de las conciencias y las circunstancias.

Para Fidel lo educacional existe en nexo íntimo y tránsito recíproco con los conceptos de cultura, ciencia, política y eticidad. Y tiene su concreción objetiva en la calidad de la vida espiritual y material que alcance, en la emancipación de las relaciones humanas, en la desenajenación de las circunstancias y de los sujetos colectivos e individuales. Por ello su filosofía de la educación como sistema teórico y escuela de pensamiento, se expresa en sus reflexiones acerca de las bases y significados de la educación, como vehículo de desenajenación y formación integral de los seres humanos, su modo de vida y filosofía moral

En tanto la ya subrayada centralidad de la ética, la Pedagogía de Fidel ha sido eminentemente una Pedagogía del ejemplo personal, del dialogo de principios desde los valores del humanismo, la justicia social y la dignificación de cada niño o niña, joven, hombre y mujer, de la búsqueda consciente de la perfectibilidad de la sociedad y de los individuos en Revolución. En su pensamiento pedagógico sobresale una infinita confianza en la niñez y la juventud, en el hombre y la mujer cubanos.

La filosofía martiana y marxista de la educación de Fidel Castro puede expresarse en un conjunto principios estrechamente interconectados:

  1. El carácter social de la educación
  2. El carácter liberador, desenajenador de la educación
  3. El carácter axiológico de la educación
  4. El carácter patriótico de la educación
  5. El carácter popular de la educación
  6. El carácter democrático de la educación
  7. El carácter científico de la educación
  8. El carácter socio tecnológico de la educación
  9. El carácter estético de la educación
  10. El carácter de dignificación personal de la educación
  11. La educación como derecho y deber de todos los ciudadanos
  12. La educación como tarea de masas
  13. La unidad de la función instructiva y educativa en el acto docente
  14. La combinación de la enseñanza teórica con la práctica
  15. La combinación del estudio y el trabajo
  16. La integración de la educación física
  17. La integración de la educación artística
  18. La integración de la educación sexual y de género
  19. La integración de la educación formal
  20. La integración de la educación medioambiental
  21. La vinculación de la escuela con la comunidad
  22. La educación laica
  23. La coeducación
NOTAS

[1]Fidel Castro Ruz Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la clausura de « Pedagogía 90 », efectuada en el teatro « Karl Marx », el 9 de febrero de 1990. (A menos que se declare todas los discursos de Fidel que utilizaremos pueden consultarse en: Discursos e intervenciones del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz,Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/)

[2] En Cuba trascurre un debate sobre el objeto de la Filosofía de la Educación. Miguel Ángel Aldama del Pino ha sintetizado las disímiles posiciones  en dos: aquellos que  acentúan su carácter eminentemente filosófico y los que desde un  perspectiva más educativa lo consideran como una praxiología de la  educación. Ver: Miguel Ángel Aldama del Pino: La Filosofía de la Educación en el pensamiento de  Fidel Castro como base de  la política educacional cubana. Universidad de Matanzas ̈Camilo Cienfuegos”, Matanzas, s/a. El autor parte del criterio del Justo Chávez que define como objeto de la filosofía educacional el estudio y la reflexión sobre el valor de la educación y sus  posibilidades, límites y fines en dependencia de las exigencias sociales. Ver: Justo Chávez: Filosofía y educación en América Latina. En: revista Educación, La Habana, No.85, mayo-agosto 1995. Segunda época, p.15. Ver también: Odalys Barrabia Monier: Fidel Castro y su contribución a la orientación de la pedagogía cubana entre 1959-61. En: www.cubaeduca.cu/media/www.cubaeduca.cu/medias/pdf/4782.pdf; Ver: Yanet Padilla: Pensamiento filosófico-educativo de Fidel Castro Ruz. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2013.

[3] El autor asume la categoría enajenación como alienación, concepto más en uso en la literatura de Marx y sobre Marx

[4] Ver del autor: Raíces históricas del proyecto educativo martiano. Revista Historia de la Educación Latinoamericana, Boyacá, Colombia, Vol. 13, No. 17, julio-diciembre, 2011, p 199-236.

[5] Refiero solo lo que considero esencial. La formación de Fidel, según el mismo ha narrado fue espoleada por su voracidad como lector y un significativo espíritu de aprendizaje y superación personal.

[6]IdentAnt, p 27.

[7] Ver: Manifiesto del Moncada. En: http://www.fidelcastro.cu/es/documentos/manifiesto-del-moncada

[8] La Historia me absolverá fue el alegato de defensa de Fidel Castro en el  juicio del 16 de octubre de 1953, a puertas cerradas, después de realizarse los asalto a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo el 26 de julio de 1953. Este documento fue escrito por Fidelmientras guardaba prisión en la cárcel de Isla de Pinos, de donde fue sacado secretamente, publicada por activistas clandestinos y después distribuida en todo el país, a mediados de 1954.

[9] Fidel Castro Ruz: La Historia me absolverá, Editora Política, La Habana. 1975, p 23.

[10] Fidel Castro Ruz: La Historia me Absolverá. Edición Anotada. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 1993, p 64.

[11] Josefina. López Hurtado, y otros: Fundamentos de la Educación”, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2000, p 121-122.

[12] Entre el 2 de diciembre1956 y el 31 de diciembre de1958.

[13] Ver del autor: Las coordenadas de la alfabetización, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2000, p 71.

[14] José Martí Pérez; Obras Completas, Editora Nacional de Cuba, la Habana, 1965, tomo 8, p.290.

[15] Fidel Castro Ruz: Discurso en la inauguración del seminternado de primaria “Juan Manuel Márquez, Ediciones COR, No. 5, La Habana, 1968.

[16]Fidel Castro Ruz, Fidel Castro, Obra Revolucionaria, La Habana, 1960, No. 10, p 10

[17] Fidel Castro: Discurso en el acto de fin de curso de la Escuela campesina Ana Betancourt, Ediciones OR, La Habana, No. 29, 1967, p 13.

[18] Este debate ideológico central, se precisa de manera muy definida en el Informe del Comité Central del PCC al primer Congreso, en 1975: “La conciencia comunista no es un producto automático de las transformaciones estructurales,  ella hay que forjarla día a día en la experiencia viva de la lucha de clases, en la educación política y en la información nacional e internacional”. 

[19] Ver: Discurso pronunciado por el Presidente de la República de Cuba, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 26 de mayo del 2003 en la Facultad de Derecho. Buenos Aires, Argentina. Documento.

[20] Ver: Nancy Chacón Arteaga  y otros: Dimensión Ética de la Educación cubana. Pueblo y Educación. La Habana, 2006.

[21]José Martí: Ob. cit., Tomo 21, p.289. 21

[22]José Martí: Ob. cit., Tomo 21 p. 351.

[23] Fidel Castro Ruz. “Discurso de clausura del Primer Congreso Nacional de Maestros Rurales”. Versión taquigráfica de las Oficinas del Primer Ministro. Centro de Documentación del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, La Habana.

[24] Fidel Castro Ruz: Informe del Comité Central al Primer Congreso del Partido, Editado por el Departamento de Orientación Revolucionaria, La Habana, 1975, p 34.

[25] Entendida esta como espacio donde se producen y difunden las ideologías.

[26] G. Neuner y otros, Pedagogía, Editorial de Libros para la Educación, La Habana, 1981, p 14

[27] Fidel Castro Ruz: Acto de inauguración del Palacio de los Pioneros, 6 de enero de 1962

[28] Fidel Castro Ruz: Inauguración  del Campamento de Pioneros “José Martí” de Tarará, en La Habana, 20 de julio de 1975

[29]Fidel Castro: Obra revolucionaria, No 30, La Habana, 1961, p 22

[30] En septiembre de 1959 fueron creadas 10 mil aulas en todo el país. Se convirtieron 69 cuarteles de la antigua tiranía en escuela. Los maestros para cubrir esa ampliación inicial del servicio se garantizó con los 10 mil maestros sin trabajo que existían en el país al triunfar la Revolución  y la convocatoria de 3 mil maestros voluntarios para ir a las zonas más apartadas del país.

[31] . La cifra de alfabetizados fue de 707 212 adultos. En Cuba el índice de analfabetismo quedaba reducido a 3,9 por ciento del total de  la población. Más de doscientos mil cubanos –cien mil jóvenes- ejercieron como maestros y propagandistas revolucionarios. La alfabetización fue llevada a más de 100 000 hogares campesinos, que se multiplicaron y vincularon con las familias de los alfabetizadores.

[32]Más de 200 programas, con el empleo de millones de dólares, se destinaron por el Estado cubano para los programas de la Batalla de Ideas. Se alcanzaron resultados realmente fabulosos en la mayoría de los programas de transformación económico-social, en la reparación y construcción de escuelas, policlínicos, salas de fisioterapia, salas de vídeo y computación, en la modernización y creación de infraestructura para las industrias culturales y en los medios masivos, en la capacitación y la universalización de la informatización, la educación artística y la educación superior. Cientos de jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo se incorporaron para la vida laboral y cultural. Las familias más vulnerables, los ancianos y discapacitados fueron sujetos de programas especiales.

[33] José Martí, Obras Completas, Editora Nacional de Cuba, la Habana, 1965,tomo 5, p 468

[34] En 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organizó en Kingston la VII Conferencia de Ministros de Educación y la VI Reunión del Comité Intergubernamental del Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe. Esta conferencia adoptó los principios y presupuestos del informe de la UNESCO sobre educación para el siglo XXI, llevando a cabo una reflexión sobre los desafíos que se deberán enfrentar en función de las exigencias de «una educación para todos a lo largo de toda la vida» y la creación de una cultura de paz basada en la práctica de la tolerancia, la aceptación de las diferencias y la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos. Las conclusiones de esta reunión estuvieron en consonancia con principios fundamentales derivados de otras reuniones internacionales como la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad, 1994; Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing en 1995; la Cumbre Mundial Sobre Desarrollo Social en 1995.

[35] Idem Ant..

[36]Idem Ant..

[37]Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, p 39.

[38]Osmel Reyes Pacheco y otros: La oratoria de Fidel Castro en las Ciencias de la Educación, Revista IPLAC, La Habana, No. 5, septiembre-octubre del 2014.

[39] Fidel Castro Ruz: Fidel habla a la juventud, Selección: 1960-1998. Casa Editora Abril- Editora Política. La Habana, 1998, p 12

[40] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el teatro Chaplin, efectuado el 17 de septiembre de 1966.

[41] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto central conmemorativo del XV Aniversario de la Unión de Pioneros de Cuba y XIV Aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas, celebrado en el teatro « Lázaro Peña », el 3 de abril de 1976

[42] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto clausura del curso de Educación Física a los maestros de enseñanza primaria, en el Estadio Latinoamericano, La Habana, el 4 de septiembre de 1964.

[43] Ver: Paula M. Sánchez Ortega: La educación artística en Cuba; antecedentes y actualidad, Atenas, Matanzas, Vol. 4 Nro. 22 (2013)https://atenas.reduniv.edu.cu/index.php/atenas/article/view/51/75

[44] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, en el acto celebrado por la Sociedad Espeleológica de Cuba, en la Academia de Ciencias, el 15 de enero de 1960.

[45] La Universidad Cubana cuenta con 80 centros dedicados a tiempo completo a la investigación, generación y transferencia de tecnología de punta. Vinculados a estas y otras instituciones de investigación está el 69 por ciento de las y los profesores universitarios. En general todos los docentes de la educación superior, tienen contemplado en su fondo de tiempo el trabajo de investigación científica. En total más de 250 mil docentes del Ministerio de Educación (MINED) y el Ministerio de Educación Superior (MES), están incorporados desde sus aulas a la actividad científica.  El 42 por ciento de ellos la efectúa en forma extracurricular.

[46]Idem. Ant.

[47]Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto de graduación de los maestros voluntarios a su regreso de la Sierra Maestra, celebrado en el Teatro Auditorium, La Habana, el 29 de agosto de 1960

[48] Odalys Barrabia Monier: Fidel Castro y su contribución a la orientación de la pedagogía cubana entre 1959-61.

[49] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de maestros voluntarios en  el teatro Auditórium, La Habana, 29 de agosto de 1960

[50] Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, p, 26.

[51] Asumo lo pedagógico como sinónimo de  lo educacional. Sin embargo el alcance  epistemológico que le otorgamos  al término proceso pedagógico, nos permite considerar  además de lo propiamente docente educativo, otros  procesos educativos extra docentes o paradocentes. Ver: Orlado Valera: El debate teórico entorno a la Pedagogía, 1999.

[52] La formación como proceso pedagógico para el marxismo se asume como integral y liberadora (desenajenadora). Así se expresa el concepto de totalidad de Marx.

[53] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de maestros voluntarios en  el teatro Auditórium, La Habana, 29 de agosto de 1960

[54] Fidel Castro Ruz: Discurso en el acto de graduación de las Escuelas Emergentes de Maestros de la Enseñanza Primaria. Granma, La Habana, 2002, p. 5

[55] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado en el acto de graduación del  Destacamento Pedagógico “Manuel Ascunce Domenech”, efectuado en  Ciudad Libertad, La Habana, el 7 de julio de 1981

[56] Fidel Castro Ruz: Ideología, conciencia y trabajo político 1959-1986, Editora política,  La Habana, 1987,  p.48.

[57] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el teatro Chaplin, efectuada el 17 de septiembre de 1966

[58] Rolando Buenavilla y otros: Concepción teórico metodológica para el estudio de Fidel Castro Ruz como educador social, Pedagogía 2017, Sello Editor Educación Cubana, La Habana, 2017.

[59] Olga Fernández: “Integridad y dialéctica del pensamiento de Fidel”, en La mujer en la Revolución y la Revolución en la mujer. Coloquio sobre el pensamiento y al obra de Fidel Editorial de la Mujer, La Habana, 1996, p 27.

[60] Paulo Freire, Esther Pérez y Fernando Martínez: Diálogos con Paulo Freire, Colección de Educación Popular, Editorial Caminos, La Habana 1997, p 20.

___________________________________________________________________________

Aportes de Fidel Castro Ruz a la formación de la niñez y la juventud cubana

Dra. María Isabel Bardina Torres (Universidad de Camagüey)

Bajo la dirección de Fidel, la Revolución Cubana alcanza fabulosas conquistas educacionales, el país se mantiene en constante Revolución Educacional, uno de cada tres cubanos estudia y más de 100 000 ciudadanos son graduados universitarios o intelectuales.  Hoy en Cuba hay dos graduados universitarios por cada graduado de sexto grado que había al triunfo de la Revolución. Se está desarrollando una sociedad donde los conocimientos, la informatización y la cultura, se extienden masivamente, y donde se trabaja por lograr el sueño de consolidar una sociedad del conocimiento y la cultura.

La obra educacional se construye además, enfrentando y venciendo la agresión de los gobiernos de la vecina potencia imperialista de los Estados Unidos. No es casual que la invasión mercenaria que el pueblo cubano derrotó en abril de 1961 coincidiera con el inicio de la Campaña Nacional de Alfabetización. Desde entonces las agresiones terroristas causaron la muerte a cientos de familias, la guerra bacteriológica asesinó a más de cien niños por dengue hemorrágico, y el bloqueo impone onerosas condiciones para la adquisición de materiales, útiles escolares y alimentos. Se precisa, cada vez de un mayor esfuerzo de superación, de rigor en el estudio y el trabajo, para responder a una exigencia creciente de calidad para el continuo despegue del humanismo socialista, y en tanto su defensa.

Dentro de la estrategia educacional del programa fidelista puede percibirse una dirección muy específica en el tema de la niñez y la juventud. Sobre este particular trataremos en la presente ponencia.

La Cuba de partida

En la república neocolonial la niñez y la juventud carecían de políticas educativas que les favoreciera. Para 1958, casi la mitad de la población en edad escolar estaba fuera del sistema de educación, con cerca de 600 mil niños sin escuela. El 53% de la población infantil rural y el 43 % urbano no tenían escuela ni maestro. La asistencia escolar era entre un 50 % y un 60 % en las poblaciones, y mucho menor en el campo, donde la deserción y el retraso escolar cronológico y pedagógico eran constantes[1].

Como resultado de la desatención y el robo de los presupuestos, a la huida de Batista, 500 000 alumnos de la enseñanza primaria estaban desfasados por su edad con el nivel que cursaban, y de ellos 200 000 eran mayores de 12 años de edad. La mayoría de las escuelas primarias estaban ubicadas en zonas urbanas y semi-urbanas, y en estas solo estaban mal habilitadas 170 000 aulas cuando se necesitaba el doble[2].  La enseñanza media abarcaba solo el 17% de la población de 15 a 19 años y era ofrecida únicamente en los grandes núcleos poblacionales[3]. Además de los censados, existían cientos de hijos de campesinos y trabajadores que nunca se habían registrado, por lo que la cifra de niños, niñas, más los jóvenes en edad escolar fuera de las aulas, obligados por la pobreza a trabajar o a vivir de la mendicidad, superaba el millón.

Los datos sobre analfabetismo del Censo realizado en 1953, eran superiores a los del Censo de 1943, y confirmaban los contrastes del desigual desarrollo del país. Mientras en las áreas urbanas solo el 11,6 por ciento de las personas eran iletrados, en el campo este índice llegaba al 41,7. En el territorio de las actuales provincias orientales, el 35,5 por ciento de los pobladores no sabían leer ni escribir.

La Revolución en el poder comienza a implementar el plan de medidas propuesto en La Historia me absolverá[4], – que también se conoce  como el Programa del Moncada-, que expresaba las demandas básicas del movimiento social progresista durante la república. En los análisis y propuestas de entonces, se puede constatar como la acción político- militar planificada por  Fidel Castro y sus camaradas más cercanos, se concebía, como disparador de un gran proyecto educativo – cultural revolucionario, de inspirado en el Héroe Nacional José Martí, debía iniciar el fin del neocolonialismo y el capitalismo en Cuba. La Historia me absolverá – como afirma un colectivo de autores del Proyecto Pedagogía del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), fue a nivel histórico « el primer plan de transformación de la educación, encaminado a lograr que la misma fuera activa, democrática y popular »[5].

Cobertura y democratización

Para dar respuesta a esta situación existente al triunfo de la Revolución, en septiembre de 1959, fueron creadas 10 mil aulas en todo el país. Se convirtieron en escuela 69 cuarteles de la antigua tiranía, se obtuvieron locales facilitados por los sindicatos y organizaciones locales y se comenzó a desarrollar un amplio plan de construcciones escolares, tanto de reparaciones como de edificación de nuevos centros docentes[6]. Los maestros para cubrir esa ampliación inicial del servicio, se garantizaron con los 10 mil maestros sin trabajo que existían en el país y con la convocatoria de 3 mil maestros voluntarios para las zonas más apartadas. A su vez se incrementan las acciones de alfabetización que los maestros y activistas del Ejército Rebelde realizaban desde antes del triunfo de la Revolución.

Cuando se tomó la decisión de que todos los niños tuvieran maestros y había que enviar maestros al campo y a las montañas, e incluso muchos de aquellos maestros que se habían graduado, no habían sido educados en la mentalidad de ir a prestar el servicio donde fuera necesario. Fue preciso convocar maestros voluntarios para ir a las montañas y convocar estudiantes de la enseñanza media para que se convirtieran en maestros y fueran a enseñar, muchas veces, sin recibir siquiera un cursillo pedagógico previo. Más de tres mil jóvenes se incorporaron como maestros voluntarios.

El Gobierno Revolucionario crearía en un año dos veces más planteles que los que se habían fundado a partir de 1902 durante la neocolonia.  La diferencia en cifra de maestros rurales que trabajaban en el curso escolar 1959-1960 con relación al curso anterior, sería de 4972. En el curso 1958-1959, 15 0000 niños se graduaron de sexto grado, en el primer curso desarrollado por el poder revolucionario lo hicieron 20 0000.  Por demás se amplió la actividad docente en la atención a los infantes, al desarrollar en primaria la doble sesión de clases, en lugar de una, como había sido hasta entonces.

La alfabetización, tarea de las juventudes

El anuncio público de la próxima campaña de alfabetización Fidel lo hace el día 30 de agosto de 1960 en la graduación del Primer Contingente de Maestros Voluntarios, allí dice: “El año que viene tenemos que establecernos una meta, liquidar el analfabetismo en nuestro país ¿cómo? Movilizando al pueblo, estableciendo ese compromiso al pueblo (…) el compromiso y el honor de aprender a leer y a escribir si es analfabeto. Y ¿quiénes van a enseñar? El pueblo (…) Movilizaremos a todos los estudiantes y movilizaremos a cuanto ciudadano sepa leer y escribir”

Solo el hecho de haber proclamado esta idea por vez primera en el seno de maestros recién graduados, es un detalle que demuestra reconocimiento, respeto, confianza del líder en la juventud educadora toda, lo que propicia satisfacción a necesidades de crecer, como declaró Lidia Bozhovich, satisfechas estas necesidades el sujeto no solo experimenta una satisfacción que propicia placer y sosiego durante la experiencia, sino también fuertes emociones positivas relacionadas con su contenido, que en niveles superiores resulta comprometimiento afectivo con el mismo, además se genera en ellos y en los demás, la necesidad de repetir o sentir este estado y la de encontrar nuevas formas para satisfacerlas

El primero de enero de 1961 se declaraba oficialmente el comienzo de la Campaña Nacional  de Alfabetización. En momentos en que en el país se inscribía como alfabetizadores más de 1000 jóvenes, e 3 de enero el gobierno de los Estados Unidos rompe relaciones con Cuba,  hecho que daría la medida de los peligros que se avecinan. Dos días después confirma que el curso terrorista arreciaba con el asesinato del joven maestro voluntario de 19 años Conrado Benítez García en el Escambray.  El de Conrado fue el primer crimen asestado contra el  “Año de la Educación”  y la naciente Campaña Nacional de Alfabetización[7] Con el crimen del joven maestro comunista y negro, perseguían atemorizar a los maestros y entorpecer el desarrollo de la Campaña, impidiendo que estos llegaran a todos los rincones del país. La acción terrorista se intensifica en la medida que avanzó el programa revolucionario, pero lejos de amedrentar a los jóvenes brigadistas y su familias, esta acción criminal, renovó el compromiso participativo.

Más de doscientos mil cubanos ejerciendo como maestros y propagandistas revolucionarios, la alfabetización llevada a más de 100 000 hogares campesinos, y el no menor número de familias que en las zonas urbanas seguían la actividad de sus hijos y familiares convertidos en maestros; constituían una fuerza de masas, un movimiento educacional en plena efervescencia, que a la altura de noviembre – diciembre de 1961, era imposible de ahogar con los métodos terroristas de los mercenarios que orientaba el Gobierno estadounidense. El 22 de diciembre de 1961 Cuba fue declarada Territorio Libre de Analfabetismo. La cifra de alfabetizados fue de 707 212 adultos. En Cuba el índice de analfabetismo quedaba reducido a 3,9 % del total de  la población.

Tras el impulso de la alfabetización

Después de la Campaña de Alfabetización, se desarrolló un masivo plan de becas, para los 100 000 jóvenes que habían participado como alfabetizadores. Se dieron becas a decenas de miles de muchachas campesinas –150 mil- en el plan Ana Betancourt. Estas jóvenes mientras complementaron sus conocimientos elementales, aprendían a realizar múltiples labores y manualidades[8].

A partir de esta primera experiencia con los maestros voluntarios y los alfabetizadores, Fidel fue el gran movilizador de los diversos contingentes de maestros y profesionales que van enriqueciendo el movimiento educacional. Una tras otra, el líder revolucionario realiza convocatorias para que miles de jóvenes se incorporen a las filas del magisterio. Esta práctica revolucionaria rescata la visión martiana del maestro, el prestigio de la labor profesoral a nivel de opinión pública y cultura política nacional. Maestro como expresión de solicitud expresa, realizada por el líder, daría a la profesión de educador un alto contenido histórico, solidario y ético, con el mandato de asumir un servicio patriótico. Para Fidel el “milagro de la educación” en la Revolución Cubana no habría sido posible sin el trabajo abnegado y heroico de nuestras maestras y maestros[9].

El esfuerzo de impulsar los institutos superiores pedagógicos y las escuelas de maestros, contó con la incorporación de cientos de jóvenes. Partió inicialmente del principio de que únicamente pasando trabajos físicos se prepara el alma para cumplir tareas difíciles, por eso se establecieron las primeras escuelas de este tipo en las montañas. Después –como afirmara Fidel con precisa evaluación autocrítica- “tomamos la decisión de hacerlas en todas las provincias y en las ciudades, comprendiendo que la formación del joven, la conciencia revolucionaria que se desarrolle, al joven lo hace capaz de cualquier tarea”[10].

A principios de los años setenta la enseñanza primaria llegó a tener un millón de niños matriculados de los que cien mil por año pasaban a la enseñanza media. A los retos que planteó para un país subdesarrollado y bloqueado esta explosión de matrícula, Fidel respondió con un novedoso programa: Nació la experiencia de la escuela en el campo, y entre 1972 y 1980 se construyeron más de 1500 nuevas escuelas secundarias en medio de los planes agrícolas. Allí los jóvenes harían realidad la idea martiana de la combinación del estudio y el trabajo.

Junto con el Plan la Escuela en el Campo surgió el destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech. Dentro de la concepción de estudio trabajo Fidel realizó un llamado patriótico para formar los cientos de nuevos maestros que requería este plan. Enarbolando el ejemplo de Manuel Ascunce Domenech, joven alfabetizador de 16 años, salvajemente asesinado por terroristas pagados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA)  en 1961, Fidel convocó a partir 1972  a contingentes de estudiantes de 10mo. Grado, que estudiarían magisterio en una sesión y en otra harían la labor de maestros.  El Destacamento no solo cubriría las plazas de maestros secundarios, sino que representaría en sí mismo una revolución en las concepciones de la formación pedagógica, y señalaría el momento de despegue de la actual academia de las ciencias de la educación que posee el país.

Para 1986 uno de cada siete niños, en la edad de uno a cinco años, asistía a los círculos infantiles, como ayuda a las madres trabajadoras que no tengan otra posibilidad para la atención de sus hijos en esas edades. Alrededor de 120 000 niños estaban, en el preescolar, es aproximadamente el 85% de los niños de esa edad. La matrícula de escuelas especiales era de 44 500 niños atendidos por 11 500 profesores de la enseñanza especial.  Aproximadamente, por cada cuatro niños que asisten a esos centros, existía un docente. El plan de alumnos seminternos era  de más de 400 000 plazas.

Ya en 1985 se habían graduado alrededor de 120 000 maestros primarios; 86 000  para escuelas secundarias; y 80 000 para institutos preuniversitarios. A ello se sumaban  alrededor de 18 000 profesores de educación física. Ese año de 1986 se graduaron en los institutos pedagógicos 11 300 maestros, entre estos,  por primera vez. 2 700 licenciados en enseñanza primaria[11].En el país existían 20 escuelas formadoras de maestros primarios, con una matrícula de  27 000 estudiantes. Para entonces los institutos pedagógicos eran 12 y daban servicio en todo el territorio nacional, extendiendo su labor a través de 70 sedes de esas instituciones, con una matrícula de 24 000 maestros[12]. Los planes de la Revolución para los próximos 16 años era de graduar  80 000 maestros primarios y 60 000 profesores de enseñanza media[13].

La marcha por la calidad

La obra revolucionaria dirigida por Fidel insistió en la calidad del funcionamiento del sistema educativo y sobre todo en sus resultados, más allá de aspectos cuantitativos, de cobertura y democratización.

En el Primer Congreso de Educación y Cultura, celebrado en La Habana en abril de 1971, se realizó el primer análisis integral -en sistema- de la educación del país y se discutió acerca de la formación del educando; el trabajador de la enseñanza y su papel en la educación; los objetivos y el contenido de la educación; métodos y medios de enseñanza; organización y administración escolar; influencia del medio social sobre la educación y los organismos populares de la educación[14]. Aquí se acuerdan las bases del perfeccionamiento continuo de la educación. A este fin se estableció la estrategia del perfeccionamiento, se creó el Instituto de Perfeccionamiento Educacional (IPE) y se perfeccionó la formación de la fuerza profesional.

Las escuelas formadoras de maestros transitaron a realizar sus matrículas de jóvenes con 6to. Grado a 9no. Grado y los institutos pedagógicos a partir de la experiencia y desarrollo alcanzado con el plan de formación del Destacamento Pedagógico, se transformaron en universidades que cubrieron toda la geografía del país.

Al inaugurar el curso 1976-1977 plantea: “en el futuro ya la eficiencia de nuestra enseñanza no se medirá solo por los datos del total de niños escolarizados, por los datos de retención escolar, por los datos de promociones; esos datos llegan a un límite, que no se puede superar. Es decir, ya no será una cuestión cuantitativa, sino cualitativa: la eficiencia de nuestra educación se medirá por su calidad, con maestros cada vez más preparados, con textos cada vez mejores y con un contenido superior[15].

Fidel a diferencia de los dirigentes de la URSS y de otros países socialistas europeos, se caracteriza por realizar evaluaciones racionales del estado de la educación en el país. Lejos de las visiones triunfalistas, si mantuvo en todo momento su optimismo histórico. En julio de 1984 declara: “Sabemos bien que estamos lejos todavía de poderles hablar de perfecciones. ¡No importa cuán grande sea la obra de la Revolución, no tenemos ningún derecho, ni nos sentiremos satisfechos de lo que hayamos hecho! La eterna inconformidad tiene que ser una de nuestras divisas, porque cuando alcanzamos algo, se sabe siempre que todavía puede alcanzarse mucho más (APLAUSOS). Y si se han hecho bien las cosas, se sabe que todavía pueden hacerse mucho mejor, y si se han hecho mal, con más razón hay que rectificar, perfeccionar, hacerlas bien y hacerlas mejor. Pero estamos muy conscientes de que nos encontramos enfrascados en la tarea de crear un mundo nuevo, que muchas cosas y más cosas podrán hacerse y mejor hechas, tenemos esa convicción, tenemos esa esperanza”[16].

La crítica revolucionaria de Fidel en el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas a partir de 1985-1986 hizo énfasis precisamente en el tema de la calidad de la educación sobre lo cuantitativo, esto último como tendencia negativa que había crecido con el denominado promocionismo. Se criticó como las listas de altas promociones escolares como objetivo central habían desvirtuado en no pocas instituciones la labor formativa, tanto lo propiamente educativa, como lo instructivo.

El 4 de septiembre de 1989, en el inicio del curso escolar 1989-90, Fidel precisa: Calidad es cuando un programa de estudio se perfecciona, se mejora, se hace más eficiente; existe por eso el plan de perfeccionamiento sistemático y continuo de la educación. Calidad es cuando nuestros profesores tienen más experiencia, dominan más la técnica de la enseñanza. Calidad son los medios audiovisuales. Calidad son las instalaciones[17].

Desafortunadamente la educación nacional, como toda la vida de la nación fue abruptamente agredida por la extrema situación económica que se precipitó sobre el país tras la desaparición de la URSS y el campo socialista europeo.

Las tareas masivas

Este concepto educativo fidelista se puso de manifiesto en la creación de las brigadas de maestros voluntarios « Frank País » y con las Brigadas Juveniles de Trabajo Revolucionario (BJTR).

Los « Cinco Picos », como popularmente se le conocería al tener entre sus tareas de formación el ascenso en cinco ocasiones del Pico Turquino se convertiría en una institución educadora de decenas de jóvenes desvinculados del estudio y desempleados que, convocados por la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), encuentran en los escenarios de las batallas del Ejército Rebelde, una escuela de formación ciudadana.

También afirma similar apertura el Plan de Estudios Ana Betancourt, para muchachas campesinas. Por este Plan, que alcanzó una matrícula de 150 000 alumnas, las jóvenes del agro recibían una beca en escuelas especiales donde se les alfabetizaba y preparaba intelectual y laboralmente.

Fidel –secundado por Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos y Raúl Castro- desempeñó un papel fundamental en el logro de la unidad de todo el movimiento juvenil cubano, en la fundación de la Unión de Pioneros de Cuba, organización patriótica de la niñez cubana en 1960, de la Unión de Jóvenes Rebeldes en 1961 y de la Unión de Jóvenes Comunistas en 1963. Dedicó una especial atención al desarrollo de la Federación de Estudiante Universitarios y al planteamiento de sus nuevas tareas dentro del proceso revolucionario.  Desde los primeros años de la Revolución se hizo frecuente su visita a los predios de la Universidad y el establecimiento de fluidos debates con los jóvenes en la Plaza Cadenas, lugar central del campus universitario habanero.  La movilización de 100 mil jóvenes como brigadistas para acudir a los más  intrincados parajes de la campiña cubana y asumir la hermosa tarea de alfabetizar a más de 900 mil campesinos, trabajadores y sus familias, se convirtió en el eje de las más trascendental movilización cultural, política e ideológica de la historia contemporánea de la nación.

En 1968 Fidel impulsó la Columna Juvenil del Centenario, organización heredera de la tradición de los Cinco Picos, que se consagró al desarrollo de agricultura cubana. Varios proyectos económicos de envergadura, fueron declarados “obras de choque de la juventud” y recibieron la entusiasta colaboración de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y del conjunto de las organizaciones juveniles y estudiantiles que movilizaron cientos de muchachos y muchachos que dieron su aporte formándose como constructores, obreros calificados y tecnólogos, mientras los estudiantes aportaron millones de horas de trabajo voluntario en la construcción y acondicionamiento.

Para la vida de miles de niños y niñas fue de gran impacto la labor de la Unión de Pioneros de Cuba, asociación vinculada a la UJC que tuvo el encargo de Fidel de construir y poner en funcionamiento diversas instalaciones educacionales, y docentes recreativas, en particular de palacios y de campamentos de pioneros exploradores.

Los Palacios de Pioneros estimulados por Fidel a partir 1962, tenían el fin de contribuir a la educación vocacional de los niños y adolescentes, despertando su amor por el trabajo y los trabajadores, y orientándolos hacia las carreras priorizadas.  Esta actividad se multiplica a partir de 1974, con la creación de los Palacios en cada provincia y municipio. La participación de los estudiantes funciona a través de un sistema de rotación por sus círculos de interés especializados. Una idea del impacto y la masificación de las actividades de los palacios la pueden dar los datos del Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara, en La Habana fundado en 1979. Para 1984  tenía una matrícula de más de 31 000 pioneros, que participan en 1 829 círculos de interés, en 207 especialidades.

Los campamentos de pioneros exploradores crecieron también en provincias y municipios con el objetivo de recrear a los niños y niñas en la vida campestre, el amor y cuidado del medio ambiente, y fortalecerlos psíquica y físicamente con el aprendizaje de las habilidades y los conocimientos del excursionismo. En tales actividades se rememoraba la historia guerrillera de más de cien años de lucha del pueblo cubano.

La profundización de la Revolución en la educación incluyó la democratización de la vida estudiantil, y el fortalecimiento del asociacionismo y protagonismo de los jóvenes en el mundo del estudio y el trabajo. Fidel brindó todo su apoyo y presencia a los congresos pioneriles, estudiantiles y juveniles, a la fundación de la Federación de la Enseñanza Media en 1973, y a la formación de las asociaciones y brigadas de jóvenes obreros, artistas, intelectuales y científicos.

Internacionalismo

Los años de Revolución Educacional también marcaron el de las grandes misiones internacionalistas de los maestros cubanos. Los educadores cubanos, jóvenes en su inmensa mayoría, participan como asesores y maestros en numerosas naciones africanas, enfrentando junto a sus alumnos las agresiones y crímenes de los mercenarios pagados por las potencias imperialistas y los ataques del ejército racista de la Sudáfrica del apartheid.

La concepción fidelista de internacionalismo no solo se hace patente con la participación voluntaria de miles de jóvenes y trabajadores cubanos como combatientes en la defensa de la independencia de Angola a partir de 1975. El aprendizaje durante la Campaña de Alfabetización y la consolidación en el pueblo de este tipo de motivaciones creó una base cualitativa y las condiciones necesarias para el movimiento alfabetizador internacionalista.

Ya en 1976 los pedagogos cubanos asesoran al Ministerio de Educación de la República Popular de Angola para la campaña de alfabetización que en breve se realizaría en el país. Y como refuerzo a esta tarea de liberación cultural también por iniciativa de Fidel se crea el Destacamento Pedagógico Internacionalista Ernesto Che Guevara con jóvenes de las universidades pedagógicas, convirtiéndose así en educadores en las humildes escuelas de la hermana nación. Esta colaboración internacionalista marchó a la par del contingente internacionalista militar que condujera a la liberación de Angola, Namibia, África del Sur y la liquidación del Apartheid. También acuden los maestros cubanos a Etiopia, donde a partir de 1978 asesoran la campaña de alfabetización en ese país.

Cuando en 1979 triunfa la Revolución Sandinista de Nicaragua, también acuden a la solicitud de este pueblo cientos de maestros primarios cubanos, los que dieron un importante aporte a la Cruzada Nacional de Alfabetización.

Si en los primeros años de la Revolución era difícil encontrar un maestro o una maestra para enviar a las montañas o a los campos de nuestro propio país, pasado la primera década del proceso, cuando los hermanos nicaragüenses solicitaron maestros y se envió la solicitud de maestros voluntarios para ir a Nicaragua, se ofrecieron 29 000; y cuando algunos de ellos fueron víctima de las atrocidades del terrorismo contrarrevolucionario en la guerra sucia impuesta por los Estados Unidos a aquel país, y murieron asesinados, entonces se ofrecieron 100 000 maestros cubanos para enseñar en Nicaragua.

La Organización Continental de Estudiantes (OCLAE) y otras organizaciones latinoamericanas e internacionales de estudiantes y jóvenes le contaron como entusiasta y seguro colaborador. Como Jefe del estado Cubano, el Comandante en Jefe presidió el Comité que organizó en Cuba el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en 1978.

El período especial

Tras la crisis del socialismo europeo y la desaparición de la Unión Soviética a finales de la década del ochenta, Fidel Castro nuevamente realiza una apreciable contribución histórica como líder y pedagogo de la Revolución a favor de las nuevas generaciones. En medio de una drástica reducción del nivel de vida y de alimentación del pueblo,  como consecuencia de la desaparición de la URSS, y con ella de la fuente de  comercio y reproducción de la economía nacional y el imperio del Norte, arreciaba sus ataques con la pretensión de adelantar lo que consideraban una segura muerte o claudicación de la Revolución Cubana. Fidel logró como educador colectivo articular junto a una certera y realista política para  resistir y salvar la Revolución,  la creación de un masivo movimiento de dignidad y patriotismo, capaz de hacer realidad la política revolucionaria sobre la base de una alta dosis de idealismo y sentido de la moralidad revolucionaria. Tal movimiento contó con el masivo apoyo de la niñez y la juventud.

Azotada la sociedad cubana por la más severa crisis económica de su historia, con el gobierno prácticamente el colapso económico, en Cuba no se cerró una sola escuela o institución educacional. Los colosales programas de aseguramiento técnico material, los insumos, los mantenimientos de las escuelas, sufrieron drásticas reducciones, pero ningún plan o proyecto educativo dejó de realizarse como consecuencia de la grave situación. En pleno período especial se implementaron varios programas que ya estaban suficientemente validados: quizás el más significativo fue el de atención a los menores antes de su escolarización primaria.

Luego de diez años de investigación científica, en pleno período especial, se aplicó en todo el territorio nacional a partir del curso 1992-1993 el programa social « Educa a tu hijo », cuyo objetivo es la preparación de la familia para lograr el desarrollo integral de los niños y niñas de cero a seis años. Es la propia familia la que realiza sistemáticamente las acciones educativas fundamentales con sus hijos. La extensión paulatina del programa ha posibilitado atender por vías institucionales como círculos infantiles y aulas preescolares y vías no formales, al 99,5 por ciento de los niños comprendidos en esas edades. Como resultado de este sistema de atención educativa a los niños desde su nacimiento, al llegar estos a la educación preescolar, poseen un adecuado nivel de desarrollo de las habilidades básicas que les posibilita enfrentarse con éxito al aprendizaje escolar.

Frente  a las adversidades Fidel mantuvo un activo diálogo con las nuevas generaciones. En la clausura del II Congreso de los Pioneros, efectuada en el Palacio de Convenciones, el 20 de julio de 1996 explicó: “Saben ustedes que hemos tenido que tomar medidas para enfrentar estas difíciles situaciones, hemos tenido que hacer aperturas, y haremos las que sean necesarias. Hemos tenido que hacer cosas que no nos agradan, algunas cuyas consecuencias ustedes han expresado aquí; pero es que resulta vital resistir, adoptar medidas inteligentes, prácticas. Sin embargo, el rumbo principal no se abandonó nunca, y nunca dejaremos de defender nuestras ideas, ni dejaremos de defender nuestro sistema. He insistido en eso, porque quiero que ustedes tengan conciencia de eso, aunque nosotros podamos ir mejorando progresivamente”[18].

La Batalla de Ideas

El brutal secuestro del niño Elián González sería el detonante el 5 de diciembre de 1999 de una nueva etapa en la lucha patriótica del pueblo cubano y en ella nuevamente jugó un rol trascendental la juventud. A los jóvenes acudió Fidel en el movimiento patriótico nacional que se desató como Batalla de Ideas para rescatar de las entrañas de la maquinaria contrarrevolucionaria radicada en Miami, al niño Elián, y devolverlo al seno de su familia en el territorio insular.

La plena conciencia de la necesidad de una nueva y profunda etapa de la Revolución Educacional se ratificó en Fidel en la Batalla de Ideas. La propia participación de los niños y adolescentes en las marchas y tribunas abiertas en demanda del regreso de Elián González, su conmovedora elocuencia, sus sentimientos de solidaridad y patriotismo, fruto del abnegado esfuerzo de los maestras y maestros en estrecha cooperación con los padres y madres, influyó mucho en el interés y la atención prestada a los problemas y dificultades provocados por el período especial, la escasez de libros, cuadernos de dibujo y material escolar, el deterioro de las instalaciones y el mobiliario escolar, la baja de la calidad de la alimentación escolar, las estrecheces económicas de los educadores, así como muchos otros problemas que de una u otra forma podían afectar la maravillosa preparación que nuestros niños, adolescentes y jóvenes, habían adquirido gracias a los programas educativos de la Revolución.

En la búsqueda de datos y en las reflexiones que tenían lugar en reuniones diarias en que participaban junto a cuadros del Partido, la Juventud y las organizaciones de masas, representantes y líderes de los pioneros y estudiantes del nivel medio y superior, Fidel fue sacando conclusiones y profundizando en el estudio de lagunas, problemas, dificultades y deficiencias existentes que, a pesar de los extraordinarios éxitos alcanzados, afectaban a nuestro sistema educacional y, con ello, los frutos que una sociedad como la cubana debía y podía alcanzar en todos los aspectos formativos de las nuevas generaciones. Factores objetivos y también subjetivos estaban presentes. Pero lo fundamental era la necesidad de superar viejos conceptos. Por otra parte las calamidades e insuficiencias generalizadas en todo el mundo no podían servirnos de consuelo.

Bajo la dirección de Fidel la Batalla de Ideas comprendió también la búsqueda de fórmulas para resolver problemas pendientes en las áreas de la educación y el trabajo cultural, así como en la promoción de nuevos programas integrales de amplio espectro sociocultural, económico y científico técnico, con especial énfasis en las nuevas generaciones y en la solución de las brechas de desigualdad existentes en diversos grupos y sectores populares.

“Lo que hasta hoy hicimos – evaluaba Fidel– partía de conceptos y métodos universalmente admitidos que nacieron en las sociedades elitistas de los países capitalistas más ricos y desarrollados. La Revolución sin duda alguna introdujo fórmulas propias, que se ajustaban al propósito de masificar la educación y hacerla llegar a todos los ciudadanos, de modo especial a niños y jóvenes. Hoy se trata de perfeccionar la obra realizada y partiendo de ideas y conceptos enteramente nuevos. Hoy buscamos lo que a nuestro juicio debe ser y será un sistema educacional que se corresponda cada vez más con la igualdad, la justicia plena, la autoestima y las necesidades morales y sociales de los ciudadanos en el modelo de sociedad que el pueblo de Cuba se ha propuesto crear”[19].

En las circunstancias de crisis se había producido un éxodo masivo de docentes hacia áreas económicas de mayor remuneración. Esta situación inicialmente fue muy aguda en la Ciudad de la Habana, que por ser el territorio de la capital tuvo un despegue prioritario de los nuevos sectores del turismo, las empresas mixtas y el trabajo por cuenta propia. Luego en la medida en que la reforma económica abrió otras alternativas en las provincias, el tema de la migración de docentes y de los acumulados de maestros faltantes afectó casi todo el país. Entonces Fidel propuso la creación del primer curso emergente de formación de maestros primarios[20].

En sucesivas convocatorias del Comandante durante la batalla de Ideas surgieron los programas para jóvenes desvinculados y bachilleres que no estudiaban ni trabajaban, para prepararlos además de maestros, como trabajadores sociales, enfermeros, enfermeras, tecnólogos de la salud e instructores de arte.

Se revitalizó el sistema de escuelas de arte y resurgió la formación masiva de instructores para la cultura cubana con la construcción de modernas escuelas. También se construyeron nuevas instituciones politécnicas para el desarrollo de los programas de la salud, y la informatización de la sociedad cubana. La inclusión de la computación desde las edades preescolares en nuestro país constituyó una experiencia novedosa y única por el carácter masivo que alcanza y los principios y concepciones científicas y pedagógicas que la fundamentaban.

Las universidades fueron reequipadas con tecnología educativa y de las especialidades, las universidades pedagógicas asumieron la formación de cientos de nuevos maestros y junto con toda la enseñanza superior del país profundizó su trabajo en búsqueda de una mayor calidad y eficiencia, y renovó toda su concepción curricular y formativa al desarrollar la idea fidelista de la masificación y universalización de las instituciones universitarias al llevarlas a cada municipio del país.

Las nuevas tareas internacionalistas

La Batalla de ideas también fue un escenario propicio para que Fidel impulsara una nueva etapa del internacionalismo y la solidaridad en el campo de la educación.  Decenas de educadores cubanos prestan su colaboración en países de América Latina, África y Oceanía. Los programas cubanos de alfabetización por radio primero y el desarrollo de la estrategia alfabetizadora “Yo sí puedo”, con el empleo de  cartillas, novedosas fórmulas didácticas, seminarios presenciales y un eficiente empleo de la tecnología educativa, han revolucionado las propuestas de alfabetización a escala internacional y demostrado su fiabilidad con palpables resultados  en la erradicación del analfabetismo en Venezuela y sustanciales avances a escala de los proyectos que se ejecutan en provincias y municipios de otros países. En este caso aumenta el interés y la solicitud de cooperación técnica y asesoramiento de Cuba. Y este incontenible movimiento podría contribuir a erradicar en breve tiempo la bochornosa e interminable cifra de 860 millones de analfabetos y miles de millones de semianalfabetos del llamado Tercer Mundo.

A la par que los profesores y profesoras cubanas realizan su aporte solidario en otras tierras, dentro de las fronteras nacionales se desarrolla una hermosa tarea internacionalista.  Más de 10 000 jóvenes sin recursos de América Latina, de los barrios pobres de los Estados Unidos, y otras naciones de África y Asia, se encuentran estudiando medicina, en la Mayor de las Antillas, y muchos más continúan arribando cada año.

La confianza de Fidel en el valor desenajenador de la educación le lleva a insistir en su defensa a escala planetaria en las difíciles circunstancias del auge del neoliberalismo, cuando en  el mundo occidental repercutía el derrumbe de la URSS convertido en pesimismo y renuncias a los ideales revolucionarios. El 9 de febrero de 1990 en la clausura del Congreso internacional de educadores de América Latina, el Caribe y otras partes del mundo, denuncia como la educación era lo primero que liquidaba el programa neoliberal impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), para a continuación aseverar en la tarea de “vanguardias de la liberación  de nuestros pueblos” que tenían los educadores y las educadoras. Y para ello Fidel ve la importancia de la unidad latinoamericanista, como vía para contrarrestar la ofensiva imperialista, ser “vanguardias en la integración de nuestros pueblos”[21]. Y precisamente al calor de esta exhortación nace en ese Congreso la Asociación de Educadores de América Latina y el Caribe (ADILAC).

Fidel en perspectiva

Cuba en  indicadores y las cifras y más allá de estos, es una nación donde no se ve un niño de edad escolar vagando o pidiendo limosnas por las calles. Es un país donde el ciento por ciento de los niños asiste a la escuela y se gradúa de sexto grado. Es el único país del hemisferio, incluyendo a los Estados Unidos, donde el ciento por ciento de los niños ingresa en séptimo grado; un país donde el 99,5% de los adolescentes se gradúa de noveno grado. Un país en que prácticamente el ciento por ciento de los niños menores de cinco años reciben los beneficios de un plan de educación a través del programa Educa a tu hijo. También es el único en el hemisferio, que desde que el niño nace, tiene posibilidad de crecer sano, saludable, tener un litro de leche diario, la alimentación necesaria, y, en cuanto al estudio, transitar desde el preescolar hasta graduarse de doctor en ciencias, de manera gratuita. Esta obra titánica en pro de la educación de todo el pueblo ha tenido a Fidel Castro por principal estratega y conductor.

Las certezas en la concepción de formación integral y multifacética de Fidel se sustenta en que los programas y procesos que diseña y/o impulsa para la niñez, la juventud y la escuela cubana, están interpretados por los sentimientos de amor al hombre y a la mujer, por la ética, el estudio y el trabajo honesto, por la visión patriótica y revolucionaria de Martí, concentrados en la formación integral de los individuos y las colectividades.

Hoy frente a los retos del período especial, que continúa y nos plantea nuevos retos, se perfecciona la educación. Fidel aún nos precisa el objetivo y la direccionalidad de este perfeccionamiento: “Que cada nueva generación esté más preparada para los grandes desafíos del futuro que esperan a nuestra Patria y a toda la humanidad, es el más profundo anhelo de todos los revolucionarios cubanos[22]. « …Poseemos sin embargo invencibles armas. La principal es la educación….Todo lo transformará y seremos pronto el pueblo más educado y culto del mundo. Ya nadie lo duda dentro y fuera de Cuba »[23]

NOTAS

[1]La niñez en Cuba, 30 años de Revolución, Editorial de Ciencias Sociales 1979,  p 10

[2] Cifras tomadas de: Ministerio de Educación (MINED). República de Cuba, 1962 (a) y (b); Ministerio del Trabajo, 1962

[3] En el curso escolar 1958-1959 lo que hoy sería la enseñanza preuniversitaria  contaba con 21 escuelas y una matrícula de 37 248 alumnos, Ver: Colectivo de Autores ICCP: Pedagogía, p. 11

[4]En la “Historia me absolverá”, que recoge el alegato de Fidel Castro Ruz (1926- ) ante el tribunal que lo juzgaba por los acontecimientos del 26 de julio de 1953. El alegato de autodefensa de Fidel se produjo 16 de octubre de 1953, en juicio a puertas cerradas, efectuado en Santiago de Cuba. La Historia me Absolverá fue escrita por el líder revolucionariomientras guardaba prisión en la cárcel de Isla de Pinos, de donde fuesacada de allí secretamente, publicada por activistas clandestinos ydespués distribuida en todo el país, a mediados de 1954.

[5]López  Hurtado, et al., p 121-122.

[6] Ídem ant.  p 12.

[7]Conrado Benítez García fue asesinado junto al miliciano Heleodoro Rodríguez Linares.

[8] Idem

[9] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en la clausura del II Congreso de los pioneros, efectuada en el Palacio de las Convenciones, el 20 de julio de 1996.Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1996/esp/f200796e.html)

[10]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, efectuada en el teatro « Karl Marx », el 4 de julio de 1985, La Habana, 04/07/1985

[11]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, efectuada en el teatro « Karl Marx », el 4 de julio de 1985

[12] Que llegarían a 86.

[13] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la graduación de los más de 11 000 alumnos del Instituto Superior Pedagógico y los primeros licenciados en Enseñanza Primaria, Ob. cit.

[14] MINED: I Congreso Nacional de Educación y Cultura. Memorias, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1971

[15] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz en la inauguración de la Escuela Vocacional « General Máximo Gómez » y apertura del curso escolar 1976-1977, en Camagüey, el 1º de septiembre de 1976

[16] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto central con motivo del « Día de los niños », celebrado en el Palacio Central de Pioneros « Ernesto Guevara », el 15 de julio de 1984

[17] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro en el acto central con motivo del inicio del curso escolar 1989-90, efectuado en la escuela Solidaridad con Namibia, municipio La Lisa, el 4 de septiembre de 1989

[18]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la clausura del II Congreso de los Pioneros, efectuada en el Palacio de Convenciones, el 20 de julio de 1996.

[19]Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado con motivo del cumpleaños de Elián González y el cuarto año del inicio de la batalla de ideas, efectuado en la escuela primaria « Marcelo Salado », de Cárdenas, Matanzas, el 5 de diciembre de 2003, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/index.html).

[20]Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto de graduación del primer curso emergente de formación de maestros primarios, efectuado en el teatro « Karl Marx », La Habana, 15/03/2001

[21]Fidel Castro: Fidel Castro: En la Trinchera de la Revolución, Editorial José Martí; La Habana, 1990, p 101

[22] Fidel Castro Ruz: Acto de inauguración del Curso de Formación Emergente de Profesores Integrales de Secundaria Básica. Teatro «Karl Marx», 9 de septiembre del 2002.

[23] Fidel Castro Ruz: Las ideas son el arma esencial en la lucha de la humanidad por su propia salvación. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2003, pp 16-17.

Entrevista a Julio Veulens Zequeira, un negro del período revolucionario cubano, junio 2018

Julio Veulens Zequeira, en Bahía (La Habana, Cuba), el domingo 17 de junio de 2018 (Foto: Enrique Fernández Domingo)

Entrevista a Julio Veulens Zequeira, un negro del período revolucionario cubano

Julio Veulens Zequeira, 81 años, nacido el 31 de julio en La Habana Vieja. Desde niño rechazó la discriminación racial de la cual eran víctimas los negros en la Cuba pre-revolucionaria. Antes de la Revolución fue antipolítico. Luego adhirió a ésta desde joven adulto, como millones de cubanos. Gracias a ella, y haciendo retroceder el racismo en la enseñanza superior, realizó estudios de economía en la universidad. Además de constructor de inmuebles sociales, a lo largo de su vida profesional trabajó en la Junta Central de Planificación Nacional (JUCEPLAN) hasta el año de su jubilación, en 1999. Como miembro de la delegación cubana, participó en varias negociaciones con los responsables soviéticos para establecer las bases de la cooperación e intercambio solidario entre los dos países. Lo hizo particularmente como encargado de la dirección del Departamento Metales, hasta el período final de la Unión Soviética. Es presidente, desde los años 1980, del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) del edificio donde vive con su esposa, uno de los construidos bajo su dirección, en Bahía (reparto Antonio Guiteras), La Habana (Cuba).

Entrevista

Estimado Julio, me ha llamado la atención algo que tú me dijiste, que antes de la revolución eras antipolítico. ¿Qué ocurría, por qué cambiaste y te identificaste tanto con la revolución?

Por influencia de un familiar, un tío por parte de madre que no trabajaba pero que era un agente político del régimen de Batista en el barrio Marianao, desconfiaba de todos los partidos políticos. De los comunistas tenía una idea completamente negativa: recibía la revista Selecciones de los Estados Unidos y ahí siempre había un artículo anticomunista, así se fue formando una ideología anticomunista.

Esto cambió en 1959. Casi inmediatamente me incorporé al proceso, conforme se iban promulgando leyes revolucionarias como la de los alquileres; creación de fuentes de trabajo; mejores salarios para todo el mundo; etc., medidas que iban favoreciendo a la sociedad.

Me dijiste que habías trabajado para la planificación económica nacional desde 1960 hasta 1999. ¿Cómo fue tu experiencia en ese campo?

Como para muchos cubanos, mi cambio fue rápido. En el periódico salió una nota para formar parte de una actividad económica, respondí a la nota y ahí me captaron, dentro de los 20 seleccionados. Así desde el año 1960 formaba parte de lo que será luego la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN).

Empecé a trabajar con un haitiano llamado François, a quien lo contrató el Che. Era un economista del mundo capitalista. François le propone al Che, jefe del Departamento de Industrialización, hacer un grupito con la finalidad de hacer trabajo de racionalización en la actividad económica (buscar la mayor eficiencia con el menor gasto). En ese grupito hacíamos prácticas con ese tema: íbamos a las fábricas y proponíamos cómo racionalizar para mejorar los resultados económicos, tarea hecha generalmente con ingenieros industriales. El grupo pertenecía a un departamento del Instituto Nacional de Reforma Agraria cuyo presidente era Carlos Rafael Rodríguez (economista).

Luego hubo problemas con François. Se disolvió el grupo y decidieron incorporarlo al reciente organismo creado por el gobierno, la JUCEPLAN. Miembros de esta Junta eran, entre otros, Fidel, el Che, Rodríguez y Regino Boti. El objetivo de la JUCEPLAN era hacer los planes económicos del país. En él me ubican en el Departamento de Industrias Alimenticias, desde donde se empiezan a dar los primeros pasos del plan de la economía del país -año 1962. Se elaboraron una serie de formularios de preguntas para las distintas empresas, para obtener informaciones con la finalidad de saber su capacidad productiva, la evolución de su producción en los últimos años, qué productos tenían, etc.

Me dieron la tarea de ir para la antigua provincia de Oriente y visitar todas las fábricas y llenar todos esos formularios. En ese tiempo ya existían empresas intervenidas: estaban los dueños, pero había un interventor (generalmente un miembro del Ejército Rebelde). Terminé mi trabajo en un mes. En las empresas no intervenidas no hubo problemas para obtener información, pero en las empresas intervenidas faltó información; hubo dificultad en la obtención de los datos, vale decir que los dueños ya estaban berreados.

Me hablaste de algunas experiencias que habías tenido en los inicios de la revolución frente al racismo. ¿Podrías contarme?

Cuando yo fui a Oriente (a Holguín) en el año 1960, en el parque principal, los blancos se concentraban en el centro y los negros tenían que caminar por fuera.

En 1961, por los conocimientos de construcción que tenía, en agrimensura, por ejemplo, en la Dirección de Azúcar que había en la JUCEPLAN, me preguntan si yo me atrevo a hacer un levantamiento en el Central Jaronú, con la finalidad de su electrificación. Acepté. Hubo que pedir permiso al Departamento de Industrias Alimenticias. Me pusieron un dibujante para que vaya conmigo al Central. Dificultades en hacer trabajo no hubo ninguna (nos dieron la casa del administrador). Ocurrieron hechos. Mi acompañante, Mario era blanco, yo soy negro. Nos dimos cuenta de que cada vez que llegábamos a algún lugar, la gente se iba y nos dejaban solos: en la sala de billar, en el local para ver la televisión, … A nosotros no nos importaba eso, pero la gente se iba. No le dimos mayor importancia, hasta el momento en que vamos al cine del Central. En el cine, las butacas la tenían divididas: dos tercios de las butacas para los blancos, un tercio para los negros, con un pasillo divisorio. En La Habana no existía eso. Mario y yo nos sentamos en la parte donde se sentaban los blancos: lo hicimos a propósito. Aquí me siento yo por que me da la gana, ¡no fue que nos equivocamos! Entonces la gente empezó a mirar y a mirar y a mirar hasta que Mario, que no tenía ni 20 años, formó tremendo escándalo: La Revolución no se había hecho para que siga eso. En aquel tiempo todavía habían “alzados”; nosotros estábamos armados.

Al otro día nos citaron a una reunión, entonces nos explicaron, que era una tradición. Nosotros dijimos que esa tradición se tenía que acabar, que no se había hecho la Revolución para mantenerla. Yo no sé si eso se acabó inmediatamente. Pero estoy seguro de que ahora eso ya no existe.

En la JUCEPLAN ¿existió algo parecido, o era diferente por el hecho de tener su cede en La Habana?

Siempre me mantuve en la JUCEPLAN, por 39 años, hasta mi jubilación, el año 1999. En mi organismo, aunque no existía una discriminación abierta, de hecho había discriminación. ¿Porqué? Por que la cantidad de negros en el organismo era ínfima: un 3 o 4%. Y negros dirigiendo, solo una mujer que fue directora, que era del grupo inicial de François. Yo incluso, estuve al frente de un departamento (de metales) pero nunca me nombraron oficialmente ni me pagaron como jefe de departamento.

Te puedo decir más, los altos dirigentes se han referido a eso, a ese tema. Ahora hay una orientación para que se dé las estadísticas de cómo está distribuida por grupo racial.

Muchas gracias, Julio, por haberme acordado esta breve pero intensa entrevista.

Entrevista realizada el 30 de junio de 2018 en su domicilio en Bahía.

Entrevistador: Vicente Romero. Historiador, departamento de español, Universidad de París 8.

El título y el subtítulo han sido añadidos por el entrevistador.

Del 18 al 22 de junio del 2018, Escuela de verano “Dialogos de historiografia y enseñanza de la historia latinoamericana y caribeña”, La Habana (Cuba)

 

File:Mapa del Caribe y América Central (Siglo XVI).jpg

Affiche escuela de Verano Cuba

Escuela de verano

Dialogos de historiografia y enseñanza de la historia latinoamericana y caribeña

Fecha: Del 18 al 22 de junio del 2018
Horario: 9h30-17h00
Lugar: Centro de Estudios Educacionales, Calle 108 No.29F08 e/ 29E y 29F CP 11400 Marianao, Ciudad de La Habana
Organizadores: Université Paris8/Université Paris Nanterre/Facultad de Ciencias sociales-Humanisticas (FCSH)/Centro de Estudios Educacionales (CEE)/Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona” (UCPEJV)/Institut des Amériques/Laboratoire d’Etudes Romanes (LER)/Amérique Latine Histoire et Mémoire (ALHIM)
Coordinadores: Enrique FERNANDEZ DOMINGO (Vicedirector del LER y Director del grupo de investigación ALHIM de la Université Paris 8) y Felipe de J. PÉREZ CRUZ (Centro de Estudios Educacionales de la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona”)

Programa escuela de verano Cuba

Lunes 18 de junio

9 :30 am Bienvenida a los participantes: Dr. C. Jorge Luis DEL PINO CALDERON, Director del Centro de Estudios Educacionales (CEE)

9 :45 am Discurso de apertura: Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO, Director del Grupo de investigación Amérique Latine Mémoire et Histoire (ALHIM) et vicedirector del Laboratoire de Langues Romanes (LER), Coordinador de la Escuela de Verano

10 :30 am Conferencia de apertura : Martí universal, Dra. C. María del Carmen FERNANDEZ MORALES, Directora de Postgrado de la UCPEJV

11 :30 am Pausa

12 :00 am Dr. Vicente ROMERO (U. Paris 8): La enseñanza de la «Civilización de América latina » en la Universidad de Paris 8

11 :50 am MSc. Enrique LAMA MENDEZ (UCPEJV): La enseñanza de la Historia europea en la UCPEJV

12 :35 pm Pausa

12 :45 am Debate de los temas expuestos: Dr. Vicente ROMERO, Dr.C. Enrique LAMA MENDEZ. Conduce : Dra.C.  Maricela GOMEZ MESA, Jefa del Departamento  de Marxismo e Historia de la FCSH

2 :45 pm Fin de las Actividades de la Escuela

4 :00 pm Actividades de familiarización con invitados  de Paris 8 Dr.C.Ramón CUETARA LOPEZ. Conversatorio-recorrido sobre la historia de Ciudad Escolar Libertad y la UCPEJV

5 :00 pm Actividad Cultural de Bienvenida: Casa Estudiantil

6 :30 pm Fin de las actividades

Martes 19 de junio

9 :30 am Dra. Michèle ARRUE (U. Paris 8): Puesta en escena de la dictadura y post dictadura en el cine chileno

10 :30 am Dr. C. José Luis MÉNDEZ-MÉNDEZ, (Asociación de Escritores de la UNEAC): El Plan Cóndor

11 :30 pm Pausa

11 :45 am Dra. Nathalie JAMMET (U.  Paris-Nanterre): Las fuentes del refugio en Francia: el caso de los exiliados chilenos en los archivos de la Oficina para refugiados y apátridas

12 :10 am Pausa

12: 30 am Debate de los temas expuestos: Michèle ARRUE (U. Paris 8); Dra. Nathalie JAMMET (U.  Paris-Nanterre), Dr.C. José Luis MÉNDEZ-MENDEZ. Conduce: Dr.C. Elio Fidel LOPEZ VELAZ (ISRI).

1 :00 pm Fin de las Actividades de la Escuela

3 :00 pm Actividades de familiarización con invitados  de Paris 8. Dra. Marta UGALDE, Directora de Extensión Universitaria de la UCPEJV: Exposición sobre la actividad cultural y extensionista de la UCPEJV

5 :00 pm Fin de las actividades

Miercoles 20 de junio

9 :30 am Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO (Université Paris 8): Aportes epistemológicos a la historia urbana latinoamericana: el ejemplo del Santiago de Chile (1870-1910)

10 :30 am Dr. C. Félix Julio ALFONSO LÓPEZ, Vicedecano del Colegio Universitario San Cristóbal de la Habana. Universidad de la Habana: La historia urbana cubana: El ejemplo del centro Histórico de La Habana

11 :30 am Pausa

11 :50 am: Debate de los temas expuestos. Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO y Dr.C. Dr.C. Félix Julio ALFONSO LÓPEZ. Conduce: MSc. Lohnia ARUCA, Profesora de la Universidad de la Habana

12 :50 pm Fin de las actividades

Jueves 21 de junio

9 :30 am   Mesa: Las relaciones cubano-francesas. Sus perspectivas. Dr.C. Leyde Ernesto RODRIGUEZ HERNANDEZ, vicerector y Dr.C. Elio Fidel LOPEZ VELAZ, del ISRI. Conduce : Dr. C. Mario del TORO (UCPEJV)

11 :00 am Pausa

11 :20 am Presentación de doctorante de Paris 8.

MSc. Júpiter OSSABA (U. Paris 8): La Cumbia villera como herramienta de lucha

Moderadores : Enrique Dr. FERNANDEZ DOMINGO MSc. Felipe HERNANDEZ MARTINEZ, Director de Música. Prof. de la Dirección de Extensión Universitaria

Debate del tema expuesto

12 :30 pm Pausa

12 :40 pm Presentación de   doctorante de Paris 8

 MSc. Christian GALDON (U. Paris 8): Acerca del barroco de Lezama: una contra-historia de la modernidad

Moderadores : Dra. Nathalie JAMMET (U. Paris-Nanterre) y Dra.C. Águeda Mayra PEREZ GARCIA, Vice Decana de la FCSH-UCPEJV

1 :40 pm Fin de las Actividades de la Escuela

3 :00 pm Actividades de familiarización con invitados  de Paris 8. Intercambio de experiencias sobre formación doctoral. Participan:  C. María del Carmen FERNANDEZ MORALES, Directora de Postgrado de la UCPEJV. Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO, Vicedirector del Laboratoire d’Etudes Romanes Paris 8, Profesores y doctorantes de Paris 8 y profesores de la UCPEJV

5 :00 pm Fin de las actividades

Viernes 22 de junio

9 :30 am Dr. Vicente ROMERO (U. Paris 8):  Abya Yala en proceso: la dinámica reflexiva sobre Indoamérica durante la primera mitad del siglo XX

10 :20 am Dr.C. Felipe de J. PÉREZ CRUZ (UCPEJV): Pensar Nuestra América desde Martí : Julio Antonio Mella y el nacimiento del socialismo cubano

11 :00 am Dr.Sc. Luis SUAREZ SALAZAR (ISRI): Pensar Nuestra América hoy

11 :40 am Pausa

12 :00 m: Debate de los temas expuestos. Dr. Vicente ROMERO, Dr.C. Felipe de J. PÉREZ CRUZ, Dr. Sc. Luis SUAREZ SALAZAR. Conducen : Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO, (U. Paris 8) y Dr. C. Nidia LESCALLE LABRADA, Decana de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas

1 :00 pm Clausura

Dr.C. María Isabel BARDINA TORRES y Vicente ROMERO: Lectura y aprobación de la Relatoría de la Escuela de Verano, 2018

Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO, y Dr.C. Felipe de J. PÉREZ CRUZ: Entrega de certificaciones

Palabras de Dr. Enrique FERNANDEZ DOMINGO

Discurso de Clausura: Dra. C. Milda Lesbia DÍAZ MASIP Rectora de la UCPEJV

2 :00 pm Fin de las Actividades de la Escuela

RELATORÍA

La Escuela sesionó en la ciudad de La Habana los días del 18 al 22 de junio en los salones de la casa estudiantil de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona (UCPEJV). Contó con un equipo de conferencistas y moderadores coordinado por los doctores Enrique FERNANDEZ DOMINGO, Vicedirector del Laboratoire d’Etudes Romanes (LER). Director del grupo de investigación ALHIM, y Felipe de J. PÉREZ CRUZ, Profesor Titular del Centro de Estudios Educacionales Varona (CEEV) de la UCPEJV. Las conferencias estuvieron a cargo del Dr. Vicente ROMERO Dra. Michèle ARRUE de la Universidad Paris 8; Dra. Nathalie JAMMET de la Universidad Paris-Nanterre; Dr.C. Félix Julio ALFONSO LÓPEZ, Decano del Colegio Universitario San Jerónimo de La Habana;los Dr.Sc. Luis SUÁREZ SALAZAR y Dr.C. y Dr.C. Elio Fidel LÓPEZ VELAZ profesores titulares del Instituto de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García” (ISRI);el Dr.C. José Luis MÉNDEZ-MÉNDEZ, de la Asociación de Escritores de la UNEAC, la MSc. Mariela Martínez Lima, MSc. Mribel Diez Fumero, MSc. Maikys Iglesias Padilla y MSc. Enrique LAMA MENDEZ, de la Facultad de Ciencias Sociales-Humanísticas (FCSH-UCPEJV, y de los ya citados doctores FERNANDEZ DOMINGO y PÉREZ CRUZ. Como parte del Programa docente previsto se realizaron las disertaciones de los doctorantes: MSc. Júpiter OSSABA y MSc. Christian GALDON de la Universidad de Paris 8.

La facilitación del Programa Científico fue realizada por las doctoras María Isabel Bardina Torres, Profesora Asistente del CEEV, Dr.C. Águeda Mayra PÉREZ GARCÍA, Vice Decana de la FCSH-UCPEJV y Maricela GOMEZ MESA, Jefa del Departamento de Marxismo e Historia de la FCSH-UCPEJV.Junto con los mencionados profesores actuaron como moderadores la Dr. C. Nidia LESCALLE LABRADA, Decana de laFCSH-UCPEJV, Dr.C. Mario del TORO Laboratorio de Educación a Distancia de UCPEJV, el MSc. Gerardo García Barceló de la Laboratorio de Educación a Distancia de la propia UCPEJV y la MSc. Lohania ARUCA ALONSO de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba.

Participaron como cursantes 65 profesores y 10 estudiantes de la UCPEJV, la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz”, Universidad Integrada de Ciego de Ávila, Escuela Superior del Partido Comunista de Cuba Antonio “Ñico López”, las Escuelas Provinciales del Partido Comunista de Cuba de las provincias La Habana “Capitán Orlando “Olo” Pantoja y Camagüey “Cándido González”, el Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI) de la Universidad de La Habana, la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física “Comandante Manuel Fajardo”, la Dirección Provincial de Educación en La Habana y la Unión Nacional de Historiadores de Cuba. También asistió una cursante de la Central Washington University, en Ellensburg, Estados Unidos. Asistieron a las conferencias y participaron en los debates otros 36 docentes y 38 estudiantes de la UCPEJV. Entre cursantes matriculados y asistentes a las sesiones la Escuela tuvo un promedio diario de 75 participantes. Predominaron en el colectivo de cursantes los y las jóvenes docentes y estudiantes, con el 55% de la matrícula y el 64% de la asistencia diaria.

Sobre la base del programa docente previsto los principales temas debatidos fueron los siguientes:

• La Comuna de Paris y el legado universal del prócer cubano José Martí Pérez (1853-1895)

• La enseñanza de Historia: El estudio de la civilización de América Latina en la Universidad de Paris 8, y la enseñanza de la Historia europea y de América Latina en la UCPEJV y en los centros de formación de profesores de la República de Cuba. Los retos epistemológicos en la construcción histórica de los conceptos de nación, identidad y universalidad, resistencia, lucha y emancipación El marxismo como concepción teórico-metodológica.

• La Historia urbana latinoamericana: Presupuestos teóricos. El ejemplo del Santiago de Chile (1870-1910) y la actual rehabilitación integral de la Habana Vieja. Las responsabilidades compartidas entre gobiernos y ciudadana en la conservación del patrimonio.

• Refugiados en Francia, víctimas y otros actores implicados durante las dictaduras de la segunda mitad del siglo XX en Argentina y Chile. El Plan Cóndor contra Cuba. Políticas de memoria. Puesta en escena de la dictadura y post dictadura en el cine chileno. La cinematografía como vector didáctico en la enseñanza de la Historia.

• Las relaciones culturales de Cuba en Francia. Realizaciones, retos y oportunidades. La problemática de las industrias culturales, el mercado y la promoción de las obras de arte y de la cultura de la nación.

• La música y la literatura en la reflexión cultural e histórica. La Cumbia villera como herramienta de lucha. La obra de José Lezama Lima como contra-historia de la modernidad.

• La primera mitad del siglo XX latinoamericano. Abya Yala en proceso: la dinámica reflexiva sobre Indoamérica. Pensar Nuestra América desde Martí. Julio Antonio Mella y el nacimiento del socialismo cubano.

• La dinámica reflexiva sobre América Latina, el mundo indígena y los pueblos caribeños. Los movimientos sociales y políticos. Historia y contemporaneidad para pensar Nuestra América hoy.

Como eje transversal que recorrió todo el trabajo de la escuela se subrayó la trascendencia del debate y la construcción colectiva del conocimiento desde tradiciones intelectuales, concepciones y percepciones diferentes.

Fue unánime la consideración sobre la pertinencia de la convocatoria realizada para la Escuela de Verano y la felicitación a las instituciones convocantes. Así mismo se reconoce la labor desempeñada por los profesores y estudiantes de la FCSH-UCPEJV que colaboraron en las Comisiones de acreditación y relatoría, de los directivos y trabajadores de la Dirección de Extensión Universitaria y la Dirección de Economía de la UCPEJV. Se considera realizar una mención especial al trabajo de aseguramiento del equipo de administración de la UNHIC en La Habana.

Dado en Ciudad Libertad, a los 22 días del mes de junio del 2018.

FOTOS DEL EVENTO

   

Séance séminaire ALHIM : « Aproximación histórica sobre el problema negro en Cuba y los debates actuales acerca de la discriminación racial », Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga). 23 mars 2018

affiche Séance 23 mars 2018

Séance séminaire ALHIM

 Aproximación histórica sobre el problema negro en Cuba y los debates actuales acerca de la discriminación racial

Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga)

Hay en Cuba un debate que ha ido creciendo desde la década de 1990. Es un debate que forma parte importante del mundo académico cubano. Esta conferencia quiere aportar mis ideas a la discusión.

En primer lugar, el racismo y la discriminación racial forman parte de un sistema existente, y que, desgraciadamente, sigue desarrollándose. No es que sea pesimista, soy un optimista informado.

Para comenzar nos podemos plantear la siguiente pregunta, ¿es lo mismo el racismo que la discriminación? Son dos conceptos que nombran dos cosas diferentes. El racismo lo defino como un sistema de ideas, un sistema de puntos de vista sobre la relación individual entre nuestra visión de nosotros con respecto a los otros. La discriminación la considero como un acto, el resultado de la materialización del sistema de ideas. Discrimina el que puede, no el que quiere, se discrimina desde una posición de poder. Así pues, la discriminación racial es un tipo de discriminación que está presente en nuestra cotidianidad cubana, como en otras muchas alrededor del mundo.

Partimos de la idea que las razas no existen. En el caso cubano, los datos de las investigaciones genéticas con respecto a la población del país han dado los resultados siguientes: 73,8% de la población cubana con genes europeos, 16,8% con genes africanos y 9,4% con genes nativos. Con respecto a la población blanca, 91% con genes europeos y 5,4% con genes africanos. Sin embargo, encontramos casos en que un individuo que se considera blanco tiene 50% de genes africanos. En cuanto a la población negra, 45% con genes europeos y 49,6% con genes africanos. Hay casos con 85% de genes europeos.

El debate se centra en la cuestión del « color de la piel ». En Cuba, el fenómeno se aborda de otra manera con respecto, por ejemplo, a los Estados Unidos. Primero, nuestra historia, en este sentido, es completamente diferente. En Cuba, en el siglo XIX, hubo dos guerras de independencia (1868-1878/1895-1898) con un hecho importante: el líder principal de la rebelión era un hacendado cubano que emancipo a sus esclavos y los considera como « ciudadanos libres » desde el principio de la rebelión. Y este hecho se reprodujo en otros muchos casos, lo que hizo que la participación de las clases más populares fuera básica en la forja de la nación cubana, donde la idea de raza no está presente como tendencia general. En 1869, la Constitución de Guáimaro (http://mjp.univ-perp.fr/constit/cu1869.htm) considera todos los hombres iguales. El profesor Fernando Martínez Heredia escribe: “los esclavos entraron en la guerra como negros de Cuba, y salieron como cubanos negros”.

CONSTITUCION DE 1869-GUÁIMARO

Armando Perryman y Vicente Romero (Université Paris 8)

Las figuras más importantes de la tendencia más radical durante la guerra de independencia fueron José Martí, blanco, y el mulato Antonio Maceo. El escritor José Lezama Lima dice de Martí que « es un misterio que nos acompaña ». Martí es para los cubanos el símbolo de la unidad y de los valores de la nación. Fue el pensador que se impone durante la guerra dentro de un contexto racista. En Nuestra América, Martí escribe:

“No hay odio de razas, porque no hay razas. Los pensadores canijos, los pensadores de lámparas, enhebran y recalientan las razas de librería, que el viajero justo y el observador cordial buscan en vano en la justicia de la Naturaleza, donde resalta en el amor victorioso y el apetito turbulento, la identidad universal del hombre. El alma emana, igual y eterna, de los cuerpos diversos en forma y en color. Peca contra la Humanidad el que fomente y propague la oposición y el odio de las razas. »

Pero la esencia del problema se encuentra en las palabras de Maceo: « Nada pedir como negro, todo como cubano. « 

El problema actual se centra en la reivindicación de la memoria de la esclavitud. Fernando Ortiz escribe : « el absolutismo colonial falto de libertades y con un sistema oprsor, necesitaba del racismo como base ideológica del sistema : prejuicios de una fatalidad congénita puesta a la vista por la anatomía. » Este proceso comienza en el siglo XVIII y se desarrolla en paralelo con el sistema capitalista, dando como resultado una esclavitud que tiene « color », y éste es el color negro. Entre los siglos XVII y XVIII, no existe un sistema de plantaciones generalizado en Cuba. Hay esclavos en pequeñas haciendas, en el servicio doméstico, en la ganadería. Tras la revolución haitiana de finales del siglo XVIII, Cuba pasa a ser primer productor de azúcar mundial desarrollando de manera intensiva el sistema de plantaciones y de entrada de esclavos en el país (alrededor de 600.000 personas). Todo ello provoca cambios en la sociedad cubana, contradictorios, ya que hay una necesidad de mano de obra esclava al mismo tiempo que un miedo feroz al negro. A esto se suma el desarrollo de una clase negra y mulata libre que crece socialmente a lo largo del final del siglo XVIII.

En 1844, la élite esclavista se inventa -no existe ninguna prueba documental- la « conspiración de la escalera » http://www.encaribe.org/es/article/conspiracion-de-la-escalera/1675 . Se acusa a la mayoría de los negros y mulatos libres del « conato » de revuelta. Las consecuencias fue una oleada represiva muy dura. En 1895 y 1896 mueren, respectivamente, Martí y Maceo y la corriente revolucionaria radical cede a las fuerzas más reaccionarias que participan también dell ado de los revolucionarios. En 1898, los Estados Unidos entran en guerra y tras la derrota de España se quedan en Cuba. A principios del siglo XX se crea una república manejada por los estadounidenses (« Enmienda Platt » http://www.encaribe.org/es/article/enmienda-platt/1682 / Constitución del 21 de febrero de 1901 : http://www.cervantesvirtual.com/portales/constituciones_hispanoamericanas/obra-visor/constitucion-del-21-de-febrero-1901/html/ ). Bajo el control de los Estados Unidos, la situación del negro cubano queda fuera de los deseos de Martí y Maceo. Así, por ejemplo, en 1917, en Cuba, de los 1349 abogados sólo 4 son negros, y de los 1343 médicos, sólo 9 eran negros. En 1912 se produce la rebelión de los antiguos oficiales y combatientes de la guerra de independencia que termina con una represión y una gran masacre. http://www.arnac.cu/index.php/noticias/muestra-documental-mayo-de-1912-fuentes-para-su-memoria/1236.html

En 1959, el Che se encuentra en Santa Clara asistiendo a la fiesta de la ciudad. En el parque había una soga que dividía el espacio. De una lado los blancos se paseaban en el interior del parque y del otro los negros andaban por el exterior. El Che rompió la soga y dijo : « no hemos hecho una revolución para esto ». Este hecho marca la recuperación de la filosofía radical de finales del siglo XIX.

Sin embargo se ha cometido un error. Se pensaba que con crear las condiciones institucionales, el problema se resolvería solo. Sin embargo, hoy constatamos que no es cierto. La revolución abrió a todas las personas las mismas oportunidades sin diferencia de color, sin embargo la posición socio-económica de partida no es la misma para todos y ésta no se cambió. Cuando la revolución tenía los medios suficientes, la diferencia no era tan evidente, sin embargo, tras la caída del bloque comunista estas diferencias socio-económicas se muestran más claramente. Se recrudecen las diferencias y, por tanto, las contradicciones.

Armando Perryman à l’Université Paris 8

Andrée-Anne KEKEH-DIKA: ¿Pero cuáles son las soluciones ?

Armando PERRYMAN: En el mundo académico, es uno de los temas principales del debate actual con el objetivo de buscar soluciones y dar respuestas. Hay mucha gente reflexionando y, al mismo tiempo, mucha gente que pide soluciones. Hay ideas, ver la historia con otro enfoque huyendo del eurocentrismo, de la visión machista y blanca. Hay que reformar los programas de estudio y hablar de la participación de los negros de una manera estructural, y no factual, en la historia. Pero la solución está en el conjunto de la sociedad. Hay un cambio de generación en el poder actualmente. Es un momento de crisis y no se puede fraccionar la unidad, como ocurre con ciertos intelectuales negros cubanos influenciados por las corrientes estadounidenses de estudios afroamericanos, trabajos importantes pero que son válidos para el contexto estadounidense pero no para el cubano. En Cuba, a nivel práctico, nadie es capaz de tener explícitamente un comportamiento de discriminación, ya que hay mucho rechazo a este tipo de comportamientos. Sin embargo, hay muchas actitudes disimuladas y veladas. Les voy a contar una anécdota. Un taxista tomó una estudiante negra en su taxi. Esta cambió de dirección de llegada un vez el auto estaba en marcha. El taxista profirió insultos racistas y la obligó a abandonar su taxi. La estudiante tomó la matrícula del auto y presentó una denuncia. La policía llevó al taxista al puesto de policía donde la estudiante fue convocada. El taxista fue obligado a pagar una multa y a pedir disculpas públicas. Este caso provocó un debate en la sociedad cubana: ¿tengo formas de denunciar un acto de discriminación ? El fiscal general de la República dijo en ese momento: « no hay que crear leyes, éstas existen, lo que hay que hacer es denunciar los actos de discriminación. »

Gloria ZARZA: en un viaje organizado, en 2009, a Santa Clara y Trinidad viví una experiencia personal. Es cierto que son ciudades muy determinadas, con una historia propia muy ligada a la economía azucarera. La estación de autobuses de Santa Clara estaba rodeada por una cuerda y una chica negra estaba tras ella. Le pregunté el por qué estaba allí y me dijo que no podía entrar. En Santa Clara, nuestros dos guías eran blancos y todos los jardineros eran negros. Me llamó mucho la atención y pensé en las palabras del Che evocadas en su conferencia.

Armando PERRYMAN: hay restaurantes privados que dicen que se reservan el derecho de admisión. Es surrealista, ¿cuál es este derecho? que los sábados por la noche « negros sospechosos » no pueden entrar. Estos propietarios son racistas que tienen una cuota de poder que pueden transformarla en discriminación. ¿Y quién critica esto? los tipos que trabajan en los propios restaurantes, que son negros.

Un estudiante: ¿Por qué los procesos de toma de conciencia de la negritud parecen haber aparecido mucho más tarde que en otras partes del mundo?

Armando PERRYMAN: El 90% de tu pregunta no puedo contestarla., porque no lo sé. Puedo decirte que en el momento de la construcción del discurso de la negritud. En los años 20-30 en Cuba hay un gran movimiento intelectual y político de toma de conciencia de la situación de los negros, un movimiento intelectual de blancos y negros, que afecta a toda la sociedad. Sin embargo, algunas sociedades negras, como “Atenas », eran clasistas y discriminatorios y no consideraban las proposiciones del jamaicano Marcus Garvey, como la del retorno a África: « Nosotros somos cubanos y tus proposiciones no nos incumben. » Hay más influencia de la negritud propuesta por Aimé Césaire durante los años 1930-1950. El crítico literario Roberto Zurbano escribe que « en Cuba la revolución no ha comenzado todavía para los negros ». Yo lo leí y me indigné. El ideario político cubano ha sobrepasado esa idea. Nicolás Guillén, en 1930, pensaba que era un error que hubiera negros representando negros, que sería un retorno al siglo XIX. Guillén era opuesto al término afrocubano, porque en el término cubano está ya lo negro.

Présentation du livre « José Martí, 1853-1895. Les fondements de la démocratie en Amérique Latine » de Paul Estrade (Université Paris 8). 23 février 2018

affiche

Vendredi 23 février 2018

Séance séminaire ALHIM
Présentation du livre José Martí 1853-1895. Les fondements de la démocratie en Amérique latine

Bibliographie Paul Estrade

Vicente Romero et Paul Estrade à l’Université Paris 8
Vicente ROMERO (Université Paris 8)

C’est un honneur pour moi, au nom d’ALHIM, accueillir Paul Estrade, à l’Université de Paris 8. Nous le faisons pour l’écouter nous présenter son José Martí. Sur le personnage de son œuvre et sur ce travail, nous reviendrons après lui avoir donné la parole. Avant de le faire, je dois dire quelques mots sur Paul Estrade, collègue et chercheur.

Peut-être pour certains d’entre nous il est assez connu, mais permettez-moi de dire quelques mots sur lui pour les autres ici présents.

Paul est l’un des collègues fondateurs de notre Université, quand -pour naître- elle a dû s’installer, dans des baraquements désaffectés de l’armée je crois, au milieu du Bois de Vincennes. Plus exactement, Paul a été l’un des collègues conviées par Louis Urrutia et Raymond Marcus pour participer à donner vie à la formation « Modalités des études hispaniques et latino-américaines ». Paul a été donc l’un des collègues qui a creusé le sillon de l’enseignement de l’histoire de l’Amérique latine au sein du département d’espagnol de notre université.  Au début des années 1970, il a eu l’occasion de participer à l’enseignement des cours d’Histoire contemporaine de l’Amérique latine au département d’histoire de notre université, comme assistant de Leslie Manigat, historien d’origine haïtienne.

En tant que chercheur, en parallèle à la publication de nombre d’articles sur l’histoire de Cuba et des Antilles hispaniques, sous les encouragements du regretté Noël Salomon, il s’est consacré à faire sa thèse sur José Marti, son œuvre et son action. Elle l’a fait presque en parallèle à celle de Jean Lamore qui s’est centré sur le sens de la pensée de MartI sur « notre Amérique ». En 1984 Pau Estrada a pu défendre la sienne à l’université de Toulouse, sous la direction de Joseph Pérez. C’est la deuxième édition française de sa thèse en un seul volume et en format livre que nous présentons cette après-midi.

Mais le travail de chercheur de Paul Estrade ne s’est pas arrêté là. Je ne m’occuperai pas de ses nombreux volumes concernant du moins un lieu mais une longue croisée de l’histoire de France mais de donner seulement un exemple de ce qu’il a fait, pour que le travail sur une partie de l’Amérique latine soit fait en équipe. Ainsi, à Paris 8, il a pu voir le jour et exister, sous sa direction, l’Equipe de recherche Histoire des Antilles Hispaniques (1984-1997), c’est-à-dire le temps qu’il a été professeur en exercice ; mais il a continué a animer la revue de cette équipe, les Cahiers d’histoire des Antilles hispaniques (HIH) (21 volumes, 1986-2003).

Plus significatif encore. Comme fruit d’un travail d’équipe de plusieurs décennies avec un collège cubain (déjà décédé, malheureusement) et Félix Ojeda Reyes (portoricain), cette année sera celui de l’aboutissement de l’édition en espagnol des Obras Completas de Ramón Emeterio Betances, en quinze volumes. Ce n’est pas tout : ces jours il fait les dernières corrections pour publier, en espagnol, la bibliographie chronologique de l’œuvre du Prócer portoricain.

Avec ces mots, je laisse la parole à notre collègue Paul Estrade.

Paul Estrade. Bibliothèque universitaire Paris 8
Paul ESTRADE (Université Paris 8)

J’ai été le premier nommé au département d’études hispaniques et latinoaméricaines de Paris 8 (alors Vincennes), le 1er janvier 1969, pour enseigner la Révolution cubaine, « sans réunion du CNU ni quoi que ce soit ».  Avant de devenir hispaniste j’ai eu une formation d’historien.  Après avoir soutenu ma thèse, en 1984 j’ai participé à la création d’une équipe interuniversitaire de recherche sur les Antilles hispaniques, les « parents pauvres » des études sur l’Amérique Latine. Nous voulions élargir notre regard sur l’Amérique latine. En même temps, notre recherche était, et elle l’est toujours, un travail de citoyen et d’historien. « Martí permettait cet élargissement ». Je fais toujours partie du Groupe de Recherche Interdisciplinaire sur les Antilles Hispaniques et l’Amérique Latine -GRIAHAL, dont le siège se trouve à l’Université de Versailles.

En 1992, j’ai refusé de participer aux commémorations du V Centenaire de la « découverte de l’Amérique ». Mon refus était idéologique et intellectuel, contre le massacre de la conquête, mais aussi contre les concepts « Hispano-Amérique/Ibéro-Amérique ». Je soutien l’usage du concept Amérique Latine, un concept politique à son origine, dont sa validité est toujours d’actualité : « je parle comme ils parlent d’eux ».

Dans mon travail intellectuel, je cherche aussi un équilibre entre l’histoire de l’Amérique latine et l’histoire de mon « pueblo », Soudeilles, un village corrézien. C’est ainsi que j’ai fait et j’ai coordonné, entre autres, plusieurs publications sur la résistance dans le Limousin.

Mais parlons de Martí. Son ouvre est immense. Ses œuvres complètes seront réunies dans 45 volumes. Les écrits de Martí sont toujours actuels. Toujours omniprésent à Cuba, son ouvre sort du contexte cubain et des limites de son siècle. Martí s’inscrit au XIXe siècle, mais il est un homme du XXe siècle et encore du XXIe siècle.

Sans le triomphe de la révolution cubaine et mon soutien au régime cubain depuis 1960, je crois que je ne me serais pas intéressé à Martí. A partir de ce moment, il m’était nécessaire de m’intéresser à Martí pour comprendre les origines de la révolution cubaine. J’ai entamé, alors, une véritable démarche d’historien.

Cuba, entre 1963 et 1973, a fait un effort énorme d’éducation populaire. Ils ont tiré à 30.000 exemplaires une édition de 28 volumes des œuvres complètes de Martí. Sans cette édition, je n’aurai pas pu faire ma recherche sur Martí.

Parallèlement, le gouvernement cubain envoyait des intellectuels de très haut niveau à Paris (ambassade, UNESCO, …) : Juan Marinello, Alejo Carpentier, Julio de Olivera. J’ai eu la chance de pouvoir partager avec eux mes réflexions sur Martí, Cuba et la vie en général.

J’ai commencé mon doctorat d’état sous la direction de Noël Salomon. Les exigences de mon directeur et du doctorat d’état impliquaient l’étude de Martí à partir de son ouvre et de faire quelque chose de durable. Mon directeur me demandait de faire un travail qui serait une référence, un travail « durable », un « petit monument ». En 1971, Noël Salomon a attribué à Jean Lamore la recherche sur la genèse et le sens de l’idée de « nuestra América », et à moi l’étude des idées économiques, sociales et politiques dans l’ouvre de Martí. La recherche portait sur la signification du projet et de l’action révolutionnaire de Martí.

Je voulais saisir la pensée de Martí dans son évolution (contexte et dates) et dans son action : « Hacer es la mejor manera de decir ». Après multiples lectures, consultation de nombreuses archives, j’ai articulé mon interprétation de la pensée de Martí comme une conception nouvelle de la démocratie, c’est-à-dire l’étude de la pensée de Martí sur la démocratie pour l’Amérique Latin entendue comme le complément de l’œuvre de Tocqueville. Cette problématique, à l’époque, fait partie d’un axe très peu abordé dans les études sur Martí.

Conception et pratique de la démocratie dans la pensée « martinienne »

  • la démocratie n’a encore jamais existé au sens étymologique du concept. Elle est partout « formelle, fallacieuse, incomplète et hémiplégique ».
  • la démocratie ne s’impose pas, elle est une création continue en se traduisant dans des formes concrètes. Il n’y aura jamais de démocratie universelle. C’est un processus ni linière, ni irréversible. La démocratie est un combat continu.
  • la démocratie va au-delà du politique, elle a des formes économiques et sociales ; elle signifie le contrôle par le peuple pour parvenir à la conquête de la démocratie (la moitié de ma thèse).
  • les démarches proposées s’appliquent à Cuba mais elles sont valables pour l’ensemble de l’Amérique latine.

Contexte de production

Le concept de démocratie est mis en cause dans divers lieux de la planète tout au long de la période 1960-1980 : V république, réflexion sur le rôle de la société civile en 1968, premiers gouvernements de Mitterrand en France ; clanisme, autocratie en Afrique post-coloniale ; dictatures militaires en Amérique latine ; démocraties populaires en Europe de l’Est : institutionnalisation de lé révolution (constitution 1976) à Cuba.

En 1980 a lieu à La Havane une réflexion collective sur la pensée de Martí dans le cadre du colloque international José Martí : démocrate révolutionnaire. J’y ai presenté un travail comparatif entre Martí, Betances et Rizal (« Martí, Betances y Rizal : los lineamientos y prácticas de la revolución democrática anticolonial », Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana n° 3, 1980, pp. 150-177). Martí ne rentrait pas dans la catégorie « démocrate révolutionnaire » dans laquelle nous pouvons classer Blanqui, Kossuth ou Sun Yat-sen. Marti, est démocrate et révolutionnaire.

La première édition française de ma thèse en format livre sort en 1987. Le contexte politico-économique des années 1989-1991 empêche son édition en espagnol à Cuba : bien qu’envisagée, le gouvernement cubain n’a pas les moyens pour l’éditer et en Europe l’intérêt par Martí n’est plus le même. La maison d’édition 12 calles et la Casa Velázquez, avec le soutien de la Casa de las Américas, publient en 2000 l’édition en espagnol. Une nouvelle édition en deux volumes sort à La Havane en 2017. La maison d’édition Les Indes Savantes, la même année, publie la deuxième édition en français de mon livre préfacée par Sandra Hernández, une de mes étudiantes, avec en particulier une mise à jour bibliographique. Ces dernières éditions répondent à une véritable demande en France (UNESCO- prix José Martí, CAPES, AGREGATION) mais aussi à la permanence de Martí à Cuba, à la permanence de ses enseignements, à son actualité dans la science politique de la pensée, le PRC comme parti de la démocratie directe (il n’a jamais accepté d’être nommé président mais délégué ; les femmes constituaient le 20% des membres), à l’universalité de son discours, à son refus des modèles, à sa critique de la colonisation, à sa démarche antiraciste, à la place que Martí accorde à l’éthique, à sa défense du « penser par soi-même », de sa plaidoirie par la pensée libre et contradictoire, de sa conception du « front de libération national » et de l’unité latinoaméricaine.

Comment peut-on publier 40 ans après un ouvrage sans changements importants ?

Mon travail n’est ni complet, ni parfait, ni définitif. Ce qui reste de valable est la perspective du travail :

-comme méthodologie : la confrontation systématique de l’action et des écrits de Martí qui s’éclairent simultanément,

-comme proposition : faire de l’histoire globale et de penser historique des choses (Pierre Vilar). Dans ce sens, au sein de mon département et de l’Université de Paris 8, tandis que certains se sont alignés dans le structuralisme, je l’ai fait dans le marxisme.

-comme forme de travail des sources : aller aux archives pour consulter une multiplicité de sources primaires sur Martí ; aller « non pas à pêcher » mais à la recherche de l précision et les informations nouvelles concernant Martí et ses contemporains. Ainsi, aux Archives de La Havane, j’ai pu consulter une centaine de lettres de Martí au trésorier du parti.

Les limites du livre se trouvent dans l’absence des dimensions culturelle, philosophique et éducative de la pensée et de la praxis de Martí, dimensions qui auraient dû faire partie de l’étude de l’idée martinienne de démocratie.

La pensée de Martí est toujours innovante, actuelle, dérangeante ; elle est un « puissant antidote contre le prêt-à-penser libéral ».

Débat

Vicente Romero: Paul Estrade c’est un laboureur de l’histoire. Le livre qui nous présente aujourd’hui, est un dictionnaire thématique, conceptuel et contextuel de la pensée et l’action de José Martí, une introduction à cette expression du « libéralisme social ». Une pensée et une action différente à celle, libéral conservatrice, de Tocqueville. Mais, au fond, l’œuvre de Paul Estrade, dépasse largement l’étude d’un héros : elle est une étude du contexte socio-historique, des réseaux qui ont donnée comme résultat la pensée en action de Martí. Voici deux questions :

Très tôt, Martí montre une certaine distance vis-à-vis de l’expression « Amérique latine » (« Nada es tan autocrático como la raza latina, y nada es tan justo como la democracia puesta en acción », écrivait-il en 1876). En 1894, dans une lettre à Ramón Mayorga Rivas, il emploie l’expression « indo-amérique ». Vous résumez la pensée de Martí sur les Indiens avec cette phrase poignante : « Ils sont le passé et l’avenir de l’Amérique, pas le présent » (p. 202). Quelle est donc le sens qui pouvait comporter chez Martí l’expression « notre Amérique » ?

Ma deuxième question. Vous considérez Martí comme « plus proche de l’Afro-américanisme d’Angéla Davis que du Panafricanisme de Garvay ». Je partage votre appréciation. Je comprends bien les difficultés de Martí, un Cubain consacré à l’indépendance de son pays, et par conséquent, soucieux des risques centrifuges des forces sociales internes concernées par ce combat. Toutefois, sachant l’importance fondamentale d’Haïti dans le processus des indépendances dans l’Amérique latine et les Caraïbes, avez-vous une explication des raisons pour lesquelles Martí ne mentionne pas Toussaint-Louverture parmi les Héros des indépendances latino-américaines, à la même hauteur qu’il a accordé a Bolívar et Juarez, par exemple ?

Paul Estrade: Martí a employé l’expression « Amérique latine », pas souvent mais il l’a fait jusqu’en 1884. Après, il hésite. L’expression « notre Amérique », il l’emploi dès 1877, et de façon intense à partir de 1889. Il faut prendre en compte deux facteurs qui jouent pour cette évolution : l’ambigüité du concept latine : la Mère-Patrie ne peut pas être l’Espagne, la Mère-Patrie serait, désormais la France. Au contraire, parler de « notre » Amérique signifie une appropriation par opposition [à la domination étrangère] ; il se place en forme affective, dans le domaine du sentiment, [et à partir de ce niveau émergent] des idées.

Concernant Haïti, Martí est beaucoup moins novateur que Betances, car ce dernier considère Louverture et Pétion comme fondateurs de la pensée antillaise. Il faut comprendre l’évolution [vitale et intellectuelle] de Martí. Lors de sa rupture avec l’Espagne, sa pensée devient « créole cubaine ». Il va découvrir très tardivement Haïti, lors de son séjour dans cette Ile : à ce moment, dans son Journal, nous ne trouvons aucune phrase négative par rapport à ce pays, à ce peuple. Ses phrases son plutôt laudatives.

De façon plus large, il convient de rappeler la réponse qu’il donnera à la question suivante. S’il avait une fille, comment aurait réagi si elle épousait un noir. La lettre de réponse de Martí, découverte après l’édition de son œuvre, donne des faits de société pour comprendre ce libre choix, entre autres, que le travail réuni les gens.

Natalia Molinaro: Si Martí était vivant aujourd’hui, qu’aurait-il pensée de la CELAC et de l’UNASUR ?

Paul Estrade:  Sans doute qu’il les aurait considérés comme bien, mais que l’Amérique latine n’est pas encore mure. Les Etats feront ce que les peuples auront décidé, disait-il. Dans ce sens, Martí a toujours mis l’accent sur la pensée de l’unité plus que sur le fait de l’union : ce dernier est seulement possible comme réalisation du premier. Bolívar avait tenté de mettre en place une union quand l’espace n’était pas encore muri par la pensée. Martí estimait aussi que pour bien assoir les indépendances, il fallait que celle-ci soit la cause commune des opprimés contre les oppresseurs.

Perla Petrich: Concernant les courant existantes entre les collègues à Paris 8, il s’agissait de courants idéologiques ou de méthodologie ? le marxisme était une idéologie ou une méthodologie ?

Paul Estrade: Je parle des méthodologies employées par les collègues. Par exemple, [et pour faire simple] pour l’explication d’un texte : tu sorts tout de ce qui est dit dans le texte (le structuralisme) ; tu comprends le texte en le contextualisant (le marxisme). De mon point de vu et au niveau méthodologique, on ne peut pas sortir tout d’un texte, on a besoin de penser concrètement les choses. Bien sûr, comme tu le sais, Perla, il y avait des collègues et des cours dans lesquels ils combinaient de façon pratique ces deux méthodologies.

Un intervenant : Quelle sens prend Martí dans la Cuba d’aujourd’hui ?

Paul Estrade:  On ne peut pas étudier Martí et le sortir du contexte historique dans lequel l’étude est faite. Dès son vivant, a commençé le culte de Martí : en 1891 il avait été qualifié déjà comme l’Apóstol. L’avancé dans la connaissance de sa pensée et de son action a changé après sa mort, dominée par la bourgeoisie libérale (Estrada Palma et la Constitution de 1901), qui aboutit par exemple à la séparation de l’Eglise de l’Etat après moins d’une demi-journée de débats, mais qui à la fois est favorable aux « liens privilégiées » avec les Etats-Unis. Ce dernier pas étant en nette contradiction avec Martí. Ce distancement de fait, se confirme si l’on prend en compte que les premières éditions des œuvres de Martí est résultat non pas de la volonté de l’Etat cubain mais de l’un de ses disciples.

Ce sera à la Génération du centenaire de la naissance de Martí de marquer un tournant par rapport à l’œuvre et l’action de Martí. Ainsi, en 1953, Fidel Castro, membre de cette génération, dira que Martí a été « l’auteur intellectuel » de l’attaque à la caserne de Moncada. Cette même année, sous le patronage de l’UNESCO est publié une œuvre avec des textes de Martí. Après la Révolution, la masse découvre Martí.

D’un autre côté, il y a eu aussi des actions comme Radio Martí ou le projet de publier le journal Patrie, avec le même nom du journal de Martí. Mais, ça n’a jamais été possible que l’émigration exprime et représente la pensée de Martí. Mais tous font de l’hagiographie de Martí. En 1995, exceptionnellement, il a eu un essai de « tuer » Martí, avec une thèse sur « los siete errores de Martí ». Cette attaque est venue d’une partie de l’émigration, pour saper la Révolution cubaine, mais ça n’a pas marché.

Dans mon discours de New York, conformément à un texte que j’avais écrit en 1993, j’ai dit que Martí est le pilier de la Révolution cubaine ; un sentiment, une force morale. Pour cette raison son statue ne sera jamais déboulonnée.

Séminaire ALHIM Amérique Latine Histoire et Mémoire octobre 2017-juin 2018

Séminaire ALHIM (Amérique Latine Histoire et Mémoire)

octubre 2017-juin 2018

ALHIM 2017-2018

Vendredi 27 octobre 2017

Séance séminaire ALHIM : Dialogue autour du livre « Pour comprendre le Venezuela », Andrés Bansart  (Universidad Simón Bolivar de Caracas, Venezuela), Université Paris 8, salle B 106, 15h00-17h00

Mardi 7 novembre 2017

Séance séminaire ALHIM : Les derniers jours du Che en Bolivie, Carlos Soria Galvarro Terán (Universidad Mayor de San Andrés, Bolivia),  salle de la recherche de la bibliothèque de l’Université Paris 8, 9h30-12h30

Vendredi 10 novembre 2017

Séance commune séminaires ALHIM, ERESCEC et CRH-EHESS : Mémoire(s) de la violence. Espagne, Pérou, Colegio de España, Cité Universitaire Internationale de Paris, 14h30-17h00

Vendredi 24 novembre 2017

Séance séminaire ALHIM : Hip Hop organisé et luttes sociales au Pérou. « Protestas, propuestas y procesos » de Pablo Malek, Université Paris 8, salle B 106, 14h00-19h00

Lundi 11 décembre 2017

Séance séminaire ALHIM : Discursos y representaciones en disputa en torno a la problemática de los « niños desaparecidos » durante la transición y los primeros años de democracia en Argentina (1980-1997), Fabricio Laino Sanchis (UBA-CONICET/UNSAM/UNDAV), Université Paris 8, salle B 313, 13h00-15h00

Jeudi 25 janvier 2018

Séance commune séminaire ALHIM et l’Axe Transferts textuels et migrations esthétiques : Présentation du livre « NO ». Pablo Larraín de Michèle Arrué (Université Paris 8), Colegio de España, Cité Universitaire Internationale de Paris, 14h30-17h00

Vendredi 23 février 2018

Séance séminaire ALHIM : Présentation du livre José Martí 1853-1895. Les fondements de la démocratie en Amérique latine de Paul Estrade (Université Paris 8), Salle de Recherches de la Bibliothèque de l’Université Paris 8, 15h00-17h00

Vendredi 23 mars 2018

Séance séminaire ALHIM  :  Aproximación histórica sobre el problema negro en Cuba y los debates actuales acerca de la discriminación racial, Armando Perryman Figueroa (Universidad Carolina de Praga), Université Paris 8, salle D 143, 15h00-17h00

Vendredi 30 mars 2018

Séance séminaire ALHIM  : Castas e indígenas en la Constitución de Cádiz (1812), Gloria Zarza Rondón (Université Paris 8), Université Paris 8, salle D 311, 15h00-17h00

Jueves 17 mai 2018

Séance séminaire ALHIM : La política exterior argentina en el marco de los festejos del bicentenario de la Revolución de Mayo (2010) y de la Independencia (2016): marchas y contramarchas del cambio de gobierno, Melisa Deciancio (FLASCO-Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), Université Paris 8, salle B 307, 9h30-11h00

Vendredi 18 mai 2018

Séance séminaire ALHIM : L’Uruguay au XIXe siècle, Ambassade de l’Uruguay, 33, rue Jean Giraudoux 75116, Paris, 15h00-20h00

18-23 juin 2018

Ecole d’été : Dialogues interdisciplinaires franco-cubains : discours et pratiques du métier de chercheur, Facultad de Humanidades de la Universidad de Ciencias Pedagógicas « Enrique Jose Varona » de La Havane (Cuba)

15-20 juillet 2018

Symposium : Artesanos de la globalización: circulación de discursos, prácticas, personas y redes de sociabilidad en América Latina (siglos XIX-XXI), 56e Congrès International d’Américanistes, Salamanque (Espagne)

Novembre 2017-mai 2018

Co-organisation du séminaire Mémoire et Histoire en Amérique latine et Espagne. Du contemporain au Temps présent, http://www.ihtp.cnrs.fr

Contact:  enrique.fernandez@yahoo.fr

Journée d’études : « La Nation en fête en Amérique latine (XIXe-XXIe siècles) », 7 avril 2017

 JOURNÉE D’ÉTUDES

La Nation en fête en Amérique latine (XIXe-XXIe siècles) 

Claudio Gay,  Fiesta en Honor a la Virgen del Rosario de Andacollo (Chile), 1838

Programme JE 7 AVRIL LA NATION EN FETE EN AL

LA NATION EN FETE EN AMERIQUE LATINE – JE du 7 avril 2017- Affiche

Les coordinatrices de la journée, Dalila Chine Lehmann (Université Paris Nanterre) et Natalia Molinaro (Université Paris 8), ont ouvert cette journée d’études qui a prolongé une première réflexion menée conjointement par les équipes du Grecun de l’UPOND (Groupe État, Culture, Nationhttps://grecun.hypotheses.org/) et ALHIM de Paris 8 (Amérique Latine, Histoire, Mémoire) sur les notions de fêtes et de célébrations nationales en Amérique latine (revue Alhim n° 33 à paraître, premier semestre 2017 http://alhim.revues.org/).

Dalila Chine et Natalia Molinaro lors de l’ouverure de la journé d’études

Les coordinatrices ont bien souligné que la fête, en tant que pratique collective, va de pair avec la construction d’imaginaires nationaux. Pensées comme des récits créés de toute pièce par les institutions et/ou les différents groupes sociaux pour rassembler les citoyens autour d’un socle commun, les fêtes et cérémonies nationales renferment des tensions déterminées par les enjeux du présent. Si la Nation est vécue et contée par ses fêtes, les fêtes nationales construisent et sont imaginées pour la Nation.

Cette journée d’études s’est inscrite dans le sillage des études déjà menées par de nombreux chercheurs (Eric Hobsbawm, Anne-Marie Thiesse, Patrick Garcia, Mona Ozouf, et bien d’autres). Elle a accordé une place prépondérante aux acteurs et aux témoins, ainsi qu’aux différents espaces de célébration et contre-célébration. Tout en poursuivant l’exploration des différents procédés de construction du « corps national » en Amérique latine, l’ensemble de travaux présentés ont  analysé tout particulièrement le rôle des participants (État, associations, groupes sociaux, etc.), le choix des différentes symboliques (hymnes, chants, drapeaux, figures patriotiques, etc.), le choix des espaces (lieux, monuments, statues, etc.) et la fonction des temps (calendriers civiques, dates spécifiques de commémoration, etc.).

TABLE I : Les célébrations officielles de la Nation (1)
Danislady Mazorra (Escuela Francesa de La Habana) : « Alejo Carpentier: La imagen del 20 de Mayo en Cuba republicana »

La primera República de Cuba nace el 20 de mayo de 1902. El inicio de la centuria con el status de república puso fin aparente a la angustia política de la ocupación norteamericana y constituyó la oportunidad de poner en práctica el sueño republicano tan perseguido por los independentistas cubanos. A partir de entonces, el 20 de mayo, data sin pasado ni referente inmediato, adoptada con el propósito de crear un mito fundacional, quedó asociada al surgimiento de la República de Cuba y a todo lo novedoso que ella significaba. El 20 de mayo necesitó crear elementos de representatividad visual capaces de reflejar su trascendencia y significación. Se buscaron signos de identidad nacional que recogieran en sí el alcance político e histórico de la festividad. Las antiguas insignias coloniales fueron desechadas, se rescataron las creadas en las guerras libertadoras y se configuró una imagen novel y moderna de la nación ciudadana. Las revistas cumplieron papeles protagónicos como espacios de recreación simbólica y fue en sus portadas donde se originó y se socializó el reciente emblema del país: la figura femenina de gorro frigio, envuelta con la bandera cubana, frente a la cual descansa el escudo real. Había nacido la alegoría de la República de Cuba. La pluralidad de factores que intervinieron en la alegoría cubana la convierte en uno de los fenómenos simbólicos más interesantes que se gestó a propósito de la festividad del 20 de mayo. No obstante, es un atributo prácticamente desconocido del imaginario nacionalista cubano, que la presente ponencia pretende destacar.

Marie Lecouvey (Université Paris Nanterre) : « Les commémorations à Mexico à la Restauration de la République et sous Porfirio Díaz: quelle place pour les Indiens? »

Dans le Mexique du XIX siècle (1821-1911) la différenciation des « castes » est légalement effacée, tous sont Mexicains. Il n’y a donc apparemment aucune raison de parler nommément de la place des Indiens. Les monographies portant sur la société mexicaine tiennent cependant un langage sans équivoque : depuis Pimentel en 1862, ils déplorent que les Indiens soient un obstacle à la modernisation du pays. Souvent assimilé au paysan, l’Indien est cependant parfois célébré. La ville de Mexico avait inauguré un buste de Cuauhtémoc le 13 août 1869, avec deux discours en nahuatl prononcés par Antonio Carrión, auteur d’une histoire des « indiens célèbres du Mexique » (1860), et Felipe Sánchez Solís, qui commanda la plupart des tableaux d’histoire représentant des Indiens. Le 13 août 1887, lors de l’inauguration du monument à Cuauhtémoc sur l’Avenue Reforma, une place similaire est-elle faite aux Indiens ? Lorsqu’en 1910 le Mexique et son président fraîchement réélu, Porfirio Díaz, célèbrent le premier centenaire de la guerre d’indépendance, un défilé historique retrace l’histoire de la nation : le premier char est celui de Moctezuma, empereur aztèque, accompagné de nombreux sujets. Ces célébrations donnent à voir une nation aux origines multiples, métissée ; elles accordent aux Indiens une place visible mais qui semble limitée aux Aztèques, essentiels dans la généalogie de la nation. Morelos n’ouvre-t-il pas le Congrès de Chilpancingo (1813) en affirmant qu’« au 13 août 1521 a succédé le 10 septembre 1810 » ? On délimite les ambiguïtés et les contradictions soulignées par ces mises en scène, que l’on mettra en miroir avec les récits et images du 13 août 1521, date de la reddition de Cuauhtémoc à Cortés – et donc de la chute de l’empire aztèque. Ces représentations font-elles des Indiens des membres constitutifs de la nation mexicaine ?

Dalila Chine, Marie Lecourey et Françoise Martinez
Présentation du livre Fêter la nation. Mexique et Bolivie pendant leur premier siècle de vie indépendante (1810-1925) de Françoise Martinez (Université de La Rochelle)

Résultat de recherche d'images pour "Fêter la nation. Mexique et Bolivie pendant leur premier siècle de vie indépendante (1810-1925)"

La problématique du libre s’articule autour de la construction nationale au delà de l’école et la participation de l’Etat dans ce processus alternatif qui doit « forger la Patrie »

La thématique festive : les sujets intégration/exclusion, réecriture de l’histoire nationale, fêter la nation, l’imaginaire national sont abordés dans ce travail à partir du domaine de l’histoire du politique. Cette démarche est une nouveauté dans l’historiographie bolivienne.

Cependant, les frontières nationales sont trop limitées pour comprendre ce processus. La pédagogie de la rue dans un Etat qui se percevait en retard, qui avait une hétérogénéité ethnique, qui devait faire face au « problème indien », nous ouvrait les portes à une comparaison avec le cas mexicain.

Le livre est divisé en quatre « temps »:

  • Le temps des fêtes civiques (1810-1850) : étape de fébrilité avec des oscillations festives « Que doit-on fêter? »
  • Le temps des hymnes (1840-1860) : matérialisation d’un imaginaire sonore indissociable des fêtes. Fusion de la volonté publique et la volonté populaire. Reenchentement des hymnes avec le but de doter d’évidence ces symboles. « Mieux chérir pour mieux servir ». Calendriers festifs civils comme instruments de politique intérieure et extérieure.
  • Le temps des hiérarchies calendaires (1860-1910) : La fête « patria » comme célébration supérieure qui s’impose sur les célébrations de l’espace et le temps festif. Du « polifêtisme » au « monofêtisme ». Concentration du temps festif et institutionnalisation de la fête nationale.
  • Le temps des commémorations (1910-1925) : matérialisation des « mythes » nationaux. Centenaires et « monuments de papier ». Volonté du pouvoir politique de mettre en scène la nation, montrer la modernité de la nation pour soi et pour l’étranger. Mexique : la réussite apaisée/Bolivie : la nation blanche.
 TABLE II : Les célébrations officielles de la Nation (2)
Martín Pablo Otheguy (Université Aix-Marseille) : « La trahison des images: fêtes nationales et identités ethniques durant le premier péronisme (1946-1955) »

Les démonstrations publiques et les manifestations massives se sont imposées comme un signe distinctif du péronisme. Celui-ci s’auto-définissait comme un « mouvement national » ; dès lors, les frontières entre les jours de commémoration nationale et les festivités péronistes s’esquissaient à peine. Ces événements représentaient des moments clés dans le maintien et la consolidation du pouvoir en place. Mais quelle était la nation que ce mouvement « imagina » et tenta d’instituer à travers ces festivités ? La nation péroniste se rapprochait du modèle formaliste. Celle-ci reposait sur un mouvement d’expansion de la citoyenneté. Il s’agissait d’un fort courant homogénéisateur qui poussait les citoyens à l’acculturation avec le « peuple des travailleurs ». Mais, de manière concomitante, le péronisme tenta d’ériger une vision savante et académique de l’identité nationale, notamment à travers l’Instituto Nacional de la Tradición. Le centre de gravité de cette élaboration fut l’héritage gréco-latin et chrétien des descendants espagnols, incarné dans la figure du criollo qui habitait dans les terres intérieures du pays. C’est la raison pour laquelle les festivités organisées par le gouvernement étaient imbues de signes distinctifs du criollismo. Dans cette idée de nation, l’« oubli » de l’héritage des populations autochtones constitua un élément capital. Ce n’est que très rarement que la question fut explicitée lors des discours officiels. Or, durant les festivités nationales et péronistes, la diversité ethnique devenait « visible ». La présence d’artistes indigènes était récurrente ; souvent, les responsables politiques s’affichaient sur scène à leur côté. Ces événements constituaient un moyen de mettre en rapport l’ethnicité et la figure du travailleur par l’image. Pouvons-nous donc affirmer que lesdites festivités constituaient un espace d’affirmation de l’ethnicité de la population argentine ?

Natalia Molinaro, Sarah Dichy-Malherme et Martín Pablo Othegui
Sarah Dichy-Malherme (Université de La Rochelle)  : « L’Inti Raymi comme « fête de l’interculturalité » dans l’éducation équatorienne : l’invention ambigüe d’une symbolique plurinationales »

Dans les Andes équatoriennes, l’Inti Raymi ou « Fête du Soleil » est célébrée chaque année pendant la deuxième quinzaine de juin. Il s’agit du principal événement du calendrier rituel des Quichua, l’une des quatorze « nationalités » indigènes reconnues comme telles par la Constitution de l’Équateur. Dans les années 1980, au moment de ce qu’on a parfois appelé le « réveil indien », les cérémonies traditionnelles sont devenues des symboles de la résistance des identités culturelles opprimées face à la société majoritaire. En témoigne la mémoire du soulèvement indigène de juin 1990, connu en Équateur comme le « soulèvement de l’Inti Raymi ». Or depuis 2009, l’Équateur se définit constitutionnellement comme un État « plurinational » et « interculturel », caractérisé par « l’unité dans la diversité », en référence notamment aux diverses cultures des peuples et nationalités indigènes. Autrement dit, l’État est désormais censé reconnaître et valoriser une pluralité d’imaginaires nationaux, à la faveur de l’ambiguïté du terme « nationalité », choisi et défendu à dessein par les organisations indiennes. D’un point de vue conceptuel, il y a là un changement de paradigme indéniable par rapport au modèle traditionnel de l’État-Nation, fondé sur un récit historique unitaire. Dans ce contexte, le rôle de l’école républicaine, principal agent de diffusion de ce récit national auprès des citoyens, est logiquement voué à évoluer. En Équateur, les années 1990 avaient été marquées par le développement d’un système éducatif parallèle et partiellement autonome du Ministère de l’Éducation, le Système d’Éducation Interculturelle Bilingue (SEIB), destiné à revaloriser les langues et cultures indigènes. Avec l’avènement de l’État plurinational en 2009, c’est toute l’éducation nationale qui est censée devenir « interculturelle », et le SEIB ne subsiste plus que comme une modalité bilingue intégrée au système global. C’est ainsi que des rituels propres aux « nationalités », comme l’Inti Raymi, deviennent dans le nouveau système éducatif des célébrations officielles du modèle plurinational, dites « fêtes de l’interculturalité ». Dans notre travaille, dans le cas de l’Inti Raymi, nous analysons le passage d’une cérémonie symbolique de la dissidence identitaire à une célébration officielle, parrainée par les institutions étatiques. Dans une perspective d’histoire du temps présent, notre communication est fondée sur les études historiques et anthropologiques et sur les témoignages concernant l’évolution des significations données à la Fête du Soleil depuis le soulèvement de 1990, mais aussi sur nos propres observations lors de la cérémonie organisée en juin 2016 par les unités éducatives membres du SEIB, avec le soutien des Ministères de la Culture et de l’Éducation, devant l’Assemblée Nationale à Quito. Nous mettrons l’accent sur les acteurs de cette évolution ainsi que sur la constitution de nouveaux espaces symboliques, tant pour l’État que pour la nationalité quichua. Dans l’Équateur interculturel, l’Inti Raymi pourrait-elle devenir une fête de la Nation plurielle ?

Vidéo Inti Raymi 2016 : https://www.youtube.com/watch?v=ZtNmNmLdhRs

Natalia Molinaro et Estelle Amilien
Estelle Amilien (Université Paris Nanterre) : « Le recours aux symboles dans la construction et l’affirmation de la nation : le cas du drapeau du Pérou (1825-2002) »

La question de la Nation est souvent présentée ou définie comme une abstraction mais elle vient à s’exprimer et à être véhiculée par divers supports, dont le drapeau national. Dans le cas du Pérou, l’importance de ce drapeau et de la répartition tricolore – rouge/blanc/rouge – viennent à montrer une forme de cohérence, d’ensemble vaste dans laquelle les Péruviens se reconnaissent. La présentation a eu pour but de revenir sur les conditions de créations du drapeau et de ses usages, puis de voir comment l’usage du drapeau, dans une partie de l’Amazonie péruvienne, a pu être associé à des preuves de loyauté, de reconnaissance et d’appartenance au pays, voire de revendication au nom du pays dans le cas des tensions autour de la ville de Leticia, au début des années 1930. Enfin, une rapide présentation de la situation actuelle et des usages faits du tricolore péruvien a permit de dresser une sorte de bilan quant au processus de construction de la nation, étudié par le prisme de la vexillologie, lors de cérémonie de lever de drapeau, par le biais des pin’s vendus au moment de la fête nationale ou encore par le soin apporté à faire apparaître les couleurs péruviennes sur la base Machu Picchu.

TABLE III : Célébrations « en marge » et contre-célébrations  
Carla Haydee Granados Moya (Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú) : « Las teatralizaciones del desfile por fiestas patrias en el valle de Yanamarca. Una lectura alternativa a la historia oficial en la sierra central peruana »

Las comunidades andinas del Valle de Yanamarca celebran su « semana patria » cada jueves santo, y no el 28 y 29 de julio, días de las celebraciones oficiales en Lima. Con la realización de un multitudinario desfile al que llaman « cívico, militar, patriótico, religioso y folklórico », los pobladores del valle dramatizan las guerras y conflictos de la historia a través de representaciones militarizadas. Los acontecimientos nacionales evocados y la memoria de sus héroes entran en tensión con la historia oficial. Sin embargo, el desfile suele ser mostrado en los medios como un « evento folclórico » desprovisto de contenido politico, pero las dramatizaciones de fiestas patrias en Yanamarca tienen un fuerte contenido político. Centramos nuestra atención en la forma en que son representados dos personajes históricos claves para los yanamarquinos: el Mariscal Andrés Avelino Cáceres, héroe de la Guerra con Chile, líder de la resistencia campesina a quien los pobladores del valle recuerdan por haberlos ascendido a distrito en recompensa por su participación en la defensa del territorio nacional, y el general Juan Velasco Alvarado quien tomó el poder mediante un golpe de Estado en 1968, inició la reforma agraria e implementó políticas públicas nacionalistas y pro campesinas que permitieron la victoria de lucha por la tierra que los pobladores de Yanamarca libraron por siglos frente al sistema de haciendas. Destaco estas memorias por constituir una narrativa triunfalista que contrasta con la visión derrotista que ha caracterizado la historiografía nacional en el contexto posterior del conflicto armado interno ocurrido en el Perú entre 1980 y 2000.

Vidéo « Fiestas Patrias en Junín »: https://www.youtube.com/watch?v=UgkIH-YvN30

Vicente Romero (Université Paris 8) : « Análisis de videos Sobre las fiestas patrióticas de Semana Santa en el Valle de Yanamarca y en las tropas de Cáceres de Acolla y de su anexo Pachascucho (provincia de Jauja, Junín) 2016 »

Mujeres, Whifalas y pashnas en las Tropas de Cáceres

Las tropas de las Pashnas (guerrilleras), llevan sólo la bandera que representa a la cultura Inca o Andina del Perú, o no llevan. ¿Qué significa esto?

En grupos que representan a las tropas chilenas no hay mujeres. ¿Qué significa esto? Diferencia entre guerras de resistencia, de liberación nacional y social y guerras de conquista, antes de la segunda guerra mundial (después se incorporaron cuerpos de mujeres armadas a las guerras de conquista).

El canto de las mujeres y hombres en quechua, en donde se escucha « chileno, chileno » y no « maldito chileno »: ¿Cuál es la expresión antigua en las comunidades del valle de Yanamarca?

Estas tropas y pashnas formaron parte en 2016 de toda una serie de teatralizaciones en las cuales la presencia de las fuerzas armadas del Estado peruano estuvo, al parecer omnipresente, en las cuales las mujeres cumplían un rol diferente a las cumplidas en los cortejos de las Tropas de Cáceres

Aquí la serie de videos que han permitido ese breve análisis con el descriptivo correspondiente.

Las Tropas de Cáceres en Acolla, con tres cortejos:

Comparar estos videos con el siguiente, de las Festividades Patrióticas de Semana Santa en  https://youtu.be/B86NcL1mzs4

Las tropas de Cáceres en el Anexo Pachascucho, del distrito de Acolla, con tres cortejos:

  • Comunidad Campesina de Concho- Tunanmarca (sin bandera la tropa de pashnas y no hay Whifala en este cortejo)
  • Los Andes de Pachascucho -Comunidad de Concho (una niña o preadolescente porta bandera peruana pero representa a todo el cortejo ¿Desde cuándo se produjo esto? No hay Whifala en este cortejo)
  • Champahuasi (la tropa de pashnas llevan tres banderas: peruana, Whifala y blanca) https://youtu.be/9F2h9zawIiE

Comparar todo el precedente video de las Tropas de Cáceres con el siguiente video global de las Festividades patrióticas  https://youtu.be/1VyZCj0w19k

Este desfile tiene un jurado calificador. ¿Desde cuándo existen jurados?

Anexo

Comparar con la de 2017 en Muquillanqui (distrito de Marco, provincia de Jauja, Junín): marketing, “confort” y empobrecimiento. Las tropas de mujeres son menos numerosas, no hay más whifala y el canto lo hace un hombre:  https://youtu.be/eYCLb6o5gmIy  https://youtu.be/ltVgwfGOH04

 

Enrique Fernández Domingo, Carla Granados Moya, Jérémie Voirol et Juan José Carrillo Nieto
Jérémie Voirol (Université de Lausanne) : « La fête autochtone du Pawkar Raymi à Otavalo (Andes équatoriennes). Entre production et défi des idéologies nationales du « métissage » et du multiculturalisme »

La fête du Pawkar Raymi émerge dans les années 1990 dans la communauté autochtone de Peguche (Otavalo, Andes équatoriennes) dans une optique de revalorisation ethnique, au sein d’un État-nation qui reconnaît de plus en plus sa dimension pluriculturelle (inscrite dans la Constitution de 1998). Avant son adhésion officielle au multiculturalisme, les récits étatiques de la Nation équatorienne ont plutôt mis en avant l’idéologie du « métissage », c’est-à-dire une vision de l’espace national où les membres des « races » autochtone et afro-descendante doivent se muer en « métis », seuls garants de l’unité nationale, ainsi que des valeurs de progrès et de modernité vers lesquelles doit tendre la Nation. Ma communication, issue d’une recherche ethnographique de longue durée, a pour but de montrer dans quelle mesure ces deux idéologies nationales sont reproduites et défiées dans le cadre de la fête du Pawkar Raymi dans la région d’Otavalo. Si, à première vue, cette festivité constitue une tentative locale de revalorisation ethnique, elle célèbre à sa façon l’Équateur en tant que Nation. En effet, l’observation des différentes pratiques qui y sont organisées – principalement des « soirées culturelles » et des compétitions sportives – fait émerger différentes relations à l’idée de Nation et un désir, de la part des participants autochtones, d’y être intégrés ; tantôt en tant que groupe culturel particulier – faisant référence à une nation multiculturelle – tantôt en tant qu’« équatoriens » – reproduisant et défiant en même temps le récit du métissage. Tout d’abord, l’inauguration de la fête ancre celle-ci dans l’État-nation : des élus régionaux et nationaux – en majorité non-autochtones – sont invités à y participer et l’acte officiel du début de la festivité est marqué par l’hymne national équatorien. Le tournoi de football quant à lui fait émerger une racialisation hiérarchisée des corps des sportifs – rappelant celle de l’idéologie du métissage –, alors que les soirées dites « culturelles » contribuent à construire une « culture » particulière, principalement à travers la musique, la danse et une spiritualité identifiables comme « otavalo » et/ou « autochtone », s’inscrivant dans un espace national et voulant contribuer à la Nation. La fête du Pawkar Raymi constitue ainsi un espace-temps permettant aux autochtones d’Otavalo de se penser comme un groupe particulier au sein de la Nation, reproduisant en même temps, avec des spécificités locales, des idées de la Nation provenant des récits officiels. Elle participe à la production d’une nation équatorienne multiculturelle, mais l’« ancienne » idéologie du métissage, supposant des races hiérarchisées, reste en partie pertinente.

Vidéos sur le Pawkar Raymi : https://www.youtube.com/watch?v=yUeCYgFIyKk / https://www.youtube.com/watch?v=yLKYf66GnOU

Juan José Carrillo Nieto (Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco) : « La célébration révolutionnaire mexicaine et sa contre-célébration populaire en 2010. Un moment pour réfléchir à propos déjà tracé  »

En 2010, au Mexique, deux célébrations très importantes ont eu lieu : les 100 ans de la Révolution Mexicaine et 200 ans de la Révolution de l’Indépendance. Lors de ces deux révolutions, le Mexique a obtenu la souveraineté populaire, les droits de l’homme en 1810, avec la Révolution de 1910, les droits sociaux (les droits des travailleurs, des paysans) et le droit à l’éducation laïque. Cependant, depuis 1982, le Mexique applique les politiques néolibérales qui menacent la souveraineté et les droits de l’homme. Dans ce contexte de festivités, on note un paradoxe pour l’État et la classe politique mexicaine : alors que ces révolutions doivent être célébrées, ils n’appuient pas pour autant ces idées. La classe politique mexicaine a tenté de célébrer avec beaucoup de bruit le centenaire et le bicentenaire mais sans faire référence à la mémoire populaire et sociale. Pour contrer ces célébrations officielles, des organisations sociales ont fait entendre leurs voix. Dans cet environnement politique et social, 2010 a été une année de fêtes, de réflexions et contre- célébrations. Nous montrons que, à côte des célébrations officielles au Mexique, il y avait des célébrations populaires qui ont essayé rappeler les motifs et les causes de ces révolutions populaires.

TABLE IV : Quand la Nation se célèbre ailleurs (1). Espaces géographiques 
Clara María Avendano (Université Paris Sorbonne)  : « Fêter la victoires des armées de l’indépendance dans le Paris de la Restauration »

La geste héroïque des armées de l’Indépendance a été l’un des symboles du mythe fondateur des nations latino-américaines. Comment la Communauté ibéro-américaine célébrait ces victoires en France ? Au travers de leurs récits et correspondance, ainsi que des témoignages de la police française, nous essayons de comprendre le déroulement de ces célébrations, ainsi que leur rôle et importance au sein de cette communauté. Janvier 1822, José Echeverria alors en mission à Paris pour le compte de Bolivar, rend compte des soirées déroulées dans la maison d’un autre agent de la République colombienne, Francisco Zea : « (…) là-bas n’allait jamais aucun Colombien, il n’y avait que des Espagnols, là-bas on ne fêtait point nos bonnes nouvelles ni se parlait de nos affaires. En conséquence de la prise de Cartagena, on a fait un toast dans la maison de Texada ». Point de fête officielle pour les agents de « l’insurrection » américaine dans le Paris des années 1820. Il s’agissait plutôt de célébrations en marge, souvent clandestines et parfois même cantonnées aux toasts en honneur des « bonnes nouvelles » arrivées d’Amérique dans les salons parisiens.  Zea et Ignacio de Texada, naturels de la Nouvelle Grenade, étaient arrivées en France suite à l’évacuation de l’Espagne par les armées napoléoniennes. Afrancesados notoires, ils virent dans l’indépendance de leur patrie des nouvelles perspectives et une issue certaine à leur condition d’exilés espagnols. Fêter la victoire de l’armée indépendante, impliquait fêter la défaite de l’armée royaliste.  Dans un contexte où l’identification des individus à un territoire était comparable à un mille feuilles de fidélités politiques, liens sociaux et attaches territoriaux ; fêter la victoire pouvait traduire l’adhésion de l’individu à la cause de l’Indépendance. Fait essentiel si l’on considère cette adhésion comme l’un des principaux outils ayant servi à délimiter la communauté qui prétendait alors au statut de nation. La fête devient une manifestation de conscience d’appartenance des individus à un ensemble géographique et humain. Étudier ces célébrations au travers des individus ouvre des chemins de réflexion susceptibles de montrer la dynamique complexe par laquelle se construisent les frontières géographiques et imaginaires de la nation dans la mentalité des individus, tiraillés entre leur histoire et cette nouvelle Histoire de l’Amérique qu’ils étaient en train d’écrire.

Vicente Romero, Ingrid Peruchi, Clara María Avendano et Paola García
Paola García (Université Paris Nanterre) : « Fiestas patronales y migración latinoamericana »

En las sociedades tradicionales latinoamericanas, las fiestas patronales son desde la época colonial hasta la actualidad eventos estructurantes, tanto a nivel económico como social y político. Estas fiestas patronales constituyen un espacio privilegiado en donde se entremezclan lo público y lo privado, donde se definen las relaciones sociales y de poder entre los diferentes grupos involucrados y por ende, en donde se (re)afirma la fidelidad a los ancestros y a la historia común de la comunidad. Más allá de su dimensión religiosa, el santo/a patrón/a vehicula una identidad comunitaria y territorial cuya celebración marca el momento álgido de su expresión. Sin embargo, los flujos migratorios que se han intensificado en estas últimas décadas redefinen las lógicas de expresión y de significado de estas fiestas patronales puesto que están involucrados en ellas individuos que viven fuera de la comunidad de origen o las festividades se organizan fuera de las fronteras nacionales, es decir, en los países de acogida. Esta comunicación propone una reflexión en torno al impacto que tienen los procesos migratorios – tanto internos como internacionales – sobre el significado de las fiestas patronales.

Vidéo Fiestas ecuatorianas en Madrid 2015: https://www.youtube.com/watch?v=mVC3kViF6-M

Ingrid Peruchi (Université Paris Nanterre)  : « Des identités à l’identité brésilienne ou la construction d’une image de la nation brésilienne en France dans la reproduction de la Festa do Senhor do Bonfim à Paris »

La traditionnelle fête bahianaise du lavage des escaliers de l’Église du Senhor do Bonfim, ayant lieu annuellement à Salvador, s’est constituée comme la représentation populaire majeure au Brésil de la foi, mais aussi du syncrétisme religieux propres à cette ville, pour les raisons historiques qui marquent la prépondérance politique et économique de la ville dans les trois siècles de colonisation. Première capitale brésilienne et principal port du trafic d’esclaves, la ville est l’héritière d’une histoire et d’une culture hybride qui sont vécues par ses habitants comme singulières au sein de la nation brésilienne. En raison de l’importance, du symbolisme et la visibilité que cette fête a acquis au Brésil, où elle existe depuis plus de deux siècles, l’association franco-brésilienne Viva Madeleine s’est proposé de la reproduire en France, précisément à Paris, au quartier et à l’Église de la Madeleine, depuis 2002. Selon l’association, cette fête a pour but de « promouvoir la paix entre les peuples » ou un esprit oecuménique basé sur les valeurs de paix et de tolérance, à l’image de la fête originale à Salvador. Cependant, à la différence de celle-ci, son insertion au sein d’une nation étrangère, devant des regards étrangers et dans un espace géographique différent mettent en place un jeu d’identités, qui non seulement se réinventent mais acquièrent aussi des limites nationales. Dans cette communication, nous nous proposons d’analyser, à partir d’un film publicitaire sur l’événement, de photos et de témoignages divers des participants, les particularités de la fête française qui mettent en scène une représentation d’une identité brésilienne qui cherche à s’affirmer en contexte étranger. Nous analyserons également les discours de l’organisateur de l’événement, des Français et Brésiliens présents et le programme culturel qui complète le cortège et le lavage des escaliers de l’église.

Vidéo du Lavage de La Madeleine à Paris (4 septembre 2016) : https://www.youtube.com/watch?v=JF5GU0kTCeU

TABLE V : Quand la Nation se célébre ailleurs (2). Espaces culturels
Fernando Limeres Novoa (UNED-Universidad de Educación a Distancia) : « Una literatura para una nación. La construcción nacional mediante el paradigma literario. Crítica y política. En torno al Martín Fierro la polémica Leopoldo Lugones/Jorge Luís Borges »

Históricamente, la literatura ha proveído símbolos en los que el difuso concepto de nacionalidad pueda materializarse. En el caso argentino, Leopoldo Lugones en la estela del programa cultural desarrollado en torno al centenario de la independencia argentina, intenta una lectura que consolide un símbolo nacional mediante dos operaciones críticas realizadas en sus conferencias tituladas El payador y en su obra de aliento épico La guerra gaucha; Borges posteriormente impugnará la postulación del Martín Fierro como libro nacional. Se trata de contraponer ambos modelos y establecer qué operaciones ideológicas sustentan ambos posicionamientos críticos.

Catjerine Eymann, Gloria Zarza Rondon et Jupiter Ossaba
Gloria Zarza Rondon (Université Paris III Sorbonne Nouvelle) : « El fútbol como fiesta, el balón como bandera. Una crónica visual »

La propuesta que planteamos tiene por objeto analizar de qué modo la dictadura argentina de Jorge Rafael Videla manipuló y utilizó el Mundial de fútbol de 1978 para contrarrestar las múltiples acusaciones en contra del régimen que llegaban del exterior. A partir de tres películas de género documental:

se reconstruye el desarrollo de uno de los mundiales más trágicos de la historia del fútbol en el siglo XX. El tono celebratorio, la ferviente defensa de la organización del evento y su insistencia en señalarlo como un símbolo de unidad nacional, se confunden con el clima de terror y muerte que reinaba en la Argentina del Proceso de Reorganización Nacional. Deporte, represión, patriotismo, manipulación y violación de los derechos humanos formaron parte de un mundial que fue utilizado como instrumento de propaganda del régimen y como barrera para silenciar la pérdida de miles de vidas.

Jupiter Ossaba (Université Paris 8) : « Cumbia Villera: Fiesta y Nación »

La cumbia de exportación de la identidad nacional colombiana se impuso desde los años 1940 en todo el continente americano especialmente en Argentina, México, Perú y Chile. Las fiestas cumbieras traspasaron las fronteras americanas y llegaron hasta Europa hace ya una década seduciendo cada día nuevos adeptos y afianzándose poco a poco en el panorama de las fiestas parisinas. Cumbia villera, fiesta y nación puede ser considerado como tres símbolos de identidad sociocultural muy importantes de la realidad argentina en esta última década, dado que la política, está marchando a ritmo de cumbia villera por las calles de la capital bonaerense. Las fiestas de cumbia como práctica colectiva siguen acompañando la construcción del imaginario nacional argentino, en el que la fiesta desempeña un papel primordial.  La Cumbia Villera es uno de los pocos géneros de cumbia en el que las prácticas y discursos son testimonios de la tragedia social de los habitantes de las villas miseria y de los barrios populares del Conurbano Bonaerense. Dicho género musical ha generado una gran controversia y ha sido sucesivamente censurado, estigmatizado, para ser poco a poco blanqueado y recuperado por el poder y el mercado. En efecto, se trata de una manifestación discursiva territorializada ya que las Villas miseria han experimentado cambios y continuidades que influyeron sobre el discurso, las prácticas y los significados de la cumbia villera y del lenguaje popular. Las villas miseria, reflejo de la devastación neoliberal y del abandono estatal, han conocido de manera sucesiva todo tipo de atropellos, desalojos, discriminación, marginalidad y exclusión social y actualmente un nuevo modo de hacer turismo y negocios en Buenos Aires: La nueva galería de arte instalada en la villa 20 de Lugano y el villa tour: Por 80 dólares, turistas usamericanos y europeos en su mayoría, se dan un baño de realidad en la miseria, la desnutrición, el hacinamiento, en suma, la desposesión de muchos argentinos que habitan los márgenes de la dignidad humana y social. Este tipo de circuito turístico ya se realiza en otros lugares del mundo, como la visita por las grandes favelas de Brasil « la Rocinha » o « la Babilônia », o el boom que representó la visita de la ex Yugoslavia devastada.  Para nosotros el binomio nación y fiesta es indisociable ya que la una permite la otra y viceversa. La nación se consolida a través del sentimiento común de pertenencia y de identidad festejado. La música y la fiesta son variables dignas de ser consideradas. La música es un elemento fundamental en los festejos públicos a través de la cual se pueden constatar las expresiones de respaldo popular. El continente americano representó un laboratorio propicio para las élites criollas en un mundo « nuevo » donde dichas élites querían recrear naciones inspiradas en la noción de nación europea, dándoles un margen de maniobra para tratar el viejo problema de las relaciones entre la sociedad, el estado y el proceso de construcción de la nación durante el siglo XIX. Era necesario inventar un complejo de tradiciones que identificara a esa nación que aún no existía. Esta invención de representación colectiva es inacabable ya que se trata de una comunidad plural imaginada espacialmente como una sola. Nuestro estudio se enfocará sobre el gran Buenos Aires y su zona rural, tratará del proceso de construcción de una memoriaAnalizar los orígenes de la nación a través de la fiesta nos permite recuperar una parte del contenido simbólico de la nación que la fiesta vehiculiza. La relación entre la fiesta y el origen de la nación, es decir el surgimiento de la nación identitaria tomado como un proceso creador de representaciones sociales de larga duración, es otro de los aspectos fundamentales que tenemos que tener en cuenta. Nos planteamos varias preguntas: ¿Cuáles son las fiestas en las que se sienten representadas las clases populares? ¿Qué pasiones activa el crudo dilema entre civilización y barbarie, en el contexto actual? ¿La cumbia villera será el nuevo ritmo portador de la identidad argentina en el siglo XXI, como lo fue el tango en el siglo XX? ¿Las villas miseria van a convertirse en una vitrina turística a la que emigraran los llamados « burgueses bohemios » como ocurre en las Favelas de Rio de Janeiro desde la década de 1990? ¿Quiénes se benefician con el turismo en las villas miseria?

Entrée libre

Contacts : Dalila Chine Lehmann  dlehmann@u-paris10.fr / Natalia Molinaro natalia.molinaro@univ-paris8.fr

Professeur invité: Felipe PEREZ CRUZ (Université de Sciences Pédagogiques « Enrique Jose Varona », La Havane)

entrada-univ-paris-8

Felipe PEREZ CRUZ (La Havane, 1955) est professeur à l’Université de Sciences Pédagogiques « Enrique Jose Varona » de La Havane. Il est titulaire d’un doctorat sur l’histoire de l’éducation à Cuba et l’Amérique latine et spécialiste en sciences de l’éducation spécialement dans le domaine de la pédagogie.

cv-et-liste-de-publications-de-felipe-perez-cruz

Invité du 18 octobre au 18 novembre 2016 par le département d’Etudes hispaniques et hispano-américaines de l’Université Paris 8 et le groupe de recherche ALHIM, notre collègue historien renouvelle un ancien lien d´amitié et de coopération scientifique entre notre université et ses homologues cubains.

Les deux dernières publications de notre collègue sont Los indomericanos en Cuba. Estudios abiertos al presente (2014) et Cuba en el movimiento independentiste nuestroamericano (2013).

http://www.filososia.cu/contemp/Felipe.htm

texto-fidel-patria-o-muerte-venceremos

PROGRAMME

Lundi 17 octobre 2016

L2 LLCER espagnol  Histoire et civilisations d’Amérique latine
La Revolución cubana: causas y proceso histórico

texto-afrocubania-y-afrodescendencia-tesis-para-debatir-equivocarnos-acertar-y-repensar

texto-cuba-utopias-realidades-y-posibilidades texto-aponte-primer-intelectual-organico-del-movimiento-revolucionario

texto-aponte-primer-intelectual-organico-del-movimiento-revolucionario

Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle A 093

Mardi 25 octobre 2016

Máster 2 MC2L
Culturas y medias aplicadas a Cuba
Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 310

Mercredi 26 octobre 2016

Master 1 Histoire-Master 2 MEEF
Corrientes en la historiografía latinoamericana contemporánea

texto-la-lucha-ideologica-en-cuba-el-campo-de-la-historia-aspectos-de-la-guerra-que-se-nos-hace

texto-joseph-chatoyer-primer-heroe-nacional-de-san-vicente-y-las-granadinas

Horaire: 12h00-13h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 307
¿Cómo se forman los profesores en Cuba?

texto-el-maestro-y-la-maestra-como-educadores-una-irrenunciable-mision-social

texto-el-dominio-del-conocimiento-un-asunto-educacional-de-maxima-prioridad-politica

texto-rebelion-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba

Horaire: 13h30-15h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 307

Vendredi 29 octobre 2016

L3 LLCER espagnol  Histoire des pays latino-américains
Análisis de casos en el Caribe
Horaire: 9h00-10h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 211
L3 LLCER espagnol  Analyse filmique Amérique latine
Fresa y Chocolate: Homosexualidad y ética humanista
Horaire: 12h00-13h30 Lieu: Université Paris 8 Salle B 310

Lundi 7 novembre 2016

Département d’études hispaniques et hispano-américaines

reunion-pedagogica

Felipe Pérez Cruz en el departamento de estudios hispánicos e hispanoamericanos

Sobre los métodos de enseñanza en las universidades cubanas

texto-paulo-freire-y-la-revolucion-cubana-reflexiones-para-las-urgencias-de-la-praxis

texto-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba-pensar-hablar-y-obrar-bien

texto-la-ensenanza-de-la-filosofia-marxista-en-cuba-desmitificar-los-mitos-del-dogma

Horaire: 15h00-18h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 313

Mardi 8 novembre 2016

Máster 2 MC2L
Medias et politique. Amérique Latine
Horaire: 13h30-15h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 305

 Jeudi 10 novembre 2016

Département des Sciences de l’éducation-EA 4384 : Centre interdisciplinaire de recherche, culture, éducation, formation et travail (CIRCEFT)
Master-Doctorat: Histoire des éducations
Séminaire L’enfant moderne 
El “niño de la revolución” y el sistema educativo cubano (traduction français)

texto-raices-historicas-del-proyecto texto-la-campana-de-alfabetizacion-en-cuba

texto-la-campana-de-alfabetizacion-en-cuba

Moderateur: Mathias Gardet
Discutant: Vicente Romero
Horaire: 15h00-18h00 Lieu: Université Paris 8

Mercredi 16 novembre 2016

L1 LLCER espagnol  Initiation à la culture hispanique
El Caribe antes de 1492 (panorama histórico-cultural)
Horaire: 10h30-12h00 Lieu: Université Paris 8 Salle B 006

Vendredi 18 novembre 2016

Séminaire ALHIM

intercambio-paris-8

Felipe Pérez Cruz en el Seminario ALHIM

affiche-seance-seminaire-alhim-25-novembre-2016

affiche-conference-felipe-cruz-18-11-2016-seminaire-alhim

Los indoamericanos en Cuba, una crítica a la colonialidad del saber

Horaire: 15h30-17h00 Lieu: Université Paris 8 Salle D143

El profesor Pérez Cruz presentó en la sesión del 18 noviembre de nuestro seminario las tesis fundamentales que han estructurado los trabajos contenidos en el libro Los Indoamericanos en Cuba. Estudios abiertos al presente (2014). Estas tesis se presentan gracias al intercambio universitario multidisciplinario que se realiza en el seno del grupo de estudios de la UNHIC. Los criterios que han fundamentados las tesis de estudio son de carácter político-culturales surgidos de estos debates internos.

ViviLnk

El profesor Felipe Pérez Cruz en la Universidad de Paris 8

El sujeto de estudio es el rescate del universo aborigen en Cuba estudiado a partir de un instrumental conceptual marxista y martiano. Los puntos de partida son:

  • La persistencia de la colonialidad más allá de la dominación política y económica del colonialismo moderno y su variante neocolonial.
  • La matriz eurocéntrica como núcleo de la colonialidad del saber presente y persistente en las ciencias sociales cubanas.
  • El análisis de la producción de los años 1990 partiendo del concepto de la colonialidad del Poder, del Saber y del Ser.

El eje de la reflexión es la “racialidad”: existencia de un racismo estructural en el orden político, del saber y del conocimiento desde el mito de la modernidad y de la posmodernidad. Los referentes teóricos son una ruptura epistemológica basada en los trabajos de Pierre Bourdieu y la concepción gramsciana sobre la hegemonía, los retos de carácter ideológico-político y las demandas históricas y de cotidianidad.

La obra pone en cuestión las categorías “indocubano”, “prehispánico”, “precolombino”, “prehistórico” en favor de términos y conceptos como “indígena” y “aborigen”. Se propone repensar y reflexionar el mundo indígena en la historiografía actual a partir de la reinterpretación de los epistemes “descubrimiento” y “conquista” desde una perspectiva emancipadora.

texto-encuentro-de-civilizaciones

texto-felipe-perez-cruz-los-indoamericanos-actualicemos-el-tema

texto -la historia que nos quieren robar: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=99255

Contact: Vicente Romero/Felipe Pérez Cruz

E-mail: viromeroes@yahoo.es/Felipe@cubarte.cult.cu/felipepc6755@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Séminaire ALHIM Amérique Latine Histoire et Mémoire (novembre 2016-juillet 2017)

Afficher l'image d'origineAntonio Coche Mendoza, Sin título, 2002

Séminaire ALHIM

Amérique Latine Histoire et Mémoire

(novembre 2016-juillet 2017)

Vendredi 18 novembre 2016

Conférence

Los indoamericanos en Cuba, una crítica a la colonialidad del saber
Felipe Pérez Cruz (Instituto de Filosofía de La Habana)
Horaire: 15h30-17h00 Lieu: Université Paris 8, Bât. D, salle 143

Vendredi 25 novembre 2016

Séance commune organisée avec l’Axe Histoire, mémoire et politique dans l’Europe méridionale

Musées d’histoire, musées de mémoire(s)
Horaire : 14h30-18h00 Lieu : Colegio de España, Cité Universitaire Internationale de Paris

Vendredi 20 janvier 2017

Présentation du livre Ecritures du féminisme mexicain: Esperanza Brito, Elena Urrutia, Marta Lamas (1963-1978) de Nathalie Ludec (Université Rennes II)
Horaire : 19h30-21h00 Lieu: Maison du Mexique, Cité Universitaire Internationale de Paris

 Vendredi 10 février 2017

Séance commune organisée avec l’Axe Transferts textuels et migrations esthétiques  
Art et dictature au Chili 
Horaire : 14h30-18h00 Lieu : Colegio de España, Cité Universitaire Internationale de Paris

Jeudi 2, Vendredi 3 et Samedi 4 mars 2017

Colloque international organisé avec l’Université de Paris Est-Créteil et la Universidad Nacional de Entre Ríos 
Le fleuve et la ville. Possibilités descriptives d’une transformation permanente 
Horaire : 9h30-19h00 Lieu: Casa de Argentina (Cité Universitaire Internationale de Paris), Université Paris 8 (salle D 143) et UPEC Créteil

Vendredi 7 avril 2017

Journée d’études organisée avec le séminaire GRECUN (Université Paris Ouest-Nanterre)
La Nation en fête en Amérique latine (XIXe-XXe siècles)
Horaire: 10h00-18h00 Lieu: Université Paris Ouest-Nanterre, Bât. Max Weber, Salle de séminaire 2

Vendredi 28 Avril 2017

Séance commune organisée avec Histoire, mémoire et politique dans l’Europe méridionale
Les racines de l’eugénisme (Uruguay, Italie, Espagne)
Horaire : 14h30-18h00 Lieu : Colegio de España, Cité Universitaire Internationale de Paris

Mercredi 17 mai 2017

Présentation travaux doctorants ALHIM
Horaire : 15h30-17h00 Lieu : Université Paris 8, Bât. D, salle 311

Mardi 30 et mercredi 31 mai 2017

Colloque du Laboratoire d’Etudes Romanes (EA 4385) 
Passant Passé. Héritages et expériences des temps
Horaire : 9h30-18h00 Lieu : Université Paris 8

Vendredi 9 juin 2017

Séance commune organisée avec le GRECUN
Alvaro García San Martín (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Santiago de Chile)
Quinet et Bilbao et l’expédition française au Mexique
Horaire : 15h00-17h00
Lieu : Université Paris 10 Nanterre, Salle 210 de l’UFR Langues (bât. V)

Vendredi 16 juin 2017

Séance Séminaire  ALHIM
Alvaro García San Martín (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Santiago de Chile)
Lamennais y su recepción en Francisco Bilbao y en la prensa de 1842 a 1854 en Chile y Perú
Horaire : 16h00-18h00
Lieu : Université Paris 8, Bât. D, salle 143

Lundi 26 juin 2017

Dialogue d’Hommage au latino-américaniste Jean Piel (1936-2017)
Horaire : 10h00-17h00 Lieu :  Université Paris 8, Bibliothèque-Salle de la recherche

Mardi 11 et mercredi 12 juillet 2017

Colloque International
Chile en el mundo: circulación de discursos, prácticas, personas, relaciones diplomáticas y redes de sociabilidad (siglos XIX-XXI)
Horaire : 9h30-18h00 Lieu: Universidad de Santiago de Chile

ENTREE LIBRE

Contact: Enrique Fernández Domingo

E-mail: enrique.fernandez@yahoo.fr