Archives par mot-clé : Memoria

Séminaire ALHIM. Présentation livre : Collectif Historias Desobedientes. Carolina Bartalini, Verónica Estay Stange (éd.), “Escritos desobedientes. Historias de hijas, hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia”, Ed. Marea, Buenos Aires, 2018, 8 novembre 2019

 

affiche 8 11 2019

Présentation livre

8 novembre 2019
Collectif Historias Desobedientes. Carolina Bartalini, Verónica Estay Stange (éd.), Escritos desobedientes. Historias de hijas, hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia, Ed. Marea, Buenos Aires, 2018

“En 2017 una nueva voz, tal vez la más inesperada, se empezó a escuchar en el escenario de la lucha por la memoria, verdad y justicia. Son los hijos, hijas y familiares de los genocidas; sus padres fueron personal de las fuerzas armadas (…), de gendarmería, de la policía, personal de inteligencia, funcionarios, médicos, jueces. Algunos condenados y encarcelados con sentencia firme, otros en prisión domiciliaria; algunos imputados, otros sin investigar, impunes. Algunos muertos, otros vivos. Algunos ancianos, otros no tanto. Todos guardan un silencio atroz. Ninguno se mostró arrepentido. Por eso sus descendientes, enfrentando la culpa y la vergüenza por los crímenes de sus progenitores, decidieron agruparse y formar un colectivo que dé cuenta de la presencia del horror en el seno familiar. Así nació el colectivo Historias Desobedientes: familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia.

Escritos Desobedientes es una recopilación de textos redactados antes y durante la creación del colectivo. Su lectura permite entender no solo su construcción, sino también los modos en que la palabra surge en quienes vivieron experiencias de silenciamiento desde su más íntima conformación personal y subjetiva, así como las estrategias que encontraron para desafiar los mandatos familiares, los tabúes sociales y las diversas formas de la impunidad”.

« En 2017, une nouvelle voix, peut-être la plus inattendue, a commencé à se faire entendre sur le terrain de la lutte pour la mémoire, la vérité et la justice. Ce sont les fils, filles et familles des génocidaires : leurs parents faisaient partie des forces armées (…), de la gendarmerie, de la police, des services de renseignements ; ils étaient fonctionnaires, médecins, juges. Certains ont été condamnés à la prison ferme, d’autres assignés à résidence ; certains ont été imputés, d’autres n’ont pas fait l’objet d’une enquête et restent impunis. Certains sont morts, d’autres sont encore vivants. Certains sont âgés, d’autres moins. Tous gardent un silence atroce. Aucun n’a donné le moindre signe de repentance. C’est pourquoi leurs descendants, faisant face aux sentiments de culpabilité et de honte liés aux crimes commis par leurs progéniteurs, ont décidé de se regrouper et de former un collectif qui rende compte de l’existence de l’horreur au sein de leur famille. Ainsi est né le collectif Histoires Désobéissantes : enfants et parents de génocidaires pour la mémoire, la vérité et la justice.

Écrits Désobéissants est un recueil de textes rédigés avant et pendant la création du collectif. Sa lecture permet de comprendre non seulement son processus de construction, mais aussi le surgissement de la parole chez les personnes qui ont été réduites au silence jusque dans leur configuration personnelle et subjective la plus intime, ainsi que les stratégies qu’elles ont trouvées pour défier le mandat familial, les tabous sociaux et les diverses formes de l’impunité ».

Ed. Marea, Buenos Aires, 2018.

Natalia Molinaro (Université Paris 8):

Es un placer y un honor estar aquí en el colegio de España para presentarles en el marco de los seminarios ALHIM este libro, que a mi parecer es un libro histórico, en el sentido que marca una ruptura, un antes y un después en los relatos testimoniales vinculados con la experiencia de la violencia y el Terrorismo de Estado. Escrito desde el presente, es y será fuente de historia.

Este libro es Escritos desobedientes. Historias de hijas, hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia, publicado por la editorial Marea en su colección “Historia Urgente” en 2018. Reúne los textos escritos por miembros del colectivo Historias Desobedientes y con faltas de ortografías, formado en 2017 por descendientes de represores, primero argentinos, luego chilenos, que sintieron la necesidad de posicionarse públicamente contra el negacionismo y romper el mandato de silencio que siempre había reinado en el ámbito familiar.

Tendremos a dos de sus miembros, ambos provenientes de Chile y que también escriben en el libro, Verónica Estay Stange y Pepe Rovano (invitado sorpresa), para compartir con nosotros esta experiencia a la vez colectiva e individual.

Verónica Estay Stange es doctora en Letras de la Universidad Paris 8, da clases en Paris 5, Sciences Po y Paris 8, trabaja temas de semiótica y estética en la literatura, pero también semiótica aplicada a las implicaciones sociales de los crímenes de lesa humanidad en América latina. Trabajó temas vinculados con el arte contemporáneo y la música -publicó hace poco un libro en las ediciones Classiques Garnier que se titula La Musique hors d’elle même-, pero también es miembra del CIREMM (Centre International de Recherches et d’Enseignement sur les Meurtres de Masse) fundado por Pierre Bayard y Soko Phay en 2014, que tiene como objetivo sostener las investigaciones sobre crímenes de lesa humanidad y genocidios.

Pepe Rovano es cineasta, doctorante en la Universidad de Valparaíso, especialista en temas de memoria. Nos leerá un fragmento de estos escritos, un texto titulado “Bastardo. La herencia de un genocida”, leído primero el 3 de febrero de 2018 en un encuentro organizado por ex presos políticos en el Parque Cultural de Valparaíso, en el Cerro Cárcel, donde también participaron hijos, hijas y familiares de víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet; y que luego incorporó a la obra performática Et sórores, de la Compañía Urgente Delirio de Valparaíso, que se estrenó en abril de 2018 en el Festival de Teatro Container (con dramaturgia de Isolda Torres y Pepe Rovano, dirección de Isolda Torres). Pepe Rovano está realizando también un documental con el mismo título.

Hijo de un agente del Estado en dictadura cuenta su historia: “Mi padre, el criminal”

 

Recibimos también a Myrna Insúa, doctoranda de la Universidad Paris Est Créteil, que prepara una tesis bajo la dirección de Graciela Villanueva, en co-tutela con la Universidad de Salamanca que se titula « Apparaître. Le statut de la parole du survivant dans la construction de la mémoire de la violence politique et le terrorisme d’État en Argentine ». Se desempeña también en la elaboración de un Atlas pedagógico interactivo y colaborativo sobre la memoria de la violencia política en América Latina y en España; y ha organizado a lo largo de este año varias sesiones de seminarios en la UPEC sobre estas cuestiones.

Vamos a hablar primero del movimiento, del contexto de publicación y luego del contenido y la estructura del libro; luego dejaré la palabra a Verónica y a Pepe, y por fin a Myrna, para que nos dé algunos elementos de análisis y reflexión.

Este movimiento nace en mayo 2017 en Argentina en un contexto particular, marcado por muchas tensiones sociales, y un retroceso en las políticas sociales, memoriales y judiciales que habían acompañado el kirchnerismo. Cuando se publica el libro, Argentina conoce una ola de movilizaciones, contra los recortes en la educación, contra las políticas económicas del gobierno y los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, contra la represión a los movimientos sociales y las comunidades mapuches, contra el gatillo fácil, la violencia de género frente a la ola de femicidios y las manifestaciones de homofobia; sin olvidar las movilizaciones por el aborto legal… En fin, observamos, de forma general, un fenómeno de convergencia de las luchas sociales contra el macrismo, el pensamiento conservador y el neoliberalismo; así como un nivel creciente de politización de lo íntimo. Paralelamente, se dan las condiciones para una liberación de la palabra sobre temas que solían ser tabúes en Argentina.

Siguiendo un esquema un poco parecido al de otras agrupaciones como H.I.J.O.S., el grupo nace de encuentros y, primero, de una búsqueda personal. Pero también se inscribe en este contexto social y político. Así lo cuenta Liliana Furió, directora y productora de cine, hija de Paulino Furió, condenado a prisión perpetua por la desaparición de al menos 20 personas durante la última dictadura militar:

“Historias Desobedientes nace abruptamente y de manera sorpresiva incluso para quienes lo gestamos, que fuimos en un primer momento Analía Kalinec y yo. La formación del colectivo se da en un contexto político de enorme alarma y desconcierto para todo un sector de la población que, más allá de banderas partidarias, sintió terror ante el retroceso en materia de derechos humanos que este gobierno venía efectuando”.

Fue a raíz del fallo de la Corte Suprema de Justicia conocido como el “2×1” que varios de los miembros, primero mujeres, como la hija de Miguel Etchecolatz, o Liliana Furió, empezaron a publicar en la prensa y las redes sociales tomando públicamente posición contra este fallo que autorizaba la aplicación de una ley dictada bajo Menem y derogada en 2001, que contaba doble cada año pasado en la cárcel de forma preventiva, es decir que se aplicaba a detenidos sin sentencia firme. A pesar de haberse derogado la ley en 2001, se aplicó en el marco de un juicio por crímenes de lesa humanidad en mayo de 2017, en el caso de Luis Muiña, quien secuestró, torturó y asesinó a trabajadores del hospital Posadas, uno de los más grandes de Buenos Aires, lugar que funcionó como centro clandestino de tortura y desaparición de personas durante la última dictadura. Tras movilizaciones masivas y la apelación por la fiscalía, se revisó el juicio y se dictó una ley, la ley 27.362, para que no se aplicara el “2×1” a delitos de lesa humanidad.

De hecho, el colectivo está alcanzando cierta visibilidad, y está logrando influir en el proceso judicial de los crímenes de la triple A (Alianza Anticomunista Argentina) y la última dictadura militar. Por ejemplo, otro reclamo de la agrupación es poder atestiguar contra sus padres en el marco de los juicios, cosa que no se autoriza en el código penal. Con este fin presentaron un proyecto para modificar el Código Procesal Penal en el Congreso Nacional. Pepe Rovano entregó los antecedentes que tenía de las entrevistas fílmicas que le había realizado a su padre a la justicia chilena para que se reabrieran las investigaciones sobre su accionar, cuyo caso -como todos- está cerrado en Chile por la Ley de Amnistía de 1978. Hace poco, el Colectivo Historias Desobedientes Chile publicó un llamado a la desobediencia castrense y filial que se difundió mediante la prensa (Página/12 en Argentina) y en la página Facebook del grupo, frente a los abusos que estaban por cometerse en la represión de las movilizaciones que se están desarrollando en Chile. En estos mismos días, algunos actos aislados de desobediencia empezaban a darse entre las fuerzas armadas, como fue el caso del soldado David Veloso Codocedo.

La primera aparición pública de la agrupación con la bandera de Historias Desobedientes fue en la marcha Ni Una Menos del 3 de junio de 2017. No es casualidad, ya que una mayoría de los miembros del Colectivo son mujeres. Pero en la publicación, se borran todas las marcas de género, con la supresión de las marcas femeninas y masculinas y su reemplazo por una “e”, como se suele ver ahora en muchas publicaciones en las redes (“todes”, en vez de “todas” o “todos”), lo que produce un efecto de unidad, más allá de las diferencias de género. Sin embargo, la “matriz de género” (Carolina Bartalini, prefacio) es un eje de estas páginas. Varios escritos reflexionan sobre esta cuestión, desde distintos puntos de vista.

Lo que podemos observar también es cómo se inscriben en una cultura de izquierda, compartiendo las mismas luchas, e incluso a veces la misma retórica (aunque a veces se les escapa algunas expresiones bien marcadas por la cultura militar, como lo podemos observar  en uno de los videos que vamos a ver ahora). De hecho, como seguramente nos explicará más en detalle Myrna y como vemos en uno de los videos, el grupo reivindica a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, a los hijos, sobrevivientes y familiares como ejemplo. Por fin, para cerrar esta breve presentación del movimiento y el contexto de publicación, es importante decir que, si bien Buenos Aires fue el punto de encuentro, el colectivo tiene una dimensión transnacional e internacional. Su objetivo es integrar a más desobedientes, tanto de Argentina como de otros países, y “tejer comunidades de acción” para romper el mandato de silencio que existe en distintos ámbitos familiares, en particular militares, policiales.

 
 
 

El libro es una recopilación de textos redactados antes y durante la creación del colectivo. Consiste, como lo escribe Carolina Bartalini en el prefacio, en un “collage de imágenes, relatos, posicionamientos, reclamos, voces urgidas por el decir”, “una colección de escenas y fragmentos elegidos para componer una trama más amplia: la que habilitó el trayecto entre lo individual y lo grupal para crear este espacio común”. Está organizado en dos partes, una que reúne “historias de vida” y otra titulada “relatos desobedientes”, donde encontramos los manifiestos y posicionamientos publicados en la página Facebook del grupo.

La primera es un conjunto de relatos personales que fueron publicados en libros, redes sociales o medios periodísticos: los primeros escritos desobedientes del Facebook de Analía Kalinec, algunas entradas del blog Hija de Milico de Lorna Milena, las crónicas de María Laura Delgadillo, un fragmento de la novela La Mujer sin fondo de Stella Duacastella, el monólogo teatral de Nicolás Ruarte en Habitus. Ensayo sobre algunas lógicas humanas y otros demonios capitalistas. Otros fueron expuestos de forma oral en instancias públicas, como la presentación de Bibiana Reibaldi en el X Seminario Internacional de Políticas de Memoria del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti o el discurso que Pepe Rovano va a leernos dentro de un rato, pronunciado en homenaje y en presencia de las víctimas de su padre, para la inauguración del memorial en Las Coimas, Chile. Figuran también escritos inéditos, revisados por los autores para la publicación, como un artículo de Liliana Furió y fragmentos de la novela de Christian Baigorria, La habitación incendiada, aún sin publicar. Otros fueron escritos especialmente para el volumen, como el relato de Bruno, un niño de diez años que cuenta su primera marcha bajo la bandera de Historias Desobedientes con su madre, Analía Kalinec, planteándonos así la cuestión de la transmisión generacional de estas memorias. También se encuentran escenas narradas por Lizy Raggio, ER, Oscarina H., Néstor Rojo, Topo Bejarano (muchas veces bajo seudónimo); y el poema de Lydia Lukaszewicz.

En la segunda parte figuran, como dije, las primeras publicaciones del grupo, que permiten observar su proceso de gestación, sus posicionamientos, páginas marcadas por el contexto antes mencionado, y donde el Colectivo expresa su preocupación frente a los discursos negacionistas y la política del gobierno en materia de justicia y derechos humanos, la “lucha antiterrorista” y la represión, la desaparición de Santiago Maldonado. El posfacio de Verónica Estay Stange, titulado “el desgarro en la palabra”, cierra el libro con unas pistas de reflexión sobre el status de los hijos de victimarios, y nos plantea estas preguntas: “¿Criminales, los hijos de criminales?” ¿ o no son los hijos de victimarios también víctimas? Nos dirán cuál es la postura del colectivo al respecto.

Con esta trama de relatos, que adopta diversos lenguajes -el ensayo, la novela, la poesía, la dramaturgia, el manifiesto, el posteo en las redes-, entramos en la dimensión privada y humana de los victimarios, desmitificando a los “monstruos” a través del testimonio de sus hijos y familiares. Escrito desde la herida, desde lo íntimo y personal, en primera persona del plural y primera del singular, contribuye a ir tejiendo un mosaico de las vivencias vinculadas con la experiencia de la represión, en el pasado como en el presente, en la sociedad como en el núcleo familiar. Para el historiador, es un elemento clave, fundamental, para construir una historia del presente de los países del Cono Sur.

Pepe Rovano y Verónica Estay Stange en el Colegio de España

Verónica Estay Stange (Colectivo Historias Desobedientes):

Los textos presentados son textos escritos desde la herida, desde el desgarro. Son el resultado de experiencias en carne viva que el lenguaje recoge con mucha dificultad. Estos textos quieren ser tanto un aporte político como disciplinario, ser un objeto de reflexión original para las ciencias sociales.

El Colectivo Historias Desobedientes se constituye, primero, como actor político desde el testimonio de los “verdugos” en el cual se produce el paso de la palabra individual a la palabra de un grupo social que posee una conciencia plenamente política. Segundo, el colectivo nos confronta con los dilemas éticos más radicales que se producen desde la experiencia, desde la filosofía ética de la memoria. El colectivo ayuda a revisitar las “zonas grises”, de las cuales habla Primo Levi, de las memorias. Este imperativo enfrenta el respeto del prójimo y la fidelidad familiar, provoca una disyuntiva ética frente a un crimen de lesa humanidad, dilema constitutivo de la formación de los “Desobedientes”. En tercer lugar, el valor que reside en el modo en que se revela la inmensa vulnerabilidad que subyace en la propia constitución del movimiento: vergüenza, ignominia, culpa “heredadas” (determinismo de la culpa ética). Son puntos de quiebre y fragilidades presentes en el movimiento de los “Desobedientes”. Esta gran fragilidad, esta conciencia de la falla y de la falta “genética” se encarna en la palabra y en las faltas de ortografía realizadas por los autores y autoras de los textos que componen el libro. Es una relación problemática con las reglas de escritura que funciona como una función simbólica en la que la palabra recibe la falta que se desplaza del sujeto al Estado. Es un proceso en el que la falta moral se convierte en falta de ortografía y la culpa retorna al origen a quien le pertenece.

Son contradicciones que evocan una doble dificultad discursiva y ética, factor de catarsis en el seno de una identidad formada por conceptos opuestos: olvido, reconciliación, perdón versus memoria, verdad, justicia. En definitiva, el colectivo y el libro son un “oxímoron ambulante.

Desde una posición semiótica, el problema discursivo del colectivo es de poder transmitir a través de la palabra. El propio término de “Des-obedientes” muestra una construcción de un ethos a partir de una deconstrucción previa a una fase de construcción de una legitimidad que nunca estuvo asegurada.

https://www.facebook.com/HistoriasDesobedientesChile/videos/796948374071724/

Myrna Insúa (UPEC):

La pregunta que evoca este libro es: ¿los hijos e hijas de victimarios, son también víctimas?

Hacia 1998, aunque fuera evidente que la criminalidad no se transmite genéticamente, es imposible definir los miembros del colectivo de los “Desobedientes” como víctimas ya que es un momento de entrada de los “Hijos” en el movimiento de los Derechos Humanos. En ese momento no se quisieron ver los grises que componen la historia de los “Desobedientes” que aparecen en la reflexión sobre la responsabilidad de la sociedad en la constitución y funcionamiento del sistema concentracional argentino.

Las asociaciones de DDHH tienen como uno de sus objetivos principales la constitución de la lista de los verdugos a partir de los testimonios de los supervivientes. En los informes CONADEP y Nunca Más, en ningún tomo aparecen los nombres de los represores ya que no hay pruebas de la autoría material y existe la imposibilidad jurídica de hacerlo.

El movimiento de DDHH profesa una desconfianza frente al colectivo de “Desobedientes” y su estatus dual. Esta desconfianza se articula a partir tanto de un rechazo a una posible demanda de reconciliación como de la ambigüedad con respecto al criminal que se ha constatado en casos de hijos apropiados. Estaríamos en lo que se podría definir como una “batalla de víctimas”.

El colectivo de los “Desobedientes” viene a completar el movimiento de los DDHH, pero que no forma parte de él ya que éste se constituye a partir de la ausencia y la lucha contra el olvido. A su vez, los “Desobedientes” se constituyen a partir de la presencia de un represor que invade y organiza la vida cotidiana de los hijos de los represores, pero son, al mismo tiempo, la prueba de la existencia del criminal. Esta presencia provoca el problema de la culpa íntima que no tiene lugar en lo político.

Las expectativas del movimiento de DDHH es que los “Desobedientes” aporten más datos e información que puedan convertirse en pruebas contra los victimarios. Hay entre los dos movimientos una complementariedad necesaria, aunque sea extremamente compleja ya que el tema de la filiación y de la identidad tiene tantas formas como individuos.

La novedad del movimiento es la generación de un colectivo. Este libro que se presenta hoy es un texto post-concentracionario. Sin embargo, no es un texto liberador, no es un texto histórico, es un texto testimonial orientado a la acción. Es un libro del colectivo. No es una suma de textos individuales, es un libro escrito a la primera persona del plural.

 

Séance Séminaire ALHIM: Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo, Mercredi 28 Novembre 2018

Séminaire ALHIM

Mercredi 28 Novembre 2018

Cuarenta años de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo

Charla con Guillermo Amarilla Molfino, nieto restituido, y Alicia Lo Giúdice, psicóloga responsable del área terapéutica de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.
Moderadora: Nadia Tahir (Université de Caen)
Horaire : 12h00-14h00
Lieu : Université Paris 8, Bâtiment B1, salle B 211
Logo

Contact : enrique .fernandez@yahoo.fr

Nadia Tahir : la última dictadura militar argentina (1976-1983) provocó la desaparición forzada de miles de persona. Un primer balance oficial apunta auna cifra estimada entre 12.000 y 15.000 personas detenidas desaparecidas. Sin embargo, las asociaciones de DDHH consideran que las desapariciones forzadas puedes alcanzar la cifra de 30.000 personas. La dictadura creo un entramado represivo clandestino que ha dificultado enormemente la búsqueda de información, de verdad y de justicia. Una particularidad y singularidad de la dictadura argentina fue el robo de niños, niños secuestrados durante la detención de los padres (al menos 304 niños nacidos en cautiverio)  que eran entregados a familias de militares ypolicías así como a familias de círculos próximos a estos.  La Madres de la Plaza de Mayo, creada en abril de 1977, y las Abuelas de la Plaza de Mayo, fundada en octubre del mismo año fueron los pilares del proceso de búsqueda de los desaparecidos así como de los niños robados. Las Abuelas consiguieron instalar en la plaza pública la denuncia de la dictadura. Otros de sus logros han sido su trabajo incansable de memoria, de verdad y de justicia. Hoy en día 128 niños han sido encontrados, aunque se estima que alrededor de 500 niños fueron secuestrados. Las Abuelas han conseguido armar las herramientas necesarias que sirven para reconocer los derechos de estos niños tanto en Argentina como en otros países.

Guillermo Amarilla Molfino : mi caso se resolvió hace nueve años. Primero de todo quiero hacer una breve contextualización. Yo nací en 1980 en el Campo de Mayo, un espacio de unas 4.000 hectáreas en donde había tres centros clandestinos de detención (en Argentina se considera que habían unos 600) por donde pasaron unas 5.000 personas y sólo sobrevivieron unas 60. Los testimonios son ausentes, así como los archivos, lo que nos dificulta encontrar la información de los, más o menos, 30 bebés nacidos en este lugar.

Yo nací en cautividad. En el Campo de Mayo había un hospital militar endonde se diseñó un área de “maternidad” para las madres detenidas. Es una delas herramientas del sistema creado para realizar la apropiación de los bebés. Las familias de las FFAA, los médicos, las parteras, las monjas,…, son participantes y herramientas conscientes de este sistema. Gracias a los conocimientos y las fuentes existentes, hoy en día existen 19 causas judiciales con respecto a Campo de Mayo.


Alicia Lo Giúdice, 
Guillermo Amarilla Molfino et Nadia Tahir

La separación de la madre tenía lugar en el momento del nacimiento. Una vez separadas de sus hijos, las madres eran enviadas a los vuelos de la muerte. Tras la entrega del bebé hay una falsificación de la identidad personal y biológica del bebé. Se considera que hubo unos 300 nacimientos en Campo deMayo. En este lugar se situaba el Batallón 601 de inteligencia. Este batallón participó en el secuestro de mi abuela en Perú, su posterior traslado y asesinato en España. Gracias a la desclasificación, en 2005, de los archivossecretos de inteligencia del periodo dictatorial, pude conocer el nombre de miapropiador, que formaba parte del servicio de inteligencia, y acceder a la parte desconocida del relato que me contó durante mi infancia. Mi vida con ellos estuvo llena de preguntas.

Había muchos indicios como la edad avanzada de mi apropiadora (50 años en1980), la ausencias de fotografías del periodo del embarazo, la partida denacimiento donde yo figuraba nacido en el Campo de Mayo y no en el hospital,sus silencios ante mis preguntas. Las Abuelas abrieron la posibilidad de que nosotros mismos, gracias a su difusión y sus campañas, tomáramos el camino parasaber “dónde preguntar”, para buscar la respuesta a “quiénes somos”. La CONADI (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) me recibió, escuchó y tomó encuenta mis dudas. Gracias al Banco de Datos Genéticos se pidió, en 2007, una prueba genética. El primer resultado fue negativo ya que en el momento del secuestro de mis padres nadie sabía del embarazo de mi madre, lo que hace que no había muestras de sangre de ningún miembro de mi familia.

En 2009, el testimonio de uno de los sobrevivientes del Campo de Mayo confirma el embarazo de mi madre y todos los datos conducen a mi persona. La toma de sangre que demuestra mi filiación biológica con mifamilia se produce el 2 de noviembre de 2011.  Mi caso no es un caso particular, no es una historia individual sino que forma parte de un plan sistemático de robo de bebés. No soy un caso aislado. Recuperada la verdad, comienza la reconstrucción de nuestra identidad en base a la verdad. Las Abuelas nos devuelven la verdad y el principio de nuestra reconstrucción de la identidad. He cambiado mi nombrede Martín a Guillermo, pero después de un largo proceso.

Alicia Lo Giúdice : es una búsqueda de dos generaciones, un proceso de búsqueda que se realizaen la clandestinidad. Al principio se recibían denuncias  de personas que creían que podía haber niñosrobados ya que se daban cuenta que vecinos o conocidos tenían niños sin ningunarazón verdaderamente creíble. Se recibieron 19.000 denuncias que debieron sertratadas sin la tecnología actual. En 2000-2002, el único aporte financiero dadpor la Unión Europea a las Abuelas sirvió para consolidar la información y los datos recopilados. En 1992 hay una formalización de la CONADI y de la posibilidad de demandar el análisis de sangre. En 2007 la asociación logracrear el Banco Nacional de Datos Genéticos y a su vez reconocer el “Índicea buela/edad”, es decir, el mapa genético en ausencia de una generación. La justicia lo toma definitivamente como una prueba válida.

Con el tiempo se va conociendo la gran amplitud del sistema de apropiación creado por la dictadura cívico-militar. Hay 400 casos certificados de nacimientos en clandestinidad. En algunos casos no hay “joven” ya que hubo mujeres en cintaasesinadas con el niño en el vientre, casos que han sido demostrados por el equipo argentino de antropología forense.

La Abuelas necesitaban, paralelamente, llevar las denuncias al nivel internacional así como ampliar los “saberes” para poder actuar con pertinencia. Así se crean muchos equipos (jurídico, administrativo, de acercamiento, de difusión…). Es una manera de aproximar la gente que denuncia a la gente que se acerca.

Un ejemplo son las partidas de nacimiento que indicaban “parto de domicilio”. El trabajo deinvestigación mostraba la repetición de partidas que llevaban esta indicación con los bebés robados. Al no haber figuras legales para los padres y los niños desaparecidos, la justicia apelaba a la figura jurídica de la adopción. Las Abuelas luchan y consiguen separar la apropiación de la adopción calificando la primera, desde el 2010, como un crimen de lesa humanidad en el marco de una práctica genocida. A la justicia le costó mucho hacer la diferencia entre adopción. En 2012 se sentencia jurídicamente la existencia de un plan sistemático. Estos cambios implican el derecho de crecer en el marco de sufamilia, el derecho a la identidad -que es integrado en la reforma constitucional de 1994-, a la restitución.

Las Abuelas intentan conservar el relato de la familia (“traición de la “palabra”) gracias a la constitución de un archivo biográfico de las familias de los bebés robados: entrevistas al grupo familiar vivo, compañeros de colegio y de militancia. Este archivo es entregado a los nietos restituidos.

El equipo deseguimiento se forma en los años 1982. Se intenta articular la ayuda social y psicoterapéutica para los nietos restituidos. Se actuó en las primerasrestituciones judiciales intentando atenuar el efecto que la apropiación provoca sobre un cuerpo viviente.  Es e lcaso de Paula, una nieta que vivía en Brasil y fue restituida judicialmentegracias al índice de “abuelidad”. La restitución se realizó un año más tarde delo que se debió ya que el juez “cajoneó” el caso. Tras la apelación a laCámara, la que juzgó la junta, se decide realizar la restitución. En ese momento la niña tiene 8 años. En el momento de la entrega, la abuela le hace el relato de su vida y le enseña fotos. Es el momento en que la niña pasa delafirmativo, al interrogativo. Cuando escucha el nombre de Cayo, el nombre de supadre, se pone a llorar y se queda dormida. Al despertar acepta partir con sufamilia. Es en ese momento que comienza el proceso de reconstrucción de laidentidad.

En 1984 yo trabajaba en la Facultad de psicología de la Universidad de Buenos Aires. Una de mis alumnas era sobrina de una de las nietas restituidas. En octubre de 1985 recibo la demanda de una afectada para empezar a hacer un trabajo terapéutico. Fue un impacto importante para mí. Hay que decir que en el trabajopsicoanalítico, el saber está del lado del paciente, cómo cada uno puede situarciertas cuestiones.

En 2000 acepto el proyecto para armar el centro del área psicoterapéutica donde se reciben las demandas de tratamiento. Es unespacio ofertado, no es obligatorio para los nietos restituidos. Hay diferencias entre tratamientos largos y consultas precisas. El tiempo delinconsciente no es el tiempo cronológico. Hay un enfrentamiento doble: ocultación de la verdad y de la familia.

Université Paris 8

APPEL A CONTRIBUTION : Les Cahiers ALHIM n°38 (seconde semestre 2019)

Résultat de recherche d'images pour "alhim"
Convocatoria

Para su próxima edición (n°38, 2° semestre de 2019), la revista Les Cahiers Alhim editada por la Universidad París 8 invita a investigadores especializados en distintas disciplinas a contribuir a una reflexión sobre

 La revisión de los crímenes dictatoriales en América Latina: procesos de justicia y memorias sociales

Los derechos humanos comprenden un conjunto de ideas, representaciones, prácticas y valores que han modelado parte del pensamiento político y jurídico de Occidente desde fines del siglo XVIII. Éstos tomaron una nueva impronta a escala internacional a mediados del siglo XX, tras el genocidio nazi y la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. En ese contexto, los derechos humanos se han convertido en objeto de estudio y tanto su ejercicio como las denuncias de sus violaciones han presentado nuevos desafíos y debates al interior y entre las disciplinas. Específicamente, la llamada justicia transicional y los estudios sobre la memoria sociales de experiencias traumáticas han ido conformando, de manera creciente, un campo específico de investigaciones a escala internacional.

Las violaciones a los derechos humanos cometidas por los regímenes dictatoriales que gobernaron en numerosos países de América Latina durante la segunda mitad del siglo XX fueron objeto de denuncias a nivel local, regional e internacional y concitaron la movilización de diversos organismos y de asociaciones de víctimas. Tras el fin de estos gobiernos dictatoriales, estas denuncias y las exigencias de justicia y verdad que trajeron aparejadas ocuparon un lugar destacado en las agendas públicas de las incipientes democracias.

Mediante la compilación de diversos trabajos que permitan mostrar el estado de avance en los estudios de historia reciente y memorias sociales en Latinoamérica, el presente dossier se propone incorporar artículos que, desde diferentes enfoques de las ciencias sociales, revisen críticamente las formas en las que, a la salida de los regímenes dictatoriales, se procesaron social y políticamente los reclamos de verdad y justicia de una parte de la sociedad, principalmente de los y las familiares de las víctimas y de los y las sobrevivientes de la represión.

Se recibirán trabajos que analicen las diferentes modalidades de justicia transicional, comisiones de la verdad, procesos de movilización de víctimas. Asimismo, se considerarán aquellos trabajos que tomen en consideración las memorias y representaciones sobre la represión política y los crímenes dictatoriales que circularon socialmente y entraron en disputa tras el final de las dictaduras militares.

El contexto histórico que propone este dossier abarca desde los años ’80 del siglo XX hasta la actualidad. No pretende establecer un marco temporal rígido, debido a que las experiencias nacionales latinoamericanas fueron diversas: mientras algunos países experimentan procesos de democratización a principios de los años ’80 del siglo XX, otros lo hicieron a fines de esa década; por otra parte, las políticas de memoria y justicia no se desarrollaron de igual manera ni al mismo tiempo en cada uno de los países de América Latina.

Lenguas utilizadas: inglés, español, portugués, francés.

Un resumen de 500 palabras deberá ser enviado antes del 15 de junio de 2019.

Gracias por mencionar sus datos profesionales (Institución, Laboratorio, dirección…) e incluir un corto currículo (lista de publicaciones en los últimos 5 años).

Contacto:

Victoria Alvarez (Universidad de Buenos Aires-CONICET) victoria.alvarez.tornay@gmail.com

Fabricio Laino Sanchis (Universidad de Buenos Aires-CONICET/Universidad Nacional de San Martín/Universidad Nacional de Avellaneda) fabricio.laino@gmail.com

Los artículos definitivos no deben sobrepasar los 30 000 signos y tienen que ser enviados antes del 15 de noviembre 2019

Una vez aceptada la proposición, el artículo será evaluado por el comité de lectura que decidirá de su publicación, sin tener que justificar su decisión. En el caso de no respetar las normas de publicación, el artículo será reenviado al autor para modificación. Los autores declaran reservar a los Cahiers ALHIM la exclusividad de su artículo y autorizan su publicación en línea. En caso de plagio, los autores serán considerados únicos responsables. Documentos en formato audio podrán acompañar el artículo y ser publicados en línea a condición de que se obtengan las autorizaciones necesarias. En el marco del respeto a los derechos de autores, la integración de fotografías, fotogramas, partituras también debe acompañarse de una autorización.

NORMAS DE PUBLICACION: https://alhim.revues.org/2863

CALENDARIO:

15 de junio de 2019: Recepción de propuestas

5 de julio de 2019: Aceptación de propuestas

15 de septiembre de 2019: Recepción de los artículos según las normas de publicación / Evaluación y corrección de los artículos

15 de noviembre 2019: Recepción de los artículos para su publicación

__________________________________________________________________________

Résultat de recherche d'images pour "alhim"
Appel à contribution

Pour leur prochain numéro n°38 (2ème semestre 2019), les Cahiers ALHIM publiés par l’Université Paris 8 invitent des chercheurs issus de différents horizons à établir un état des lieux de la recherche sur

La révision des crimes dictatoriaux en Amérique latine: processus de justice et mémoires sociales

Les droits de l’homme comprennent un ensemble d’idées, de représentations, de pratiques et de valeurs qui ont façonné une partie de la pensée politique et juridique occidentale depuis la fin du dix-huitième siècle. Ceux-ci ont pris une nouvelle empreinte internationale au milieu du XXe siècle, à la suite du génocide nazi et de l’expérience de la Seconde Guerre mondiale. Dans ce contexte, les droits de l’homme sont devenus l’objet d’études, et tant leur exercice que la dénonciation de leurs violations ont présenté de nouveaux défis et débats au sein et entre les disciplines. Plus précisément, les études sur la justice transitionnelle et la mémoire sociale des expériences traumatisantes ont de plus en plus façonné un champ de recherche spécifique à l’échelle internationale.

Les violations des droits de l’homme commises par les régimes dictatoriaux qui ont régné sur de nombreux pays latino-américains durant la seconde moitié du XXe siècle ont fait l’objet de plaintes aux niveaux local, régional et international et conduit à la mobilisation de diverses organisations et associations de victimes. Après la fin de ces gouvernements dictatoriaux, ces dénonciations et les exigences de justice et de vérité de divers secteurs sociaux ont occupé une place prépondérante dans les agendas publics des démocraties naissantes.

Le présent dossier vise à incorporer des articles qui, à partir de différentes approches des sciences sociales, examinent de manière critique les façons dont, à la fin des régimes dictatoriaux, les revendications de vérité et de justice d’une partie de la société, principalement des proches des victimes et des survivants de la répression, ont été traitées au niveau social, politique et juridique. Ces articles doivent montrer l’état actuel d’avancement des études sur l’histoire du temps présent et les mémoires sociales en Amérique latine.

Ils seront acceptés des articles qui analysent diverses cas de justice transitionnel, de commissionnes de vérité et de processus de mobilisation des victimes dans différentes cadres nationales de l’Amérique latine. De la même manière, ils seront considérées les œuvres qui prennent en considération les mémoires et les représentations de la répression politique et les crimes dictatoriaux qui ont circulé socialement (et qui, en nombreux cas, sont entrés en dispute) après la fin des dictatures militaires.

Le contexte historique proposé par ce dossier s’étend des années 1980 à aujourd’hui. Il n’a pas l’intention d’établir un cadre temporel rigide, car les expériences nationales latino-américaines étaient diverses: alors que certains pays ont connu des processus de démocratisation au début des années 1980, d’autres l’ont fait à la fin de cette décennie. D’autre part, les politiques de la mémoire et de la justice n’ont pas été développées de la même manière ou en même temps dans chacun des pays d’Amérique latine.

Langues utilisées : anglais, espagnol, français, portugais.

Un résumé de 500 mots environ devra nous être adressé avant le 15 juin 2019.

Merci de mentionner vos coordonnées professionnelles et de joindre un CV succinct (liste de vos publications des 5 dernières années).

Contacts :

Victoria Alvarez (Universidad de Buenos Aires-CONICET) victoria.alvarez.tornay@gmail.com

Fabricio Laino Sanchis (Universidad de Buenos Aires-CONICET/Universidad Nacional de San Martín/Universidad Nacional de Avellaneda) fabricio.laino@gmail.com

Les articles définitifs (30 000 signes au maximum) seront à remettre avant le 15 novembre 2019.

Après acceptation de la proposition, l’article sera soumis au comité de lecture, qui décidera de sa publication sans avoir à justifier de sa décision. Si l’article ne respecte pas la feuille de style, celui-ci sera renvoyé à l’auteur pour faire les modifications nécessaires. Les auteurs s’engagent à réserver à la revue l’exclusivité de l’article et à autoriser sa publication en ligne. En cas de plagiat, les auteurs seront tenus pour seuls responsables. Des documents sonores pourront accompagner l’article et être mis en ligne, sous réserve d’obtention des autorisations nécessaires. Dans le respect des droits d’auteur, l’intégration de photos, de photogrammes, de partitions ou de documents sonores doit s’accompagner de la demande autorisation à l’ayant droit.

NORMES DE PUBLICATION : http://alhim.revues.org/2861

CALENDRIER :

15 juin 2019 : réception de propositions

5 juillet 2019 : acceptation des propositions

15 septembre 2019 : réception des articles selon les normes de publication transmises / Évaluation et correction des articles

15 novembre 2019 : réception définitive des articles pour publication

 

 

 

 

Séance séminaire ALHIM du 11 décembre 2017 : “Discursos y representaciones en disputa en torno a la problemática de los « niños desaparecidos » durante la transición y los primeros años de democracia en Argentina (1980-1997)”, Fabricio Laino Sanchis (UBA-CONICET/UNSAM/UNDAV)

<p>Las Abuelas Chela Fontana, Raquel Radío de Marizcurrena, Clara Jurado y Eva Castillo Barrios marchan junto a las Madres de Plaza de Mayo.</p>

Las Abuelas Chela Fontana, Raquel Radío de Marizcurrena, Clara Jurado y Eva Castillo Barrios marchan junto a las Madres de Plaza de Mayo Fuente: Abuelas

https://www.abuelas.org.ar/abuelas/historia-9

https://www.youtube.com/channel/UCC17c43OTiI4-pbMcMB9YSA

Fabricio Laino Sanchis es diplomado en Historia por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se encuentra realizando el Doctorado en Historia en el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín con una beca doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).  Integra el Grupo de Estudios sobre Historia Reciente y Memorias Sociales del Instituto Gino Germani de la UBA y además se desempeña como docente de la materia “Historia Constitucional Argentina y Latinoamericana I” en la Universidad Nacional de Avellaneda.

Su investigación doctoral aborda  los cambios y continuidades en las prácticas y discursos en torno a la problemática de los niños y las niñas que fueron apropiados durante la última dictadura militar en Argentina, tomando en cuenta tanto a la organización Abuelas de Plaza de Mayo como a otros actores sociales y políticos.

http://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?id=45701&datos_academicos=yes

Discursos y representaciones en disputa en torno a la problemática de los « niños desaparecidos » durante la transición y los primeros años de democracia en Argentina (1980-1997)

Buenas tardes a todos y a todas, muchas gracias por estar hoy aquí. Quiero agradecerle especialmente a Enrique Fernández Domingo y todo el equipo de ALHIM por permitirme participar de este seminario. Quiero comenzar presentándome. Mi nombre es Fabricio Laino Sanchis, soy egresado de la carrera de Historia de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente estoy realizando el doctorado en Historia en la Universidad de San Martín, con un proyecto de investigación financiado con una beca del CONICET y  radicado en el Grupo de Estudios sobre Memoria Social e Historia Reciente del Instituto de Investigaciones Gino Germani (CONICET-UBA), que dirige el Dr. Emilio Crenzel.  Además, soy docente de Historia Argentina y Latinoamericana en la Universidad de Avellaneda.

Fabricio Laino Sanchis à l’Université Paris 8

En mi tesis doctoral, me propongo como objetivo indagar en la evolución histórica de la búsqueda de los/as niños/as que fueron apropiados/as por las fuerzas armadas durante la última dictadura militar argentina, es decir, entre 1976 y 1983 analizando el rol clave jugado por la asociación civil Abuelas de Plaza de Mayo y otros actores dentro del movimiento de derechos humanos así como las cambiantes respuestas que frente a esta problemática ofrecieron el Estado, la comunidad internacional, los medios de comunicación y la sociedad civil argentina.  El día de hoy, voy a presentar algunos avances de investigación vinculados a una cuestión puntual dentro de mi investigación: los cambios y continuidades en los discursos públicos sobre la cuestión de los “niños desaparecidos”, durante la dictadura y la transición a la democracia en Argentina.

Antes de introducirnos en el tema específico de la presentación, es menester realizar una breve caracterización de la última dictadura militar y del así llamado “movimiento de derechos humanos” en Argentina.

La historia política argentina  del siglo XX estuvo marcada por la inestabilidad y debilidad de los gobiernos  democráticos y por la fuerte presencia de las fuerzas armadas pretendiendo jugar un rol “arbitral”. Esto significó que entre 1930 y 1976 se consumaron seis golpes de estado que en cinco ocasiones derivaron en dictaduras militares de duración y grados de autoritarismo y represión variables.

La última dictadura militar tuvo lugar entre 1976 y 1983. En el marco de la Guerra Fría, casi todos los países de Sudamérica se encontraban bajo control militar. En estos años, las fuerzas armadas pusieron en práctica una serie de estrategias y dispositivos represivos  cuyo rasgo saliente fue el uso ilegal del aparato del Estado en la persecución y el aniquilamiento de las organizaciones políticas y las fuerzas sociales opositoras. Para ello, se creó una extensa red de centros clandestinos de detención, la mayoría de ellos ocultos dentro de dependencias oficiales de las fuerzas armadas y de seguridad, donde fueron secuestradas, torturadas y  desaparecidas miles de personas. (Calveiro, 1998; Duhalde, 1999 [1983]; Pittaluga, 2010).

El golpe de 1976 interrumpió el gobierno constitucional de la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón, quien había asumido en 1974 después del fallecimiento de Juan Domingo Perón. El gobierno de facto estaba formado por los comandantes de las tres armas: el Ejército, la Marina y la Aeronáutica. La dictadura se prolongó casi 8 años, hasta diciembre de 1983.

La Junta Militar se erigió como la máxima autoridad del Estado atribuyéndose la capacidad de fijar las directivas generales de gobierno y de reemplazar a todos los funcionarios y gobernantes electos. Estableció el estado de sitio, la censura y se prohibió toda actividad política. Recibió el respaldo claro de muchas empresas nacionales e internacionales interesadas en imponer un modelo de acumulación económico que beneficiara más sus finanzas (para eso, necesitaban sacarle poder a los sindicatos y a las organizaciones políticas que defendían los derechos de los y las trabajadores/as); al mismo tiempo recibió un fuerte apoyo de la cúpula de la Iglesia católica, entusiasmada por restaurar los principios de “la Nación católica”, así como el del gobierno estadounidense que impulsaba la resolución dictatorial de los conflictos políticos en toda América Latina (Crenzel, 2008). La mentada búsqueda del “orden” supuso instrumentar un feroz disciplinamiento con el objetivo de reorganizar a la sociedad en el plano político, económico, social y cultural, eliminando cualquier oposición a su proyecto. El método fue hacer desaparecer las fuentes de los conflictos.

De esta forma, los militares desplegaron un plan sistemático de desaparición de personas que eran secuestradas y recluidas en centros clandestinos de detención. Estos funcionaban escondidos en dependencias militares o policiales como así también en escuelas, tribunales, fábricas, etc. (CONADEP, 1984).

Este plan sistemático conllevaba además distintas etapas, que abarcaban el secuestro, la tortura, la violación, el robo de bebés. En gran parte de los casos, el circuito represivo concluía con el asesinato y la eliminación de los cadáveres y pruebas físicas del delito (CONADEP, 1984).

La “desaparición forzada” fue una de las características distintivas de la represión de la última dictadura militar.  A diferencia de otros regímenes autoritarios del cono sur, como por ejemplo el de Pinochet en Chile, donde la práctica habitual fue el asesinato de los perseguidos políticos, o de Uruguay, donde lo habitual fueron las prolongadas prisiones políticas, en Argentina la Junta Militar dispuso el asesinato clandestino y posterior ocultamiento de los cuerpos. Cuando los familiares reclamaban el paradero de estas personas, las autoridades militares negaban tener cualquier vinculación con su situación de desaparición:

Frente al desaparecido, en tanto esté como tal, es una incógnita el desaparecido. Si el hombre apareciera, bueno, tendrá un tratamiento X y si la aparición se convirtiera en certeza de su fallecimiento, tiene un tratamiento Z. Pero mientras sea desaparecido no puede tener ningún tratamiento especial, es una incógnita, es un desaparecido, no tiene entidad, no está… Ni muerto ni vivo, está desaparecido. (Gral. Jorge Rafael Videla, conferencia de prensa, 13 de diciembre de 1979.)

El funcionamiento de los centros clandestinos de detención se dio por fuera de todo marco legal: es decir que si bien la violencia era visible, el secuestro, la tortura, la violación, la apropiación de niños y el asesinato de aquellos/as que eran identificados como “los enemigos del régimen” operó de manera clandestina. Se violaron así las normas para el uso legítimo de la violencia, y el Estado, en lugar de garantizar la seguridad, se transformó en el principal agresor de la sociedad civil (Duhalde, 1984), por ese motivo el abogado Eduardo Luis Duhalde acuñó el concepto de “terrorismo de Estado”.

De esta manera, lo distintivo del terrorismo de Estado fue el uso de la violencia puesta al servicio de la eliminación de los adversarios políticos y de la desmovilización de toda la población a través de diversos mecanismos represivos. Se trató de una cruel pedagogía que tenía a toda la sociedad como destinataria de un único mensaje: el miedo, la parálisis y la ruptura del lazo social. Tanto las víctimas casuales como las personas liberadas generaban un efecto expansivo, diseminando el terror.

Uno de los rasgos más siniestros de esta represión clandestina fue la práctica del robo y la sustitución de la identidad de los hijos e hijas de los militantes secuestrados. Muchos de estos niños fueron secuestrados junto a sus padres. En muchos otros casos (más de 300), hubo mujeres que estaban embarazadas al momento de su secuestro, que dieron a luz en cautiverio y cuyos hijos luego fueron separados. En ambos casos, los destinos posibles para esos niños separados de sus padres fueron:

– Hogares de niños

– Entrega en adopción por parte de jueces a personas que desconocían el origen de esos niños

– Apropiación por personal militar directamente involucrado en el secuestro

– Entrega a allegados de las fuerzas armadas

Algunos niños secuestrados junto a sus padres fueron devueltos a sus familias biológicas. En cambio, los niños nacidos en cautiverio, salvo contadas excepciones, fueron apropiados por los agentes de la represión. En estos  casos, se cortaba todo vínculo entre la familia biológica y los niños apropiados.  La mayoría de los padres de estos niños se encuentran desaparecidos. Los niños crecieron desconociendo su filiación y su pasado familiar.  Según estimaciones de las organizaciones de derechos humanos, más de 500 niños y niñas fueron apropiados por las fuerzas de la represión durante la última dictadura (Villalta, 2012).

La denuncia a las violaciones a los derechos humanos y los crímenes cometidos por las fuerzas armadas comenzaron durante la propia dictadura militar, a pesar de la censura y de la persecución del gobierno hacia los denunciantes. En un principio estas denuncias fueron motorizadas por organismos de derechos humanos preexistentes, de matriz laica o confesional, de creación reciente y con vínculos con las redes trasnacionales de derechos humanos: Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Liga de los Derechos del Hombre, Servicio de Paz y Justicia (cuyo presidente, Adolfo Pérez Esquivel, fue galardonado con el Nobel de la Paz en 1980). Sin embargo, algo que distinguió la denuncia de estos crímenes fue la movilización de los propios familiares de las víctimas, como actores centrales de este movimiento, constituyendo organizaciones nucleadas alrededor del vínculo de parentesco, los llamados “organismos de afectados”. Así, primero surgió Familiares de ex detenidos-desaparecidos, en 1976; al año siguiente, en abril una agrupación más específica nucleó a las madres de los desaparecidos, que después se dio en llamar Madres de Plaza de Mayo; por último, como señalaré en mi exposición, un desprendimiento de estas madres, que buscaban también a sus nietos desaparecidos, formó en octubre de 1977 Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos, desde 1980 Abuelas de Plaza de Mayo.  Este aspecto, que investigadoras argentinas como Judith Fil y Elizabeth Jelin ha denominado “familiarismo”,  marcó las formas organizativas, el repertorio de acciones y las prácticas discursivas del movimiento de derechos humanos argentino, algo que presentaré en detalle a partir del caso de Abuelas de Plaza de Mayo.

Volvamos entonces sobre la problemática puntual de los niños apropiados. Desde 1977, la organización Abuelas de Plaza de Mayo se ha mantenido activa en búsqueda de estos niños. Hasta el momento, su iniciativa, así como la de otros organismos e individuos particulares, han permitido localizar y, en palabras de la organización, “restituir la verdadera identidad” a 125 personas. Restitución del nieto de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo desde 1989: enorme repercusión en todo el mundo. Los principales medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco de la noticia:

El País y El Mundo (España)

– BBC y The Guardian (Reino Unido)

La Reppublica (Italia)

– CNN (EEUU)

Sólo en Francia cubrieron ampliamente la noticia Le Figaro, LiberationRadio France International, Le Point, Europe 1, Sud Ouest, France TV, Paris Match, Le Parisien, Le Monde, entre muchos otros.

« Une Folle de Mai retrouve son petit-fils » a intitulé Le Parisien, le 8 août 2014

« Bébés volés en Argentine: le petit-fils d’Estela de Carlotto retrouvé », a dit RFI le 6 août 2014

 « Argentine: une grand-mère retrouve son petit-fils 36 ans après sa disparition » a titré Libération  le 6 août 2014

« Estela Carlotto retrouve son petit-fils 36 ans après sa disparition », Le Monde  le 6 août 2014

Por supuesto, en Argentina la noticia tuvo una repercusión enorme y se habló del tema durante semanas. En todos las publicaciones más o menos reconocidas, de todas las orientaciones ideológicas, casi sin excepción, se repite una tónica similar: alegría por el reencuentro de la abuela con su nieto; conmoción por la noticia; valoración de los más de 30 de lucha de Estela de Carlotto y de la asociación a la que representa; repudio al accionar represivo militar que asesinó a los padres de estos niños, los separó de sus familias y los entregó a militares o allegados, por lo que crecieron sin conocer su verdadero origen; valoración positiva de la “restitución” de su identidad, del conocimiento de la verdad, como una “liberación” de la mentira y un primer momento

Sin embargo, si nos remontamos a los tiempos de la dictadura y las posdictadura, la opinión pública se encontraba mucho más dividida en torno a esta cuestión. Numerosos testimonios de la época nos muestran diversas posturas que descreen de la veracidad de los hechos que denunciaban estos familiares; o bien consideran que, aun siendo cierto que había “niños desaparecidos”, la culpa no era de la represión (llamada “lucha antisubversiva”)  y, en todo caso, lo que reclamaban las abuelas (la restitución de los niños a sus familias biólogicas, las “legítimas”) era legalmente complejo, éticamente dudoso y, en todo caso, contraproducente para el bienestar y la integridad física y psicológica de los niños.

Por lo tanto, mi pregunta, mi problema de investigación, es cómo lograron a lo largo del tiempo construir ese consenso, ese considerable apoyo social  a su causa. Por su puesto, esto implica analizar y reconstruir críticamente la historia de la lucha por la localización y la lucha de los “niños desaparecidos”, las diferentes etapas que atravesó, los diferentes actores que estuvieron implicados, los escenarios que se presentaron y en los que se desarrolló esa lucha y los cambios en los discursos con los que la misma fue abordada.

En torno al discurso de la organización Abuelas de Plaza de Mayo

Volvamos específicamente sobre la cuestión que queremos desarrollar en esta presentación. ¿Cómo fue cambiando a lo largo del tiempo el discurso de la organización? ¿Cómo construyeron la legitimidad social de la que goza en el presente su discurso oficial en torno a la problemática de la apropiación de niños/as (que se traduce en un fuerte apoyo a su causa)?

Para responder a esta pregunta y a partir del trabajo exploratorio, podemos avanzar diferentes hipótesis que guían la investigación.

  • El discurso de Abuelas de Plaza de Mayo ha cambiado considerablemente a lo largo del tiempo, a causa de diversos factores.
  • Transformaciones en los marcos políticos de acción y en la relación con el Estado. (el paso de dictadura a democracia y los cambios en las políticas de memoria y derechos humanos de los distintos gobiernos democráticos)
  • Transformaciones de los “regímenes de memoria” sobre el pasado reciente. En palabras de Emilio Crenzel, “la propiedad distintiva de un régimen de memoria radica en que sus proposiciones organizan el debate público, se convierten en objeto privilegiado de las luchas por dotar de sentido el pasado, y moldean, incluso delimitan, las interpretaciones divergentes” (Crenzel, 2008). Para Crenzel, el régimen de memoria puede pensarse como una variante del concepto “régimen de verdad” de Michel Foucault , es decir como un conjunto de criterios que permiten diferenciar lo verdadero de lo falso (en este caso, en relación al sentido del pasado rememorado) en determinado momento histórico.
  • Modificaciones del propio sujeto de la búsqueda, los “nietos”, que pasaron de ser pequeños niños buscados por sus abuelas a adultos que podían “buscarse a sí mismos”.
  • Cambios producto de la disputa e interacción con los discursos de otros actores: disputa con aquellos actores que se oponían a su reclamo, e interacción con saberes científicos y profesionales que permitieron reconfigurarlo: el derecho internacional y del niño/a, la psicología, la pediatría y la genética.

2) A pesar de esos cambios, un elemento del discurso ha estado presente en todo momento: la configuración del “niño desaparecido” como “hipervíctima”. El reclamo de Abuelas por los “niños desaparecidos” representaban el punto cúlmine del paradigma de la “víctima inocente”, que todos los organismos de derechos humanos argentinos enarbolaron para defender sus demandas de justicia reparatoria. Los “bebés robados” eran víctimas de una inocencia absoluta, insospechada e insospechable. Eran “híper-víctimas”. El repertorio de acción y las prácticas discursivas de Abuelas apuntaron a reforzar este carácter de “víctimas inocentes” para generar empatía y solidaridad con su reclamo (González Bombal, 2004).

Podemos identificar cuatro momentos en el desarrollo histórico del discurso de Abuelas de Plaza de Mayo, cada uno con sus características distintivas:

  • «Abuelas de Plaza de Mayo» durante la dictadura: censura interna y denuncias internacionales (1977-1982)
  • Disputas públicas por la cuestión de los “niños desaparecidos” en la transición a la democracia (1982-1987)
  • Retrocesos, avances y cambios de estrategia en los “años de impunidad” (1987-2003)
  • « Abuelas » y « nietos » como paradigma de la lucha por los derechos humanos: estatización de las memorias y consolidación del consenso social (2003-2015).

Por una cuestión de tiempo y porque es el periodo sobre el que más he avanzado en el estado actual de investigación, en esta presentación me concentraré en el análisis de los primeros dos periodos mencionados.

«Abuelas de Plaza de Mayo» durante la dictadura: censura interna y denuncias internacionales (1977-1982)

En Octubre de 1977 surgió la agrupación “Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos”. En un comienzo era una agrupación muy pequeña, conformada por doce integrantes de Madres de Plaza de Mayo. En los primeros años era apenas un “subcomité de Madres”.  En 1980 se cambian el nombre a Abuelas de Plaza de Mayo

Una primera pregunta que cabe plantearse es por qué se crea un organismo especial para buscar a los “nietos”, cuando existían otros organismos de derechos humanos, incluyendo la propa organización Madres de Plaza de Mayo.

Esta escisión de la organización de “Abuelas…” responde a varios factores.  En primer lugar, hubo fricciones relacionadas con la cuestión de la  especificidad del repertorio de acciones. Las integrantes originales de las Abuelas generalmente subrayan en sus testimonios que la especificidad de la búsqueda de los nietos requería un repertorio de acción y, en consecuencia, una organización completamente diferente. Por ejemplo, las Abuelas debieron enfrentarse al denominado “campo de la minoridad”, compuesto por agentes e instituciones específicas: hogares infantiles, jueces infantiles, hospitales pediátricos, etc.  (Villalta, 2012; Regueiro, 2013).

Pero estas fricciones también estaban vinculadas con las diferentes consideraciones que ambas (Madres y Abuelas) tenían sobre el destino de sus hijos y nietos. A medida que fue pasando el tiempo y hubo más testimonios de sobrevivientes de centros de detención clandestinos, muchos padres y activistas de derechos humanos se convencieron cada vez más de que los “desaparecidos” habían sido asesinados. Sin embargo, parecía que la situación de los niños desaparecidos no era la misma. Muchos indicios aseguraban que estaban vivos. Esta presunción se vio reforzada después del primer descubrimiento de dos “niños desaparecidos” en 1979 , que fueron encontrados viviendo con una familia adoptiva … ¡en Chile!

Hebe de Bonafini y las Madres de la Plaza de Mayo rechazaron estas afirmaciones sobre la muerte de sus hijos. De esta manera, su instrucción principal fue “aparición con vida” (“que parecen vivos”). Por el contrario, las Abuelas, sin asumirlo completamente en público, aceptaron gradualmente que la mayoría de los desaparecidos habían muerto y concentraron sus esfuerzos en encontrar a sus nietos, enarbolando el lema “Buscar a los nietos sin olvidar a los hijos”.

Por último, estas confrontaciones con la dirigencia de Madres que se agudizan tras el retorno a la democracia. Como ocurrió en general dentro del movimiento de derechos humanos, el fin del “enemigo común” que había representado la dictadura militar y los debates acerca de si colaborar o no con las propuestas de justicia reparatoria parcial propuestas por el presidente electo Raúl Alfonsín dividieron más aun a Madres y Abuelas. Las primeras rechazaron rotundamente la acción de la CONADEP y el Juicio a las Juntas. Las segundas, aun con reparos y críticas, colaboraron en ambas instancias, sobre todo con la CONADEP.

Entonces, como señalamos, en 1977 se crea este organismo, “Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos”, que en 1980 se transforma en “Abuelas de Plaza de Mayo” y entre 1981 y 1982 se consolida como una organización independiente. Durante estos años de dictadura militar, Abuelas despliega un extenso repertorio de acción, en Argentina y en el extranjero. Ante la falta de escucha y las negativas de las autoridades militares, se vuelcan activamente hacia el exterior, para crear lazos con organismos extranjeros e internacionales de derechos humanos. Esto genera su inserción en la red trasnacional de organismos de derechos humanos (Sikkink, 1996).

¿Cómo era el discurso de la asociación en estos primeros años? Ante todo, debemos señalar que había claramente una doble facete: la que podía exhibirse hacia el interior del país (en el marco de la censura y la represión militar), y la que podía mostrarse de cara a la arena pública internacional.

En el discurso público hacia el interior del país, el que podemos encontrar en las solicitadas de la organización en la prensa de la época, llama la atención que no había una atribución directa de responsabilidad por la desaparición de sus hijos o nietos, ni ninguna denuncia abierta a la dictadura ni a las fuerzas de la represión.  Del mismo modo,  se solía dirigir a la “buena voluntad” de la sociedad civil para colaborar a que se produjera el reencuentro entre las abuelas y sus nietos. En particular, se solían dirigir a quienes estaban criando a esos niños. Se suele apelar a su “conciencia” y a su “corazón”. Calificativos como “apropiadores”, que se usarán más adelante, no aparecen todavía en esta época.

Por supuesto, se puede considerar que la censura y la persecución forzaron una moderación en el discurso público. Pero también, debe notarse que las Abuelas todavía no sabían exactamente qué les había sucedido a sus nietos. Tenían sospechas; sin embargo, las certezas se construyeron en los años siguientes gracias a los testimonios de los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención  y a las denuncias anónimas.

Por otro lado, el discurso de la época estaba cargado de metáforas y alusiones religiosas cristianas. Del mismo modo, hay una fuerte referencia al vínculo afectivo-familiar roto por la desaparición de los niños. Podemos atribuir estas características en parte al hecho de que la mayoría de los miembros de la organización tenían formación católica y que muchos eran muy practicantes. Pero más aun, el uso de figuras que remiten a la ideología de la domesticidad era una manera de luchar contra la dictadura utilizando su propio discurso “familiar” de raigambre integrista católica. Para la dictadura, la familia era la base y también una metáfora de la Nación; donde el estado (y las fuerzas armadas) representaban al padre que cuidaba a cada familia en particular, y las familias eran las células básicas  del órgano social. Las mujeres, en su condición esencial de madres y esposas, tenían que garantizar el cuidado y la educación de sus hijos en valores “occidentales y cristianos”. Por lo tanto, la referencia de las Abuelas a las  “familias destrozadas” por la desaparición, así como la referencia a su misión como madres-abuelas que buscan “todos los días” a sus hijos y sus nietos (“los buscaremos mientras respiremos”), era una forma de apropiarse de las nociones del discurso militar oficial para lograr sensibilizar a la población a la que ese discurso había logrado alcanzar y, a la vez, denunciar tácitamente su carácter ideológico, la hipocresía de un gobierno autoritario que dice defender a la familia al tiempo que las destruye a través de la desaparición forzada. Este es el aspecto discursivo del “familiarismo” de las organizaciones de derechos humanos que hemos mencionado al principio,  un “familiarismo” que tenía una fuerte impronta cristiana (Filc, 1997).

Otro aspecto del discurso de esta primera época fue la fuerte necesidad de probar, de demostrar ante la sociedad la veracidad de su reclamo. “Esto es una realidad” rezaban las publicaciones, buscando contrarrestar el discurso castrense que negaba la existencia de niños desaparecidos. Las solicitadas y afiches con fotos de los niños desaparecidos, así como las “carpetas con material probatorio” entregadas a funcionarios y personalidades son una constante en estos años.

Por último, como ya hemos señalado, otro aspecto del discurso, ya muy presente en estos primeros tiempos, es la insistencia sobre la inocencia absoluta de estas víctimas: los niños son “la creación más inocente y pura”

Disputas públicas por la cuestión de los “niños desaparecidos” en la transición a la democracia (1982-1987)

En 1981, la crisis económica que vivía la Argentina comenzó a socavar el poder del régimen militar. La derrota en la Guerra de Malvinas profundizó esta situación. Tras la renuncia del presidente de facto Galtieri, que había conducido a las fuerzas armadas a la derrota militar en Malvinas,  asumió la presidencia el Gral. Reynaldo Bignone. El régimen, fuertemente debilitado, inició un proceso de apertura política, buscando garantizar la impunidad para los integrantes de las fuerzas armadas que participaron en la represión. En este sentido, Bignone sancionó la denominada Ley de Auto-amnistía en 1983 (Palermo y Novaro, 2003; Canelo, 2006; O’Donnell y Schmitter, 2010 [1986]; Franco y Feld, 2015).

En este contexto de debilitamiento del poder militar, de relajamiento de la censura y de la represión, los organismos de derechos humanos tomaron impulso. Se vivió un proceso de recuperación del espacio público. El discurso se endureció, las acusaciones se volvieron más directas.

En octubre de 1983, Raúl Alfonsín, de la Unión Cívica Radical, ganó las elecciones presidenciales. Asumió el cargo el 10 de diciembre. Se profundizó entonces el proceso de liberalización política. Se produjo así un cambio en los marcos políticos de enunciación que habilitaron la circulación de nuevos discursos, o al menos de elementos que hasta entonces Abuelas de Plaza de Mayo no había expresado de forma explícita en la esfera pública argentina.

 Como hemos visto, ante las denuncias sobre la existencia de “niños desaparecidos”, los militares o bien habían negado su existencia o bien habían sostenido que estos niños habrían sido “abandonados” por sus padres, que los habían desatendido al plegarse a la “subversión”. Este relato se construía a partir de la reelaboración de una serie de categorías y figuras vinculadas a los “padres abandónicos”, que se habían consolidado dentro del “campo de la minoridad” durante el siglo XX y tenían fuerte arraigo en la sociedad argentina. Las características de los “padres abandónicos” (tradicionalmente pertenecientes a los sectores populares y los grupos marginales de la sociedad) fueron adscriptas a los padres “subversivos” (Villalta, 2012; Regueiro, 2014).

Frente a este discurso, Abuelas de Plaza de Mayo sostuvo, con mayor firmeza y de forma explícita tras el retorno de la democracia, que los niños desaparecidos no habían sido “abandonados” sino que habían sido secuestrados junto con sus padres por las fuerzas armadas y de seguridad. En última instancia, habían sido las fuerzas represivas las que los “abandonaron”. En la mayoría de los casos, empero, estos agentes de la represión se quedaron con los niños como un “botín de guerra”, anulando su identidad “de forma casi científica”.

La reapertura democrática también ofreció, por lo tanto, una nueva oportunidad política para confrontar con las representaciones castrenses e instalar en la opinión un relato distinto, una nueva verdad sobre el destino de los niños desaparecidos. Esta confrontación debe ser enmarcada en la disputa de sentidos sobre el traumático pasado reciente que caracterizó a la transición a la democracia. Como ha señalado Michael Pollak (2006) todo trabajo de encuadramiento de la memoria es también un trabajo de negociación y de lucha, en la medida en que en cada escenario histórico diferentes actores intentan presentar una narrativa del pasado (compuesta por recuerdos y olvidos) y luchan por imponerla frente a otras versiones antagónicas. En el caso argentino, los familiares de las víctimas de la represión y los organismos de derechos humanos debieron enfrentar las diferentes variantes de las narrativas castrenses, con mucha presencia en los medios de comunicación, que hablaban de una “guerra antisubversiva” o “guerra sucia” (Lvovich y Bisquert: 2008).

Sin embargo, más allá de las versiones castrenses, hubo otros discursos que circularon en este periodo y que, con otros tonos y argumentos, cuestionaron la acción de APM. En éstos, la discusión no pasaba por la veracidad de las denuncias de desaparición de niños, sino sobre el destino que debía dársele a los mismos en caso de que fueran hallados. En este caso, se aceptaba (total o parcialmente) la versión de Abuelas de Plaza de Mayo sobre la existencia de “niños desaparecidos” o “apropiados”, pero se rechazaba su reclamo de que ellos fueron localizados y devueltos a sus familias biológicas.

La transición a la democracia estuvo signada, como podemos observar, por las disputas de sentidos en torno al pasado reciente, en la que las interpretaciones y representaciones castrenses sobre la “guerra contra la subversión” tenían todavía mucha pregnancia, y el discurso oficial de los organismos de derechos humanos era cuestionado desde diferentes sectores. En este panorama, hubo dos hitos fundamentales que fungieron como piedras basales en la sanción de un nuevo “régimen de memoria” sobre el pasado reciente argentino: el informe final de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), de 1984 y el Juicio a las Juntas, de 1985  (Crenzel, 2008). Las investigaciones de la CONADEP, sintetizadas en el Nunca Más, construyeron una verdad socialmente aceptada sobre los crímenes cometidos durante la dictadura militar saliente. El “Juicio a las Juntas”, a su vez, cumplió un rol social fundamental en esta construcción simbólica al retomar esa verdad y transformarla en verdad jurídica. Ésta, al mismo tiempo, se convirtió en verdad política, al asociarse el “Juicio a las Juntas” con el momento fundacional de la nueva democracia (Vezzetti, 2002; Crenzel, 2008; Galante, 2014).

Esta nueva narrativa sobre el pasado, políticamente legitimada y judicialmente sancionada, legitimó en gran medida el discurso oficial de Abuelas de Plaza de Mayo y otorgó carácter de verdad pública a su narrativa sobre la “apropiación de niños”. Sin embargo, la disputa sobre qué debía hacerse con estos niños siguió abierta en los años siguientes. La organización todavía estaba lejos de alcanzar un consenso social alrededor de su causa.

 

Fabricio Laino Sanchis à l’Université Paris 8

BIBLIOGRAFÍA

Calveiro, P. (1998). Poder y desaparición: los campos de concentración en Argentina. Ediciones Colihue SRL

Canelo, P. (2006) “La descomposición del poder militar en la Argentina: las FFAA durante las presidencias de Galtieri, Bignone y Alfonsín (1981—1987), en Alfredo Pucciarelli, coord., Los años de Alfonsín: ¿el poder de la democracia o la democracia del poder?, Buenos Aires: Siglo XXI.

CONADEP, Nunca Más. Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, Buenos Aires, EUDEBA, 2006 (1984),

Crenzel, E. (2008) La historia política del Nunca más: la memoria de las desapariciones en la Argentina. Buenos Aires: Siglo XXI.

Duhalde, E. L. (1999) [1983]. El Estado terrorista argentino: quince años después, una mirada crítica. Eudeba.

Filc, J. (1997). Entre el parentesco y la política: familia y dictadura, 1976-1983. Buenos Aires: Biblos.

Franco, M. y Feld, C. (Dirs.) (2015) Democracia, hora cero: actores, políticas y debates en los inicios de la posdictadura, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Galante, D. (2014). El Juicio a las Juntas: cultura política y discursos sobre ciudadanía en la transición argentina (Tesis doctoral inédita, Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires).

González Bombal, I. (2004). « La figura de la desaparición en la refundación del Estado de Derecho”. En: Novaro, M. y Palermo, V. (Comps.) La historia reciente. Argentina en democracia. Buenos Aires: Edhasa.

Lvovich, D. y Bisquert, J., (2008), La cambiante memoria de la dictadura. Discursos públicos, movimientos sociales y legitimidad democrática. Buenos Aires: Biblioteca Nacional/Universidad Nacional de General Sarmiento.

Nosiglia, J. (1985). Botín de guerra. Buenos Aires: Tierra Fértil.

O’Donnell, G. y Schmitter, P. (2010 [1994]) Transiciones desde un gobierno autoritario. Buenos Aires: Prometeo.

Palermo. V. y Novaro, M (2003) La dictadura militar (1976-1983): del golpe de estado a la restauración democrática. Buenos Aires: Paidós.

Pittaluga, R. (2010). El pasado reciente argentino: Interrogaciones en torno a dos problemáticas. En: Bohoslavsky, E., Franco, M., Iglesias, M. y Lvovich, D. Problemas de historia reciente del cono sur. Buenos Aires: Prometeo/UNGS.

Pollak, M. (2006). Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situaciones límites. La Plata: Al Margen.

Regueiro, S. A., (2013), Apropiación de niños, familias y justicia. Argentina (1976-2012). Rosario: Prohistoria.

—————–  (2014), “De secuestros y localizaciones de niños y niñas “desaparecidos/as”: los albores del activismo de Abuelas de Plaza de Mayo” En Zona Franca, Rosario: CEIM-UNR

Sikkink, K. (1996), “The Emergence, Evolution, and Effectiveness of the Latin American Human Rights Network”. En E. Jelin y E. Hershberg (Eds.) Constructing Democracy: Human Rights, Citizenship, and Society in Latin America (pp. 59-84). Boulder: Westview Press.

Villalta, C. (2012), Entregas y secuestros. El rol del Estado en la apropiación de niños. Buenos Aires: Del Puerto.

Vezzetti, H. (2002). Pasado y presente: guerra, dictadura y sociedad en la Argentina. Buenos Aires: Siglo XXI

DOCUMENTOS

Bibliografía sobre los Desaparecidos en Argentina: http://www.desaparecidos.org/arg/doc/biblio2.html

Convención sobre los Derechos del Niño (1989) UNICEF: https://www.unicef.org/panama/spanish/convencion(3).pdf

INFORMENUNCA MÁSComisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP): http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/investig/articulo/nuncamas/nmas0001.htm

530 horas: El archivo audiovisual del juicio a las juntas (1985): http://www.memoriaabierta.org.ar/juicioalasjuntas/

 

ALHIM Paris 8

Le groupe de recherche ALHIM se consacre à l’étude des différents thèmes d’intérêt pour l’Amérique Latine (migrations, identités, éducation, religion, politique, etc.) dans une proposition historiographique qui tient compte du binôme mémoire-histoire. Nos lignes de travail se centrent sur le concept d’historicité. En paraphrasant Marcel Gauchet, l’historicité manifeste la manière dont un individu ou une collectivité s’installe et se déploie dans le temps. À partir de cette proposition analytique, nous considérons le régime d’historicité comme un instrument pour interroger les diverses expériences du temps. En nous appuyant sur les travaux de François Hartog, nous pouvons définir les régimes d’historicité comme les modalités d’articulation des catégories du passé, du présent et du futur dans le cadre d’une société donnée. Un régime d’historicité est, donc, « un artefact idéaltypique que valide sa capacité heuristique. À un moment, un type d’expérience du temps, une forme de temporalité deviennent prépondérants et il est possible de les subsumer sous l’appellation de régime d’historicité ». (je pense qu’il faut bien définir le concept clé de notre démarche de recherche pour ensuite le présenter comme outil méthodologique) La notion de « régime d’historicité » est un outil qui permet d’appréhender le passé, le présent et le futur selon une subjectivité propre à chaque société, ce qui provoque des variations, des ruptures, des anachronismes dans la perception du temps. Ajoutons que le temps de l’histoire, lié au régime moderne d’historicité, s’est diffusé en même temps que l’idée de progrès. La notion de « régime d’historicité » permet donc de traduire des expériences du temps selon les acteurs ou les auteurs qui ont en charge de les exprimer, et que l’on peut distribuer selon deux axes épistémologiques :

La mémoire et la structuration d’un patrimoine lié à la mémoire prennent le pas sur « l’histoire mémoire » (P. Nora) : comment se structure ce passage dans le cadre latino-américain ? Cette question renvoie à la construction du récit national et la formation d’un patrimoine historique où les forces institutionnelles et en particulier l’Etat-Nation du XIXe et XXe siècle ont un rôle prédominant. Temps, mémoire, patrimoine, commémoration, identité sont des mots intimement liés au régime d’historicité de notre contemporain et constituent de véritables outils pour entamer notre dialogue scientifique avec le passé. Comme le dit Pierre Nora, l’histoire se confond avec la mémoire au moment où le récit d’une collectivité se réalise sans distance critique. Les travaux de Maurice Halbwachs et Paul Ricœur ont largement démontré que la mémoire collective obéit à des règles bien connues. Son rapport au passé est direct, affectif, puisqu’elle est d’abord souvenir d’événements vécus par soi-même, ses ancêtres, ou les personnes de son groupe. La mémoire est un réaménagement continu de la présence et de l’absence en transformant le passé en fonction du présent et tend, parfois, à le magnifier. Elle se définit par sa capacité de recours au symbolique et par son aptitude à créer des mythes comme une autre façon de décrire le réel. Un des traits fondamentaux de la mémoire collective est sa nécessaire inscription dans un paysage et un territoire. A l’époque contemporaine apparaissent des mémoires nationales structurées sur les événements fondateurs, organisés en récit cohérent qui légitime l’existence du groupe, c’est-à-dire, le « roman national ». Cette mémoire, initiée par l’État, s’appuie sur l’écrit et le travail des historiens, même si elle trouve des renforts auprès des arts visuels, comme la peinture ou la sculpture, ou encore dans les monuments ou l’urbanisme des capitales. Dans les dernières décennies une autre expression de la mémoire historique se développe, celle des traumatismes et des violences du XXe siècle, et spécialement la violence des dictatures militaires dans le cas de l’Amérique latine. A la différence des mémoires nationales, ces mémoires traumatiques s’appuient largement sur des témoignages oraux.

Une deuxième proposition de recherche se détache des idées exposées plus haut:

La construction d’un patrimoine culturel, géographique et social, ou encore d’une mémoire culturelle en Amérique latine en tenant compte de l’intervention de l’Etat-Nation – au niveau local – doit inclure le concept de tradition populaire. Le concept de tradition, pris au sens large (habitudes, croyances, rites, usages, etc.) vient conforter ce patrimoine. Cependant, dans une approche critique, il bouscule les relations entre les groupes sociaux en faisant intervenir d’autres voix, alternatives, émergentes comme celles des associations de femmes, des mouvements ethniques, d’organisations d’exilés, d’immigrants, etc. La construction d’un autre patrimoine se nourrit alors de l’histoire mais aussi de la mémoire, des pratiques et des représentations, pas seulement des cultures dominantes mais aussi des cultures subalternes.