Archives par mot-clé : humor y sociedad

La construcción del orden liberal en el Chile del siglo XIX en el marco del humor.

El 11 de abril de 2024, el especialista en teoría literaria de América Latina Alejandro Fielbaum presentó una conferencia en el edificio B de la Universidad París 8, exponiendo algunos pasajes de su tesis recientemente defendida y realizada en contrato doctoral con la Universidad París 8, titulada « Un siglo no tan serio. Políticas del humor literario en Chile (1799 – 1887) ».

Los relatos históricos que rodean el caso de Chile del siglo XIX son habitualmente los relatos sobre el conflicto entre conservadores y liberales, en este conflicto siempre podemos seguir las influencias de España en los conservadores, ya sea en su posicionamiento respecto al liberalismo o en el campo literario como tal. Alejandro Fielbaum parte de la observación de que los liberales chilenos del siglo XIX son más conservadores de lo que parece y se basa en la hipótesis de que es una clase social dominante, en el sentido materialista del término, la que dirige el proceso de modernización. Afirma por ello que este proceso de modernización ha dado lugar a un liberalismo económico sin que se acompañe de igualdad de opiniones en la escena política. El objeto literario es entonces pertinente para él en el estudio de la construcción de un discurso literario liberal conservador que quiere preguntar sobre el imaginario que transmite. Preguntar al imaginario aparece entonces como plantear la cuestión del lenguaje, el imaginario liberal supone así un nuevo lenguaje trabajado y pensado explícitamente por sus contemporáneos para entender el sistema y las nuevas leyes.

Fielbaum recuerda que Victor Hugo decía que el romanticismo es la forma encarnada del liberalismo en el campo literario y permite construir el debate democrático dentro de la sociedad. Fielbaum nos recuerda que el humor tiene un lugar importante en el romanticismo, que este humor escrito muestra tensiones y los límites de lo decible. Fielbaum, admitiendo que el humor no es claro, no fácil de interpretar y que este último permite cuestionar la realidad gracias a un personaje que vamos a seguir y que entendemos, va a mostrar cómo se construyen los discursos sobre el humor en el marco de 3 períodos del nuevo orden liberal: la construcción de este orden, su consolidación y su entrada en crisis.

El primer autor a través del cual Fielbaum ve reflejarse la construcción del orden liberal es José Joaquín De Mora. Este último muestra una visión del teatro romántico al servicio de la patria, del orden liberal en lugar sin buscar excitar las pasiones ya que la ideología liberal ya tiene todo el soporte filosófico necesario para vehicularse dentro de la sociedad. Ello es del partido de una comedia que relaja las pasiones en lugar de una tragedia que crea imaginarios confusos pudiendo hacer efecto de catarsis y reabrir las heridas de la guerra civil. Así, De Mora coloca el humor como soporte al lenguaje de la razón liberal y en apoyo al orden a ridiculizar los comportamientos que se alejan de los ideales liberales. Fielbaum observa así en Mora un desplazamiento del alma al cuerpo en las imágenes que crea con el fin de hacerse vector de ideales tangibles, que se sienten en la carne sin intentar excitar demasiado los imaginarios.

Luego, Alejandro Fielbaum ilustra una fase de consolidación del orden liberal a través de Alberdi y en particular su obra “la moda”. Cuando Alberdi llega a Chile, retoma el tono satírico de sus primeros escritos atacando al romanticismo que juzga como una literatura del pasado incapaz de favorecer un desarrollo liberal tangible. Alberdi también ve el uso de la sátira como medio de liberar a la sociedad de las costumbres conservadoras que frenan el desarrollo de la ideología liberal en las costumbres y comportamientos. Así, Alberdi utiliza el humor al lado del orden y que rectifica este último colocándose como soporte al saber, como un vector de este último, para no repetir los errores del pasado y guiar el progreso de la ideología liberal en la sociedad chilena.

El tercer autor que nos presentó el señor Fielbaum y a través del cual muestra una entrada en crisis del orden liberal se llama Rubén Darío. Darío llega a Chile con el deseo de construir la literatura moderna de América Latina pero se enfrenta a la falta de espacio para la literatura dentro del orden liberal que percibe por lo tanto como autoritario y conservador. A diferencia de los dos autores anteriores, Darío considera un humor en medio de la literatura y del saber liberal, un humor que no está al servicio de este último pues la noción misma de liberalismo es ambigua, en movimiento y desplazando constantemente sus límites. Vemos así en Darío una aspiración a un orden político que permita la libertad y que no opone la razón a la imaginación ya que esta última permite construir otras formas de razón. Vemos así reflejado en este último autor el hecho de que, en 80 años, el gobierno chileno liberal no ha construido la libertad prometida.

Jules Waterlot, M1 ETT.