Archives par mot-clé : Memoria

Debates de restitución en las crónicas: ¿anacronismo?

El 28 de marzo de 2024, en un aula de la Universidad de Paris 8, tuvo lugar una conferencia en torno al siguiente tema: “Une histoire croisée andino-européenne anticoloniale : Guaman Poma de Ayala, El primer nueva corónica i buen gobierno”. La idea principal se articula sobre el derecho, la propiedad y la historia de los debates sobre la restitución en las crónicas coloniales. Moviliza a tres autores: Bartolomé de Las Casas, Garcilaso de la Vega Inca y Guaman Poma de Ayala para mostrar que los discursos sobre la restitución ya tuvieron lugar en el siglo XVI.

La conferenciante que intervino sobre el tema fue Kirsten Mahlke, que es profesora y docente en teoría cultural y de métodos de las ciencias culturales en estudios romanos en la Universidad de Constanza desde 2011, trabaja allí desde 2008 en el departamento de literatura romanista y alemana. Recientemente publicó Infraestructuras hidráulicas del buen vivir : Observaciones del cronista andino Guaman Poma de Ayala (1615) porque se ha interesado mucho en la figura de este cronista. Y muy recientemente, con su colega de la Universidad de Constanza Hannah Beck, junto con los Archivos de la Ciudad y la Colección Vadian de la Ortsbürgergemeinde St. Gallen desarrollan un proyecto de investigación y divulgación sobre la implicación de los mercaderes de San Gall y Constanza en el comercio transatlántico colonial de esclavos del siglo XVI.

Antes de adentrarse en los tres autores era necesario hablar del contexto general de los debates de restitución. Los debates son públicos y visibles desde los años 1960 pero las reacciones a las demandas son fuertes y negativas, en 1966 una demanda de países africanos de restitución por parte de Francia se silenció bajo presión. Recientemente, la historiadora del Arte, Bénédicte Savoy1 catalogó los objetos que habían sido apropiados durante el colonialismo y propuso devolverlos a los sucesores de los propietarios legítimos pero se enfrentó también a la reticencia de los jefes de los museos. Si esos debates parecen existir desde los años 1960, la verdad es que este tema ya se abordaba por los que sufrieron los robos en un primer momento. La escuela escolástica de Salamanca se oponía a la conquista decían que no era una guerra justa y nuestros tres autores también fueron a favor de la restitución cada uno en su época y con sus razones.

El más conocido es el arzobispo de Chiapas, el Fray Bartolomé de Las Casas que por Repartimiento recibió tierras en La Española y luego en México donde se dio cuenta de que era injusto. Se conoce a Las Casas como el protector de los indios porque puso en cuestión el dominium español y el hecho de que fuera una guerra justa, un Bellum justum la conquista. El hecho de que la guerra no fuera justa implicaba la ilegalidad retroactiva de los robos y la necesidad de devolver los objetos “mal habidos”. Antes de la Conquista de México, en 1518, el dominico pide que se les devuelva su Gobierno, su jurisdicción, su libertad y el control propio de sus cuerpos a los indios. Las tierras que se repartieron en un primer momento nunca se devolvieron. La propiedad privada empieza a debatirse a partir de los años 1550, una centena de encomenderos del Perú propusieron al Rey una enorme cantidad de riquezas para perennizar sus encomiendas. Junto con dominicos de los Andes, Bartolomé de Las Casas intentó convencer al rey que abandonara el sistema de la encomienda. Así en 1560, los dominicos junto con curacas y caciques hicieron una propuesta mayor a la de los encomenderos pero Felipe II la rechazó. El problema es que por mucho que lucharon a favor de los indígenas, los dominicos nunca pusieron en tela de juicio la violencia espiritual ni el proselitismo. La resistencia no era solo para lo material sino también contra el epistemicidio (cancelación de los saberes, creencias y prácticas de los otros).

Con respecto al epistemicidio, existe la imposibilidad de traducir algunas palabras como wak’a. Según Garcilaso de la Vega Inca los españoles son incapaces de entender su lengua. Explica el wak’a como un término polisémico que puede significar lo que se ofrece al Sol, los templos, lo que destaca por su belleza, su excelencia, su fealdad, su monstruosidad, todo lo que traspasa el orden natural. En los Andes en los años 1560 tuvo lugar un movimiento de protesta anticristianismo llamado Taki Onkoy o “enfermedad del baile”, duró más de 7 años con más de 60 regiones asociadas que rechazaban la ropa y la comida europea. Los españoles se apoyaban sobre el “res nullos” (la cosa que no pertenece a nadie) para apropiarse de los wak’as ya que los recursos subterráneos son de propiedad común y que enterraron los wak’as. El Taki Onkoy también es un movimiento de protesta contra la toma de tierras. Los indígenas dicen que los wak’as no les pertenecen sino que al revés, ellos pertenecen a los wak’as.

Este movimiento de protesta no recibió el apoyo del tercer cronista: Guaman Poma de Ayala. Al contrario, él sirvió de lengua (traductor) al inquisidor. Pero en su obra Nueva crónica y buen gobierno, rechazaba las bases codificadas por la ley hispánica. La razón es una condición para poseer, para el “dominium”, así que daba pruebas de que tienen razón desde miles de años, que tienen sistema de derechos, códigos jurídicos, y principios políticos superiores al sistema colonial. Hay una diferencia mayor entre los misioneros y los eruditos incas, los primeros querían borrar al otro cuando y los segundos querían sacar lo mejor de ambas partes. Tenían sus propias ideas de propiedad, un abastecimiento igualmente repartido: los campos tripartidos daban un tercio al inca, un tercio para el Ayu (la comunidad entre la familia y el pueblo) y el último tercio para el Sol, o sea la parte repartida entre los pobres (las viudas, los huérfanos, los ex prisioneros de guerra, los chasquis o mensajeros, los minusválidos y los enfermos). Dijo que no esperaron a los clérigos para amar a su prójimo. Que en los españoles hay corrupción, que su ley no es mejor y además no la aplican. Explica, basándose en el derecho romano/natural que no se pueden apropiar sus tierras porque Europa pertenece a los europeos y América a los americanos (dice indios). Propuso que restituyeran lo robado, que condenaran los crímenes para luego hablar de Gobierno, que iba a tardar 12 años según su programa.

Durante el diálogo final Kirsten Mahlke precisó que Guaman Poma de Ayala propuso extender el sistema del Tahuantinsuyo (el imperio inca) al mundo, es decir establecer un sistema representativo basado en en la cifra 4: un consejo con dos personas de los cuatro continentes, un hombre y una mujer para cada continente y una persona elegida que tome las decisiones finales sin corrupción. Volvimos sobre el término epistemicidio diciendo que el primero en emplearla en los años 1990 fue el sociólogo Boaventura de Sousa Santos2 y que fue utilizado mucho en la crítica anti-colonial latinoamericana. En conclusión, como los eruditos incas, hay que juntar a los contrarios para avanzar y aprender de verdad.

1 Profesora en la Universidad Técnica de Berlín, en 2018 redactó un informe sobre la restitución del patrimonio cultural africano para el presidente Emmanuel Macron

2 Boaventura de Sousa Santos (1940-) es sociólogo, escritor, profesor, conferenciante, filósofo, abogado y catedrático de la Universidad de su ciudad natal: Coímbra donde dirige el Centro de Estudios Sociales y el Centro de Documentación 25 de abril.

VILATTE Alexis M1 MC2L espagnol

Politiques publiques avant-gardistes et négationnismes : le Cône sur latino-américain à l’épreuve de son passé

El 27 de enero de 2024, en la Casa de México, cuatro oradores abordaron el sujeto de las políticas de memoria y del negacionismo contemporáneo en América Latina. Eran Maud Chirio, Profesora Universitaria Titular en Historia Contemporánea en la Universidad Gustave Eiffel, especialista de la dictadura brasileña de los años sesenta y setenta ; Magdalena Schelotto, Doctorando en Historia Contemporánea en la Universidad de Reims, especialista de la dictadura militar de los años setenta en Uruguay ; Nadia Tahir, Profesora Titular de Estudias Hispanico-americanas en la Universidad de Caen Normandie, especialista de la dictadura de los años setenta en Argentina ; y un colaborador de Olivier Compagnon, reemplazándolo, especialista como él de la dictadura de Pinochet en Chile. Durante la mesa redonda, abordaron uno a la vez la manera en que el país que estudian actuó durante una fase en particular de su historia : la implementación de la dictadura, luego, las transiciones más o menos democráticas y las primeras políticas de justicia de memoria (o ausencia de estas), y finalmente, el siglo veinte y uno y la progresión del negacionismo o del revisionismo.

Para más claridad, aquí compendiáramos los hechos discutidos país por país.

La dictadura brasileña, cuya historia fue narrada por Maud Chirio, se justificó como una lucha contra-revolucionaria frente a la izquierda laborista y reformista, pero no existía un movimiento armado y poderoso de este tipo. Entonces, el régimen fue caracterizado por una represión precisamente enfocada, y eficaz, con el número de muertos más bajo entre las cuatro dictaduras planteadas en esta mesa redonda : alrededor de quinientos. Esto también se explica por el hecho de que los opositores eran en mayor parte de clase media, o incluso formaban parte de la “inteligentsia” : esto volvía más difícil practicar brutalidad indiscriminada sobre ellos. Esto no significa que la represión fue mínima : más allá de los muertos, hubo una gran cantidad de encarcelados, de torturados, y de victimas de violencia psicológica – muchos opositores se suicidaron. La transición fuera de la dictadura fue negociada, y entonces durante las primeras décadas que siguieron los años de represión más violenta, los movimientos llamando a la justicia no tuvieron cualquier éxito. Además, la violencia criminal omnipresente en estas décadas volvía difícil cualquier idea de que “era peor antes” al nivel de los derechos humanos. Sin embargo, con la presidencia de Lula, en medio de la “ola rosa” del continente, remontó una voluntad de alumbrar el pasado y de investigar los crímenes de lesa humanidad. Entonces, una comisión de verdad fue creada en 2012. Pero la opinión pública se volcó con los escándalos incumbiendo a Rousseff, y para la derecha, apoyar la investigación los crímenes de lesa humanidad del régimen militar significa que uno es izquierdista. Aún el acto de criticar la tortura es descrito a veces como una izquierdista, mientras que Bolsonaro y sus seguidores la defienden como algo que era necesario, y que ni siquiera era suficientemente practicado contra los opositores. Todo esto se mezcla con la nueva idea imprecisa de “marxismo cultural”, inspirada de Gramsci, que supuestamente está corrompiendo el mundo, y que está infiltrándose de nuevo en el país. Entonces, asocian los movimientos de izquierda de los años sesenta y setenta con esta noción que emergió en los años dos mil diez, insistiendo en que todo esto es un gran movimiento ligado – una guerra cultural que ha durado desde los años sesenta hasta ahora. Entonces, investigar los asesinatos y la tortura sería tomar un lado en esta supuesta guerra : el lado del marxismo.

Magdalena Schelotto presentó el caso uruguayo. Un gran movimiento estudiantil emergió al final de los años sesenta, y en 1972, fue particularmente violentamente reprimido por la policía militar, en maneras que fueron rápidamente institucionalizadas. Algunos meses después, el presidente electo disolví la asamblea. El taso de encarcelación bajo la dictadura era el más elevado del mundo. Además, 380 000 opositores tuvieron que exiliarse o vivir en la clandestinidad. En 1980, un referéndum fue organizado para permitir la perpetuación y la institucionalización del nuevo régimen, y ganó el “no”. Entonces, una transición negociada se puso en marcha : los prisioneros fueron juzgados de nuevo y aunque todavía fueron considerados como culpables, fueron liberados, debido a los malos tratos recibidos. Sin embargo, la Ley de Caducidad, implementada en 1986, impedí toda forma de perseguimiento de la policía y de los militares. Un referéndum contra esta ley fue organizado, pero no tuvo éxito. Debido a esto, Uruguay es el país entre los cuatro que ha investigado menos los crímenes de sus años de dictadura. En respuesta a esto, cada 20 de mayo, “marchas del silencio” son organizadas, para expresarse sobre el silencio culpable del estado. Algunos casos de perfil alto forzaron investigaciones, como el de Margarita Germán, una niña “desaparecida” que fue reencontrada. Entonces, algunos crímenes fueron juzgados como “homicidios”, pero esto dejó de ser en 2011 debido a leyes de prescripción : antes, un proyecto de ley fue propuesto para impedir esta prescripción, pero una vez más, no tuvo éxito. Uruguay fue sancionado dos veces por la Corte Interamericana de Derechos Humanos para su incumplimiento del deber de justicia – la segunda vez fue en 2023.

Nadia Tahir explicó las particularidades de la sexta dictadura Argentina del siglo veinte. Cuando el golpe de estado de 1976 ocurrió, el pueblo era como habituado, entonces las reacciones fueron bastante restringidas. No obstante, el número de víctimas del régimen fue enorme, hasta treinta mil muertos y desaparecidos. En 1983, después de la guerra de las Malvinas, una transición hacia la democracia fue operada, y Raul Alfonsín fue electo. Este mismo año, la CONADEP (Comisión Nacional Sobre la Desaparición de Personas) fue creada. Las conclusiones de la comisión permitieron acarrear un juicio de las figuras principales de la junta. Casi todos fueron condenados, incluso algunos a la perpetuidad. Fue el único de los cuatro países a tener tal éxito en sus políticas judiciales. A pesar de ello, bajo las presiones de los militares, la Ley de Punto Final fue implementada rápidamente, paralizando la continuación del perseguimiento de los culpables. En 2005, esta ley fue declarada inconstitucional, y las investigaciones sobre la dictadura militar siguieron su curso. Más recientemente, la llegada al poder de Milei marcó la evolución de la percepción de la justicia. Sus discursos, y los de Villaruel, tratan los opositores y los militares como si hubieran sido igualmente poderosos y agresivos – reconstruyendo la historia del país a fin de transformar la violencia de estado en una forma de participación en “una guerra”. Además, Milei ha empleado varias veces la crisis económica para justificar una apatía voluntaria frente a la investigación de crímenes de lesa humanidad : dice que “todo esto cuesta mucho dinero”.

La dictadura de Pinochet fue la única dictadura militar del siglo veinte en Chile. Duró más de quince años y benefició de un apoyo popular sustancial. Los primeros años, después del violente golpe militar, fueron los más represivos. Como en Uruguay y en Brasil, la transición anticipada y negociada limitó los juicios, aunque Comisiones de Verdad fueron creadas rápidamente. En particular, Pinochet murió libre y nunca fue encarcelado. Sin embargo, poco a poco, durante los años dos mil, cientos de agentes de la dictadura fueron juzgados y encarcelados. La forma predominante de “negacionismo” en Chile es el reconocimiento de crímenes de lesa humanidamientras afirmando que “todo esto merecía la pena” debido al crecimiento económico, el “milagro chileno”. Adicionalmente, como en los otros países la oposición entre los socialistas y las fuerzas de la dictadura es descrita frecuentemente como simétrica, como si hubiera sido necesario para el estado protegerse del peligro de insurgentes violentes. Asimismo, algunas políticas gubernamentales intentaron reforzar un narrativo según lo cual Pinochet no era un dictador, por ejemplo con una ley implementada bajo la presidencia de Piñera, cambiando la palabra “dictadura militar” por “régimen militar” en los libros de Historia.

Aunque la mesa redonda presentó cuatro historias paralelas, casi nunca explorando vínculos directos entre el transcurso de la dictadura y de la post-dictadura entre los diferentes países, los oradores, en diferentes momentos resaltaron similaridades entre el transcurso de las historias de estos países. Entre ellos, se puede destacar : leyes protegiendo los criminales, frecuentemente debidas a una transición negociada, y la deformación del contexto de los crímenes de lesa humanidad en vez de un negacionismo “puro”, por ejemplo a través de la noción de que lo que ocurrió no era represión política, sino una guerra contra una oposición tan violenta como el estado.

Joseph Ancion, Master ETT, 12/04/2024

Tachar, borrar y censurar

El 8 de febrero de 2024, en un aula de la Universidad de Paris  8, tuvo lugar una conferencia  en torno al siguiente tema: “Tachar, borrar y censurar: procedimientos de una poética de los signos expandidos (Dictadura de Pinochet (1973-1990))”. La idea principal era ver cómo se crearon los relatos del pasado desde la literatura. El enfoque se hizo en las tres siguientes obras: 11 de Carlos Soto Román publicado en 2017,  Autor material de Matías Celedón publicado en 2023 y Retratos hablados de Luz Sciolla publicado en 2016.

El conferenciante que intervino sobre el tema fue Juan Orrego Puga de la Universidad de Santiago de Chile, Facultad de Humanidades, Magíster en literatura Latinoamericana y chilena. Su investigación se centra en la poesía expandida contemporánea en Chile y la utilización de los procedimientos de borradura, censura, elision y montaje sobre materiales de archivo para abordar las tensiones no resueltas de la tortura, muerte y desaparición forzosa en la dictadura de Augusto Pinochet (1973- 1990).

En un primer momento, pudo resituar el contexto para entender mejor las problemáticas de memoria correspondientes/ el periodo 1970-1973 corresponde al Gobierno del presidente socialista Salvador Allende y se acaba con el Golpe de Estado militar del 11 de septiembre de 1973. Dos organismos de represión se sucedieron durante la dictadura de Pinochet: la DINA (entre 1973 y 1977) y luego la CNI de dos militares formados por la Escuela de las Américas. Las cifras oficiales mencionan 28.259 víctimas de prisión política y tortura, de 2298 ejecutados y 1209 desaparecidos entre 1973 y 1990 pero podemos imaginar fácilmente que las cifras no reflejan la realidad y que se ocultaron muchas otras. Abordó el problema de la indecibilidad que se resume en dos puntos concretos: la imposibilidad de transmitir la dimensión de horror de la experiencia y la contradicción ontológica de los detenidos desaparecidos que son una presencia ausente.

Las obras que nos presentó retoman los tres procedimientos principales de la censura: la borradura (negar la presencia al borrar), la elisión (el espacio en blanco astestigua de la ausencia de algo que fue presente) y el montaje. 11 de Carlos Soto Román se compone de documentos oficiales desclasificados que el poeta censura y desde los cuales crea poesía.  En los espacios en blanco se proyecta la experiencia de la tortura, dejan el espacio para que el lector pueda completar los huecos con su imaginación. La memoria puede proceder de la resignificación de archivos.  Autor material de Matías Celedón  se basa en audios del agente de la CNI Carlos Herrera Jiménez responsable en la muerte de Juan Alegría: un caso en el cual este hombre sirvió de culpable para otro crimen montando su suicidio. Resulta de un doble montaje literario y técnico. El trabajo sobre los archivos de forma poética permite dar a conocer este caso de nuevo de forma analítica. En la tercera obra, Retratos hablados de Luz Sciolla, lo que destaca es un trabajo enorme de recopilación de recortes de prensa durante más de 3O  años. Podemos volver a conocer el “caso Maureira”, un caso  horrible de una serie de muertes sin sentido: el 7 de octubre de 1973 el padre, Sergio, es detenido con violencia atado de las manos y los pies por carabineros. Sus 4 hijos de 22, 24, 26 y 27 años sin filiación política son forzados a trabajar en minas de cal donde luego los matan y los echan en hornos de cal. Es en 1978, 5 años después, cuando un anónimo denuncia que ha encontrado 15 cuerpos o más bien, restos humanos dentro de los cuales los 5 Maureira. Los familiares quieren recuperar los cuerpos pero los militares los echan en una fosa común. Hay una constante presencia de la violencia y del horror. Se construye memoria a partir de la censura. Los archivos pueden generar una mirada sobre el presente. 

Finalmente, en un momento de diálogo se hicieron preguntas a las cuales respondió el conferenciante: sobre el archivo dijo que es más neutro que la poesía porque es menos cargado que ella, es una acumulación de informaciones mientras que ella es el hecho de coger lo múltiple en un momento. Luego, sobre el tema de la víctima dice que es una posición que no se mueve y que no resulta de una autonominación. Es una categoría complicada. También, entre ficción y realidad afirma que el pasado es sujeto a interpretación, que se resignifica siempre, que hay un límite sobre lo que se puede decir sobre ello. Los tres textos usados ficcionalizan lo mínimo, la elaboración artística puede ser necesaria para abordar la memoria traumática. La realidad puede parecer contraintuitiva, la forma poética permite expresar una historia que puede parecer carecer de lógica. Nos hemos dejado en la pregunta retórica: ¿Vale la pena el sufrimiento de un pueblo para un desarrollo económico?

VILATTE Alexis M1 MC2L espagnol