Archives par mot-clé : Viaje

Viajeros y miradas sobre Lima en el Perú posbélico: el caso de la periodista norteamericana Fannie B. Ward (1872-1952)

El 15 de febrero de 2024, en un aula de Paris 8, Luz Ainaí Morales-Pino, de la Pontificia Universidad Católica de Perú, presentó el trabajo periodístico de Fannie Brigham Ward, periodista americana que visitó Perú durante el fin del siglo diecinueve. Evidentemente, su figura es interesante para un estudio contemporánea, en parte porque se puede concebir a Fannie B. Ward como una figura de la mujer libre, puesto que viajaba sola con su hija en un país lejano, cómo periodista más o menos “freelance” (para emplear voluntariamente un término anacrónico), explorando una región del mundo que era desconocida del público norteamericano. Sin embargo, ella también tuve que reforzar estereotipos americanos sobre la región, para atraerse lectores, forzando una mirada que servía la hegemonía estadounidense – aunque no podemos estimar su grado exactp de verdad. El dinero que ganó con sus artículos permitían sus viajes, y eso explica a lo menos por parte la manera en la que Ward suele reforzar una mirada bastante condescendiente, juzgando la cultura del país a través de nociones de progreso y de barbaridad. Sin embargo, aparte de este esbozo, detenía bastante libertad – no solamente en un sentido físico, sino creador. Como lo notó simplemente Ainaí Morales-Pino durante su presentación, ni los periódicos que compraron sus artículos ni los lectores de sus artículos podían comprobar las informaciones provistas. Esta situación dio a Ward la posibilidad de apropiarse informaciones proviniendo de textos de historiadores sin citarlos nunca. Una vez más, nadie podía entregarse de estos actos de plagio.

Luz Ainaí Morales-Pino centró su presentación sobre diferentes ejes de lectura discernibles que permiten contextualizar y analizar las intenciones y los escritos de Ward. En primer lugar, una influencia costumbrista se percibe : ella se detiene mucho en la descripción de hechos culturales peruanos, como la comida, el vestido, las tradiciones, la historia, la influencia del ambiente, y la consideración de los diferentes roles de miembros de la sociedad, a fin de pintar un cuadro estético y cultural de un país desconocido del lector. Sin embargo, para ayudar al lector norteamericano, frecuentemente compara los lugares y las costumbres con supuestos equivalentes estadounidenses.

La idea principal que Ainaí Morales-Pino hizo resaltar de los artículos es la oposición, muy de moda en los Estados Unidos del siglo diecinueve, entre civilización y barbarie. Por ejemplo, Lima ofrece un modelo de civilización, mientras que la campaña, atrasadoa es una zona de barbarie. Va hasta describir su viaje en ferrocarril desde la campiña hasta Lima como “un viaje en el tiempo”, del pasado hacia el futuro. Los indianos que ella encuentra son descritos como : “campesinos”, forma general y desdeñosa, conforme a un imaginario estadounidense de “hillbillies”, en vez de términos más precisos que podrían humanizar las poblaciones encontradas.

Pero la barbarie es también la de la guerra, aunque esta vez viene más del lado chileno que del lado peruano, porque ella trata de la Guerra del Pacifico que acabó algunos años antes. Cuando Ward habla de las vías de ferrocarril, ella describe como los chilenos, siguiéndolas, destruyeron y masacraron todo lo (y todos los) que encontraron : aquí, la barbarie destruye la civilización. Los chilenos ni siquiera respetaron las reglas de la guerra, y son descritos cómo desleales y sin valor : cuenta la historia de un ataque al amanecer, tomando los peruanos por sorpresa. Pero también critica la supuesta cobardía de los soldados peruanos, tal vez porque son indios – la figura de la raza importa aquí, aunque está borrada otras veces, por ejemplo cuando los indios descritos como campesinos.

El colonialismo español encarna la barbarie. Ella recuenta un pasado de aventureros “borrachos”, que fueron “botados de España”. Pizarro es descrito como un “criador de chanchas”. Esta rebaja de la importancia de España en la historia del Perú permite en torno realzar la posición de los Estados Unidos, algo que es importante a fin que sus publicaciones sean respectadas. Entonces, usa varias oportunidades de presentar presencias americanas en Perú como fuerzas civilizadoras. Entrevista estadounidenses establecidos en Perú, como por ejemplo un hombre que es presentado como digno, saliendo adelante por su trabajo, y que entonces representa una encarnación del sueño americano que puede entusiasmar al lector del Norte. Hay que considerar que ella escribe un poco antes de la guerra hispánico-americana. Quizás podemos decir que esto muestra la existencia de tensiones entre estas dos fuerzas imperiales, una emergiendo y la otra cayendo.

Otro eje central del análisis de Morales-Pino fue la percepción de la feminidad en sus escritos. Obviamente, la figura de Fannie B. Ward no se conforme a la idea tradicional de la feminidad. Ella viaja sola con su hija, trabajando, sin marido, por cuenta propia. Presenta una imagen brutal de la maternidad peruana, con su descripción de las rabones, que son cocineras indianas. La maternidad es descrita como su condena : además de los utensilios que tienen que llevar durante los viajes, también tienen que cuidar a sus hijos, y entonces les abrazan sin parar durante días, hasta que se mueren de hambre. Para Ward, estas mujeres son como animales, pueden aguantar todo, parecen estar llenas de fe pero existen solo en la supervivencia. A pesar de su fuerza, parecen aliviadas cuando un niño muere, porque este significa deshacerse del peso del niño. Otro caso en que Ward habla de la niñez y de la maternidad está en su presentación laudatoria de un orfanato, en que las mujeres dejan a los niños que no pueden criar. Le describe con admiración, explicando la importancia de tal lugar que casi ha permito eliminar el crimen del aborto del país. De esta manera, por una vez, Perú parece ser más civilizado que los Estados Unidos.

La lectura analítica por Ainaí Morales-Pino de los diarios de Viaje de Fannie B. Ward nos presentó una figura que no era convencional, pero que aun así tuvo que conformarse a las normas de su época de manera quizás más rígida que figuras como historiadores o escritores literarios, quienes estuvieran generalmente menos restringidos por las normas comerciales de sus publicaciones.

Joseph Ancion, Master ETT, 12/04/2024